Guerra en Ucrania_XIV

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
43.619
Puntuación de reacción
416.189
Bajo tierra





Bajo tierra


27/09/2020

Artículo Original: Vzglyad



“Dicen que la mina no es rentable. ¿Por qué no la han cerrado todavía? Quieren sacar todo, sin dar nada. El equipamiento no se ha cambiado desde los años ochenta. Todo está como estaba antes, las cantinas, los dispensarios, todo está destrozado, lo intentan vender y se quedan con el dinero ellos mismos”. Los duros trabajadores de Krivoy Rog (ciudad natal del presidente Zelensky) han pasado semana y media bajo tierra porque no pueden seguir viviendo así.

Las minas Rodina, Gvardeiskaya, Ternovskaya y Oktyabrskaya son propiedad de la combinada de hierro de Krivoy Rog, del grupo Metinvest de Rinat Ajmetov y de Privat, de Igor Kolomoisky. Uno de esos oligarcas defiende al “partido de la paz” y el otro, al “partido de la guerra”, pero juntos han visto clara la descomunización de los restos de la industria soviética. En esa tarea son uno. ¿Ucrania está dividida entre patriotas y separatistas? En realidad, está dividida entre los ajmetovs y kolomoiskys y los trabajadores. Dos clases diferenciadas. Y solo se acuerdan de los trabajadores cuando estos dejan de dar leche.

¿Qué quieren los mineros? Solo quieren sobrevivir. Resulta que los mineros no han recibido sus salarios nominales desde 2013. Antes de la caída del valor de la grivna, cobraban más de 1000 dólares al mes. Ahora, 300. Ese sueldo es el de los mejores mineros, posiblemente el trabajo más duro del mundo.

Hubo un tiempo en el que trabajé en plantas de acero, donde al lado del horno, a tres pasos de la corriente y con tanto polvo que no podías ver tu mano si extendías el brazo y que si te apoyabas conta la pared, quedabas cubierto de polvo. Y sí, era duro y peligroso, pero a la hora de la comida se podía salir a veinte o treinta metros y la hierba era verde y lucía el sol. No se puede hacer eso en la mina. Imaginen estar tumbado en la oscuridad en un estrecho pasaje bajo toneladas de tierra a un kilómetro de la superficie, martilleando la roca frente a ti con un viejo martillo. Probablemente nunca habría aceptado ese trabajo por todo el dinero del mundo. Pero por 300 dólares es prácticamente impensable. Vuelvo a repetir, 300 dólares para los profesionales de élite. Las mujeres que trabajan en las oficinas y en la fábrica (sobre tierra, aunque el polvo ahí también es insoportable) reciben alrededor de 5000 grivnas, unos 185 dólares al mes. Y hay también salarios que no superan los 110 dólares.

En primer lugar, hasta los guardas de seguridad de los supermercados ganan más dinero. En segundo lugar, en invierno se van al menos 100 dólares solo en las facturas de los servicios básicos del piso. “Nos ofrecieron una opción: vender el piso de tres habitaciones y comprar un estudio para pagar menos”, comentó uno de los mineros en la manifestación continua.

Según los duros trabajadores, todos ellos están endeudados, ya que el sueldo no es suficiente para nada. Compran la comida más barata con cupones en las tiendas más baratas, aunque para realizar su trabajo físico es necesaria una buena alimentación o será imposible recuperarse de los esfuerzos. Por no mencionar el hecho de que es deseable para una persona poder divertirse y desarrollarse. ¿Pero, cómo?

¿Qué piden los mineros? Solo los mil dólares que recibían bajo el “sangriento” Yanukovich. Y las mujeres de la línea de montaje quieren aún menos: 500 dólares para sobrevivir. Tras diez días, con algunos bajo tierra y otros en una concentración constante, la dirección les ofreció un memorándum que aumenta los salarios un 25%, es decir, 75 dólares para los mineros y 30 para quienes trabajan en la superficie.

Pero a los trabajadores no es importa solo el dinero. Exigen respeto para ellos y para su trabajo. La dirección no invierte un céntimo en las minas y los beneficios son transferidos a cuentas offshore de diferentes maneras y el equipamiento está obsoleto y en malas condiciones de conservación. A causa de ello, es preciso trabajar sin protección en la cara, es decir, trabajar con agua y barro. Y da miedo ver las herramientas, posiblemente las usara el mismísimo Stajanov.

Las duchas son con agua fría, sin puertas y sin luz, sobre vigas de madera en el suelo, donde los mineros han de lavarse tras su turno. “Dicen que si queremos nuevo equipamiento, no esperemos un salario. O salario o materiales”, explican los trabajadores que se manifiestan bajo tierra a los escasos periodistas. Obviamente, en esas condiciones, los mineros tienen que violar las medidas de seguridad y arriesgarse o no cobrarán. Y también tienen que comprar herramientas: llaves, martillos, repuestos. Si no, no hay nada con lo que trabajar.

Así que los trabajadores han decidido luchar. Y la dirección apela a los grupos clandestinos y amenaza con buscar una bolsa para cada minero “rebelde” y poner su nombre. ¿Amenazas vacías? Los santos años 90 no acabaron hace tanto tiempo y la actual situación económica de Ucrania parece tener una tendencia a volver a aquellos benditos tiempos.

La prensa ucraniana ha ignorado lo ocurrido en Krivoy Rog. Los trabajadores son conscientes del motivo: los canales de televisión son propiedad de los mismos oligarcas que son dueños de las minas. Y los dueños creen que serán capaces de negociar y engañar a los mineros. Tan pronto como se den cuenta de que la trama no funciona, no hay duda alguna de que los canales de televisión se volverán contra los trabajadores y los declararán “agentes del Kremlin” que tratan de desestabilizar el país en los difíciles tiempo de la “guerra ruso-ucraniana”.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
43.619
Puntuación de reacción
416.189
Sombras del espejo de Artsaj




Sombras del espejo de Artsaj


28/09/2020

Artículo Original: Igor Voronov


Gorlovka vuelve a estar en el centro de los informes militares. Dos meses después de la aprobación del régimen de “silencio, que no paz”. La representación de la RPD en el Centro de Control y Coordinación Conjunto informó el domingo por la mañana: “En la zona de Gorlovka se han utilizado morteros de 82mm (una ocasión), RGPS’s (una ocasión) y cuatro episodios de uso de armas ligeras. Por primera vez desde que entraron en vigor las medidas adicionales para reforzar el alto el fuego, el Ejército Ucraniano abrió fuego utilizando munición de 82mm, prohibido por los acuerdos de Minsk. Ayer [el sábado], a consecuencia de los ataques de las tropas ucranianas, se produjo un incendio que afectó a 15 viviendas”.

En su canal de Telegram, el alcalde de Gorlovka, Iván Prijodko, clarificó la información: “El Ministerio de Situaciones de Emergencia no ha podido acceder a la entrada. Las viviendas no están habitadas. Dos edificios de la calle Yeleznorozhnaya han ardido. También cuatro cobertizos de 5×6 metros cuadrados, cuatro hectáreas de leña y dos hectáreas de árboles”.

¿Primeros síntomas? Podría parecer que ya estamos vacunados contra esto y que ya nos ha afectado más de una vez la infección militar de la artillería. Pero lo ocurrido hoy [ayer, domingo] en Nagorno Karabaj [donde un ataque de las tropas azeríes reactivó la lucha a lo largo de toda la línea del frente de este conflicto congelado-Ed] muestra que estas infecciones no desaparecen ni siquiera en un cuarto de siglo. No podemos ignorar lo que está ocurriendo allí porque su espejo del pasado refleja nuestra silueta. La población civil también está sufriendo hoy allí. Sin embargo, hubo un tiempo en el que Donbass recibió gran cantidad de refugiados de la República de Artsaj [Nagorno Karabaj] que en solo dos décadas se encontraron en otra zona en guerra.

La diáspora Armenia tiene una influencia considerable en la actual República Popular de Donetsk. ¿Cuál será su reacción a lo que está ocurriendo en su tierra natal? Hay que tener en cuenta que la comunidad procedente de Azerbaiyán no es menos numerosa que la de Armenia en la zona de Donbass que se ha independizado. ¿Coexistirán de forma pacífica como lo han hecho durante tantos años? ¿O se convertirá la cuestión nacional en una prioridad por encima de su vida, sus intereses y su situación en Donbass? Son cuestiones complejas. Especialmente para los armenios de Artsaj, que, como la población de Donbass, defendieron con las armas en la mano su derecho a ser escuchados.

De todo lo que ha ocurrido en las últimas semanas en la República de Bielorrusia, en el patio trasero de Rusia, en la línea del frente en la RPD y la RPL y ahora en la República de Artsaj solo se puede sacar una conclusión: alguien ha decidido finalmente desestabilizar la situación en el este de Europa. Si no puede ser con sanciones económicas, entran en juego los puntos calientes. Tienen en común que la población sufrirá por ello. Creer, tolerar y confiar ingenuamente en el proceso en marcha no va a solucionar nada.
 
Registrado
15 May 2017
Mensajes
10.805
Puntuación de reacción
17.247

niraj

Madmaxista
Registrado
15 Jul 2014
Mensajes
865
Puntuación de reacción
4.737
Коротко по Донбассу. 26.09.2020

….
PD. Más. Recuerde la historia con el nazi Markiv, quien fue encarcelado en Italia por el asesinato del periodista italiano Rocelli en el Donbass en 2014.

Como informa el" Joker de la RPD", no hace mucho tiempo, el jefe de Gur MOU, Vasily burba (recibió una patada en el trasero por el fracaso de la operación para atraer a los "wagnerianos" a través de Bielorrusia al territorio de Ucrania), trató de usar esta historia para su crecimiento profesional. Burba estaba ansioso por obtener el puesto de jefe del Servicio de inteligencia extranjera de Ucrania. Borba, cuando aún estaba en el cargo, sugirió que Zelensky capturara al ciudadano italiano Andrea Palmeri en el territorio de la RPD (llegó a luchar en el Donbass por las repúblicas populares), para luego cambiarlo por cumplir una sentencia de 24 años en la prisión de Markiv.

Zelensky aprobó esta operación, después de que burba lo convenció de que una operación de inteligencia exitosa aumentaría la calificación de zelensky entre los militares y los nazis. Pero al igual que la operación con el atractivo de "wagnerianos" para Ucrania, esta historia fracasó, ya que los servicios especiales de la LC Y la RPD lo conocieron, y el grupo que se suponía que secuestraría al italiano fue detenido В ЛНР поймали украинских диверсантов, собиравшихся похитить итальянца

Evalúe el calor de la demencia: un periodista italiano en el Donbass es asesinado por un nazi congelado. El liderazgo de Ucrania está tratando de salvarlo de su merecido castigo, secuestrando a otro ciudadano italiano.
Inmediatamente se ve la maternal nación Europea .
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
43.619
Puntuación de reacción
416.189
Ucrania y Karabaj




Ucrania y Karabaj


29/09/2020

Artículo Original: Andrey Manchuk


La grave escalada de la situación en Nagorno Karabaj ha puesto el mundo de los patriotas profesionales ucranianos patas arriba. Debería ser evidente que Ucrania no debería interferir en una guerra ajena causada por toda una serie de contradicciones históricas y multiplicada por las consecuencias de las crisis económicas sistémicas que asolan las repúblicas del Cáucaso. Sin embargo, eso no ha impedido a los representantes de sofá del partido de la guerra empezar a predicar su experta opinión sobre la confrontación entre Armenia y Azerbaiyán. Y esperan sacar provecho de ella.

La esencia de la postura de los nacionalistas ucranianos sobre Nagorno Karabaj se basa en dos ideas sin sentido y completamente cínicas. Para empezar, ven la escalada en el Cáucaso como una intriga secreta de Moscú. “Es difícil culpar a uno de los bandos por el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, porque el principal enemigo aquí es Rusia”, escribió en su blog Oleh Sentsov, que ni siquiera intentó justificar sus alegaciones con hechos, correctamente convencido de que el público patriótico no precisa de justificación racional para una verdad tan completamente obvia. Y cualquier duda en este sentido inmediatamente hacer ver que las personas es un agente de Putin, todo ello pese a que el plan más realista para cerrar el sin fin conflicto en Karabaj fue propuesto por el bando ruso.

La segunda tesis de la agenda del Cáucaso para los nacionalistas ucranianos es que deben apoyar activamente al bando de Azerbaiyán e identificar indiscriminadamente a Armenia con Rusia. “De hecho, Rusia está luchando contra Azerbaiyán. Fue Mordor quien inició la nueva escalada del conflicto y el que estaba interesado en apoyar la guerra. Rusia apoya a Armenia en el conflicto territorial con Azerbaiyán por Karabaj. Y por eso la postura de Azerbaiyán está más cerca de nosotros”, afirmó el representante de Svoboda Ihor Miroshnichenko. Y ahora se hacen eco de esas ideas todo tipo de expertos militares profesionales.

Hay varios motivos para ese apoyo. Los nacionalistas ucranianos apuntan a las bases militares rusas en Armenia y están insatisfechos con las relativamente constructivas relaciones que el Gobierno de Pashinyan tiene con Moscú. Además, hace tiempo que se fijan en Turquía, ya que es miembro de la OTAN, tradicionalmente considerado por Kiev enemigo geopolítico de Rusia. Los contactos con Ankara son muy activos y representativos. En febrero de este año, Recep Tayyip Erdoğan realizó una visita oficial a Kiev en la que llegó a gritar el eslogan “Gloria a Ucrania, gloria a los héroes”, lo que hizo las delicias de los nacionalistas ucranianos. especialmente porque Erdoğan acordó vender a Ucrania drones de ataque, considerados invencibles por los nacionalistas, unidos a los buques blindados estadounidenses y los misiles Javelin que ni siquiera funcionan.

La visita de Erdoğan causó rumores de un victorioso plan económico con apoyo de Turquía. El presidente Zelensky solemnemente anunció que Turquía promocionará la construcción de una nueva ciudad jardín en algún lugar de las estepas de la región de Jerson. Es más, tendrá carreteras de calidad y se construirá un “nudo especial para el desarrollo de infraestructuras”. Curiosamente, los blogueros ucranianos inmediatamente llamaron al proyecto “Nuevo Vasyukov” y no se equivocaban. A día de hoy, los pragmáticos turcos no han construido ningún milagro en Ucrania, aunque sí se ha detenido a varios periodistas kurdos y opositores turcos en Odessa, extraditados con el consentimiento de las autoridades ucranianas pese a las protestas de las organizaciones internacionales de derechos humanos.

En abril se produjo un verdadero escándalo: en vísperas del 105º aniversario del asesinato masivo de los armenios del Imperio Otomano, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania envió un documento a las instituciones en el que se afirmaba que las masacres no son reconocidas como genocidio. El Ministerio recordó que Armenia no ha reconocido Holodomor como genocidio, supuestamente “bajo la dirección de la política de la Federación Rusa” y ha votado contra “importantes decisiones y resoluciones para Ucrania”.

“El reconocimiento/conmemoración de los trágicos hechos en el Imperio Otomano en 1915 es un tema extremadamente sensible para Turquía, aliado estratégico de Ucrania y con quien hay un diálogo altamente dinámico. Según el lado turco, esos trágicos hechos fueron el resultado de las realidades militares del momento y no fue un exterminio planificado de la población armenia”, escribieron los diplomáticos ucranianos en el documento. Es más, exigieron que los oficiales ucranianos no participaran en los actos conmemorativos homenaje a las víctimas de la masacre y que no utilizaran el erróneo término “genocidio del pueblo armenio”. Esta es una decisión vergonzosa que devalúa la tragedia de la destrucción de la población armenia y que no da a Ucrania ningún dividendo político sino que consolida la reputación de Ucrania como obediente vasallo de los países de la OTAN dispuesto a rechazar la neutralidad en conflictos internacionales para defender los intereses de otros en detrimento de su propio pueblo.

Esperemos que el Ministerio de Asuntos Exteriores no publique ningún comunicado similar en relación con la guerra en Karabaj. Al fin y al cabo, cada paso imprudente en nombre de fuerzas externas puede ahondar aún más en la confrontación que ha estallado allí, dificultando cualquier intento de diálogo pacífico para evitar una guerra abierta en el Cáucaso. Sin embargo, los patriotas ucranianos sueñan despiertos con una victoriosa campaña contra los separatistas armenios para poder repetirla en casa. Y esa postura no solo echa más leña al fuego de la guerra en el Cáucaso, sino que hace disminuir las esperanzas de una resolución pacífica al conflicto en Donbass.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
43.619
Puntuación de reacción
416.189
Caucasus Burning. Who Next?

El Cáucaso arde. ¿Quién sigue?


(Trad. Google)
30/09/2020


La escalada en Nagorno-Karabaj, las protestas en curso en Bielorrusia y el estancamiento en el proceso de negociación en el este de Ucrania: la región europea está siendo testigo de un deterioro sin precedentes de las relaciones entre Rusia y el Occidente colectivo. Este vector tiene sus raíces a mediados de la década de 2000, cuando la Federación de Rusia se embarcó a la salida de la dependencia neocolonial de los Estados Unidos y las élites euroatlánticas. Desde entonces, las relaciones entre las dos partes se han deteriorado de manera constante y constante, pasando por crisis agudas regulares, como en 2008, 2012, 2014.

Después de 2014, los problemas que sirvieron para demonizar la imagen de Rusia entre la población occidental surgieron cada año. Eran lógicos y sus objetivos eran claros: la formación de la imagen de un enemigo externo peligroso para unir a la población occidental y distraerla de la crisis sociopolítica en curso.

El cambio en las relaciones entre las dos partes que hemos visto desde abril de 2020 difiere significativamente de las crisis anteriores. Una serie de hechos llevaron a las partes a un enfrentamiento agudo y feroz, e incluso se escuchan llamados a desencadenar un conflicto armado de los líderes de varios países.

En abril, en el contexto de la epidemia de SARS COV-2, Rusia fue acusada de utilizar la crisis del coronavirus para aumentar su presión informativa. Estas acusaciones fueron acompañadas de un escándalo en curso sobre la intervención ficticia de la Federación de Rusia en la campaña electoral estadounidense, que está cobrando impulso a medida que se acerca noviembre. Rusia fue acusada de organizar y apoyar las protestas de BLM en los Estados Unidos con el fin de desestabilizar la situación antes de las elecciones presidenciales, a pesar de que Moscú no recibe ningún beneficio de los disturbios en curso al otro lado del Atlántico, a diferencia de los locales estadounidenses. actores interesados en desestabilizar la situación en el país y reducir la popularidad del presidente en ejercicio. ( ENLACE )

Las acusaciones infundadas han llevado a una estricta censura de todos los medios importantes que representan un punto de vista alternativo diferente a la agenda occidental.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

Recientemente, Rusia ha sido acusada no solo de interferir en los asuntos de otros países, sino también de “política interna equivocada”.

La campaña de Vladimir Putin para enmendar la Constitución, que fortaleció la estructura política del país y también legalizó el camino alternativo de desarrollo que ha surgido en Rusia durante los años posteriores al colapso de la URSS, recibió una amplia cobertura en los medios occidentales. ( ENLACE )

Meses después de la adopción de las enmiendas, el Parlamento Europeo no pierde la esperanza de disuadir a los tomadores de decisiones rusos e influir en la política soberana interna del Kremlin. La supuesta "ilegalidad" de la reforma constitucional se habla en la resolución del Parlamento Europeo, aprobada el 17 de septiembre, que trataba de la situación en Bielorrusia y en torno al envenenamiento de Alexei Navalny.
En el contexto de todas las acusaciones actuales contra Moscú, los parlamentarios europeos piden a las autoridades de la UE "exigir a Rusia que cancele o revise todas las leyes que no son compatibles con los estándares internacionales", dice el documento.
Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?
Alexei Navalny

A pesar de los llamamientos al Kremlin para que cambie su política, existen medidas activas para apoyar a la oposición rusa no sistémica, que se observó claramente durante las protestas en Khabarovsk en julio de 2020 ( LINK , LINK ), y alcanzó su punto más alto en el incómodo caso. del envenenamiento de Alexei Navalny.

La historia falsa sobre el envenenamiento de Navalny por el Kremlin, y principalmente la histeria internacional que siguió, en la que el propio Navalny ya ha sido olvidado, enfatiza una vez más la imagen negativa de Rusia, y en particular del presidente Vladimir Putin, tanto en la arena internacional como dentro de Rusia. ( ENLACE , ENLACE )

El caso escenificado del envenenamiento de Navalny se convirtió en un pretexto más para renovar un régimen de sanciones por violación de los derechos humanos, similar a la Ley Magnitsky. La histeria en sí no es más que otro intento de suspender el proyecto Nord Stream 2. Del lado alemán, la iniciativa inicial de abandonar la construcción del oleoducto fue expresada por el líder de la facción Verde. Los llamamientos para el fin de la construcción se escucharon en los Estados Unidos y fueron apoyados por varios países occidentales, así como por Ucrania. ( ENLACE )

Mientras Alemania está pagando un alto precio por su compromiso de mantener el proyecto Nord Stream 2, Turquía se ve obligada a duplicar el suministro de sistemas de defensa aérea rusos S-400.

Además de las acusaciones de mal gusto, la guerra de información, el fortalecimiento del régimen de sanciones, la obstrucción de cualquier cooperación con Rusia en la arena internacional, las élites euroatlánticas se están moviendo hacia acciones activas que amenazan no solo la estabilidad rusa, sino también la seguridad y la soberanía de sus países vecinos.

Si su objetivo anterior parecía ser el mantenimiento de conflictos congelados a lo largo de la frontera rusa, como fue el caso del este de Ucrania o el sur del Cáucaso, las tendencias actuales indican la transición de estos conflictos a una fase caliente. Un conflicto armado cerca de las fronteras orientales de la Unión Europea o incluso en sus propios territorios orientales es hoy un escenario bastante probable, ya que responde plenamente a los intereses de las élites globalistas.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

I. La reciente escalada en la región de Nagorno-Karabaj es el síntoma de la inminente propagación de los conflictos armados alrededor de las fronteras rusas.
La transición del enfrentamiento entre Armenia y Azerbaiyán a la fase de guerra representó una amenaza directa para todos los actores regionales, incluida Rusia.
El 29 de septiembre, al comentar la situación en Nagorno-Karabaj, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió a Rusia que dejara de lado el reconocimiento de la independencia de Abjasia y Osetia del Sur y retirara sus tropas de su territorio.
Rusia se encontró en una situación complicada. Si durante los incidentes ocurridos este verano Moscú tuvo la oportunidad de no interferir activamente en el conflicto, hoy comienza una verdadera guerra, que no le deja margen de maniobra. Puede parecer que Moscú sigue siendo el principal aliado de Ereván, a pesar de todas las medidas del régimen pro-occidental pashiniano. Aún así, en términos de Realpolitik, la neutralidad o incluso el apoyo tácito a Bakú puede ser más beneficioso para el Kremlin en condiciones en las que Rusia de facto no tiene aliados confiables, pero tiene una presión política y territorial general respaldada por el Occidente colectivo.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

La política exterior de Armenia en los últimos años ha socavado en gran medida sus vínculos con Rusia. ( ENLACE ) Sin embargo, hoy, cuando una peligrosa amenaza se cierne sobre Armenia, no hay más marchas contra las fuerzas "ocupantes" rusas realizadas en Ereván, poco probable que fuera un caso hace unos años, cuando los grupos motivados por las fuerzas externas apoyaron activamente la independencia del país de la influencia rusa .
“Llamo la atención de los estados copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE y de toda la comunidad internacional sobre la gravedad de la situación. El comienzo de una guerra a gran escala en el sur del Cáucaso, que en realidad está teniendo lugar, puede tener las consecuencias más impredecibles. Puede ir más allá de la región y alcanzar una escala mucho mayor, amenazando la seguridad y la estabilidad internacionales ”. - afirmó el primer ministro armenio Nikol Pashinyan.
Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

II. Tras la guerra en el Cáucaso, cabe esperar una escalada de la situación en Bielorrusia en un futuro próximo.
Puede tomar la forma de actos terroristas organizados dentro del país. No debe excluirse la posibilidad de una acción militar directa de los Estados bálticos o Polonia. La organización, financiación y gestión del movimiento de oposición en Bielorrusia no tiene como único objetivo derrocar a Alexander Lukashenko de la presidencia, sino una desestabilización general de la situación en el país según el escenario del este de Ucrania. ( ENLACE)

Para mantener la supuesta adhesión al derecho internacional, lo más probable es que se produzcan provocaciones en las fronteras occidentales de Bielorrusia, en lugar de una intervención directa. Pueden organizarse a lo largo de la frontera o en los puestos de control fronterizos. Un incidente similar ya tuvo lugar el 24 de septiembre, cuando helicópteros Mi-24 bielorrusos interceptaron globos lanzados desde el territorio de Lituania. Son posibles más provocaciones a gran escala por parte de los países de la OTAN, el movimiento de tropas dentro de las fronteras de Bielorrusia o, por ejemplo, la apertura de fuego en los puestos de control fronterizos. tales provocaciones estarán justificadas por el hecho de que los países occidentales no reconocen a Alexander Lukashenko como presidente legítimo.

Según la actual agenda bielorrusa, la organización de ataques terroristas por parte de los radicales es más probable. ( ENLACE ) Esta suposición es confirmada por la reciente declaración del jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia (SVR), Sergey Naryshkin.
"Los llamados" luchadores por una nueva Bielorrusia "se entrenan en Polonia, Georgia, Ucrania y los Estados bálticos con la participación de instructores de la CIA, el Pentágono, ONG afiliadas al Departamento de Estado estadounidense"
Según Naryshkin, la SVR fue informada sobre la preparación de una "provocación resonante" en Bielorrusia por las fuerzas de los nacionalistas radicales locales. El Departamento de Estado ha realizado esfuerzos para involucrar a elementos extremistas en las protestas.

“Según los datos disponibles, los miembros de la oposición extremista, que actualmente se esconden en el extranjero, planean una provocación resonante, lo que implica que uno de los clérigos autorizados de la Iglesia Católica Romana será arrestado o incluso herido o asesinado. Esto aumentará significativamente el sentimiento antigubernamental entre los católicos y los animará a participar más activamente en las protestas callejeras ”, concluyó el titular de la SVR.

En los últimos días, ha habido más llamados en las redes sociales para que los manifestantes usen la fuerza contra las autoridades policiales. Se comparten con el público fotos e información personal de los miembros del OMON bielorruso, que se convirtieron en un "objetivo" para sus compatriotas. ( ENLACE )

La violencia entre los manifestantes va en aumento. La agresión ya se manifiesta no solo hacia los propios militares, sino también hacia sus familias. El caso en el que un médico bielorruso se negó a prestar asistencia a la hija de un soldado de 3 años acaparó los titulares. La crueldad que ahora está aumentando entre la sociedad belarusa no era aceptable ni siquiera en tiempos de guerra.

Los verdaderos directores de estos eventos, al crear otro punto de inestabilidad en la frontera con Rusia, están tratando de crear una nueva palanca de presión sobre su enemigo geopolítico.

Los medios de comunicación bielorrusos pro-occidentales, que en su mayoría están ubicados o financiados desde Polonia o Lituania, que propagan la crueldad y la violencia, cuentan con el apoyo activo de los principales países europeos "democráticos" y probablemente actúan siguiendo las instrucciones de las élites euroatlánticas. (ENLACE)

Los países occidentales, que apoyan plenamente los sentimientos de la oposición en Bielorrusia, están de acuerdo en silencio con los llamamientos a la violencia física contra los ciudadanos bielorrusos que prestan servicios en las fuerzas del orden de su propio país. El apoyo tácito a la creciente violencia en Bielorrusia parece especialmente sorprendente, dado que los países occidentales liberales y “democráticos” habían asumido el papel de defensores globales de la libertad de prensa, luchadores contra la propaganda. Por las mismas razones, en particular, se está llevando a cabo una activa campaña contra medios independientes como SouthFront, que nunca ha hecho un llamado a la violencia durante toda su existencia y solo ha perseguido una agenda pacifista. ( ENLACE )

La propaganda de crueldad y llamamientos a la violencia, que pretenden desestabilizar la situación en Bielorrusia y, como posible consecuencia, socavar el potencial industrial del país competitivo con el europeo, encajan en la agenda neoliberal, que las élites euroatlánticas ven como el único que tiene derecho a existir.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

.../...
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
43.619
Puntuación de reacción
416.189
.../...

III. Las protestas en curso en Bielorrusia y la histeria provocada artificialmente por el envenenamiento de Navalny tienen un impacto directo en el proceso de negociación sobre la desescalada en el este de Ucrania.
El 9 de septiembre se produjo otra ruptura de la iniciativa de paz. Una vez más, Kiev puso fin deliberadamente a la iniciativa de paz, exponiendo a la RPD a sabiendas condiciones inaceptables para su implementación. El 10 de septiembre, el ejército ucraniano abrió fuego contra la inspección de la OSCE que llegó a la línea de separación en la República Popular de Donetsk. Aparentemente, el objetivo de Kiev era ocultar las nuevas posiciones que habían erigido cerca de una instalación estratégicamente importante: el conducto de agua del norte de Donetsk-Donbass, lo que les permitía controlar los suministros de agua para toda la región.

De hecho, el proceso de negociación sobre Donbass se ha detenido. No ha habido avances desde hace varios meses y la situación no parece mejorar hasta las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre.

Durante este tiempo, se pide a la parte ucraniana que haga todo lo posible para congelar el conflicto en las repúblicas de Donetsk y Lugansk. Para ello, se utilizan diversas palancas de influencia. La agenda informativa de los medios de comunicación ucranianos se centra en las transformaciones culturales y económicas del "Donbass ucraniano". Esta agenda se promueve a través del canal de televisión “Dom”, especialmente creado para su transmisión en la DPR y LPR. Kiev siempre tiene la capacidad de desconectar a las repúblicas de las redes conjuntas y los recursos de suministro de agua, redes eléctricas y gasoductos.

Paralelamente, se está llevando a cabo una potente campaña de propaganda acusando a Rusia y las repúblicas de interrumpir las negociaciones. Probablemente, con este pretexto, Ucrania exigirá la transferencia de las negociaciones de Minsk a una de las plataformas de la UE.

Las élites políticas ucranianas esperan que el candidato demócrata Joseph Biden gane las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, que ya está ayudando al régimen ucraniano en la lucha contra Rusia de diversas maneras y promete aumentar significativamente el apoyo.

Kiev, respaldada por los demócratas estadounidenses, tiene como objetivo interrumpir el proceso de negociación, ya que esto prolonga principalmente el régimen de sanciones contra Rusia.

Estados Unidos también está interesado en prolongar la actual situación de "no guerra, no paz" en Donbas. Washington no anima a Ucrania a lanzar una ofensiva abierta contra la RPD / LPR, que puede terminar con la derrota de las Fuerzas Armadas de Ucrania, la pérdida de sus territorios y la desestabilización del país. Pero, al mismo tiempo, reprimen cualquier intento de terminar finalmente con la guerra mediante la implementación parcial de los acuerdos de Minsk.

Si el Occidente colectivo aún conserva el conflicto semi-congelado en el territorio del este de Ucrania, en Nagorno-Karabaj, ya ha sido trasladado a la etapa de guerra, y probablemente, un destino similar aguarda a Bielorrusia. Es muy probable que la escalada de un conflicto armado en Ucrania termine esta reacción en cadena.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

Los euroatlantistas ya han realizado los preparativos para la realización de las acciones ofensivas cerca de las fronteras de Rusia. En el contexto de todas las campañas de información y acciones políticas activas mencionadas anteriormente, las unidades militares de la OTAN y los Estados Unidos se están reasignando más cerca de las fronteras rusas, que los medios de comunicación mundiales no encuentran lo suficientemente interesantes para cubrir, a diferencia del envenenamiento de Navalny.

En junio de 2020, Estados Unidos decidió retirar parte del contingente militar (12 mil soldados) de Alemania, algunos de los cuales deberían ser reasignados a Polonia. Esta maniobra sirvió como un mensaje inequívoco de Trump a Berlín. Sin embargo, ese "mensaje" tiene más de un destinatario. El redespliegue de tropas a Europa del Este no puede quedarse sin una reacción de Rusia. ( ENLACE )

La presencia estadounidense en Polonia se está reforzando de forma regular, no solo por las tropas retiradas de Alemania, sino también por el traslado de las unidades del Ejército estadounidense desde Estados Unidos.

El 15 de agosto, la administración Trump anunció que estaba desplegando otras 1.000 tropas en Polonia de conformidad con un nuevo acuerdo de cooperación de defensa firmado en el aniversario de la victoria de Polonia en la guerra polaco-soviética de 1920, que refleja la intención de Estados Unidos de ubicar un cadena de infraestructura militar estratégica ofensiva y defensiva a lo largo de la frontera occidental de Rusia, desde Noruega en el extremo norte hasta los países del Mar Negro en el sur. ( ENLACE )

En los Estados bálticos, se desplegaron grupos tácticos de batallones reforzados de una composición multinacional de hasta 1.000 militares cada uno. Se está implementando la iniciativa estadounidense “3 a 30”, que prevé la disponibilidad para utilizar 30 batallones mecanizados, 30 escuadrones aéreos y 30 buques de guerra de países de la OTAN en 30 días.

Se han establecido un nuevo Centro de Comunicaciones Estratégicas de la OTAN en Riga y un Centro de Excelencia Conjunto de Ciberdefensa en Tallin para librar una guerra de información a gran escala. La tarea principal de estas estructuras es deshabilitar las redes informáticas de las instalaciones críticas y la infraestructura de un enemigo potencial, principalmente Rusia, interrumpiendo el funcionamiento de los sistemas gubernamentales, instituciones financieras, empresas, centrales eléctricas, estaciones de ferrocarril y aeropuertos.

El establecimiento y la expansión constante de las principales bases militares, centros logísticos y de operaciones ubicados a lo largo de la frontera occidental de Rusia se acompaña de un aumento en los ejercicios de ataque estratégico de largo alcance y los simulacros que involucran bombarderos y submarinos que operan solos o en conjunto con otros países de la OTAN o socios no miembros de la OTAN. como Ucrania y Georgia.

El fortalecimiento de las fuerzas estadounidenses en Europa del Este se produce en el contexto de declaraciones sobre la retirada del contingente militar de Oriente Medio, así como de Afganistán. La campaña de Trump dirigida a poner fin a la participación de Estados Unidos en "guerras interminables" en diferentes partes del mundo, aparentemente no excluye el estallido de un nuevo conflicto, que probablemente tendrá lugar en Europa del Este.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

Todos los problemas mencionados anteriormente surgieron durante menos de seis meses. Esta dinámica de deterioro de las relaciones entre el colectivo Occidente y Rusia no se ha observado en los últimos 30 años, desde el final de la Guerra Fría. Esto solo sugiere que el liderazgo político-militar, principalmente las élites de Estados Unidos y la OTAN, está emprendiendo deliberadamente actividades que pueden caracterizarse como preparativos para desencadenar una guerra ofensiva.
  • De hecho, existen actividades de divulgación destinadas a crear y consolidar la imagen de un enemigo externo peligroso.
  • Hay medidas económicas destinadas a debilitar al enemigo; También se están tomando medidas políticas consistentes para privar al enemigo de aliados y desestabilizar su sistema político.
  • Hay medidas ideológicas destinadas a vulgarizar la forma de vida y el modo de pensar del enemigo.
Esta política puede explicarse por los desafíos a los que se enfrentan hoy la burocracia euroatlántica y las élites globalistas.

Les preocupan los posibles procesos de desintegración en Europa y se ven obligados a afrontar la amenaza de la reelección de Donald Trump. Su posición se complica por el hecho de que han demostrado su incapacidad para ofrecer al mundo, o al menos “los mil millones de oro”, un modelo de desarrollo socioeconómico que podría ayudar a superar la crisis financiera y económica mundial.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

La histeria que iniciaron en torno al SARS-COV 2 les trajo resultados tácticamente positivos en forma de ganancias adicionales de más de 200 mil millones para las grandes farmacéuticas, ganancias adicionales para las corporaciones de alta tecnología. La crisis atomizó a la sociedad, creando así las condiciones más favorables para fortalecer la dictadura digital. Creó fobias persistentes entre una parte significativa de la población occidental, principalmente entre aquellos que comparten los valores liberales y los valores del mundo posliberal. Estas fobias encajan perfectamente en el modelo de una personalidad aislada única, en otras palabras, en ese formato poshumano descrito por el concepto de transhumanismo.

Aun así, las élites globalistas no lograron alcanzar plenamente sus objetivos. En particular, no obtuvieron una influencia dominante en los sistemas nacionales de los principales Estados del mundo y no suprimieron por completo la voluntad de libertad real, no virtual, entre la población de los países occidentales.

La situación en el sistema mundial ha vuelto al estado donde el escenario más efectivo para lograr sus objetivos es el inicio de un conflicto armado regional.

Para ello, ya se ha formado la imagen necesaria de un terrible enemigo externo: una Rusia conservadora orientada hacia los valores familiares y colectivos tradicionales.

Al mismo tiempo, es importante prevenir la transición de un conflicto regional a uno global. Por eso parece poco probable que se desate una guerra con Rusia. Los “corderos de sacrificio” ideales, aquellos que pueden salvarse para ser quemados en el conflicto que se avecina son los países de Europa del Este, los Estados Bálticos y el régimen de Ucrania que se les unió. Los principales actores mundiales asignaron el papel de carne de cañón a estos países. A juzgar por la política exterior de estos mismos países, ellos mismos luchan por ella.

Estos países ya han venido desempeñando repetidamente el papel de sacrificios antes en la historia y siempre con un resultado evidente: la pérdida de una gran parte de la población, la destrucción de la economía, hasta la pérdida de la independencia. Por ejemplo, es suficiente recordar la primera y segunda particiones de Polonia.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

Los principales alarmistas de la Unión Europea son los países bálticos, por temor a que Rusia tenga planes de apoderarse de sus territorios, como supuestamente hizo en el este de Ucrania, a pesar de que son Lituania, Letonia y Estonia quienes tienen reclamos territoriales sobre Rusia. y no al revés.

Hoy no tienen más remedio que pedir entre lágrimas a los principales estados europeos y a la burocracia de la OTAN protección, porque es precisamente por una seguridad efímera frente a la inexistente amenaza rusa, que la OTAN en última instancia no puede proporcionarles, que los países bálticos han negociado el desarrollo de sus propias economías y una posición estable en la arena internacional.

La situación en los países bálticos se ve agravada por el silencio de los estados miembros del norte de la OTAN o de la UE: Finlandia, Suecia y Noruega.

Los países escandinavos no están interesados en avivar el conflicto con Rusia. No tienen reclamos territoriales directos contra Rusia, excepto el asunto de Carelia entre Finlandia y Rusia, que, sin embargo, no es capaz de conducir a un enfrentamiento abierto.

La negativa de Noruega, principal apoyo de Estados Unidos en la región, a participar en el ejercicio de Respuesta Fría de la OTAN, que se iba a realizar en marzo de 2020 en las regiones del norte del país, fue indicativa.

Las élites nacionales de los países de la Dimensión Norte se guían por el principio "cerca está mi camisa, pero más cerca está mi piel" y se abstienen de una política exterior agresiva. Incluso si algún día los euroatlantistas logran convencerlos, la probabilidad de que la población de estos países apoye la decisión de participar en un conflicto militar es muy baja.

La neutralidad del flanco norte de la OTAN es una de las principales razones de la desastrosa situación en los países bálticos, donde la OTAN se ve obligada a aumentar rápidamente su poder militar.

Cáucaso ardiente.  ¿Quien sigue?

Teniendo en cuenta la escalada en Nagorno-Karabaj y todos los parámetros geoestratégicos de la región europea, hoy solo son probables 2 escenarios, que están incluidos en la agenda impulsada por las élites euroatlánticas:
  1. Un escenario que podría denominarse “Nueva Barbarroja”: incitación a sentimientos de protesta en Bielorrusia y su transición a la etapa de enfrentamiento armado, seguida de la introducción de tropas de la OTAN en los territorios occidentales del país y los inevitables enfrentamientos militares con las tropas nacionales. Al mismo tiempo, la escalada del conflicto en el este de Ucrania tiene como objetivo "desviar" parte de las tropas rusas que estarán destinadas a apoyar al gobierno nacional.
  2. Desestabilización política interna de Rusia a través de las herramientas de las revoluciones de color. El colapso del sistema político ruso, que provocó un fuerte aumento de los sentimientos de separación entre los pueblos que habitan la Federación de Rusia. El estallido de conflictos civiles dentro del país dará lugar a un llamado de ayuda de los líderes locales pro occidentales, hasta la introducción de las fuerzas militares. La intervención limitada estará acompañada de apoyo político en la arena internacional y apoyo financiero para aquellas regiones del país cuyas élites locales declaren sus aspiraciones de soberanía. Tal desarrollo de eventos conducirá a la división de la Federación de Rusia en 7-9 nuevas entidades.
Tanto el primer como el segundo escenario están en interés de las élites euroatlánticas. El primero permitirá que el Occidente colectivo distraiga a su propia población de los problemas socioeconómicos causados por la crisis económica mundial, para obtener un nuevo flujo de mano de obra calificada de Bielorrusia y Ucrania, así como aprovechar el potencial industrial de Bielorrusia y transformar Ucrania en un “crecimiento” agrario de la Unión Europea, etc. Según el segundo escenario, el Occidente colectivo tiene la posibilidad de una toma territorial de facto de vastos espacios euroasiáticos.

Independientemente del escenario que se realice, la estabilización de la situación en la región europea no parece posible en un futuro próximo. Lo más probable es que el próximo 2021 traerá muchas más "sorpresas desagradables" que el inestable 2020.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
43.619
Puntuación de reacción
416.189
El pecado imperdonable de salirse del camino




El pecado imperdonable de salirse del camino


01/10/2020


Pese a que el interés político y militar se ha trasladado en estos últimos días al Cáucaso, ciertos movimientos se están produciendo también alrededor de la situación política del proceso que debe negociar una solución pacífica al conflicto en Donbass. El ejemplo del conflicto de Nagorno Karabaj, que cuenta también con un proceso de negociación en Minsk, muestra que la existencia de una plataforma de negociación no garantiza la estabilidad ni la resolución pacífica. Y la experiencia de Ucrania en los últimos años demuestra que no hay peor pecado que salirse del camino marcado por las administraciones Poroshenko y Zelensky sobre los términos en los que debe transitar el proceso de Minsk.

Si la introducción en la delegación ucraniana de representantes que abiertamente han cuestionado el proceso y han defendido el uso de la fuerza como forma de solución al conflicto no ha causado para Kiev problema alguno, los acontecimientos de los últimos días dejan claro que es imposible mostrar una actitud menos beligerante que la línea oficial. Eso es precisamente lo que ha costado el puesto a Vitold Fokin, primer ministro de Ucrania en el Gobierno de Leonid Kravchuk, primer presidente de la Ucrania independiente, cesado en su cargo por una serie de declaraciones consideradas excesivamente favorables al bando oponente.


Así lo recogía ayer Antifashist:​
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, ha cesado al exprimer ministro Vitold Fokin de su puesto como jefe adjunto de la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto para Donbass. El decreto correspondiente se publicó en la página web del servicio de prensa de la Oficina del Presidente.
Zelensky alegó que esta decisión se debe a que Fokin “se ha alejado del análisis correcto de la ocupación temporal rusa de Crimea y parte de Donbass”.
La Oficina del Presidente insistió en que el trabajo de la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto de Minsk continuará sobre la base de una comprensión clara de que Rusia ejerce el control completo de los territorios temporalmente ocupados de Ucrania.
“Insistimos en que las condiciones de la ocupación temporal de parte de nuestro territorio simplemente no puede calificarse como paz, cerrando los ojos ante la existencia de unas estructuras de ocupación y completa falta de seguridad en ese territorio”, afirma el mensaje.
Además, la Oficina del Presidente insiste en la retirada de Ucrania de todas “las formaciones ilegales armadas, su equipamiento militar, desocupación completa y retorno a Ucrania del control de la frontera con Rusia”.


Pese al fulminante cese y los reproches del presidente, que se producen apenas unas horas después de que miembros del partido de la guerra, con el ministro del Interior Arsen Avakov a la cabeza, exigieran su cese, las palabras de Fokin en el tiempo que ha formado parte de la delegación ucraniana apenas se han desviado de los términos en los que se redactaron los acuerdos de Minsk. Por ejemplo, Fokin defendió la amnistía general, exigida por los acuerdos de Minsk, pero uno de los puntos que Ucrania ya ha afirmado por activa y por pasiva que no cumplirá.

Hace unas semanas, Fokin se vio obligado a disculparse por haber utilizado “erróneamente” el término rebeldes para referirse a los representantes de la RPD y la RPL en lugar de utilizar el más políticamente correcto término militantes. Sin embargo, ha sido la mención del exoficial a la naturaleza de la guerra la que ha sentenciado su destino: contra la línea oficial de Ucrania, Fokin afirmó que no hay prueba alguna de que la guerra en Donbass sea una guerra entre Rusia y Ucrania. Esa afirmación, que se aleja de la versión oficial de Kiev para acercarse a la realidad, ha hecho insostenible su presencia en un Grupo de Contacto cuyos bloqueo se debe precisamente a la negativa de Ucrania a negociar con la RPD y la RPL y exigiendo negociar directamente con Moscú.