Corazón Tema oficial: MAJE sienta su delicioso trasero en el banquillo pasado mañana: Arranca el juicio por el asesinato del ingeniero de Novelda

Vlad_Empalador

Será en Octubre
Registrado
24 Ene 2009
Mensajes
36.059
Puntuación de reacción
79.291
Ubicación
En el bunker

REPORTAJES
Maje, la 'viuda negra', en el banquillo: así convenció a uno de sus 4 amantes para matar al marido
Este miércoles comienza el juicio por uno de los asesinatos más llamativos del siglo. Este es el relato que recoge el sumario del caso.
12 octubre, 2020 01:59
  1. ASESINATOS
  2. JUICIO
  3. MARÍA JESÚS MORENO CANTÓ (MAJE)
  4. SUCESOS
Jorge García Badía Brais Cedeira
Cuando el sol bañó con sus primeros rayos la mañana del miércoles 16 de agosto de 2017, Salva ya llevaba un tiempo despierto cavilando que ese día se mancharía las manos de sangre. Salió de su casa temprano y a las 7:30 horas llegó con su moto al número 14 de la calle Calamocha de Valencia. Abrió la puerta del garaje empleando las llaves que le dio su amante: Maje.
Portaba una mochila de la que sacó unos guantes de látex para no dejar huellas y un cuchillo cebollero —de catorce centímetros de hoja— con el que se escondió al acecho de su víctima: Antonio, el marido de su querida y sensual Maje. A las 7:40 horas, Antonio bajó al garaje para coger su coche y desplazarse al trabajo. Nunca llegó. Salva le asestó seis puñaladas mortales: cuatro en el hemitórax izquierdo, seccionándole el corazón, pulmón izquierdo y grandes vasos, y dos en el hemitórax derecho, dañando el otro pulmón.


De esa manera se consumó el asesinato del caso Maje: uno de los más mediáticos de la reciente historia de la crónica negra valenciana. Este miércoles, María Jesús y Salvador se volverán a ver las caras fuera de la prisión de Picassent donde permanecen entre rejas desde enero de 2018 a la espera de ser juzgados.


Maje y su marido Antonio.

Maje y su marido Antonio.
La sala de vistas Tirant lo Blanch de la Ciudad de la Justicia de Valencia acogerá doce sesiones, previstas del 14 al 30 de octubre, en las que un jurado analizará el papel que supuestamente desempeñó en el crimen esta expareja de amantes que se enfrenta a duras penas de cárcel. La Fiscalía solicita para ella 22 años a la sombra como presunta instigadora de la muerte de su esposo, Antonio, mientras que para él pide 18 años como el supuesto brazo ejecutor. También estima que deben indemnizar con 200.000 euros a los padres del fallecido y con 50.000 euros a su hermano.
EL ESPAÑOL ha tenido acceso al sumario de la investigación desarrollada por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional y al escrito de calificación provisional que el Ministerio Público leerá en la primera sesión del juicio.
El fiscal Vicente Devesa sostiene que durante el verano de 2017, Maje y su amante, Salva, supuestamente diseñaron el plan para asesinar a Antonio Navarro Cerdán: un ingeniero técnico del Centro de Conservación de Carreteras de El Rebollar, nacido en Novelda, y que residía junto a su espectacular esposa, María Jesús Moreno Cantó, en un piso de la calle Calamocha de Valencia. El lugar escogido para perpetrar el crimen fue el garaje comunitario porque no había cámaras y Antonio bajaba cada día a la misma hora a por su coche de empresa: un Peugeot 208.
“En junio de 2017, o en fechas próximas, la acusada [Maje] decidió acabar con la vida de su esposo [Antonio] y, para llevar a cabo su propósito, pidió al acusado [Salva] que lo matara por ella haciéndole creer que la situación a la que su marido la tenía sometida le resultaba ya insostenible. El acusado aceptó la proposición de la acusada y juntos planificaron la acción homicida en los días siguientes”, según sostiene Devesa.
La autopsia de Antonio Navarro desveló que recibió seis puñaladas en zonas vitales

La autopsia de Antonio Navarro desveló que recibió seis puñaladas en zonas vitales
El Ministerio Público apoya su teoría del móvil del asesinato en el sumario de la investigación que revela el prolífico historial sentimental de María Jesús Moreno Cantó: conocida por su entorno, como Maje, y por los medios de comunicación como la 'Viuda negra de Patraix'. Tal alias es fruto del cúmulo de mentiras y amantes que destapó la Policía Nacional tras arduas pesquisas que arrancaron cuando un vecino descubrió el cadáver de Antonio en el garaje de la calle Calamocha.
El anzuelo del robo no coló
La primera hipótesis con la que comenzó la investigación era que el ingeniero pudo perder la vida al sorprender a un ladrón dentro del garaje comunitario porque su cuerpo desangrado yacía junto al coche de un vecino que tenía rota la luna trasera. A todo ello se suma que Maje, la esposa del fallecido, apuntó a la teoría del robo cuando prestó declaración: “Mi marido tenía mucho carácter y pienso que si hubiera sorprendido a alguien robando seguro que se hubiera enfrentado o llamado la atención”.
En caso de que las pesquisas avanzasen en esa dirección, la enfermera no estaría en el foco policial porque tenía coartada para justificar su ausencia el día del asesinato: el 3 de agosto le envió un WhatsApp a su esposo informándole de que la noche del 15 trabajaría en el Hospital Casa de Salud y la mañana del 16 empalmaría con su otro curro en una residencia geriátrica de Torrent.
La teoría del robo que exculpaba a Maje se desvaneció con rapidez. Primero por el contenido de la autopsia: “Esta violencia y contundencia en la muerte parece desproporcionada si se tratara únicamente de un delincuente común sorprendido mientras rompe el cristal de un coche, apunta a que ha habido una voluntad plena y un claro objetivo en la agresión de acabar con la vida de Antonio Navarro”.
Antonio Navarro dejó restos de sangre en el coche de un vecino.

Antonio Navarro dejó restos de sangre en el coche de un vecino.
Los testimonios del entorno del fallecido recabados por la Policía Nacional también desmentían la opción de una pelea fortuita con un caco: “Maje desde un principio apuntaba a que seguramente Antonio se habría enfrentado a un ladrón en caso de sorprenderlo ya que era muy “echado para adelante” y muy bravo, lo cual desmentían tanto la familia de Antonio como sus amigos, que le describían como un “cagón”, coincidiendo que nunca se habría enfrentado a un delincuente”.
Maje acabó en la diana del Grupo de Homicidios a raíz de la declaración de Rocío: su amiga íntima y compañera de juergas. La citada joven contó que la viuda tenía una aventura extramatrimonial y la idea de un asesinato planeado por cuestiones amorosas cobró fuerza en la investigación: “Como ya se explica intensamente en informes anteriores, uno de los móviles posibles sería una relación sentimental por parte de su mujer, ya que Rocío, la mejor amiga de Maje (esposa de Antonio), terminó confesando en su declaración que Maje se veía desde mayo con un chico llamado José a espaldas de su marido”.
El desliz de Rocío obligó a Maje a contactar con la Policía Nacional para soltar una bomba seis días después de la muerte de su esposo: “Manifiesta que quiere ampliar su anterior declaración porque hubo hubo algunas cosas que considera relevantes que no contó por vergüenza”.
Lista de amantes incompleta
La escultural enfermera, natural de Novelda, explicó a los investigadores que mantuvo dos aventuras durante su relación con Antonio. Dijo una verdad a medias. Maje omitió a su tercer amante: Salva, su compañero de trabajo en el Hospital Casa de Salud y que era el supuesto autor del asesinato. Tampoco mencionó que tras enviudar se echó un rollete en Barcelona: Sergio, un Mosso d´Esquadra buenorro.
En la ampliación de la decaración de Maje solo dejó constancia de Tomás: un fisioterapeuta al que conoció en marzo de 2016 y de cuyo affaire se enteró Antonio un mes antes de la boda. De hecho, el enlace previsto el 3 de septiembre de 2016 casi se suspende. La joven también detalló a los policías que nueve meses después de casarse cometió otra infidelidad: en mayo de 2017, en una discoteca de Valencia, se lió con José, un atractivo publicista, de 38 años. Los policías se quedaron ojipláticos.

Salva era un hombre felizmente casado y tiene una hija de 19 años.

Salva era un hombre felizmente casado y tiene una hija de 19 años.

Esa declaración dilapidó la coartada de Maje de la noche previa al crimen porque confesó que no tenía turno nocturno en el Hospital Casa de Salud, próximo al estadio de Mestalla, sino que pasó la velada con su amante publicista: “No trabajé antes de los hechos, en realidad la noche del martes 15 la pasé en casa de José”.
Los investigadores solicitaron al juzgado intervenir los móviles de la joven viuda, de 27 años, y de sus amantes: José y Tomás. La Policía Nacional ya no se creía la versión que la enfermera ofreció de que su matrimonio era un tormento fruto del carácter controlador del ingeniero. Todo lo contrario: los testimonios recabados apuntaban a que Antonio, de 36 años, era una persona agradable y simpática que en sus días libres solía ir a Novelda a ver a su familia, a disfrutar de los Moros y Cristianos y de los amigos que conservababa de su paso por el Colegio Padres Reparadores.
“No parece muy razonable que un hombre celoso y posesivo se marche solo los fines de semana a Novelda y deje a su mujer en Valencia, y más después de pillarla en dos ocasiones que sepamos en infidelidades. En vista de todo ello, es evidente que Maje, la mujer de Antonio, ha caído en graves contradicciones y ha mentido en sus dos declaraciones y solo ha confesado su relación con José y Tomás cuando se ha enterado de que este Grupo de Homicidios ya era conocedor de, al menos, la segunda [por el testimonio de Rocío]”, tal y como reflexionan los investigadores dando por sentado que la víctima mortal no tenía trapos sucios.
“Antonio llevaba una vida normal, sin enemigos, sin deudas, lo cual deja como móvil más probable de su muerte las infidelidades de su mujer”. Para mayor abundamiento en esa teoría durante el rastreo del móvil de Antonio, a los agentes les llamó la ateción un mensaje que envió a su esposa el 4 de junio, justo dos meses antes de morir, en el que el ingeniero le reprochaba a Maje haber sufrido un presunto episodio de violencia doméstica: “No quiero a nadie que me ponga la mano encima. Por ahí no paso”.
Euforia en el luto
Los pinchazos de los móviles acrecentaron las sospechas sobre esta viuda de físico despampanante y cuyas curvas estaban más cinceladas si cabe en sesiones de CrossFit. “De las escuchas del teléfono cuya usuaria es María Jesús Moreno Cantó, Maje, se desprende que la muerte de Antonio es una liberación. En muchas de las conversaciones que mantiene con su amiga Rocío es explícita al respecto. Con Rocío es con la única persona con la que muestra su verdadero estado de ánimo, siendo este un estado cercano a la euforia por la libertad recién recuperada. En numerosas ocasiones alude a que en este momento quiere vivir la vida y mucha fiesta”. Tanto es así que en pleno luto Maje se marchó de fin de semana a Denia con José y después con su inseparable Rocío también quemó la noche barcelonesa donde fue infiel al publicista desfogándose en un baño con Sergio, un Mosso d´Esquadra.
En cada conversación los investigadores confirmaban el perfil calculador de Maje: su voz cambiaba de registro en función de la persona que le telefonease. “De la misma manera, se puede observar del estudio de las escuchas, que María Jesús Moreno es una persona acostumbrada a mentir con suma facilidad y a manipular a los demás. Recibe llamadas de amistades que no están al tanto de su doble vida, en las que aparece absolutamente compungida y desconsolada, para acto seguido recibir llamadas de su amiga Rocío, de su amante José, o de Sergio, el chico con el que ha tenido relaciones el fin de semana que estuvo en Barcelona y aperece como una persona alegre y feliz”.
El cadáver de Antonio fue localizado en el suelo, en la plaza de garaje anterior a la suya.

El cadáver de Antonio fue localizado en el suelo, en la plaza de garaje anterior a la suya.
La felicidad por su nueva vida era tan grande que a los dos meses de perder a su esposo ya planeaba tener hijos con su novio publicista —José— y comprar una vivienda en una nueva promoción inmobiliaria próxima al Barrio de Nazareth de la capital del Turia. Todos los planes de esta viuda alegre quedaban grabados en las minuciosas transcripciones de las escuchas telefónicas.
“Evidentemente, la situación económica de Maje ha dado un giro para bien, según manifiesta en conversaciones con su madre, está de maravilla, cobrando una pensión de viudedad [1.100 euros] y arreglando el cobro de un seguro de accidentes de trabajo para Antonio con el que tiene pensado pagar parte del piso nuevo”.
Otro dato llamativo de la personalidad de Maje era la frialdad con la que se expresaba esta veinteañera de rostro dulce, pecho prominente y bonita melena. Prueba de ello es que hablando con su madre no tuvo reparos en comparar en la cama a su pareja y a su difunto marido. “En las conversaciones con su madre es habitual que critiquen a Antonio, según ellas no se llevaba bien con la familia de ella, no trataba bien a Maje y quería separarse, al conocer a José tenía claro que quería estar con él desde el primer momento, incluso los comparaba sexualmente, ridiculizando a Antonio e incluso manifestando a su madre lo bien dotado que está José y lo buen amante que es”.
La llamada clave
Mientras que la dicharachera enfermera no paraba de irse de farra y planear su futuro con su nuevo novio, su amante Salva se sentía cada vez más desplazado porque la relación entre ambos se había enfriado tras ejecutar presuntamente a Antonio. Este auxiliar de enfermería, de 47 años, entabló amistad con Maje en 2015 porque ambos trabajaban en el Hospital Casa de Salud. Ella era una veinteañera que a base de cartas cortejó a un hombre casado que casi le doblaba la edad. “Lo vi... allí estaba... sonriente, con los ojos brillantes desde el control de enfermería de la tercera planta. Pensé si esa sonrisa iba dedicada a mí o si tal vez ese chico (sí, ese que tanto me gusta por su fantástica forma de ser) iba repartiendo sonrisas por donde pasaba...”, tal y como refleja un extracto de esas misivas.
Con el paso del tiempo pasaron de cartearse dedicándose motes infantiles, como bruja o pollo, a mantener tórridos episodios de sexo oral que acabaron con la monótona vida de Salva: padre de una hija y casado desde hace más de dos décadas con otra trabajadora del mismo centro hospitalario. En solo unos meses, Salva empezó a plantearse el divorcio porque se enamoró perdidamente de Maje.
Extractos de las cartas que Maje le enviaba a su compañero de trabajo Salva.

Extractos de las cartas que Maje le enviaba a su compañero de trabajo Salva.
Hasta ese momento la Policía Nacional estaba centrada en las escuchas a Maje, a su exrollete Tomás, y a su novio el publicista: José. Homicidios no tuvo constancia del amante Salva hasta que la viuda le telefoneó para tantear cómo se encontraba. Ella temía que todo se fuera al traste porque le veía emocionalmente vulnerable.
“El miércoles 8 de noviembre la investigación da un vuelco. A las 10.27 horas se produjo una llamada de Maje a este hombre, Salvador Rodrigo Lapiedra, ‘Salva’, con una duración de seis minutos, de la que se deducían varias cosas, entre ellas que habían mantenido conversaciones previas por WhatsApp a las que aludían, y que Maje y Salva tenían una relación sentimental, además de una clara alusión a los hechos y a la investigación policial”.
El Grupo de Homicidios cantó bingo tras meses de duro trabajo porque en esa conversación, este auxiliar de enfermería le explicaba a la viuda que contactó con un amigo suyo de las Fuerzas de Seguridad para que le filtrase información sobre la evolución del caso: “A continuación Salva le cuenta a Maje que estamos investigando a Tomás, le pregunta si ella le dijo algo a la Policía Nacional y ella le confirma que sí y se queda tranquila y luego él le dice que también estamos investigando a un tal José, del cual se ve que Salva no sabe nada. Ella le cuenta que es publicista y que también habló de él a la Policía. Salva se siente muy dolido porque su amigo le ha dicho que ella se va a ir de viaje a Italia con José. A partir de ahí se desarrolla una conversación en la que él le reprocha que está con otro hombre y que se vaya de viaje con él (José), que si él (Salva) ya no la hace feliz...”.
Maje frena el ataque de cuernos de Salva quedando con él en una cafetería de la calle Jesús de Valencia. El encuentro es inmortalizado con fotos tomadas por los investigadores. Los agentes cada vez tienen más indicios de la supuesta participación de ambos en el asesinato porque verifican que del 1 de mayo al 18 de agosto Salva llamó veinte veces a Maje. Todos las comunicaciones se produjeron fuera del horario de trabajo en el Hospital Casa de Salud. La siguiente prueba inculpatoria llegó el 22 de noviembre cuando descubrieron que ambos utilizaban un teléfono de seguridad. Ese terminal también fue pinchado por la Policía Nacional.
La Policía Nacional fotografió a Salva y a Maje en un encuentro que ambos mantuvieron en una cafetería de la calle Ángel de Valencia.

La Policía Nacional fotografió a Salva y a Maje en un encuentro que ambos mantuvieron en una cafetería de la calle Ángel de Valencia.







 

Vlad_Empalador

Será en Octubre
Registrado
24 Ene 2009
Mensajes
36.059
Puntuación de reacción
79.291
Ubicación
En el bunker
Un asesino 'pagafantas'
El Grupo de Homicidios dedica varios párrafos en el sumario al perfil del supuesto autor del asesinato porque no tiene nada que ver con la lista de amantes que conocen de Maje. “Llama la atención que Salva no responde al mismo perfil que el resto de amantes de Maje de los que tenemos conocimiento, Tomás, José Antonio y Sergi, todos chicos jóvenes, atléticos y atractivos, como ella. Maje es una mujer de solo 27 años con un físico muy atractivo y que se arregla mucho, y Salva tiene 47 años y es poco atractivo, para nada a primera vista el tipo de hombre que le gusta a ella”.
Salva era una persona un tanto infantil para rondar los cincuenta, cuyos pasatiempos eran los videojuegos, la naturaleza y fotografiar rincones emblemáticos de Valencia para luego colgar las imágenes en un blog. También regentaba una tienda de artículos de buceo con un socio. En la práctica se comportaba como un pagafantas con Maje: lo mismo ejercía de taxista llevándola en moto a dónde ella quisiera, que se encargaba de enviarle paquetes, se ofrecía para hacerle trámites en Hacienda, iba a casa de la viuda para abrir a los técnicos y supervisar el arreglo de un calentador, le hizo un seguro de vida, acudía a la estación de tren a recoger a la madre de la enfermera...
Ella no le hacía ascos a la predisposición servil de su amante maduro mientras aprovechaba para narrarle las presuntas disputas que mantenía con su marido: el odioso Antonio. Ese dato lo expone el fiscal Vicente Devesa en su escrito de calificación provisional apuntando a que la enfermera supuestamente le hizo tal lavado de cerebro a Salvador que este se quitó de en medio al marido: “En distintos encuentros que mantuvieron desde finales de 2016 y durante los primeros meses de 2017, la acusada [Maje] hizo partícipe al acusado [Salva] de graves problemas que decía tener con su esposo [Antonio], incluyendo episodios de violencia. Estas confidencias acabaron convenciendo al acusado de la necesidad de proteger a la acusada de su marido, a quien ni siquiera conocía personalmente”.
Distintos roles en la relación
Los policías analizaron los roles que mantenían Salva y Maje en la relación atendiendo a las escuchas telefónicas. Los galones los llevaba la enfermera: “En cuanto a la conversación, él tiene en todo momento una actitud sumisa y dócil hacia ella, casi suplicante, durante gran parte de la conversación está sollozando, mientras ella se muestra más dominante y fría”. Tales datos llevaron a los investigadores a concluir que la pareja de amantes era la autora de la truculenta muerte del ingeniero, de 36 años, incluso determinaron el papel que presuntamente desempeñó cada uno en el asesinato.
“De lo anteriormente expuesto se deducía que, tanto Maje, esposa del fallecido, como Salva, estaban implicados en el asesinato de Antonio. Teniendo en cuenta lo expuesto en el párrafo anterior y la principal hipótesis de trabajo que trataría de un asesinato alevoso y premeditado, todo apunta a que Maje podría haber utilizado su relación sentimental/sexual con Salva para implicarlo en el asesinato de su marido”. Todo cobraba sentido: como por ejemplo los mensajes de WhatsApp que Maje envió a Antonio tanto la noche previa a su asesinato como el día de autos. Eran una coartada.
21.36 horas del 15 de agosto: "Puxi. Ya estoy en el hospital. Goza esa empanada hecha con amor".
En apariencia Maje informaba cariñosamente a Antonio de que había llegado al hospital para cubrir su turno nocturno, pero en realidad estaba en casa del publicista para el que preparó la citada empanada porque a su esposo solo le dejó una parte. “Como ya se explicó anteriormente, Maje mintió a su marido y el día 15 no trabajaba, sino que pasó la noche en casa de José: su amante. Es más que probable que Maje ya preparase el asesinato para la mañana siguiente, el 16 de agosto, así se aseguraba de no estar la noche anterior, ni esa mañana en casa, ya que trabajaba en la residencia de las Teresianas la mañana del día 16 y se aseguraba, además, de que Antonio metiera su coche de empresa en el garaje y cuando bajara por la mañana a por él le esperaría el asesino”.
La noche anterior al asesinato, Maje, le envío un WhatsApp informándole de que ya había llegado al Hospital La Salud de Valencia para hacer un turno nocturno, pero en realidad estaba en la casa de su amante, José.

La noche anterior al asesinato, Maje, le envío un WhatsApp informándole de que ya había llegado al Hospital La Salud de Valencia para hacer un turno nocturno, pero en realidad estaba en la casa de su amante, José.
También cobraban sentido los mensajes vía WhatsApp que la enfermera le mandó al ingeniero a lo largo de la mañana del miércoles 16 de agosto, el día del crimen. Maje quería comprobar supuestamente que Antonio no estaba vivo y apuntalar su coartada mostrando preocupación porque no sabía nada de su esposo. El contenido del breve wasapeo era tremendamente irónico si se tiene en cuenta que ella trataba de contactar con su marido horas después de haber sido cosido a puñaladas en el garaje a manos, supuestamente, de su amante.
10.48 horas del 16 de agosto, día de la muerte de Antonio, Maje le escribe: Cari. ¿Cómo vas?
12:07 horas del 16 de agosto. Maje vuelve a escribir al difunto Antonio: Madre mía debes ir de culo.
15.14 horas del 16 de agosto. Maje insiste en guasapear al difunto Antonio: ¿Nene?
El engaño del detenido
Llegados a ese punto solo había que ponerle el lazo a la investigación: hacía falta una confesión para detenerlos. El Grupo de Homicidios la consiguió a través de la familia del difunto aprovechando el enfrentamiento que Maje mantenía con ellos por la herencia. El señuelo policial consistía en hacerle saber a la viuda que ya tenían al asesino de Antonio. El 28 de diciembre de 2017, Maje se reunió con su cuñado, Vicente, para arreglar el reparto del piso que se compró con su marido en la calle Calamocha y la cuenta bancaria que tenían en común. Tras el encuentro la enfermera telefoneó al auxiliar y durante la conversación sirvieron sus cabezas en bandeja de plata a la Policía Nacional.
“En el curso de la investigación le dice a Salva que Vicente ha hablado con el Grupo de Homicidios y que le han dicho que el caso estaba muy avanzado y que sabían quién era el responsable del asesinato. Ello da lugar a una conversación en la que Salva habla claramente del asesinato reconociendo que es el autor y le insiste a ella que no se preocupe que no va a pasar nada, incluso hay un momento en el que Maje se ríe pensando que la policía va a “endosarle” el asesinato a alguien con antecedentes que viva por la zona. Salva está muy tranquilo pensando que la policía solo tiene un “chivo expiatorio” porque no tiene nada, que no puede haber huellas ni nada y solo así van a cerrar el caso”. Y vaya si se cerró: el 10 de enero de 2018 fueron arrestados la Viuda Negra y el pagafantas.
Maje y su marido, Antonio.

Maje y su marido, Antonio.
“Evidentemente el móvil del crimen es distinto para cada uno de los autores, mientras que Salva ha actuado por motivos sentimentales, movido por un amor obsesivo por Maje y con la esperanza de que ella pudiera ser libre para comenzar una vida juntos, Maje ha actuado por motivos principalmente económicos, además de personales, ya que se ha liberado del matrimonio con Antonio, al que no quería, para mejorar ostensiblemente su posición económica con la libertad que tanto ansiaba”, según concluyó el Grupo de Homicidios. A partir de esta semana, la última palabra sobre el caso Maje la tendrán los miembros del jurado y la Audiencia Provincial de Valencia.
 

TIESTO4EVER

Madmaxista
Registrado
20 Nov 2011
Mensajes
25.622
Puntuación de reacción
77.734
Ubicación
Terra enxebre
Salva era un hombre felizmente casado y tiene una hija de 19 años.

Ahí a tope con el humor negro.

Si fuera un hombre felizmente casado, no se habría metido en este berenjenal de mamadas furtivas en el almacén del hospital y asesinatos.
 

Vlad_Empalador

Será en Octubre
Registrado
24 Ene 2009
Mensajes
36.059
Puntuación de reacción
79.291
Ubicación
En el bunker
Salva era un hombre felizmente casado y tiene una hija de 19 años.

Ahí a tope con el humor negro.

Si fuera un hombre felizmente casado, no se habría metido en este berenjenal de mamadas furtivas en el almacén del hospital y asesinatos.
Pues la mujer tiene pinta de ser atractiva

 

Gurney

Honorable miembro de la Sociedad de la Niebla
Registrado
22 Mar 2014
Mensajes
12.282
Puntuación de reacción
30.046
Fotitos nuevas de Maje, a pelito y sin condón.

Espero que vaya puesta muy de puta, jajaja
 

moncton

Será en Octubre
Registrado
3 Sep 2007
Mensajes
27.493
Puntuación de reacción
53.101
Ubicación
Perfida Albion
Como son los periodistas, describen al Salva como "amante" que si "torrida relacion"...

en realidad lo engatuso con besitos, algun pajote por ecima del pantalon y una mamadilla rapidita, el resto "prometer y prometer"

El sexo bueno lo reservaba para los cicladitos
 
  Es duro pedir pero más duro es robar
Por favor, permite que se muestren anuncios en burbuja.info y contribuirás a su supervivencia.