*Tema mítico* : Miles de jóvenes marroquies asaltan Ceuta , y se desata crisis diplomática entre Marruecos y España.

llabiegu

Madmaxista
Desde
11 Abr 2014
Mensajes
1.898
Reputación
5.942
Lugar
Tamuning, 96913, Guam
Si Ceuta y Melilla entran en Schengen será un tiro en el pie del sultan en toda regla. Ceuta y Melilla se desarrollarían exponencialmente mucho más como islas económicas europeas en el norte de áfrica que como ciudades insertadas en el comercio contrabandistico tercermundista actual.


España baraja pedir visado a todos los marroquíes para entrar en Ceuta y Melilla
Los controles Schengen pasarían del puerto y aeropuerto a la frontera terrestre con Marruecos
Largas colas para solicitar asilo en Ceuta en una imagen de archivo.
Largas colas para solicitar asilo en Ceuta en una imagen de archivo.joaquín sánchez


Miguel González|Francisco Peregil
Madrid - 10 jun 2021 - 21:39 CEST
El Gobierno español está estudiando renunciar al “régimen especial” que tienen Ceuta y Melilla en Schengen, el espacio europeo sin fronteras, lo que significaría que los vecinos de las wilayas (provincias) marroquíes circundantes —Tetuán en el caso de la primera y Nador en el de la segunda— necesitarían visado para entrar en las dos plazas españolas del norte de África.
Lo ha adelantado este jueves el secretario de Estado para la Unión Europea del Ministerio de Asuntos Exteriores, Juan González Barba, de visita en Ceuta, donde ha revelado que el Gobierno “está considerando” la posibilidad de que “se suprima el régimen especial que, para las ciudades autónomas, dispuso España cuando ingresó en Schengen”.
En la práctica, eso supondría que los controles de pasaportes que actualmente se aplican en el helipuerto y el puerto de Ceuta (y en el aeropuerto y el puerto de Melilla) pasarían a estar en la frontera terrestre con Marruecos y que los habitantes de las zonas limítrofes necesitarían visado para entrar. Son varios miles de personas las que diariamente cruzaban desde Marruecos a Ceuta y Melilla para importar productos comprados en las dos ciudades españolas (las llamadas porteadoras), trabajar en el servicio doméstico o recibir atención sanitaria. Este trasiego humano se interrumpió drásticamente cuando, hace ya más de un año, Rabat cerró a cal y canto la frontera a causa de la pandemia.
Si España llevase el control Schengen a la frontera terrestre de las dos ciudades, los habitantes del entorno marroquí necesitarían visado para entrar, salvo que España y Marruecos llegasen a un acuerdo sobre tráfico menor transfronterizo que debería ser ratificado por la Comisión Europea.
En todo caso se trata, advierte González Barba, de “un asunto de enorme calado que precisa del máximo consenso tanto en la ciudad como entre las fuerzas políticas nacionales”. El alto cargo de Exteriores ha reconocido que los “gravísimos” acontecimientos del pasado 17 y 18 de mayo, cuando casi 10.000 entraron irregularmente en Ceuta en 48 horas, han llevado al Gobierno a plantearse dar este paso.
En realidad, España trata de adelantarse a las medidas que está aplicando unilateralmente Marruecos: el cierre de la aduana de Melilla en el verano de 2018, la erradicación del contrabando (denominado “comercio atípico”) o el cerrojazo a la frontera por la covid. “Si no quieren que Ceuta y Melilla se desarrollen como penínsulas, deberán hacerlo como islas”, señalan a EL PAÍS fuentes diplomáticas. No obstante, las mismas fuentes subrayan que la opción preferida por España sigue siendo la de apostar por una “zona de prosperidad compartida” en torno a las dos ciudades, aplicando el mismo modelo negociado con el Reino Unido para Gibraltar.
Plan especial
El Gobierno está preparando un plan especial para Ceuta y Melilla, que incluye la posibilidad de pedir la entrada de las dos ciudades autónomas en la Unión Aduanera de la UE y de revisar su Régimen Económico y Fiscal (REF) especial. Antes de que Rabat decretase en marzo de 2020 el cierre de fronteras terrestres con España a causa de la pandemia solía entrar en Ceuta y Melilla entre 5.000 y 6.000 personas, según estimaciones aproximadas obtenidas de trabajadores marroquíes y fuentes de la ciudad autónoma de Ceuta. Eran los llamados trabajadores transfronterizos: empleadas de hogar, albañiles, camareros, carpinteros… Todos ellos se vieron de la noche a la mañana sin empleo y se manifestaron en varias ocasiones para reclamar la apertura de fronteras.
Además de los transfronterizos, alrededor de la frontera vivían miles de personas del “comercio atípico”. La Cámara de Comercio Americana en Marruecos, entidad que agrupa a varias multinacionales de Estados Unidos calculó en un informe de 2002 que el contrabando con Ceuta y Melilla de Marruecos empleaba de forma directa a 45.000 personas, de forma indirecta a 400.000 y movía un volumen de 1.500 millones de euros. Por su parte, las autoridades marroquíes calculaban en 2003 que el contrabando a través de las dos ciudades generaban unas pérdidas de 1.500 millones de euros anuales y 450.000 empleos.
Un economista español que sigue de cerca los acontecimientos en Ceuta y Melilla y prefiere mantener el anonimato indica que si las autoridades españolas deciden incluir a ambas ciudades autónomas en el territorio Schengen y exigir visado para entrar a todos los marroquíes, las ventajas superarán a los inconvenientes: “En Ceuta, el contrabando ya está cerrado. La gente tendrá claro que lo que les interesa es tener las fronteras seguras. Y en Melilla, pueden tener más dudas porque aún existe el contrabando con Nador. Pero si Rabat ha decidido terminar con el contrabando con Ceuta también lo hará con Melilla”.
El secretario de Estado para la Unión Europea del Ministerio de Asuntos Exteriores, González Barba, y el secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública, Víctor Francos, se han reunido este jueves con el presidente de Ceuta, Juan Vivas, del PP, quien ha valorado el “compromiso” del Estado para sacar a Ceuta de su insostenible situación y darle un futuro “sólido”. Los dos altos cargos tienen previsto visitar este viernes Melilla donde también debatirán con sus autoridades la posibilidad de cambiar su “modelo económico”, para darle más estabilidad de cara al futuro.
 

jotace

Será en Octubre
Desde
13 Feb 2007
Mensajes
25.642
Reputación
67.725
El Parlamento Europeo condena (con 397 votos a favor) a Marruecos por el uso de menores en la crisis de Ceuta.


La resolución se ha aprobado con 397 votos a favor y 85 en contra

Bruselas (ECS).-
La presión de Rabat no ha impedido que el Parlamento Europeo se posicione de forma clara responsabilizando a Marruecos de la crisis migratoria de Ceuta. En una resolución pactada por los cuatro grandes grupos de la cámara se condena el uso que hizo Marruecos de la migración en general y de los menores en particular como instrumento de presión política contra España.



El documento “expresa su rechazo a la utilización por parte de Marruecos de los controles fronterizos y de la migración y en particular, de menores no acompañados, como medio para ejercer presión política contra un estado miembro de la Unión”. Se lamenta también que se haya puesto en peligro la vida y la seguridad de los menores y que haya supuesto una escalada en la crisis política y diplomática entre Marruecos y la Unión Europea. Es un texto pactado entre populares, socialistas, liberales y verdes.
El Parlamento Europeo aprobó por unanimidad (397 votos a favor) una resolución que condene a Marruecos por el uso de menores en la reciente crisis migratoria de Ceuta, denunciando “el uso de los controles fronterizos, la migración y los menores no acompañados” como “presión política” contra un estado miembro, en este caso España.
La resolución, impulsada por el partido español Ciudadanos, se votó tras el debate que tuvo lugar hasta las 16:40, hora Bruselas. En el mismo sentido, la UE remarca que Marruecos debe entablar conversaciones con España con ''un espíritu de diálogo.''
Condena unánime en la Eurocámara a lo que han denominado como "chantaje" de Marruecos en Ceuta con los menores migrantes. Los parlamentarios reafirman que no cambiarán su postura sobre el Sáhara pese a las presiones de Rabat.

Sobre el Sáhara Occidental, la Eurocámara sostiene que la presión de Rabat no le hará cambiar su posición sobre el Sáhara Occidental, que "se basa en el pleno respeto del derecho internacional de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y el proceso político dirigido por la ONU para lograr una solución negociada justa, duradera, pacífica y mutuamente aceptable por ambas partes".
¿Quiénes habrán sido los 85 hijosdeputa que votaron no?

¿Quizás la quinta columna islámica que ya tenemos en el parlamento europedo? ¿tantos hay ya?

Cria cuervos.
 

Entrambos mares

Madmaxista
Desde
15 Ene 2013
Mensajes
1.757
Reputación
1.049
Lugar
Ceuta

llabiegu

Madmaxista
Desde
11 Abr 2014
Mensajes
1.898
Reputación
5.942
Lugar
Tamuning, 96913, Guam
tic tac tic tac, el verdadero motivo de la salida de tono marroquí


Mohamed VI se encuentra ante un escenario que puede estar anunciando en su país un estallido social.





Por Salem Mohamed /ECS
Madrid (ECS).-
"Recordemos - escribe el autor de este artículo, que uno de los muchos factores que determinaron la ocupación del Sáhara Occidental en el 1975 por parte de Marruecos, fue la débil situación política en la que se encontraba el reinado de Hasan II …" ¿Se están reproduciendo ahora similares circunstancias a las de entonces?
En los últimos meses, los jóvenes saharauis han tomado las calles de los diferentes campamentos, rompiendo de esta forma el habitual silencio que caracteriza al desierto. Piden a gritos el recrudecimiento de la lucha armada y, consecuentemente, se muestran solidarios con las decisiones tomadas por la dirección del Frente Polisario de proclamar el Estado de Guerra.

Pero, ¿cuál es realmente la situación que se está produciendo en el norte africano y cuáles las posibilidades de que la evolución de los acontecimientos derive en un conflicto bélico interregional?
Para aclarar estos extremos, hemos condensado un artículo de Mohamed Salem, que fue publicado en línes anteriormente. En él se realiza un análisis geopolítico de la situación en el Magreb, se disecciona la delicada situación política por la que atraviesa Marruecos provocada, en parte, por la pandemia, así como las posibles implicaciones que puede acarrear un foco bélico en el área.
Mohamed VI se encuentra ahora mismo ante un escenario pre-candente de estallido social en el interior de su país, la onda expansiva de la pandemia ha pulverizado la economía marroquí, así como los ingresos generados por colonialismo, inmigración y tráfico de drogas. Éste último no computa en términos oficiales por circunstancias obvias, a pesar de que gran parte de la sociedad vive del mismo ya que posibilita un importante y fluido intercambio de capitales en el país norteafricano. Con los peores datos económicos del siglo, a saber:
- Contracción del PIB de un 6,2%,
- Caída del 20% de ventas
- Una devaluación del 5% de su moneda, y por si fuera poco, un rampante 27% de pobreza.
Todo apunta - según el autor - hacia una crisis que hará temblar los cimientos del trono de Mohamed VI.

Recordemos que uno de los muchos factores que determinaron la ocupación del Sáhara Occidental en el 1975 por Marruecos, fue la débil situación política en la que se encontraba el reinado de Hasan II, logrando sobrevivir a dos golpes de estado en el 1971 y 1972, por lo que recurrió a una guerra para afianzar el nacionalismo marroquí y consolidar su reinado, catalogado por muchos como una dictadura encubierta.
Teniendo presente estos datos, se hace evidente que Marruecos no soportará económicamente cargar con una guerra con el conveniente gasto de despliegue, logística y mantenimiento, por ello la opción que emerge de esta posición, si llega a materializarse, es que se opta por una estrategia suicida basada en quebrar su nación para sumir dos estados en una guerra de desgaste a largo plazo con el pretexto del nacionalismo.
Las desventajas que ofrece esta opción no son nada menores:
La primera es el agravamiento de la crisis económica y sanitaria que sufre Marruecos, así como el posterior desencadenamiento de crisis internas sociales, diplomáticas y políticas derivadas de la exigencia de sufragar simultáneamente el mantenimiento de su población de 36 millones de habitantes, de costear los gastos de una guerra prolongada así como de las subvenciones millonarias que nutren las zonas ocupadas del Sáhara Occidental.
La segunda y no menos desfavorable; es la desestabilización de toda la región norteafricana por la persistencia de un enfrentamiento armado que afecta a la seguridad y paz de la mencionada región, repercutiendo inmediatamente en las relaciones europeo-marroquíes, de las cuales depende el 70% del comercio exterior marroquí.
Por lo tanto, vemos como las dimensiones intercontinentales de una eventual guerra en el Sáhara Occidental contienen el peso suficiente para motivar la implicación decidida de países vecinos con intereses regionales, en aras de buscar una solución o evitar un conflicto bélico propiamente dicho que afecte la seguridad e intereses geoestratégicos nacionales. Prueba de ello es la intromisión de Mauritania como agente mediador, con suficiente peso en la estabilidad regional por su lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.
Concluimos pues, que Marruecos no iniciará una guerra total a menos que cuente con ayuda económica o material extranjera como en la década de los 80' durante la primera guerra y la posterior construcción del Muro de la Vergüenza.
Sin embargo, los últimos movimientos de tropas marroquíes nos ilustran acerca de qué es lo que intentan a partir del hecho de desplegar militares vestidos de civiles con el objetivo de confundir a la MINURSO. Se puede inferir que los marroquíes pueden decantarse por iniciar un enfrentamiento local delimitado a la zona de riesgo de El Guerguerat para evitar a toda costa la extensión del conflicto a toda la región del Sáhara Occidental.
La estrategia de Marruecos se basa en jugar con fuego pero derramando gasolina, acción bastante inservible ya que no han obtenido mayores cuotas de seguridad externa o interna, quizás todo lo contrario. El efecto resultante de este tipo de prácticas es recurrir al inicio de un desgaste diplomático con la ONU y con medio mundo, intentando buscar establecer lazos para afirmar la marroquinidad del Sáhara Occidental, como por ejemplo lo es el hecho de la apertura de consulados en El Aaiún ocupado, una operación diplomática carente de sentido y fundamento jurídico, ya que de los países que abrieron sus consulados, ninguno de ellos tiene ciudadanos residiendo en los territorios ocupados, y segundo que el Sáhara Occidental es un territorio reconocido por el derecho internacional como no autónomo y pendiente de descolonización, cuyo administrador es España, por lo tanto, los consulados en el Sáhara ocupado más allá de ser un símbolo de ostentación y vacilación marroquí. carecen de efectos jurídicos, legales y prácticos, cuya única utilidad es netamente propagandística para reafirmarse en una ficción ideológica sin base histórica.
Con este tipo de actitudes, queda demostrado que la táctica marroquí se basa en trasladar el centro de gravedad del conflicto saharaui a sus pérdidas/ganancias y no donde debe estar, que es en la soberanía e interés del pueblo saharaui. Desarmando consecuentemente su propia tesis de reclamar el Sáhara Occidental como parte de su integridad territorial y no por cuestiones de saqueo colonial. Aunque la incoherencia de dicho argumento emerge con mayor claridad cuando se conoce su propio trasfondo histórico, y es que sencillamente es una tesis nacional-expansionista (Gran Marruecos) propugnada por un partido político marroquí irónicamente llamado Istiqlal, ''independencia'' en árabe. Qué se podría esperar de un país que conmemora su propia independencia y la colonización de un país vecino como fiestas nacionales, y en el mismo mes.
No podemos predecir con exactitud el curso que tomará este evento, como tampoco podemos adelantarnos a los hechos, sin embargo lo que sí podemos confirmar taxativamente es que la brecha ilegal de El Guerguerat se clausurará para siempre.
 
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
417
Reputación
1.349
El Congreso de EE.UU. frena las promesas de Trump a Marruecos
Apoyo con fisuras
Los demócratas bloquean la apertura del consulado en el Sáhara y la venta de drones

La Vanguardia

Beatriz Navarro - Washington. Corresponsal - 13/06/2021 00:15

Sobre el papel, nada ha cambiado respecto a las promesas que Estados Unidos hizo a Marruecos durante la recta final del mandato de Donald Trump a cambio de la normalización de sus relaciones con Israel. Pero la realidad de puertas adentro es que el apoyo de Washington a Rabat tiene muchas más fisuras de las que puede parecer.
La comisión de Exteriores de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, mantiene bloqueadas desde hace varios meses dos iniciativas clave contenidas en el acuerdo por el que Marruecos vio súbitamente realizada su vieja aspiración del reconocimiento de su soberanía sobre el Sáhara Occidental: la apertura de un consulado estadounidense en el disputado territorio, subordinado a Rabat, y la venta de drones armados MQ-9B al reino alauí, según han confirmado a La Vanguardia fuentes del Congreso.
Biden no ha hecho nada para sortear el bloqueo, aparcando las intenciones del anterior presidente
A pesar del apoyo general del Capitolio a los acuerdos de Abraham impulsados por Trump entre Israel y diferentes países árabes, el carácter transaccional de muchos de estos pactos, acompañados a menudo de ventas de armas, causó inquietud desde el primer momento entre los legisladores. Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, ese malestar se tradujo en acciones concretas en el caso de Marruecos para tratar de mitigar sus consecuencias.
La apertura de un consulado de EE.UU. en Dakhla, en el Sáhara Occidental, equivaldría a la realización práctica de su reconocimiento a la soberanía marroquí y echar por tierra las aspiraciones de los saharauis de alcanzar una solución negociada en el marco de las Naciones Unidas. A finales de diciembre, el embajador de EE.UU., David Fisher, visitó el puerto de Dakhla, situado 1.440 kilómetros al sur de Rabat, para inaugurar una oficina diplomática virtual en la ciudad y anunciar el comienzo de los trámites para construir su versión física.

EE.UU. enfría su apoyo a Marruecos en vísperas del encuentro Biden-Sánchez
Jaume Masdeu y Beatriz Navarro
La comisión de Exteriores del Congreso, sin embargo, duda de la necesidad de ese consulado en un lugar de tan escasa actividad y sospecha que su solo cometido sería el de existir y confirmar la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. El bloqueo implica que, legalmente, el Departamento de Estado no puede tomar decisiones financieras ni operacionales para seguir adelante con el plan. Lo mismo ocurre con la promesa de Trump al rey Mohamed VI de venderle drones MQ-9B, una tecnología muy avanzada y letal que no creen que deba facilitarse ahora mismo a Marruecos.

El bloqueo de estas iniciativas en el Congreso no había salido a la luz hasta ahora, pero lo cierto es que llevan casi cinco meses paralizadas sin que el Departamento de Estado haya dado pasos para tratar de sortearlo o negociar un compromiso con los congresistas. Los demócratas se sienten cómodos con esta situación pero algunos reclaman que se distancie de forma más clara de esos pactos. En febrero, 27 senadores escribieron una carta al presidente Biden en la que le piden explícitamente que revoquen el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara. Entre los firmantes había no solo demócratas sino también republicanos.

El Departamento de Estado expresó esta semana su incomodidad con la percepción de que existe continuidad respecto a las políticas de la anterior administración en la región del Magreb y Oriente Medio en general. Existen “algunas diferencias importantes y muy profundas”, dijo su portavoz, Ned Price, a preguntas de este diario. En estos momentos, se están produciendo “consultas privadas entre las partes sobre cómo frenar la violencia y llegar a a una solución duradera”, señaló.

La insistencia en una solución negociada entre las partes supone, en la práctica, desmarcarse de la proclamación de Trump, un giro histórico en la posición de EE.UU. que no obstante ningún otro país del mundo siguió. La comisión de Exteriores de la Cámara de Representantes del Congreso ha pedido al Departamento de Estado que le informe antes de julio sobre la marcha de los contactos en el marco de las Naciones Unidas para reactivar las negociaciones. “Existe preocupación por el impacto de las políticas de Donald Trump y estamos activamente implicados con el presidente Joe Biden de cara a próximos pasos”, dicen a La Vanguardia fuentes del Congreso.