Ver Mensaje Individual
  #9  
Antiguo 20-oct-2008, 22:42
Viernes_negro Viernes_negro está desconectado
Grandísimo Gurú burbujista
 
Fecha de Ingreso: 11-agosto-2007
Mensajes: 3.471
Gracias: 2.697
2.166 Agradecimientos de 869 mensajes
Iniciado por Juez Holden Ver Mensaje
Discrepo, la República cayó ella solita (un poco empujada, eso sí, por César) ahogada en su propia burocracia, en el ineficaz y corrupto senado, en luchas internas por un puesto en una Roma que necesitaba espacio vital y estaba a punto de conseguirlo. Nuestra situación es la contraria, tenemos todo el espacio vital necesario, teóricamente el mejor sistema político de la historia y los medios para poder ser lo que queramos ser, y sin embargo estamos agotados, desmoralizados y nos hundimos suavemente, como los últimos romanos, que ya no eran tales sino bárbaros.

Error, la República cayó con el suficiente espacio vital y lo justifica el principado de Augusto, en el que se abandonó casi todo el afán expansionista que amenazaba con estirar tanto el imperio como para destruirlo.

La gilipollez supina de Varo y la muerte del hermano de Tiberio antes de asegurar el Vístula y el Dniester como frontera lógica con los bárbaros hizo que Augusto decidiera que era mejor una paz romana controlando las fronteras, ya que el coste de perder más legiones podía ser fatal para el equilibrio de todo el incipiente imperio.

Para mí las dos caídas se basan en la "ley de la frontera" y coincido en que se ha estado demasiado tiempo huyendo hacia delante, como pasó con las ansias expansionistas de Julio César, que no eran más que una manera de exportar los problemas financieros romanos a través de guerras de conquista. La burocracia imperial era tan dañina o más que la republicana, ya he hecho constar el ejemplo del insaciable Varo, capaz de unir a las más variopintas tribus germanas que siempre habían estado en guerra entre ellas, para echar al invasor romano sin piedad.

No olvides una cosa, el imperio se destruyó a si mismo, ya que muchas veces ocurrió lo peor para todos. Eso sin olvidar que tuvieron que soportar a pusilánimes como Claudio, gilipollas como Nerón, conspiranoicos como Domiciano, e iluminados como Marco Aurelio (me da igual lo que digan en Gladiator), capaz de una gran disertación filosófica, y al mismo tiempo tan tonto como para erigir a su esposa un templo a la fidelidad, siendo la más puta del imperio, o bien legar el imperio a su menguado hijo, capaz de convertir un legado imperial en un montón de estiercol. El imperio acabó con Comodo, y hasta los libros de historia no lo consideran uno de los Antoninos.

Otra cosa, siento el desorden, Julio César fue un gran gestor y ya Cicerón le hacía la pelota a Pompeyo con una idea aproximada de lo que era el princeps como general supremo y encargado de las relaciones exteriores, por lo que eran conscientes de que Roma era demasiado grande para un senado. Julio César, que captó la idea de Cicerón (no quería ser rey como le reprochaban), para mí fue un visionario que intentó que las provincias estuvieran representadas en el senado. Apoyo la idea de que una provincia tan próspera como Hispania tuviera representación en Roma, y no erró el tiro, con el tiempo, los Antoninos demostraron que el aprovechar esa sangre nueva podía haber sido muy positivo desde el primer momento.

En fin, un placer discutir contigo, me interesa mucho tu opinión, por eso te he soltado este tocho rápido y acelerado.


Responder Citando
Estos 3 usuarios dan las gracias a Viernes_negro por su mensaje: