Yo sin mi Maserati soy como un rumano sin acordeon...