Y el decapitador moro francés era... sí, de ¡¡extrema derecha!!