TERESA RODRIGUEZ (38): LA METAMORFOSIS

esNecesario

Himbersor
Registrado
1 Abr 2016
Mensajes
3.504
Puntuación de reacción
4.900
Es lo que tiene comer y cenar todos los días en los restaurantes más exquisitos a cuenta del presupuesto público.

Antes mucha vida nocturna, muchos porros y porras con los compañeros del partido mientras se iba popularizando..., y luego la buena vida, cenas..., comilonas..., "descansar" en el jardín del chalee tomando el sol...
 

Juanchufri

Himbersor
Registrado
14 Oct 2015
Mensajes
3.000
Puntuación de reacción
4.805
Se han puesto "fuertes", que diría mi abuela
Fuertecitos. Las abuelas no veían a nadie gordo, tan solo recio, fuerte, por eso te echaban siempre dos cucharadas más después de decir ya. Será la posguerra que las traumó a todas.
 
  • Zanx
Reacciones: INE

Honkytonk Man

Será en Octubre
Registrado
3 Jun 2010
Mensajes
15.021
Puntuación de reacción
53.138
Fuertecitos. Las abuelas no veían a nadie gordo, tan solo recio, fuerte, por eso te echaban siempre dos cucharadas más después de decir ya. Será la posguerra que las traumó a todas.
Dos cucharadas? Yo cada vez que iba en casa de mi abuela, que en gloria esté, comía para tres días. Qué puta pasada era aquello. A la buena mujer siempre le parecía que habías comido poco.

"Come más hijo, que os jóvenes de hoy no coméis ná".
 

Heptágono

Madmaxista
Registrado
13 Ago 2013
Mensajes
4.511
Puntuación de reacción
16.826
Dos cucharadas? Yo cada vez que iba en casa de mi abuela, que en gloria esté, comía para tess días. Qué puta pasada era aquello. A la buena mujer siempre le parecía que habías comido poco.
Es que el arte del ama de casa que desarrollaban nuestras abuelas y tan esencial e importante, se ha perdido. El cuidado del oikos, la limpieza, la ventilación, la cocina, así como la autoridad, todo con una pátina de reconfortante afecto hacia los tuyos. Era la base de una sociedad fuerte. Todo eso está caput, ahora las mujeres confunden el frigorífico con la lavadora y ni siquiera aportan valor añadido al mercado laboral, más bien todo lo contrario