"Te arranco el pescuezo, puta", seres de luz a bofetadas, insultos y tirando pañales en la cara en una residencia de ancianos en Madrid.