Crisis: Sánchez anticipa recortes al coche particular en su plan energético: "Tiene costes que la sociedad no puede soportar"

Spock

Madmaxista
Desde
13 Ene 2013
Mensajes
16.044
Reputación
30.388

Welcome to 2030. I own nothing, have no privacy, and life has never been better.
Bienvenido a 2030. No tengo nada, no tengo privacidad, y la vida nunca ha sido mejor.
Ida Auken, Miembro del Parlamento, Parlamento de Dinamarca (Folketinget)
Para obtener más información, vea ¿Qué pasa si la privacidad se convierte en un bien de lujo? sesión de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial 2017.

Bienvenido al año 2030. Bienvenido a mi ciudad, o debería decir "nuestra ciudad". No tengo nada. No tengo auto. No soy dueño de una casa. No tengo electrodomésticos ni ropa.

Puede parecer extraño, pero tiene mucho sentido para nosotros en esta ciudad. Todo lo que considerabas un producto, ahora se ha convertido en un servicio. Tenemos acceso a transporte, alojamiento, comida y todo lo que necesitamos en nuestra vida diaria. Una por una, todas estas cosas se volvieron gratuitas, por lo que terminó sin tener sentido para nosotros.

La primera comunicación se digitalizó y fue gratuita para todos. Luego, cuando la energía limpia se volvió libre, las cosas comenzaron a moverse rápidamente. El transporte bajó dramáticamente en precio. Ya no tenía sentido para nosotros poseer automóviles, porque podríamos llamar a un vehículo sin conductor o un automóvil volador para viajes más largos en cuestión de minutos. Comenzamos a transportarnos de una manera mucho más organizada y coordinada cuando el transporte público se volvió más fácil, más rápido y más conveniente que el automóvil. Ahora casi no puedo creer que hayamos aceptado la congestión y los atascos, sin mencionar la contaminación del aire de los motores de combustión. ¿Qué estábamos pensando?.

A veces uso mi bicicleta cuando voy a ver a algunos de mis amigos. Disfruto el ejercicio y el paseo. De alguna manera hace que el alma venga en el viaje. Es curioso cómo algunas cosas parecen nunca perder su entusiasmo: caminar, andar en bicicleta, cocinar, dibujar y cultivar plantas. Tiene mucho sentido y nos recuerda cómo nuestra cultura surgió de una relación cercana con la naturaleza.

"Los problemas ambientales parecen estar muy lejos".

En nuestra ciudad no pagamos ningún alquiler, porque alguien más está utilizando nuestro espacio gratuito cuando no lo necesitamos. Mi sala de estar se usa para reuniones de negocios cuando no estoy allí.

De vez en cuando, elegiré cocinar para mí. Es fácil: el equipo de cocina necesario se entrega en mi puerta en cuestión de minutos. Como el transporte se hizo gratuito, dejamos de tener todas esas cosas en nuestro hogar. ¿Por qué tener una máquina para hacer pasta y una cocina de crepes metida en nuestros armarios? Podemos ordenarlos cuando los necesitemos.

Esto también facilitó el avance de la economía circular. Cuando los productos se convierten en servicios, nadie tiene interés en cosas con una vida útil corta. Todo está diseñado para durabilidad, reparabilidad y reciclabilidad. Los materiales fluyen más rápidamente en nuestra economía y pueden transformarse en nuevos productos con bastante facilidad. Los problemas ambientales parecen estar muy lejos, ya que solo usamos energía limpia y métodos de producción limpios. El aire está limpio, el agua está limpia y nadie se atrevería a tocar las áreas protegidas de la naturaleza porque constituyen un gran valor para nuestro bienestar. En las ciudades tenemos mucho espacio verde y plantas y árboles por todas partes. Todavía no entiendo por qué en el pasado llenamos todos los lugares libres de la ciudad con concreto.


ESTE HOMBRE HABLA DEL FUTURO (IA) y DA MIEDO.
La muerte de las compras.

¿Compras? Realmente no puedo recordar qué es eso. Para la mayoría de nosotros, se ha convertido en elegir cosas para usar. A veces me parece divertido, y a veces solo quiero que el algoritmo lo haga por mí. Conoce mi gusto mejor que yo ahora.

Cuando la IA y los robots se hicieron cargo de gran parte de nuestro trabajo, de repente tuvimos tiempo de comer bien, dormir bien y pasar tiempo con otras personas. El concepto de hora punta ya no tiene sentido, ya que el trabajo que hacemos se puede hacer en cualquier momento. Realmente no sé si lo llamaría trabajar más. Es más como tiempo de pensar, tiempo de creación y tiempo de desarrollo.
Durante un tiempo, todo se convirtió en entretenimiento y la gente no quería molestarse con problemas difíciles. Fue solo en el último minuto que descubrimos cómo usar todas estas nuevas tecnologías para mejores propósitos que simplemente matar el tiempo.

"Viven diferentes tipos de vida fuera de la ciudad"

Mi mayor preocupación es toda la gente que no vive en nuestra ciudad. Los que perdimos en el camino. Los que decidieron que se volvió demasiado, toda esta tecnología. Aquellos que se sentían obsoletos e inútiles cuando los robots y la IA se hicieron cargo de gran parte de nuestros trabajos. Los que se enojaron con el sistema político y se volvieron contra él. Viven diferentes tipos de vida fuera de la ciudad. Algunos han formado pequeñas comunidades de autoabastecimiento. Otros simplemente se quedaron en las casas vacías y abandonadas en pequeños pueblos del siglo XIX.

De vez en cuando me molesta el hecho de que no tengo privacidad real. No a dónde puedo ir y no estar registrado. Sé que, en algún lugar, se graba todo lo que hago, pienso y sueño. Solo espero que nadie lo use contra mí.

Con todo, es una buena vida. Mucho mejor que el camino en el que estábamos, donde quedó tan claro que no podíamos continuar con el mismo modelo de crecimiento. Tuvimos que pasar todas estas cosas terribles: enfermedades del estilo de vida, cambio climático, crisis de refugiados, degradación ambiental, ciudades completamente congestionadas, contaminación del agua, contaminación del aire, disturbios sociales y desempleo. Perdimos demasiadas personas antes de darnos cuenta de que podíamos hacer las cosas de manera diferente.

Nota del autor: Algunas personas han leído este blog como mi utopía o sueño del futuro. No lo es. Es un escenario que muestra hacia dónde podríamos dirigirnos, para bien o para mal. Escribí este artículo para comenzar una discusión sobre algunos de los pros y los contras del desarrollo tecnológico actual. Cuando tratamos con el futuro, no es suficiente trabajar con informes. Deberíamos comenzar las discusiones de muchas maneras nuevas. Esta es la intención con esta pieza.


 

Hanselcat

Madmaxista
Desde
6 Dic 2011
Mensajes
1.724
Reputación
3.464
Sánchez quiere que el coche deje de ser un bien deseado para ser oficialmente indeseable y "que la sociedad no puede soportar".


Pedro Sánchez no sólo ha usado su decreto de recortes de la energía para restringir el libre uso de la luz eléctrica y el gas natural por parte de las tiendas, las empresas y los particulares. También lo ha utilizado para plasmar su fobias y para anticipar focos en los que la actividad punitiva del Gobierno continuará adelante para gusto de los ecologistas más radicales. Así, el presidente adelanta un duro futuro para el coche particular porque, según su decreto, "tiene costes externos que la sociedad no puede soportar".

El decreto de recortes energéticos de Pedro Sánchez no parece ser el último en la lucha contra el coche privado y su uso estrictamente libre y particular. El texto del Gobierno desarrolla una serie de definiciones sobre los vehículos de uso privado que anticipan toda una lucha para sustituirlo por el transporte público, especialmente en el caso de familias o personas que no puedan asumir el incremento de costes derivados del uso de un bien, hasta hace muy poco, plenamente generalizado en todas las capas sociales.

El capítulo III del decretazo de Sánchez "incluye medidas de fomento del transporte público colectivo y de aseguramiento de la movilidad cotidiana obligada", como señala el texto.


Y allí se explica que "el aumento de los costes de los combustibles tiene un impacto muy notable en la capacidad de los ciudadanos para poder asumir el coste del transporte asociado a la movilidad cotidiana obligada, por motivos esencialmente de trabajo, pero también de atención familiar, o servicios esenciales como atención médica". La mitad de esos costes son exclusivamente fiscales y cobrados y exigidos por la Administración. Pero ese pequeño detalle a Sánchez no parece importarle y señala que "la persistencia de esta situación puede derivar en una incapacidad para poder dar salida a esta movilidad cotidiana obligada por vehículo particular". Es más, Sánchez no parece estar demasiado molesto por esta elevación de costes en el uso de los coches particulares. Y es que el presidente afirma que el coche es "un medio que, por otro lado, tiene asociados una serie de costes externos muy elevados que tampoco la sociedad actual puede soportar". A partir de ahí, lo lógico sería que Sánchez impulsara una profunda y urgente rebaja de los impuestos que multiplican por dos el coste del depósito de combustible de cada coche particular. Pero nada de eso pasa por la cabeza del presidente.

Para él, sólo "es necesario reforzar las medidas establecidas en el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio, dando un nuevo un impulso al transporte público colectivo, aumentando las ayudas al ciudadano, para contribuir a fomentar el cambio a un medio de transporte más seguro, fiable, cómodo, económico y sostenible que el vehículo particular". Porque Sánchez no cree que el ciudadano deba poder elegir entre transporte público y privado, sino que sólo se debe "reducir el coste del transporte obligado de movilidad cotidiana al ciudadano en una coyuntura extraordinaria". Aunque sea teniendo que prescindir de un bien considerado hasta hoy en día como plenamente normal y habitual.


Con el prometido progreso de Sánchez, el coche ha dejado de ser un bien deseado para ser oficialmente indeseable y "que la sociedad no puede soportar".

"En este sentido, cabe destacar que el artículo 7 modifica el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio, que estableció reducciones transitorias del 50% en determinados títulos multiviaje, que ahora se incrementan hasta el 100% desde el 1 de septiembre de 2022 al 31 de diciembre de 2022 para los servicios de cada uno de los núcleos de Cercanías y Rodalies, así como para los servicios ferroviarios de Media distancia declarados como obligación de servicio público por las administraciones competentes", destaca el decretazo.

Y, para compensar los costes del combustible de los coches, nada profundo y relevante. Pedro Sánchez, de hecho, ha entrado como un elefante en una cacharrería con su decreto de recortes de luz y gas. Lo ha hecho regulando cortes de iluminación, de uso de aire acondicionado y de calefacción y, todo ello, afirmando falsedades. El presidente ha asegurado, por ejemplo, en su último decretazo que España está a salvo del riesgo de un corte de abastecimiento del gas que todos los ciudadanos y empresas necesitan para calefacción y para generar electricidad en las centrales de ciclo combinado. El presidente asegura que los recortes lo son por generosidad con la UE y para exportar a los países del norte de Europa gas.


Lo ha hecho reflejando en el decreto datos totalmente desfasados del año pasado sobre las compras de gas ruso: un 9% del total consumido en España. Y ocultando los datos oficiales actualizados del último mes de junio, donde se puede comprobar cómo Rusia es ya, por su culpa al haber permitido esa compras, el segundo proveedor de España con nada menos que el 24,4% del total tras haber multiplicado por cuatro las compras a Putin en pleno ataque a Ucrania, como ya ha publicado Libertad Digital.

Sánchez anticipa recortes al coche particular en su plan energético: "Tiene costes que la sociedad no puede soportar" - Libre Mercado

Poco después del anuncio del foro de Davos sobre no tener coche en propiedad y te van lanzando miguitas de pan después, sobre sus intenciones.
Van como locos. Tienen que cumplir sus agendas a toda marcha. Puto asco.
El final será prohibir la vida. Joder y la peña mirando a otro lado.
 

Penitenciagite!!

Madmaxista
Desde
7 Nov 2014
Mensajes
43.004
Reputación
66.064
Sánchez quiere que el coche deje de ser un bien deseado para ser oficialmente indeseable y "que la sociedad no puede soportar".


Pedro Sánchez no sólo ha usado su decreto de recortes de la energía para restringir el libre uso de la luz eléctrica y el gas natural por parte de las tiendas, las empresas y los particulares. También lo ha utilizado para plasmar su fobias y para anticipar focos en los que la actividad punitiva del Gobierno continuará adelante para gusto de los ecologistas más radicales. Así, el presidente adelanta un duro futuro para el coche particular porque, según su decreto, "tiene costes externos que la sociedad no puede soportar".

El decreto de recortes energéticos de Pedro Sánchez no parece ser el último en la lucha contra el coche privado y su uso estrictamente libre y particular. El texto del Gobierno desarrolla una serie de definiciones sobre los vehículos de uso privado que anticipan toda una lucha para sustituirlo por el transporte público, especialmente en el caso de familias o personas que no puedan asumir el incremento de costes derivados del uso de un bien, hasta hace muy poco, plenamente generalizado en todas las capas sociales.

El capítulo III del decretazo de Sánchez "incluye medidas de fomento del transporte público colectivo y de aseguramiento de la movilidad cotidiana obligada", como señala el texto.


Y allí se explica que "el aumento de los costes de los combustibles tiene un impacto muy notable en la capacidad de los ciudadanos para poder asumir el coste del transporte asociado a la movilidad cotidiana obligada, por motivos esencialmente de trabajo, pero también de atención familiar, o servicios esenciales como atención médica". La mitad de esos costes son exclusivamente fiscales y cobrados y exigidos por la Administración. Pero ese pequeño detalle a Sánchez no parece importarle y señala que "la persistencia de esta situación puede derivar en una incapacidad para poder dar salida a esta movilidad cotidiana obligada por vehículo particular". Es más, Sánchez no parece estar demasiado molesto por esta elevación de costes en el uso de los coches particulares. Y es que el presidente afirma que el coche es "un medio que, por otro lado, tiene asociados una serie de costes externos muy elevados que tampoco la sociedad actual puede soportar". A partir de ahí, lo lógico sería que Sánchez impulsara una profunda y urgente rebaja de los impuestos que multiplican por dos el coste del depósito de combustible de cada coche particular. Pero nada de eso pasa por la cabeza del presidente.

Para él, sólo "es necesario reforzar las medidas establecidas en el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio, dando un nuevo un impulso al transporte público colectivo, aumentando las ayudas al ciudadano, para contribuir a fomentar el cambio a un medio de transporte más seguro, fiable, cómodo, económico y sostenible que el vehículo particular". Porque Sánchez no cree que el ciudadano deba poder elegir entre transporte público y privado, sino que sólo se debe "reducir el coste del transporte obligado de movilidad cotidiana al ciudadano en una coyuntura extraordinaria". Aunque sea teniendo que prescindir de un bien considerado hasta hoy en día como plenamente normal y habitual.


Con el prometido progreso de Sánchez, el coche ha dejado de ser un bien deseado para ser oficialmente indeseable y "que la sociedad no puede soportar".

"En este sentido, cabe destacar que el artículo 7 modifica el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio, que estableció reducciones transitorias del 50% en determinados títulos multiviaje, que ahora se incrementan hasta el 100% desde el 1 de septiembre de 2022 al 31 de diciembre de 2022 para los servicios de cada uno de los núcleos de Cercanías y Rodalies, así como para los servicios ferroviarios de Media distancia declarados como obligación de servicio público por las administraciones competentes", destaca el decretazo.

Y, para compensar los costes del combustible de los coches, nada profundo y relevante. Pedro Sánchez, de hecho, ha entrado como un elefante en una cacharrería con su decreto de recortes de luz y gas. Lo ha hecho regulando cortes de iluminación, de uso de aire acondicionado y de calefacción y, todo ello, afirmando falsedades. El presidente ha asegurado, por ejemplo, en su último decretazo que España está a salvo del riesgo de un corte de abastecimiento del gas que todos los ciudadanos y empresas necesitan para calefacción y para generar electricidad en las centrales de ciclo combinado. El presidente asegura que los recortes lo son por generosidad con la UE y para exportar a los países del norte de Europa gas.


Lo ha hecho reflejando en el decreto datos totalmente desfasados del año pasado sobre las compras de gas ruso: un 9% del total consumido en España. Y ocultando los datos oficiales actualizados del último mes de junio, donde se puede comprobar cómo Rusia es ya, por su culpa al haber permitido esa compras, el segundo proveedor de España con nada menos que el 24,4% del total tras haber multiplicado por cuatro las compras a Putin en pleno ataque a Ucrania, como ya ha publicado Libertad Digital.

Sánchez anticipa recortes al coche particular en su plan energético: "Tiene costes que la sociedad no puede soportar" - Libre Mercado

Poco después del anuncio del foro de Davos sobre no tener coche en propiedad y te van lanzando miguitas de pan después, sobre sus intenciones.

Repetid conmigo CUÑAOS FOLLACOCHES:


ER PIJ-OIL NO EMSITEH, LOJ PITROLEO ZON ANTIBIOTICOH Y MU BUNDAMTEH!!!, AMTONIO TURIÉ EJ UM MENTIROZO GORDO FUNSIONARIO QUE NO ZABE NÁ, QUE TRABAJA PA LOJ MASONEH ROHO NUNUAKI DER NIUGÜOLDEEEER!!!
 
Última edición:

Max Kraven

Madmaxista
Desde
17 Oct 2013
Mensajes
2.401
Reputación
3.892
Sánchez quiere que el coche deje de ser un bien deseado para ser oficialmente indeseable y "que la sociedad no puede soportar".


Pedro Sánchez no sólo ha usado su decreto de recortes de la energía para restringir el libre uso de la luz eléctrica y el gas natural por parte de las tiendas, las empresas y los particulares. También lo ha utilizado para plasmar su fobias y para anticipar focos en los que la actividad punitiva del Gobierno continuará adelante para gusto de los ecologistas más radicales. Así, el presidente adelanta un duro futuro para el coche particular porque, según su decreto, "tiene costes externos que la sociedad no puede soportar".

El decreto de recortes energéticos de Pedro Sánchez no parece ser el último en la lucha contra el coche privado y su uso estrictamente libre y particular. El texto del Gobierno desarrolla una serie de definiciones sobre los vehículos de uso privado que anticipan toda una lucha para sustituirlo por el transporte público, especialmente en el caso de familias o personas que no puedan asumir el incremento de costes derivados del uso de un bien, hasta hace muy poco, plenamente generalizado en todas las capas sociales.

El capítulo III del decretazo de Sánchez "incluye medidas de fomento del transporte público colectivo y de aseguramiento de la movilidad cotidiana obligada", como señala el texto.


Y allí se explica que "el aumento de los costes de los combustibles tiene un impacto muy notable en la capacidad de los ciudadanos para poder asumir el coste del transporte asociado a la movilidad cotidiana obligada, por motivos esencialmente de trabajo, pero también de atención familiar, o servicios esenciales como atención médica". La mitad de esos costes son exclusivamente fiscales y cobrados y exigidos por la Administración. Pero ese pequeño detalle a Sánchez no parece importarle y señala que "la persistencia de esta situación puede derivar en una incapacidad para poder dar salida a esta movilidad cotidiana obligada por vehículo particular". Es más, Sánchez no parece estar demasiado molesto por esta elevación de costes en el uso de los coches particulares. Y es que el presidente afirma que el coche es "un medio que, por otro lado, tiene asociados una serie de costes externos muy elevados que tampoco la sociedad actual puede soportar". A partir de ahí, lo lógico sería que Sánchez impulsara una profunda y urgente rebaja de los impuestos que multiplican por dos el coste del depósito de combustible de cada coche particular. Pero nada de eso pasa por la cabeza del presidente.

Para él, sólo "es necesario reforzar las medidas establecidas en el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio, dando un nuevo un impulso al transporte público colectivo, aumentando las ayudas al ciudadano, para contribuir a fomentar el cambio a un medio de transporte más seguro, fiable, cómodo, económico y sostenible que el vehículo particular". Porque Sánchez no cree que el ciudadano deba poder elegir entre transporte público y privado, sino que sólo se debe "reducir el coste del transporte obligado de movilidad cotidiana al ciudadano en una coyuntura extraordinaria". Aunque sea teniendo que prescindir de un bien considerado hasta hoy en día como plenamente normal y habitual.


Con el prometido progreso de Sánchez, el coche ha dejado de ser un bien deseado para ser oficialmente indeseable y "que la sociedad no puede soportar".

"En este sentido, cabe destacar que el artículo 7 modifica el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio, que estableció reducciones transitorias del 50% en determinados títulos multiviaje, que ahora se incrementan hasta el 100% desde el 1 de septiembre de 2022 al 31 de diciembre de 2022 para los servicios de cada uno de los núcleos de Cercanías y Rodalies, así como para los servicios ferroviarios de Media distancia declarados como obligación de servicio público por las administraciones competentes", destaca el decretazo.

Y, para compensar los costes del combustible de los coches, nada profundo y relevante. Pedro Sánchez, de hecho, ha entrado como un elefante en una cacharrería con su decreto de recortes de luz y gas. Lo ha hecho regulando cortes de iluminación, de uso de aire acondicionado y de calefacción y, todo ello, afirmando falsedades. El presidente ha asegurado, por ejemplo, en su último decretazo que España está a salvo del riesgo de un corte de abastecimiento del gas que todos los ciudadanos y empresas necesitan para calefacción y para generar electricidad en las centrales de ciclo combinado. El presidente asegura que los recortes lo son por generosidad con la UE y para exportar a los países del norte de Europa gas.


Lo ha hecho reflejando en el decreto datos totalmente desfasados del año pasado sobre las compras de gas ruso: un 9% del total consumido en España. Y ocultando los datos oficiales actualizados del último mes de junio, donde se puede comprobar cómo Rusia es ya, por su culpa al haber permitido esa compras, el segundo proveedor de España con nada menos que el 24,4% del total tras haber multiplicado por cuatro las compras a Putin en pleno ataque a Ucrania, como ya ha publicado Libertad Digital.

Sánchez anticipa recortes al coche particular en su plan energético: "Tiene costes que la sociedad no puede soportar" - Libre Mercado

Poco después del anuncio del foro de Davos sobre no tener coche en propiedad y te van lanzando miguitas de pan después, sobre sus intenciones.
A ver, el mierda este, ¿cuando se va?. Tienes los días contados, pedazo de mierda, lo sabes tú y lo sabe tu begoño.

¿Te vas a cargar un mercado para la industria automovilística?
¿Te vas a cargar puestos de trabajo de cientos de miles de personas que mantienen familias en España que trabajan en la industria automovilística?.
¿Vas a privar del placer de conducir a los que nos gusta hacerlo?

Que ganas tengo de hacerte un chino, pero en versión hardcore.

Que hasta la guardia civil te dice que no tienes COJONES.

MARICÓN.