Qué pasaría si...

·TUERTO

Lonchafinista
Registrado
23 Abr 2020
Mensajes
96
Puntuación de reacción
215
Ubicación
El Puerto
[Una putilla de este foro de chivatos me «amenazó» al pedirme, casi obligarme, que yo no escribiera con libertad. Peeeeeerooooo, yo llevo escribiendo casi cuarenta años (y con libro publicado), y ninguna putilla me impide escribir, excepto si me mata. Estamos en ello, puta, esperando la muerte, en esta afeminada dictadura de plástico que toca mucho los cojones]


La vida te enseña, más pronto que tarde, que un psicópata (yo, por ejemplo) sólo le teme a otro psicópata. Es cierto. Mejor dicho, le teme a otro psicópata que lo somete. Mientras no lo someta, no hay obstáculo ni miedo. Recuerdo bien mi niñez. Mientras este presidente «español» jugaba con sus muñequitos, yo mataba gatos, rompía cristales a puñetazos y robaba botellas de vino (y alguna me tragaba). Empecé a robar en la guardería... Desde entonces, me he metido en mil líos, siendo por desgracia fichado, a los 19 años... Y después, todavía quise más marcha, pero tuve suerte, y no me pillaron... Nunca dudaría en darle su merecido a quien sea, si tengo soledad, tranquilidad, falta de testigos... Y no soy alguien que tenga necesidad de ello, pues pocos me hicieron un daño que yo considere importante... Y a esos pocos, los recuerdo perfectamente, y tengo mucha paciencia... En una dictadura, los que menos perdemos somos los psicópatas marginados desde niños... Estamos atentos a todo, somos librepensadores, ateos, escépticos, anarquistas, libertinos, iconoclastas, delincuentes, humoristas (Humor negro), cosmopolitas, no nos casamos con nada ni nadie... Nos adaptamos... hasta que nos tocan demasiado los cojones... Y entonces, ya no hay retorno... Ya no hay olvido... Queda grabado a fuego el daño, y se hará lo que se debe... Ahora, mañana o dentro de veinte años. Se hará. Es nuestro deporte. Un psicópata verdadero no teme a la muerte, teme el aburrimiento. Lo que hicimos de niños, eso vuelve siempre: como deseo, como inspiración, como sabiduría... Fui un niño delincuente, y no temo a un gobierno afeminado que necesita excusas (virus) para delinquir. Cuatro putas y un juez marica no me echan para atrás. Ni milicos que se creen bien pagados... Somos lo que fuimos de niños... No hay más, no hay instrucción, no hay arma que valga, no hay un dios que te protegerá... Si fuiste un mierda de niño, serás un mierda siempre. Pero ponte galones, y disimula...

Juan Carlos Arniz Sanz