Qué creéis que sucede tras la muerte?

Qué pensáis que sucede?

  • Nada

    Votos: 64 53,8%
  • Cielo o infierno (o punto de reunión)

    Votos: 34 28,6%
  • Reencarnación

    Votos: 30 25,2%

  • Total de votantes
    119

Al-Xuviani

Madmaxista
Desde
16 Ago 2015
Mensajes
4.674
Reputación
5.982
Eso de que "la persona desaparece" es cierto. Pero eso no significa que ese karma no seas tú, ese estado de meditación en el que alcanzaban un estado en el que no piensas nada.

Eso es lo que piensan que es tu verdadero yo, y que todo lo que le rodea (pensamientos, recuerdos, traumas) es solo ruido.
1.Mas acaece que muchos,aunque a menudo oigan el Evangelio, gustan poco de él,porque no tienen el espíritu de Cristo. El que quiera entender plenamente y saborear las palabras de Cristo, conviene que procure conformar con Él toda su vida.

2. ¿Qué te aprovecha disputar altas cosas de la Trinidad, si careces de humildad, por donde desagradas a la Trinidad? Por cierto, las palabras subidas no hacen santo ni justo; mas la virtuosa vida hace al hombre amable a Dios. Más deseo sentir la contrición que saber definirla. Si supieses toda 1a Biblia a la letra y los dichos de todos los filósofos, ¿qué te aprovecharía todo sin caridad y gracia de Dios? Vanidad de vanidades y todo vanidad (Eccl., l, 2), sino amar y servir solamente a Dios. Suma sabiduría es, por el desprecio del mundo, ir a los reinos celestiales.
 

cortoplacista

protolangosta
Desde
1 May 2009
Mensajes
12.921
Reputación
33.237
Lugar
Bouvet
Siempre que lo comento me abren los ojos espantados y tragan saliva, es tan obsceno que lo comento en privado disfrutando el momento de cerca.
 

Bulldozerbass

Madmaxista
Desde
12 Feb 2007
Mensajes
4.736
Reputación
11.961
Al morir, nuestra alma se separará de nuestro cuerpo. Se presentará ante Dios para recibir, de acuerdo con lo que nosotros mismos hayamos elegido en la vida terrena, la recompensa o el castigo eterno.

El Juicio Particular
Al morir, tendremos un Juicio Particular. En este juicio nos encontraremos ante Jesucristo y ante nuestra vida: todos nuestros actos, palabras, pensamientos y omisiones quedarán al descubierto.

Suena dramático, pero es real. Si nos encontramos en gracia de Dios, nuestra eternidad feliz empezará en ese momento. Si morimos en una actitud de rechazo total y voluntario a Dios, en pecado mortal, entonces empezará para nosotros el castigo eterno, el infierno.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos habla de la “retribución inmediata después de la muerte de cada uno como consecuencia de sus obras y de su fe” (n. 1021). El destino del alma será diferente para cada uno de nosotros, de acuerdo a cómo hayamos utilizado nuestro tiempo de vida en la Tierra.

Hay muchas personas que dicen: “Yo me voy a salvar, pues nunca he hecho el mal a nadie”. Hay que tener cuidado, pues ese día no se nos juzgará sólo por el mal que no hayamos hecho, sino también por el bien que hayamos dejado de hacer. Debemos preocuparnos no sólo por evitar hacer el mal, sino por hacer el bien a todo el que nos rodea. Si no hacemos el bien a los demás, llegaremos al juicio con las manos vacías y “no aprobaremos el examen”.

El Juicio Particular, como su nombre lo dice, será para cada uno de nosotros en lo personal. En éste, Dios nos preguntará: “¿Cuánto amaste?” Y cada uno de nosotros tendrá que responder a esta pregunta. Dios espera que cada uno de nuestros actos sea hecho por amor .

San Juan de la Cruz tiene una frase que dice: “Al atardecer de la vida, seremos examinados en el amor”.

El Juicio Final
El Juicio Final lo tendremos al final de los tiempos, cuando Jesús vuelva a venir glorioso a la Tierra. En él, todos los hombres seremos juzgados de acuerdo a nuestra fe y a nuestras obras.

La resurrección de todos los muertos, “de los justos y de los pecadores”, precederá al Juicio Final. Los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación (Juan 5, 28-29).

En la Biblia podemos leer cómo será este juicio en Mateo 25, 31.32.46: Lo que sucederá ese día, de acuerdo con la narración de Jesucristo, será como un examen de aquello que nos caracteriza como personas humanas: nuestra capacidad de amar.

En ese día saldrán a la luz todas nuestras acciones y se verá el amor hacia los demás que pusimos en cada una de ellas.

Este amor será el que nos juzgará:

"Venid benditos de mi Padre… porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber…"

"Id malditos al fuego eterno… porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber…"

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: “El Juicio Final revelará hasta sus últimas consecuencias lo que cada uno haya hecho de bien o haya dejado de hacer durante su vida terrena” (n. 1039).

El juicio final es la prueba de que Dios es infinitamente justo y ha dispuesto todo con sabiduría para que la verdad se conozca y se aplique la justicia en cada hombre con el destino eterno que él mismo se haya merecido.

Algunas personas piensan que no hay que preocuparse por eso de los juicios, pues creen que Dios va a salvar a todos los hombres al final de los tiempos porque es infinitamente bueno y nos ama.

Es verdad que Dios es muy bueno, pero también es muy justo y respeta nuestra libertad. Cuando nosotros estamos en pecado mortal, libremente le hemos dicho a Dios que “no nos interesa salvarnos”. Si morimos en este estado, Dios respetará nuestra decisión. El hombre, con su libertad, alcanza la recompensa o el castigo eterno.

Frente a Cristo se conocerá la verdad de la relación de cada hombre con Dios.
El Juicio Final revelará que la justicia de Dios triunfa sobre todas las injusticias cometidas por sus criaturas y que su amor es más fuerte que la muerte.

Reflexionar tanto en el Juicio Particular como en el Juicio Final nos recuerda que mientras tengamos vida, tenemos oportunidad de alcanzar nuestra salvación. Cada día nos ofrece la posibilidad de amar a Dios y a los que nos rodean, de perdonar a los que nos ofenden, de vivir cristianamente.

¿Cuándo será el juicio final?
El mismo Jesucristo nos aclaró que ni siquiera Él conoce el día ni la hora en que se llevará a cabo este acontecimiento, sino sólo Dios Padre. Así que no debemos dejarnos engañar por personas que pretenden conocer la fecha del fin del mundo. No debemos preocuparnos por intentar conocer esa fecha, sino sólo por estar siempre bien preparados, pues no sabemos en qué momento sucederá.

Para profundizar, puedes leer el Catecismo de la Iglesia Católica núm. 668 - 682, 1021-1023, 1038-1042, 2831
 

il banditto

Himbersor
Desde
13 Feb 2021
Mensajes
892
Reputación
3.892
Nada, no creo que haya nada, lo que me inquieta es saber si siendo viejo pero en plenas facultades mentales (o casi plenas) eres consciente que ese día, al levantarte, tal vez sea tu último día y si sientes la muerte llegarte pensando:

Lo mismo podría aplicarse a un enfermo de cáncer aún siendo más joven, aunque este lo puede intuir si está en un estado terminal. Me refiero a uno de esos viejos que cuando mueren la gente dice ayyyy pero si solo tenia 82 años y estaba muy bien, casi sin problemas de salud... Me pregunto si ese viejo la mañana de su muerte fue consciente que su hora estaba próxima, hace un par de años se murió un hombre unas filas más atrás en un vuelo en el que iba, al parecer infarto de dormido y no se enteró ni el pasajero de su lado en un buen rato, era un hombre mayor, sería consciente que al levantarse cualquier día podría ser ya su último día?
 

Bulldozerbass

Madmaxista
Desde
12 Feb 2007
Mensajes
4.736
Reputación
11.961
Nada, no creo que haya nada, lo que me inquieta es saber si siendo viejo pero en plenas facultades mentales (o casi plenas) eres consciente que ese día, al levantarte, tal vez sea tu último día y si sientes la muerte llegarte pensando:
Los cristianos nos levantamos todos los días agradeciendo a Dios que nos haya concedido unas horas más para arrepentirnos y trabajar por nuestra salvación. Si se hace eso cada día, se prepara uno para la muerte y no le sorprende ¨con el pie cambiado¨.
 

Akira.

Madmaxista
Desde
18 Abr 2020
Mensajes
7.521
Reputación
17.101
Cuéntanos más.
En un momento de mi vida me dedique especialmente a la brujería, comencé con la del cerco (que es la más ancestral) y luego me decline por otras variantes y experimenté varias cosas (hablar con espíritus, comunicarte con los ancestros etc). Viene de atrás porque desde hace bastante he tenido experiencias extrañas. Las más comunes objetos que se caen o se mueve de sitio o ver sombras negras. Creía en Dios pero por A o por B dejé de hacerlo.
 

Komanche O_o

Madmaxista
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
35.080
Reputación
27.059
Al morir, nuestra alma se separará de nuestro cuerpo. Se presentará ante Dios para recibir, de acuerdo con lo que nosotros mismos hayamos elegido en la vida terrena, la recompensa o el castigo eterno.

El Juicio Particular
Al morir, tendremos un Juicio Particular. En este juicio nos encontraremos ante Jesucristo y ante nuestra vida: todos nuestros actos, palabras, pensamientos y omisiones quedarán al descubierto.

Suena dramático, pero es real. Si nos encontramos en gracia de Dios, nuestra eternidad feliz empezará en ese momento. Si morimos en una actitud de rechazo total y voluntario a Dios, en pecado mortal, entonces empezará para nosotros el castigo eterno, el infierno.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos habla de la “retribución inmediata después de la muerte de cada uno como consecuencia de sus obras y de su fe” (n. 1021). El destino del alma será diferente para cada uno de nosotros, de acuerdo a cómo hayamos utilizado nuestro tiempo de vida en la Tierra.

Hay muchas personas que dicen: “Yo me voy a salvar, pues nunca he hecho el mal a nadie”. Hay que tener cuidado, pues ese día no se nos juzgará sólo por el mal que no hayamos hecho, sino también por el bien que hayamos dejado de hacer. Debemos preocuparnos no sólo por evitar hacer el mal, sino por hacer el bien a todo el que nos rodea. Si no hacemos el bien a los demás, llegaremos al juicio con las manos vacías y “no aprobaremos el examen”.

El Juicio Particular, como su nombre lo dice, será para cada uno de nosotros en lo personal. En éste, Dios nos preguntará: “¿Cuánto amaste?” Y cada uno de nosotros tendrá que responder a esta pregunta. Dios espera que cada uno de nuestros actos sea hecho por amor .

San Juan de la Cruz tiene una frase que dice: “Al atardecer de la vida, seremos examinados en el amor”.

El Juicio Final
El Juicio Final lo tendremos al final de los tiempos, cuando Jesús vuelva a venir glorioso a la Tierra. En él, todos los hombres seremos juzgados de acuerdo a nuestra fe y a nuestras obras.

La resurrección de todos los muertos, “de los justos y de los pecadores”, precederá al Juicio Final. Los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación (Juan 5, 28-29).

En la Biblia podemos leer cómo será este juicio en Mateo 25, 31.32.46: Lo que sucederá ese día, de acuerdo con la narración de Jesucristo, será como un examen de aquello que nos caracteriza como personas humanas: nuestra capacidad de amar.

En ese día saldrán a la luz todas nuestras acciones y se verá el amor hacia los demás que pusimos en cada una de ellas.

Este amor será el que nos juzgará:

"Venid benditos de mi Padre… porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber…"

"Id malditos al fuego eterno… porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber…"

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: “El Juicio Final revelará hasta sus últimas consecuencias lo que cada uno haya hecho de bien o haya dejado de hacer durante su vida terrena” (n. 1039).

El juicio final es la prueba de que Dios es infinitamente justo y ha dispuesto todo con sabiduría para que la verdad se conozca y se aplique la justicia en cada hombre con el destino eterno que él mismo se haya merecido.

Algunas personas piensan que no hay que preocuparse por eso de los juicios, pues creen que Dios va a salvar a todos los hombres al final de los tiempos porque es infinitamente bueno y nos ama.

Es verdad que Dios es muy bueno, pero también es muy justo y respeta nuestra libertad. Cuando nosotros estamos en pecado mortal, libremente le hemos dicho a Dios que “no nos interesa salvarnos”. Si morimos en este estado, Dios respetará nuestra decisión. El hombre, con su libertad, alcanza la recompensa o el castigo eterno.

Frente a Cristo se conocerá la verdad de la relación de cada hombre con Dios.
El Juicio Final revelará que la justicia de Dios triunfa sobre todas las injusticias cometidas por sus criaturas y que su amor es más fuerte que la muerte.

Reflexionar tanto en el Juicio Particular como en el Juicio Final nos recuerda que mientras tengamos vida, tenemos oportunidad de alcanzar nuestra salvación. Cada día nos ofrece la posibilidad de amar a Dios y a los que nos rodean, de perdonar a los que nos ofenden, de vivir cristianamente.

¿Cuándo será el juicio final?
El mismo Jesucristo nos aclaró que ni siquiera Él conoce el día ni la hora en que se llevará a cabo este acontecimiento, sino sólo Dios Padre. Así que no debemos dejarnos engañar por personas que pretenden conocer la fecha del fin del mundo. No debemos preocuparnos por intentar conocer esa fecha, sino sólo por estar siempre bien preparados, pues no sabemos en qué momento sucederá.

Para profundizar, puedes leer el Catecismo de la Iglesia Católica núm. 668 - 682, 1021-1023, 1038-1042, 2831
Lo mismo es al revés y es Diosito el que es juzgado y tiene que rendir cuentas por la GRAN CHAPUZA CÓSMICA que es la creación...
 

Ratona001

Himbersor
Desde
5 Oct 2020
Mensajes
4.697
Reputación
4.436
@Xequinfumfa pues yo lo que menos quiero es un rencuentro con "seres queridos".

Y si la reencarnacion existe. Espero que sea con distinto grupo de almas. Y no siempre las mismas. Porque qué cruz toda la eternidad aguantando a los mismos cánceres
 

AmericanSamoa

American Samoa
Desde
29 Abr 2021
Mensajes
967
Reputación
2.521
Lugar
American Samoa
Como es una cuestión puramente espiritual, indemostrable y basada en nada, la única opción lógica para los mortales es que no sucede nada.

Pero sí hay investigaciones científicas acerca del "alma", o hechos basados en números. Hay un médico neerlandés que lleva años estudiando el tema en pacientes, cuyo nombre no recuerdo, que constata cómo muchos pacientes al borde de la muerte relatan verse a sí mismos desde arriba y una serie de experiencias que son comunes en todos ellos.

Así que la reencarnación (o un escenario similar) no es una idea del todo descabellada. Por razones obvias, jamás se podría demostrar científicamente.

Pero no cierro la puerta a esa idea. Voto reencarnación.
 

Xequinfumfa

Madmaxista
Desde
11 Feb 2011
Mensajes
5.197
Reputación
13.433
El médico neerlandés que ha estudiado esos casos se llama Pim van Lommel.

Y sí, su conclusión es que nuestra conciencia (nuestro yo más profundo, nuestra alma, llamadlo como queráis) existe independientemente de nuestro cuerpo y de nuestra actividad cerebral.

Su libro más famoso es Consciousness Beyond Life: The Science of Near Death Experiences.

Y es que es de cajón. Si tienes MOGOLLÓN de casos de todo el mundo, de gente de todos los estratos sociales, económicos y educacionales que cuentan, básicamente, la misma experiencia cercana a la muerte es que hay algo. Y, además, ¿cómo cojones podemos seguir manteniendo que nuestra conciencia de sí está en el cerebro cuando TODAS esas personas no tenían actividad cerebral y se vieron a sí mismas desde fuera y vieron a los demás y los demás confirmaron que todo lo que vieron ocurrió así realmente?

A mí me parece evidente que hay algo. Y ese algo tiene toda la pinta de ser muchísimo mejor que esta mierda.
 
Última edición:
Desde
22 Sep 2013
Mensajes
4.035
Reputación
5.631
Nunca entenderé a los que piensan, realmente, en la nada después de la muerte. Si fueran coherentes se suicidarían pues en esta vida por un momento de alegría tienes diez de amargura...

Desde chico me han sucedido cosas nuevas que no me eran del todo extrañas...cosa que me hace ver creíble la reencarnación.