Por qué me arrepiento de haber comprado un coche eléctrico

trancos123

Madmaxista
Desde
6 Jul 2009
Mensajes
3.981
Reputación
8.490
Que te va a decir ese que trabaja en el sector, mira los videos de soloclima y mira donde está invirtiendo la ue, en hidrogeno por algo será.
Y eso que al hidrogeno minimo le falta hasta 2030 para que inventen una forma que no sea explosivo.
Lo mejor tener un diesel lo máximo posible.
Con el hidrógeno se repite el modelo de las gasolineras y distribuidores, por eso se presiona muchísimo para en muchas webs.
El eléctrico te da muchísima libertad, con unas placas solares no necesitas a nadie.

Sl hidrógeno le faltan 20 años para ser viables.
 

Morototeo

Madmaxista
Desde
22 Dic 2006
Mensajes
2.531
Reputación
2.394
Lugar
EX-MADMAXISTA CONVENCIDO
Yo en verano me pillo una moto electrica de 125.. estoy mirando el tema matriculación, y seguros.. es china, pero es la ostia, segun he hablado con un colega de murcia que se la pillo, me dice que es acojonante. Autonomía 150-160 km.. Si me aseguran todo, la pillo. Y si funciona bien, pillo otra mas para mi mujer. Las niñas aun son pequeñas. Creo que la próxima burbuja y muy muy cercana es esta, motos, coches eléctricos, aunque la gente se piensa que bajaran de precio.. jajajaja, va a ser al contrario, van a subir como churros, cuando no haya gasolina, la gente va a matar por un puto coche o moto electrica, tiempo al tiempo. Coche eléctrico estamos mirando también, pero creo que esperamos al invierno, VAN A SALIR SUBVENCIONES MUY SUSTANCIOSAS.. ya veréis. lo importante es tener la pasta ahorrada o rentin gen alguna buena oferta.
 

Homero+10

The truth is out there
Desde
5 Ene 2021
Mensajes
1.327
Reputación
3.588
Lugar
Caleta del naufragio
Te has EQUIVOCADO la APUESTA CORRECTA es el HIDROGENO.

La transición al hidrógeno "verde" será lenta y muy cara en España

La transición al hidrógeno verde será lenta y muy cara en España

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en un acto virtual recienteBorja Puig de la Bellacasa / Moncloa

Javier Costas5 MIN. LECTURA03 Mayo 2021 - 22:00h
Suponiendo que se cumplan las previsiones del Gobierno de España, el hidrógeno avanzará en nuestro país muy despacio. Dentro de 10 años seguirá siendo una opción minoritaria, por lo que los coches eléctricos siguen siendo mejor apuesta a largo plazo.

El famosísimo «Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia», presentado varias veces por Moncloa, y que finalmente se remitió a las autoridades de la Unión Europea el pasado viernes, incluye previsiones sobre la transición hacia el hidrógeno «verde».

Este elemento químico evidentemente carece de color, pero se pone la etiqueta «verde» al hidrógeno generado a partir de fuentes renovables. En otras palabras, lograr el H2 -separándolo del agua- se consigue sin producir emisiones de carbono, lo óptimo de cara a 2050 si se quiere frenar el cambio climático antropogénico.

Las previsiones del Gobierno, incluso dándolas por buenas, no son muy optimistas que digamos con la implantación del hidrógeno en España. El plan dice que se espera que para 2030 haya una potencia instalada de 4 gigavatios de electrolizadores y una contribución del hidrógeno «verde» al 25% de todo lo consumido en todo el país.


Si nos ceñimos a la previsión relacionada con el automóvil para 2030, dice así: «un parque de al menos 5.000-7.500 vehículos ligeros y pesados de combustible de hidrógeno, y de 150-200 autobuses de pila de combustible de hidrógeno renovable». Actualmente no hay ni medio centenar circulando, digo vehículos de hidrógeno en general.

La inversión total estimada es de 1.555 millones de euros, repartidos entre el sector público -no se indica qué cuantía- y movilizaciones de capital privado, como el que están inyectando empresas como Hyundai o Toyota. Solo esas dos marcas ofrecen coches de pila de combustible de hidrógeno.

Ese dinero se gastará en medidas de apoyo a PYMEs y centros tecnológicos, integración sectorial (producción, transformación y consumo a gran escala), desarrollo de proyectos e integración de la cadena de valor española en la europea.



Por ejemplo, una de las cosas que habrá que hacer con el hidrógeno es llevarlo desde los centros de producción hasta los puntos de consumo. Se puede aprovechar infraestructura existente como la canalización de gas natural o gasolineras reconvertidas en «hidrolineras» o «hidrogeneras».
No podemos ligar la cifra de 1.555 millones de euros a un parque de hasta 7.500 vehículos, pero está claro que la transición española hacia el hidrógeno va a ser como una carrera de tortugas: al final, acaba llegando alguna, pero hay que tener paciencia. ¿Para cuándo el 100% de hidrógeno verde? Igual antes de que nos jubilemos todos.
El citado plan no habla de números de puntos de repostaje, por ejemplo. Con una previsión de hasta 7.500 vehículos los gurús del Gobierno dan por sentado que ni se podrá repostar hidrógeno con facilidad, ni los vehículos serán asequibles, o no merecerá la pena su adquisición. Muchos de esos vehículos habrán sido subvencionados parcialmente.


Toyota Mirai (primera generación)

Ahora mismo hay una -sí, UNA- estación de servicio abierta al público para repostar coches de hidrógeno, que son todos de flotas de empresa y apostaría a que ninguno de ellos está en manos de un particular. Se encuentra en Madrid y lleva unas semanas funcionando.
Además, esta infraestructura está limitada a ¡dos! repostajes diarios, así que no se soluciona gran cosa. De momento, incluso el último modelo en salir, Toyota Mirai 2, va a ser muchísimo más caro que lo más parecido a combustión interna, el Camry Hybrid, y todo para un coche que difícilmente puede salir muy lejos de la provincia.
Quien esté esperando para comprarse un coche de hidrógeno, puede esperar sentado. Mientras tanto, la infraestructura de recarga crece empujada por la inversión privada, aumentando el número de clientes objetivo, sobre todo por la oferta de modelos y sus cada vez más interesantes relaciones coche/precio, y autonomías cada vez más razonables.
 

Homero+10

The truth is out there
Desde
5 Ene 2021
Mensajes
1.327
Reputación
3.588
Lugar
Caleta del naufragio
Por qué me arrepiento de haber comprado un coche eléctrico
Me compré un coche eléctrico y ojalá no lo hubiera hecho. En su momento me pareció una buena idea, aunque una forma costosa de proclamar mi virtuosismo medioambiental. El coche costó 44.000 euros, menos una subvención de 6.000 euros cortesía de los contribuyentes franceses, la inmensa mayoría más pobres que yo. Los compañeros del pueblo conducen esas furgonetas diésel de 20 años que parecen cobertizos de jardín con ruedas.

Pido el coche en mayo de 2018. Me lo prometen en abril de 2019. No más tarde, promete el vendedor del concesionario local de Hyundai. Abril llega y se va. No hay coche. Llamo por teléfono al concesionario. Ninguna explicación. Finalmente, el coche llega con dos meses de retraso, sin que Hyundai haga ningún esfuerzo por disculparse. Pero me encanta. Es silencioso, rápido y, con los asientos traseros abatidos, práctico y con mucho espacio para los perros. Eso sí, insiste en recordarme con insistencia que mantenga las manos en el volante, incluso cuando están sobre él. Y una vez, de forma alarmante, pisa el freno sin motivo aparente.

He instalado un cargador en la entrada de mi casa para enchufar el coche. ¡Funciona a la primera! Entonces el jefe enciende la tetera y se disparan todos los fusibles de la casa. El coche se puede cargar, pero sólo si no se cocina, se lava la ropa o se enciende el lavavajillas al mismo tiempo.

Primer viaje por carretera. Vamos al centro de Francia con el jefe, obsesionado con los caballos, para ver un evento ecuestre de tres días. Consulto una aplicación que promete un cargador de alta velocidad a medio camino de mi destino. Llegamos, buscamos y finalmente encontramos el cargador. No funciona. ¿Ansiedad por la autonomía? Más bien un ataque de pánico.

Llegamos al siguiente cargador en la autopista con la batería prácticamente vacía y mi matrimonio en peligro. ¡Funciona! Pero posteriormente, EDF, la compañía eléctrica francesa, simplemente cierra toda su red de autopistas tras descubrir que los cargadores no sólo no son fiables, sino que son peligrosos. En Gran Bretaña, mientras tanto, el Departamento de Transporte ha concedido, según he leído, un contrato exclusivo para instalar cargadores rápidos en las áreas de servicio de las autopistas a una empresa que se enorgullece de llamarse Ecotricity. Estos resultan ser igualmente poco fiables y muy costosos de utilizar. Las redes sociales son rápidamente bombardeadas con quejas.

De vuelta a Francia, tras dos meses de espera, EDF mejora el suministro eléctrico de mi casa. Me alegro. Por fin podemos preparar la cena y cargar el coche simultáneamente. El pequeño Kona sigue funcionando bien en su mayoría. Es rápido. Podría ganar a un deportivo desde un semáforo, salvo que no tenemos ninguno en mi rincón de La France Profonde. Es inquietantemente tranquilo. Pero por mucho que intente defender mi elección, tengo dudas.

Me encuentro con una pareja británica en el aparcamiento del supermercado, que ha bajado a pasar el verano, cargando la compra en su Nissan eléctrico. ¿Qué tal el viaje? les pregunto. "Una pesadilla" de puntos de recarga rotos, responden con amargura. Un viaje de 10 horas duró 18 horas, con largas paradas en cargadores de baja velocidad, a menudo a kilómetros de la autopista.

El Hyundai Kona Eléctrico

Ante la imposibilidad de conducir mucho más allá del aeropuerto con la red de recarga de la autopista todavía cerrada, me resigno a alquilar coches para los viajes más allá de un radio limitado de la casa.

A continuación, aparece la noticia de que un Kona Eléctrico idéntico al mío ha ardido espontáneamente en un garaje de Montreal, destruyendo totalmente el coche y el propio garaje. La batería, de litio, arde durante horas. Todavía no hay comunicación de Hyundai, que se dice que está investigando, según los medios canadienses.

Pronto, los Konas estallan en llamas en todo el mundo. Continúa el silencio de Hyundai, aparte de un falso aviso de retirada del mercado para una actualización del software. Una mañana en el concesionario esperando una actualización del software de gestión de la batería. Esta consiste en reducir la autonomía del coche, aunque no se explica. Pero no funciona ya que los Konas retirados siguen explotando. Mientras tanto, una segunda llamada a revisión. Los coches no sólo se autocargan, sino que los frenos son aparentemente susceptibles de un fallo total imprevisible.

Nuevos informes de prensa de Corea dicen que Hyundai finalmente admite que hay un problema de hardware con el Kona y que va a reemplazar las baterías en 80.000 de ellos. Pero sigue el silencio de Hyundai Francia y es la misma historia en toda Europa. He leído que en Norteamérica se está advirtiendo a los propietarios que no aparquen en el garaje. Cientos de personas han presentado una demanda colectiva exigiendo una compensación.

Quejarse a Hyundai en Twitter provoca una respuesta previsible. Por favor, envíenos un mensaje directo para que podamos ayudarle. Traducción: por favor, deja de publicar mensajes en público para que podamos intentar apaciguarte tranquilamente. Me niego a jugar a ese juego.

El último truco de Hyundai es anunciar que se ha unido a la nueva red de recarga rápida Ionity y que ofrecerá un descuento a los propietarios. Llamo a Ionity para saber cómo. Me dicen que llame a mi concesionario Hyundai. Hablo con alguien que no sabe nada pero promete llamarme. Sigo esperando.

El problema de los coches eléctricos es que hay que sufrir para ser pionero. Posiblemente sea como comprar un coche de gasolina a principios del siglo XX, salvo que en lugar de un hombre caminando por delante con una bandera roja, necesitas un jefe de bomberos en un diésel con una cuerda de remolque.

Escrito por Jonathan Miller

Jonathan Miller es el autor de Francia, una nación al borde de un ataque de nervios (Gibson Square). Twitter: @lefoudubaron


Gracias por el aporte con datos de la realidad
 

sebososabroso

El que núnca duerme y todo lo ve.
Desde
21 Abr 2009
Mensajes
22.969
Reputación
27.665
Lugar
sebosolandia
No deja de sorprenderme lo cegatos que sois.
La mayoría de las grandes compañías automovilísticas están migrando a la máxima velocidad que pueden hacia esa "vía muerta".
Europa no les da opción, las homologaciones son disparatadas, y tienen cuotas de eléctricos si o si (como las mujeres) para poder vender sus coches.

El mundo de los coches eléctricos tal y como lo conocemos solo existe en la mente de un político enfermo.
 

R_Madrid

Madmaxista
Desde
20 Oct 2013
Mensajes
298
Reputación
549
El coche electrico tambien contamina, solo que no es tan evidente
 

Atotrapo

Lonchafinista
Desde
21 Dic 2020
Mensajes
228
Reputación
350
Ves como es mejor no escribir y parecer analfabeto?

que horror! Los coches eléctricos electricos se estropean menos y serán la perdición de los talleres !

cuando Ford creó el modelo T, fue la perdición de los herreros!

por cierto, lerdo, en españa el años pasado el 43% de la electricidad fue renovable, y sumando nuclear, más del 60% fue libre de co2.

juasjuas
Mi pregunta es porque insultas y menosprecias? Muy troll por tu parte descalificar sin que haya dicho ningún insulto en mi comentario.
 

Gubelkian

Madmaxista
Desde
9 Dic 2009
Mensajes
13.763
Reputación
35.836
Es como decir que el cuello de botella en el vuelo sin motor es la fuerza muscular para mover las alas.
Es que hasta épocas muy recientes, el cuello de botella para la aviación era precisamente la tecnología de propulsión, en efecto. Precisamente por eso la aviación no fue posible (fuera de unos pocos planeadores con escasa autonomía) hasta que los Wright pusieron un motor de combustión en una estructura con alas. Y esto no fue posible hasta que se desarrolló el motor de explosión.

El cuello de botella del coche eléctrico es la tecnología de acumulación. Los motores eléctricos tienen rendimientos muy cercanos al límite físico de la conversión electromecánica de la energía. Pocas mejoras puede haber ahí ya.

¿Se resolverá en el futuro?

Ni idea.

Pero a día de hoy la tecnología de acumulación de Litio no sirve para sustituir al vehículo de combustión interna, salvo en un segmento muy particular.

Y eso es lo que hay.

Si dentro de 5 años o de 20, se logran densidades de energía capaces de 800 km de autonomía con recargas completas de 10 minutos, pues entonces sí estaríamos ante una competencia decente. Pero las baterías de Litio actuales no son la solución.
 

wireless1980

Madmaxista
Desde
19 Oct 2006
Mensajes
6.595
Reputación
3.210
Por qué me arrepiento de haber comprado un coche eléctrico
Me compré un coche eléctrico y ojalá no lo hubiera hecho. En su momento me pareció una buena idea, aunque una forma costosa de proclamar mi virtuosismo medioambiental. El coche costó 44.000 euros, menos una subvención de 6.000 euros cortesía de los contribuyentes franceses, la inmensa mayoría más pobres que yo. Los compañeros del pueblo conducen esas furgonetas diésel de 20 años que parecen cobertizos de jardín con ruedas.

Pido el coche en mayo de 2018. Me lo prometen en abril de 2019. No más tarde, promete el vendedor del concesionario local de Hyundai. Abril llega y se va. No hay coche. Llamo por teléfono al concesionario. Ninguna explicación. Finalmente, el coche llega con dos meses de retraso, sin que Hyundai haga ningún esfuerzo por disculparse. Pero me encanta. Es silencioso, rápido y, con los asientos traseros abatidos, práctico y con mucho espacio para los perros. Eso sí, insiste en recordarme con insistencia que mantenga las manos en el volante, incluso cuando están sobre él. Y una vez, de forma alarmante, pisa el freno sin motivo aparente.

He instalado un cargador en la entrada de mi casa para enchufar el coche. ¡Funciona a la primera! Entonces el jefe enciende la tetera y se disparan todos los fusibles de la casa. El coche se puede cargar, pero sólo si no se cocina, se lava la ropa o se enciende el lavavajillas al mismo tiempo.

Primer viaje por carretera. Vamos al centro de Francia con el jefe, obsesionado con los caballos, para ver un evento ecuestre de tres días. Consulto una aplicación que promete un cargador de alta velocidad a medio camino de mi destino. Llegamos, buscamos y finalmente encontramos el cargador. No funciona. ¿Ansiedad por la autonomía? Más bien un ataque de pánico.

Llegamos al siguiente cargador en la autopista con la batería prácticamente vacía y mi matrimonio en peligro. ¡Funciona! Pero posteriormente, EDF, la compañía eléctrica francesa, simplemente cierra toda su red de autopistas tras descubrir que los cargadores no sólo no son fiables, sino que son peligrosos. En Gran Bretaña, mientras tanto, el Departamento de Transporte ha concedido, según he leído, un contrato exclusivo para instalar cargadores rápidos en las áreas de servicio de las autopistas a una empresa que se enorgullece de llamarse Ecotricity. Estos resultan ser igualmente poco fiables y muy costosos de utilizar. Las redes sociales son rápidamente bombardeadas con quejas.

De vuelta a Francia, tras dos meses de espera, EDF mejora el suministro eléctrico de mi casa. Me alegro. Por fin podemos preparar la cena y cargar el coche simultáneamente. El pequeño Kona sigue funcionando bien en su mayoría. Es rápido. Podría ganar a un deportivo desde un semáforo, salvo que no tenemos ninguno en mi rincón de La France Profonde. Es inquietantemente tranquilo. Pero por mucho que intente defender mi elección, tengo dudas.

Me encuentro con una pareja británica en el aparcamiento del supermercado, que ha bajado a pasar el verano, cargando la compra en su Nissan eléctrico. ¿Qué tal el viaje? les pregunto. "Una pesadilla" de puntos de recarga rotos, responden con amargura. Un viaje de 10 horas duró 18 horas, con largas paradas en cargadores de baja velocidad, a menudo a kilómetros de la autopista.

El Hyundai Kona Eléctrico

Ante la imposibilidad de conducir mucho más allá del aeropuerto con la red de recarga de la autopista todavía cerrada, me resigno a alquilar coches para los viajes más allá de un radio limitado de la casa.

A continuación, aparece la noticia de que un Kona Eléctrico idéntico al mío ha ardido espontáneamente en un garaje de Montreal, destruyendo totalmente el coche y el propio garaje. La batería, de litio, arde durante horas. Todavía no hay comunicación de Hyundai, que se dice que está investigando, según los medios canadienses.

Pronto, los Konas estallan en llamas en todo el mundo. Continúa el silencio de Hyundai, aparte de un falso aviso de retirada del mercado para una actualización del software. Una mañana en el concesionario esperando una actualización del software de gestión de la batería. Esta consiste en reducir la autonomía del coche, aunque no se explica. Pero no funciona ya que los Konas retirados siguen explotando. Mientras tanto, una segunda llamada a revisión. Los coches no sólo se autocargan, sino que los frenos son aparentemente susceptibles de un fallo total imprevisible.

Nuevos informes de prensa de Corea dicen que Hyundai finalmente admite que hay un problema de hardware con el Kona y que va a reemplazar las baterías en 80.000 de ellos. Pero sigue el silencio de Hyundai Francia y es la misma historia en toda Europa. He leído que en Norteamérica se está advirtiendo a los propietarios que no aparquen en el garaje. Cientos de personas han presentado una demanda colectiva exigiendo una compensación.

Quejarse a Hyundai en Twitter provoca una respuesta previsible. Por favor, envíenos un mensaje directo para que podamos ayudarle. Traducción: por favor, deja de publicar mensajes en público para que podamos intentar apaciguarte tranquilamente. Me niego a jugar a ese juego.

El último truco de Hyundai es anunciar que se ha unido a la nueva red de recarga rápida Ionity y que ofrecerá un descuento a los propietarios. Llamo a Ionity para saber cómo. Me dicen que llame a mi concesionario Hyundai. Hablo con alguien que no sabe nada pero promete llamarme. Sigo esperando.

El problema de los coches eléctricos es que hay que sufrir para ser pionero. Posiblemente sea como comprar un coche de gasolina a principios del siglo XX, salvo que en lugar de un hombre caminando por delante con una bandera roja, necesitas un jefe de bomberos en un diésel con una cuerda de remolque.

Escrito por Jonathan Miller

Jonathan Miller es el autor de Francia, una nación al borde de un ataque de nervios (Gibson Square). Twitter: @lefoudubaron

NO es el problema “de los coches eléctricos”, es su problema con SU coche eléctrico.

Instala un cargador sin saber nada sobre lo que consume el coche y lo que soporta su instalación. Con un simple regulador de potencia el cargador se podía adaptar a esos momentos en que se enciende la vitro.

Luego habla de problemas con los cargadores, esto si que poco tiene que ver con los VE. Es un problema relacionado con los VE pero no culpa de los VE.

Y por último el problema de incendios de SU modelo. Efectivamente, ese modelo parece tener ese problema, como muchos otros coches han podido vivir en la história del automóvil.

Un panfleto pagado más.