*Tema mítico* : ¿Por que los PEPERO-SUBNORMALES llamais comunismo a LA EMPRESA PUBLICA?

eL PERRO

Covinazi
Desde
19 Ago 2017
Mensajes
47.441
Reputación
84.724
El comunismo es la prohibicion de la propiedad privada. Punto. ¿Por que sois tan subnormales de llamar comunismo a la existencia de empresas publicas? Es que sois imbeciles por partida triple.

Con Primo y con Franco, se creaban grandes empresas publicas, que bien controlaban los sectores ESTRATEGICOS, o bien cubrian una oferta que no daba ningun oferente privado. Habia pleno empleo, y el estado tenia impuestos bajisimos, porque SE FINANCIABA con los ingresos de aquellas grandes empresas, que repercutian en el beneficio de toda la poblacion en su conjunto, que vivio el mayor periodo de crecimiento, esplendor, prosperidad y bienestar que ha conocido españa en sus varios miles de años de historia.

La judiada nos obligo a deshacernos de nuestras empresas publicas, para poder CONTROLARLAS ELLOS.

Donde antes teniamos empresas publicas, pleno empleo, ninguna deuda, impuestos bajos y un poder adquisitivo decente... ahora tenemos empresas propiedad de la judiada, paro por las nubes, deuda por las nubes, impuestos por las nubes, precios por las nubes y un poder adquisitivo de mierda.

Pero el sistema güeno es el judeo-liberaloide. Venga, hagamosle todos una buena mamada a los abuelos genocidas de trompito y bolsoncito.
 

Riboche II

Madmaxista
Desde
8 Ago 2008
Mensajes
9.670
Reputación
25.504
Habia pleno empleo, y el estado tenia impuestos bajisimos, porque SE FINANCIABA con los ingresos de aquellas grandes empresas, que repercutian en el beneficio de toda la poblacion en su conjunto, que vivio el mayor periodo de crecimiento, esplendor, prosperidad y bienestar que ha conocido españa en sus varios miles de años de historia.
Error. El estado tenía impuestos bajísimos por esto.

Se ha TRIPLICADO el número de funcionarios, casi todo el aumento corresponde a Charos.

1598711319421.png
 

Archibald

Himbersor
Desde
16 Oct 2016
Mensajes
2.094
Reputación
8.865
El estado no está para mantener empresas públicas llenas de enchufados y parásitos.

El estado debe limitarse a Ejército, Policia y Justicia, sin que ello interfiera en el derecho a la autodefensa.

Basta con evitar que lleguen moronegros, con mantener las calles seguras y con que haya una justicia ágil y contundente frente a los criminales.

El que quiera que lo mantengan que se vaya a Cuba.
 

Glokta

Himbersor
Desde
15 Ago 2019
Mensajes
4.662
Reputación
6.911
Fue el precio a pagar por entrar a la UE, y para la PPSOE la UE es lo más de lo más para colocar gente a dedo en Bruselas y recibir dinero a fondo perdido con el que gastárselo en barcos, coca y putas

Si bien es cierto q con las empresas públicas hay q tener cuidado, es muy goloso meter la mano cuando no pones tú el dinero
 

Poleadornato

Himbersor
Desde
1 Jun 2018
Mensajes
1.552
Reputación
3.954
ñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñiñi
 

eL PERRO

Covinazi
Desde
19 Ago 2017
Mensajes
47.441
Reputación
84.724
La pregunta no es esa, la pregunta es:

Por qué toda la purria progre y la izmierda en general defienden tanto a las empresas públicas creadas por Franco?
¿Que cojones las van a defender si las vendieron todas, subnormal? Lo unico que defienden esos anormales son los chiringuititos de las cajas provinciales donde podian jugar a ser judios amasafortunas ultraladrones
 

eL PERRO

Covinazi
Desde
19 Ago 2017
Mensajes
47.441
Reputación
84.724
El estado no está para mantener empresas públicas llenas de enchufados y parásitos.

El que quiera que lo mantengan que se vaya a Cuba.
Lo que esta lleno de enchufados y parasitos es el estado liberal actual de las taifas.

El estado franquista basado en empresas publicas, ha sido el periodo mas prospero y eficiente de los 3000 años de historia de españa.

El que quiera zampar rabo jude, que se vaya a sion
 

Archibald

Himbersor
Desde
16 Oct 2016
Mensajes
2.094
Reputación
8.865
Lo que esta lleno de enchufados y parasitos es el estado liberal actual de las taifas.

El estado franquista basado en empresas publicas, ha sido el periodo mas prospero y eficiente de los 3000 años de historia de españa.

El que quiera zampar rabo jude, que se vaya a sion
El estado franquista fue un éxito sin dudas pero es un modelo no sostenible actualmente. A la larga las empresas públicas terminan siendo un nido de corrupción y enchufismo que lastran al resto de la economía.

Defender el modelo de empresas públicas en un país donde existe un partido criminal como la Pesoe es una locura.

Lo de mamar polla judía y tal te lo ahorras. Defiendo la propiedad privada y que el estado se limite a sus funciones legítimas.