Religión: Pikara Magazine se pronuncia

Walter Eucken

Madmaxista
Registrado
14 Jul 2010
Mensajes
11.638
Puntuación de reacción
25.541
La cultura de la violación no conoce fronteras.


La noticia de mil de hombres organizados para robar y violar a mujeres en Colonia durante la celebración de la Nochevieja ha saltado los periódicos. Mil hombres que, a medida que transcurren las horas, van tomando forma de “árabes o norteafricanos” y cuyo fantasma ha ido azuzando el racismo y la xenofobia de la población blanca, ahora bajo una “nueva dimensión de la delincuencia”, como han titulado algunos medios. La noticia ha tenido una inusitada repercusión en los espacios de comunicación convencionales, siempre reacios a nombrar como tal la violencia de género. “Indignación en Alemania por la ola de agresiones a mujeres en Nochevieja”, titulaba El País, o “Conmoción en Colonia por la ola de agresiones sexuales en Nochevieja”, en El Mundo, por citar algunos.

La cultura de la violación no conoce fronteras

Sobre este caso hay un baile de cifras que arriesga a desviar el debate de donde realmente hace daño. No dudo que en los próximos días los mil hombres iniciales se rebajen a unos cuantos, como tampoco dudo que las 90 denuncias presentadas son completamente reales. Mil, noventa o cinco no cambia el hecho de que hubo agresiones y de que es escandaloso que se sigan produciendo. Y las hubo, sin duda alguna; para que no las haya es necesario establecer un protocolo específico y hacer un esfuerzo colectivo. Y aún así, se siguen produciendo, como bien sabe cualquiera que haya organizado eventos con mirada de género. Tampoco dudo que sigan apareciendo denuncias, cuando en este caso, por fin, se ha creado un ambiente receptivo en el sistema policial y judicial a las denuncias por tocamientos, algo generalmente impensable y que debería ser la norma.

Lo específico de este caso es que ha puesto el foco en el origen supuesto de los agresores. Norteafricanos. Extranjeros. Incluso hay medios que apuntan a que eran refugiados, así, directamente. Bajemos las copas, pues, porque el acento puesto en esa particularidad es extremadamente preocupante. Y es una trampa. Europa no se ha vuelto feminista con el Año Nuevo, sino que sigue siendo tan racista como siempre. Porque lo que tienen en común las agresiones sexuales en espacios de fiesta, todas, las que suceden en Colonia, en Cairo o en Barcelona, no es el origen o el color de los agresores, sino la construcción que les permite pensar a estos hombres que la agresión puede formar parte de su sexualidad. Los agresores no son blancos o negros, cristianos o musulmanes: son hombres construidos en la masculinidad hegemónica. Sin más. Ni menos.

Esta lectura que propongo, claro, no contará con el aplauso de la extrema derecha, de la derechona tradicional y del machismo de izquierdas, que se han vuelto feministas por un rato para denunciar la violencia que vivimos cada día las y los que somos leídos como violables (con el masculino que incluye también a hombres trans, a niños y a homosexuales). Y, sin embargo, es la lectura que nos permite plantarnos, como feministas, contra el racismo y seguir exigiendo medidas contundentes contra estas agresiones.

De la cultura de la violación, desgraciadamente, no se libra nadie. Ni los norteafricanos. Todos los hombres del mundo globalizado, desde que nacen, son alentados a violar. Todos los que crecen con el cine mainstream, los que tienen conexión a internet, los que tienen como única educación sexual los manuales de biología y el porno online más chusco. Todos los que han crecido en sociedades patriarcales donde la demostración de la masculinidad pasa por una sexualización agresiva y conquistadora. Todos son incitados a violar de una u otra manera, con violencia, por insistencia, o por cansancio, todos aprenden que un “no” es un tal vez, que tocarle el culo a una chavala en el autobús sale gratis y que si te pones caliente tienes derecho a exigir tu recompensa. Que “robar un beso”, es decir, besar a alguien en contra de su voluntad, es un acto romántico y pedir permiso es símbolo de debilidad (y le quita el morbo al asunto).

Las campañas publicitarias de grandes marcas de ropa no dudan en jugar con el imaginario de la violación (de hombres a mujeres, claro) y con la masculinidad sexualmente violenta, como también lo hacen la música pop (¿recodáis el video de Los Tres, haciendo apología del asesinato machista y lesbófobo?), el cine ( ‘A tres metros sobre el cielo’ o ‘Crepúsculo’ animan a los hombres a ser una amenaza y a las mujeres a enamorarse de ellos precisamente porque lo son), el fútbol, con estrellas trogloditas como Cristiano Ronaldo o Gerard Piqué (del que dice Shakira que “se sobreentiende en nuestra relación que él es muy territorial. Es un macho español, sectívero. Conservador. Un tipo también con una mente abierta, pero le gusta defender su territorio, la defensa. A mí me gusta que sea así”).

Que todos sean incitados a violar, claro, no quiere decir que todos violen. Porque los hay que resisten a toda esa mierda, los hay que se deconstruyen, y los hay que, simplemente, no quieren ser machos así. Y todos estos saben de las violencias que supone resistir a lo hegemónico. Porque lo que se premia es violar, no lo contrario.

El terror renovado que produce la idea de hordas de señores venidos de fuera dispuestos a violarnos a la primera de cambio es una trampa de la cultura de la violación, que ha logrado naturalizar que, realmente, cada vez que salimos de fiesta hay hordas de chavales programados para esperar que estemos lo bastante borrachas como para dejarnos follar sin consentimiento alguno. Que cuando denunciamos una violación se busca primero en nosotras la causa de los sucedido (que si la ropa que llevamos, que si nos habíamos drogado, que si habíamos tonteado con el violador). Generar el terror en los otros hace que pensemos que esa amenaza no existe más allá de los otros. Que no vivimos en esa amenaza constantemente.

Purplewashing: no en nuestro nombre

Si la caverna se ha encabritado esta vez, es porque son otros los que nos violan. Y a nosotras solo tienen derecho a violarnos nuestros hombres. Basta recordar el artículo ‘Tetas y toros’ que publicó Emilia Arias en Pikara Magazine denunciando la violencia sexual que se vive en los San Fermines. Si repasáis los comentarios a aquel artículo, veréis qué lejos estamos de escandalizarnos cuando los que nos tocan son los que se creen legitimados a hacerlo: “Si en una fiesta llena de borrachos te levantas la camiseta y mueves las tetas y te tocan es más o menos lo mismo que si vas a un barrio con serios problemas de delincuencia y para no tener tanto calor…te abanicas con billetes de 500€…te los van a robar, y serán unos delincuentes…pero tu tendrás una gran parte de la culpa! echársela toda a los que te atraquen o, en este caso, a los tíos con la mano larga es lo que realmente es vivir en un “Lollypop World” o “pobres mujeres se les ve ofendidas y las tocan sin su consentimiento (solo hay que mirar en internet las cientos de fotos de guiris en su mayoría), cuando son unas calientapollas provocadoras que desean que las soben por todas partes”. Algunos foros, como custodiapaterna.blogspot.com.es, escribían artículos llenos de agravio: “San Fermín…una fiesta machista? fiesta hembrista? Agresion sexual en masa? Pos va a ser que no….bacanal de sexo y alcohol” (las faltas de ortografía son suyas, que conste)

La cultura de la violación está en plena salud, y cualquier intento de denunciarla genera una enorme violencia. Así, mil hombres agrediendo a mujeres en una noche de fiesta no es una nueva dimensión de la delincuencia: es la misma dimensión de siempre.

La jugada, en este caso, se llama purplewashing: hacerle un lavado de cara feminista a políticas represivas de corte fascista y racista. Alimentar la xenofobia para defender a “nuestras mujeres” a “nuestros homosexuales”, “a nuestras personas trans”, de pronto amenazadas por esa masa de machos violentos y LGTBI-fóbicos que vienen de más allá de nuestras paradisíacas fronteras. Cuando hace apenas una semana del asesinato de Alan por parte de compañeros y compañeras acosadoras de un instituto de Barcelona con el beneplácito de todo el entorno silencioso, no podemos permitir que se use nuestro nombre en vano. No son ellos: somos todos.

El racismo y la xenofobia que quiere encender la caverna apunta y criminaliza a toda una franja de población, también mujeres, hombres homosexuales, personas trans y de hombres que reniegan de esas construcciones hegemónicas, un sinfín de identidades que son nuestras aliadas, y que sufren en su día a día la violencia de la masculinidad guerrera, de la masculinidad violenta, del macho conquistador. Desviar la atención de las agresiones sexuales hacia el color, el origen, la clase o la religión del agresor solo hace obviar la cruda realidad: que las agresiones sexuales son sistémicas, y es el sistema el que hay que cambiar. Por entero. Y eso a la caverna ya no le hace tanta gracia.

Racismo y género

Tan inútil será el feminismo que no atienda a opresión de raza, como una lucha antirracista que no atienda al género. Precisamente porque se está utilizando el género para alimentar el racismo, y el racismo para alimentar el machismo más casposo. Porque son parte del mismo desastre, necesitamos alianzas urgentes para parar esto con todos los brazos, todos los gritos y todos los cuerpos posibles. Para que denunciar las violaciones no se utilice para construir racismo, para que podamos denunciar siempre, para que siempre salga en los periódicos, para que siempre los alcaldes y las alcaldesas tomen medidas de urgencia. Para que esas medidas apunten a donde tienen que apuntar: ni la clase, ni la raza, ni el origen. Sino a la construcción de la masculinidad guerrera, conquistadora y violadora
 

Satori

Madmaxista
Registrado
16 Jul 2012
Mensajes
8.452
Puntuación de reacción
13.470
Me cago en su puta boca.

Antes de reconocer lo evidente, esta loca es capaz de cualquier cosa.
 
Registrado
6 Mar 2013
Mensajes
29.382
Puntuación de reacción
47.377
La violación es una construcción social, aunque la cometan los individuos.

Tócate los huevos, hija de la grandísima puta. Ojalá te mueras, puta zorra.
 

birdland

Madmaxista
Registrado
11 Feb 2011
Mensajes
4.183
Puntuación de reacción
6.885
De la cultura de la violación, desgraciadamente, no se libra nadie. Ni los norteafricanos. Todos los hombres del mundo globalizado, desde que nacen, son alentados a violar. Todos los que crecen con el cine mainstream, los que tienen conexión a internet, los que tienen como única educación sexual los manuales de biología y el porno online más chusco. Todos los que han crecido en sociedades patriarcales donde la demostración de la masculinidad pasa por una sexualización agresiva y conquistadora. Todos son incitados a violar de una u otra manera, con violencia, por insistencia, o por cansancio, todos aprenden que un “no” es un tal vez,






La que esto escribe es una grandísima hija de puta .sin acritud
 

kmp

Madmaxista
Registrado
28 Ago 2012
Mensajes
236
Puntuación de reacción
243
Ubicación
España
en serio, yo soy de izquierdas, pero con estas movidas absurdas estas tías o lo que sean, hacen el ridículo.

"Si la caverna se ha encabritado esta vez, es porque son otros los que nos violan. Y a nosotras solo tienen derecho a violarnos nuestros hombres. Basta recordar el artículo ‘Tetas y toros’ que publicó Emilia Arias en Pikara Magazine denunciando la violencia sexual que se vive en los San Fermines"

Esto es ridículo hasta el delirio.
Va a comparar lo que hayan pasado unas mujeres que salían en Nochevieja de la estación, camino de su casa o de donde les de la gana ir, a festejar su mayoría, con las pibas que se meten a garrulear borrachas entre los San Fermines?? Unas que son manoseadas, robadas e intimidadas con otras que se emborrachan y se dejan meter mano mientras se descojonan y a veces hasta posan para la foto enseñando las tetas??

ESTÁIS COMO PUTAS CABRAS

Entre los nazis que están aprovechando esto para su discurso y vosotras... a nadie se le ocurre decir que esa gente viene aquí y que, para ellos, nosotros les hemos expulsado de sus paises, porque es Occidente quien las lia pardas allí para sacar beneficio?? Que ese es el origen del problema, y que luego la gasolina la pone una cultura ultra-agresiva con la mujer, que esa la traen ellos?? Así que las culpas, parte y parte. Pero si ahora alguien señala a los extranjeros como el problema, es porque EN ESTE CASO CONCRETO lo son. Pero es que vivís en otra realidad??

"os enfadáis porque son otros los que nos violan": estáis como putas cabras!!
 

Heinrich

Madmaxista
Registrado
11 Sep 2013
Mensajes
4.414
Puntuación de reacción
7.616
Colonia



Pamplona



Idéntico.

Edito: parece ser que la imagen de arriba no se corresponde con un asalto sexual en Colonia, como pensaba cuando hice el post, sino con uno producido en Holanda hace años.
 
Última edición:

Walter Eucken

Madmaxista
Registrado
14 Jul 2010
Mensajes
11.638
Puntuación de reacción
25.541
Impresionante testimonio.

No debemos caer en la trampa de la caverna heteropatriarcal, lo correcto en este caso es restarle importancia e incluso ignorar que ha pasado. Cuanta más publicidad se le dé, más riesgo hay de que aparezcan conductas xenófobas y muchas mujeres eviten pasar cerca de grupos de extranjeros por miedo a ser molestadas, o yendo más lejos incluso que los pervertidos autóctonos copien la estrategia y empiecen a atacarnos en grupo en cualquier aglomeración.
 

Hippiedeplaya

Madmaxista
Registrado
31 May 2013
Mensajes
31.086
Puntuación de reacción
46.625
Qué hijas de puta traidoras a las propias mujeres.

Hay que ser muy mala mujer para escribir eso, como si no estuviera claro que el motivo de la agresión es ser musulmán (de mierda) y por tanto salido irremediable.
 

È Così

Madmaxista
Registrado
11 Ago 2015
Mensajes
591
Puntuación de reacción
3.042
Los hechos recientes no merecían una respuesta tan desproporcionada y brutal del feminismo. Los autores tienen que estar temblando.

Aquí van a caer las caretas de todos. Por si alguien tenía alguna duda de qué palo iban éstas.
 

AYN RANDiano2

Será en Octubre
Registrado
14 May 2010
Mensajes
75.732
Puntuación de reacción
350.367
Todos los hombres del mundo globalizado, desde que nacen, son alentados a violar
Están de psiquiatra. Lo digo totalmente en serio.

Quien ha escrito esto es una persona con una desconexión de la realidad prácticamente insalvable.

es una trampa de la cultura de la violación, que ha logrado naturalizar que, realmente, cada vez que salimos de fiesta hay hordas de chavales programados para esperar que estemos lo bastante borrachas como para dejarnos follar sin consentimiento alguno - See more at: Vienen a violar a nuestras mujeres | pikara magazine
Realmente pretenden emborracharse hasta perder el conocimiento y que "la sociedad" de algún modo mágico les garantice que nos le va a pasar nada.

Mientras no se cumpla esta pretensión absurda (que jamás se cumplirá) ellas denunciarán que "el patriarcado" no les permite caerse borrachas al suelo sin miedo a las consecuencias.

Están como putas regaderas. Son niñas de 5 años mentales muy maleadas y en cuerpos de mujeres adultas.

Son abortos de la Naturaleza que sólo pueden existir en esta sociedad, a la cual ya no le queda mucho tiempo. No os preocupéis por ellas porque son vías muertas en la evolución: Desaparecerán por su pésima adaptación a la Realidad. No hay que hacer nada contra ellas. No hay ni que mover un dedo (excepto en estricta defensa). Ellas son sus mayores enemigas.

Aquí tenéis a la autora:









No cometáis el enorme error de odiarla o desearle mal. Sólo es una enferma mental grave digna de lástima que ha coincidido que ha nacido en un tiempo en el cual en vez de tenerla en tratamiento psiquiátrico se destina dinero público a difundir sus delirios.

Sí , el PNV mantiene este boletín de Psiquiátrico llamado Píkara Magazine con dinero público :8: (ver columna de publicidad de la derecha)

¿Tienen ustedes negocios con el BBVA (por decir una empresa vasca de ámbito nacional)? Pues entonces estan subvencionando esto con su dinero.
 
Última edición:

MisterWhite

Madmaxista
Registrado
15 Jul 2013
Mensajes
32.193
Puntuación de reacción
44.640
No se quien es la asquerosa ramera bollera que ha escrito eso ni me importa.

Cuando expulsemos a mahoma de este continente, la expulsamos a esa y a todas las que son como esa tambien. Que disfruten de su lesbianismo con mahoma.
 

gester

Madmaxista
Registrado
22 Sep 2006
Mensajes
5.242
Puntuación de reacción
11.792
Impresionante testimonio.

No debemos caer en la trampa de la caverna heteropatriarcal, lo correcto en este caso es restarle importancia e incluso ignorar que ha pasado. Cuanta más publicidad se le dé, más riesgo hay de que aparezcan conductas xenófobas y muchas mujeres eviten pasar cerca de grupos de extranjeros por miedo a ser molestadas, o yendo más lejos incluso que los pervertidos autóctonos copien la estrategia y empiecen a atacarnos en grupo en cualquier aglomeración.
Este texto es vergonzoso, es más, ofende a quién lo lee. Cómo el que ha violado a otra mujer de ésas que defiende es de su cuerda, mejor lo olvidamos? Es que me encabrona semejante párrafo de estupideces; cuando la violen a ella haremos lo mismo, pasar ampliamente del tema. Están enfermas.

Menos mal que la mayor parte de los comentarios se salvan.