Sociedad: Panfleto contra Antonio Escohotado (sí, ahora que ha muerto, y para colmo críticas de un lector y admirador suyo, servidor)

AYN RANDiano2

Será en Octubre
Desde
14 May 2010
Mensajes
89.819
Reputación
488.468
Jojo se fumó un porro y le dio un brote psicótico.típico Ayn. La gente que ya viene tocada de fábrica como tu tendría que abstenerse de tomar psicotropicos. El propio Escota lo avisa cuando cuenta como tuvo que tirar al retrete una bolsa entera de Maria mexicana de alta montaña por los potentisimos efectos tipo lsd que sufrió.

Un "libertario" aynradiano pidiendo al gobierno que controle las drogas porque son malas. En fin.... Aquí cada uno aplica su concepto de libertad como le parece.

Escohotado propone la exploración psiconautica como parte del estudio de la naturaleza, y es consecuente con su cosmovisión de que no hay nada fuera de ella, ni más ni menos. Nunca dijo que eran buenas o malas, siempre utilizo el concepto de farmakon(medicamento y veneno) , que depende de la medida. El mismo se apoyó cada vez más en los opioides y en los modernos tranquilizantes en la última etapa de su vida pero nunca le echó la culpa a 'la droga ".

Si como tu dices las drogas están bien para la gente inteligente entonces más a su favor. Su pensamientos principal se puede reducir en la siguiente premisa :puesto que la exploración psiconautica es peligrosa y requiere de inteligencia y amor propio, hagamos de estos principios el eje de la cultura psiconautica, expanda os la información, los conocimientos adquiridos y olvidémonos de prohibiciones y mercados negros que acentúan los peligros del consumo.
Relea el post 1: Yo estoy por la despenalización total.

Sólo establecería (es mi teoría) un sistema de LICENCIA DE USO de drogas, como lo hay para conducir un coche o manejar armas.

Estudias, apruebas un temario, te informas, y ya podrías usar Heroína o LSD, sabiendo donde te metes.

Igual que necesitas un estudio y formación previo para conducir un coche o manejar una escopeta.
 

Fe_en_el_caos

Chamán en prácticas
Desde
13 Ene 2021
Mensajes
258
Reputación
841
En los 80 yo me compré la Historia General de las drogas en edición Alianza Editorial. Los 3 tomitos. Me la devoré de arriba a abajo y de abajo a arriba.

En 1991 estaba ya en la Universidad y por fin pude "practicar" la "teoría" del Sr. Escohotado: Me fumé un porrito de Marihuana, mi entrada en la "cultura de drogas" descrita con tanta elegancia por el Sr. Escohotado.

Terminé en una ambulancia rumbo a Urgencias por brote disociativo psicótico por THC. Me cortaron el brote en seco con una Benzodiacepina (doy el "truco" por si les es útil alguna vez)

El THC a unos les hace reír.

A otros nos causa un brote psicótico.

El Sr. Escohotado hace cero mención a este hecho en sus escritos.

Me sentí TRAICIONADO, ENGAÑADO Y MUY IDIOTA...yo "conocía" (CREÍA conocer) las drogas por haberme rererereleído los 3 tomos de Escohotado.

En realidad era un ignorante que desconocía por completo sus peligros.

Podría haberme tirado por la ventana en mi brote por THC. De hecho lo intenté.

Los brotes psicóticos ( y el MAYOR RIESGO DE ESQUIZOFRENIA) en consumidores de THC vienen en la literatura médica.

Literatura médica que el Sr. Escohotado IGNORABA o bien DECIDIÓ OCULTAR a sus desavisados lectores (y yo fui uno de ellos).

Esta es la RESPONSABILIDAD del Sr. Escohotado: Millones de copias de sus libros dando INFORMACIÓN PARCIAL sobre substancias "interesantes" PERO PELIGROSAS.
Lo dudo por ciertos datos que das, simplemente no me cuadran.

Respecto a leerte y releerte los libros, creo que ya en la primera página avisaba:

" la misma soga que sirve al escalador para coronar la montaña le sirve al suicida para ahorcarse, concederle el mérito de lo uno o echarle las culpas de lo otro a la soga es una insensatez."

Después de haberte leido y releído sus libros (que hablaba de estados semejantes de alteración de conciencia y lleno de referencias a "malos viajes"), alguien introvertido como tu, debería al menos haber recordado alguna línea de lo que leyó.

Pero lo más interesante de tu crítica es el resto, en la que a mi entender, no estás acertado.
Yo no soy defensor de Escohotado, y apenas le he escuchado en los últimos años, pero atacarle con esos argumentos...

Editaré el mensaje para contestarte.
 
Última edición:

workforfood

Madmaxista
Desde
4 Dic 2011
Mensajes
12.157
Reputación
18.221
Lugar
Pocilga
Nadie se vuelve alcohólico por consumir alcohol, más que alguien que ya esta dispuesto a ello. Consumir hachís y tener un brote psicótico es igual, es echarle la culpa al hachís tu predisposición genética a la psicosis.
 

fachacine

Del facherío me fío
Desde
25 Nov 2014
Mensajes
11.499
Reputación
38.299
Lugar
Junto al mar
Esta vez no coincido para nada con @AYN RANDiano2, las intervenciones de Escohotado en prensa y televisión en los últimos 30 años están llenas de advertencia sobre el mal uso de las drogas (y lo del mal uso es evidente a que se refiere, pureza de la muestra y dosis, no hace falta tener un máster). Un tio que es capaz de poner los cojones encima de la mesa y escribir en 1988 en El Pais una "Carta a la madre de un toxicómano" siempre será para mí un referente. De los mejores artículos que se han escrito en España, no puedo evitar hacer copia y pega. Esto sólo lo escribe un GRANDE DE ESPAÑA:

Carta a la madre de un toxicómano

Muy señora mía: comprendo y comparto sinceramente el sentimiento de impotencia que le impulsa a formar grupos de protesta y manifestarse por las calles pidiendo soluciones para un asunto que empeora cada día. Por eso mismo le propongo detenerse un momento a reflexionar, ya que no conocemos una cosa simplemente por padecerla en nuestra carne, sino cuando llegamos a entender de dónde nace.A usted la propaganda oficial le ha dicho que hay, por una parte, la droga, y por otra parte, las medicinas de la farmacia, y por otra, los productos vendidos en tiendas de alimentación y estancos. Unos llevan a la muerte, otros a la vida y los terceros son cosa distinta.

Me atrevo a sugerirle que ideas de este tipo sólo empiezan a parecer reales cuando decidimos creer en ellas. La heroína, que simboliza hoy el Mal, nos sirve de perfecto ejemplo. Es un opiáceo, y el opio fue usado como bendición de Dios por todos los médicos desde hace 4.000 años hasta hace unos pocos.

Sus derivados son, desde luego, drogas de delicado manejo. Fíjese, con todo, que mientras fueron legales no produjeron un solo caso de sobredosis accidental, mientras ahora matan involuntariamente a cientos de jóvenes cada año; y fíjese también en que mientras fueron cosas decentes, puras y baratas sus consumidores constantes eran, gente mayor. Lanzada por la casa Bayer al mismo tiempo que la aspirina, su otro gran descubrimiento, la heroína se recomendaba hasta para calmar los nervios y la tos de niños pequeños.

Querría hacerle ver, señora, que si esa sustancia resulta hoy diabólica es porque algunos venden muy lucrativamente infiernos a los demás, pero también porque en alguna medida la declaramos diabólica nosotros mismos, que no sabemos vivir sin un Satanás u otro y lo encontramos hasta en terrenos tan neutros como la química. La tragedia ocurre cuando algunos de nuestros hijos -en la edad más difícil, cuando su carácter aún no se ha formado- deciden creer la fantasía de sus padres.

¿Por qué se la creen? Observe que no sólo tiene la fascinación de lo prohibido, sino una triste aunque innegable ventaja. Obtener el estatuto de endemoniados (colgados) les libera de ese aprender a sacrificarse y acumular para otros que marca el comienzo de la madurez, les libera de asumir responsabilidad por los actos propios. Sin darnos cuenta, al aceptar que existiera una sustancia capaz de anular diabólicamente la buena voluntad, ofrecimos a nuestros hijos una coartada y un papel. Coartada para la falta de virtud y papel para la falta de paradero.

Hay algo que usted sabe y parece estar olvidando constantemente. A su hijo le cuesta 20.000 pesetas el gramo de unos polvos que -según declaraciones oficiales- tienen el 5% de lo que pretenden, cuando mucho el 10%. ¿Podría padecer un marido o un hijo alcohólico si -por razones de precio y pureza- él sólo lograra beber al día de anís o coñá lo que cabe en un dedal de costura? Cuando le dijera que necesitaba el dinero de la compra o el del alquiler para conseguir su dedal de licor de cada día, ¿qué le respondería? Y cuando le viera morir por beberse un centílitro de eso, ¿le echaría usted la culpa al anís o al coñá en general?

Dentro de su penosa situación, señora, le sirve de consuelo pensar que la heroína es algún tipo de cuerpo mágico que basta mirar para quedar enganchado irresistiblemente. Su hijo, un pobre incauto, quiso probar nada más y desde ese preciso instante se convirtió en víctima justificada para robar o hasta matar, y desde luego para declararse parásito perpetuo.

Pero la heroína, que sienta casi siempre muy mal las primeras veces, no empieza a adiccionar antes de pasar dos semanas usando un cuarto de gramo diario (si lo duda usted, pregunte a un médico competente). E incluso entonces la reacción de abstinencia no resulta más incómoda que una suave gripe durante un par de días. Para adiccionarse realmente se necesitan al menos dos meses de uso cotidiano. Por otra parte, lo más probable es que su hijo no conozca siquiera la heroína, sino una forma tosca de morfina, rebajada tan brutalmente que para poder depender a nivel físico de ella necesitaría casi cuatro gramos diarios, y usted sabe que no toma más de un cuarto, cuando llega a tanto; y yo le añado que si tomase le enorme cantidad requerida para convertirse en un verdadero adicto moriría de inmediato por efecto del sucedáneo. Extraiga usted misma las consecuencias. El esfuerzo de las autoridades por crear algo diabólico ha desembocado en la aparición de un ejército dirigido por asesinos, aunque reclutado entre farsantes e ilusos, que a cambio del estigma y el peligro de envenenamiento con matarratas o maizena compran irresponsabilidad. El sistema vigente impone lo uno y vende lo otro. Mientras las fuerzas del orden se desmoralizan, y mientras el estado de cosas enriquece a un grupo creciente de personas que vive muy bien de defender, tratar o reprimir un mal inventado por la prohibición, usted, yo y los demás cabezas de familia somos el público que paga.

¿Qué hacer? Como los Estados prefieren seguir mintiendo, sólo nos queda defender la verdad en este asunto, tan recubierta de ignorancia e interesados mitos. La verdad, señora, es que no hay drogas buenas y malas, sino usos sensatos e insensatos de las mismas (como pasa con las armas de fuego, la energía nuclear y tantas otras cosas), que el uso sensato es infinitamente más probable cuando no hay mercado negro y que la ilegalización estimula toda suerte de abusos. La verdad es que no depende tanto de la (supuesta) heroína como de las condiciones impuestas a su consumo el que sea un vicio pagado con una abyecta vida y una abyecta muerte. La verdad es que había mil veces menos adictos-delincuentes cuando los médicos podían recetar opiáceos. La verdad es que curar la heroinomanía con metadona es como curar al alcohólico de whisky con ginebra y mucha hipocresía. La verdad es que el remedio puesto en práctica está agravando sin parar la enfermedad con ofertas de nuevos planes que son caricaturas del más fracasado y viejo, pues la receta de aumentar los castigos -incluso aplicando el de muerte- sólo logra encarecer aún más el producto, aumentando el negocio y consiguiendo que sea vendido por menores de edad, únicos irresponsables a nivel penaol.

Coartada

Fíjese en que tampoco sirve proponer subvenciones y empleos a las personas por el mero hecho de declararse heroinómanos. Esas medidas estimularían inmediatamente a muchos pobres, parados e infelices a poner los medios para declararse tales, multiplicando la cantidad de personas acogidas a la coartada y el papel de irresponsables víctimas. A usted y a mí nos queda el consuelo de pensar que el asunto es planetario. Pero el mal de muchos no dejará de ser un consuelo para tontos. Nuestros protectores corrompen la sociedad en nombre de la salud pública, permitiendo que se venda basura a precios astronómicos, creando cofradías draculinas que dan de comer a mangantes y criminales y fundando una casta a quien la policía protege bajo la categoría de confidentes, aunque en privado les llame gusanos, por aquello de hacer posible una pesca. Es esa canalla quien controla hoy el mercado de todas las drogas ilegales.

Ya verá usted cómo en las próximas elecciones todos los partidos le piden el voto con grandes promesas, después de apoyar hace poco en las Cortes aquello que hace crónico el actual estado de cosas. Quizá le he dicho cosas que preferiría no saber, que apartará como fuere de su mente. Pero me pregunto si quienes le dicen lo que querría oír no serán quienes defienden la auténtica causa de sus desdichas.
 

workforfood

Madmaxista
Desde
4 Dic 2011
Mensajes
12.157
Reputación
18.221
Lugar
Pocilga
La mayoría de la gente no se hace adicta a las drogas porque sencillamente no tienen predisposicion genética no es porque tengan más mollera, es porque hay un % de gente que genéticamente son muy vulnerables a las adicciones y esa es la gente que tomar droga les condiciona como desarrollar adicciones o psicosis.
 
Desde
1 Dic 2017
Mensajes
4.550
Reputación
8.893
pero no todos tienen ni vocación ni capacidad para ser psiconautas, la mayoría van a caer víctimas del vicio del uso lúdico y de evasión.

Es difícil el punto medio entre legalizar, liberalizar o prohibir.
Desde luego, yo no lo tengo claro, sobre todo con el tema de los opioides... Lo que si está confirmado es que el oscurantismo, las prohibiciones y el mercado negro tampoco han disfrutado de un gran éxito..

Simplemente quería clarificar la postura del Escota tal como la entiendo.
 

AYN RANDiano2

Será en Octubre
Desde
14 May 2010
Mensajes
89.819
Reputación
488.468
Esta vez no coincido para nada con @AYN RANDiano2, las intervenciones de Escohotado en prensa y televisión en los últimos 30 años están llenas de advertencia sobre el mal uso de las drogas (y lo del mal uso es evidente a que se refiere, pureza de la muestra y dosis, no hace falta tener un máster). Un tio que es capaz de poner los cojones encima de la mesa y escribir en 1988 en El Pais una "Carta a la madre de un toxicómano" siempre será para mí un referente. De los mejores artículos que se han escrito en España, no puedo evitar hacer copia y pega. Esto sólo lo escribe un GRANDE DE ESPAÑA:

Carta a la madre de un toxicómano

Muy señora mía: comprendo y comparto sinceramente el sentimiento de impotencia que le impulsa a formar grupos de protesta y manifestarse por las calles pidiendo soluciones para un asunto que empeora cada día. Por eso mismo le propongo detenerse un momento a reflexionar, ya que no conocemos una cosa simplemente por padecerla en nuestra carne, sino cuando llegamos a entender de dónde nace.A usted la propaganda oficial le ha dicho que hay, por una parte, la droga, y por otra parte, las medicinas de la farmacia, y por otra, los productos vendidos en tiendas de alimentación y estancos. Unos llevan a la muerte, otros a la vida y los terceros son cosa distinta.

Me atrevo a sugerirle que ideas de este tipo sólo empiezan a parecer reales cuando decidimos creer en ellas. La heroína, que simboliza hoy el Mal, nos sirve de perfecto ejemplo. Es un opiáceo, y el opio fue usado como bendición de Dios por todos los médicos desde hace 4.000 años hasta hace unos pocos.

Sus derivados son, desde luego, drogas de delicado manejo. Fíjese, con todo, que mientras fueron legales no produjeron un solo caso de sobredosis accidental, mientras ahora matan involuntariamente a cientos de jóvenes cada año; y fíjese también en que mientras fueron cosas decentes, puras y baratas sus consumidores constantes eran, gente mayor. Lanzada por la casa Bayer al mismo tiempo que la aspirina, su otro gran descubrimiento, la heroína se recomendaba hasta para calmar los nervios y la tos de niños pequeños.

Querría hacerle ver, señora, que si esa sustancia resulta hoy diabólica es porque algunos venden muy lucrativamente infiernos a los demás, pero también porque en alguna medida la declaramos diabólica nosotros mismos, que no sabemos vivir sin un Satanás u otro y lo encontramos hasta en terrenos tan neutros como la química. La tragedia ocurre cuando algunos de nuestros hijos -en la edad más difícil, cuando su carácter aún no se ha formado- deciden creer la fantasía de sus padres.

¿Por qué se la creen? Observe que no sólo tiene la fascinación de lo prohibido, sino una triste aunque innegable ventaja. Obtener el estatuto de endemoniados (colgados) les libera de ese aprender a sacrificarse y acumular para otros que marca el comienzo de la madurez, les libera de asumir responsabilidad por los actos propios. Sin darnos cuenta, al aceptar que existiera una sustancia capaz de anular diabólicamente la buena voluntad, ofrecimos a nuestros hijos una coartada y un papel. Coartada para la falta de virtud y papel para la falta de paradero.

Hay algo que usted sabe y parece estar olvidando constantemente. A su hijo le cuesta 20.000 pesetas el gramo de unos polvos que -según declaraciones oficiales- tienen el 5% de lo que pretenden, cuando mucho el 10%. ¿Podría padecer un marido o un hijo alcohólico si -por razones de precio y pureza- él sólo lograra beber al día de anís o coñá lo que cabe en un dedal de costura? Cuando le dijera que necesitaba el dinero de la compra o el del alquiler para conseguir su dedal de licor de cada día, ¿qué le respondería? Y cuando le viera morir por beberse un centílitro de eso, ¿le echaría usted la culpa al anís o al coñá en general?

Dentro de su penosa situación, señora, le sirve de consuelo pensar que la heroína es algún tipo de cuerpo mágico que basta mirar para quedar enganchado irresistiblemente. Su hijo, un pobre incauto, quiso probar nada más y desde ese preciso instante se convirtió en víctima justificada para robar o hasta matar, y desde luego para declararse parásito perpetuo.

Pero la heroína, que sienta casi siempre muy mal las primeras veces, no empieza a adiccionar antes de pasar dos semanas usando un cuarto de gramo diario (si lo duda usted, pregunte a un médico competente). E incluso entonces la reacción de abstinencia no resulta más incómoda que una suave gripe durante un par de días. Para adiccionarse realmente se necesitan al menos dos meses de uso cotidiano. Por otra parte, lo más probable es que su hijo no conozca siquiera la heroína, sino una forma tosca de morfina, rebajada tan brutalmente que para poder depender a nivel físico de ella necesitaría casi cuatro gramos diarios, y usted sabe que no toma más de un cuarto, cuando llega a tanto; y yo le añado que si tomase le enorme cantidad requerida para convertirse en un verdadero adicto moriría de inmediato por efecto del sucedáneo. Extraiga usted misma las consecuencias. El esfuerzo de las autoridades por crear algo diabólico ha desembocado en la aparición de un ejército dirigido por asesinos, aunque reclutado entre farsantes e ilusos, que a cambio del estigma y el peligro de envenenamiento con matarratas o maizena compran irresponsabilidad. El sistema vigente impone lo uno y vende lo otro. Mientras las fuerzas del orden se desmoralizan, y mientras el estado de cosas enriquece a un grupo creciente de personas que vive muy bien de defender, tratar o reprimir un mal inventado por la prohibición, usted, yo y los demás cabezas de familia somos el público que paga.

¿Qué hacer? Como los Estados prefieren seguir mintiendo, sólo nos queda defender la verdad en este asunto, tan recubierta de ignorancia e interesados mitos. La verdad, señora, es que no hay drogas buenas y malas, sino usos sensatos e insensatos de las mismas (como pasa con las armas de fuego, la energía nuclear y tantas otras cosas), que el uso sensato es infinitamente más probable cuando no hay mercado negro y que la ilegalización estimula toda suerte de abusos. La verdad es que no depende tanto de la (supuesta) heroína como de las condiciones impuestas a su consumo el que sea un vicio pagado con una abyecta vida y una abyecta muerte. La verdad es que había mil veces menos adictos-delincuentes cuando los médicos podían recetar opiáceos. La verdad es que curar la heroinomanía con metadona es como curar al alcohólico de whisky con ginebra y mucha hipocresía. La verdad es que el remedio puesto en práctica está agravando sin parar la enfermedad con ofertas de nuevos planes que son caricaturas del más fracasado y viejo, pues la receta de aumentar los castigos -incluso aplicando el de muerte- sólo logra encarecer aún más el producto, aumentando el negocio y consiguiendo que sea vendido por menores de edad, únicos irresponsables a nivel penaol.

Coartada

Fíjese en que tampoco sirve proponer subvenciones y empleos a las personas por el mero hecho de declararse heroinómanos. Esas medidas estimularían inmediatamente a muchos pobres, parados e infelices a poner los medios para declararse tales, multiplicando la cantidad de personas acogidas a la coartada y el papel de irresponsables víctimas. A usted y a mí nos queda el consuelo de pensar que el asunto es planetario. Pero el mal de muchos no dejará de ser un consuelo para tontos. Nuestros protectores corrompen la sociedad en nombre de la salud pública, permitiendo que se venda basura a precios astronómicos, creando cofradías draculinas que dan de comer a mangantes y criminales y fundando una casta a quien la policía protege bajo la categoría de confidentes, aunque en privado les llame gusanos, por aquello de hacer posible una pesca. Es esa canalla quien controla hoy el mercado de todas las drogas ilegales.

Ya verá usted cómo en las próximas elecciones todos los partidos le piden el voto con grandes promesas, después de apoyar hace poco en las Cortes aquello que hace crónico el actual estado de cosas. Quizá le he dicho cosas que preferiría no saber, que apartará como fuere de su mente. Pero me pregunto si quienes le dicen lo que querría oír no serán quienes defienden la auténtica causa de sus desdichas.
Le pongo a usted en el post 1 porque su post es la "defensa de Escohotado" que él ya no puede hacer por haber -desgraciadamente- fallecido ya.

Maldita mi costumbre de dejar las cosas por hacer ad calendas graecas: Debí haber hecho este hilo en vida de Escohotado. Si se hubiese dignado a contestarme hubiese atendido a su réplica con gran atención, ya que era una de las pocas personas en las cuales reconocía a alguien intelectualmente muy superior a mí.
 

Cens0r

Himbersor
Desde
29 Ene 2020
Mensajes
643
Reputación
851
Buen hilo. Un apunte:

Barajas la posibilidad de que el brote psicótico sufrido haya sido causado por una dosis demasiado elevada del producto consumido?

Adjunto un fragmento de Antifragil, de Nassim Taleb:

El método denominado Antidotum Mithridatium , loado por Aulo Cornelio Celso, el famoso médico del mundo antiguo, tuvo que estar bastante de moda en Roma porque cerca de un siglo después complicó un poco los intentos de matricidio del emperador Nerón. Nerón se había obsesionado con la idea de matar a su madre, Agripina, que, para dar más intriga al asunto, era hermana de Calígula (y, por si faltaba un poco de sal, se dice que fue amante de Séneca, el filósofo, sobre quien me extenderé más adelante). Pero una madre tiende a conocer muy bien a sus hijos y a predecir sus actos, sobre todo si el hijo es único; y Agripina sabía algo de venenos porque puede que hubiera usado uno para matar, al menos, a uno de sus esposos (ya he dicho que la historia era muyn Itrigante). Así pues, sospechando que Nerón había puesto precio a su cabeza, se «mitridatizó» contra los venenos que pudieran estar al alcance de los esbirros de su hijo. Al igual que Mitrídates, Agripina acabó falleciendo por métodos más mecánicos porque (al parecer) su hijo hizo que la mataran unos asesinos, lo que nos ofrece la pequeña pero importante lección de que no se puede ser robusto contra todo. Y es que, dos mil años más tarde, aún no se ha encontrado un método que nos «fortalezca» contra una espada. Llamamos mitridatismo al resultado de la exposición a dosis pequeñas de una sustancia que, con el tiempo, hacen que la persona sea inmune a dosis mayores de la misma. Es un enfoque similar al que se usa en medicina para la vacunación y para tratar las alergias. No acaba de ser antifragilidad porque se halla en el nivel más modesto de lo robusto, pero nos estamos acercando. Y ya tenemos un indicio de que vernos privados de veneno quizá nos haga frágiles y de que el camino a la «robustificación» se inicia con un mínimo de daño. Consideremos ahora el caso de que la sustancia venenosa, a cierta dosis, hace que estemos mejor en general, un peldaño por encima de la robustez. La hormesis, una palabra creada por los farmacólogos, se refiere al hecho de que una dosis pequeña de una sustancia perjudicial puede ser beneficiosa para el organismo y actuar como una medicina. Una cantidad muy pequeña de una sustancia en principio perniciosa beneficia al organismo y hace que mejore en general porque desencadena una reacción exagerada. En su momento, no se interpretó este fenómeno en el sentido de que «el daño beneficia», sino en el sentido de que «el daño depende de la dosis» o de que «la medicina depende de la dosis». Pero lo que ha interesado a los científicos ha sido la no linealidad de la respuesta a las dosis.
El mitridatismo tiene fundamentos diferentes a los de la inmunizacion. Y ninguno está relacionado con la homeopatía, que es algo directamente falso.
 

fachacine

Del facherío me fío
Desde
25 Nov 2014
Mensajes
11.499
Reputación
38.299
Lugar
Junto al mar
Relea el post 1: Yo estoy por la despenalización total.

Sólo establecería (es mi teoría) un sistema de LICENCIA DE USO de drogas, como lo hay para conducir un coche o manejar armas.

Estudias, apruebas un temario, te informas, y ya podrías usar Heroína o LSD, sabiendo donde te metes.

Igual que necesitas un estudio y formación previo para conducir un coche o manejar una escopeta.
La comparación no es buena, estimado Ayn, un coche o un arma hay que fabricarlo. Las drogas en cambio están ahí y siempre han estado ahí, las da la naturaleza, te paseas por el campo y te encuentras una planta de opio, punto. No es lo mismo.
 

jorge

Madmaxista
Desde
30 Sep 2006
Mensajes
5.507
Reputación
12.869
Nunca he leído su tratado de las drogas, pero en mis años mozos probé bastantes y tengo la suerte de que ninguna me enganchó. Otros se la metieron una vez y ya estaban perdidos. La dopamina, supongo...
Lo que si me llama la atención poderosamente son los enteógenos, concretamente el Bufo Alvarius o veneno de sapito. De las demás drogas cada uno tiene su opinión, pero de esta última he oido el mismo testimonio en todo tipo de perfiles. Da igual que sea un chaval de 20 años o un matemático fisico nuclear de 60, todos sin excepción se rinden y hablan siempre en términos espirituales después de probarla, y es que en verdad yo creo que te da un paseo por otra dimensión o eleva la conciencia hasta niveles desconocidos. No me hagais caso a mi, buscad en ytb los cientos de testimonios que hay sobre esta sustancia y asombraos como la experiencia consigue la unanimidad en todos los testimonios: Dios, unidad, el todo, la fuente, etc...
 
Última edición:

KOLETA PODRIDA

Madmaxista
Desde
4 Oct 2018
Mensajes
7.627
Reputación
19.720
Lugar
Reino del Timovirus
El Sr. Escohotado era un SUPERVIVIENTE por virtud de su inteligencia superior y su status social privilegiado:

Lo explica en el minuto 1 de este vídeo:


En su generación murieron como moscas por consumir drogas.

Escohotado sobrevivió.

Sobrevivió porque:
Escohotado era una persona inteligentísima, con un intelecto muy por encima de la media.​
Escohotado tenía la cabeza mucho mejor amueblada que la media. Se puede ser inteligentísimo y tener la cabeza muy desorganizada. Mi caso, sin ir más lejos.​
Escohotado tenía una posición social mucho mejor que la media: Es el único funcionario del banco de España que se pidió una excedencia, hereda de sus padres y monta Insomnia Ibiza (explicado por él mismo), profesor de la UNED, trabajador en la ONU Ginebra, políglota, royalties de sus múltiples libros...tenía la vida resueltísima por sus méritos e inteligencia.​

La masa que no cumple estos requisitos es CARNE DE CAÑÓN con el regimen de drogas del Sr.. Escohotado.

Dos ejemplos:


Iosu Eskorbuto explicando como consumían Heroína como "protesta contra la sociedad" (pobre hombre, cómo le estafaron)


Los niños de la Heroína en la RFA de los 70. Niños de clase obrera pretendiendo imitar los hábitos farmacológicos de un millonario como David Bowie.

Cuando meros CURRELAS intentan imitar los hábitos de drogas de MILLONARIOS que les superan de largo en dinero, posición social, cultura, inteligencia y conexiones sociales, terminan en DESASTRE.

David Bowie murió a los 69 años.​
Antonio Escohotado ha muerto a los 80 años.​
Iosu Eskorbuto murió a los 31 años.​
Iosu Eskorbuto (a quien conocí personalmente, por cierto) era un genio en lo suyo, pero no llegaba ni a currela: Fue inempleado e inempleable hasta su temprana muerte "por SIDA" (por drogas y "tratamiento" de SIDA con AZT, más bien)​
Los niños de la Heroína morían a los 14 años:​

Las drogas "duras" pueden ser un vicio soportable por "caballeros solventes" con la cabeza muy bien amueblada, caso del Sr. Escohotado.

En personas no tan inteligentes y de clase baja son LETALES. MATARRATAS.


El punki con chupa de cuero raída que en el banco del parque lee esforzadamente al Sr. Escohotado en general olvida este dato.

Y el punki fui yo, en los 80. Caveat emptor. A mí me "salvó" mi CI de 137 y venir de una familia de clase media-alta.

Adicionalmente Escohotado manifiesta en sus entrevistas un mal disimulado desprecio a los menos inteligentes, a los que terminan siendo "yonkis" o terminan mal con las drogas.

El Sr. Escohotado desde la atalaya de su intelecto privilegiado debería haber sabido -dato básico de la vida- que la mayor parte de los seres humanos eran (somos, me incluyo entre los inferiores a él) menos inteligentes que él, y que exigirles estándares de comportamiento y autodisciplina de "Nivel Escohotado" estaba FUERA DE LA REALIDAD.

Es como si yo dejase "jugar" con mis armas de aire comprimido a adolescentes no muy espabilados y les despreciase porque terminasen tuertos.

Es MI responsabilidad como tirador advertir a los novicios de los riesgos de manejar armas, aunque sean "sólo" de aire comprimido.

Y fue la IRRESPONSABILIDAD del Sr. Escohotado glosar la CULTURA DE DROGAS sin contínuas advertencias hacia sus riesgos.

¿Por sus méritos o inteligencia? Era un hijo de papá con la vida resuelta antes de nacer, igual que el payaso de Dragó.
 
  ¡No hombre no! ¡Tienes un bloqueador de anuncios!
Hemos eliminado mucha publicidad.
Por favor elimina el bloqueador de anuncios y contribuirás al mantenimiento de burbuja.info