Musulmanes lapidan y queman viva a compañera de clase cristiana acusada de ofender a Mahoma (Nigeria)

acitisuJ

Madmaxista
Desde
28 Ene 2016
Mensajes
42.008
Reputación
185.920

Blasfemia: Deborah Yakubu se pasó de la raya, dice el imán de la Mezquita Nacional de Abuja

El imán de la Mezquita Nacional de Abuja, Ibrahim Maqari, ha reaccionado ante el linchamiento de Deborah Yakubu, una estudiante cristiana en el estado de Sokoto, por supuesta blasfemia, diciendo que la difunta se había pasado de la raya. El jueves, un grupo de estudiantes de la Facultad de Educación Shehu Shagari en Sokoto asesinaron a su compañera de curso por insultar al Profeta del Islam a través de una nota de voz enviada a un grupo de Whatsapp de la clase
 
Última edición:

perrosno

Madmaxista
Desde
13 Ago 2017
Mensajes
27.320
Reputación
51.245
Son sus costumbres y las quieren atajar desde los despachos de las menestras de igual dá. Ya tu sabehhhhh.



Jombre blanco mu malo
 

noticiesiprofecies

Madmaxista
Desde
21 Sep 2015
Mensajes
4.159
Reputación
6.642
— S-23 La acusación de blasfemia contra el «Profeta» es considerada como uno de los más graves delitos, punible con la pena de muerte. Como resulta de fácil aplicación contra un cristiano, el cual no puede sino confesar que Mahoma es un falso profeta y un anticristo, e importa proteger al ídolo, esta acusación se mantiene suspendida cual espada de Damocles por encima de la cabeza de todo cristiano que habite en un país musulmán.[1] Muchas otras disposiciones destinadas a destruir la dignidad de los dimíes, a inculcarles la desestima de sí mismos, provocaron la caída de su natalidad y su progresiva desaparición. El hacer que haya los menos nacimientos posibles, la desnatalidad, las masacres y las conversiones forzadas han ido siendo los medios puestos en marcha para operar la inversión demográfica[2] en los países invadidos. Es un fenómeno general. Así, Turquía, por mucho tiempo mayoritariamente cristiana, ¿no ha visto cómo su población cristiana pasó de su 30 % en 1900 al 0,2 % de hoy, habiendo pasado por ahí el genocidio de los armenios y los asirio-caldeos?



[1] « Ibn al-Mundhin a dit : L’ensemble des savants est d’avis que celui qui insulte le Prophète doit être tué » (Tafsir al-Qurtubi, 9,12).
[2] Cf.: Bat Ye’Or, Les Chrétientés d'Orient entre jihad et dhimmitude, Cerf, 1991.



— U-18 Además, esta segunda fase de la yihad se manifiesta a nivel jurídico por mediación de denuncias a los tribunales presentadas con arreglo a blasfemias, islamofobia o de cualquier otra razón cuyo objetivo sea obligar a los no-musulmanes a perder su tiempo y su dinero y, sobre todo, a autocensurarse para que el islam aparezca como algo sagrado, intocable y omnipotente. Paralelamente, se da una serie de reivindicaciones múltiples e incesantes de privilegios, encaminados a extender la influencia territorial de los musulmanes y aumentar de hecho su peso político. Tantos privilegios que reciben los musulmanes, otras tantas obligaciones y restricciones para quienes no lo son. Así ocurre con la imposición de la alimentación *halal, la prohibición del alcohol, lo de la oración en el lugar de trabajo, la ocupación dominante e ilegal del espacio público, la destrucción de los símbolos cristianos pretextando laicidad, etc. La educación nacional suprime ciertos hechos históricos de la enseñanza porque los juzga ofensivos para la población musulmana, incapaz de sujetarse al derecho común. El ramadán aparece como una inofensiva costumbre, festiva y distendida,[1] pero en realidad es un formidable medio de condicionamiento social, de opresión, de vigilar que todo el mundo se someta al totalitarismo islámico. Así, el artículo 222 del Código Penal marroquí estipula que: «Quien, notoriamente conocido por su pertenencia a la religión musulmana, rompa ostensiblemente el ayuno en un lugar público durante el ramadán, sin motivo admitido por el islam, sea castigado con una pena de prisión de uno a seis meses y multa.» En agosto de 2013, 82 indonesios, en su mayor parte obreros en la construcción, fueron detenidos por no haber respetado el ramadán; la sharía en vigor prevé seis meses de cárcel y una fuerte multa. Los no-musulmanes reciben las mismas penas si comen en público.

El ramadán ejerce una presión social extremadamente fuerte: permite identificar a los no-practicantes, a los tibios. En algunos inmuebles de las afueras de las ciudades francesas, se rebusca en los cubos de basura y papeleras para sacar conclusiones sobre la práctica del ramadán de sus habitantes.

Lo mismo cabe decir del velo islámico, la comida halal, la construcción de mezquitas: todo ello les informa acerca de la sumisión a la sharía, son indicios sobre su adhesión, indicadores sociales. No someterse a la sharía es rebelarse contra Alá y Mahoma, no puede haber un crimen peor, y todo puede ser legitimado para detener semejante afrenta.

Al rechazar convertirse al islam o someterse a la sharía, los no-musulmanes que defienden sus países y tradiciones son considerados como agresores y reciben una creciente presión para que emigren, pues ahora se trata de zonas ocupadas por el islam. Los órganos de poder —policía, ejército, servicios públicos, puestos electivos, organizaciones, etc.— sufren una infiltración, que permite a los soldados de Alá ejercer ilícitamente un poder que potencia los intereses de la umma, en detrimento de los no-musulmanes. ¿Habría un vínculo entre la voluntad de la OCI —Organización de la Conferencia Islámica [2], ese cada vez más adulado organismo que resguarda para su invulnerabilidad a 57 Estados— de «consolidar la lucha de todos los pueblos musulmanes para la salvaguarda de su dignidad, independencia y derechos nacionales»[3] —cosa que la Liga Mundial Islámica entiende por «garantizar la defensa de las minorías musulmanas, seguido de la transformación de estas en mayoría dominante y soberana gracias al proselitismo»—, y el hecho de «la renuncia en 1999 por parte de Francia de exigir a la *UOIF el reconocimiento en su declaración del derecho al cambio de religión prohibido en el Corán»[4]? ¿Qué mejor muestra de la retractación de Francia de sus principios constitucionales, así como del avanzado estado de su islamización?



— U-19 En esta guerra, los musulmanes llamados moderados (véase: Q-38; U-32; Apéndice A) juegan su papel: presentar el islam con un rostro inofensivo y amigable. Por su número hacen presión sobre las autoridades, a la vez que financian las operaciones de la yihad por medio de variados impuestos, como el que conlleva el consumo de la comida halal[5], y apoyan la yihad al abstenerse de condenarla y de luchar contra la misma. ¿Cómo podrían condenar la yihad sin dejar de ser musulmanes (Corán 3,103; 49,10)?


[1] Estadísticas del Instituto Abassa (9 de octubre del 2007) sobre el tema del ramadán celebrado en 24 provincias de Argelia en relación con las medias anuales: accidentes de trabajo: ↑ 150 %; urgencias médicas: ↑ 300 %; accidentes domésticos: ↑ 250 %; riñas y disputas con resultado de heridas: ↑ 400 %; intoxicaciones alimentarias: ↑ 32 %; agravación y complicación de enfermedades crónicas: ↑ 80 %; defunciones: ↑ 18 %; mujeres y niños golpeados en el hogar: ↑ 120 %; delincuencia menor: ↑ 220 %; delitos por venta y consumo de estupefacientes: ↑ 96 %; robos de coches, estafas, falsificación y uso de documentos falsos: ↑ 180 %; accidentes de tráfico: ↑ 52 %, etc. Y todo ello sin hablar de la pérdida de productividad laboral. ¿Quién, en su sano juicio, puede aceptar que el conductor del autobús en el que deba subir su hijo, conduzca de día sin que haya comido ni bebido nada desde recién entrada la noche?
[2] N. del T.: Desde el 28 de junio del 2011 se llama Organización para la Cooperación Islámica.
[3] Este es uno de los objetivos de la OCI, proclamados por ella misma en marzo de 1972, en Yeda (Arabia Saudí).
[4] L'Express, 26 de enero del 2006, p. 25.
[5] Y que por consiguiente también financian, a menudo sin saberlo, todos quienes consumen halal.



1652525893857.png
☞☞☞ Interroger l’Islam, tercera edición, 2015, editorial DMM, París.

1652526017255.png
 

Ponix

Madmaxista
Desde
16 Mar 2020
Mensajes
5.569
Reputación
12.030
Lugar
Planeta tierra

Blasfemia: Deborah Yakubu se pasó de la raya, dice el imán de la Mezquita Nacional de Abuja

El imán de la Mezquita Nacional de Abuja, Ibrahim Maqari, ha reaccionado ante el linchamiento de Deborah Yakubu, una estudiante cristiana en el estado de Sokoto, por supuesta blasfemia, diciendo que la difunta se había pasado de la raya. El jueves, un grupo de estudiantes de la Facultad de Educación Shehu Shagari en Sokoto asesinaron a su compañera de curso por insultar al Profeta del Islam a través de una nota de voz enviada a un grupo de Whatsapp de la clase