Historia Marzo de 1936. Las hordas antiespañolas queman la Iglesia de San Luis

Desde
18 May 2011
Mensajes
26.861
Zanx
45.758
Ubicación
en Av. Arequipa 2394




Madrid, calle Montera, una de mas mas concurridas y comerciales de la villa y corte.


El 13 de marzo de 1936 es una fecha fatídica, como muchas de las que ocurrieron durante el convulso momento político de la II República española, donde algunas personas tomaban posiciones extremas y cometían crímenes al patrimonio. Desde ese día, la Iglesia de San Luis sería historia.



Situada en la calle Montera 25, este templo cuyo origen se remonta al siglo XVI, era un ejemplo claro de la arquitectura madrileña de la época. El edificio que llegó hasta esos días, sin embargo, data de 1679. Su arquitecto, José Jiménez Donoso, yació en este templo hasta su destrucción. Además se conocen intervenciones posteriores de Tomás Román.





en mi recorrido por la calle Mayor era muy frecuente encontrarme con alguna manifestación en dirección a la Puerta del Sol, sede entonces del Ministerio de la Gobernación. Puño en alto, profiriendo los insultos mas soeces contra “la caverna”, marchaban hombres y mujeres de rostros patibularios que infundían terror a su paso, siempre violento y amenazador con alusiones a la inmediata revolución para implantar lo que llamaban “comunismo libertario” o “dictadura del proletariado”.

Solían ir cantando la “Joven guardia” cuyo estribillo era “no les des paz ni cuartel”, refiriéndose a las derechas en general y a los burgueses y falangistas en particular. Su grito predilecto, siempre alzando el puño amenazador, era “U.H.P.” cuyo significado era “Unión de Hermanos Proletarios”, aunque las siglas recibían frecuentemente otra interpretación.

Dentro de estos casi continuos aquelarres no faltaban grupos de mujeres sucias y desgreñadas que, a su vez, entonaban repetidamente el grito de “¡hijos si, maridos no! “, expresión que demuestra que sus seguidoras de estos tiempos son bastante menos decentes que sus antecesoras quienes, al menos, no defendían el aborto como método anticonceptivo ni, por supuesto, la entonces desconocida píldora postcoital, tan difundida hoy desde los medios gubernamentales. Aquellas no admitían maridos, pero, por lo menos, tenían la decencia de no propugnar el asesinato de sus hijos en su vientre..


...
descendimos desde la Red de San Luis por la calle de la Montera; a mitad de nuestro recorrido vimos a nuestra derecha un numeroso grupo de patibularios congregado frente a la iglesia de San Luis que, violentamente y entre blasfemias, entraban y salían del templo obligando a quienes estaban dentro a salir a la calle donde eran cubiertos de insultos y amenazas. Otros de aquellos energúmenos blandían latas de gasolina con la que rociaban la puerta principal y los pies del templo mostrando así la intención evidente de prenderle fuego.


Vista la situación, mi padre, que vestía de paisano, aceleró nuestra marcha para llegar lo más rápidamente posible a la Puerta del Sol, donde se dirigió, una vez identificado, al Teniente jefe del retén de Guardias de Asalto que se encontraban en el edificio formando parte de su guardia. Allí requirió al citado Teniente para que acudiese con sus hombres a la iglesia de San Luis, situada unos 200 metros más arriba, para impedir la actuación de los incendiarios. El Oficial informó a mi padre de que tenía órdenes expresas de no acudir a disolver ningún tipo de manifestación, aunque las intenciones de sus componentes fuesen evidentes. Tras un breve intercambio de frases mi padre se rindió a la evidencia de que las órdenes del gobierno eran no impedir en modo alguno ningún acto de violencia callejera y menos si se dirigían contra la Iglesia.

Mi padre intentó volver sobre nuestros pasos hacia la iglesia de San Luis pero el propio Teniente le disuadió ante el peligro que íbamos a correr mi padre y yo. Esto no obstante mi padre se aproximó a la embocadura de la calle de la Montera desde donde presenciamos cómo el edificio de la iglesia era envuelto por las llamas que, en menos de media hora, abarcaron todo el templo del que sólo se pudieron salvar escasos enseres, entre ellos los vasos sagrados que fueron llevados a la cercana iglesia del Carmen ante el regocijo de los allí congregados que impedían el acceso de los bomberos al incendio. Al día siguiente, la prensa daba cuenta escuetamente de lo sucedido sin añadir comentario de condena alguno

75 Aniversario: Así fue incendiada la Iglesia de San Luis en Madrid. Un recuerdo infantil




 
Desde
18 May 2011
Mensajes
26.861
Zanx
45.758
Ubicación
en Av. Arequipa 2394
Hay que recordar que el fanatismo que ahora ha golpeado notre dame de paris, es el mismo que en los años 30 hizo estragos en el patrimonio de madrid.

La Iglesia de San Luis era un edificio lleno de historia y con un bellisimo retablo churrigueresco precioso en su interior.






Destruirlo todo con gasolina no benefició a nadie, no liberó de su yugo a ningún proletario oprimido, no salvó ninguna vida, no dio de comer a ninguna familia necesitada, no dió más Libertad ni más Democracia a los madrileños.

Fué maldad en estado puro.

Y ese afán destructivo en nombre de lo que lo hicieran, nos ha privado a las generaciones que sucesivas de tantas iglesias, bibliotecas (la de la casa profesa de los Jesuitas en la Gran Vía era la 2ª biblioteca más importante de España y contenía manuscritos de los grandes escritores del siglo de oro, entre otros tesoros), conventos, retablos, cuadros maravillosos y esculturas que cuando uno recopila datos y ve fotos antiguas de lo que nos quemaron, se le cae el alma al suelo.

La iglesia de San Luis la incendiaron la mañana del 13 de marzo de 1936. Durante la II república. La guerra no había comenzado, faltaban aún 4 meses.






Entraron con bidones de gasolina. La policia llegó después y se limitó a proteger a los incendiarios acordonando la zona.

Bomberos y policía tenian órdenes políticas de no intervenir, de no molestar a los incendiarios. Los bomberos de Madrid intervinieron solamente al final del incendio y exclusivamente para evitar que el fuego pasase a las vivendas vecinas, pero sólo una vez que hubo ardido completamente la iglesia.



Idem para los demás asaltos e incendios intencionados de iglesias y conventos de Madrid desde 1931. Un genocidio cultural hábilmente dirigido, similar al que estaba desarrollando Stalin en la Unión Soviética en aquellos años.

Qué diferente sería Madrid si aquellos asnos del bidón de gasolina no hubieran nacido nunca.

Solo espero que éste tipo de cosas no se produzcan nunca más en mi país ni en ningún otro, ni que nadie las justifique. Ni con lo de que si “los otros” hicieron más daño o menos a los madrileños, ni con ningún otro argumento peregrino. No tiene excusa.
Tambien el estado islámico se escuda en una supuesta opresión por parte de occidente, para dinamitar y arrasar Palmira y tantos restos arqueológicos como ha destruido.