Manifiesto para refundar el nacionalismo español desde la izquierda y desde Cataluña

Pepón del Cojón

Madmaxista
Desde
1 Ago 2017
Mensajes
9.358
Zanx
13.316
Ubicación
Atrios de Valhalla
Llevan razon los tags. El subnormal de Farrerons haciendo gala de sus desequilibrios mentales. Creo que Laureano Luna estuvo un tiempo por ahi, debio huir despaVorido ante semejante personaje de psiquiatrico..
 

txusky_g

Madmaxista
Desde
3 Jul 2007
Mensajes
13.028
Zanx
39.086
DEL PROGRAMA:

1/ Abolición del Estado de las Autonomías y establecimiento de un Estado unitario;

2/ Abolición de la monarquía y fundación de la República Hispánica;

3/ Traslado de la capital a Barcelona;

4/ Declaración de co-oficialidad de todas las lenguas hispánicas para todo el territorio nacional;

5/ Ius sanguis: la nacionalidad tiene un valor y no se regala al primero que llega. La nacionalidad hispánica queda reservada a los miembros acreditados de alguno de los pueblos hispánicos. El resto de sus habitantes son extranjeros residentes en la República Hispánica. Se podrá conceder la nacionalidad en casos extraordinarios de mérito o capacidad y en las condiciones que la ley establezca. Los extranjeros que delincan serán expulsados inmediatamente del país.

6/ la entrada ilegal en la República Hispánica será delito y motivo de reclusión penitenciaria hasta la definitiva e imprescriptible expulsión.

MANIFIESTO

El denominado Reino de España es uno de los pocos países europeos que no ha desarrollado un nacionalismo político normal, moderno, es decir, compartido por la mayoría de los ciudadanos. De hecho, existe un nacionalismo español, pero encerrado en guetos y ámbitos harto minoritarios de la extrema derecha antidemocrática. Este nacionalismo se confunde con la dictadura del general Francisco Franco y otros episodios polémicos de la historia de España.

Para el nacionalismo español actual, ser español significa, en primer lugar, hablar castellano. Si eres español, habla español, sostenía la propaganda del régimen franquista. Cuando un catalán habla catalán es como si hablara un idioma extranjero. El catalán no ha sido considerado una lengua española por parte de los “nacionalistas”, incluso se le ha negado su condición de idioma y, así, a la postre, ha sido el mismísimo nacionalismo español el que ha generado un nacionalismo catalán reactivo que les toma la palabra a sus adversarios y defiende la lengua propia como núcleo de una nación separada. Otro tanto puede afirmarse de los vascos y de los gallegos, pueblos hispánicos con idioma diferenciado que, en mayor o menor medida, han seguido los pasos de Cataluña hacia la secesión. En un nacionalismo regular y templado, un catalán sería español cuando hablase catalán y en tanto que catalán, es decir, sin necesidad de añadir bilingüismo alguno a su cultura y mentalidad. Siendo todo ello perfectamente compatible con el hecho de que exista, por razones obvias, una lengua común, la castellana, compartida por todos los ciudadanos del país. Pero esa lengua no tiene que ser ni más ni menos española que sus hermanas. Desde el punto de vista político, el castellano debería ser, en última instancia, y excepto para los castellanohablantes de nacimiento, un mero requisito técnico que nos permitiera comunicarnos como ciudadanos hispánicos herederos de distintas tradiciones culturales.

Por si fuera poco, para el vigente nacionalismo español de extrema derecha, además de hablar castellano, un español auténtico tiene que ser católico practicante e incluso católico preconciliar (fundamentalista). Los españoles ateos no serán, en cualquier caso, reconocidos como “buenos españoles”; ya no digamos todos aquellos colectivos que vulneran alguno de los preceptos de dicho dogma religioso: homosexuales, matrimonios civiles, mujeres que han decidido abortar, etcétera. Tampoco pueden ser españoles los trabajadores, porque un buen español ha de ser “de derechas” e identificarse con el tipo de sociedad que correspondió a las épocas hegemónicas de la historia nacional. Pero ese tipo de sociedad será siempre, visto desde una perspectiva moderna, necesariamente conservador. Erigido en arquetipo o modelo político, semejante idea de España sólo puede nutrir programas de la derecha más rancia. En consecuencia, los trabajadores, es decir, la gran mayoría de la población, cuyo voto tiende a orientarse hacia la izquierda, no pueden sentirse españoles de verdad y rechazan el nacionalismo como una mentalidad retrógrada, residual.

Siguiendo la misma lógica reaccionaria que las anteriores, los españoles deberán ser monárquicos: un español republicano es sospechoso de traición a la patria, por cuanto en sus mejores tiempos España fue una monarquía. Ese mismo mecanismo arcaizante fatal transforma el nacionalismo español en algo incompatible con la democracia: el patriotismo tiene que ser a la postre, por necesidad, dictatorial, antidemócrata y, consecuentemente, hostil a los derechos básicos de los españoles y del propio pueblo español en tanto que fundamento constituyente de la soberanía nacional.

En definitiva, el nacionalismo español de extrema derecha, el único realmente existente hasta la fecha, se ha basado en la exclusión de toda suerte de sectores y segmentos sociales, del pueblo en cuanto tal, y en la reducción de España a una secta cristiana violenta, ultra-católica, etnicista castellana y reaccionaria. ¿Cómo puede entonces extrañar que los “patriotas españoles” sean únicamente aquéllos pocos grupúsculos que se reúnen en actos cuyas cifras de asistencia no superan nunca el millar de personas? El nacionalismo español ha fracasado una y otra vez. Y con él, lamentablemente, ha fracasado también España como país, pues un Estado sin un imaginario nacional pacíficamente compartido está, ayuno de legitimación, condenado a fragmentarse. El denominado Estado de las Autonomías representa la etapa actual de un proceso de descomposición del Estado español que se podrá retrasar más o menos con fórmulas federalistas, pero que no se detendrá hasta consumarse si antes no analizamos y comprendemos las causas del fenómeno. De esa comprensión puede y debe surgir, empero, un movimiento nacionalista hispánico de izquierdas, laico, republicano y plurilingüe cuya primera tarea es romper simbólicamente con la extrema derecha de manera ostensible. El nacionalismo español opera como un verdadero obstáculo –aunque pretenda lo contrario- para la defensa de los intereses nacionales. Por eso hablaremos de nacionalismo hispánico y de catalanismo de la Marca Hispánica, porque si no lo hiciéramos así seríamos devueltos ipso facto, por los medios de comunicación y la propaganda del sistema oligárquico imperante, al reducto sitiado de la extrema derecha españolista.

La refundación del nacionalismo patrio como nacionalismo hispánico

Nosotros damos por muerto y enterrado de iure el falso nacionalismo español. Tal ha sido su descrédito, que todo intento de recuperarlo tiene que concitar el rechazo de la mayoría de los ciudadanos. Ese nacionalismo provoca una mezcla de miedo, desprecio y asco. Pero, ¿sería posible un nacionalismo hispánico? Para expresarlo de forma llana e inequívoca: un nacionalismo que se fundamentara en Hispania, realidad histórica anterior al Reino de España y, por tanto, a la cristianización del país. Pero lo que nos interesa de aquella Hispania no es, por supuesto, la estructura social antigua, sino su carácter de concepto exclusivamente político oriundo de Roma. La Hispanidad se refiere en primera instancia a la noción de “lo político” como algo situado por encima de la economía y de la religión, no a la comunidad cultural con los países de habla castellana. Hispánico es aquello que nosotros, en cuanto pueblo, hemos heredado de Europa y, por ende, de la civilización. En este sentido refundaron Hispania los pueblos germánicos godo y franco a partir de la Marca Hispánica, una entidad administrativa y militar del Sacro Imperio Romano-Germánico cuyo territorio, pero también su espíritu y proyecto político, se corresponde con el núcleo histórico de Cataluña. Por el mismo motivo, la refundación del nacionalismo hispánico tiene que ir acompañado de una refundación del catalanismo y del concepto de la Catalanidad más acá de toda forma de separatismo, federalismo o autonomismo, pues éstas no son más que distintas fases del proceso independentista catalán conducente a la destrucción de Hispania.

Hispania quiérese una nación moderna con cuatro lenguas oficiales y capitalidad en Barcelona; un Estado unitario, es decir, sin autonomías; un Estado con una nueva bandera, un nuevo himno, un nuevo sentido de lo nacional; un Estado social, que cifre su patriotismo en la defensa de los derechos de los trabajadores; un Estado democrático basado en la participación de todos los ciudadanos, de abajo a arriba, desde los municipios a las grandes cámaras de representación. Queremos volver a sentir que pertenecemos a una patria. No combatimos el nacionalismo separatista desde un presunto no-nacionalismo (PP, Ciutadans), sino desde otro nacionalismo, la Marca Hispánica, que supera los anteriores y los arroja al basurero de la historia.

El paisaje de aquel territorio fundacional, embrión de la Marca Hispánica, es la comarca vieja de Empúries, con centro en la actual ciudad de Figueres. Y fue Figueres, también, la última capital de la Segunda República Española. Figueres niega la legitimidad del franquismo como punto de partida de la falsa transición democrática que ha desembocado en la actual crisis del Estado. La Marca Hispánica expresa, por otra parte, lo esencial de la Catalanidad y de la Hispanidad entendidas en el sentido indicado y al margen de cuestiones religiosas, económicas y culturales, las cuales quedan en este concepto, automáticamente, subordinadas al carácter político, cívico, del Estado Hispánico.

En el año 2010 se fundó en Figueres la Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA) como partido político que representa, por primera vez en la historia de los pueblos hispánicos modernos, este proyecto de refundación nacional. Antes de que aparecieran los actuales "populismos", la Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA) ya esgrimió un proyecto nacional, a la vez patriótico, social y rotundamente de izquierdas.
Por todo lo expuesto,

Manifestamos:

1/ que nuestra patria no es el actual Reino de España, pero tampoco los ficticios Països Catalans del independentismo, sino una República Hispánica unitaria, laica, social y al servicio de los trabajadores de la nación.

2/ que la refundación nacional entraña una serie de cambios simbólicos en la capitalidad del Estado, las lenguas oficiales, la bandera, el himno e incluso la denominación oficial del país.

3/ que tenemos la voluntad de construir nuestra patria como catalanistas leales a Hispania desde Figueres y la Marca Hispánica, superando aquí, de manera pacífica y democrática, el conflicto entre españolismo e independentismo, entre constitucionalismo y separatismo, pues ni la actual constitución, ya caduca, ni el proyecto secesionista, totalmente ilusorio, pueden provocar otra cosa que la fractura social entre los ciudadanos autóctonos.

4/ que a tales efectos fundamos hace ya cuatro años la Izquierda Nacional de los Trabajadores (en Cataluña: Esquerra Nacional dels Treballadors), INTRA, una palabra latina que significa "dentro", pues es el corazón mismo del país el que está amenazado por los recortes sociales, la corrupción, la crisis moral de las instituciones, la política de inmigración, el paro endémico, el terrorismo islámico y el enfrentamiento interétnico.

5/ que tenemos vocación de presentarnos a las próximas elecciones municipales para iniciar nuestra andadura hacia la refundación de Hispania combatiendo todas las injusticias que se cometen contra los trabajadores de Figueres, hablen catalán, castellano, vasco o gallego, como primer paso en la extensión del proyecto de izquierda nacional al resto del país.

Y para que así conste firmamos este manifiesto y nos comprometemos a no cejar en nuestra lucha hasta que estos objetivos hayan sido alcanzados.

Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA)

En Figueres (la Marca Hispánica), a 13 de febrero de 2015
1) Cojonudo

2) Creo que en España es mejor una monarquía para que la jefatura del estado no esté en manos de politicuchos

3) Estando Bilbao en la peninsula, ninguna otra cuidad puede ser candidata.


4) Cojonudo. La cooficialidad de las lenguas en toda España es una idea muy buena. Si algún Catalán o Vasco quiere escolarizar al niño en su lengua materna, viviendo en otro lado, debe poder hacerlo.

5) Cojonudo

6) Cojonudo.
 

koukol

Madmaxista
Desde
2 Jun 2014
Mensajes
14.640
Zanx
23.186
Ubicación
Donde los rojos perdieron la batalla
Llevar la capital a ese tugurio llamado Barcelona lo único que va a hacer es invertir las tensiones, osea, los de interior pasaremos a tener una total desafección hacia el estado. Por mi cojonudo ¿eh?, que Madrid lo que tiene que hacer es mirar más hacia las provincias que la rodean y expandir mucho más su área de influencia. Ahora me pregunto, y por que no Zaragoza ???? que es un punto neutro. Y por que no Valencia ???
 

Incorrezto

Madmaxista
Desde
1 Feb 2016
Mensajes
19.325
Zanx
44.938
Ubicación
En tierra quebrada.
Se trata de un tema demasiado importante como para quitárselo de encima con algunas alegaciones urbanísticas. Los ministerios ocuparán el lugar de las antiguas consejerías, puesto que el traslado de la capital va acompañado de la abolición del Estado de las Autonomías, la parte de nuestro Manifiesto que no te has leído, al parecer.
no son algunas alegaciones, el diablo está en los detalles.
las consejerías pasarían a depender del ministerio para atender catalunya, pero los servicios centrales tienes que meterlos en algún sitio.
el complejo de nuevos ministerios, el de los más nuevos llegando a cuzco, el del tribunal supremo, del congreso, el senado no pues se suprimiría, las embajadas, las residencias de los embajadores... habria que convertir el casco viejo en un solar.

si no teneis en cuenta la posibilidad fisica de cumplir lo manifestado, no pareceis serios.
 

TacitBlue

Madmaxista
Desde
27 Jun 2011
Mensajes
2.374
Zanx
4.124
1) Cojonudo

2) Creo que en España es mejor una monarquía para que la jefatura del estado no esté en manos de politicuchos

3) Estando Bilbao en la peninsula, ninguna otra cuidad puede ser candidata.


4) Cojonudo. La cooficialidad de las lenguas en toda España es una idea muy buena. Si algún Catalán o Vasco quiere escolarizar al niño en su lengua materna, viviendo en otro lado, debe poder hacerlo.

5) Cojonudo

6) Cojonudo.
Lo mismo la cooficialidad de las lenguas y dialectos peninsulares es parte del problema y no de la solución. De momento, es una barrera efectiva contra la igualdad de oportunidades a la hora de acceder a un puesto de funcionario

Y lo mismo lo que deberíais plantearos, el impasible alamán y tú, es que los españoles podemos estar cada vez más hartos de tantos hechos singulares y cada vez más favorables a partir peras.

O sea, que lo mismo no decidís sólo vosotros y España también puede decidir con quién desea construir futuro y en qué condiciones
 

txusky_g

Madmaxista
Desde
3 Jul 2007
Mensajes
13.028
Zanx
39.086
Lo mismo la cooficialidad de las lenguas y dialectos peninsulares es parte del problema y no de la solución. De momento, es una barrera efectiva contra la igualdad de oportunidades a la hora de acceder a un puesto de funcionario

Y lo mismo lo que deberíais plantearos, el impasible alamán y tú, es que los españoles podemos estar cada vez más hartos de tantos hechos singulares y cada vez más favorables a partir peras.

O sea, que lo mismo no decidís sólo vosotros y España también puede decidir con quién desea construir futuro y en qué condiciones
Creame, nadie está más harto de los nacionalismos que yo que me tuve que marchar por su culpa.

Eso no quita que sea buena idea que alguien pueda estudiar euskera en Granada, si así lo requiere.

Como punto importante, las autonomías deben desaparecer.
 

Manoliko

Madmaxista
Desde
8 Sep 2010
Mensajes
15.228
Zanx
30.509
1/ Muy a favor.

2/ Me la pela la monarquía, me abstengo.

3/ Muy en contra, si no renunciáis a ese punto no contéis con mi apoyo. Y no soy madrileño ni castellano, pero no pienso ser el tonto útil de la casta catalana, que además de casta es traidora. Muchísimo antes transigiría con que fuese la capital Bilbao, como sugiere Txusky, pero Barcelona o cualquier otra ciudad catalana imposible.

Por lo demás me da igual que fuese la capital Murcia, Oviedo, Albacete, Cuenca o Zaragoza. Yo propondría Toledo por su significado histórico, pero cambiar ahora debe ser mucho follón, mejor que se quede en Madrid.

4/ En contra, pero transigiría con esto si con ello se consiguiesen los puntos 1, 5 y 6.

5/ Muy a favor.

6/ Muy a favor.
 
Última edición:

Incorrezto

Madmaxista
Desde
1 Feb 2016
Mensajes
19.325
Zanx
44.938
Ubicación
En tierra quebrada.
lo de cambiar la capital no es tonteria. poco a poco, ministerio a ministerio y quizá exteriores y jefatura del estado no, por no tocar los cojones con el traslado a las embajadas y su personal.

pero vamos, que elegir una ciudad con espacio, bien comunicada, no masificada, para desarrollarla en base a la nueva capitalidad no sería mala idea.
toledo no cumple, soria tampoco, bilbao menos y hace mal tiempo. zaragoza estaria bien

a la vez se liberaría un montón de suelo de oficinas y residencial en madrid, bajarían los precios y se necesitaría menos gente trabajando en servicios por el smi.
 

Perturbado

Madmaxista
Desde
14 Jun 2007
Mensajes
2.233
Zanx
4.293
Ubicación
2
Una cosa así solo convencería si es de centro, ni derechas, ni izquierdas. Y se suma Portugal siendo una Federación Iberica.

Sobre capitales. El Congreso debería ser en rotaciones con menos diputados aprovechando que ya existen físicamente los diferentes parlamentos autonomicos
 

TacitBlue

Madmaxista
Desde
27 Jun 2011
Mensajes
2.374
Zanx
4.124
Creame, nadie está más harto de los nacionalismos que yo que me tuve que marchar por su culpa.

Eso no quita que sea buena idea que alguien pueda estudiar euskera en Granada, si así lo requiere.

Como punto importante, las autonomías deben desaparecer.
Pues concretamente el vasco unificado es un invento nacionalista. Es un invento que exige una cantidad enorme de recursos para mantenerlo con respiración asistida y que sería aberrante que aún demandará más recursos para que en Granada o en Albacete una persona pudiera estudiar en esa lengua. Si no está a favor de los nacionalismos, debería ver que las lenguas y dialectos regionales seHan convertido en un recurso extractivo y parasitario por parte de esos grupos nacionalistas, situación que la mayor parte de la población tolera si no es que apoya porque les ofrece una ventaja de cara a concursar a puestos en la administración pública en situación de ventaja: ellos pueden concursar en el resto de España en igualdad de condiciones, mientras que el resto de los españoles no puede concursar en su tierra en igualdad de condiciones.

Tiene que llegar un momento en el que los españoles se harten de esta situación que fuercen una decisión: o a nuestra manera, o carretera
 

Alamán

Madmaxista
Desde
20 Sep 2010
Mensajes
1.624
Zanx
970
Ubicación
Con los indignados
Llevan razon los tags. El subnormal de Farrerons haciendo gala de sus desequilibrios mentales. Creo que Laureano Luna estuvo un tiempo por ahi, debio huir despaVorido ante semejante personaje de psiquiatrico..
Ya tienes una denuncia a la AEPD. No se necesita abogado. Las multas se mueven alrededor de los 30.000 euros.
 

Alamán

Madmaxista
Desde
20 Sep 2010
Mensajes
1.624
Zanx
970
Ubicación
Con los indignados
1) Cojonudo

2) Creo que en España es mejor una monarquía para que la jefatura del estado no esté en manos de politicuchos

3) Estando Bilbao en la peninsula, ninguna otra cuidad puede ser candidata.


4) Cojonudo. La cooficialidad de las lenguas en toda España es una idea muy buena. Si algún Catalán o Vasco quiere escolarizar al niño en su lengua materna, viviendo en otro lado, debe poder hacerlo.

5) Cojonudo

6) Cojonudo.
Gracias.
 

tgv5

Himbersor
Desde
22 Sep 2019
Mensajes
1.935
Zanx
2.269
Deberíamos tener una capital rotatoria que cada año fuera una diferente de cada provincia para dar gustito a los paletos que tienen envidia y complejo y odian a Madrit por eso.

La capitalidad es un rollo simbólico que no sirve de nada, pues a rotar y que los paletos sean felices.