Lo de Verónica Forqué y la maldad de una sociedad enferma y encanallada

M. Priede

Será en Octubre
Desde
14 Sep 2011
Mensajes
37.677
Reputación
77.640
Recuerdo que a principios de los años 70, una mujer loca de un pueblo de al lado del mío, se presentó a un concurso de canto en TVE. Llamaron al ayuntamiento y fueron a buscarla; hoy la usarían, como hicieron con Verónica Forqué:

Tendría que haber sido un toque de atención para todos, pero pesó más el morbo y el ensañamiento. En las redes sociales, los insultos fueron injustos, lamentables y excesivos. “Estás de psiquiátrico, definitivamente”, comentaba uno. “Qué lástima que no te hubieras ido en la primera gala”, dijo otro. “Ojalá te echen porque es lo que te mereces”, aseguraba un tercero. “Recemos para que Verónica Forqué sea encerrada en un psiquiátrico”, pedía otro más.​
Pura hipocresía​
Comentarios como estos -podríamos añadir centenares más-, demuestran una vez más que vivimos en un momento, no ya de farándula y espectáculo, porque de eso ya llevamos años, seguramente décadas e incluso siglos, sino de linchamiento constante, del todo vale para asegurar la audiencia, los likes y el comentario en Twitter hecho con mala baba y rabia. Queremos lágrimas y dolor y sufrimiento en directo. Para eso lo vemos, deben pensar muchos. Para que nos entretengan y nos distraigan con sus miserias. Nunca nos paramos a pensar que hay personas detrás que están sufriendo. Es la absoluta hipocresía de una sociedad que asegura estar muy concienciada con la salud mental, pero que en cuanto tiene un caso en directo, público y notorio, en vez de ayudar contribuye al ensañamiento, al señalamiento, al ostracismo y al estigma.​
Muchos pensarán que Verónica Forqué se prestó voluntariamente a ello, que ella fue la que accedió a salir en televisión. Muchos otros aún pensarán que, de vez en cuando, sonreía, por lo que nadie podría haber pensado que estaba tan grave. Pero es una excusa deplorable. Ella participó en un concurso, no estaba allí para que la lincharan usando sus problemas de salud mental. El espectáculo en que TVE ha incurrido permitiendo que una participante de uno de sus programas recibiera semejante hostigamiento, más sabiendo por lo que estaba pasando, es repugnante. Indigno de una cadena pública que pagamos con los impuestos de todos. No todo vale ni debería valer"​

Era más que evidente; no tenía que estar ahí. Incluso su deterioro físico la llevaba a aparentar veinte años más. Observad sus nudillos y sus dedos, con una artitris grave; es posible que su cerebro también siguiera esa vía, la de un envejecimiento prematuro:

La burla, incluso la risa (los animales no ríen, dado que no entienden lo absurdo, lo ridículo) son mecanismos de segregación/integración muy evolucionados; en otras especies el que se sale de la pauta del grupo, de la manada, lo acaban matando, o separando, de tal manera que sin pertenencia a un grupo acaba muriendo. Al menos en nuestra especie existen más posibilidades de que la persona sometida a burla acabe corrigiendo, lo cual no quiere decir que el grupo por fuerza tenga razón, ni mucho menos que moralmente sea aceptable lo que se le ha hecho; se supone que somos algo más que animales que comen, rien, lloran y copulan y sólo un poquito más refinados; creo que somos algo más, ¿no?

Pues parece ser que no. Mirad cómo incluso se cachondean; si sufre, allá ella, nosotros somos el grupo de los listos y buen rollo, así que mejor que se vaya a su casa:
"Terminus, post: 38186998, member: 170871"]
Masterchef asesinos
Se reían de ella y la ridiculizaban. Todo vale por la audiencia y por la pasta. Mirad, la cuenta oficial de masterchef en Youtube, hasta deformaban la cara de Verónica en los previews para hacer aún más mofa d ella y ganar clicks y visitas. Vomitivo.

[/QUOTE]
Del suicidio de esta mujer se puede hablar desde muchas perspectivas, y la que he puesto parte justamente de ahí, de que la enajenación se forma en la relación de un individuo con el entorno, y si el entorno está igual o peor que el individuo, también lleva su parte de responsabilidad, no sólo quien acaba perdiendo el norte. Cada cual ha de ser responsable de sus actos, por supuesto, y no sirve de excusa decir que la culpa es de la sociedad; pero eso no excluye que desde fuera se pueda ver el problema con más alcance, con más perspectiva, puesto que no se produce por un simple desvarío sino que también tiene que ver con asuntos familiares, profesionales, sociales que envuelven a la persona y la pueden desbordar.

Me temo que su hija sigue la escuela de su madre; ojalá no acabe igual. No es cuestión de genética sino de que se repiten las mismas pautas y se adoptan conductas, en este caso con bases claramente ideológicas, totalmente alienantes para una persona sana pero, eso sí, bien integrada, con lo cual la ideología produce esas deformaciones no puntualmente sino habitualmente. ¡Es la ideología dominante la que la empuja a ese camino, no nos olvidemos! Ella cree que es libre, que todo esto es ocurrencia suya, pero no, no es así. Si es que parece más propio de finales de los 60:

En realidad Verónica Forqué era tal y como aparecía en sus películas; de hecho siempre hizo el mismo papel. Es como Luis Ciges, que en la vida era tal y como aparecía en pantalla, sus personajes estaban pensados para él. Ciges tenía un papel y Forqué otro.

Forqué tenía en su mente el cacao propio de la sociedad actual; no es capaz de entender que el hecho de que una mujer no enfríe acorde con su edad, eso no le otorga derecho a exigir que la deseen. Reconoce que envidia a los hombres cuando ya viejos y feos se emparejan con mujeres más jóvenes y atractivas. Pero ella misma lo explica: "a las mujeres les atraen los hombres con poder", sin embargo echa la culpa al machismo y no a las mujeres (¿desconoce que un porcentaje altísimo de mujeres son machistas?), y que en definitiva siguen un proceso natural: si por naturaleza les gustan fuertes o poderosos (y a su vez les dejan de gustar cuando dejan de serlo), pues qué le vamos a hacer. También conozco crisis matrimoniales por culpa del problema que sobreviene cuando la mujer envejece pero no enfría. Y no hay solución, salvo el adulterio o aguantarse. O que el marido se almidone la polla (o se emborrache y se atiborre de viagra) y "cumpla con su deber", que así le dicen tanto ellas como ellos, y me imagino que elles también: "cumple con tu deber de hombre".

Forqué vivía en un mundo infantil, tan frecuente en actores y artistas en general, lo cual no exculpa de responsabilidad a TVE, ni a sus compañeros de ese programa estúpido ni a la jauría que es nuestra especie, ahora en las redes sociales:

Verónica Forqué: "Tenemos derecho a tener orgasmos a los 60 años, tenemos un coño precioso"

*******
La polémica salta a la palestra de Twitter debido a que desde la dirección del programa ya sabían que la exconcursante de 'MasterChef Celebrity' había abandonado el programa por una depresión. Recordamos que este programa no es en directo.

La audiencia pide la cancelación inmediata de 'MasterChef'

Video
El momento en el que Veronica Forqué llama al programa para comunicar que no continuará.

Pero, aún así, la dirección del talent show culinario, en vez de haber cuidado su imagen por la enfermedad que sufría, decidió centrar el montaje final hacia su desestabilización con el fin de aprovecharse de ella mediáticamente hablando. "Decidieron romper, de esta manera, el juguete que encarna Verónica Forqué", comenta un twittero indignado en la red social del pájaro azul.

****
"Verónica era muy excéntrica y eso significa audiencia. Se la puso de capitana de un equipo para que se generase el caos e, incluso, uno de los miembros del jurado, Pepe, la apadrinó para que pasase más tiempo en pantalla. Se la llevó al límite como a todos los concursantes de su perfil", explican.

“No es por echarme flores, pero es muy complicado lo que hacemos cada temporada. Nosotros vamos con unos formatos muy blancos, muy familiares, y competimos con otros muy de 'reality', mucho más fuertes, como pueden ser ‘La isla de las tentaciones’, ‘Supervivientes’ o ‘Gran Hermano’. Al final hay que llamar la atención y hay que entretener. Y lo hacemos cosiendo y cocinando”.

Por último, cabría cuestionarse por qué hay tanto secretismo en torno a este programa. Los pocos que hablan no quieren dar su nombre, mientras que la mayoría rechaza contar lo que sucede una vez se apagan las cámaras. Los motivos son diferentes según a quién le preguntes. "MasterChef' es un programa con muchísima audiencia que, además, paga bien al personal. Es cierto que es muy intensivo, con mucho viaje y trabajo los fines de semana que no se paga, pero cualquier guionista lo va a ver como un seguro de vida. Piensa que los programas en televisión suelen durar una o dos temporadas; 'MasterChef' lleva casi 10 años".

Por otra parte, los concursantes famosos no pueden hablar por dos motivos: tienen una cláusula de silencio y, además, para muchos es la última tabla de salvación. Lo explica un agente de artistas: "Se busca a actores en horas bajas que traguen con lo que sea. A la mayoría los exprimen mucho más de lo que esperan, porque, además, los artistas tienen siempre una relación muy complicada con su ego, pero el sistema es así y ellos solo quieren volver a reengancharse a la maquinaria, por eso casi ninguno te va a reconocer que la experiencia de 'MasterChef' es horrible, aunque en privado lo hagan casi todos".

 
Última edición:
Desde
2 Nov 2008
Mensajes
3.441
Reputación
9.684
Tengo algunas preguntas en voz alta:

¿No había ningún familiar para aconsejarle no participar en este tipo de circos?
¿Su terapeuta o quien fuera que la tratara tampoco?
¿Sólo nos afectan estas cosas cuando le pasan a un famoso?

Vosotros, que os escandalizáis tanto... ¿Cuántas veces en este foro y en las RRSS habéis puesto a parir a todo el que os cae mal o no piensa como vosotros?

Por favor, un poquito menos de hipocresía
.
 

Black Jack

Madmaxista
Desde
30 Sep 2017
Mensajes
4.661
Reputación
10.464
Recuerdo que a principios de los años 70, una mujer loca de un pueblo de al lado del mío, se presentó a un concurso de canto en TVE. Llamaron al ayuntamiento y fueron a buscarla; hoy la usarían, como hicieron con Verónica Forqué:

Tendría que haber sido un toque de atención para todos, pero pesó más el morbo y el ensañamiento. En las redes sociales, los insultos fueron injustos, lamentables y excesivos. “Estás de psiquiátrico, definitivamente”, comentaba uno. “Qué lástima que no te hubieras ido en la primera gala”, dijo otro. “Ojalá te echen porque es lo que te mereces”, aseguraba un tercero. “Recemos para que Verónica Forqué sea encerrada en un psiquiátrico”, pedía otro más.​
Pura hipocresía​
Comentarios como estos -podríamos añadir centenares más-, demuestran una vez más que vivimos en un momento, no ya de farándula y espectáculo, porque de eso ya llevamos años, seguramente décadas e incluso siglos, sino de linchamiento constante, del todo vale para asegurar la audiencia, los likes y el comentario en Twitter hecho con mala baba y rabia. Queremos lágrimas y dolor y sufrimiento en directo. Para eso lo vemos, deben pensar muchos. Para que nos entretengan y nos distraigan con sus miserias. Nunca nos paramos a pensar que hay personas detrás que están sufriendo. Es la absoluta hipocresía de una sociedad que asegura estar muy concienciada con la salud mental, pero que en cuanto tiene un caso en directo, público y notorio, en vez de ayudar contribuye al ensañamiento, al señalamiento, al ostracismo y al estigma.​
Muchos pensarán que Verónica Forqué se prestó voluntariamente a ello, que ella fue la que accedió a salir en televisión. Muchos otros aún pensarán que, de vez en cuando, sonreía, por lo que nadie podría haber pensado que estaba tan grave. Pero es una excusa deplorable. Ella participó en un concurso, no estaba allí para que la lincharan usando sus problemas de salud mental. El espectáculo en que TVE ha incurrido permitiendo que una participante de uno de sus programas recibiera semejante hostigamiento, más sabiendo por lo que estaba pasando, es repugnante. Indigno de una cadena pública que pagamos con los impuestos de todos. No todo vale ni debería valer"​

Era más que evidente; no tenía que estar ahí. Incluso su deterioro físico la llevaba a aparentar veinte años más:
A ver mongolo, que citas 3 mensajes y en dos ya se dice que está mal y que necesita un psiquiatra, ¿qué cojones quieres que haga "la sociedad" si ni su prOpia familia ha hecho ABSOLUTAMENTE NADA?O
 

luisgarciaredondo

Madmaxista
Desde
17 Jul 2015
Mensajes
17.979
Reputación
43.922
Vivimos la sociedad más egocéntrica, individualista, sin empatía ni inteligencia emocional del s.xx y XXI

Dep verónica.

Su muerte es un fracaso de todos.
Será fracaso vuestro.

Era una progre fumeta, putona, colgada, arruinada y divorciada. Vamos lo que lleváis promocionando la gentuza como tú desde hace 40 años. Lo que le vendéis ahora a las crías jóvenes como el colmo de la liberación y el bienestar.

¿De quien dices que es el fracaso gilipollas?
 

Lemavos

Madmaxista
Desde
20 Jun 2017
Mensajes
23.287
Reputación
36.041
Será fracaso vuestro.

Era una progre fumeta, putona, colgada, arruinada y divorciada. Vamos lo que lleváis promocionando la gentuza como tú desde hace 40 años. Lo que le vendéis ahora a las crías jóvenes como el colmo de la liberación y el bienestar.

¿De quien dices que es el fracaso gilipollas?
Eres el claro ejemplo de que la sociedad es un fracaso.

Sean cuales sean tus ideas, siempre debes tener empatía hacia los demás. Has demostrado que no tienes empatía, ratifica lo que he dicho.
 

WalterWhite

Madmaxista
Desde
27 Feb 2018
Mensajes
3.079
Reputación
10.112
Será fracaso vuestro.

Era una progre fumeta, putona, colgada, arruinada y divorciada. Vamos lo que lleváis promocionando la gentuza como tú desde hace 40 años. Lo que le vendéis ahora a las crías jóvenes como el colmo de la liberación y el bienestar.

¿De quien dices que es el fracaso gilipollas?
Me sangran las manos de aplaudir JODER
 

luisgarciaredondo

Madmaxista
Desde
17 Jul 2015
Mensajes
17.979
Reputación
43.922
Eres el claro ejemplo de que la sociedad es un fracaso.

Sean cuales sean tus ideas, siempre debes tener empatía hacia los demás. Has demostrado que no tienes empatía, ratifica lo que he dicho.
¿Sabes como se define la empatía?

¿Sientes empatía por una piedra? ¿Por un helecho?

Pues la gentuza como tú no llega ni a cagarruta de cabra.

Sois el MAL con mayúsculas. Sentir empatía por vosotros es algo así como irse de cañas con el diablo. Y claro que la sociedad es un fracaso, en el momento en que alumbró y toleró alimañas de tu calaña. Sois una panda de enfermos que encima acusáis al resto de propagar la enfermedad que vosotros y solo vosotros habéis creado.
 

seven up

Remando hasta la muerte
Desde
13 Sep 2011
Mensajes
3.643
Reputación
8.555
Recuerdo que a principios de los años 70, una mujer loca de un pueblo de al lado del mío, se presentó a un concurso de canto en TVE. Llamaron al ayuntamiento y fueron a buscarla; hoy la usarían, como hicieron con Verónica Forqué:

Tendría que haber sido un toque de atención para todos, pero pesó más el morbo y el ensañamiento. En las redes sociales, los insultos fueron injustos, lamentables y excesivos. “Estás de psiquiátrico, definitivamente”, comentaba uno. “Qué lástima que no te hubieras ido en la primera gala”, dijo otro. “Ojalá te echen porque es lo que te mereces”, aseguraba un tercero. “Recemos para que Verónica Forqué sea encerrada en un psiquiátrico”, pedía otro más.​
Pura hipocresía​
Comentarios como estos -podríamos añadir centenares más-, demuestran una vez más que vivimos en un momento, no ya de farándula y espectáculo, porque de eso ya llevamos años, seguramente décadas e incluso siglos, sino de linchamiento constante, del todo vale para asegurar la audiencia, los likes y el comentario en Twitter hecho con mala baba y rabia. Queremos lágrimas y dolor y sufrimiento en directo. Para eso lo vemos, deben pensar muchos. Para que nos entretengan y nos distraigan con sus miserias. Nunca nos paramos a pensar que hay personas detrás que están sufriendo. Es la absoluta hipocresía de una sociedad que asegura estar muy concienciada con la salud mental, pero que en cuanto tiene un caso en directo, público y notorio, en vez de ayudar contribuye al ensañamiento, al señalamiento, al ostracismo y al estigma.​
Muchos pensarán que Verónica Forqué se prestó voluntariamente a ello, que ella fue la que accedió a salir en televisión. Muchos otros aún pensarán que, de vez en cuando, sonreía, por lo que nadie podría haber pensado que estaba tan grave. Pero es una excusa deplorable. Ella participó en un concurso, no estaba allí para que la lincharan usando sus problemas de salud mental. El espectáculo en que TVE ha incurrido permitiendo que una participante de uno de sus programas recibiera semejante hostigamiento, más sabiendo por lo que estaba pasando, es repugnante. Indigno de una cadena pública que pagamos con los impuestos de todos. No todo vale ni debería valer"​

Era más que evidente; no tenía que estar ahí. Incluso su deterioro físico la llevaba a aparentar veinte años más:
No conozco las causas reales de su suicidio pero a lo mejor el programa en cuestión retrasó el fin anticipado de su vida, durante su programación a lo mejor estuvo lo suficientemente entretenida como para no comerse el tarro. Todo esto sin entrar si tenía problemas económicos o no.