Religión: La parte buena de aprender a pensar como un criminal