La eclosión del negacionismo: ¿por qué la idiotez se transmite casi tan rápido como el virus?

cacho_perro

Madmaxista
Registrado
5 Nov 2007
Mensajes
2.857
Puntuación de reacción
3.527
Como dijo Einstein, sólo hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y como dijo Maquiavelo, la estupidez es más peligrosa que la maldad, porque el malvado descansa de vez en cuando de joder a los demás, pero los estúpidos lo son las 24 horas del día y además están orgullosos de serlo meparto:

La eclosión del negacionismo: ¿por qué la idiotez se transmite casi tan rápido como el virus? - El Independiente

La eclosión del negacionismo: ¿por qué la idiotez se transmite casi tan rápido como el virus?

Casimiro García-Abadillo

Casimiro García-Abadillo Director




Manifestantes participan en la concentración convocada por el centro de la capital contra las medidas impuestas y la crisis sanitaria de la COVID-19,


La máxima autoridad militar, el jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), ha dimitido tras conocerse que se había saltado los protocolos establecidos por Sanidad para vacunarse de los primeros. El general Miguel Ángel Villarolla ha empañado su brillante hoja de servicios y engrosado la lista de políticos y altos funcionarios que se han aprovechado de su posición de privilegio para acceder a la vacuna contra el coronavirus antes que otros que la necesitan con mayor urgencia. Mientras esto ocurre, un grupo de autodenominados influencers convocan una manifestación en Madrid para cuestionar, entre otras cosas, la utilidad de la vacuna.



Como relata Ignacio Encabo en el reportaje que publica El Independiente, el negacionismo no es cosa de cuatro locos. Las tesis que ponen en duda el origen de la pandemia así como las vacunas desarrolladas por las multinacionales farmacéuticas más punteras han encontrado eco entre intelectuales, artistas y colectivos médicos de todo el mundo ¿Cómo es posible la eclosión de movimientos que cuestionan los avances médicos en pleno siglo XXI? ¿A qué responde este auge del escepticismo pseudo científico?

Cientos de personas se manifiestan en Madrid sin mascarilla y con pancartas contra la vacuna


Cientos de personas se manifiestan en Madrid sin mascarilla y con pancartas contra la vacuna


Situémonos por un momento doce meses atrás, en enero de 2020. Si a cualquiera de nosotros nos hubieran dicho que un virus se iba a expandir por todo el mundo, iba a provocar millones de muertos, nos iba a obligar a vivir recluidos en nuestros hogares y, además, iba a causar una recesión económica global de proporciones desconocidas, hubiéramos pensado que se trataba de una distopía propia de un relato de ciencia ficción.
La sociedad en la que vivimos, sobre todo los países desarrollados, se caracteriza por la seguridad y por la confianza ciega en el llamado estado de bienestar. Un estado que cuenta con potentes sistemas sanitarios, a los que los estados destinan una parte sustancial de sus presupuestos y en los que se emplean miles de personas.
Las pandemias son propias de la Edad Media y se producían en circunstancias muy distintas a las que se dan en la actualidad: unos conocimientos médicos muy limitados, falta de higiene, miseria generalizada… La peste, la brujería, e incluso la Inquisición forman parte de un mundo dominado por la religión, en la que todavía no existía la idea del estado y aún no se habían desarrollado las ciudades.
La escasa incidencia de otras pandemias, como el brote del SARS en 2002, permitían a nuestras autoridades científicas mirar por encima del hombro a esta nueva modalidad, el Covid-19. Hace ahora diez meses que el doctor Simón dijo aquello de que en España, todo lo más, habría uno o dos casos. Y todos, yo incluido, le creímos.
Una gestión desastrosa, una información contradictoria por parte de gobiernos y organismos como la OMS y el acceso a través de las redes a teorías conspiratorias han hecho posible el resurgir de los nuevos chamanes
Así que ya tenemos la primera base sobre la que se asienta el escepticismo pseudocientífico. La seguridad, las verdades absolutas, la OMS y las predicciones del doctor Simón han saltado por los aires.
La desconfianza en unos gobiernos que no sabían que hacer, en unos científicos que se contradecían, en una gestión penosa de la pandemia, aumentó exponencialmente la cantidad de gente que hay siempre dispuesta a comprar la primera superchería que se pone delante de las narices. Y eso ha sucedido cuando internet, las redes sociales, etc. ponen a disposición de todo hijo de vecino la posibilidad de encontrar las respuestas más adecuadas a las filias y fobias de cada uno ¡Anda que no hemos recibido consejillos milagrosos por whatsapp de gente bien intencionada!
Nos hemos llevado tantos palos, nos han dicho tantas cosas contradictorias (que si ahora hay que llevar guantes y no mascarillas; que si ahora que ya las hay en las farmacias si que hay que llevar mascarillas y no guantes; que no hay que ir a los hospitales y tomar Paracetamol; que no que no, que hay que ir al hospital porque si no se pueden producir unas neumonías irreversibles; que si confinar era lo mejor, o que no hay que confinar,…) que no es extraño este renacimiento de chamanes y virólogos de medio pelo.
El día 23 de enero se cumple justo un año desde que se confinó la ciudad de Wuhan ¿Se acuerdan de aquellas imágenes en las que se veía cómo los chinos construían un hospital a toda pastilla? ¡Qué lejano parece todo!
Pues bien, queridos lectores, hoy en Wuhan el virus es ya sólo un triste recuerdo. Las calles están llenas, no hay toques de queda, e incluso las discotecas están llenas de gente… ¡sin mascarilla! Sólo el mercado de Huanan, donde se supone que se originó todo, permanece cerrado.
Todavía no sabemos a ciencia cierta cual fue el origen de la transmisión del virus, un virus que se supone transmitido por los murciélagos. No hay mayor evidencia de esa duda razonable que esa expedición de expertos enviada por la OMS y que, tras denodados intentos, se encuentra en estos momentos en la ciudad china. Eso sí, por ahora sus miembros están confinados. No es que la OMS provoque una especial tranquilidad en la ciudadanía, pero al menos hay que darle otra oportunidad.
La convicción generalizada, incluso entre los propios habitantes de Wuhan (los que hablan a condición de que no se mencionen sus nombres para no ser detenidos), es que las autoridades chinas mantuvieron durante demasiado tiempo el secreto de lo que allí estaba pasando. Cometieron el mismo error que los dirigentes soviéticos cuando se produjo el desastre de Chernóbil. Cuando informaron de la explosión de la pandemia era ya demasiado tarde, ya se había expandido por todo el planeta.
Pero hay que quitarse el sombrero ante la efectividad con la que el régimen comunista de Xi Jinping ha gestionado la crisis. Los contagiados en un país de 1.300 millones de habitantes son apenas unos miles. La recuperación ha sido milagrosa. El PIB chino creció en 2020 un 2,3%, mientras que, según el FMI, en Estados Unidos cayó un 4,3% y en la Eurozona se desplomó hasta ¡un 8,3%! Como diría Pablo Iglesias, es la demostración palmaria de que, con un poderoso Estado, todo funciona mejor ¡Bien por Jinping!
Creo, sinceramente, que no existe una conspiración para modificar nuestro ADN, y dudo de que Bill Gates quiera colocarnos un chip en nuestro cerebro para controlarnos. Es más, creo que Pfizer, Moderna e incluso el CSIC han hecho un esfuerzo loable por encontrar vacunas eficaces. Sí, ¡hay que vacunarse! Respetando, naturalmente, los protocolos y sin colarse, aunque uno crea que lo se lo merezca.
Pero si las autoridades están preocupadas por el resurgir de las teoría negacionistas deberían mirarse al espejo, porque la respuesta está en una gestión desastrosa y en una desinformación trasmitida desde los propios gobiernos.
 

Uritorco

For Race & Nation
Registrado
20 Oct 2013
Mensajes
7.132
Puntuación de reacción
15.198
Ubicación
Gothia
dijo Einstein, sólo hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y como dijo Maquiavelo, la estupidez es más peligrosa que la maldad, porque el malvado descansa de vez en cuando de joder a los demás, pero los estúpidos lo son las 24 horas del día y además están orgullosos de serlo
 

frankydelValle

Himbersor
Registrado
11 Sep 2019
Mensajes
2.583
Puntuación de reacción
5.058
Ubicación
Mingorrubio, recién llegado.
Yo no soy negacionista, es más creo que el virus existe y sus efectos. No estoy de acuerdo con la gestión del gobierno y desde luego que se está aprovechando para otras cosas poco relacionadas con la salud.

Pero me escama esa violencia hacia los negacionistas en un país que consiente manifestaciones para liberar etarras, realizar actos contra la Constitución, se consiente la invasión por parte de delincuentes extranjeros, todo el mundo puede expresar su opinión y en cambio los negacionistas deben ser señalados y perseguidos. Yo no estoy de acuerdo con sus planteamientos, pero en ese movimiento / teoría / hay gente preparada: médicos, científicos, que han expresado sus dudas respecto a la situación, por supuesto que algunas medidas del gobierno son de traca y no hacen más que apoyar estas dudas.

Ahora mismo, estamos en una fase muy grave según los medios y el gobierno, pero no decretan el confinamiento ya que eso daría motivos para suspender / aplazar las elecciones catalanas ahora que las encuestas sitúan al candidato socialista por delante, será por la brillante gestión de la pandemia. ¿Qué preocupa más la salud o sus intereses políticos?
 

Ponix

Himbersor
Registrado
16 Mar 2020
Mensajes
1.082
Puntuación de reacción
2.068
Porque el mundo esta lleno de rencorosas mariconas y perdedoras. Todos los gobiernos les han follado desde el ojete hasta el cerebro inflamandolos a tope y esta es su forma de vengarse del mundo. Son unas lloricas que luego van de rebeldes pero si les paran luego vuelven a llorar, que si rojos, que si nazis, estoy cansado de estas maricas lloronas, estas serían las primeras en ir en la línea del frente como escudos humanos, porque es lo único para lo que sirven.
Eres un pringao. Seguro que ni trabajas.
 

Republicano

Madmaxista
Registrado
14 Abr 2013
Mensajes
9.825
Puntuación de reacción
21.220
Este tío se cree muy listo pero no aporta nada. No tiene ni puta idea del por que no creemos en lo que nos cuentan.

A me hizo dudar una serie de acontecimientos que relato a continuación. El primero fue la paralización de toda actividad no esencial a finales de marzo. En ese momento estaba dando señales de que la cadena de contagios se había paralizado y que la presión hospitalaria iba a bajar. Sin embargo el gobierno ante puso su miedo a que la cosa siguiera subiendo y por salvar su culo metió una puntilla brutal a la economía. Lo segundo fue la desescalada, demasiado lenta teniendo en cuenta que la presión hospitalaria se había relajado. Podía entender la lenta desescalada si se pretendía erradicar el virus, pero no se podía erradicar si no había un cierre seguro de fronteras y un control de personas que se hacinaban, como los temporeros.
Después vino la obligación de la mascarilla cuando no se podía respetar la distancia de seguridad. La mascarilla obligatoria en exteriores la vi absurda tras varios meses trabajando y comprando sin mascarilla porque no era obligatoria. Pero lo que ya me hizo volverme totalmente escéptico hacia la versión oficial fue la imposición de la mascarilla en todo momento que se hizo en Andalucía. Era tan absurdo que ya empecé a poner en duda todo.

Simultáneamente la televisión y prensa se fue volviendo más agresiva hacia la gente. El tratamiento que daban al pueblo cuando permitieron salir de las casas fue vomitivo, manipulando las perspectivas para que pareciera que había aglomeraciones y todos los casos que ponían de irresponsables, hasta llegar a este momento en el que los indecentes acusan a la gente normal de haber provocado la tercera ola por haber ido a visitar a la familia, cuando posiblemente esta tercera ola esta más relacionado con el invierno y el incremento de las pcr tras el valle de pruebas que supuso las fechas Navideñas.
 

Arturo Bloqueduro

Será en Octubre
Registrado
10 Ago 2009
Mensajes
60.799
Puntuación de reacción
39.531
Somos un país, con mentalidad medieval, que recurre al curandero o al boludo de Octavio Aceves, que va a leerte tu destino en sus cartas, pero pidiéndoles cita a través de un iPhone de última generación.
 

Chimpu

Será en Octubre
Registrado
10 May 2007
Mensajes
46.336
Puntuación de reacción
92.965
Ubicación
Valencia,Spain
Si la gente fuera consciente de que hay una pandemia el Gobierno no se gastaria más de 100 millones de euros en propaganda institucional. Ni el Gobierno ni la ley ni la TV me tiene que decir que es lo que tengo que hacer o no hacer bajo un escenario de pandemia. Pero hay gente que no acepta la realidad y cree que todo es una conspiración, o unos intereses de los poderosos. En fin cada cual que crea lo que quiera, pero si convocas una manifestación en defensa de la libertad, donde acuden 22000 personas y luego no acudes, te desacreditas solo.
 

fvckCatalonia

Madmaxista
Registrado
4 Oct 2013
Mensajes
8.875
Puntuación de reacción
23.278
Ubicación
ex-Catalonia
La eclosión del negacionismo: ¿por qué la idiotez se transmite casi tan rápido como el virus?

Casimiro García-Abadillo

Casimiro García-Abadillo Director
Este tio era el numero 2 de Pedro J en El Mundo. Por fin ha llegado a director. Para continuar y que las administaciones publicas pongan publicidad en su panfleto, me imagino que tiene que lamer culo del Sistema.
 

Karlos Smith

Madmaxista
Registrado
13 May 2015
Mensajes
8.295
Puntuación de reacción
11.203
Como dijo Einstein, sólo hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y como dijo Maquiavelo, la estupidez es más peligrosa que la maldad, porque el malvado descansa de vez en cuando de joder a los demás, pero los estúpidos lo son las 24 horas del día y además están orgullosos de serlo meparto:

La eclosión del negacionismo: ¿por qué la idiotez se transmite casi tan rápido como el virus? - El Independiente

La eclosión del negacionismo: ¿por qué la idiotez se transmite casi tan rápido como el virus?

Casimiro García-Abadillo

Casimiro García-Abadillo Director




Manifestantes participan en la concentración convocada por el centro de la capital contra las medidas impuestas y la crisis sanitaria de la COVID-19,


La máxima autoridad militar, el jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), ha dimitido tras conocerse que se había saltado los protocolos establecidos por Sanidad para vacunarse de los primeros. El general Miguel Ángel Villarolla ha empañado su brillante hoja de servicios y engrosado la lista de políticos y altos funcionarios que se han aprovechado de su posición de privilegio para acceder a la vacuna contra el coronavirus antes que otros que la necesitan con mayor urgencia. Mientras esto ocurre, un grupo de autodenominados influencers convocan una manifestación en Madrid para cuestionar, entre otras cosas, la utilidad de la vacuna.



Como relata Ignacio Encabo en el reportaje que publica El Independiente, el negacionismo no es cosa de cuatro locos. Las tesis que ponen en duda el origen de la pandemia así como las vacunas desarrolladas por las multinacionales farmacéuticas más punteras han encontrado eco entre intelectuales, artistas y colectivos médicos de todo el mundo ¿Cómo es posible la eclosión de movimientos que cuestionan los avances médicos en pleno siglo XXI? ¿A qué responde este auge del escepticismo pseudo científico?

Cientos de personas se manifiestan en Madrid sin mascarilla y con pancartas contra la vacuna


Cientos de personas se manifiestan en Madrid sin mascarilla y con pancartas contra la vacuna


Situémonos por un momento doce meses atrás, en enero de 2020. Si a cualquiera de nosotros nos hubieran dicho que un virus se iba a expandir por todo el mundo, iba a provocar millones de muertos, nos iba a obligar a vivir recluidos en nuestros hogares y, además, iba a causar una recesión económica global de proporciones desconocidas, hubiéramos pensado que se trataba de una distopía propia de un relato de ciencia ficción.
La sociedad en la que vivimos, sobre todo los países desarrollados, se caracteriza por la seguridad y por la confianza ciega en el llamado estado de bienestar. Un estado que cuenta con potentes sistemas sanitarios, a los que los estados destinan una parte sustancial de sus presupuestos y en los que se emplean miles de personas.
Las pandemias son propias de la Edad Media y se producían en circunstancias muy distintas a las que se dan en la actualidad: unos conocimientos médicos muy limitados, falta de higiene, miseria generalizada… La peste, la brujería, e incluso la Inquisición forman parte de un mundo dominado por la religión, en la que todavía no existía la idea del estado y aún no se habían desarrollado las ciudades.
La escasa incidencia de otras pandemias, como el brote del SARS en 2002, permitían a nuestras autoridades científicas mirar por encima del hombro a esta nueva modalidad, el Covid-19. Hace ahora diez meses que el doctor Simón dijo aquello de que en España, todo lo más, habría uno o dos casos. Y todos, yo incluido, le creímos.

Así que ya tenemos la primera base sobre la que se asienta el escepticismo pseudocientífico. La seguridad, las verdades absolutas, la OMS y las predicciones del doctor Simón han saltado por los aires.
La desconfianza en unos gobiernos que no sabían que hacer, en unos científicos que se contradecían, en una gestión penosa de la pandemia, aumentó exponencialmente la cantidad de gente que hay siempre dispuesta a comprar la primera superchería que se pone delante de las narices. Y eso ha sucedido cuando internet, las redes sociales, etc. ponen a disposición de todo hijo de vecino la posibilidad de encontrar las respuestas más adecuadas a las filias y fobias de cada uno ¡Anda que no hemos recibido consejillos milagrosos por whatsapp de gente bien intencionada!
Nos hemos llevado tantos palos, nos han dicho tantas cosas contradictorias (que si ahora hay que llevar guantes y no mascarillas; que si ahora que ya las hay en las farmacias si que hay que llevar mascarillas y no guantes; que no hay que ir a los hospitales y tomar Paracetamol; que no que no, que hay que ir al hospital porque si no se pueden producir unas neumonías irreversibles; que si confinar era lo mejor, o que no hay que confinar,…) que no es extraño este renacimiento de chamanes y virólogos de medio pelo.
El día 23 de enero se cumple justo un año desde que se confinó la ciudad de Wuhan ¿Se acuerdan de aquellas imágenes en las que se veía cómo los chinos construían un hospital a toda pastilla? ¡Qué lejano parece todo!
Pues bien, queridos lectores, hoy en Wuhan el virus es ya sólo un triste recuerdo. Las calles están llenas, no hay toques de queda, e incluso las discotecas están llenas de gente… ¡sin mascarilla! Sólo el mercado de Huanan, donde se supone que se originó todo, permanece cerrado.
Todavía no sabemos a ciencia cierta cual fue el origen de la transmisión del virus, un virus que se supone transmitido por los murciélagos. No hay mayor evidencia de esa duda razonable que esa expedición de expertos enviada por la OMS y que, tras denodados intentos, se encuentra en estos momentos en la ciudad china. Eso sí, por ahora sus miembros están confinados. No es que la OMS provoque una especial tranquilidad en la ciudadanía, pero al menos hay que darle otra oportunidad.
La convicción generalizada, incluso entre los propios habitantes de Wuhan (los que hablan a condición de que no se mencionen sus nombres para no ser detenidos), es que las autoridades chinas mantuvieron durante demasiado tiempo el secreto de lo que allí estaba pasando. Cometieron el mismo error que los dirigentes soviéticos cuando se produjo el desastre de Chernóbil. Cuando informaron de la explosión de la pandemia era ya demasiado tarde, ya se había expandido por todo el planeta.
Pero hay que quitarse el sombrero ante la efectividad con la que el régimen comunista de Xi Jinping ha gestionado la crisis. Los contagiados en un país de 1.300 millones de habitantes son apenas unos miles. La recuperación ha sido milagrosa. El PIB chino creció en 2020 un 2,3%, mientras que, según el FMI, en Estados Unidos cayó un 4,3% y en la Eurozona se desplomó hasta ¡un 8,3%! Como diría Pablo Iglesias, es la demostración palmaria de que, con un poderoso Estado, todo funciona mejor ¡Bien por Jinping!
Creo, sinceramente, que no existe una conspiración para modificar nuestro ADN, y dudo de que Bill Gates quiera colocarnos un chip en nuestro cerebro para controlarnos. Es más, creo que Pfizer, Moderna e incluso el CSIC han hecho un esfuerzo loable por encontrar vacunas eficaces. Sí, ¡hay que vacunarse! Respetando, naturalmente, los protocolos y sin colarse, aunque uno crea que lo se lo merezca.
Pero si las autoridades están preocupadas por el resurgir de las teoría negacionistas deberían mirarse al espejo, porque la respuesta está en una gestión desastrosa y en una desinformación trasmitida desde los propios gobiernos.
Al ignore ipso facto por perro sarnoso.
 

Maldek

Seguidor del sendero de la luz
Registrado
23 Oct 2014
Mensajes
4.277
Puntuación de reacción
8.673
Ubicación
Aqui y ahora
Este tío se cree muy listo pero no aporta nada. No tiene ni puta idea del por que no creemos en lo que nos cuentan.

A me hizo dudar una serie de acontecimientos que relato a continuación. El primero fue la paralización de toda actividad no esencial a finales de marzo. En ese momento estaba dando señales de que la cadena de contagios se había paralizado y que la presión hospitalaria iba a bajar. Sin embargo el gobierno ante puso su miedo a que la cosa siguiera subiendo y por salvar su culo metió una puntilla brutal a la economía. Lo segundo fue la desescalada, demasiado lenta teniendo en cuenta que la presión hospitalaria se había relajado. Podía entender la lenta desescalada si se pretendía erradicar el virus, pero no se podía erradicar si no había un cierre seguro de fronteras y un control de personas que se hacinaban, como los temporeros.
Después vino la obligación de la mascarilla cuando no se podía respetar la distancia de seguridad. La mascarilla obligatoria en exteriores la vi absurda tras varios meses trabajando y comprando sin mascarilla porque no era obligatoria. Pero lo que ya me hizo volverme totalmente escéptico hacia la versión oficial fue la imposición de la mascarilla en todo momento que se hizo en Andalucía. Era tan absurdo que ya empecé a poner en duda todo.

Simultáneamente la televisión y prensa se fue volviendo más agresiva hacia la gente. El tratamiento que daban al pueblo cuando permitieron salir de las casas fue vomitivo, manipulando las perspectivas para que pareciera que había aglomeraciones y todos los casos que ponían de irresponsables, hasta llegar a este momento en el que los indecentes acusan a la gente normal de haber provocado la tercera ola por haber ido a visitar a la familia, cuando posiblemente esta tercera ola esta más relacionado con el invierno y el incremento de las pcr tras el valle de pruebas que supuso las fechas Navideñas.
Un excelente resumen, pero es que además se podrían añadir MAS cosas, muchas mas. Tantas que no cogerían en un solo post.

Lo del tema de decir hoy una cosa y mañana la contraria, Tema PCR, tema asintomáticos y/o gente que está al lado de alguien que no se contagia, etc.

Y luego, para los que usan el cerebro tenemos: El evento 201, y el hecho de que las medidas tomadas vayan encaminando a la sociedad justo para la agenda 2030 (No son magufadas son HECHOS que nadie mira.)
 

Republicano

Madmaxista
Registrado
14 Abr 2013
Mensajes
9.825
Puntuación de reacción
21.220
Un excelente resumen, pero es que además se podrían añadir MAS cosas, muchas mas. Tantas que no cogerían en un solo post.

Lo del tema de decir hoy una cosa y mañana la contraria, Tema PCR, tema asintomáticos y/o gente que está al lado de alguien que no se contagia, etc.

Y luego, para los que usan el cerebro tenemos: El evento 201, y el hecho de que las medidas tomadas vayan encaminando a la sociedad justo para la agenda 2030 (No son magufadas son HECHOS que nadie mira.)
En efecto, se pueden decir muchas más cosas e incluso de estas explicarlo más detenidamente, pero al escribir con el móvil voy más al grano.
 
  Es duro pedir pero más duro es robar
Por favor, permite que se muestren anuncios en burbuja.info y contribuirás a su supervivencia.