⚡ Hilo oficial del golpe de Estado de Puigdemont vol LII: "Se viene la sentencia"

Desde
14 Feb 2020
Mensajes
466
Reputación
1.401
22/06/21 - Interpretaciones contrapuestas a la decisión del Consejo de Europa - Jaume Masdeu - La Vanguardia

Una muestra de ello la dieron las declaraciones del vicepresident catalán Jordi Puigneró desde Bruselas y la ministra española de Asuntos Exteriores Arancha González Laya desde Luxemburgo

Resoluciones de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre España, ayer solo se aprobó una, pero por lo que parece, suficientemente rica para dar juego a las interpretaciones más contrapuestas. Una muestra de ello la dieron las declaraciones del vicepresident catalán Jordi Puigneró desde Bruselas y la ministra española de Asuntos Exteriores Arancha González Laya desde Luxemburgo.

A Puigneró, de la resolución le gusta todo, ya que la ve como “un informe demoledor que deja en ridículo los miniindultos de Pedro Sánchez”, un dictamen que es “una auténtica colleja contra España y contra su Tribunal Supremo, que hace demasiado tiempo que hace política”. En su percepción, es una victoria política.

Estrasburgo pide indultos, reformar el Código Penal y suspender las extradiciones

Por su parte, la ministra González Laya percibe luces y sombras en la resolución. En positivo, destaca las recomendaciones para que se inicie un diálogo (“les sonará que recomienden un diálogo a la vista de los que ocurre en nuestro país estos días”), que se proceda a los indultos y la sugerencia de considerar la reforma de la pena de sedición. Esto y que “se reconoce que no se encausa a ningún político por sus opiniones, sino por sus actos”, añade González Laya.

En cambio, lo que califica como “incoherente y confuso” es lo que ve como demandas para que el ejecutivo influya en el judicial, y especialmente, su punto más crítico, “el pecado original” que supone colocar juntos a España y Turquía.

Para Puigneró, este aparejamiento no es ni pecado ni original, sino una forma de poner a España ante el espejo. “Hemos visto que se empieza prohibiendo a la gente ir a votar y se acaba al lado de Turquía en un informe sobre derechos humanos”, dijo Puigneró.

El vicepresident insistió en reducir la significación de los indultos que hoy aprobará el Consejo de Ministros. Dijo estar de acuerdo con la interpretación del president Pere Aragonès de que eran un paso pero insuficiente, aunque cuando se explayó se mostró mucho más radical. “Es un minipaso, pero superado absolutamente por el dictamen del Consejo de Europea. Es un paso absolutamente insuficiente… lo que tiene que hacer es trabajar para que haya amnistía”, dijo Puigneró desde la delegación de la Generalitat en la Unión Europea.
 
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
466
Reputación
1.401
22/06/21 - Punto de partida - Hacia donde - Lola García - La Vanguardia

Aunque las invitaciones para el acto del Liceu llegaron al filo del fin de semana, Pedro Sánchez asegura que hace ya tiempo que tenía pensado explicar su decisión sobre los indultos desde el centro de Barcelona para toda España. No quería hacerlo desde la frialdad de la sala de prensa del Consejo de Ministros. Y no quería enviar tampoco un mensaje solo a los catalanes. Se trataba de que la propia presencia de casi 300 representantes de la sociedad catalana –con ausencia evidente del mundo independentista– favorables a los indultos mostrara en el resto de España por qué son necesarios.

Sánchez eligió el Liceu como símbolo de la reconstrucción de la mano de la sociedad civil. Hace dos años y medio, celebró un Consejo de Ministros en la Llotja de Mar y miles de policías blindaron la ciudad ante la protesta de 40.000 independentistas. Ayer también se acercaron manifestantes a la puerta del Liceu, pero fueron unos centenares.

Sánchez defiende los indultos como prueba de la fortaleza de la democracia; ERC y Junts, de su debilidad

El discurso del presidente no contuvo ningún anuncio sorpresivo. Tampoco desveló sus intenciones para la mesa de diálogo con la Generalitat. A priori, el PSOE no se plantea ir más allá de una reforma estatutaria. Sánchez hizo una defensa abierta, directa, de la medida que se aprobará hoy. El relato podría resumirse en dos ideas fuerza:

Primero, los indultos no se conceden solo para aliviar a los nueve presos, sino como un gesto hacia sus votantes, hacia las miles de personas que les apoyan “y que se sienten solidarias con su futuro”, y también hacia los miles que no comulgan con ellos pero que creen que ya han sufrido “suficiente castigo”.

Segundo, el indulto es el punto de partida. No se trata, según dijo, de empezar de cero, sino de “empezar de nuevo”, consciente de que lo que todo lo que ha ocurrido en los últimos años no se puede borrar para nadie. Y es el punto de partida de una negociación. Sirve para crear las condiciones de un diálogo. Lo que dé de sí ese proceso nadie lo sabe. Y, en ese sentido, dijo que no pretende que el independentismo renuncie a su objetivo, como él tampoco dejará de defender una España unida. Puso así sus propios límites.

Todo ello trufado con citas de Martí i Pol y de palabras como “afecto”, “respeto” o “concordia” y, como colofón, un “Catalunya, catalans, catalanes, us estimem”.

En la Moncloa no han sorprendido las reacciones del independentismo. Cada parte va a hacer su papel. Como dice Alessandro Baricco, “todos somos hijos de la olla a presión”. Sánchez va a defender los indultos como una prueba de la fortaleza de la democracia española. Y tanto ERC como Junts, además de insistir en que persisten otras causas judiciales, subrayarán que Sánchez concede los indultos movido por una presión de una Europa que no entiende “la represión” vigente en el Estado español. La diferencia es que ERC mantendrá viva la negociación con Sánchez, mientras que Junts se situará un paso más atrás, escépticos, a la expectativa de demostrar que la vía de Aragonès y los suyos fracasará.

La concesión de los indultos es un hito político, que tendrá consecuencias para Sánchez y también para el equilibrio de poderes entre los dos grandes partidos independentistas. Tanto el Gobierno central como el de ERC coinciden en que este es un punto de partida. ¿Hacia dónde? Es lo que deberán dilucidar en los próximos dos años.
 

crocodile

Madmaxista
Desde
30 Abr 2009
Mensajes
8.413
Reputación
26.010
22/06/21 - Punto de partida - Hacia donde - Lola García - La Vanguardia

Aunque las invitaciones para el acto del Liceu llegaron al filo del fin de semana, Pedro Sánchez asegura que hace ya tiempo que tenía pensado explicar su decisión sobre los indultos desde el centro de Barcelona para toda España. No quería hacerlo desde la frialdad de la sala de prensa del Consejo de Ministros. Y no quería enviar tampoco un mensaje solo a los catalanes. Se trataba de que la propia presencia de casi 300 representantes de la sociedad catalana –con ausencia evidente del mundo independentista– favorables a los indultos mostrara en el resto de España por qué son necesarios.

Sánchez eligió el Liceu como símbolo de la reconstrucción de la mano de la sociedad civil. Hace dos años y medio, celebró un Consejo de Ministros en la Llotja de Mar y miles de policías blindaron la ciudad ante la protesta de 40.000 independentistas. Ayer también se acercaron manifestantes a la puerta del Liceu, pero fueron unos centenares.

Sánchez defiende los indultos como prueba de la fortaleza de la democracia; ERC y Junts, de su debilidad

El discurso del presidente no contuvo ningún anuncio sorpresivo. Tampoco desveló sus intenciones para la mesa de diálogo con la Generalitat. A priori, el PSOE no se plantea ir más allá de una reforma estatutaria. Sánchez hizo una defensa abierta, directa, de la medida que se aprobará hoy. El relato podría resumirse en dos ideas fuerza:

Primero, los indultos no se conceden solo para aliviar a los nueve presos, sino como un gesto hacia sus votantes, hacia las miles de personas que les apoyan “y que se sienten solidarias con su futuro”, y también hacia los miles que no comulgan con ellos pero que creen que ya han sufrido “suficiente castigo”.

Segundo, el indulto es el punto de partida. No se trata, según dijo, de empezar de cero, sino de “empezar de nuevo”, consciente de que lo que todo lo que ha ocurrido en los últimos años no se puede borrar para nadie. Y es el punto de partida de una negociación. Sirve para crear las condiciones de un diálogo. Lo que dé de sí ese proceso nadie lo sabe. Y, en ese sentido, dijo que no pretende que el independentismo renuncie a su objetivo, como él tampoco dejará de defender una España unida. Puso así sus propios límites.

Todo ello trufado con citas de Martí i Pol y de palabras como “afecto”, “respeto” o “concordia” y, como colofón, un “Catalunya, catalans, catalanes, us estimem”.

En la Moncloa no han sorprendido las reacciones del independentismo. Cada parte va a hacer su papel. Como dice Alessandro Baricco, “todos somos hijos de la olla a presión”. Sánchez va a defender los indultos como una prueba de la fortaleza de la democracia española. Y tanto ERC como Junts, además de insistir en que persisten otras causas judiciales, subrayarán que Sánchez concede los indultos movido por una presión de una Europa que no entiende “la represión” vigente en el Estado español. La diferencia es que ERC mantendrá viva la negociación con Sánchez, mientras que Junts se situará un paso más atrás, escépticos, a la expectativa de demostrar que la vía de Aragonès y los suyos fracasará.

La concesión de los indultos es un hito político, que tendrá consecuencias para Sánchez y también para el equilibrio de poderes entre los dos grandes partidos independentistas. Tanto el Gobierno central como el de ERC coinciden en que este es un punto de partida. ¿Hacia dónde? Es lo que deberán dilucidar en los próximos dos años.
Que asco de artículo, estoy vomitando.
 

Sr Julian

Madmaxista
Desde
18 Oct 2013
Mensajes
10.149
Reputación
18.146
de mal en peor, de lo que siempre fue esto: de dinero

La 'cuenta catalana' más allá de los indultos: financiación, traspasos e inversiones

y la jugada deberia ser al reves, quitar dinero
Los catalanes no sseparatistas cada día lo tenemos mas jodido para vivir en libertad en Caspaluña.
A todos los que decian hace años que la culpa del sseparatismo era de los catalanes no separatistas que viviamos en cataluña, ahora la traicion viene desde Madrid y yo no veo que el resto de españoles digan ni hagan nada.
 

Marni70

Himbersor
Desde
1 Ene 2019
Mensajes
452
Reputación
960
Y Margarita Robles también va a firmar los indultos? Deben firmar todos? Si va a haber baile de ministros, os parecería marciano que alguno no firme?
 
Desde
22 Jun 2021
Mensajes
12
Reputación
11
Esperemos, que si el rey firma , se le trate como un traidor a la patria..y todos los españolazos salgamos a la calle.
 
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
466
Reputación
1.401
22/06/2021 - A lo hecho, pecho - Fernando Ónega - La Vanguardia

Era la decisión más difícil y, por tanto, la más valiente. Solo el tiempo dirá cuál fue la clave final de la valentía de Sánchez:

- su confianza en que los indultos abrirán la puerta al reencuentro, la necesidad de un gesto para sentarse en la mesa de diálogo
- la tesis de Junqueras del miedo a la justicia europea, o
- la necesidad que nunca será confesada de mantener el bloque de apoyos parlamentarios para terminar tranquilamente la legislatura.
Esta última es la tesis más extendida
, pero no tiene por qué ser la única ni la más decisiva. Lo más razonable es sospechar que el presidente las sumó todas para un trago muy complejo: pasar de asegurar que habría un cumplimiento íntegro de las penas a todo lo contrario en un espectacular cambio de opinión.

Para llegar a esa conclusión tuvo que superar todas las barreras imaginables: la falta de arrepentimiento, que al final el señor Ábalos solventó con un original “esto no es un acto de contrición”; la rotunda opinión negativa del Tribunal Supremo, que se intenta superar con un razonamiento político y no jurídico; la contundente oposición de los partidos Popular, Ciudadanos y Vox, menos eficaz desde la concentración de Colón con todas sus resonancias, y los estados negativos de opinión, que Moncloa espera combatir con la terapia ocasional de las mascarillas, el auxilio de los fondos europeos y el simple paso del tiempo, dado que faltan dos años para las elecciones.

Los indultos son jurídicamente discutibles y socialmente poco entendibles, pero el pragmatismo dice: no concederlos habría sido peor

Ahora, con la aprobación de las medidas de gracia en el Consejo de Ministros, solo cabe un veredicto popular: a lo hecho, pecho. Ya no hay marcha atrás. Ahora, el señor Sánchez y su gobierno tienen que enfrentarse a los elementos.
- Elemento número uno, la oposición política y mediática, que no ahorra descalificaciones, desde la irresponsabilidad a la traición.
- Elemento número dos, los estados de opinión creados por los independentistas en el conjunto de España cuando aseguran que los indultos no son la solución y la meta sigue estando en la amnistía y el referéndum.
- Elemento número tres, ajeno en el espacio físico, pero coincidente en el tiempo, lo ocurrido en el Consejo de Europa, las referencias de Junqueras a las debilidades del Estado y esa idea de que el gobierno no solo busca los indultos, sino legitimarse con la descalificación internacional de la Justicia.
- Y elemento número cuatro, lo que viene: la mesa de diálogo. Bastó una alusión de Iceta al estado federal para que se empezaran a oír voces dispuestas a rechazar que por una comunidad autónoma haya que cambiar la Constitución de todos. Sánchez es valiente, pero el cerco va a ser sensacional.

Criterios personales:
- 1) Es innegable el esfuerzo de Sánchez por intentar la desinflamación.
- 2) Si tener presos era una fábrica de independentistas, parece inteligente la estrategia del perdón.
- 3) Si “Madrid” gana alguna simpatía en la mitad secesionista de la población catalana, ya se dibuja un escenario mejor que el existente.
- 4) Los indultos son jurídicamente discutibles y socialmente poco entendibles, pero el pragmatismo dice: no concederlos habría sido peor.
 

Hannibaal

Himbersor
Desde
7 Jun 2017
Mensajes
2.682
Reputación
6.921
22/06/2021 - A lo hecho, pecho - Fernando Ónega - La Vanguardia

Era la decisión más difícil y, por tanto, la más valiente. Solo el tiempo dirá cuál fue la clave final de la valentía de Sánchez:

- su confianza en que los indultos abrirán la puerta al reencuentro, la necesidad de un gesto para sentarse en la mesa de diálogo
- la tesis de Junqueras del miedo a la justicia europea, o
- la necesidad que nunca será confesada de mantener el bloque de apoyos parlamentarios para terminar tranquilamente la legislatura.
Esta última es la tesis más extendida
, pero no tiene por qué ser la única ni la más decisiva. Lo más razonable es sospechar que el presidente las sumó todas para un trago muy complejo: pasar de asegurar que habría un cumplimiento íntegro de las penas a todo lo contrario en un espectacular cambio de opinión.

Para llegar a esa conclusión tuvo que superar todas las barreras imaginables: la falta de arrepentimiento, que al final el señor Ábalos solventó con un original “esto no es un acto de contrición”; la rotunda opinión negativa del Tribunal Supremo, que se intenta superar con un razonamiento político y no jurídico; la contundente oposición de los partidos Popular, Ciudadanos y Vox, menos eficaz desde la concentración de Colón con todas sus resonancias, y los estados negativos de opinión, que Moncloa espera combatir con la terapia ocasional de las mascarillas, el auxilio de los fondos europeos y el simple paso del tiempo, dado que faltan dos años para las elecciones.

Los indultos son jurídicamente discutibles y socialmente poco entendibles, pero el pragmatismo dice: no concederlos habría sido peor

Ahora, con la aprobación de las medidas de gracia en el Consejo de Ministros, solo cabe un veredicto popular: a lo hecho, pecho. Ya no hay marcha atrás. Ahora, el señor Sánchez y su gobierno tienen que enfrentarse a los elementos.
- Elemento número uno, la oposición política y mediática, que no ahorra descalificaciones, desde la irresponsabilidad a la traición.
- Elemento número dos, los estados de opinión creados por los independentistas en el conjunto de España cuando aseguran que los indultos no son la solución y la meta sigue estando en la amnistía y el referéndum.
- Elemento número tres, ajeno en el espacio físico, pero coincidente en el tiempo, lo ocurrido en el Consejo de Europa, las referencias de Junqueras a las debilidades del Estado y esa idea de que el gobierno no solo busca los indultos, sino legitimarse con la descalificación internacional de la Justicia.
- Y elemento número cuatro, lo que viene: la mesa de diálogo. Bastó una alusión de Iceta al estado federal para que se empezaran a oír voces dispuestas a rechazar que por una comunidad autónoma haya que cambiar la Constitución de todos. Sánchez es valiente, pero el cerco va a ser sensacional.

Criterios personales:
- 1) Es innegable el esfuerzo de Sánchez por intentar la desinflamación.
- 2) Si tener presos era una fábrica de independentistas, parece inteligente la estrategia del perdón.
- 3) Si “Madrid” gana alguna simpatía en la mitad secesionista de la población catalana, ya se dibuja un escenario mejor que el existente.
- 4) Los indultos son jurídicamente discutibles y socialmente poco entendibles, pero el pragmatismo dice: no concederlos habría sido peor.
Fernando Ónega es uno de los periodistas mas despreciables, un tipejo que le escribía los (lamentables) discursos a Adolfo Suarez (el Zapatero/P.Sánchez de la transición) antes del 78, que fue director en el diario Arriba y que luego ,como Suarez, ha ido de demócrata de toda la vida a pesar de haber vivido muy bien durante años estando en vigor el régimen del 18J. El mierdas este representa muy bien a una especie muy abundante, el amoral que no cree en nada, que ayer pensaba una cosa y mañana la contraria si eso le conviene para subir puestos en la escala social y económica. Gregorio Morán retrata muy bien a este personaje:
Fernando Ónega.


Fernandito, si. Conozco demasiado a Fernando Ónega como para leerme su libro, su última mentira [se refiere a Puedo prometer y prometo; Plaza & Janés, 2013, NdR]. No es que le hiciera ese discurso a Suárez, le hizo todos los discursos. Por orden siempre de Torcuato Fernández Miranda. Del mismo modo que hacía todos los editoriales del diario Arriba, de la Falange. Siempre por orden de don Torcuato. Y si fue cesado para realizar esa tarea, se debió a que un día se le ocurrió a Ónega publicar un editorial sin consultar con él. Es decir: era simplemente un plumilla. Un plumilla brillante, aunque también es verdad que no tenía mucha competencia. Bueno, sí, alguien había: en Arriba también publicaba Pedrito Rodríguez, otro gallego. Ahora nadie se acuerda de nombres como ese, pero en su día fue importante. No me imagino las boberías que ahora puede estar diciendo Fernando Ónega.
Fuente: Gregorio Morán: «Los padres de la transición eran absolutamente impresentables»

No me extraña que Ónega atacara con cobardía y mentira a Antonio García-Trevijano y lo tachara de villano de la transición, uno de los que mas y mejor ha denunciado a los separatistas y el origen de todo esto en el régimen del 78, normal, Ónega se debía a los que perpetraron la traición a los españoles en el 78, y se sigue debiendo a estos, el puede escribir en la Vanguardia, en Elpaís o ser contertulio en TVE, da lo mismo, trabaja para el poder establecido, para los mismos que están llevando a cabo los indultos y los que van a imponer (si no lo impedimos) un sistema federal asimétrico a la medida de los separatistas.
Fuente: A QUEMARROPA, MI VOCACION FRUSTRADA ES SE LADRADOR, FERNANDO ONEGA,.
 
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
466
Reputación
1.401
23/06/2021 - El diálogo ha de conducir a pactos - Lluís Foix - La Vanguardia

Es discutible si el indulto de los nueve independentistas presos debía anunciarse en el Gran Teatre del Liceu con el decorado de La Bohème de Puccini como telón de fondo y con las banderas de Catalunya, España y Europa, detrás de la tribuna desde la que habló Pedro Sánchez con una protesta ruidosa de un miembro de Arran.

Los beneficiados por el indulto no van a rechazar esta medida de gracia, pero ya han manifestado que es insuficiente y que el objetivo sigue siendo la amnistía, el referéndum de autodeterminación y la independencia como meta final.

El gesto de Sánchez viene a corregir la rigidez que se ha apoderado de la política española y catalana desde que el Constitucional afeitó severamente el Estatut del 2006 sancionado con todos los requisitos que establecían las leyes, es decir, aprobación por el Congreso y ratificación en referéndum por los catalanes.

Sánchez ha roto el hielo de esta rigidez ambiental sabiendo que le puede salir bien o le puede costar el cargo. El riesgo que corre es grande, pero las oportunidades para salir de la política de bloques o de confrontación en la que estamos instalados desde hace unos años son también muy relevantes. El litigio es viejo y las soluciones no son inmediatas ni simples. Un porcentaje muy elevado de catalanes piensa que la ruptura con España es la única salida posible, mientras que muchos otros piensan aquello que decía Azaña en 1932, que “los catalanes nos dicen que quieren vivir de otra manera dentro del Estado español”.

El Gobierno Sánchez sabe lo que se juega en esta apuesta que resumió al final de su intervención diciendo que “no podemos empezar de cero, pero podemos empezar de nuevo”. Catalanes, os queremos, terminó copiando lo que Cameron decía a los escoceses en el referéndum del 2014.

Es interesante señalar que un gobierno socialista, coaligado con la izquierda radical hasta que Pablo Iglesias hizo mutis por el foro, sea el gran aliado de los empresarios catalanes y, hasta cierto punto, de las clases conservadoras no independentistas de Catalunya. La rigidez de Artur Mas, de Mariano Rajoy, del independentismo en sus diferentes variantes, del grado de las penas aplicadas por el Tribunal Supremo, de los discursos mediáticos aquí y allí, de la intolerancia de unos y otros, no puede prolongarse indefinidamente. Sánchez ha pinchado el globo para poder decir que ha movido pieza aunque el independentismo considere que le ha echado un mendrugo de pan y que el Partido Popular de Pablo Casado le recrimine que está rompiendo España.

Es evidente que este gesto de Sánchez no es tanto por convicción sino por buscar una salida al laberinto en el que se encuentran las relaciones entre Catalunya y el Estado. Es curioso que el independentismo, desde Pere Aragonès hasta Carles Puigdemont, rebaje el valor de los indultos, entiendo que por considerar que la libertad de los nueve presos resta fuerza al argumentario victimista de quienes rompieron la legalidad constitucional sabiendo lo que ello podía comportar.

Cuenta Amadeu Hurtado en sus memorias de cuarenta años de abogado que “cuando Lluís Companys decidió el golpe espectacular de la noche del 6 de octubre de 1934, se dio cuenta enseguida de que había abierto una de aquellas crisis emocionales que estimulan nuestras multitudes a sentir el gusto de la agitación por los problemas permanentes de nuestra vida pública”. Impulsar la salida de las multitudes a las calles es relativamente fácil, como advirtió Manuel Chaves Nogales a la vuelta de Companys del penal de El Puerto de Santa María (Cádiz), amnistiado por el Frente Popular, en marzo de 1936. Otra cosa más compleja y más larga es que los manifestantes regresen a sus casas.

La pugna ideológica y política se está planteando ya en términos de idealismo y realismo. Las turbulencias de los últimos años hacen improbable que la vía unilateral se vuelva a plantear para la ruptura con España. En Escocia y en Quebec no ha sido así.

Si la recuperación económica se acelera, como estiman los expertos, la fuerza de los hechos se va a imponer sobre las emociones individuales y colectivas buscando otras formas y maneras para convivir con España dentro del marco europeo. Europa, hoy por hoy, seguirá hablando con los estados y no directamente con las regiones o autonomías. En una de las visitas a Estrasburgo acompañando como periodista a Jordi Pujol, el presidente del Parlamento Europeo escuchó durante casi una hora un discurso muy reivindicativo sobre la lengua catalana. Al terminar su exposición, el galés lord Plumb, a la sazón presidente del Parlamento Europeo, se limitó a comentar a Jordi Pujol que de todo aquello “qué pensaba Felipe González”. Y es que Europa habla con los estados.

En cualquier caso, el paso dado por Pedro Sánchez al otorgar los indultos es tan arriesgado como valiente. Si la situación en Catalunya dentro de un año ha entrado por la vía del entendimiento y de las reformas pactadas, habrá valido la pena tomar la iniciativa del deshielo y hacer un apaño, uno más, en las siempre tensas relaciones entre Madrid y Barcelona. Por la vía de la rigidez mutua no se ve una salida satisfactoria para nadie. Pero el diálogo sirve de poco si no desemboca en pactos más o menos estables.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Lluís Foix: "La independencia no se conseguirá contra España ni sin Europa" (2014)

Lluis Foix i Carnicé (Rocafort de Vallbona, 1943) extirpa del anaquel y acaricia una primera edición de La historia de La Vanguardia de Gaziel, uno de los grandes directores de la cabecera barcelonesa, española y hoy catalana a secas. También Foix forma parte de la historia del periódico. Antes de director, fue corresponsal en Londres y Washington. Tal vez por eso sostiene que el periodismo es, así su orden, leer, viajar y escribir. Apartado del febril ajetreo consuetudinario, mantiene columna en La Vanguardia y El Punt Avui, y presencia en tertulias de radio y televisión. Ha retornado a una infancia payesa de posguerra con La marinada sempre arriba (Columna 2013). "Los primeros años de tu vida moldean el carácter y crean una raíces indestructibles", explica.
 
Última edición:
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
466
Reputación
1.401
23/06/2021 - Indultos - Antonio Franco - El Periódico

Tienen razón quienes dicen que el punto final de hoy no es una solución para nada. Pero se equivocan los que no reconocen que abre el camino.
Pedro Sánchez intenta un volver a empezar pero sin olvidar. Aunque todos sepamos que un indulto no es una amnistía también conocemos la distancia entre lo posible y lo actualmente imposible. Lo subrayo porque algunos independentistas realistas se han pasado un poco ninguneando teatralmente la medida de gracia, pese a ser la única salida hacia el desbloqueo.

Aunque todos sepamos que un indulto no es una amnistía también conocemos la distancia entre lo posible y lo actualmente imposible. Lo subrayo porque algunos independentistas realistas se han pasado un poco ninguneando teatralmente la medida de gracia, pese a ser la única salida hacia el desbloqueo. La mayoría de los catalanes quería que los políticos saliesen definitivamente de la cárcel. Pero no hay una mayoría de catalanes partidarios del aquí casi no ha pasado nada, que es lo que significaría una amnistía cuando aún se oye el 'volveremos a hacerlo', aunque ahora sea más una frase poética sobre la libertad de los pensamientos irreductibles que una promesa de volver a agredir el Estatut y la Constitución.

Acompañan rectificaciones, sinceras o forzadas. La más llamativa, la de Felipe González, pasándose al bando de los que necesitan creer en más cosas que las que imponen esos jueces no elegidos por la gente de la España de ahora. Enfrente, ERC no renuncia a sus objetivos, pero acepta recolocarse dentro de las reglas del juego con Junqueras en un papel algo similar al de Felipe. Queda cada vez más fuera de todo Puigdemont preguntando cómo queda lo suyo, dejando claro que lo suyo ya no es lo que pasa en Catalunya sino su situación particular.

Ayer si que fue verdad lo de que se acabó el famoso 'procés'. Sin duda empieza otro, pero muy distinto. Utilizaré palabras claras y sin darles sentido insultante, para recordar aquella noche de autos presidida por la cobardía y la impotencia de Puigdemont y Rajoy. Cobardes por no arriesgarse a pactar una convocatoria estatutaria de elecciones y el segundo por no atreverse a decepcionar a los ultras no imponiendo el 155.
Impotentes ambos por carecer de estoque duro para resolver políticamente el problema de cualquier otra manera. La tercera palabra alude a las traiciones. Por la situación pululaban unos mediadores desoídos, pero junto a Rajoy estaban inculcándole miedo sujetos del calado ético de Fernández Díaz o Cospedal, y alrededor de Puigdemont gritaban los Junqueras y Marta Rovira su chantaje -chocar contra la pared o chocar contra la pared-, solo explicable por ceguera o partidismo. Junto a eso, barullo y teléfonos en los palacios, mientras dos bloques de ciudadanos sin ningún puente entre sí, en sus casas o la calle, esperaban a ver cómo caía una moneda que --aunque ellos no lo sabían-- tenía una sola cara.

El epilogo ha tenido algunas posturas indecentes, dentro y fuera de la cárcel, radicalismo verbal tanto de los que abandonaron a su gente cruzando la frontera para capear personalmente el trago desde fuera como de los españolistas que pedían venganza. Además, el sirimiri del lento desfile de políticos y comentaristas secesionistas urgentes pasándose al llamado realismo gradualista, casi siempre sin una autocrítica pública.
 
  • Zanx
Reacciones: ppd

Sr Julian

Madmaxista
Desde
18 Oct 2013
Mensajes
10.149
Reputación
18.146
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
466
Reputación
1.401
26/06/2021 - Historia de dos entrevistas - Xavier Sardá - El Periódico

En la entrevista que esta semana le hizo Carlos Alsina, Pablo Casado se postuló para relevar a Pablo Iglesias como el político español que invariablemente está cabreado con el mundo y que confunde argumentación con descalificación. Casado domina el estilo. Todo su discurso es una agria crítica del otro. Por lo menos, debería aplicarse el consejo de Churchill y no criticar al Gobierno de su país en el extranjero. Me consta que el espectáculo que ha dado estos días en Bruselas no ha sido nada bien recibido. Dejan de escucharle cuando deslegitima el Gobierno Sánchez con la misma brocha gorda que utilizan algunos independentistas. Núñez Feijóo y Moreno Bonilla son la prueba de que hay otra manera de hacer política.

El mismo día, Jordi Basté entrevistó a Salvador Illa. Curiosamente, Illa aceptó la idea de que la reciente resolución del Consejo de Europa es una sentencia de Europa, que España debe acatar. La realidad sin embargo, como explicó; el corresponsal de 'New York Times' en TV3, es que se trata de una institución de segundo orden y que no tendrá ningún impacto. En efecto, a pesar de su nombre, el Consejo de Europa no es una institución de la Unión Europea y se trata de una resolución política tan sesgada que ni menciona la DUI del 27 de octubre en el relato de los hechos.
Algunos miembros del PSC aceptan que Catalunya sufre un trato fiscal injusto, cuando la realidad es que las propias balanzas fiscales de la Generalitat demuestran que -aproximadamente-, Catalunya paga por renta y recibe por población.

Con sus líderes afortunadamente en la calle, los independentistas, como es lógico, siguen reiterando el cien por cien de su argumentario. Si alguien pretende ganarles en las urnas serán necesarios un tono excelente y una muy sólida contraargumentación. Pero por ahora, el PP parece empeñado en que el tono sea el peor de los posibles y el PSC/PSOE parece incapaz de desmentir los argumentos que sustentan el crecimiento del independentismo.
Cosas.