⚡ Hilo oficial del golpe de Estado de Puigdemont vol LII: "Se viene la sentencia"

Desde
14 Feb 2020
Mensajes
391
Reputación
1.287
2021_05_06 - Posibles elecciones en Catalunya - Jordi Juan - Director de La Vanguardia
Gustará más o gustará menos la candidata popular Isabel Díaz Ayuso, pero los madrileños están cerca de volver a tener un gobierno regional. En Catalunya, en cambio, siguen sin haber noticias sobre si habrá un gobierno bueno, malo o todo lo contrario. Seguimos en la inopia. Desde enero del 2020 cuando el entonces presidente Quim Torra anunció que la legislatura estaba agotada y que convocaría elecciones tras la aprobación de los presupuestos, Catalunya lleva 15 meses pendiente de la llegada de un nuevo ejecutivo que supere el estancamiento actual. Las elecciones de Madrid y el congreso de Junts de este fin de semana deberían servir de estímulo para no alargar más esta agonía y que los dos grandes partidos independentistas lleguen finalmente a un acuerdo, con la creación de un nuevo ejecutivo, o a un desacuerdo, que facilite un gobierno de ERC, bien en solitario o bien con la CUP.

Pero la hipótesis de que se precipiten unas nuevas elecciones no debería descartarse y más después del resultado producido el martes en Madrid. Los sectores de Junts partidarios de no entrar en el Govern con ERC y propiciar unas nuevas elecciones tienen ahora más argumentos para sus tesis. Son los que siempre han defendido el “cuanto peor, mejor” y ahora se felicitan de la victoria de Ayuso y de la vigencia de Vox. Los populismos se retroalimentan mutuamente. Y muchos independentistas de Junts están convencidos que el auge del PP puede animar a muchos votantes a decantarse por ellos porque son los que tienen una posición más beligerante contra el Estado. Se sienten más reforzados y en cambio ven más debilitados a los que han defendido una vía más pactista, como son el PSOE y ERC. Están convencidos de ganar en una nueva cita con las urnas.

Los republicanos, a su vez, siguen intentando llegar a un acuerdo con Junts y creen que cada día lo tienen más cerca. Los posconvergentes anuncian que consultarán el pacto con sus bases, lo que lo complica todo más. El 26 de mayo está cada día más cerca. Ojalá suceda como en Andalucía, donde se ha impuesto el sentido común y no habrá elecciones anticipadas, pero en Catalunya el seny parece que se haya ido de vacaciones. Veremos. Otras elecciones serían un auténtico desastre.


2021_05_06 - Madrid amanece a trozos - Màrius Carol Consejero editorial - La Vanguardia
No es serio que un sociólogo como José Félix Tezanos dijera a las puertas de las elecciones madrileñas que el PP en Madrid se nuclea en torno a las tabernas. Y añadiera sin pudor que Isabel Díaz Ayuso cuando dice levantar la bandera de la libertad se refiere a la libertad de las tabernas. Poco análisis había en quien vive de ellos. Del presidente del CIS se espera una disección de la realidad, no un exabrupto tabernario. Si la sociología tuviera VAR (con uve), a Tezanos le hubieran sacado tarjeta roja. No una cualquiera, una descalificante.

Madrid no es como aquella ciudad en blanco y negro, de señores de bigotito y de espadas que más que torear soñaban con comerse al toro, que retrata Antonio Díaz-Cañabate en Historia de una taberna , escrito en las madrugadas brumosas de 1942. Este caballero tiene una placa en el barrio de Salamanca pues era abogado, crítico taurino y escritor de teatro. Y, además, presumía de no levantarse antes de las tres, no usar el teléfono y no haber entrado nunca en unos grandes almacenes. Sin embargo, supo retratar el Madrid noctámbulo de posguerra: “Los amaneceres de Madrid son chiquitos, porque en Madrid amanece a trozos. Cada calle tiene su amanecer para ella”.

La victoria de Ayuso también es el triunfo del individualismo sobre la solidaridad

Pero ayer la capital se despertó eufórica. Ayuso ganó en los veintiún distritos de la capital, incluidos Carabanchel, Vallecas o la Latina. Y no por un pelo, sino por goleada. Como consecuencia de todo ello, Ciudadanos y Pablo Iglesias fueron enviados a la papelera de la historia. Y el PSOE –no solo sosoman Gabilondo– acabó con la cara llena de hematomas.

Ya hemos visto grandes triunfos de lideresas en Madrid, como el que consiguió Esperanza Aguirre, que no cambiaron la historia del país ni de su partido. Pero el fenómeno Ayuso no se puede despachar en cuatro tópicos o tres frases hechas. La gente del DF ha apostado por sus políticas. No solo la derecha, sino muchos ciudadanos que, siendo electores de izquierdas, entendieron que ahora convenía votarle. Seguramente porque pensaron que a ellos les iría mejor. La solidaridad está bien para aplaudir a los sanitarios, pero ahora manda el individualismo. Y se impone el sálvese quien pueda. Si amanece a trozos, como escribía Díaz-Cañabate, cada uno quiere el pedazo que cree que le corresponde. El fenómeno Ayuso no es exportable a la España vaciada, ni a la España periférica, pero merece un análisis sereno y profundo, no un insulto tabernario.


2021_05_06 - Iglesias o la izquierda plasta - Joaquín Luna - La Vanguardia
Adiós a Pablo Iglesias, el hombre que tuvo una gran oportunidad y la dilapidó. Nada nuevo en cierta izquierda muy antigua que se pierde dando lecciones de moral, ideología y ética hasta conseguir lo que otros con el mal beber: hacerse plastas.

A Pablo Iglesias no le ha derrotado el gran capital, una conjura mediática o las fuerzas tenebrosas, sino los votos del pueblo y la distancia –cada día mayor– entre lo que prometía y lo que hacía hasta culminar en la despedida del berrinche, carente de la generosidad política de la que tanto presumía.

A Iglesias no le ha derrotado el gran capital, sino el pueblo, harto de lecciones

Sin duda, su carrera, su economía y su porvenir son mejores hoy que hace cuatro años, pero deja poco a la sociedad, salvo que en España el bipartidismo o el diluvio.

Naturalmente, el triunfo de Díaz Ayuso es trumpismo y su electorado unos tabernarios a los que les abres los bares y te votan. Tampoco es novedoso: a las izquierdas y sus torres de marfil siempre les ha perdido la soberbia y el desdén por la realidad, eso que en el viejo periodismo se llamaba el pulso de la calle.

He pasado unos días en Madrid haciendo cosas parecidas a Barcelona, con el plus de un café a las seis y cena a las nueve. La diferencia en el estado de ánimo es grande: hay moral de victoria en una ciudad y desánimo en la otra porque a todos nos gusta tener esperanza (a Barcelona también le sobra la política plasta). Madrid ha gestionado diferente la pandemia –y antes la política fiscal o un clima de más negocio y menos burocracia–, con un balance sanitario malo pero no tan alejado del de París, Berlín o La Mancha. Y ahora sale el sol. ¿Es pecado?

Al final, Pablo Iglesias era la caricatura del izquierdista enfurruñado, el profesor cuya paga jamás peligra y viene a salvarte del fascismo, el personaje que convierte en debate llevar corbata, contar chistes inofensivos o ir a los toros (con el fútbol, tan megacapitalista , ya no se atreven), cazar perdices o veranear en Torremolinos. Y que pretenden corregir las desigualdades mediante fondos públicos sin entender que proceden de la actividad privada y esta también la generan, en parte, empresarios que pueden ser pequeños e hijos del vecino del quinto.

Sin siquiera darse cuenta, la izquierda solemne y henchida de concienciación está cediendo un espacio que Ayuso llama “libertad” –menos lobos–: disfrutar y vivir la vida sin tantos anatemas. ¿O es que acabaremos en el infierno?
 
  • Zanx
Reacciones: ppd
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
391
Reputación
1.287
07/05/2021 - Tardà: "Junts ha creado un discurso de falsedades para parecer patriotas de verdad" - La Vanguardia

El exdiputado de ERC en el Congreso asegura que el PSC y JxCat intentan "cerrar el paso al republicanismo porque se sienten amenazados"

Aunque Joan Tardà (Cornellà de Llobregat, 1953) hace tiempo que está fuera de la primera línea, ERC lo sigue considerando una voz autorizada. Van tres ediciones de su libro En defensa pròpia (Pòrtic edicions) y atiende a La Vanguardia para comentar la actualidad política.

Tres meses de las elecciones catalanas y todavía no hay nuevo Govern.

Es una situación políticamente escandalosa. Junts presume de un patriotismo que no ejerce. Atendiendo al hecho de que el país está trinchado y que saldremos de la pandemia todavía más trinchados, que hace falta iniciar un proceso intenso de desjudicialización del procés y una solución democrática basada en el principio de realidad, perder el tiempo y no hacer Govern, no solo es jugar a la ruleta rusa de una repetición electoral que desembocaría en rencor y nos llevaría a una gran abstención, sino que también es un acto de gran irresponsabilidad por parte de JxCat. No se entiende que ERC tenga que pasar este calvario.

Usted criticaba que si hubiera sido Junts quien hubiera pactado con la CUP y Esquerra se hubiera abstenido, habría protestas en la sede republicana. ¿Lo mantiene?

Evidentemente. Curiosamente eran capaces -exactamente no sabemos quién pero ya nos lo podemos imaginar- de promover una manifestación ante la sede de Esquerra en Barcelona protestando porque en algunas ciudades se había decidido hacer pasar a la oposición a los nacionalistas y, en cambio, sin ningún tipo de vergüenza los dos partidos padres fundadores de la segunda restauración borbónica, tanto los nacionalistas como el PSC, pactaban no solo la Diputación de Barcelona, sino la mayoría de consejos comarcales.
Los dos partidos padres fundadores de la segunda restauración borbónica, tanto los nacionalistas como el PSC, pactaban no solo la Diputación de Barcelona, sino la mayoría de consejos comarcales"

¿Insinúa que las manifestaciones se convocaban desde el ámbito de JxCat?

Estaba diciendo claramente que era el entorno de este independentismo que no ha querido hacer los deberes: analizar, reflexionar, repensar como es debido afrontar el último tramo que nos tiene que llevar a ejercer el derecho a la autodeterminación. Este trabajo ERC ya lo ha hecho. Otros continúan los unos instalados en escenarios mágicos, y el unionismo en una indolencia de aceptar que su proyecto no es posible si se pretende marginar al 52% de los catalanes que no somos autonomistas. Hay un interés común por parte del PSC y de Junts de cerrar el paso al republicanismo porque se sienten amenazados. Unos en el ámbito metropolitano, y el nacionalismo ve como raíz republicanismo lo está desplazando en la hegemonía o el liderazgo en el ámbito nacional.

El sueño húmedo de los nacionalistas siempre ha sido intentar que el republicanismo se convirtiera en su satélite. Igualmente el Partido Socialista ha pretendido desde 1979 que el mundo comunista se convirtiera en su satélite. Lo consiguieron bastante con Iniciativa y ahora lo pretenden con En Comú Podem. CiU y el mundo postnacionalista y el PSC pretenden convertir el republicanismo y el mundo soberanista no independentista en sus satélites. Con ERC no lo han conseguido. Al contrario, solo hay que ver los últimos resultados electorales.

CiU y el mundo postnacionalista y el PSC pretenden convertir el republicanismo y el mundo soberanista no independentista en sus satélites; con ERC no lo han conseguido"

“Escenario mágico”. ¿No lo es también la mesa de diálogo?

En absoluto, porque la negociación que se deriva del diálogo y los acuerdos que se derivan de la negociación tienen que ir asociados al término conquista democrática. La próxima exigirá tres condiciones: que el independentismo sea contienda electoral tras contienda electoral más numeroso, grandes movilizaciones populares y momentos de desobediencia civil, que no institucional. Intentar asociar diálogo, negociación y acuerdos a rendición, traición y botiflerisme no solo es un reduccionismo intelectual, sino que es una estupidez, porque la democracia es consentimiento.

¿Pero cómo acabará este proceso de diálogo?

No sabemos si costará más o menos o si exigirá que una nueva hornada de dirigentes políticos tenga que ser represaliada. Lo que sí sabemos es que podrá hacerse con mejores condiciones si somos más de los que somos. También para que los acuerdos se cumplan. La represión no desaparecerá, sino que mutará, porque el Estado español es democrático, reconocido por todos los estados del mundo, por los democráticos y por los que no lo son, pero es una democracia de poca calidad. Pero a medida que vamos ganando posiciones y conquistando escenarios de acuerdos y negociación, irán apareciendo nuevas contradicciones en el Estado español. A diferencia de Junts, a Esquerra le interesa construir pasarelas que permitan acercarnos a aquellos ciudadanos miembros de las clases populares que comparten los mismos problemas que las clases populares de opción independentista, pero que no ven que la mejor herramienta es la construcción de la república. Hay que huir de escenarios que han comprado en Junts per Catalunya o algunos en Junts de creer que con la lucha antirrepresiva es suficiente para acumular fuerza y ganar.

Dos plenos de investidura de Aragonès fallidos. ¿Es una humillación? ¿No sería mejor gobernar en solitario?

En el Estado español ha habido en los últimos cuatro años cuatro contiendas electorales. Vemos en otras democracias más consolidadas que hay situaciones críticas. Es posible que con el fin de no caer al precipicio que ERC tenga que gobernar sola, pero lo que interesa es un Govern de frente amplio, que sería lo que más se parecería al 3 de octubre. Que no sea posible el frente amplio de carácter gubernamental no quiere decir que no pueda ser parlamentario. Si ERC gobierna sola tendrá que afrontar un peligro: que el PSC y Junts rivalizarán diariamente, permanentemente y al alza para ver quién revienta antes el Govern republicano, porque su objetivo es impedir la futura hegemonía del republicanismo. [Los pactos en] la Diputación de Barcelona y los consejos comarcales ya lo anuncian. Lo que no puede suceder es que haya nuevas elecciones. Si la irresponsabilidad de Junts llega en estas cotas es evidente que ERC tendrá que intentar antes gobernar sola.
Si ERC gobierna sola tendrá que afrontar un peligro: que el PSC y Junts rivalizarán diariamente para ver quién revienta antes el Govern republicano"

¿Ha demostrado más madurez la CUP que Junts?

JxCat vive un proceso fundacional. Y los procesos fundacionales son difíciles sobre todo si vienes de un escenario anterior en el que estabas situado en la hegemonía del poder político y cultural. El hecho de ser un mundo convulso y que se está refundando genera muchas contradicciones y juega el factor tiempo. A veces cuesta mucho saber si aquello que verbaliza una persona, por muy singular que sea en ese mundo nacionalista, es lo que piensa una mayoría, una minoría o solo se representa a sí mismo. JxCat ha intentado muscularse a partir de la bolsa de convencidos que ya existen, porque convencer a los no convencidos exige más tiempo. Si quieres crecer a costa de los convencidos tienes que intensificar tu nacionalismo o independentismo, aunque sea postizo. Ellos han intentado competir con ERC para ver si se podían quedar con el trozo más grande del pastel independentista, cuando nosotros estamos en la fase de hacer el pastel más grande, de acumular fuerzas. Se han visto obligados a generar un discurso político basado en falsedades, porque solo a partir de estas ellos podían aparecer como patriotas de verdad.

Ponga un ejemplo.

Ester Capella, la consellera de Justícia, tuvo que sufrir un verdadero asedio, porque se intentaba asociar una supuesta actitud insensible de la consellera, titular de prisiones, con el mantenimiento de los presos en los centros penitenciarios. Hubo declaraciones de personas con un cargo institucional muy alto que venían a decir que la actitud de la consellera era de resignación.

¿Se refiere al president Torra?

El president Torra tenía perfectamente la potestad de convocar a la consellera de Justícia, darle la orden de abrir las prisiones, y si tal vez la consellera no hubiera querido aceptarla, destituirla. En todo caso, esta batalla ideológica la hemos ganado: los 30.000 votos de diferencia con los nacionalistas demuestran que la sociedad catalana progresivamente va asumiendo el esfuerzo del republicanismo de reorientar la estrategia con el fin de ganar lo antes posible.

¿ERC se sentiría cómoda con ciertos perfiles liberales de Junts en el Govern?

El Govern es un órgano colegiado. De la misma manera que Pablo Iglesias se ha tenido que comer con patatas durante meses a Nadia Calviño, una persona que tiene una connotación ideológica más que liberal, neoliberal.
Joan Tarda ERC

¿Però puede provocar tensiones en el Govern?

¡Viva la tensión! La democracia es tensión, es saber construir escenarios de acuerdo, de pactos, de funcionamiento a partir de posicionamientos distintos.

¿Qué le parece la marcha de Iglesias?

Lo lamento mucho porque representa aquella izquierda española con la que no solamente nos sentimos representados por la ideología de carácter social, sino que además representa aquel sector de la izquierda española que entiende el soberanismo catalán y el de otras naciones del Estado español. Iglesias entendió que había que comerse marrones enormes, como ahora los derivados del rey corrupto, con el fin de alcanzar un bien superior: conformar un Gobierno de coalición que intentara arrastrar al PSOE hacia posiciones socialdemócratas, impidiendo que Calviño entrara en cada Consejo de Ministros como si fuera encima del caballo de Pavía, con las tablas de la ley neoliberal.
Iglesias ha tenido que arrastrar al PSOE hacia posiciones socialdemócratas, impidiendo que Calviño entrara en cada Consejo de Ministros como si fuera encima del caballo de Pavía"

Ayuso ha arrasado. ¿Eso hará que el PSOE endurezca sus relaciones con el independentismo?

Tendríamos que pensar que será al contrario. Se la juegan mucho, porque nosotros exploramos la vía del diálogo, pero también es una gran oportunidad para el Estado español y la izquierda española. Sino, la izquierda española fracasará y comprará números a la marginalidad y eso hará que los escenarios serán más duros para nosotros. Si nos abocan a una desobediencia institucional de nuevo seguro que seremos más de los que somos ahora.

¿Pero qué credibilidad ve ERC en un PSOE que, por ejemplo, incumple el pacto de dejar que sea la Generalitat quien gestione los fondos europeos?

Hay que mantener la estrategia y la perseverancia. Se trata de construir escenarios que permitan que eso suceda lo menos posible. Y si pasa, con la menor intensidad posible. Y si finalmente eso acaba pasando, de que acabe repercutiendo en beneficio tuyo en la medida en que eso te permite acumular más fuerzas. Si la izquierda española quiere afrontar el liderazgo en los próximos años, tiene que ir al terapeuta. Nosotros ya hemos ido y hemos reconocido que todas las generaciones que se ven obligadas a vivir un proceso de aceleración histórico no previsto, se ven también obligadas a improvisar.
 
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
391
Reputación
1.287
08/05/2021 - Junts ve el acuerdo “al alcance de la mano”, pero Esquerra recela - Àlex Tort, Iñaki Pardo Torregrosa - La Vanguardia

Negociaciones abiertas. ERC lamenta que JxCat mantenga los “mismos escollos” del primer día.

A grandes rasgos, la situación no ha cambiado. Sigue habiendo discrepancias en la dirección de la estrategia independentista –el Consell per la República–, la coordinación en Madrid y en la estructura del próximo Govern, pero el acuerdo entre Esquerra y Junts per Catalunya para formar Govern e investir al candidato republicano, Pere Aragonès, como presidente de la Generalitat parece más cerca que nunca por una mera cuestión de confianza.

Al menos así lo expresó el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, pese a que ERC no comparte del todo ese optimismo. El dirigente independentista compareció en rueda de prensa por la mañana en Barcelona. La convocatoria debía servir para avanzar detalles sobre el congreso extraordinario de hoy, pero de facto sirvió para espantar la posibilidad de que las negociaciones no fructifiquen.
Aragonès intentó ayer reunirse con Sànchez, pero la falta de disponibilidad del preso lo impidió

Sànchez, que aprovechó un permiso penitenciario, llegó a decir que el pacto está al “alcance de la mano” y podría sellarse en cuestión de horas si se cierran los “pequeños flecos” que hay pendientes. “Tenemos un marco muy avanzado para pensar que en los próximos días puede haber un acuerdo”, añadió mientras se mostraba “optimista”. Pero también admitió que aún quedan aspectos importantes por consensuar, que “en ningún caso pueden ser la excusa” para que no haya fumata blanca antes del 26 de mayo.

No lo ve tan claro ERC y se muestran molestos. “Va de farol”, apuntan fuentes. “Junts mantiene los
escollos que llevan centrando la negociación desde el primer día”, argumentan a La Vanguardia desde la formación. Pero ante esta predisposición pública, Esquerra le tomó la palabra, Aragonès modificó su agenda para reunirse al mediodía con su equipo negociador y, según fuentes del partido, propusieron a Sànchez verse inmediatamente ayer por la tarde. Sin embargo, este encuentro no se dio por falta de disponibilidad del líder de JxCat, que debía volver por la noche a Lledoners. Los republicanos aseguran que estaban dispuestos a acabar de perfilar la estrategia independentista para firmar ya “un preacuerdo” sobre este punto. Además, proponían avanzar y concretar la estructura de Govern. Con todo, Aragonès ha convocado de urgencia una rueda de prensa para esta mañana. “[Aragonès] seguirá trabajando para intentar llegar a un acuerdo en las próximas horas”, apuntan desde ERC.

De hecho, Sànchez explicó ayer que ya había recibido una nueva propuesta de ERC sobre la arquitectura del nuevo Govern y aprovechó para mostrar sus preferencias: mismas conselleries y distribución de competencias que en el 2018, pero intercambiando las responsabilidades entre ambos partidos.

ERC considera que esto último no puede darse, entre otras razones –y la más evidente– porque los de Oriol Junqueras proponen tres nuevas conselleries: Igualtat i Feminismes, Acció pel Clima i Universitats i Recerca.

Por lo que se refiere a la estrategia independentista, Sànchez cree que está hecho “en un 90%”, pero hay aún diferencias sobre si debe dirigirlo el ente de Waterloo. Con todo, JxCat compra la idea del pacto sellado entre ERC y la CUP: dar dos años de margen a la mesa de diálogo entre los gobiernos español y catalán. No está tan claro si definir el papel del Consell quedará finalmente al margen del posible acuerdo entre posconvergentes y republicanos, como se plantearon recientemente. Sea como fuere, según Sànchez, ninguno de esos “obstáculos” es insalvable y cree que es preciso un último arreón por ambas partes para cerrar un acuerdo “estable”.

La intervención de Sànchez también sirvió para marcar perfil de puertas para dentro y disipar las dudas que pudiera suscitar en ERC la consulta a los afiliados que prevé Junts. El dirigente remarcó que el discurso y el rumbo de la formación lo marcan la vicepresidenta del partido, Elsa Artadi, y él mismo, por lo que cualquier otra postura que expresen sus cargos electos, como alguna favorable a volver a las urnas, es una mera “opinión personal”.e privacidad Área de privacidad.
 
Última edición:
  • Zanx
Reacciones: ppd
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
391
Reputación
1.287
09/05/2021 - La independencia de ERC - Lola García - La Vanguardia

Los 84 días transcurridos desde las elecciones catalanas no han servido para disipar los recelos entre ERC y Junts. Más bien lo contrario. Es difícil pensar que un gobierno de coalición discurriría con mayor placidez que en legislaturas anteriores. El presidenciable, Pere Aragonès, dio ayer un brusco giro de volante y anunció que tira la toalla con Junts, que intentará obtener los apoyos para gobernar solo. Si se confirma esa vía, será la primera vez desde el 2012 que se rompe la unidad de los dos grandes partidos independentistas en una investidura, ya que fue aquel año cuando, después de pensárselo mucho, Oriol Junqueras se embarcó en la aventura de respaldar a Artur Mas.

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, se comprometió en una entrevista a La Vanguardia a evitar unas nuevas elecciones permitiendo la investidura de Aragonès si éste era capaz de formar un gobierno con los comunes y con el apoyo de la CUP. Si esa alianza de izquierdas tomara forma, Junts aportaría los cuatro votos necesarios para que Aragonès sea president. Y punto. Después, pasarían a la oposición.

En ningún caso Junts cederá el apoyo de más diputados. Es decir, si ERC no es capaz de convencer a los comunes y la CUP, la convocatoria electoral estará a un paso. Incluso aunque los republicanos consigan ese objetivo, Jordi Sànchez defenderá su promesa ante la ejecutiva de Junts, pero la decisión será sometida a las bases del partido de Carles Puigdemont. Y ahí se abre otro interrogante.

Después del atrevido paso dado ayer por ERC, Aragonès tendrá que darse prisa en llamar al timbre de los comunes para celebrar cuanto antes una investidura. Los republicanos querrían dejar un margen de tiempo por si la operación fallara y tuvieran que intentarlo de nuevo con Junts antes del 26 de mayo, límite para desencadenar elecciones de forma automática (serían en pleno julio). Aunque después del paso dado ayer, sentarse de nuevo a una mesa con Junts a toda prisa sería exponerse a una situación de gran fragilidad que podría ser aprovechada por los de Puigdemont para desplumar a Esquerra.

Los comunes están dispuestos al pacto con ERC, pero quieren entrar en el Govern. Su líder parlamentaria, Jéssica Albiach, también requerirá garantías de que los republicanos no sumarán después a Junts al ejecutivo, ya que Aragonès dejó abierta esa posibilidad una vez pasada la investidura. De hecho, tampoco en el partido de Puigdemont creen factible entrar en el Govern con el mandato ya iniciado.

Ante Aragonès se abren tres semanas de vértigo. Los republicanos aseguran que no van de farol ni se trata de una estrategia negociadora, cosa que no descartan en Junts. El tiempo siempre ha jugado a favor de los de Puigdemont y, aunque Jordi Sànchez asegura que tratará de evitar las elecciones, el votante de Junts es más fiel y está más movilizado que el de ERC. Además, en Junts creen que recuperarían a los electores del PDECat si hay elecciones. ERC espera eludir las urnas, pero si no quedara más remedio, esperan que cuaje el mensaje de la escasa generosidad de Junts cuando el ganador no ha sido de los suyos.

Este es el panorama que se presenta a partir de ahora. Pero ¿cómo se ha llegado hasta aquí? Además de las comprensibles diferencias a la hora de diseñar un gobierno y repartirse el poder, lo cierto es que los escollos han sido los mismos desde el principio. El principal, quién decide la relación con el Gobierno central. Ambas partes habían llegado al acuerdo de constituir lo que han llamado una “dirección colegiada estratégica”, formada por ambos partidos, la CUP y las entidades ANC y Òmnium. Pero el alcance y el encaje de ese ente han centrado la disputa.

La “dirección colegiada estratégica” del independentismo debía ubicarse en el seno del Consell per la República que preside Puigdemont, según Junts, para dar continuidad al 1-O y a la legislatura de la declaración de independencia. Además, ese núcleo decidiría el voto de los grupos independentistas en el Congreso de los Diputados y fijaría su posición en la mesa de diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez. Para Junts, es la única forma de que el independentismo plante cara en Madrid. De lo contrario, no vale la pena gobernar juntos para gestionar la autonomía. En los últimos días, como cesión para facilitar el acuerdo, Junts incluyó que las decisiones tomadas en ese órgano fueran por consenso. Aseguran también que no desean tutelar la gestión de Pere Aragonès al frente de la Generalitat.

Para los republicanos, ese esquema de la “dirección estratégica” es un intento de Junts de condicionar su capacidad de negociación en el Congreso. Recuerdan que ERC cuenta allí con 13 diputados y Junts solo con cuatro. Tampoco ven claro que esa “dirección” se inserte en el Consell per la República, es decir, bajo el paraguas de Puigdemont. ERC ha aceptado volver al Consell per la República reorganizando su estructura. Pero la cuestión es que los republicanos no quieren que haya un president para la gestión de la Generalitat y otro para encabezar la estrategia del procés y sus derivadas políticas.

Una vez llegado al punto en que Aragonès ha roto la baraja, habrá que comprobar si puede mantenerse en esa posición y lograr la investidura. El votante no independentista hace tiempo que desconectó de este culebrón, pero también el elector de Junts y ERC acusa el desánimo. Aunque los próximos días depararan una sorpresa y formaran gobierno, ya no hay ninguna ilusión por compartir andadura. Albiach está dispuesta a entrar en el Govern, pero si ERC cierra la puerta definitivamente a los posconvergentes

Si Aragonès gobierna sin Junts, será un punto de inflexión. El particular proceso de independización de ERC respecto de los convergentes empezó con la negativa a investir a Puigdemont en el 2018, siguió con el voto a los presupuestos generales del Estado en el 2020 y culminaría ahora. El conflicto catalán entraría en una fase muy diferente.
 
Última edición:
Desde
14 Feb 2020
Mensajes
391
Reputación
1.287
11/05/2021 - ERC y Junts evidencian el bloqueo en la primera cita tras la ruptura Àlex Tort + Iñaki Pardo Torregrosa - La Vanguardia

La nueva legislatura - Esquerra asegura que JxCat se desdice y que no favorecerá un Govern en minoría

El encuentro de ayer por la tarde entre Esquerra y Junts consistió en poco más que en verse las caras, porque el resultado fue la constatación del bloqueo y la falta de sintonía entre los dos.
Fue la primera cita después de que el sábado Pere Aragonès diera un golpe sobre la mesa y afirmara que las conversaciones para formar una coalición de Govern con los de Carles Puigdemont se habían terminado sin más y que ahora solo se plantea las conversaciones con el fin de conseguir la investidura y gobernar en solitario.

¿Resultado? Nada positivo para sus intereses
, porque la propuesta de ERC choca con la de JxCat, que insiste en la coalición y además, parece –según fuentes republicanas– que se desdice del compromiso del secretario general de los posconvergentes, Jordi Sànchez, en una entrevista en La Vanguardia de apoyarlos si consensúan un Govern en minoría con los comunes sin contar con ellos. Todo un callejón sin salida, que acercaría Catalunya a la repetición electoral por mucho que ERC se entienda con los comunes y la CUP, ya que el concurso de Junts es imprescindible. Por tanto, cualquier pacto de Esquerra con En Comú Podem podría quedar en agua de borrajas.

La CUP pide "responsabilidad" a ERC y Junts para no desaprovechar la mayoría independentista

Los equipos negociadores habituales volvieron a sentarse ayer con pocas esperanzas de resolver nada. Fue un encuentro, esta vez telemático, donde ERC abordó la investidura de su coordinador nacional, y Junts dejó claro que o trabajan juntos en la Generalitat o nada. Las posiciones están plenamente enfrentadas, parecen lejos de superar las desavenencias y abocan posibles y futuras reuniones a un diálogo de sordos.

Al acabar de retomar el contacto, que había sido precedida de una conversación entre Sànchez y Aragonès, los posconvergentes aseguran que invitaron a los republicanos a “formar un gobierno independentista” de “coalición”. “No contemplamos ningún otro escenario”, dijeron fuentes consultadas de la formación, que aseguran que en ningún caso hablaron de la investidura y que se limitaron a pedir la vuelta a la mesa de negociación.

Pero ERC niega la mayor. Los republicanos aseguran que el equipo negociador de Junts se desdijo del ofrecimiento de Sànchez. “Ya ni quieren dar los cuatro votos”, afirman desde Esquerra que les hicieron llegar desde Junts. Los cuatro votos a favor junto a 28 abstenciones es lo mínimo que necesitaría Aragonès por parte de Sànchez para ser investido si obtiene el apoyo de los comunes.

En todo caso, durante el encuentro JxCat transmitió “la urgencia de reanudar las conversaciones” para pactar un ejecutivo que tenga como objetivo “implementar el mandato electoral que se desprende del 52% de los votos” favorables a la independencia. “La mejor manera de evitar las elecciones es recuperar las negociaciones para hacer un acuerdo de legislatura”, concluyeron.

Los de Puigdemont insisten en volver a la negociación para formar la coalición

Este llamamiento a seguir dialogando coincide con la concatenación de reuniones entre ERC y En Comú Podem para encontrar una salida alternativa que resuelva la investidura del líder republicano. Los posconvergentes han hecho referencia estos últimos días a las dos semanas que quedan hasta que se agote el plazo para la repetición automática de los comicios en el Parlament, pero son conscientes de que para ir bien es esta semana cuando los dos socios del actual Ejecutivo en funciones tendrían que volver a buscar el entendimiento.

En el trasfondo, por lo que pueda pasar y algunas veces sin escatimar en sutileza, las dos formaciones tratan de hacerse venir bien el relato para sus intereses e intentan explicar que es el otro quien conduce a Catalunya a un escenario de bloqueo con la posibilidad de que se tenga que volver a votar en julio.

La CUP, por su parte, llamó “a la responsabilidad” y calificó de “lamentable el espectáculo”. Sobre todo al comprobar por la mañana que las desavenencias calentaban motores. Míriam Nogueras, miembro de la ejecutiva de Junts y portavoz en el Congreso de los, había advertido des-de Madrid que sería “una estafa histórica” que no haya un ejecutivo independentista. “Si no lo conseguimos ya podemos irnos todos”, remachó, aparte de pedir a los republicanos que expliquen cuál es “el motivo real” por haber dejado de negociar la coalición, sin dar más detalles, cuando, a su parecer, estaban a punto de cerrar el acuerdo.

El líder de ERC en la Cámara Baja, Gabriel Rufián, a su vez replicó desde el mismo escenario que no admitirán ninguna “lección” de Junts “o Convergència o divergencia” –añadió con tono irónico–, a quien reprochó que todavía no haya ningún pacto. Además, negó las insinuaciones de Nogueras que daban a entender que puede haber algún acuerdo entre Esquerra y la Moncloa y se mostró convencido que Aragonès podrá ser investido presidente antes del 26 de mayo y que se evitará la repetición electoral, una posibilidad que todos ya prevén y que nadie quiere cargarse a las espaldas.