Hegelianismo.

Rompeconejos

Madmaxista
Desde
4 Ago 2012
Mensajes
1.055
Reputación
787
Lugar
Murcia.
¿Que es lo contrario al hegelianismo y cual era el pensamiento anterior a la implantación del hegelianismo como pensamiento corriente en la sociedad?

¿Conoceis bibliografia relacionada?

Leido por ahi.

Hegel o la tiraní*a de la democracia moderna

Breve disertación sobre Hegel y su influencia en la dictadura del pensamiento polí*ticamente correcto de la democracia liberal. Para Hegel el Estado sólo existe cuando los ciudadanos pueden encontrar satisfacción a sus intereses razonables y, a la vez, reconocen al Estado al reconocer su voluntad particular manifestada en la voluntad general a través de las leyes. Es decir, el Estado existe cuando es capaz de conciliar lo particular –los intereses particulares- con lo universal –la voluntad general-. Cuando esta conciliación se realiza, es entonces cuando el individuo es libre. Sin embargo, la realización de estos postulados en el Estado moderno, en la actual democracia moderna, ha llevado a la tiraní*a del pensamiento polí*ticamente correcto o la llamada tiraní*a de la mayorí*a. La libertad de pensamiento y de realización de la persona, ha sido cercenada. Para Hegel, si un grupo no se ve representado por la voluntad general, generarí*a una facción dentro del Estado, opuesto al mismo. Para evitar esta posibilidad el Estado moderno ha destruido aquello que dice defender. Y lo ha hecho a través de un sistema de medios de comunicación, que al más puro estilo orwelliano, nos dice que debemos pensar –lo polí*ticamente correcto- asegurando así* un pueblo sumiso que vive en la ilusión de ser libre. A esta sumisión e ilusión se ha llegado haciendo uso de varios mitos.

La ingenierí*a social

Antes de hablar de los mitos voy a definir el término ingenierí*a social, que es fundamental para poder explicar con claridad lo que quiero decir. Por ingenierí*a social entiendo el conjunto de medios que el sistema utiliza para imbuirnos ciertas ideas, formas de pensar, esquemas mentales, etc. Esta ingenierí*a está en la televisión, la radio, los periódicos, internet, etc. Tras la repetición de ciertos hechos o ciertas ideas, de manera directa o indirecta, se lleva a que las personas asuman como propios ciertos postulados, que se incorporan a la conciencia colectiva, manifestada en lo polí*ticamente correcto y a la cual no se puede contradecir sin sufrir una anatema social.

El mito del hedonismo y el vitalismo Los medios de comunicación nos invaden con mensajes e imágenes que, de manera más o menos sutil, nos invitan a poner como fin de nuestra vida el placer (hedonismo) e igualmente se nos invita a dejarnos llevar "por lo que pide el cuerpo" (vitalismo). Su manifestación diaria está en: la mentalidad de la fiesta, del querer las cosas hechas, del no-esfuerzo, la sexualidad desordenada, la pornografí*a, el gusto por lo morboso y bajo, el poco interés por los temas culturales o humaní*sticos de verdad, la televisión basura, etc. Esto no deja de ser la más abyecta tiraní*a de las pasiones sobre la libre voluntad, lo cual persigue dos fines. Se consigue que las personas sientan que sus intereses particulares son satisfechos, porque se les da la capacidad de satisfacer sus pasiones más inmediatas, que previamente se han inducido mediante la ingenierí*a social como el fin supremo de la existencia, lo cual da un falso sentimiento de libertad. Se reduce el espectro existencial e intelectual de las personas. Poniéndoles como meta de su vida la satisfacción furibunda de sus pasiones, el irse de fiesta, la juerga, el pasar de todo y el "ser libre", hacen que los individuos eludan cualquier búsqueda superior y más profunda. Se cercena de raí*z la pregunta sobre la verdad, las dudas existenciales, la vida verdaderamente intelectual, la introspección personal, etc. Se llega, incluso, a reducir la riqueza de vocabulario. A esto hay que sumarle la inconsciente confusión mental de las personas, que viven con un montón de nociones difusas de diferentes ideologí*as, muchas veces incompatibles entre sí*. Por tanto, las personas son bastante más fácilmente manipulables, lo cual nos lleva al segundo mito.


La finalidad ¿Cuál es la finalidad de esta dictadura del pensamiento? La respuesta está en el otro gran aspecto del liberalismo: la economí*a. Con este sistema se consigue una gran cantidad de gente que vive presa de la novedad y de los impulsos que le transmiten desde la ingenierí*a social. Es la manera perfecta de conseguir una masa aborregada que no se cuestiona nada y está ansiosa de novedades. Así*, siempre está dispuesta a consumir las nuevas modas, tecnologí*as, tendencias, etc. Todo el sistema está hecho para favorecer el consumismo: la homogeneización social a escala mundial, la generación de necesidades artificiales, la publicidad, etc. Estamos inmersos en una sociedad sustancialmente económica donde se enriquecen unos pocos que a su vez son los que sostienen el sistema. La finalidad del sistema es, en última instancia, el beneficio económico desmesurado de unos cuantos, a costa de nuestra libertad. Pero tampoco deberí*a extrañarnos, al fin y al cabo, los fundamentos polí*ticos que han dado lugar a nuestra democracia liberal se encuentran en la filosofí*a burguesa que aspiraba a esto: el enriquecimiento económico.

Objeciones Se podrí*a responder que el Estado no nos quiere poco formados sino que nos invita a la lectura y nos pone escuelas. Veámoslo con detalle. El sistema fomenta la lectura de los libros que le interesan, es decir, los polí*ticamente correctos. Cada cierto tiempo sale algún libro de moda que se lee todo el mundo, mas la lectura más profunda, de cualquier tipo que sea, no es promocionada. Así* que, nuevamente, el sistema nos dice que tenemos que leer, aunque por supuesto, siempre nos permitirá leer cosas polí*ticamente incorrectas. Pero al precio de ser alguien polí*ticamente incorrecto. Las escuelas públicas enseñan lo que el Estado quiere. Es dejar en manos del Estado la educación de nuestros hijos. Cuando hacemos eso pasan cosas como que el Estado nos los quiera adoctrinar ideológicamente como está intentando hacer Zapatero con Educación para la Ciudadaní*a. Por otro lado, desde los dos partidos del teatro polí*tico español se ha resaltado la importancia de la enseñanza de cuestiones técnicas y del inglés. El conocimiento técnico, por muy importante que pueda ser para la actual coyuntura histórica no forma el espí*ritu humano, eso sólo lo hacen las humanidades. Son las humanidades las que nos pueden enseñar de dónde venimos, qué somos y a dónde podemos ir. Una carrera técnica jamás enseñará eso. Pero las humanidades son cada vez más relegadas a un segundo plano, tienen menos salidas laborales, etc. El sistema nos quiere bien formados, pero no de una buena filosofí*a, de un buen humanismo o algo por el estilo. El sistema quiere buenos técnicos para que sean buenos elementos de producción y así* beneficiar a la economí*a. Se podrí*a argumentar que el sistema no quiere sólo que vivamos para nosotros mismos o únicamente de una forma vitalista o hedonista. Nos invita a ser solidarios, constantemente. Esto es obvio, el sistema sabe que las personas necesitamos salir de nosotros y sentir que hacemos algo por los demás, es lo mí*nimo de la naturaleza humana. Pero el modo que nos ofrece el sistema es una salida fácil. No nos pide que cambiemos el mundo –eso es imposible, dice-, simplemente que hagamos algo sencillo: apadrinar un niño, dar dinero a una ong o hasta participar en algún grupo solidario. Sin embargo: Todas las actividades en las que nos incorporemos serán polí*ticamente correctas o estaremos mal vistos socialmente. No implican un cambio en nuestro ser. Podemos seguir siendo igual de hedonistas, consumistas y vitalistas que siempre y ser a la vez solidarios, por lo que seguimos en la dinámica del sistema. Todas las cosas que el sistema nos invita a hacer no cuestiona la raí*z del mismo o, peor aun, la refuerza. No se nos invita a pensar en las causas profundas que dan movimiento al sistema y que son las que causan muchas de las injusticias actuales. Simplemente se nos hace sentir bien porque hemos hecho lo que podí*amos. Pero el problema es de raí*z, y a la raí*z no se permite acudir. Ahora, no digo que participar en algunas de estas actividades no pueda ser bueno, simplemente que no son contradictorias con el sistema. Mas bien al contrario, lo refuerzan porque no cuestionan su raí*z y nos hacen sentir satisfechos –aunque no hayamos conseguido realmente cambiar las estructuras que hacen posible tantos males-. Se me podrá decir que el sistema me deja expresarme contra él y no pasa nada. Bueno, soy polí*ticamente incorrecto y, por tanto, mal visto. En segundo lugar este texto nunca pasará de ciertos cí*rculos. Jamás aparecerá en primera plana de un periódico o se debatirá del mismo en la televisión de manera justa. Y si algo de eso pasase no serí*a gracias al sistema, sino a pesar suyo.

El papel de la Iglesia Católica y su neutralización Sin embargo el sistema no puede alterar la naturaleza profunda del ser humano. Este tiene anhelo de eternidad, de infinito, de verdad, de bien, de belleza y de justicia. Es a lo que aspira el ser humano, es el suspiro eterno que saldrá de su alma hasta que encuentre la Verdad. Es la religión quien da respuesta a estos anhelos humanos; el vitalismo, el hedonismo, el consumismo, etc. son un mal sustituto de la fe, que rápidamente nos cansan y hastí*an. Pero la religión nos coloca en unos valores y en una forma sana de entender el mundo completamente opuesta al actual sistema. La búsqueda continua y sincera de la Verdad nos deposita en la Iglesia de Cristo, en la Iglesia Católica. Pero la fe que guarda la Iglesia tiene un conjunto de valores, una cosmovisión que es incompatible con el actual sistema. Y lo es, aunque mostrar esto requerirá de otro artí*culo. El sistema es consciente de ello y quiere relegar a Jesucristo al ámbito de lo privado. Manifestarse hoy dí*a como católico es algo polí*ticamente incorrecto. Y es que, la verdadera enemiga del sistema es la Iglesia Católica. Si la Iglesia, tomando la expresión de Chesterton, hiciese uso de su dinamita, no sólo volarí*a un sistema injusto por naturaleza sino que podrí*a dar el sustrato sano y firme para una buena sociedad. La facción dentro del Estado y opuesto al mismo Hegel afirma que cuando dentro del Estado hay un grupo que no se siente identificado con la voluntad general, crea una facción dentro del Estado opuesto al mismo. Si esto es cierto, evidentemente hoy la gran mayorí*a, por activa o por pasiva, se siente identificada con la voluntad general, puesto que no cuestionan el Estado, o mejor dicho, no cuestionan el mismo sistema. Hay pequeños grupos que sí* cuestionan al mismo sistema, aunque no todos se puedan decir que sean muy inteligentes. Es más, muchos de estos grupos antisistema son instrumentos del sistema. Estos individuos sucios, con pintas raras, que acuden a la violencia y se dicen así* mismos antisistema, no dejan de ser un instrumento del sistema para poder decir: ¿Qué prefieres, lo que hay o eso? Y la respuesta es obvia, nadie va a quedarse con "eso". Por tanto, hay que realmente hacer una facción a esta tiraní*a, una oposición intelectual fundamentada en la fe, la tradición y la recta razón, con una visión cristiana de la sociedad, de la polí*tica y de la economí*a. Quizás en la actualidad el único sitio donde se me ocurre que podemos ver algo así* es en el Carlismo y el distributismo.


Lo de la derechita es de órdago. Celebrando la conmemoración de la caí*da del muro de Berlí*n en nombre de Helmut Kohl, Bush padre, Mijail Gorbachov, y lo que te rondaré morena. Que por supuesto, el comunismo ha caí*do. Sí*, lo vemos en la China con la que se abrazaba Rodrigo Rato. También en Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua. Y en Corea. También vemos que las doctrinas de Gramsci, Boas, la escuela de Frankfurt y Mayo del 68, que no han influido nada en el Occidente. Lo vemos en que ETA por lo visto no existe ya. O la subida del voto comunista en Portugal. O las mismas polí*ticas de Zapatero. En fin, no sé si esto es miopí*a, maldad o tonterí*a, o todo junto y revuelto. Pero reitero en que por lo menos a la izquierda se le ve venir. Entérense de una vez, enteraos de la derechita: Aquel muro de la vergüenza no fue sólo construido por la derrota del criminal y subnormal nacionalsocialismo; fue construido como un botí*n de guerra de unos liberales que buscaron la alianza con el Padrecito Stalin y que lo que quisieron hacer fue esclavizar a todo un pueblo, al igual que hicieron con el Japón. Dresde, Hiroshima y Nagasaki fueron esas demostraciones de fuerza de los Atilas modernos, que desde la Gran Guerra ya estaban planificando el percal. Digo yo que para construir muritos, mejor uno en el Canal de la Mancha y otro antes de llegar al Rí*o Grande, porque tres siglos de mesianismo angloprotestante, bien bajo Union Jack bien bajo Yanquilandia, ya cansan demasiado y por su fruto lo conocemos. Y al igual que Churchill y Roosevelt pactaron con Stalin, la derechita ha pactado con el rojerí*o reciclado que el sistema capitalista no se cambia, pero la moral y la cultura y etc. es para la izquierda. La Revolución Cultural ( La derechita no se entera, o sí*...) ha encontrado en el capitalismo salvaje su mejor herramienta. No es el " marxismo ortodoxo " pero al fin y al cabo no se desví*a demasiado de los fines puramente marxistas. Cayó la Unión Soviética, pero no el comunismo. Intentaron esclavizar a alemanes y japoneses y permitieron que el comunismo hiciera más de cien millones de muertos. Intentan exportar un sistema imposible nacido de la Revolución Francesa sanguinaria por el que la mayorí*a del mundo no se rige; sistema que reconozco más coherente en Yanquilandia que en este Al Andalus progre, eso sí*. Y tampoco le van a la zaga al comunismo en barbarie. Mucho hablar de Dachau y Auschwitz, sí*, no digo que no haya que hablar, pero no se habla nada de los campos de concentración de Eisenhower, o de la cantidad de presos rusos anticomunistas que entregaron a Stalin. Tuvo que llegar Alexander Solzhenitsyn para que se hablara del Gulag, y aquí*, Juan Benet justificó los campos de concentración en los " Cuadernos para el diálogo " y Camilo José Cela lo llamó pajarraco de mal agüero, e incluso José Marí*a íñigo le insinuó que si se estaba enriqueciendo a costa de eso. Y al menos, con todo y con eso, en Budapest y en Praga nos recordaron que la resistencia a la tiraní*a siempre es posible, y acaso, con más o con menos, enarbolaron una bandera de dignidad frente a la cómoda burguesí*a eurogringa, que actuaba igual que actúa hoy, como si no pasara nada. Pero bueno, todo esto para qué....Los memócratas seguirán de celebración. ¿ Qué celebran ? La esclavitud de alemanes y japoneses, su pacto con el gramscianismo, las leyendas rosas de una manoseada y falsificada Segunda Guerra Mundial, ladrando sobre el pasado cuando el siglo más oscuro ha sido el XX. Y en el fondo, celebrando que si la URSS duró tanto, fue gracias al concurso del liberalismo que la legitimó. No nos extraña, pero nos sigue dando mucho asco.

Hegel y la tiranía de la democracia moderna - Liberal
 
Última edición:

Mecanosfera

Madmaxista
Desde
28 Nov 2010
Mensajes
6.464
Reputación
13.589
Lugar
Depende la respuesta que busques... Yo creo que Hegel no se puede oponer binariamente a nada anterior, porque su "pirueta" intelectual consiste en introducir el movimiento en la estructura de los conceptos, a través de las figuras del devenir y la diferencia. La clave de Hegel es la consideración de la dialéctica como principio ontológico fundante de la realidad.

Más que a filósofos anteriores, a lo mejor te interesa estudiar lo que otros posteriores han dicho sobre él. Te recomiendo un texto maravilloso de Heidegger llamado "El concepto de experiencia en Hegel", es muy complejo pero si lo lees atentamente te ayudará a entender a ambos. A mayores, Derrida o Zizek han sido bastante deudores de Hegel, pero sin duda el gran archienemigo de Hegel en el siglo XX fue Deleuze, que propuso una teoría política de izquierdas y filo-marxista que sin embargo lograba prescindir de la dialéctica (y que fue luego continuada o reformulada por Toni Negri y sus ideas de Multitud e Imperio). Si lo que buscas es entender el pensamiento político de Hegel puedes googlear "dialéctica del amo y del esclavo", o comparativas entre Hegel, Hobbes y Spinoza.
Es un pensador increíble y muy reivindicable.... aunque denostado a día de hoy. Por ejemplo los filósofos que sirvieron de base intelectual al 15M y el Occupy eran antihegelianos, y a lo mejor por ello aquellos movimientos no llegaron demasiado lejos.
 

Mecanosfera

Madmaxista
Desde
28 Nov 2010
Mensajes
6.464
Reputación
13.589
Lugar
Ah! Y el mejor libro para entrar en Hegel es (que yo sepa) "Introduction to the reading of Hegel" de Alexandre Kojeve, seguro que encuentras el PDF gratis en internet y en castellano, es un super clásico. También el "Studies on Marx and Hegel" de Jean Hyppolite, otro titán (bueno cualquier libro de Hyppolite sobre Hegel te servirá, es otro mega clásico). En castellano, Felix Duque (hay charlas suyas sobre Hegel en Youtube) y si hablas inglés, te recomiendo el podcast de partiallyexaminedlife.com sobre la Fenomenología del espíritu: es un programa de radio pensado para gente no experta en filosofía, y ese episodio está genial.
 
Última edición:

johnston

Madmaxista
Desde
3 Abr 2013
Mensajes
593
Reputación
658
Ah! Y el mejor libro para entrar en Hegel es (que yo sepa) "Introduction to the reading of Hegel" de Alexandre Kojeve, seguro que encuentras el PDF gratis en internet y en castellano, es un super clásico. También el "Studies on Marx and Hegel" de Jean Hyppolite, otro titán (bueno cualquier libro de Hyppolite sobre Hegel te servirá, es otro mega clásico).
Gracias por los aportes
 

eloy_85

Madmaxista
Desde
18 Ago 2011
Mensajes
12.968
Reputación
13.694
de los pocos tochos leíbles por estos lares en los tiempos que corren

ésto en el principal, .... malo...
y éste es el producto de lo que dice el artículo, cuya tinta con la que está escrito vale mas que él (la edición digital me refiero)
 

G.Tell

Baneado
Desde
16 Mar 2014
Mensajes
1.053
Reputación
784
Lo anterior a Hegel era Kant.
Que transformación sufrió occidente del paso de Kant a Hegel. Pasamos de una sociedad individualista donde el hombre crea su mundo a una sociedad de pelea constante, gracias a su dialéctica. Esto sólo es comprensible desde el rencor que supuso la invasión del sacro imperio germánico por un paleto de Córcega, Napoleón. Desde entonces vivimos en un mundo de pelea constante.

Hegel tenía dos opciones darse cuenta que Napoleón era un paleto o sembrar el odio, prefirió la segunda opción y lo grave es que muchos lo siguieron, desde entonces este mundo es insufrible para el individuo envuelto en guerras y guerrillas constantes, que nada le aportan a su vida.

Hegel es la anulación del individuo y el regreso al papel preponderante de las instituciones del Estado.
 

LoQueNoCuentan

Madmaxista
Desde
15 Abr 2012
Mensajes
27.790
Reputación
21.908
Para los liberales tus intereses particulares deben ser, ser BURGUÉS o MERCADER, y si no quieres serlo eres un HEREJE.
 

Rompeconejos

Madmaxista
Desde
4 Ago 2012
Mensajes
1.055
Reputación
787
Lugar
Murcia.
Supongo que a los liberales tus intereses particulares les interesan poco mientras no sean restringir los suyos. No se.
 

Mecanosfera

Madmaxista
Desde
28 Nov 2010
Mensajes
6.464
Reputación
13.589
Lugar
Lo anterior a Hegel era Kant.
Que transformación sufrió occidente del paso de Kant a Hegel. Pasamos de una sociedad individualista donde el hombre crea su mundo a una sociedad de pelea constante, gracias a su dialéctica. Esto sólo es comprensible desde el rencor que supuso la invasión del sacro imperio germánico por un paleto de Córcega, Napoleón. Desde entonces vivimos en un mundo de pelea constante.

Hegel tenía dos opciones darse cuenta que Napoleón era un paleto o sembrar el odio, prefirió la segunda opción y lo grave es que muchos lo siguieron, desde entonces este mundo es insufrible para el individuo envuelto en guerras y guerrillas constantes, que nada le aportan a su vida.

Hegel es la anulación del individuo y el regreso al papel preponderante de las instituciones del Estado.
Ay, no estoy de acuerdo! Al menos desde las interpretaciones "post-humanistas", el tema es que el indiviuo no es ni puede ser una entidad autosuficiente, libre y autónoma, pero no por culpa del "estado" como institución, sino porque el conjunto de la realidad influye tanto en la forma de ser de cada uno, que el ciudadano es ante todo resultado de las fuerzas que inciden sobre él. El sujeto trascendental kantiano confiaba en una especie de Luz íntima de cada persona que la conducirían a la libertad, el conocimiento o el equilibrio... Lo que dice Hegel es que eso es inviable, todos somos resultado de un cruce de fuerzas que nos atraviesa y constituye. Por poner un ejemplo, un gitano no tiene la opción de no haber nacido gitano y ser educado conforme a dicha condición... Tal vez un kantiano presuponga que dicho gitano está dotado de la capacidad de "dejar de comportarse como un gitano" sencillamente porque la Razón le lleva por ese camino. La postura de Hegel es diferente: para que un gitano decida dejar de comportarse como un gitano, ha de aparecer algo exterior a él que lo lleve por ese camino, pues por sí mismo estaría incapacitado. De ahí nace la noción marxista tan importante de "toma de conciencia", alejada del individualismo de garrafón de Kant.
 

Carlx

Madmaxista
Desde
22 Feb 2012
Mensajes
5.640
Reputación
7.305
Ay, no estoy de acuerdo! Al menos desde las interpretaciones "post-humanistas", el tema es que el indiviuo no es ni puede ser una entidad autosuficiente, libre y autónoma, pero no por culpa del "estado" como institución, sino porque el conjunto de la realidad influye tanto en la forma de ser de cada uno, que el ciudadano es ante todo resultado de las fuerzas que inciden sobre él. El sujeto trascendental kantiano confiaba en una especie de Luz íntima de cada persona que la conducirían a la libertad, el conocimiento o el equilibrio... Lo que dice Hegel es que eso es inviable, todos somos resultado de un cruce de fuerzas que nos atraviesa y constituye. Por poner un ejemplo, un gitano no tiene la opción de no haber nacido gitano y ser educado conforme a dicha condición... Tal vez un kantiano presuponga que dicho gitano está dotado de la capacidad de "dejar de comportarse como un gitano" sencillamente porque la Razón le lleva por ese camino. La postura de Hegel es diferente: para que un gitano decida dejar de comportarse como un gitano, ha de aparecer algo exterior a él que lo lleve por ese camino, pues por sí mismo estaría incapacitado. De ahí nace la noción marxista tan importante de "toma de conciencia", alejada del individualismo de garrafón de Kant.
Grandes intervenciones tío, da gusto leer a gente "estudiada" y educada en este foro.

Ultimamente está lleno de Paretos/G Tell sin idea de nada que se permiten opinar de todo.

Un saludo
 

G.Tell

Baneado
Desde
16 Mar 2014
Mensajes
1.053
Reputación
784
Ay, no estoy de acuerdo! Al menos desde las interpretaciones "post-humanistas", el tema es que el indiviuo no es ni puede ser una entidad autosuficiente, libre y autónoma, pero no por culpa del "estado" como institución, sino porque el conjunto de la realidad influye tanto en la forma de ser de cada uno, que el ciudadano es ante todo resultado de las fuerzas que inciden sobre él. El sujeto trascendental kantiano confiaba en una especie de Luz íntima de cada persona que la conducirían a la libertad, el conocimiento o el equilibrio... Lo que dice Hegel es que eso es inviable, todos somos resultado de un cruce de fuerzas que nos atraviesa y constituye. Por poner un ejemplo, un gitano no tiene la opción de no haber nacido gitano y ser educado conforme a dicha condición... Tal vez un kantiano presuponga que dicho gitano está dotado de la capacidad de "dejar de comportarse como un gitano" sencillamente porque la Razón le lleva por ese camino. La postura de Hegel es diferente: para que un gitano decida dejar de comportarse como un gitano, ha de aparecer algo exterior a él que lo lleve por ese camino, pues por sí mismo estaría incapacitado. De ahí nace la noción marxista tan importante de "toma de conciencia", alejada del individualismo de garrafón de Kant.
Tu ejemplo del gitano es doblemente gracioso, por un lado cómo si por seguir unas tradiciones gitanas, se fuese más o menos. Y por otro lado, porque le anulas la capacidad al individuo de salirse de las tradiciones gitanas. Pobrecito gitano mío, me lo encasillas doblemente, que te habrá hecho. Obviamente a ti te pueden más los prejuicios que tu yo. No estaría de más que te lo buscases, busca tu yo.

Lo del individualismo de garrafón de Kant me parece una grosería, si lo desarrollas te lo desmonto.