Hallan muerto en su celda de A Lama a Fabrizio Joao Silva, el "Hannibal Lecter" "español".

DIGITVS

Madmaxista
Desde
30 Ene 2015
Mensajes
5.539
Zanx
13.569
El preso, que estaba solo en una galería por su peligrosidad, llevaba ocho días en huelga de hambre (y pesaba 108 kilos).



Fabrizio Joao Silva, conocido como el «Hannibal Lecter» español ha aparecido hoy muerto en su celda de la prisión de A Lama (Pontevedra), según confirmaron fuentes penitenciarias. Los funcionarios lo han encontrado caído en el suelo y ya sin vida. A falta de la autopsia, todo apunta a una muerte por causas naturales, no a un suicidio. El guineano de 37 años, que ha ido enhebrando condenas y protagonizando ataques a otros presos y a funcionarios en los últimos años, estaba solo en una galería del centro penitenciario, sin contacto con nadie, debido a su extrema peligrosidad y su astucia para preparar todo tipo de asaltos. Estaba considerado el interno más peligroso de España. Llevaba ocho días en huelga de hambre como protesta, aunque la acababa de abandonar y cuando se le hizo un reconocimiento médico esta mañana no se detectó ningún problema. De hecho, la báscula certificó que pesaba 108 kilos.
Fabrizio Silva, que llegó a A Lama a principios de 2019 rodeado de inusuales medidas de seguridad, ha provocado incidentes graves en todas las cárceles por las que ha pasado, de ahí que su contacto estuviera limitado incluso con los funcionarios. Sus condenas no se extinguían hasta 2047 e incluyen varios asesinatos. La primera de esas condenas graves (22 años) se le impuso por matar a su novia en Bilbao, en 2004. Más tarde, en 2014, fue condenado a otros 17 años por asesinar a puntapiés y golpes a otro preso en la cárcel de Córdoba. «Es un animal. Por su envergadura y porque es un tipo inteligente, que busca el momento propicio», explicaban a ABC fuentes penitenciarias.
Hace tres años protagonizó uno de sus episodios más salvajes en la prisión de Cádiz. Ocultó un pincho casero en sus zapatos y con él agredió a ocho funcionarios durante un cacheo rutinario. Mandó a los ocho al hospital, a dos de ellos en estado gravísimo. En la cárcel de Morón también utilizó un arma blanca en otro ataque. Después de esos gravísimos incidentes fue trasladado a Teixeiro (La Coruña) donde permaneció completamente aislado hasta principios de este año, cuando se le trasladó a A Lama con el mismo régimen.


Como publicó ABC durante su internamiento en La Coruña, el centro diseñó un cuidado plan para evitar que tuviera contacto con nadie. La comida se le suministraba a través de una puerta metálica, salía al patio solo, se duchaba en su celda y se le controlaba a través de una pantalla. Unas medidas de seguridad extremas para un caso de peligrosidad también extrema. Fabrizio, el Hannibal Lecter, de pincho casero, puntapiés y cabezazos no quería estar solo. Por eso, decía, hacía huelga de hambre. Ha muerto con 108 kilos y 26 años de condenas pendientes.

Hallan muerto en su celda de A Lama al «Hannibal Lecter» español

 

Manteka

Himbersor
Desde
15 May 2018
Mensajes
912
Zanx
1.872
El ciudadano español Fabrizio Joao es una víctima de la sociedad que lo ha empujado al suicidio.
 

LuisZarzal

Himbersor
Desde
7 Ene 2015
Mensajes
1.620
Zanx
3.580
Vayamos a lo importante.

¿Quién hereda su puesto?, ¿quién es ahora el number 1?
Creo que este es un buen candidato

Un preso marfileño condenado por matar a un policía, muerde y golpea a funcionarios de Estremera al rechazar medicación

Un preso marfileño condenado a 20 años por matar en 2015 a un policía al arrojarle a las vías del tren ha provocado un incidente en la cárcel de Estremera (Madrid) al morder y golpear a varios funcionarios cuando trataban de suministrarle la medicación prescrita por los especialistas sanitarios, según han informado a Europa Press fuentes penitenciarias.

El suceso ha trascendido tras la denuncia de la asociación de trabajadores penitenciarios 'Tu Abandono Me Puede Matar' (TAMPM), aunque fuentes penitenciarias reducen el alcance del incidente a las heridas en un dedo y un brazo de un funcionario debido a los mordiscos propinados por el preso y la herida en una ceja --sin precisar puntos de sutura-- en otro trabajador. También causó hematomas en otros dos miembros del personal de la cárcel.

El incidente ocurrió el lunes en el módulo de enfermería de Estremera, cárcel a la que fue trasladado desde Dueñas. En este otro centro se le aplicó el artículo 91.3 del Régimen Penitenciario, que fija la vida en departamentos especiales de los penados de "peligrosidad extrema" clasificados en primer grado y que hayan sido protagonistas o inductores de alteraciones regimentales muy graves o hayan puesto en peligro la vida o integridad de los funcionarios y autoridades.

El preso, Yode A.R., se niega a seguir un tratamiento por problemas mentales y los funcionarios de Estremera tienen que obligarle a tomar la medicación de forma forzosa. Fue en estas circunstancias cuando el interno se levantó de la silla de ruedas que utiliza en el establecimiento y se abalanzó sobre los cuatro funcionarios, a los que golpeó y llegó a morder.Como consecuencia de este incidente, la dirección de Estremera ha aplicado al preso el artículo 75.1, que regula las limitaciones regimentales y medidas de protección personal. En concreto, establece que los penados "no tendrán otras limitaciones regimentales que las exigidas por el aseguramiento de su persona y por la seguridad y el buen orden de los Establecimientos, así como las que aconseje su tratamiento o las que provengan de su grado de clasificación".SENTENCIA DEL SUPREMOEl 19 de abril de 2018, el Tribunal Supremo confirmó la condena a veinte años de cárcel impuesta por la Audiencia Provincial de Madrid a este marfileño que el 2 de enero de 2015 mató a un policía al arrojarle a las vías del tren. El Alto Tribunal desestimó el recurso de casación interpuesto por el acusado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de 28 de septiembre de 2017.Los magistrados confirmaron la pena por un delito de asesinato en concurso ideal con otro de atentado con medio peligroso, con la agravante de reincidencia, al considerar probada su intención de matar a un agente de 29 años que tiró a la vía del metro cuando el convoy entraba en la estación de Embajadores (Madrid) el 2 de enero de 2015. Al condenado se le impuso una indemnización de 30.000 euros.La Sala remarcó la "crueldad y peligrosidad" del condenado que quería asegurarse de la muerte del agente al tirarse con él a las vías, y rechazó que este cayera después de un forcejeo, como sostuvo la defensa en su recurso de casación.Los hechos ocurrieron en la estación de metro de Embajadores de Madrid, cuando el policía nacional --que estaba de servicio junto con su compañero en el vestíbulo de dicha estación-- requirieron la documentación al acusado, que residía de forma ilegal en España.
https://www.linkedin.com/shareArticle?mini=true&url=http:%2f%2fa.msn.com%2f01%2fes-es%2fAAIuVxS%3focid%3dsl&title=Un+preso+marfile%C3%B1o+condenado+por+matar+a+un+polic%C3%ADa%2c+muerde+y+golpea+a+funcionarios+de+Estremera+al+rechazar+medicaci%C3%B3n&source=http:%2f%2fa.msn.com%2f01%2fes-es%2fAAIuVxS%3focid%3dsl