Hablemos de Antonio Herrero: un periodista de los de verdad.

Helmut

Madmaxista
Registrado
22 Nov 2011
Mensajes
1.543
Puntuación de reacción
6.120
Rescato algunos post de los blogs alternativos a las versiones oficiales, y que aun teniendo unos años, mantienen en esencia la incógnita de la muerte de este gran profesional

Han pasado,ya, diez años desde que Antonio Herrero perdiera, trágicamente, la vida en aguas marbellíes practicando submarinismo. Periodista díscolo y, por tanto, siempre incómodo para el poder, Antonio dignificó los usos de su profesión denunciando los desmanes de unos y poniendo el grito en el cielo ante las traiciones de otros. Sólo se mantuvo fiel a sus principios.

La noche anterior a su muerte, Aznar había citado a los periodistas de la COPE, Jiménez Losantos y Luis Herrero, en la Moncloa para comunicarles que lo de Antonio no podía seguir así ni un minuto más. Éste había estado durante todo ese tiempo criticando con enorme fiereza determinados aspectos de la política de Aznar, como su negativa a la desclasificación de los documentos del CESID que hubiera permitido profundizar en muchas de las fechorías en las que había incurrido el anterior gobierno felipista.

En fin, no me explayaré sobre el archiconocido episodio monclovita, donde Aznar puso en evidencia, una vez más, el carácter desmesuradamente ambicioso de todo político, así como el dictador irredento que lleva dentro, porque ha sido de sobra y con todo lujo de detalles descrito y comentado por Jiménez Losantos en su impresionante libro De la noche a la mañana, acaso lo más notable que ha publicado en toda su carrera profesional.

Baste, eso sí, con rescatar algunos de los párrafos del obituario que escribió el actual director de ‘La Mañana’ de la COPE y que apareció publicado en El Mundo al día siguiente de la muerte de Antonio, para rendir el debido homenaje a quien ennobleció al periodismo español oponiéndose desde su micrófono cada mañana, desde las seis, a malhechores y villanos. Al final, tal y como reconoce Federico en su libro, lo más personal del obituario acabó siendo lo más político. Y dice así:

“(…) Nadie en la España de estas dos últimas décadas ha combatido tan feroz y desinteresadamente la corrupción. Nadie ha levantado su voz como él en defensa de una idea de España basada en el conocimiento de la Historia, el respeto a las leyes y la integridad de los servidores públicos. Nunca pactó en cuestiones de principio, en todo lo que podía perjudicar a los demás y en especial a los más humildes. Pero siempre estuvieron abiertos sus micrófonos a quien quisiera explicar su verdad a los demás o discutirla. Era vehemente incluso en su tolerancia. Era demoledor incluso en su bondad.

(…) Pese a las seis horas diarias de micrófono Antonio tenía tiempo para todo. No había deporte en el que no destacara ni actividad, por extraña o difícil que fuese, que no le gustase intentar. No temía el riesgo: lo atraía. No retrocedía ante las dificultades: se divertía superándolas. Le gustaban el monte y el mar. Anhelaba retirarse algún día en Marbella, el pueblo de su familia que quería como propio, donde tenía una casa y en cuyas aguas ha encontrado la muerte. No hubiera querido otras.

Era un hombre individualista, amigo de sus amigos y muy familiar. Estaba felizmente casado con Cristina Pécker, con la que ha tenido cuatro hijos. De un matrimonio anterior tenía otro hijo y Antonio juntaba a todos en vacaciones. Le gustaba llevarlos a los sitios más pintorescos, empezando por África, y mantenía también una relación muy estrecha con su madre y sus hermanos.

En la radio había reunido o acogido a cuantos tenían algo que decir y no encontraban lugar o libertad para decirlo. En los últimos años, con redoblada intensidad en los últimos meses, sufrió una feroz campaña de desprestigio por parte del felipismo, empeñado en cerrar su programa. Pero la audiencia no menguó: creció. En el momento de su muerte era el hombre que concentraba todos los odios de los que tenían un pasado delictivo o un presente delictuoso, pero también representaba la esperanza de cuantos aspiran a un periodismo popular, crítico y ético. De honradez acrisolada, amante de la vida sencilla, volcado en su trabajo, Antonio Herrero deja con su muerte un hueco irremplazable entre los españoles amantes de la libertad.”

Ajuste de cuentas: DIEZ AÑOS DESPUÉS DE ANTONIO HERRERO

Las epístolas secretas de Antonio Herrero - ElConfidencial.com

En la entrevista concedida por Juan Ignacio Blanco a La Quinta Esfera dijo que: "No sé si guarda relación o no, pero siempre surje el fantasma de la conspiración porque Herrero era un grandísimo profesional y manejaba mucha información."

Recordemos que Herrero dejó que García y Blanco, a través de las ondas de la COPE, volvieran a sacar a la luz los nombres famosos de los que la policía estaba investigando sobre el caso Alcácer y que, la noche de antes, informaron en el programa "Esta noche cruzamos el Missisipi" de Pepe Navarro.

¿Sabía demasiado el bueno de Antonio?

En este país todo el que sabe demasiado y/o roza la verdad con los dedos acaba de mala manera. Fijáos en el asesinato de Antonio Cortina, padre del teniente Coronel Jose Luís Cortina, partícipe del 23-F.

Quiso esclarecer el supuesto golpe de Estado y acabó..

QUEMADO.

El padre del comandante Cortina muere en un incendio ocurrido en uno de los pisos donde, según Tejero, se preparó el 23F | Edición impresa | EL PAÍS

Dos colombianos, detenidos como autores del homicidio del padre de José Luis Cortina | Edición impresa | EL PAÍS
 
  Es duro pedir pero más duro es robar
Por favor, permite que se muestren anuncios en burbuja.info y contribuirás a su supervivencia.