Guerra en Ucrania_XIV

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
No es personal, solo geopolítica




No es personal, solo geopolítica


19/11/2020

Artículo Original: Denis Grigoriuk


Lo que los expertos y analistas de Karabaj habían dicho anteriormente va quedando claro. La Federación Rusa no intervino en el conflicto del lado armenio porque Ereván no había reconocido la independencia de Nagorno Karabaj. Por tanto, pese a que Azerbaiyán disfrutaba del apoyo directo de Turquía, Moscú no entró en la guerra, ya que la legislación internacional lo impedía. En este caso, Rusia ha actuado de acuerdo estricto con el derecho internacional.

La postura oficial del Kremlin ya se había planteado anteriormente, pero cuando es el propio jefe de Estado quien la repite, desaparecen todas las dudas. Vladimir Putin lo hizo en una entrevista centrada en el conflicto de Nagorno Karabaj. La tesis de que nadie ha reconocido Nagorno Karabaj como parte de Armenia fue la base. El presidente ruso lo mencionó en varias ocasiones y al final de la entrevista subrayó que era la principal razón por la que las tropas rusas no habían participado en la guerra del lado armenio.

“Armenia no ha reconocido la independencia ni soberanía de Nagorno Karabaj. Eso quiere decir que, desde el punto de vista del derecho internacional, tanto Nagorno Karabaj como las regiones adyacentes son parte del territorio de la República de Azerbaiyán. El tratado de Seguridad Colectiva prevé asistencia mutua en caso de agresión contra el territorio de uno de los países que forman parte del tratado. No se ha hecho ningún intento contra el territorio de la República de Armenia. Eso nos impedía cualquier participación directa en las hostilidades”, afirmó Putin al ser preguntado por los periodistas de VGRTK. Así que Rusia no ha infringido sus obligaciones hacia Armenia y Ereván no puede decir que Rusia le ha dejado abandonada cara a cara contra un enemigo más fuerte y su aún más fuerte aliado.


¿Qué pasa con Donbass?
Pese a las múltiples diferencias entre la situación de Nagorno Karabaj y la RPD/RPL, es inevitable hacer comparaciones, imaginar qué ocurriría si el Estado de Ucrania decidiera repetir la experiencia de Azerbaiyán. Alexander Jodakovsky, fundador del batallón Vostok, ha comentado el tema en su canal de Telegram. En su opinión, si seguimos la lógica de la entrevista de Putin, Crimea está protegida por el reconocimiento de Siria, Venezuela o Armenia. Pero nada de eso puede decirse de Donbass.

Jodakovsky mencionó que hubo un momento en que se habló de la posibilidad de que Siria reconociera la RPD/RPL, pero nada de eso ocurrió. “¿Qué pasa con nosotros? Si nos reconoce Osetia del Sur, reconocida por Rusia, ¿eso cuenta? Ha habido intentos de negociar con Assad y tuvieron cierto éxito, Assad estaba dispuesto, pero no fue más allá. Me gustaría creer que la falta de reconocimiento es porque somos demasiado “pequeños”, como dijo una vez Vladislav Surkov. Si hay que reconocer algo, al menos que sea hasta las fronteras de las antiguas regiones de Donetsk y Lugansk”, escribió.

En mi anterior artículo sobre el ejemplo de Nagorno Karabaj para Donbass, recordé la guerra de cinco días de Osetia del Sur, que debería ser una llamada de atención al partido de la guerra de Kiev. Vladimir Putin recordó el mismo ejemplo en la mencionada entrevista. “En el momento oportuno, tras las acciones criminales de las antiguas autoridades georgianas, que atacaron a nuestras fuerzas de paz en Osetia del Sur, Rusia reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia”, recordó. Es una referencia indirecta, claro, pero hace posible concluir que Rusia puede no seguir al pie de la letra el derecho internacional. El motivo formal para obligar a Saakashvili a la paz fue el ataque contra las fuerzas de paz rusas. Pero incluso en ese caso, Moscú podía haberse comportado como ahora lo ha hecho Armenia. Sin embargo, el Kremlin no se quedó a un lado y las unidades rusas rechazaron la agresión georgiana.

A este caso hay que añadir también cómo se produjo la llegada al poder de Pashinyan. En Moscú nadie ha olvidado el Maidan de Ereván ni lo que cantaban los manifestantes. De ahí la lectura estricta de los tratados internacionales. No es personal, solo es geopolítica.

Aun así, en Donbass, la experiencia de Karabaj nos da motivos para pensar, entre otras cosas sobre las defensas en caso de escalada del conflicto por parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania. En su canal de Telegram, el corresponsal de guerra de VGRTK Alexander Sladkov también especulaba sobre el tema de la repetición del escenario de Karabaj en Donbass y hablaba de que las Repúblicas ya han comenzado a reforzar la segunda línea de defensa en caso de agresión de las unidades ucranianas. Según el reportero, ha vuelto a haber escarceos en la línea de contacto, a pesar de lo que dicen los comunicados oficiales.

“¿Está congelado el conflicto? No lo creo. Hay disparos en el frente. Ya sea porque las autoridades de Kiev han dado permiso a sus tropas de nuevo o si los militares lo hacen al margen de Zelensky, la prohibición de disparar ha desaparecido. Y un par de palabras sobre la protección de Donbass. Teniendo en cuenta la experiencia de Karabaj, la creación de una segunda línea de defensa ya se está realizando por parte de la milicia popular. Hay bloques y equipamiento de ingeniería. La preparación ha comenzado: el Ministerio del Interior, el Ministerio de Emergencias, el Ministerio de Sanidad, etc. Hay también unidades bien entrenadas en la milicia: el otro día, vi a un grupo de reconocimiento de Sparta haciendo maniobras de combate”, escribió.

Sladkov confía en que Rusia no quedaría al margen, lo que indica que las Repúblicas tienen potencial de llevar Donbass hasta las fronteras de las regiones de Donetsk y Lugansk. En este sentido, si recordamos las palabras de Jodakovsky sobre el tamaño de la RPD/RPL, una reactivación de las hostilidades por agresión ucraniana podría llevar al esperado reconocimiento de la Federación Rusa. Hay precedentes cercanos.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
Memoria borrada




Memoria borrada


20/11/2020

Artículo Original: Andrey Manchuk


El Comité de la Asamblea General de Naciones Unidas ha adoptado hoy una resolución sobre la lucha contra el enaltecimiento del Nazismo. El documento recuerda la necesidad de combatir el enaltecimiento del Nazismo, neonazismo y “otras prácticas que contribuyan al ascenso de formas actuales de racismo, discriminación racial, xenofobia e intolerancia”.

El texto fue redactado por más de una docena de países que expresan su preocupación por el enaltecimiento de movimientos Nazis, neonazis y organizaciones que participaron en las Waffen-SS, una glorificación que se produce “también en forma de monumentos, memoriales y demostraciones públicas que enaltecen el pasado Nazi, el movimiento Nazi o movimientos neonazis”. 122 países votaron a favor del texto, 53 miembros de Naciones Unidas prefirieron abstenerse y solo dos estados votaron en contra: Estados Unidos y Ucrania.

Este voto es una humillación nacional para los ucranianos, ya que Ucrania realizó enormes sacrificios en la lucha contra la agresión Nazi que pagó con millones de vidas. El asesinato masivo de personas, las ciudades destruidas, los adolescentes robados, todo ello facilitado por los colaboracionistas locales, así es como la ocupación alemana ha perdurado en nuestra historia. Pero la memoria de esta tragedia está siendo borrada gracias a la política revisionista del Gobierno ucraniano. En el país se erigen monumentos para honrar a criminales de guerra Nazis, entre ellos torturadores que participaron en el Holocausto, que se han convertido en “defensores de la patria”. Y cualquier protesta contra este curso de los acontecimientos es automáticamente calificado de propaganda del enemigo.

Todo ello favorece a la perfección los intereses de Estados Unidos, siempre dispuesto a poyar a las fueras más reaccionarias de ultraderecha en Ucrania de la misma forma que apoyaron a los fanáticos radicales islamistas contra la Unión Soviética o se apoyaron en paramilitares de extrema derecha en América Latina para luchar contra Nicaragua, Cuba y después Venezuela. Están perfectamente satisfechos con la reserva nacionalista del este de Europa. Aunque las autoridades estadounidenses persiguen a sus propios neonazis que lucharon en Donbass junto a los batallones voluntarios a sueldo del Estado ucraniano.

Las élites post-Maidan intentan presentar el Nazismo como el mal menor en relación con el oficialmente prohibido comunismo. Y el inequívoco blanqueo de los Nazis es especialmente llamativo en el contexto de la constante persecución de los símbolos socialistas, que en ocasiones llega a extremos de farsa tragicómica. Estos días se ha producido uno de esos episodios. La corte del distrito Novotroitskoe de la región de Jerson [donde no hubo problema alguno con los carteles con el acta de proclamación de la independencia de Ucrania bajo los auspicios de Adolf Hitler-Ed] ha declarado culpable a una pensionista acusada de publicar símbolos comunistas y distribuir propaganda del régimen totalitario comunista. Entre otras cosas, fue acusada de publicar una fotografía de Brezhnev en su perfil de una red social.

“Entre 2016 y 2018, la mujer publicó fotografías y vídeos con imágenes de símbolos del régimen comunista en su página de Odnoklassniki. Concretamente, el 9 de noviembre de 2016, en el muro de Odnoklassniki, publicó un collage de fotos del jefe de Estado soviético y jefe del partido Leonid Brezhnev con el texto: «Si en Ucrania se apartara a quienes tienen el poder, en cinco años la gente diría: ¿para qué necesitamos a Europa?». En enero de 2017, la mujer publicó una imagen del escudo de la Unión Soviética. Y el 27 de octubre de 2018, publicó varias fotos de figuras soviéticas comunistas sobre el fondo de una bandera roja con la imagen de la hoz y el martillo”, afirman los materiales del caso.

La mujer ucraniana ha sido condenada a cinco años de prisión, reducida a un año de libertad condicional. Eso ha ocurrido en un país en el que asesinos, violadores, terroristas y malversadores viven la vida con impunidad y reciben cargos y medallas de las autoridades. Y los defensores de los derechos humanos a sueldo de Occidente no han prestado atención alguna a la persecución política, ya que aparentemente piensan que la pensionista merecía lo que ha recibido de las autoridades.

Este tipo de persecución es común en Ucrania. Desde la adopción de la represiva ley de descomunización, docenas de personas la han sufrido. Entre los condenados están un estudiante que escribió citas de Lenin en Facebook y un trabajador que limpiaba los cristales del supermercado vestido con una camiseta que llevaba el escudo de la Unión Soviética. O Dmitry Lazarev, un residente de la región de Odessa que izó la bandera roja con la hoz y el martillo el 1 de mayo de 2020 en su casa y ahora se enfrenta a una pena de entre uno y cinco años de prisión. En diciembre de 2019, los tribunales condenaron a otro residente de la región de Odessa a un año de prisión por izar, el 9 de mayo, la bandera de la victoria con la orden de la Gran Guerra Patria, decorada también con los símbolos prohibidos: la hoz y el martillo. Es más, los abogados no han recurrido la sentencia, que ya es firme.

El 8 de septiembre, un joven fue capturado en Lviv por llevar una camiseta con la estrella roja y la hoz y el martillo. Fue entregado a la policía, que inmediatamente abrió una causa penal contra él por violar la ley de descomunización. El veredicto de culpabilidad es prácticamente inevitable en este caso, ya que otro adolescente fue condenado también en Lviv, al encontrársele símbolos socialistas y el Capital de Karl Marx en un registro. El libro del impresionante filósofo y economista fue destruido a decisión del tribunal.

Sin embargo, los ucranianos comienzan a darse cuenta de que la continuación de la descomunización contradice sus intereses más básicos. Así lo evidencian los datos de la encuesta que el Instituto Internacional de Sociología de Kiev y la Fundación de Iniciativas Democráticas han realizado a nivel nacional: el 44% de los ucranianos es contrario a cambiar los nombres de pueblos, calles y ciudades que honran a las figuras comunistas de la etapa soviética. Solo el 29,9% apoya esos cambios en el marco de la descomunización y el apoyo solo supera al rechazo en la región occidental, donde el 43,6% apoya la descomunización. En las regiones del sur y el este, más de la mitad rechazan los cambios de nombre.

Los ciudadanos tampoco están satisfechos con la prohibición de símbolos comunistas, a lo que se opone el 34%, incluyendo el 24,5% en las regiones occidentales, el 31,6% en el centro, el 41,5% en el sur y el 44,2% en el este.

El descontento ya ha empezado a tomar forma de protesta en la práctica. En la región de Poltava, en Karlovka, las protestas han devuelto el descomunizado monumento a Nikolay Podgorny, natural de la localidad. El político ucraniano ocupó entre 1965 y 1977 el puesto más alto de presidente del Presídium del Soviet Supremo de la Unión Soviética e hizo mucho por el desarrollo industrial de Ucrania. Sin embargo, los nacionalistas han prometido derribar el monumento por la fuerza y amenazan también con condenar a los residentes locales según la ley de descomunización.

La lucha contra estos actos discriminatorios es un paso necesario hacia la democratización y desnazificación del Estado ucraniano, para que los diplomáticos no duden en apoyar las resoluciones antifascistas. El país necesita un cambio ideológico radical para que sean los criminales de extrema derecha los que sean juzgados y no las figuras de la época soviética que acabaron con los agresores Nazis.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
La batalla culinaria




La batalla culinaria


21/11/2020

Artículo Original: Andrey Manchuk


El Estado ucraniano está hundiéndose en una crisis sistémica: la economía está cayendo, la incidencia del coronavirus crece y el Gobierno ha dejado que la situación empeore, dando la puntilla a los pequeños negocios con la cuarentena de fin de semana. En este contexto, las autoridades tienen una necesidad urgente de una pequeña asistencia patriótica que presentar a los desesperados conciudadanos. El éxito no ha tardado en llegar. Los empleados de la embajada de Ucrania en Turquía han editado un artículo sobre el borscht publicado en la versión turca de la Wikipedia en el que han escrito que el plato es una herencia integral de Ucrania que no debe compartirse con los países vecinos del este.

“Hemos organizado una clase maestra de cocina de borscht en inglés y también hemos hecho una presentación en turco. He decidido corregir la escritura de la palabra borscht en diferentes lenguas: inglés, francés, alemán y, por supuesto, turco. Entonces es cuando descubrí que la Wikipedia turca decía que era parte de la cocina rusa. Nosotros, los ucranianos, podemos influir en tal injusticia y propaganda deliberadamente dirigida contra nosotros”, escribió orgullosa Tatiana Sibiga, la esposa del embajador de Ucrania en Turquía para expresar su determinación a resistir la ofensiva culinaria del mundo ruso.

Este éxito fue inmediatamente comunicado por todos los principales canales de televisión de Ucrania. Porque las noticas de “nuestro borscht” suenan mucho mejor que las historias sobre los hospitales saturados en los que los enfermos de coronavirus se encuentran en pasillos sin calefacción. En este contexto, los patriotas prefieren hablar del delicioso y sano borscht, olvidando el hecho de que el precio de las verduras necesarias ha hecho que se convierta en el más caro comparado con el resto del este de Europa. Y que la carne que tradicionalmente se utiliza para cocinarlo se importa directamente del “país agresor”.

La batalla por el borscht comenzó ya en octubre, cuando Ucrania exigió a la UNESCO que incluyera la receta como patrimonio cultura de la humanidad. Esta iniciativa fue presentada por el cocinero Evheny Klopotenko, presentador de Masterchef, que decidió hacerse un nombre a base de autobombo patriótico. “No solo declaramos que el borscht es ucraniano. Nos resistimos a la propaganda rusa y el mundo nos ha apoyado”, afirmó pomposamente el Ostap Bender de la cocina, que definió el borscht como “un potente fenómeno cultural” porque su avispada nariz olfateó el dulce aroma del dinero fácil.

El cálculo resultó ser correcto: la iniciativa del patriótico chef fue apoyada al más alto nivel. El Consejo de Ministros inmediatamente anunció que la receta del borscht será incluida en la lista nacional de patrimonio cultural de Ucrania. “Las tradiciones, manifestaciones vivas de la cultura intangible, son un componente importante en el diálogo intercultural de las futuras generaciones. Juegan un papel importante en la formación de la visión nacional del mundo. En el contexto de la creciente globalización, esta es una de las condiciones para preservar la cultura para las generaciones futuras. Me alegro de que el auténtico proceso de preparación del borscht se vaya a convertir oficialmente en un herencia cultural reconocida del patrimonio ucraniano”, afirmó el ministro de Cultura Alexander Tkachenko. Y un grupo de ciudadanos patrióticos se han unido a lo largo de todo el país junto a una gran cazuela para contar a los ucranianos el sagrado significado de la receta.

Poco después se produjo la competición para llevar el primer lugar en el que se inventó el borscht a nivel internacional. The New York Times publicó un artículo titulado “Un nuevo frente en el conflicto ruso-ucraniano: el borscht”, en el que describía la lucha contra Rusia para reivindicar la hegemonía. “Los ucranianos están perplejos por el hecho de que esta sopa se considere rusa, el plato nacional de su enemigo jurado. Los ucranianos ven que Moscú, además de la intervención militar, intenta apropiarse de toda la herencia cultural del mundo eslavo en temas como el liderazgo de la iglesia ortodoxa y la reivindicación histórica sobre Crimea”, escribió el medio estadounidense, que comparaba esta historia por la lucha por el hummus que hace tiempo divide a israelíes y palestinos.

Sin embargo, el bando ruso no ha reclamado la soberanía única del borscht. “Para ser sinceros, el borscht es un plato nacional eslavo: es ruso y ucraniano. La raíces son las mismas, pero ha intervenido la política”, afirmó Anton Aleshin, chef de la Escuela Culinaria de Moscú al periodista estadounidense. “El borscht es un plato nacional de muchos países, entre ellos Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Polonia, Rumanía, Moldavia y Lituana”, escribió en Twitter la embajada rusa en Estados Unidos, mostrando claramente que no busca entrar en el duelo que los guerreros de salón ucranianos en forma de yihad culinaria contra Moscú.

El borscht pertenece al periodo más arcaico de la formación de las culturas eslavas orientales y puede que se remonte a los tiempos de las comunidades indoeuropeas. Los pueblos eslavos, como los bálticos que interactuaban con ellos y la población romanizada de Dacia tradicionalmente consumían una sopa con hojas de borscht a la que con el tiempo se empezó a echar también buriak y tofu. El borscht clásico moderno, con patatas y remolacha cortada, no apareció en Europa hasta el siglo XVI, después del descubrimiento de América, cuando llegaron a Europa las patatas y la remolacha.

Hace tiempo que el borscht es el plato tradicional de la cocina ucraniana, como testifican Gogol o Shevchenko, fascinados ambos por la sopa de remolacha. Sin embargo, el intento ucraniano de monopolizarlo a base de llevar la política a la cocina es francamente ridículo, especialmente teniendo en cuenta que esas guerras solo llevan a pilas de platos rotos. Así lo confirma la guerra ideológica por el lavash que durante tanto tiempo libraron los políticos de Armenia y Azerbaiyán, que han preferido ignorar que este tipo de pan plano era conocido por todos los pueblos ancestrales del Cáucaso y Mesopotamia.

Curiosamente, la receta ucraniana del borscht se extendió en tiempos soviéticos, cuando fue incluida en el menú internacional de cocina de Mikoyan, lo que hizo que este plato típico un una enorme zona: desde Asia Central hasta Kamchatka o Chukotka. Sin embargo, eso no impidió la declaración de guerra contra las marcas de cocina soviética: el chamán Sovetskoe, las salchichas Moscú o el pan Stajanov, solemnemente descomunizados en Ucrania después de Euromaidan. Por no mencionar los constantes ataques contra las ideológicamente inaceptables ensaladas Olivier, que se permiten los patrióticos líderes de opinión antes de Año Nuevo.

¿Es de extrañar que los esfuerzos del frente del borscht no hayan supuesto grandes dividendos para Ucrania? Al contrario, esta locura patriótica ha sido sometida al troleo de los periodistas bielorrusos, que han sugerido que la localidad de la región de Odessa de Borscht debería ser la capital de Ucrania. Todos comprenden que la “protección del patrimonio cultural ucraniano” no es más que autobombo sin sentido en el contexto de una catastrófica pandemia en la que el Estado se ha retirado del intento de solucionar los problemas serios y ha demostrado su incapacidad de proteger la salud y las vidas de sus ciudadanos. Esta historia no huele bien. Y no se trata de la sopa.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
Propaganda internacional

Propaganda internacional


22/11/2020

Artículo Original: Ukraina.ru


El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba ha publicado en Twitter el informe sobre cómo Kiev ha logrado el éxito de una condena contra el “Estado ocupante” con la adopción en el Comité de Naciones Unidas de “una fortalecida resolución sobre las violaciones de los derechos humanos en Crimea”. El texto fue redactado por Ucrania, copresentado junto a Georgia, Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Letonia, Lituania, Estonia y otra serie de países. En total, 63 se mostraron a favor. Rusia es acusada de múltiples crímenes como “la anexión de la península”, “ocupación temporal”, “realización de campañas electorales y votaciones ilegales”, “imposición de la ciudadanía rusa”, “supresión de la identidad nacional” y modificación de la situación demográfica.

A primera vista, es una victoria. Pero quienes han seguido de cerca la dinámica de este tipo de decisiones en el pasado comprenden que el procedimiento hace tiempo que es una formalidad vacía de contenido. Desde 2016, se han aprobado resoluciones similares cada año, aunque se puede ver cierta dinámica a favor de Rusia: el número de países que apoyan los proyectos ucranianos desciende levemente. El año pasado, fueron 67 los países que apoyaron la resolución frente a los 63 de este año, mientras que las abstenciones han subido de 82 a 85.

Lo más sorprendente de esta historia es que, en el contexto de los crímenes imaginarios de los que se acusa a Rusia, los crímenes de Ucrania, por los que pagan los ciudadanos de la península, pasan desapercibidos y quedan impunes. Hace unos días se produjo una reunión del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma con diputados italianos. En una reunión cordial y amistosa, el tema de Crimea resultó ser la piedra en el zapato. Natalia Poklonskaya, miembro del Comité, preguntó a sus colegas italianos cómo valoran la violación de los derechos humanos cometida contra la población de Crimea que es la falta de agua a causa del bloqueo impuesto por Ucrania hace varios años. No hubo respuesta. Los diputados italianos parecieron no haber escuchado siquiera la pregunta.

Esta es una actuación normal para Occidente, acostumbrado a cerrar los ojos ante el hecho de que Ucrania no solo ha cortado el suministro de agua sino también el de electricidad y alimentos. Si Rusia no hubiera compensado ese déficit, las consecuencias habrían sido trágicas: la destrucción completa de la agricultura de la península, el cierre de toda la industria y otras empresas y la parálisis de las infraestructuras. En ese caso, la población habría tenido que mudarse en masa hacia otros lugares para sobrevivir. Despoblar Crimea es, en realidad, el objetivo de esos bloqueos. El presidente del Comité del Consejo de Estado de la República de Kazajistán para la diplomacia y las relaciones interétnicas, Yuri Hempel, calificó esas acciones como intento de genocidio de la población de la península. Y no está completamente equivocado.

Leonid Slutsky, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Duma, llamó la atención sobre el procedimiento de votación, que deja muchas preguntas. “El número de países que ha votado a favor de este documento está bajando, desde luego no va hacia arriba. Pese a todo, el número de quienes se han abstenido supera al que lo han apoyado”. Eso significa que no hace falta una mayoría absoluta de votos a favor sino que solo es necesarios un voto si todos los países se abstienen. Es un fallo del sistema de toma de decisiones.

Sin embargo, estas resoluciones presentadas por Ucrania no tienen un papel significativo, ya que no son vinculantes. Solo las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas son vinculantes para los países miembros, aunque eso no siempre se cumple. En general, en Rusia se presta escasa atención a los trucos a los que apela Kiev en plataformas de poca importancia.

Sin embargo, tanto Crimea como Moscú llevan tiempo apelando a los representantes occidentales a formar una comisión autorizada que visite la península. En lugar de basarse en las fantasías ucranianas, es mejor ver la situación con sus propios ojos, estudiarla y sacar conclusiones. En esta ocasión, ha sido Leonid Slutsky el que ha hecho la propuesta, pero algo me dice que, como todas las anteriores, no encontrará respuesta.

Ucrania, que dice defender los derechos humanos, parece el depredador que llora a sus víctimas, tal y como expresó el líder de Crimea Sergey Aksenov, que afirmó que el régimen que rige el desafortunado país “ha asesinado, encarcelado y obligado a emigrar a miles de disidentes”. Los socios occidentales del Gobierno ucraniano no pueden no ser conscientes de ello.

Y hay otra escandalosa circunstancia que no puede ser ignorada: hoy celebramos el aniversario del inicio de los juicios de Núremberg, que condenaron a los criminales Nazis. Y hace solo dos días, en vísperas de este aniversario, la Asamblea General de Naciones Unidas, adoptó una resolución sobre la lucha contra el enaltecimiento del Nazismo. El contenido del documento es obvio y difícilmente discutible: expresa la preocupación por la expansión de varias formas de extremismo en partidos políticos, movimientos, ideologías y grupos racistas y xenófobos que enaltecen el Nazismo, neonazismo y las actividades de antiguos miembros de las Waffen-SS y construyen monumentos en su memoria. El proyecto ruso fue apoyado por 133 países, 52 se abstuvieron y Estados Unidos y Ucrania votaron en contra, igual que el año pasado y hace dos años. Está claro que no pueden pasar sin sus marchas de antorchas, el uso de símbolos Nazis y el enaltecimiento como héroes nacionales de los colaboracionistas que apoyaron a los Nazis.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
En el séptimo aniversario




En el séptimo aniversario


23/11/2020

Artículo Original: Denis Grigoriuk


Noviembre es un mes especial para la Ucrania moderna. El país celebra algo significativo: el inicio de la llamada “revolución de la dignidad”, que comenzó con las manifestaciones de estudiantes en el centro de Kiev para protestar contra Yanukovich, que se había negado a firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea. El 30 de noviembre, las fuerzas de seguridad dispersaron las protestas. Así comenzó eso que se ha convertido en un nombre común: Maidan. Desde entonces, cualquier protesta contra el poder estatal en algún país es inmediatamente calificado de Maidan y las películas de Hollywood usan imágenes de Jreschatik para ilustrar el declive y la degradación de la sociedad.

En Donbass, nadie celebra esa “significativa” fecha, ya que los disturbios masivos en Kiev llevaron al poder a los criminales de guerra que enviaron al Ejército Ucraniano a destruir a aquellos que no estaban de acuerdo con los resultados de la “revolución de la dignidad”. Sin embargo, parece que también Ucrania está siendo pragmática con respecto a estos actos. Por una parte, hace tiempo que la población se ha dado cuenta de lo que significaron los hechos y, por otro, los defensores de Maidan lo usan para enriquecerse.

Para febrero de 2019, en el quinto aniversario de la victoria de Maidan, debía aparecer un complejo memorial a gran escala en el centro de Kiev. Arquitectos de Lviv desarrollaron el proyecto, que debía simbolizar “el camino de Ucrania a la libertad” y en el lugar donde se produjeron los trágicos eventos debían instalarse placas de “acero para los héroes” como homenaje del régimen Poroshenko a las “centurias celestiales”. Supuestamente, manifestantes con escudos luchando codo con codo como en el invierno de 2014.

Pero ya es noviembre de 2020 y el centro de Kiev no ha cambiado. Hay varios memoriales en la plaza de la Independencia, pero claramente no cuestan 150 millones de grivnas. Gradualmente nos vamos acercando a la esencia de los hechos, que claramente muestran cuánto valía la “revolución de la dignidad”.

Esta historia es banal. El presupuesto ucraniano designó 148 millones de grivnas para la construcción del memorial según el proyecto del estudio de Lviv “Mi Estudio”. El Museo Nacional de la Revolución de la Dignidad debía participar en la construcción. Pero, de momento, no se ha hecho nada. Resulta que el director de dicho museo, Ihor Poshivaylo, y sus cómplices se han hecho con 111 millones. La trama se puso en marcha con ayuda de compañías de construcción y restauración, que han contribuido al lavado del dinero. Ahora, el museo cuenta con un total de 9,8 millones de grivnas en sus cuentas.

Como era de esperar, los activistas de Maidan ha empezado a gritar que el “terror” y los años 30 del siglo pasado han vuelto al país. Poshivaylo afirmó que el 19 de noviembre se produjo un registro en su vivienda y que las fuerzas de seguridad bloquearon varios edificios del museo. “Estaba pensando en abrir el foro internacional Revolución de la Dignidad: el camino a la historia. Pero a las siete de la mañana, la policía y el SBU irrumpieron en mi apartamento por un registro. Por la mañana, esos mismos chicos bloquearon el trabajo de las propiedades del Museo Nacional de la Revolución de la Dignidad. Requisaron (ilegalmente) información y documentación sobre actividades financieras y económicas. ¿Estos actos, en vísperas del Día de la Dignidad y la Libertad, cuando se celebra el aniversario de Maidan son un accidente?”, escribió el director del museo.

Las fuerzas de seguridad, por su parte, justifican los actos de los investigadores en casa de Poshivaylo. En la web del SBU aparece el registro de las premisas del “Museo de la Revolución de la Dignidad”. “Los investigadores sospechan que los oficiales del complejo memorial han malversado los fondos previstos para la reconstrucción del lugar. La investigación se lleva a cabo según la Parte 2 del Artículo 364 del Código Penal de Ucrania. Se ha documentado que los gestores del Museo han firmado contratos por un valor de casi 150 millones de grivnas para la reconstrucción del complejo memorial. Los constructores recibieron el pago por anticipado del 80% del valor total, lo que asciende a 111 millones de grivnas. Sin embargo, los agentes encontraron que el trabajo no se ha realizado en los tiempos y los términos previstos. Pero gran parte de los fondos recibidos por los constructores no se ha gastado en los contratos relevantes especificados”, afirma la página oficial.

La Parte 2 del Artículo 364 del Código Penal de Ucrania, “Abuso de poder o de posición oficial” es la más dura, ya que presupone búsqueda de beneficios. Puede que el director y su equipo acaben entre rejas, pero no hay que apresurarse. Como muestra la experiencia, Zelensky y su equipo pueden fácilmente filtrar casos contra las anteriores autoridades y que, en algún punto, el procedimiento se paralice con los activistas de Maidan libres y sus bolsillos llenos de los fondos robados.

Es significativo que los registros se hayan producido justo antes del séptimo aniversario del inicio de Maidan. Pero no se trata de que lo diga el “ganado de Donbass” o los “Moskalis”. Es el SBU el que acudió a los oficiales, esos que desde sus puestos gritaron sobre cómo el pueblo ucraniano, entre las trabas, caminó por el camino de la libertad y dejó atrás los tiempos de la corrupción y que ahora se han quedado el dinero del presupuesto.

El famoso abogado ucraniano Andrey Portnov reaccionó en su canal de Telegram a los registros en el Museo y en el piso de su director. “Creo que este es el gran resultado de la Revolución y de cinco años de gobierno de los partidos de Maidan. Esta vez, en el aniversario de Maidan, esta trama se restregará por las caras de todos los héroes de los disturbios de aquel momento. Con este magnífico acto, la llamada revolución de la dignidad finalmente acaba. Un gran regalo para el séptimo aniversario”, escribió. Y eso por no hablar de que todos los incluidos en la llamada “centuria celestial”, incluso aquellos que murieron al otro lado del país, no estaban allí por las protestas.

Me gustaría decir “por aquello que luchamos, nos metimos en líos”. Me gustaría regocijarme, pero ya no puedo. Darnos cuenta de que el próximo oficial corrupto que haya usado bonitas historias sobre la “revolución” para enriquecerse acabará (o no) entre rejas no puede cambiar el hecho de que la guerra en Donbass continúa, que los muertos no volverán, que las infraestructuras de la región no se restablecerán. Al contrario, es una sensación de angustia, ya que los responsables de los trágicos actos que comenzaron a finales de 2013 no están entre rejas y nunca lo estarán.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
¿Que ha cambiado?




¿Que ha cambiado?


24/11/2020

Artículo Original: Alexey Zotiev



¿Qué ha supuesto para Ucrania Euromaidan? Esto es lo que verdaderamente ha cambiado para nuestros vecinos ucranianos desde los hechos de 2013-2014 en Kiev y el cambio de régimen. Los entusiastas ucranianos hablaban de revolución, de libertad y de nuevas perspectivas mientras nosotros insistíamos en que lo que pasaba en el país no era más que un golpe de Estado armado. Por supuesto, quienes estaban dentro creían que sabían mejor que los demás los motivos por los que los manifestantes estaban allí y por qué no estaban satisfechos con el Gobierno del momento. Nosotros, los rusos, a cientos o miles de kilómetros de lo que estaba ocurriendo, comprendimos que solo se trataba de un cambio en las élites, aquellas que cínicamente habían redistribuido los recursos del Estado, sin olvidar llenarse los bolsillos.

En ese momento, en la primavera de 2014, era absolutamente inútil discutir sobre nada con nuestros vecinos. Cualquier crítica procedente de Rusia era percibida como envidia de quienes no habían podido hacer lo mismo o un intento del “régimen totalitario” de desacreditar los procesos democráticos que se estaban produciendo en Ucrania para que así no pudiera repetirse en nuestro país.

Pero, como se suele decir, el tiempo lo cura todo, ya que es inevitable poner cada cosa en su sitio. El fervor revolucionario pasó como una resaca y la población, agotada de la guerra civil que siguió al cambio de régimen no violento, comenzó a hacerse una pregunta: ¿qué ha sido todo esto? ¿Un procedimiento democrático basado en la voluntad de los ciudadanos o un golpe de Estado armado resultó en apartar a un grupo criminal para poner a otros en el poder?

La reevaluación de los hechos está en pleno apogeo hoy en día. El mito de las “centurias celestiales” cae por su propio peso, el heroísmo de los “héroes de ATO” se cuestiona a diario y los “desinteresados” líderes de ayer han resultado no ser más que ordinarios populistas mercantiles.

Esta semana se ha conocido que el diputado del partido de Poroshenko Andriy Parubiy y otra serie de diputados de Euromaidan han sido llamados a declarar en la causa penal que investiga el golpe. El caso se inició a petición del diputado de la Plataforma Opositora Por la Vida Rinat Kuzmin y se basa en las revelaciones del exdiputado David Zhvanya.

“Me sorprende ver esta completa histeria por la investigación sobre los hechos declarados por el exdiputado y exconfidente del presidente Poroshenko David Zhvanya de lo ocurrido en Maidan en 2014. Al fin y al cabo, es la responsabilidad de las autoridades judiciales investigar causas penales. ¿O es que alguien piensa que, aunque se estén produciendo las elecciones más importantes del planeta, las declaraciones de Zhvanya sobre los crímenes cometidos iban a pasar desapercibidas en nuestro país y en el extranjero?”, preguntó Kuzmin a los periodistas.

Tras abrir la caja de Pandora hace unos meses, Zhvanya lleva tiempo diciendo muchas cosas sobre aquellos hechos lejanos, sobre los actos de sus antiguos colegas y sobre las motivaciones que les guiaron. Participante activo en Maidan, el exdiputado Zhvanya, en un vídeo grabado dirigido a Zelensky, acusó a sus excolegas de cometer el golpe por motivos personales, concretamente para enriquecerse. Ahora, las agencias de la ley de Ucrania tendrán que investigar, con todas las consecuencias, las acusaciones de Zhvanya y las declaraciones de Kuzmin, que insiste en que Maidan fue un derrocamiento ilegal del Gobierno.

Muchos esperaban este momento. Que Yanukovich fue derrocado por medio de un golpe de Estado había quedado claro para todos excepto para los ucranianos que participaron en los hechos. Pero, a juzgar por el hecho de que el sistema judicial ucraniano ha sido bombardeado con ese tipo de declaraciones y que los políticos importantes de tiempos de Poroshenko abiertamente admiten la ilegalidad de los hechos, la sociedad ucraniana parece preparada para ir un paso más allá de la reevaluación del pasado. Alguien tiene que poner nombre a lo que hicieron y quiénes fueron quienes lo perpetraron.

Es difícil imaginar hacia dónde llevará a ciertos representantes de la élite ucraniana. Por una parte, no es difícil probar que Parubiy, Yatseniuk, Turchinov y Poroshenko son simples criminales que derrocaron al Gobierno y que llevaron al país al abismo de la guerra civil. Pero, ¿y entonces qué? ¿Qué se hace entonces con Yanukovich, que fue condenado en ausencia en Ucrania? Si reconocen que fue un golpe, será preciso hablar de él no como un criminal, como suele hacerse ahora en Ucrania, sino como una víctima.

¿Qué pasa con la legitimidad de los dos presidentes que llegaron después, Poroshenko y Zelensky? Hay más preguntas que respuestas. Pero hay algo que tranquiliza: representantes de la sociedad ucraniana han comenzado a analizar críticamente los hechos del pasado en su país, lo que significa que no todo está perdido y que en el futuro puede comenzar un proceso constructivo en Ucrania con el que, antes o después, todo quede en su sitio.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
Ideas de futuro




Ideas de futuro


25/11/2020

Artículo Original: Sergey Mirki


El primer ministro de Ucrania, Denis Shmygal, ha presentado en el Parlamento una propuesta de ley según la cual el Gobierno ucraniano estaría autorizado a internar en lugares de detención especial a ciudadanos de países hostiles. Las palabras Rusia o ciudadanos rusos no están incluidas en el texto, pero teniendo en cuenta el hecho de que el ordenamiento jurídico ucraniano ha declarado a Rusia Estado agresor, está claro que se está hablando específicamente de los ciudadanos de la Federación Rusa.

La propuesta de ley propone lo siguiente: durante un periodo especial, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) identificaría a los ciudadanos del Estado que haya atacado a Ucrania y los militares los realojarían en lugares de estancia forzosa en los que estarían vigilados por la policía. Esas personas podrían ser internadas si son consideradas por el SBU un peligro real o potencial. Cualquiera podría ser considerado peligro potencial, solo haría falta que alguien en el SBU así lo piense y esa persona sería detenida y enviada a un lugar de detención forzosa, es decir, a un campo de concentración. Si esta ley es aprobada, cualquier ciudadano ruso en el territorio de Ucrania podría ser enviado en cualquier momento a un campo de concentración. Daría igual cuál fuera su procedencia: Kursk, Omsk, Simferópol o Lugansk.

El documento no especifica que esta norma está dirigida fundamentalmente a los residentes de la RPD/RPL y Crimea, pero queda claro por el texto del proyecto. Por ejemplo, la coordinación de actividades según la ley de cuestiones humanitarias referidas a los detenidos se deja en manos de las agencias que se encargan de la política de los “territorios ocupados” de Donbass y Crimea. Esos mismos cuerpos, junto con los representantes del autogobierno local, elegirían los lugares para los futuros campos de concentración. Esto significa que, según el plan del autor, los internos serían fundamentalmente residentes de la RPD/RPL y Crimea que tienen ciudadanía rusa. Y los campos deberían estar en el territorio de la península y en Donbass.

Esta propuesta de ley solo puede calificarse como una “oda a la estupidez”. Pero el autor no es un diputado marginal sino la tercera persona más importante en el Estado ucraniano. ¿Por qué ha presentado Shmygal esta propuesta en el Parlamento?

En Ucrania está cogiendo inercia la campaña contra la entrega de pasaportes rusos a los ciudadanos de la RPD/RPL. Por ejemplo, la delegación ucraniana en el grupo de negociación de Minsk ha exigido en su “plan de paz” que la Federación Rusa deje de entregar documentos a la población de Donbass. El presidente ruso, Vladimir Putin, enmendó el decreto de reconocimiento de los documentos de la RPD/RPL, según el cual los residentes de Donbass ya no necesitan ser ciudadanos de Ucrania para que sus documentos de la RPD/RPL sean reconocidos por Rusia y puedan acceder a la nacionalidad. Ese cambio provocó una protesta del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania. El secretario de prensa del presidente ruso, Dmitry Peskov, afirmó a los periodistas que Rusia siempre ha protegido y seguirá protegiendo los intereses de los rusos, vivan donde vivan. Así que parece que uno de los objetivos de esta propuesta de ley es intimidar a los residentes de la RPD/RPL para que se nieguen a obtener pasaportes rusos. Pero esas amenazas de las autoridades de Kiev no tendrán ningún efecto. La mayor parte de los ciudadanos de Donbass ven su futuro unido a Rusia y no van a rechazar los pasaportes rusos.

Sin embargo, el proyecto está pensado, ante todo, para consumo interno. Denis Shmygal es un hombre de muchas manos: es un hombre del oligarca Rinat Ajmetov, miembro del entorno del presidente Zelensky y representante del “clan de Lviv”. Es difícil decir en quién pensaba -en el oligarca, en el presidente o en sus conciudadanos- cuando presentó la propuesta de ley en el Parlamento. Pero todos se pueden beneficiar de ella.

Rinat Ajmetov está siendo acusado por los nacionalistas ucranianos de hacer lobby para conseguir la creación de una zona franca en Donbass para pagar menos impuestos. Que uno de sus hombres haya presentado en el Parlamento esta propuesta, que afecta a los ciudadanos rusos, debería demostrar que el oligarca es un patriota que está dispuesto a luchar por Crimea y Donbass. Y que la zona franca es una herramienta en esta confrontación igual que el proyecto de Shmygal.

Las elecciones locales ya han pasado y el presidente Zelensky ya no necesita presentarse a sí mismo como defensor de la paz con Donbass. Puede volver a su política normal de apaciguar a la extrema derecha, a la que sigue temiendo. A ellos les gustará la propuesta de Shmygal. En las redes sociales y en la prensa, los nacionalistas escriben que los residentes de Donbass y de Crimea deberían ser castigados por nacionalizarse rusos y que cualquier ruso es un enemigo en potencia. Shmygal expresa unas ideas similares.

En la “hoja de ruta” para la resolución del conflicto en Donbass propuesta por los representantes de la RPD/RPL, había una exigencia a Ucrania de modificar tres odiosas leyes: la ley sobre educación, la ley sobre la lengua estatal y la de reintegración de Donbass. Kiev no va a hacer nada de eso, pero es posible que esta ley pudiera aprobarse para luego revocarse y presentar ese acto como la disposición del equipo Ze al compromiso. Puede incluso que se aprueben más leyes llamativas para que la delegación ucraniana en Minsk tenga espacio para negociar y realizar ostentosas concesiones.

También es posible que, ante la victoria electoral de Joe Biden, la élite política ucraniana quiera, con ayuda de la propuesta de Shmygal, demostrar al nuevo presidente su odio a todo lo ruso y lealtad a Occidente. Zelensky está especialmente interesado en ello, ya que su oponente, el expresidente Poroshenko, tiene buena relación con los Demócratas y Zelensky aún tiene que probar su lealtad a Biden y a las fuerzas que le apoyan.

El clan político de Lviv está compuesto fundamentalmente por defensores de la guerra en Donbass. Y esta propuesta de ley puede contribuir a bloquear aún más el proceso de Minsk. ¿Será aceptado este proyecto? En condiciones políticas y legales normales, este documento no tendría ninguna posibilidad de convertirse en ley. Pero en la Ucrania moderna todo es posible. Si esta propuesta de ley es aprobada, los patrones occidentales de Kiev tendrán que cerrar los ojos ante la violación de todos los derechos humanos habidos y por haber. Y no será la primera vez.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
Persistente sensación de déjà vu

Persistente sensación de déjà vu


26/11/2020

Artículo Original: Denis Grigoriuk


En los últimos años, en Ucrania se ha repetido la tradicional discusión sobre la ley de estatus especial para Donbass. El año pasado, las autoridades trataron de dar pasos para descongelar la cuestión, pero todo acabó con los nacionalistas y los seguidores del expresidente Poroshenko en las calles, tras lo cual el equipo Ze se echó atrás y simplemente extendió el periodo de vigencia de la ley otro año tal y como habían hecho sus predecesores.

La ley caduca el 31 de diciembre de 2020 y otra vez vuelve a empezar el eterno debate sobre la cuestión. Es evidente que las autoridades de Kiev no van a actuar contra la minoría nacionalista, así que las cosas no van a cambiar. Es más, a juzgar por las declaraciones, podemos concluir que el statu quo continuará.

La ley de estatus especial es la bonita cortina tras la que se esconden las autoridades ucranianas. Fue aprobada allá por 2014, después de los primeros acuerdos de Minsk, pero nunca se ha aplicado. Se hizo para tachar un elemento de la lista de tareas, para poder decir a sus socios internacionales que Ucrania había hecho lo que se le había pedido. Kiev acusa a Rusia de que esta ley nunca haya entrado en vigor, ya que supuestamente es Moscú quien no cumple con sus obligaciones. Y se da así una situación en la que una ley existe, pero a la vez no existe.

Hay que recordar que después de la aprobación de esa ley se produjo el empeoramiento del conflicto de 2015, que llevó a la derrota de las tropas de Kiev en Debaltsevo y a la firma de Minsk-2. Pero incluso en la derrota, Kiev no se vio obligado a implementar los puntos clave de los acuerdos de Minsk: la reforma constitucional teniendo en cuenta el estatus especial de Donbass.

Para las autoridades ucranianas se trata de un tema espinoso. De hecho, las autoridades del país se han convertido en rehenes de sus propias decisiones, ya que fue la élite dirigente la que contribuyó a que se desarrollaran los sentimientos nacionalistas en la sociedad, lo fomentó tanto política como económicamente y cerró los ojos ante los crímenes de los radicales porque podían ser utilizados contra sus oponentes políticos. Al final, eso llevó a que los nacionalistas se convirtieran, no en un lumpen aislado de la sociedad, sino en una fuerza que participa activamente en la vida policía del país. Aun así, hay que admitir que los políticos tampoco tienen interés por implementar los acuerdos de Minsk firmados por Petro Poroshenko. Porque hay que recordar que Ucrania firmó esos acuerdos como parte derrotada.

En 2019 hubo un cambio de gobierno. Eso hizo surgir la esperanza de que los nuevos líderes dieran un paso del que sus predecesores se habían escondido. Así fue al principio. Se produjeron intercambios de prisioneros y, aunque no sin dificultades, hubo retirada de personal y equipamiento de tres puntos de la línea de contacto tal y como el representante ucraniano había prometido con su firma en el documento con el que se acordaba la aplicación de la fórmula Steinmeier. En otoño del año pasado, el exlíder de la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto, Leonid Kuchma, firmó ese documento, que provocó protestas. Los radicales afirmaron que era una rendición, ya que, según entienden, garantizar el estatus especial es una derrota.

Sin embargo, no hay nada especial en la fórmula Steinmeier. No hay nada nuevo en ella, solo lo que ya se especifica en los acuerdos de Minsk, que Ucrania firmó. Pero hay que admitir que lo hizo con reticencias, ya que así se lo exigieron sus socios de Europa y Estados Unidos, por lo que era imposible resistirse. Se les dijo que hicieran algo y lo hicieron. Pero ya está. Solo fueron declaraciones y actos diplomáticos vacíos. No hubo acción.

El año pasado, el equipo del presidente Volodymyr Zelensky amenazó con reescribir la ley de estatus especial, pero al final solo prolongó la vigencia de la ley y lo hizo de forma acelerada, el último día del año, después de la cumbre del cuarteto Normandía. Este complicado año, cuando todo el mundo está luchando contra el coronavirus y a nadie le importan los problemas asociados al proceso de resolución política al conflicto en Donbass, Ucrania ya ha confirmado que volverá a prorrogar la vigencia de le ley otro año más, pero no incluirá la fórmula Steinmeier. Así lo expresó Alexey Arestovich, asesor para la política informativa de la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto. El político afirmó que lo más probable es que Kiev extienda la actual ley, pero extender la fórmula Steinmeier no está en los planes. “Me gustaría insistir otra vez en que la fórmula Steinmeier es bastante flexible en la forma en que sugerimos que se lea. En otras palabras, la cuestión de las elecciones y las fronteras ya se ha resuelto en la hoja de ruta que ya hemos redactado”, afirmó Arestovich.

Rusia ya ha dejado claro que esa actitud es inaceptable. Existe el temor a que Kiev cancele la ley de estatus especial en cualquier momento. Así lo afirmó Bogdan Bezpalko, miembro del Consejo de Relaciones Interétnicas que depende de la presidencia de la Federación Rusa. “No es importante para nosotros si esta ley se prorroga y en qué forma. Lo que es importante para nosotros es que esta ley esté incluida en la Constitución, que es mucho más difícil de modificar que adoptar o revocar una ley. Digamos que se prorroga y un mes después los diputados votan por revocarla después de recibir lo que piden de Rusia. O de Donbass, lo ocupan y entonces lo cambian todo”.

Vladimir Zheglov, jefe adjunto de la delegación rusa en el Consejo Permanente de la OSCE, afirmó que Ucrania intenta que el cuarteto Normandía se haga cargo de la responsabilidad de cumplir con los puntos políticos de la resolución del conflicto en Donbass. En su discurso en la reunión online del Consejo Permanente de la OSCE, recordó que Kiev habla constantemente de “lustración total” en Donbass.

“Al mismo tiempo, en poco más de un mes, el 31 de diciembre, acaba el plazo para extender esta ley, que aún no ha entrado en vigor. Kiev aún no ha decidido qué hacer e intenta hacer cargar con la responsabilidad de implementar sus compromisos políticos al formato Normandía. En este contexto, las constantes llamadas de Kiev a la “completa lustración” de Donbass, la exclusión del futuro político de la región de aquellos con los que las autoridades de Ucrania de facto tratan -entre otros formatos en el Grupo de Contacto- no contribuye al progreso. Es más, la idea de reescribir Minsk que ahora defiende Ucrania, pone en duda las posibilidades de resolución”, afirmó el representante ruso.

La sensación de deja vu persiste. La parte política de la resolución del conflicto armado en Donbass está congelada. No se puede decir lo mismo de la batalla, porque hay informes regulares de bombardeos, aunque los políticos ya han decidido mantener el actual estado de las cosas durante otro año más. En cualquier caso, mucho dependerá de las grandes potencias como Rusia y Estados Unidos. Si la postura de Moscú ha quedado clara, no es así en el lado estadounidense. Hay que esperar a los resultados oficiales de la carrera presidencial y monitorizar cómo se comporta la Casa Blanca en relación con Ucrania. Biden ya ha indicado rápidamente que su equipo se centrará en la dirección ucraniana. Y eso puede cambiar algo en el conflicto congelado en Donbass.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
Las tuercas de la censura




Las tuercas de la censura


27/11/2020

Artículo Original: Andrey Manchuk


Joe Biden aún no se ha asegurado oficialmente el estatus de presidente de Estados Unidos, pero ya está formando su equipo de transición. Entre otros, incluye al propagandista Richard Stengel, que colaboró en los medios Radio Liberty y Voice of America y que orgullosamente se autodefinió como “principal propagandista” del Departamento de Estado. Según los observadores, podría convertirse en una de las figuras clave que determine la política informativa del futuro gabinete.

“No estoy en contra de la propaganda. Todos los países participan en ella y debe hacerse hacia la propia población. No creo que sea nada terrible”, afirmó abiertamente este representante del establishment liberal, que a la vez critica la primera enmienda de la Constitución, que garantiza a los ciudadanos el derecho a expresar libremente sus creencias. Según Stengel, debería ser revisada con el propósito de luchar contra la desinformación. Está claro que la prensa mundial va a seguir luchando contra la disidencia, marginando cualquier visión alternativa. Como ya hacen las plataformas digitales.

Ucrania sigue obedientemente el camino de su Estado protector y también aprieta las tuercas de la censura, limitando a la prensa con banderas rojas de prohibición. El Comité de Política Humanitaria del Parlamento, presidido por el odiado diputado Poturaev, ha aprobado una propuesta de ley que plantea prohibir “el flujo de expresiones que nieguen el hecho de la agresión militar de la Federación Rusa en Ucrania, la ocupación de la Federación Rusa del territorio ucraniano y la guerra híbrida de la Federación Rusa contra Ucrania”.

¿Qué quiere decir esto en la práctica? Cualquiera que viole esta prohibición (por ejemplo, mencionando que Ucrania jamás ha declarado la guerra a Rusia y que mantiene unas relaciones comerciales por valor de millones de dólares), algo que no es tan extraño en la televisión ucraniana, puede suponer para el canal una multa del 25% de su licencia o la revocación de esta. El tema ha sido llevado al Consejo Nacional de Radiodifusión, controlado hace tiempo por las autoridades y convertido en un organismo punitivo para la censura de los periodistas. Y la definición de “negación de la agresión rusa” está escrita de la forma más ambigua posible, para que casi cualquier frase pronunciada por descuido pueda caer bajo la prohibición.

Pero eso solo es el principio. Al mismo tiempo, el Parlamento ha empezado a considerar una propuesta de ley sobre las nuevas funciones del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), que realizará oficialmente funciones de censura política en el espacio informativo. Esta ley, propuesta por oficiales de alto cargo del entorno del presidente Zelensky -el líder de la facción de Servidor del Pueblo David Arakamya, el confidente de Zelensky en el Tribunal Constitucional, Fyodor Venislavsky, y la excandidata a la alcaldía de Kiev Irina Vereschuk-, autoriza la “monitorización del terrorismo y el separatismo” en el contenido de la prensa.

Los conceptos de terrorismo y separatismo también están definidos según los términos más ambiguos. Y eso significa que el SBU podrá utilizar casi cualquier afirmación crítica con las autoridades alegando que hacen el juego a los enemigos de Ucrania. Los periodistas de la prensa opositora tendrán que probar que sus publicaciones o sus textos no son un ataque terrorista contra la conciencia patriótica de los ucranianos. Después podrán ser castigados a decisión del Consejo de Radiodifusión con multas o cierre de canales de televisión o sitios web.

Todo esto no es más que la punta del iceberg de la censura. Los diputados ucranianos no están luchando activamente contra la catástrofe del coronavirus, sino que están preparando toda una serie de leyes dirigidas a la lucha contra la libertad de expresión. Hace unos meses, el Parlamento recibió una propuesta de ley especial dirigida a limpiar ideológicamente la prensa online. Entre otras cosas, debía prohibir cualquier referencia positiva a miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética -desde secretarios de distrito-, así como a los empleados de las agencias de la ley de la Unión Soviética, incluyendo cualquier investigador policial. Y los periodistas no podrán publicar ningún material que justifique el régimen comunista o muestre símbolos comunistas ilegalizados como la estrella roja o la hoz y el martillo.

La ley propone también prohibir cualquier referencia que “muestre desprecio hacia la lengua del Estado”, es decir, cualquier crítica a la ucranización forzada. También prohíbe “la popularización o propaganda de órganos del Estado agresor, sus oficiales, personas y organizaciones controladas por el agresor y acciones individuales que justifiquen o legitimen la agresión armada, anexión y ocupación del territorio de Ucrania”.

Un párrafo especial de este extraordinario documento criminaliza cualquier afirmación favorable a lo que ocurre en la Federación Rusa o en la parte de Donbass no controlada por Kiev, haciendo que la cobertura objetiva de lo que ocurra en Rusia sea considerada propaganda criminal del Kremlin. Aunque sea hablar de la construcción de nuevas estaciones de metro en Moscú, el desarrollo de nuevas vacunas o de la mediación rusa para parar la guerra en Nagorno Karabaj.

Sin embargo, eso no es lo más importante. El Consejo Nacional de Radiodifusión de Ucrania no planea limitarse al espacio informativo del país en su lucha contra las webs opositoras. Los oficiales ucranianos pretenden dirigirse a buscadores y redes sociales extranjeras para exigir bloquear y borrar la información prohibida por Ucrania. Así que la censura ucraniana aspira a llegar a las plataformas informativas líderes en el mundo y a las principales redes sociales. No hay duda de que esta iniciativa recibirá el completo apoyo del equipo de transición que ahora forma, al otro lado del Atlántico, el futuro presidente.

Ucrania espera el tiempo de la censura completa. Aumentará constantemente a medida que empeore la situación socioeconómica y mientras siga cayendo la popularidad de los “servidores del pueblo”. Sin embargo, lo absurdo de estas prohibiciones es evidente incluso para los más apolíticos y la política prohibitiva de Bankova puede tener un efecto contrario, con el aumento del interés por la información de los medios opositores que sobrevivan. Porque la tecnología moderna nos permite superar cualquier barrera de la censura, privando de sentido a las propuestas inquisitoriales de Poturaev.
 

Iskra

Madmaxista
Registrado
19 Ago 2014
Mensajes
1.972
Puntuación de reacción
16.228
La RPD prepara la segunda línea de defensa después de los ocurrido en Nagorno Karabaj.
“Los ciudadanos que hayan recibido una citación de la oficina de registro y alistamiento militar o que tengan una orden de movilización deben presentarse en los puntos de organización con los documentos dentro del plazo especificado”, Khodakovsky cita un mensaje que todos los suscriptores del operador móvil de Phoenix recibieron hoy en sus teléfonos.
En el frente, como señala la milicia, hasta ahora no ha habido cambios. Solo se sacaron conclusiones después de la nueva guerra de Karabaj. En particular, los responsables de la preparación para la movilización se han vuelto mucho más activos. Porque, según Khodakovsky, «aprender de los errores de los demás es mucho más preferible que aprender de los propios».

La segunda línea de defensa se está preparando en primera línea, como vio recientemente con sus propios ojos.
“Y la gente es la misma, y la guerra es la misma, pero Karabaj tenía que suceder para que estas personas se dieran cuenta
de que están en guerra. Hay muchas preguntas sobre la forma de la tarea, pero hemos comenzado, ya pan ”, dice Skif en su página en la red social.
Al mismo tiempo, considera insuficiente enviar mensajes al teléfono y construir una segunda línea de defensa. Lo principal, en su opinión, es cambiar la actitud de la sociedad hacia un concepto como la protección de sus fronteras y la Patria.
Ya se lo digo yo: No hay que bajar la guardia, vigilara los traidores y no morder la mano que te da de comer haciéndole oidos a quién te quiere machacar. En resumen: Tomar el modelo Payasán y hacer todo lo contrario. Y ojo, al teman de la corrupción, como los "amigos" armenios que vendieron a los salafos sus propias armas (especialidad jojolistana por otra parte), no en vano, armenia es nuestra "amiga" de las coletas.
Añado sobre Julita: Su padre Vladímir Abrámovich Griguián nació el 3 de diciembre de 1937. En el pasaporte soviético estaba escrito que era de nacionalidad letona, pero claramente tenía raíces armenias.
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
Desprecio por la población de Donbass

Desprecio por la población de Donbass


28/11/2020


Tras el rechazo de Donetsk, Lugansk y Moscú a la “hoja de ruta” para implementar los acuerdos de Minsk según la interpretación ucraniana presentada por Kiev a modo de plan de paz, la tensión ha vuelto a aumentar en el Grupo de Contacto de Minsk, donde una vez más se producen dificultades para acordar un nuevo intercambio de prisioneros y para reabrir, con acuerdo mutuo, los puestos de control que atraviesan el frente.

Pocas horas de la última reunión, una de las últimas incorporaciones a la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto, el propagandista Serhiy Garmash, estallaba contra Rusia en un post publicado en su perfil de Facebook. En él acusaba a Rusia de ignorar el plan de paz de Ucrania tratando de imponer una propuesta de Donetsk y Lugansk, a los que ni siquiera considera miembros del Grupo de Contacto. Una vez más, la parte ucraniana deja claro su desprecio por Donbass y por sus actuales representantes y su preferencia a negociar con el Estado agresor en lugar de con regiones que sigue considerando ucranianas. Todo ello culpando, como es habitual, a Rusia, a quien se acusa de buscar lograr la subjetividad política de la RPD y la RPL en lugar de la paz. En realidad, Moscú únicamente exige de Kiev lo que siempre ha exigido: el cumplimiento de los acuerdos firmados según su interpretación literal. Así se desprende de las últimas declaraciones del representante ruso en el Grupo de Contacto.


Así lo reflejaba el jueves Antifashist
El representante ruso en el Grupo de Contacto para la resolución del conflicto en Donbass, Boris Gryzlov, afirmó tras la última reunión que Ucrania hace todo lo posible para escalar el conflicto. Sus palabras fueron recogidas por la agencia TASS. “Los resultados de la reunión muestran que las autoridades de Kiev están haciendo todo lo que está en su mano para escalar el conflicto con Donbass”, afirmó.
Gryzlov recordó que las actuales autoridades ucranianas prometieron implementar los acuerdos de Minsk para garantizar la paz en Donbass en el plazo de un año. “Ha pasado ese año y no hay resultados. Hay una tendencia de la parte ucraniana a moverse entre la demagogia pública y la organización de provocaciones mediáticas”, afirmó Gryzlov.
El 24 de noviembre se celebró la renión prevista del Grupo de Contacto para la resolución del conflicto en Donbass, en la que las partes tampoco llegaron a un acuerdo para solucionar el asunto de la reapertura de los puestos de control en Donbass.
Por otra parte, Ucrania sigue afirmando que Rusia impide el proceso de paz al rechazar los planes de Ucrania de cómo acabar la guerra. Rusia se ha negado a considerar el supuesto plan de paz presentado por el líder de la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto, Leonid Kravchuk, hoja de ruta que contradice los acuerdos de Minsk. En este contexto, el entorno de Zelensky afirma que a causa del “sabotaje” ruso, Ucrania no podrá recuperar los territorios de Donbass de forma pacífica y debería ser tomado “limpiando las ametralladoras”.
-Antifashist​


Como ya se ha convertiro en la norma, Ucrania continúa utilizando el Grupo de Contacto para plantear sus exigencias a Rusia y para demostrar ante sus socios europeos que busca una solución negociada al conflicto, aunque esa solución negociada sea tratar de obligar a la otra parte a aceptar sus términos sin que medie diálogo alguno.
 

amcxxl

Madmaxista
Registrado
7 Sep 2014
Mensajes
11.227
Puntuación de reacción
27.266
Ubicación
CCCP
Como ya se ha convertiro en la norma, Ucrania continúa utilizando el Grupo de Contacto para plantear sus exigencias a Rusia y para demostrar ante sus socios europeos que busca una solución negociada al conflicto, aunque esa solución negociada sea tratar de obligar a la otra parte a aceptar sus términos sin que medie diálogo alguno.
Demasiadas palabras, ya va siendo hora de expulsar del Donbass y de todo el suroeste a la escoria de la ATO
 

Harman

Rojo
Registrado
1 Jul 2014
Mensajes
45.524
Puntuación de reacción
429.224
A pesar de la tregua




A pesar de la tregua


29/11/2020


Pese a tregua, supuestamente completa y permanente, los ataques nunca han cesado completamente en Donbass, donde periódicamente se producen situaciones de tensión en diferentes partes del frente.


Artículo Original: Kristina Melnikova / EADaily

Las posiciones en la zona de las colinas dominantes cerca de la línea del frente en Leninskoe, en el sur de Donbass, se encuentran bajo control de las tropas de la RPD, pero en estos momentos se está produciendo una situación complicada allí, ya que el oponente constantemente reduce la distancia entre las posiciones de ambos bandos, se fortifica y lanza intensivos ataques de mortero contra las fortificaciones de la milicia popular. Así lo ha explicado a la corresponsal de EADaily el oficial del ejército de la RPD Maxim Drozdov, que en su momento fue uno de los soldados que capturó y defendió dichas colinas de Derzkaya.

“Algunas posiciones de esta colina fueron abandonadas por las tropas de la RPD hace un año, pero otras de nuestras posiciones, las fortificadas, se mantienen. Se encuentran constantemente sujetas a ataques del Ejército Ucraniano, que se acerca y se acerca. En algunos lugares, la distancia entre las trincheras se ha reducido a 30-40 metros. Actualmente, se han acercado y no dejan de fortificarse. Según los chicos que ocupan esas posiciones en estos momentos, les golpean constantemente con lanzagranadas”, afirmó Drozdov, que añadió que los un francotirador ucraniano trabaja activamente en ese sector del frente.

Según Drozdov, los bombardeos no se detuvieron con la tregua y, aunque su intensidad descendió, la situación rápidamente ha vuelto su estado normal. “Nada ha acabado, el sur está lejos, siempre hay tensión allí. La intensidad de los ataques descendió durante un tiempo, pero no duró mucho”, explicó.

Y en cuanto a la información contradictoria sobre las posiciones abandonadas, según Drozdov no se ha confirmado, como tampoco los rumores de posiciones de la RPD destruidas. “En esa zona, todas las posiciones están destrozadas, a causa del fuego constante no hay una sola posición que esté entera, pero nuestra gente controla esas posiciones, sirven en ellas. En cuanto a la información sobre el abandono de posiciones, no se corresponde con la realidad, son cosas que dicen los alarmistas. Recuerda a los tiempos en los que había que desmentir constantemente que el Ejército Ucraniano había tomado Kominternovo”.

Sin embargo, admite que la situación en esa zona es seria y requiere atención. “La colina Derzkaya en el distrito Leninskoe del sur de la RPD tiene un importante valor estratégico. Yo estaba en el grupo que tomó esa colina en diciembre de 2015, fuimos los primeros en ganar posiciones allí, los primeros en sufrir bajas. Si el enemigo ocupa esa colina, controlarán todo desde Bezimennoe y no podrá haber suministro de tropas ni víveres. La población no podrá llegar hasta Sajanka, Kominternovo y Leninskoe porque el enemigo lo controlará a fuego. Por eso estamos aguantando en esa colina”, explicó.

Como ya informó EADaily, recientemente se ha rumoreado la pérdida de las posiciones de la RPD cerca de la localidad de Leninskoe, al sur de la RPD. Así lo informó el miliciano de los primeros momentos de la primavera rusa en Donbass Alexander Matyushin, Varangian, aunque fue desmentido por otras fuentes. Según el viceministro de Información de la RPD, Daniil Bezsonov, en este sector del frente “los ucros activamente cavaban e intentaban construir trincheras en nuestra dirección. Nuestros soldados adecuada y ruidosamente les explicaron que eso no era posible. Los ucros se ofendieron e intentaron atacar nuestras posiciones en la zona, pero se llevaron su merecido”, escribió. En general, la situación en Donbass se hace gradualmente más tensa, con ataques más frecuentes, lo que sugiere la posibilidad de una nueva escalada.
 

Iskra

Madmaxista
Registrado
19 Ago 2014
Mensajes
1.972
Puntuación de reacción
16.228
El jefe de los "Comunistas de Rusia" criticó la declaración de Sandu sobre las fuerzas de paz de la Federación de Rusia
Aviso, aunque el "zar" creo que esté atento y me imagino que en Tiraspol tengan las barbas a remojar.

==================================
La RPD informó sobre las pérdidas entre la población civil y el ejército debido a la agresión de las Fuerzas Armadas de Ucrania en una semana.
La oficina del Ombudsman para los Derechos Humanos en la RPD registra violaciones por parte de Ucrania de los derechos de los residentes de Donbass, incluido el derecho a la vida, la seguridad, la integridad personal y la libertad de movimiento. El 12 de noviembre, dos hombres resultaron heridos como consecuencia de la agresión armada de las Fuerzas Armadas de Ucrania en la aldea de Aleksandrovka. Entre el 21 y el 27 de noviembre resultaron heridos dos defensores de la República. Afortunadamente, nadie murió en el territorio de la República Popular de Donetsk durante este período ”, dice el mensaje.
Así, desde el inicio del conflicto armado en la República Popular de Donetsk, han muerto 4959 personas, incluidos 90 niños. Y la Defensora del Pueblo de la RPD, Daria Morozova, sigue recibiendo información confirmada oficialmente sobre las personas que resultaron heridas desde el inicio del conflicto.

Además, estas son las estadísticas oficiales de la República. El presentado en la ONU es incorrecto, según la oficina de Morozova. Dado que las partes utilizan diferentes enfoques para contar los heridos y los muertos. Además, todavía existen dificultades con el canje de prisioneros y la búsqueda de personas desaparecidas.


Por mucha que sea la indiferencia o la ocultación, la sangría no se detiene.... Ni entre las propias sabandijas....https://es.news-front.info/2020/11/28/soldado-borracho-ucraniano-disparo-contra-un-companero/
 
  Es duro pedir pero más duro es robar
Por favor, permite que se muestren anuncios en burbuja.info y contribuirás a su supervivencia.