Guerra en Ucrania_XIV

Ilyá Ilich

Canovista revolucionario
Desde
17 Abr 2021
Mensajes
35
Reputación
107
La embajada de EE.UU. en Rusia limitará la concesión de visados

La Embajada de Estados Unidos en Rusia limitará el número de servicios consulares a partir del 12 de mayo. Así lo informa el sitio web oficial de la misión diplomática.

En particular, se están dejando de conceder visados de no inmigrante, excepto los visados para viajes diplomáticos. Además, en un futuro próximo, la embajada no prestará servicios notariales, ni emitirá informes consulares sobre nacimientos en el extranjero, ni canjeará pasaportes. Así, los servicios consulares necesarios se prestarán a los ciudadanos estadounidenses sólo en caso de emergencia, y la expedición de visados de inmigración se mantendrá sólo para casos de emergencia.

Se aconseja a los estadounidenses cuyos visados rusos están a punto de expirar que se marchen antes del 15 de junio.

Посольство США в России ограничит выдачу виз
 

Asurbanipal

Será en Octubre
Desde
23 Abr 2010
Mensajes
48.521
Reputación
67.917
Lugar
Estación Espacial Internacional
Dmitry Kiselev: Nuestras relaciones con Estados Unidos son realmente un "infierno". Personalmente, no recuerdo que hayan estado nunca en un punto tan bajo. En mi opinión, esto es incluso peor que los tiempos de la Guerra Fría. Los embajadores han regresado a sus países de origen. ¿Qué va a pasar ahora? ¿Cuál es el posible escenario?

Serguéi Lavrov: Si sólo dependiera de nosotros, reanudaríamos con gusto las relaciones normales. El primer paso posible para ello, que considero obvio, es eliminar las medidas que restringen el trabajo de los diplomáticos rusos en Estados Unidos. Fue como medida de respuesta que restringimos las operaciones de los diplomáticos estadounidenses en Rusia.

Se lo propusimos a la administración Biden tan pronto como juró y asumió el cargo. Mencioné la idea al Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken. No traté de insistir en ello; sólo dije que una forma obvia de normalizar nuestras relaciones sería eliminar las medidas iniciadas por Barack Obama. Varias semanas antes de dejar el cargo, estaba tan molesto que prácticamente dio un portazo al confiscar propiedades rusas, violando todas las convenciones de Viena, y echando a los diplomáticos rusos. Esto ha provocado una reacción en cadena.

Nos sentamos pacientemente durante mucho tiempo, hasta el verano de 2017, antes de tomar cualquier medida de respuesta. El gobierno de Trump nos pidió que hiciéramos caso omiso de las medidas excesivas adoptadas por el gobierno saliente de Obama. Sin embargo, el equipo de Donald Trump no logró normalizar la situación, por lo que tuvimos que tomar medidas recíprocas. Pero los estadounidenses no se han detenido ahí.

Podemos ver que la administración Biden sigue yendo cuesta abajo, aunque el presidente estadounidense Biden dijo durante su conversación con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, poco después de su toma de posesión, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, me dijo que están revisando a fondo sus relaciones con Rusia, esperando que esto aclare muchas cosas. Sin embargo, en lugar de ello, adoptaron nuevas sanciones, lo que provocó una respuesta no simplemente especular por nuestra parte. Nuestra respuesta fue asimétrica, tal y como les habíamos advertido en numerosas ocasiones. Tiene que ver, en parte, con una considerable disparidad en el número de diplomáticos y demás personal de las misiones diplomáticas estadounidenses en Rusia, que está muy por encima del número de diplomáticos rusos en Estados Unidos.

En cuanto al panorama estratégico de nuestras relaciones, espero que Washington sea consciente, al igual que Moscú, de nuestra responsabilidad en la estabilidad mundial. No sólo existen los problemas de Rusia y Estados Unidos, que están complicando la vida de nuestros ciudadanos y sus contactos, comunicaciones, negocios y proyectos humanitarios, sino también las diferencias que están suponiendo un grave riesgo para la seguridad internacional en el sentido más amplio de la palabra.

Ustedes recuerdan cómo respondimos a la indignación que tuvo lugar durante la entrevista de Joe Biden con la ABC. También saben cómo reaccionó el Presidente Putin a la propuesta de reunión del Presidente Biden. Lo hemos visto con buenos ojos, pero queremos entender todos los aspectos de esta iniciativa, que estamos analizando actualmente.

Nada bueno saldrá de esto, a menos que Estados Unidos deje de actuar como soberano,
como dijo el presidente Putin durante su discurso ante la Asamblea Federal, y acepte la inutilidad de cualquier intento de revivir el mundo unipolar o de crear una arquitectura en la que todos los países occidentales estén subordinados a Estados Unidos y el campo occidental trabaje conjuntamente para "reunir" a otros países del mundo contra China y Rusia, admite que fue con un propósito que la Carta de la ONU selló principios como el respeto a la soberanía y la integridad territorial, así como la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados y la igualdad soberana de los Estados, y simplemente cumple sus compromisos y comienza a hablar con nosotros, al igual que con cualquier otro país, sobre la base del respeto mutuo y de un equilibrio de intereses, que debe establecerse. El presidente Putin lo dijo claramente en su discurso, señalando que Rusia siempre está abierta a amplios acuerdos internacionales si convienen a nuestros intereses. Pero responderemos con dureza a cualquier intento de cruzar la línea roja, que nosotros mismos determinaremos.

Dmitry Kiselev: ¿Sería realista esperar que se den cuenta de esto y dejen de actuar como soberanos? La esperanza está bien, pero la realidad es completamente diferente.

Serguéi Lavrov: No he expresado ninguna esperanza. Me limité a mencionar las condiciones a partir de las cuales estaremos dispuestos a hablar.

Dmitry Kiselev: ¿Y si se niegan?

Serguéi Lavrov: Será su elección. Esto significa que viviremos en condiciones de una Guerra Fría, o incluso peor, como usted ya ha mencionado. En mi opinión, durante la Guerra Fría había mucha tensión y numerosas situaciones de conflicto de alto riesgo, pero también había respeto mutuo. Creo que esto falta ahora.

Ha habido algunas notas esquizofrénicas en las declaraciones de algunos funcionarios de Washington. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo hace un rato que las sanciones contra Rusia continuarían, que están produciendo, en general, un efecto deseado, y que su objetivo es no "escalar" con Rusia. Incluso yo no sé cómo comentar esto. Espero que cualquiera pueda ver que tales declaraciones no hacen honor a quienes defienden y promueven esta política.

Dmitry Kiselev: He tenido la oportunidad de escuchar una opinión -quizás incluso un lugar común, hasta cierto punto, en ciertos círculos- en el sentido de que los diplomáticos están haciendo un mal trabajo, que nos atrincheramos constantemente, que nuestra posición es inflexible y no elástica, y esta es la razón por la que nuestras relaciones son pobres.

Serguéi Lavrov: ¿Se refiere a los círculos de este país?

Dmitry Kiselev: Sí, dentro de este país.

Serguéi Lavrov: Sí, yo también he leído estas cosas. Afortunadamente, este país protege la libertad de expresión mucho mejor que muchos países occidentales, incluido Estados Unidos. Leo los recursos en línea y los periódicos de la oposición, y creo que tal vez estas personas tienen derecho a expresar su punto de vista que consiste en lo siguiente: "Si nos abstuviéramos de disputar con Occidente, tendríamos queso parmesano y muchas más cosas que sinceramente nos faltan; pero por alguna razón, han cortado las compras de alimentos en Occidente [ni siquiera explican que esto se haya hecho como respuesta], han dejado de comprar alimentos y se han dedicado a la sustitución de importaciones, aumentando así el precio de los alimentos."

Se trata de una visión estrecha y sesgada, tomada enteramente desde el punto de vista de las comodidades, una elección entre un televisor y una nevera. Si creen que es esencial aceptar los valores de EE.UU., me gustaría recordarles lo que el presidente de EE.UU. John Kennedy, el mejor presidente de EE.UU. en mi opinión, dijo una vez: "No pienses en lo que tu país puede hacer por ti. Piensa en lo que tú puedes hacer por tu país". Se trata de una distinción radical con respecto a los puntos de vista liberales actuales, en los que lo único que importa es el bienestar personal y los sentimientos personales.

Los promotores de estos planteamientos filosóficos, tal y como yo lo veo, no sólo desconocen lo que significa nuestro código genético, sino que intentan por todos los medios socavarlo. Porque, además del deseo de vivir bien, de estar bien alimentado, de estar seguro de que los hijos, los amigos y los parientes de uno están bien también, el sentimiento de orgullo nacional siempre ha desempeñado un papel igualmente importante en lo que hemos hecho a lo largo de nuestros mil años de historia. Si alguien piensa que estos valores no tienen importancia para él o ella, como es [políticamente] correcto decir ahora, es su elección, pero estoy seguro de que la inmensa mayoría de nuestro pueblo tiene una opinión diferente.

Dmitry Kiselev: ¿Cuenta con una reunión con Antony Blinken? ¿Cuándo puede celebrarse esta reunión, y tendrá lugar en un futuro próximo?

Serguéi Lavrov: Cuando hablamos por teléfono, le felicité de acuerdo con la etiqueta diplomática. Intercambiamos algunas apreciaciones sobre la situación [actual]. La conversación fue, en mi opinión, bienintencionada, tranquila y pragmática. Cuando nuestros colegas estadounidenses terminen de dotar de personal a su Departamento de Estado, estaremos dispuestos a reanudar los contactos, naturalmente, en el entendimiento de que nos dedicaremos a buscar acuerdos mutuamente aceptables sobre muchos problemas, empezando por el funcionamiento de las misiones diplomáticas y terminando por la estabilidad estratégica y muchas otras cosas. Las comunidades empresariales de EE.UU. y Rusia están interesadas en ampliar su cooperación, algo que nos ha comunicado recientemente la Cámara de Comercio ruso-estadounidense. Hemos concluido afirmando que habrá algunos eventos multilaterales conjuntos, al margen de los cuales podremos, según la oportunidad, hablar. Pero hasta ahora no ha llegado ninguna señal de los Estados Unidos. En cuanto al calendario de eventos, Rusia asumirá la presidencia del Consejo Ártico de manos de Islandia dentro de tres semanas. Los días 20 y 21 de mayo está prevista una reunión ministerial del Consejo Ártico en Reikiavik. Si el Secretario Blinken encabeza la delegación estadounidense, estaré, por supuesto, dispuesto a hablar con él, si está interesado. Dado que presidiremos el Consejo Ártico durante los próximos dos años, he informado a nuestros colegas islandeses de que asistiré a esta reunión ministerial.

Dmitry Kiselev: ¿Hay alguna certeza sobre quién se sumará definitivamente a la lista de Estados no amigos?

Serguéi Lavrov: El Gobierno de Rusia se está ocupando de esto por instrucciones del Presidente de Rusia, Vladimir Putin. Estamos participando en este trabajo, al igual que otros organismos respectivos. No me gustaría precipitarme ahora. Somos reacios a ser indiscriminados y a incluir en esa lista a cualquier país que diga en alguna parte "algo malo" sobre Rusia. Nuestra decisión se basará, por supuesto, en un análisis profundo de la situación y en si vemos oportunidades para dialogar con ese país de forma diferente. Si llegamos a la conclusión de que no hay ninguna posibilidad, entonces, creo, la lista se ampliará periódicamente. Pero no se trata de un documento "muerto". Como es natural, se revisará en función de la evolución de nuestras relaciones con tal o cual Estado.

Dmitry Kiselev:
¿Cuándo podrá el público leer esta lista?

Serguéi Lavrov: Creo que pronto. El Gobierno ruso tiene tareas concretas. Entendemos los criterios que nos guían en este trabajo. Así que creo que la espera no será muy larga.

Dmitry Kiselev: ¿Se prohibirá a los Estados no amigos la contratación de mano de obra local?

Serguéi Lavrov: Se prohibirá la contratación de cualquier persona física, ya sea rusa o extranjera.

Dmitri Kiselev: ¿Es ésta la única medida con respecto a los Estados inamistosos o se prevén otras?

Serguéi Lavrov: Por el momento, este es el objetivo concreto fijado en la orden ejecutiva firmada por el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

.../...
 

Asurbanipal

Será en Octubre
Desde
23 Abr 2010
Mensajes
48.521
Reputación
67.917
Lugar
Estación Espacial Internacional
.../...

Dmitry Kiselev: El Donbass es otro tema. Las tensiones no han dejado de aumentar allí desde principios de 2021, y parece que se han calmado un poco desde que el presidente estadounidense Joe Biden llamó al presidente de la Federación Rusa Vladimir Putin. En mi programa News of the Week, señalé que las garantías militares de Estados Unidos a Ucrania habían resultado ser un farol. Sin embargo, los tiroteos continúan, y están utilizando armas de gran calibre prohibidas. Parece que esta paz no es muy diferente de la guerra, y que el equilibrio es muy inestable. Más de 500.000 ciudadanos rusos viven ahora en el Donbass. ¿Habrá una guerra?

Serguéi Lavrov: La guerra puede y debe evitarse, si esto depende de nosotros y de los combatientes de autodefensa, en la medida en que entendemos sus planteamientos de principio. No puedo hablar y hacer conjeturas en nombre del partido ucraniano y del presidente de Ucrania Vladimir Zelensky porque, según todos los indicios, su principal objetivo es mantenerse en el poder. Está dispuesto a pagar cualquier precio, como complacer a los neonazis y a los ultrarradicales que siguen calificando de terroristas a los combatientes de autodefensa del Donbass. Nuestros colegas occidentales deberían volver a evaluar los acontecimientos que han tenido lugar desde febrero de 2014. Ninguno de estos distritos atacó al resto de Ucrania. Se les tildó de terroristas y se lanzó una operación antiterrorista contra ellos y luego otra operación con "fuerzas conjuntas". Pero sabemos con certeza que no tienen ningún deseo de hacer la guerra a los representantes del régimen de Kiev.

He dicho en repetidas ocasiones a nuestros colegas occidentales, que son totalmente parciales en su evaluación de los acontecimientos actuales, y que defienden incondicionalmente las acciones de Kiev, que los periodistas y corresponsales de guerra rusos que trabajan al otro lado de la línea de demarcación muestran una imagen objetiva. Trabajan en las trincheras de allí casi sin descanso, y proporcionan informes diarios de noticias. Esos reportajes muestran los sentimientos de la gente que vive en esos territorios aislados del resto de Ucrania por un bloqueo económico, donde se mata regularmente a niños y civiles, y donde se destruyen las infraestructuras civiles, las escuelas y los jardines de infancia. He preguntado a nuestros colegas occidentales por qué no animan a sus medios de comunicación a organizar el mismo trabajo en el lado izquierdo de la línea de demarcación, para poder evaluar la magnitud de los daños allí y ver qué instalaciones han sido las más afectadas.

En cuanto a los últimos acontecimientos, cuando anunciamos abiertamente las maniobras militares en los distritos militares del sur y del oeste, no lo ocultamos, recuerdan los gritos sobre la supuesta acumulación rusa en la frontera con Ucrania. Basta con ver los términos utilizados: hablamos de ejercicios en los distritos militares del sur y del oeste, mientras que ellos dicen que Rusia está acumulando tropas en la frontera con Ucrania. Y cuando los simulacros terminaron e hicimos el correspondiente anuncio, Occidente afirmó maliciosamente que Rusia debía retroceder, retirarse. Esto es un ejemplo de ilusión.

Es una reminiscencia de la situación del G7: cada vez que se reúnen anuncian que Rusia no será invitada al grupo. Hemos declarado en numerosas ocasiones que nunca volveremos a formar parte de él, que no habrá ningún G8, y que esto es cosa del pasado. Sin embargo, las continuas referencias a este tema, así como las afirmaciones de que Rusia ha "retrocedido" y ha ordenado a sus tropas que "vuelvan a sus cuarteles" muestran, por supuesto, que en este caso Occidente quiere sobre todo aprovechar esta situación para demostrar que tiene la última palabra y el lugar dominante en las relaciones internacionales modernas. Esto es lamentable.

El presidente Putin y la canciller alemana, Angela Merkel, han tratado el tema de un acuerdo en Ucrania. El otro día, el presidente Putin habló de ello con el presidente de Francia, Emmanuel Macron. La cuestión también se planteó durante una reciente conversación con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. La situación es clara, tal y como yo la veo. Los patrocinadores del Presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, y su equipo se niegan a hacerle cumplir los Acuerdos de Minsk, aunque son conscientes de la inutilidad de intentar utilizar la fuerza militar; han escuchado las señales enviadas desde Donetsk y Lugansk sobre su disposición a defender su tierra, sus hogares y su gente, que se niega a vivir según las leyes que aplican los neonazis.

El presidente Putin ha dicho claramente que nunca abandonaremos al pueblo de Donbass, que se enfrenta al régimen neonazi abiertamente radical. El presidente Zelensky sigue diciendo en sus entrevistas que no hay problemas con la lengua rusa ni con la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú, y que está dispuesto a discutir todos estos temas con el presidente Putin. Es una pena que una persona a la que siempre he considerado inteligente diga que la lengua rusa y la Iglesia ortodoxa ucraniana no tienen problemas en Ucrania. No me cabe duda de que es muy consciente de la situación. Tal vez no se le informe de nada en absoluto, pero en ese caso está viviendo en un mundo de ensueño. Pero Occidente ha enviado definitivamente sus señales a Zelensky.

Como ha mencionado, no tendría sentido depositar las esperanzas en la ayuda militar estadounidense. Esto siempre ha estado claro para todos. Si alguien se hiciera tales ilusiones, esos asesores no sirven para nada en ningún gobierno, incluido el del señor Zelensky. Lamentablemente, Occidente sigue tratando de convencernos de que los Acuerdos de Minsk deben ser mitigados y la secuencia de las acciones establecidas en ellos cambiada. Zelensky dice que le gustan los acuerdos, pero sólo si es al revés, que primero tomen el control total de estos territorios, incluida la frontera con Rusia, y sólo entonces se ocupen de las elecciones, la amnistía y un estatus especial para estos territorios. Está claro que si hicieran esto, si se les permitiera hacerlo, habría una masacre. Occidente no puede o no quiere obligar a Zelensky a cumplir los Acuerdos de Minsk estrictamente de acuerdo con la secuencia establecida en ellos, que no permite ninguna doble interpretación y ha sido formulada sin ambigüedades desde el primer hasta el último paso. El control de la frontera es el último paso que debe darse después de que estos territorios reciban un estatus especial, que debe quedar sellado en la Constitución de Ucrania, después de que se celebren allí elecciones libres y sus resultados sean reconocidos como tales por la OSCE.

Por supuesto, también debe haber una amnistía total. No de la forma prevista por el gobierno de Poroshenko o el régimen actual, que sólo quieren aprobar una amnistía a título individual para quienes se demuestre que no han cometido ningún delito. Esta es otra interpretación errónea. Los Acuerdos de Minsk estipulan una amnistía para los que participaron en los combates de ambos bandos, sin ningún proceso de justicia transicional, que nuestros colegas occidentales están empezando a discutir.

Creo que el peso de la responsabilidad recae en Occidente, porque sólo Occidente puede hacer que el presidente Zelensky cumpla los compromisos que su predecesor firmó y que él mismo firmó en París en diciembre de 2019, cuando él, los presidentes de Rusia y Francia y el canciller de Alemania reafirmaron la ausencia de cualquier alternativa al estricto cumplimiento de los Acuerdos de Minsk, y se comprometió a modificar la legislación y la Constitución ucraniana para formalizar el estatus especial de Donbass de forma permanente.

Dmitry Kiselev: Mucha gente se pregunta por qué Rusia no reconoce Donbass. Sí ha reconocido a Abjasia y Osetia del Sur. Hay un "lobby" interno en Rusia, incluso entre mis colegas periodistas, que exigen que reconozcamos Donbass, la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk. ¿Por qué estamos fallando en esto?

Serguéi Lavrov: Tiene usted razón en que existe una analogía con Abjasia y Osetia del Sur. Pero sólo hay una excepción: en esos países no se firmaron acuerdos similares al paquete de medidas de Minsk, cuando se produjo la agresión de Saakashvili contra Tsjinval y las posiciones de las fuerzas de paz, incluidas las rusas. Allí se discutió el documento Medvedev-Sarkozy, que implicaba una serie de medidas. Pero no fue firmado por Georgia. El Presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, tras llegar a un acuerdo con nosotros en Moscú, tomó un avión a Tbilisi para asegurarse el apoyo de Saakashvili al documento. Saakashvili lo firmó, pero eliminó todas las disposiciones clave. Sarkozy intentó representarlo como un compromiso, pero todo el mundo lo entendió. Tenía un preámbulo que decía que la Federación Rusa y la República Francesa, deseosas de normalizar la situación en el Cáucaso Sur, proponen a Georgia, Abjasia y Osetia del Sur lo siguiente: un alto el fuego. Saakashvili tachó el epígrafe, dejando sólo el primer punto y los siguientes. Desde entonces, Occidente nos exige que cumplamos estos acuerdos. Este es sólo un ejemplo.

En el caso de Donbass, la situación fue diferente. Las negociaciones de 17 horas de duración en Minsk en las que participaron los líderes del formato de Normandía (el presidente de Francia, Franсois Hollande, la canciller de Alemania, Angela Merkel, el presidente de Ucrania, Petr Poroshenko, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin) produjeron un resultado, que fue refrendado, dos días después, por el Consejo de Seguridad de la ONU sin ninguna enmienda ni duda de que debía aplicarse.

Hoy, la verdad moral y jurídica internacional está de nuestro lado y del lado de las milicias del Donbass. Creo que no debemos dejar que el Sr. Zelensky y todo su equipo "se salgan con la suya", por mucho que se retuerzan. La declaración del Sr. Zelensky es un buen ejemplo (hecha cuando casi había perdido la esperanza de darle la vuelta a los Acuerdos de Minsk) en el sentido de que no son buenos, aunque sean necesarios, porque salvar los Acuerdos de Minsk garantiza que las sanciones contra Moscú se mantengan también. Preguntamos a los occidentales qué opinan al respecto. Se limitan a mirar a un lado con cara de vergüenza y no dicen nada. Creo que es una vergüenza y una desgracia, cuando un documento jurídico internacional se burla de esta manera. Occidente, que ha sido coautor de este documento y lo ha apoyado en el Consejo de Seguridad de la ONU, está demostrando una absoluta impotencia.


Dmitry Kiselev: El presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, no consigue llamar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que no coge el auricular. Su homólogo ucraniano, Dmitry Kuleba, no puede comunicarse con usted. ¿Qué significa esto? ¿A qué se debe esto?

Serguéi Lavrov: Esto significa que pretenden revisar los Acuerdos de Minsk y representar a Rusia como parte del conflicto incluso en este ámbito de sus actividades.

Las peticiones que llegaron hasta hace poco tanto de mi homólogo Kuleba como del presidente Zelensky trataban el tema del asentamiento en el Donbass. Respondimos que este [tema] no debía ser discutido con nosotros, sino con Donetsk y Lugansk, tal y como acordaron en los Acuerdos de Minsk. Los acuerdos dicen en blanco y negro que las etapas clave del asentamiento deben ser objeto de consultas y coordinación con Donetsk y Lugansk. Cuando dicen que "se avecina una situación desagradable" en la línea de contacto y quieren hablar con el ministro Serguéi Lavrov y el presidente Vladímir Putin, están ladrando al árbol equivocado. En su reunión del otro día en el Kremlin con el Presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, el Presidente Putin dejó bien claro que si querían hablar de esto, la dirección debía ser otra. Si nuestros colegas, incluido el Presidente Zelensky, quieren discutir cómo normalizar las relaciones bilaterales, son bienvenidos. Siempre estamos dispuestos a hablar de ello.

Dmitry Kiselev: Hasta ahora no hay respuesta ni aceptación, ¿verdad?

Serguéi Lavrov: He oído que el Sr. Zelensky ha dado instrucciones al jefe de su oficina, Andrey Yermak, para llegar a un acuerdo sobre los plazos. El lugar no tiene importancia, porque cada día de retraso significa nuevas muertes.

Por cierto, tomemos el hecho de que la gente está muriendo y lo que está sucediendo en la línea de contacto. Durante las dos últimas semanas, Kiev ha insistido de forma bastante agresiva en la necesidad de reafirmar el alto el fuego. Todos sus patrocinadores occidentales también han estado instando a influir en Donbass para que el alto el fuego se afiance en serio. Hablando por teléfono con el presidente Emmanuel Macron y la canciller Angela Merkel la semana pasada, el presidente Putin les recordó los hechos. Y los hechos son los siguientes: En julio de 2020, el Grupo de Contacto alcanzó el que quizá fuera el acuerdo de alto el fuego más serio y eficaz, porque contenía un mecanismo de verificación. Implicaba una secuencia de acciones, principalmente el compromiso de cada parte de no devolver el fuego inmediatamente en el lugar, sino informar de la violación al alto mando y esperar su orden sobre cómo actuar, a saber, si responder en la misma medida o negociar un acuerdo en virtud de los mecanismos creados para el enlace entre comandantes sobre el terreno. Este acuerdo, tal y como estaba implícito, se tradujo en órdenes militares emitidas por la DPR y la LPR. Estas órdenes fueron publicadas. Kiev se comprometió a hacer lo mismo, pero no hizo nada. En su lugar, empezó a juguetear con las palabras de nuevo. En lugar de cumplir con la obligación de informar de cada ataque de bombardeo al alto mando y recibir órdenes de éste, empezó a sustituir este acuerdo claro por fórmulas confusas, aunque Donetsk y Lugansk les culparon de ello en todas las reuniones posteriores, y los representantes rusos en el Grupo de Contacto también lo dijeron en repetidas ocasiones. Lo mismo ocurrió en el Formato de Normandía. Esto es lo que ha estado haciendo el jefe de gabinete adjunto de la Oficina Ejecutiva Presidencial, Dmitry Kozak, durante todos estos meses en los contactos con sus colegas franceses y alemanes. El jefe de la Oficina del Presidente Zelensky, Andrey Yermak, representaba a Ucrania. Leí las transcripciones de sus conversaciones. Era como hablar con una pared de ladrillos. Estaban en desacuerdo: los líderes ucranianos habían decidido, obviamente, que era necesario revivir la historia del alto el fuego. Era vergonzoso e indecoroso.

Era un gran placer ver la serie Siervo del Pueblo, cuando nadie sospechaba que su protagonista seguiría ese camino en la vida real. Pero tomó el camino equivocado. Si el Sr. Zelensky volviera a ver la serie hoy y tratara de comprender las convicciones de la persona a la que había encarnado tan bien en la pantalla, y luego comparara esas convicciones con lo que hace ahora, habría logrado, tal vez, una de las transformaciones más eficaces. No sé cuándo fue él mismo y cuándo sufrió una transformación. Pero el contraste es sorprendente.

Dmitry Kiselev: Otro tema es la República Checa. ¿Qué fue? ¿Cómo debemos entenderlo?

Serguéi Lavrov: No puedo especular sobre esto porque no entiendo intelectualmente lo que querían. Uno puede verlo como una serie de televisión no muy elegante.

Esta historia está llena de componentes esquizofrénicos. El presidente checo, Milos Zeman, dice que debe resolverse, sin negar la posibilidad de un acto subversivo por parte de agentes extranjeros, pero sugiriendo que se tenga en cuenta la historia contada por los dirigentes checos, incluido el actual primer ministro Andrej Babis (entonces ministro de Finanzas, en 2014), de que fue el resultado de la negligencia de los propietarios del depósito. El presidente Zeman solo sugirió que se considerara el caso que nunca se ha refutado a lo largo de los siete años. Ahora se le acusa de alta traición. El presidente del Senado, Milos Vystrcil, dijo que al afirmar la necesidad de investigar todas las pistas, el presidente Zeman había revelado un secreto de Estado. ¿No es esto esquizofrenia? Un caso puro, creo.

Hay que investigar lo que se guardó en el depósito. Los medios de comunicación alemanes dijeron que se guardaban minas antipersona prohibidas por la convención firmada, entre otros, por la República Checa y Bulgaria. Quedan muchos interrogantes.

Dmitry Kiselev: En efecto, ¿cómo es posible que un determinado ciudadano búlgaro que suministraba minas antipersona (por lo que parece, se encontraron allí), controlara un depósito en la República Checa que no estaba entonces bajo el control del gobierno?

Serguéi Lavrov: Así es.

Dmitry Kiselev: ¿Tal vez sería mejor que los checos empezaran por ellos mismos?

Serguéi Lavrov: Probablemente. O seguir el ejemplo de Ucrania, donde un número demasiado grande de personas armadas, armas y municiones no son controladas por las fuerzas armadas ucranianas, sino por "batallones de voluntarios". Es una tendencia en la que el Estado demuestra su incapacidad para asegurar, si se quiere, su monopolio sobre el uso de la fuerza.

Dmitry Kiselev: Una cosa es Ucrania, pero la República Checa es miembro de la UE. Está obligada por otros compromisos internacionales que los de Ucrania y se presenta de manera diferente.

Serguéi Lavrov: Sobre todo, además de las convenciones mencionadas (la Convención de Ottawa sobre la Prohibición de las Minas Antipersonal y el llamado Tratado sobre el Comercio de Armas, del que todos son parte), la UE tiene sus propias normas, bastante estrictas, que no fomentan, sino que prohíben, acciones como los suministros y el envío de fuerzas a regiones donde hay conflictos.

.../...
Subrayo para destacar lo importante, según mi opinión.
Gracias por compartir esta conversación.
 

Asurbanipal

Será en Octubre
Desde
23 Abr 2010
Mensajes
48.521
Reputación
67.917
Lugar
Estación Espacial Internacional
.../...

Dmitry Kiselev: ¿Qué opina de los llamados archivos británicos? Parece una campaña de información orquestada contra Rusia.

Serguéi Lavrov: Como antes, los británicos siguen desempeñando un papel muy activo, serio y subversivo en las relaciones entre Rusia y Europa. Gran Bretaña se ha retirado de la UE, pero no ha disminuido sus actividades en ella. Al contrario, ha tratado de ejercer la máxima influencia en las posiciones de los países de la UE hacia Moscú. Esto no es en absoluto sorprendente.

Ni siquiera hay que remontarse muy atrás en la historia. En 2006, Alexander Litvinenko fue envenenado con polonio. La investigación comenzó de una manera, y luego el proceso fue clasificado porque era necesario analizar los materiales de los servicios de inteligencia. Y luego anunciaron el veredicto, pero los materiales implicados en el caso nunca se han hecho públicos. Como decía Arnold Schwarzenegger: "Confía en mí". Yo prefiero ponerme del lado de Ronald Reagan, "confía pero verifica". Pero no nos permiten verificar; sólo exigen que confiemos en ellos.

En 2014, el Boeing malasio fue derribado. Formaron un equipo compuesto por un estrecho grupo de cuatro países: Holanda, Bélgica, Australia y Ucrania. Ni siquiera invitaron a Malasia, el país que perdió el avión. Estos cuatro países acordaron, como ha trascendido, que cualquier información sólo se revelaría sobre la base de un consenso. A Ucrania, donde tuvo lugar la catástrofe, se le concedió el derecho de veto, mientras que Malasia fue invitada a unirse al grupo sólo seis meses después. Las cajas negras, que las fuerzas de autodefensa proporcionaron a Malasia, fueron analizadas en Londres. No recuerdo que hayan hecho pública la información.

En 2018, estaban los Skripal y los "altamente probables". Nadie sabe a día de hoy cómo sobrevivieron los Skripal al supuesto envenenamiento, por qué el policía que trabajó con ellos no mostró ningún síntoma de envenenamiento y por qué la mujer implicada murió mientras su pareja no enfermó. Hay muchos interrogantes.

En 2020, tuvimos el caso de Alexey Navalny. Volaba de Tomsk a Moscú, pero el avión aterrizó en Omsk. Nadie a bordo del avión ni en el hospital de Omsk enfermó. Una botella de agua [de su habitación de hotel] fue llevada por Maria Pevchikh a Alemania en el avión que transportó a Navalny, nadie sabe nada. Los médicos del hospital Charité no encontraron ningún rastro de veneno, pero sí en la Bundeswehr. La ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, exigió transparencia en relación con nuestros recientes ejercicios militares en las regiones del sur y el oeste de Rusia. Pero nosotros anunciamos los simulacros de antemano, mientras que la Bundeswehr, cuyos expertos supuestamente encontraron rastros del envenenamiento de Navalny, nos oculta información. Nuestra petición de los resultados de las pruebas y los biomateriales ha sido denegada.

Después hubo una larga historia que involucró a la OPAQ. Supuestamente participó en la recogida de muestras de Navalny. Según la notable información procedente de Berlín, los expertos alemanes estuvieron presentes durante la recogida de las muestras, pero los expertos de la OPAQ no se mencionan en absoluto. Estamos tratando de aclarar esta información. Nadie quiere explicar nada. Alemania nos remite a la OPAQ, que dice que la petición vino de Alemania y que, por tanto, debemos preguntarles a ellos. Es una conspiración de silencio. Lo hemos visto en las películas policíacas sobre grupos de bandidos que operan en todo el país después de la guerra. Esto es lamentable.

Volviendo a Gran Bretaña, podemos ver que Londres continúa con su política antirrusa. El jefe del Servicio Secreto de Inteligencia del Reino Unido (MI6), Richard Moore, dijo hace unos días que Rusia es "una potencia en declive" cuyo supuesto "comportamiento imprudente" debe ser tratado. Se trata de una arrogancia inherente y de la creencia de que siguen gobernando el mundo. Nos envían "señales" y proponen establecer vínculos. En otras palabras, no están en contra de comunicarse con nosotros, sino que intentan disuadir a otros de hacer lo mismo. Podría tratarse de una aspiración al monopolio de los contactos y de un deseo de demostrar que son superiores a los demás.

Dmitry Kiselev: Hablando de decadencia, Gran Bretaña es un ejemplo perfecto de un imperio en declive "en el que nunca se pone el sol", una pequeña isla en el Mar del Norte con perspectivas turbias. Volviendo a la República Checa, las opiniones dentro del país sobre los últimos acontecimientos son totalmente incoherentes. No hay consenso, y aún no se ha demostrado nada, pero los diplomáticos han sido expulsados. Ya ha habido un resultado.

Serguéi Lavrov: Afirman que ese no es el motivo de la expulsión de nuestros diplomáticos. Se hicieron dos declaraciones el mismo día. Parecían estar interconectadas. Ahora Praga intenta demostrar que no hay ninguna conexión entre ellas. Han anunciado que las explosiones fueron organizadas por Petrov y Boshirov, los omnipresentes sospechosos rusos. Es como culparles del hundimiento del Titanic. El mismo día se anunció que 18 diplomáticos tendrían que abandonar el país. La mayoría de la gente lo aceptó como "castigo" por las explosiones de 2014. Después, las autoridades checas dijeron que localizarían a Petrov y Boshirov y emitirían una orden de arresto contra ellos. En cuanto a los 18 diplomáticos, los identificaron como espías. Los expulsaron porque resultaron ser agentes de inteligencia. No se ha aportado ninguna prueba de que ninguno de estos 18 diplomáticos sea culpable de actividades ilegales. No es de extrañar que el ex presidente checo Vaclav Klaus dijera que las autoridades del país eran como un perrito pequeño que ladra a un perro enorme, esperando que los grandes (Estados Unidos y Gran Bretaña) les apoyen. ¿Recuerdas alguna vez de tu infancia cuando los matones locales esperaban hasta el anochecer para exigir 15 kopeks a un niño más pequeño, y si se negaba llamaban a los "chicos grandes"? La lógica es muy similar. Esto es lamentable.

Nunca hemos conspirado contra nuestros colegas checos. ¿Por qué tendríamos que volar ese almacén? Hay quien dice que los rusos estaban enfadados porque los búlgaros planeaban enviar municiones a Ucrania. Esta es una visión completamente esquizofrénica de la situación. Es imposible de imaginar. Pero la maquinaria se ha puesto en marcha. Espero que nuestros colegas checos entren en razón después de todo y que analicen lo que han hecho. Si prevalece la razón, estaremos dispuestos a reconstruir gradualmente las condiciones para que nuestras misiones diplomáticas funcionen con normalidad. Si no, nos las arreglaremos. Sabemos cómo vamos a trabajar. No tenemos que congraciarnos con nadie.

Dmitry Kiselev: ¿Trabajar en qué?

Serguéi Lavrov: Sabemos cómo trabajaremos en la República Checa y en otros países. Se están realizando ataques puntuales contra Rusia en el Báltico, Polonia y, recientemente, en Rumanía. Sin embargo, Bucarest ha añadido que su decisión no estaba en absoluto relacionada con la posición de la UE. Esto fue una sorpresa. Acaban de decidir enviar a ese diplomático ruso de vuelta a casa. ¿Por qué? No lo han explicado.

Dmitry Kiselev: Es notable que Alemania no haya apoyado a la República Checa.

Serguéi Lavrov: He leído la correspondiente declaración del ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas. Ha hablado como un político responsable. No siempre el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán adopta una posición tan equilibrada y astuta. Muchas de sus otras declaraciones han apoyado indiscriminadamente la injusticia, por ejemplo cuando Ucrania adoptó sanciones contra el partido político de la oposición Plataforma - Por la Vida, su líder Viktor Medvedchuk y varios de sus asociados, todos ellos ciudadanos ucranianos. El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán expresó su aprobación, afirmando que esto se ajustaba plenamente a los principios de la OSCE. Esto es absurdo.

Por tanto, lo que dijo Heiko Maas el otro día es una declaración política responsable. No ha suavizado las diferencias, sino que ha señalado la importancia de mantener el diálogo y de buscar acuerdos, ya que vivimos codo con codo.

Dmitry Kiselev: Recientemente, en China, usted dijo que había que buscar alternativas al sistema internacional de pagos SWIFT, y que Rusia se estaba preparando para ello. ¿Existe un calendario concreto y en qué fase de los preparativos nos encontramos?

Serguéi Lavrov: Muchos ya han hablado de esto. Esto sucede porque en los últimos años, Occidente ha estado buscando más formas de infringir los intereses legítimos de Rusia. Ahora mencionan abiertamente la posibilidad de desconectar a nuestro país de SWIFT. Los políticos responsables sólo tienen que pensar en formas de ir a lo seguro.

Además de estas declaraciones, Estados Unidos abusa cada vez más del papel del dólar en el sistema monetario internacional, utilizando la dependencia de ciertos países de las liquidaciones en dólares para limitar sus oportunidades competitivas: China y otros estados que les desagradan. China, Rusia y Turquía están buscando ahora oportunidades para reducir su dependencia del dólar cambiando a monedas alternativas, o incluso mejor, haciendo liquidaciones en sus monedas nacionales. Los organismos responsables, incluso en nuestro país, están pensando en cómo evitar daños a la economía y al sistema financiero si algunos exaltados nos desconectan de SWIFT. Rusia lanzó hace unos años un sistema nacional de tarjetas de pago; las tarjetas MIR se utilizan en Rusia desde entonces. El sistema ya está desarrollando vínculos con sus homólogos extranjeros, ya que se están emitiendo tarjetas similares en China y Japón. También está estableciendo vínculos con la tarjeta de pago Maestro, aceptada internacionalmente.

En cuanto al sistema SWIFT, concretamente, el Banco Central de Rusia introdujo recientemente y siguió desarrollando un sistema de transferencia de mensajes financieros. Es bastante popular. Creo que debemos apoyarlo y reforzarlo de todas las formas posibles para no depender de nadie. Permítanme subrayar que no intentamos autoaislarnos. Queremos formar parte de la comunidad internacional. Parte de una comunidad en la que la justicia y la democracia funcionen. Hemos discutido los problemas de la democracia con Occidente. Pero cuando se les pide que se pongan de acuerdo, que declaren que la democracia debe triunfar también en las relaciones internacionales, pierden el entusiasmo. Se les llena la boca de sermones sobre los procesos democráticos internos, pero cuando se trata de la arena internacional, se levantan las cejas. Aquí, supuestamente, hay "prácticas" establecidas que "Rusia y China intentan aplicar" (se trata de esto). Pero en realidad, Moscú y Pekín sólo quieren preservar los principios de la Carta de la ONU, según los cuales todos son iguales y deben buscar el acuerdo.

Hay que tener una red de seguridad en cuanto a sistemas de pago y transferencia de mensajes financieros. Nosotros tenemos una. Espero que se fortalezca y sea capaz de proporcionar una garantía si de repente, en contra de nuestro deseo de cooperar con todos, Occidente discrimina a Rusia, abusando de su posición actual en los sistemas económicos y monetarios internacionales, en esta situación, realmente no podemos permitirnos depender de nadie.

Dmitry Kiselev:
¿Así que el sistema del Banco Central para la transferencia de mensajes financieros es la alternativa en ciernes a SWIFT?

Serguéi Lavrov: No soy un experto. No sé hasta qué punto es fiable y eficaz para ofrecer una garantía total. Pero el trabajo de base ya está ahí. Estoy seguro de que el Gobierno y el Banco Central deben hacer todo lo posible para que sea fiable y nos garantice una completa independencia y protección frente a más daños que puedan infligirnos.

Dmitry Kiselev: En una conversación con su homólogo chino, Wang Yi, usted propuso una iniciativa para crear una coalición de países afectados por sanciones ilegales. ¿En qué medida ha avanzado este proyecto? ¿Qué países podrían unirse a él?

Serguéi Lavrov: Yo no lo diría así. Llevamos mucho tiempo trabajando en la ONU para acabar con la práctica de las sanciones ilegítimas unilaterales, como embargos, bloqueos y otras restricciones. Llevamos varias décadas trabajando para levantar el embargo que Estados Unidos declaró a Cuba. La resolución respectiva cuenta con el apoyo de más de 190 votos anuales, y sólo Estados Unidos y una pequeña nación insular votan en contra.

Sin embargo, desde que esta práctica de restricciones unilaterales comenzó a ser utilizada de forma generalizada (iniciada por Barack Obama, ampliada por Donald Trump, y aplicada hasta el día de hoy), un nutrido grupo de países votó en la ONU para establecer el cargo de Relator Especial sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos y su impacto en la población civil y la situación socioeconómica de un país determinado. La relatora especial Alena Douhan es ciudadana de Bielorrusia. Esta institución, creada por la Asamblea General de la ONU, está trabajando y difundiendo informes. Creo que es un paso muy útil.

En Nueva York se está desarrollando ahora otra línea de acción específica con el mismo fin, como usted ha mencionado, para contrarrestar las medidas unilaterales ilegales. Se trata de un grupo de apoyo a la Carta de la ONU. Nada revolucionario, sólo una respuesta a nuestros colegas occidentales que forman grupos flagrantemente no universales.

El presidente estadounidense Joe Biden ha propuesto la idea de celebrar una Cumbre por la Democracia. Naturalmente, los estadounidenses reclutarán a los participantes y juzgarán quién es digno de llamarse democracia y quién no.

Además, en los últimos años, nuestros colegas franceses y alemanes han hecho llamamientos para garantizar la libertad de los medios de comunicación a través de la Alianza para el Multilateralismo, un grupo que anunciaron fuera del marco de las instituciones universales. Reunieron a más de treinta Estados bajo sus banderas, a pesar de que existe la UNESCO, donde el mismo tema es discutido por todos.

O bien, se hizo un llamamiento en apoyo del derecho internacional humanitario. El derecho es universal. Es responsabilidad de los órganos de la ONU. Pero de nuevo, reclutaron a unos 50 estados.

Esos llamamientos no tienen nada que ver con los órganos universales, pero cubren la agenda que se discute a nivel universal. Colocan esa agenda en un marco en el que se sienten más cómodos negociando con los que obedecen, y luego la presentan como la verdad última.

Este movimiento contra las acciones unilaterales ilegítimas es mucho más amplio que las sanciones.

Dmitry Kiselev: ¿Se puede formalizar este movimiento mediante la adhesión?

Serguéi Lavrov: La pertenencia es a la ONU. Esta es la diferencia: no estamos creando nada contra nadie. En la región de Asia-Pacífico, nos gustaría dejar todo como está. La ASEAN tiene sus socios, mientras que cualquier otro puede unirse a las discusiones sobre seguridad. La lógica de Occidente actúa en contra de esto. Están aplicando la Estrategia Indo-Pacífica con su objetivo declarado de contener a China y aislar a Rusia.

Lo mismo ocurre en la ONU. Crean diversas asociaciones sobre temas que deben ser discutidos como parte de la agenda de la ONU. Insistimos en que todos deben cumplir con sus obligaciones en virtud de la Carta de la ONU, y no dispersar la agenda global en sus compartimentos, para luego presentarla como la opinión de la comunidad internacional.

Dmitry Kiselev: Una actualización reciente: los estadounidenses confirmaron que habían hecho esfuerzos para impedir que Brasil comprara la vacuna rusa Sputnik V. En efecto, Brasil se negó, a pesar de que la situación del coronavirus en ese país es sencillamente terrible. ¿Cuál es su valoración?

Sergey Lavrov: Esto no me sorprende. Los estadounidenses ni siquiera se avergüenzan de hacer cosas así; no lo ocultan.

Cuando el ex secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo viajó a África, pidió abierta y públicamente a sus colegas en una conferencia de prensa que cortaran el comercio con Rusia y China porque estos países persiguen objetivos egoístas. Cierto, Estados Unidos comercia con los estados africanos en beneficio exclusivo de sus pueblos, por supuesto.

En cuanto a la cuestión de las vacunas, en Brasil se inició un movimiento de protesta contra esa decisión. Si los estadounidenses han admitido que estaban detrás de ello, eso significa que son fieles a su lógica y creen que todo es posible y está permitido, y ahora pueden dictar abiertamente su voluntad.

No hace mucho, el presidente francés Emmanuel Macron advirtió de un nuevo tipo de guerra mundial, y que Rusia y China estaban utilizando las vacunas como arma y medio de propaganda. Esa retórica ahora está retrocediendo. Alemania, incluida la canciller Angela Merkel, ya está hablando seriamente de la posibilidad de utilizar la vacuna rusa.

No vamos a obligar a nadie. Creo que la vida misma pondrá las cosas en su sitio. Dijo Vladimir Vysotsky: "Siempre trato de encontrar lo bueno en la gente. Ellas mismas mostrarán lo malo".

Dmitry Kiselev: Hace un año, en una entrevista con nuestra agencia en plena pandemia, dijo que echaba de menos el fútbol. ¿Ha vuelto ya al deporte?

Sergey Lavrov: De hecho, sí. Eché de menos jugar durante un par de semanas. Nos tomamos un descanso y lo mantuvimos en secreto. Pero más tarde, cuando nos dimos cuenta de las precauciones que podíamos tomar, los partidos se reanudaron. Jugamos todos los domingos.
Subrayo para destacar lo importante, según mi opinión.
Gracias por compartir esta conversación.
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
47.355
Reputación
440.823



Una guerra ignorada


30/04/2021

Artículo Original: Denis Grigoriuk


“Las armas se escuchan de nuevo en el Donbass”. ¿Este tipo de titular sorprende a alguien en el octavo año de guerra? Lo dudo. Pero la experiencia de 2021 dice que la audiencia ha olvidado la guerra en las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y sus periódicos empeoramientos y ha pensado que este año la RPD y la RPL se enfrentaban a una guerra abierta y que ahora mismo todo iba a estallar esta vez después de que el Ejército Ucraniano dejara de adherirse, en febrero y marzo, a los acuerdos de alto el fuego.

¿Qué dirían si diera un ejemplo de cómo, exactamente hace un año, había en Donbass un empeoramiento similar? Ahí va un mensaje del corresponsal de guerra Maxim Fadeev del 28 de enero de 2020: “Cerca de la localidad de Zolotoe (el mismo lugar en el que se había realizado recientemente la “retirada de tropas”), en la zona cercana a Golubovsky y Berezovsky, las unidades del Ejército Ucraniano han realizado un serio avance y tras ocupar una sección de la zona gris, se ha acercado a las posiciones de la LPR: donde hace tres semanas había un kilómetro y medio de distancia entre las posiciones de las partes, ahora solo hay 250-300 metros que separan a los oponentes”, escribió entonces.

¿Hubo una respuesta entonces? No. En aquel momento, todo el mundo observaba cómo el coronavirus ganaba impulso. Cuando llegó la primavera, lo principal ya no era la guerra ni siquiera en Donbass. El número de infectados y de muertes ascendía y se reforzaron las medidas. A nadie le interesaba la batalla en la RPD y en la RPL. Los principales medios tampoco prestaban atención, se centraban en las crónicas del COVID-19 y no en la batalla, que todos habían olvidado.

En 2021 la situación cambió. Lo hizo después de que la prensa comenzara a hablar de los bombardeos de zonas residenciales, de movimiento de equipamiento militar y de la retórica militarista de las autoridades oficiales de Kiev. Como si esto no hubiera ocurrido nunca. ¿No había habido bajas civiles? ¿No habían muerto niños en la guerra? ¿No habían sido destruidas las infraestructuras? Todo ello había sucedido antes, incluso a mayor escala de lo que está sucediendo ahora mismo. La clave está en la atención de los grandes medios, tanto en Rusia como en Occidente. En esta ocasión ha llegado a las fotogalerías de los medios más conocidos de Occidente, donde se puede encontrar imágenes de Donbass, mientras que hace un año no había una palabra sobre ello.

¿Y qué se dice ahora en Occidente de las batallas entre Ucrania y las Repúblicas? Que la Federación Rusa es culpable de ello, ya que realiza ejercicios militares en su propio territorio, pero cerca de la frontera con Ucrania. Y todos parecen haber olvidado la demostración de fuerza del traslado de equipamiento militar del Ejército Ucraniano en las estaciones de tren cercanas a la línea de contacto, de los numerosos ataques del Ejército Ucraniano a lo largo de todo este periodo de supuesto régimen de silencio, a pesar de que han sido repetidamente denunciados por periodistas locales cuando los corresponsales de los medios importantes ni siquiera estaban cerca de Donbass.

Ese es el verdadero problema. La actual situación ha mostrado que, si algo no se difunde con ayuda de un gran medio, para la mayoría de la población parece como si no hubiera ocurrido nunca. Y esa población se sorprenderá cuando los residentes de Donbass que llegan a otros países les hablen de una guerra que para ellos ni siquiera existe. Por desgracia, era lo que planteaba hace un año en un artículo titulado ¿Por qué hablar de la guerra?. Incluso entonces, estaba claro que el resultado de la censura militar sobre lo que estaba ocurriendo en la zona roja sería algo similar a lo que recibimos en febrero de 2021.

Resulta que el componente informativo de la guerra es de capital importancia. Ahora, el servicio de prensa del Parlamento de la RPD informa de que los periodistas ucranianos llegan al frente para grabar reportajes en los que difunden las narrativas esperadas. No son difíciles de predecir, ya que recientemente el conocido propagandista de TSN Andriy Tsaplienko ya ha mostrado cómo “los separatistas” lanzan minas antipersona desde drones para atravesar los tejados de edificios residenciales con proyectiles que llevan símbolos fascistas escritos en ellos. Obviamente, en ese tipo de historias, no hace falta justificar los actos de las tropas ucranianas. Esas mismas tesis son posteriormente adoptadas por la prensa occidental y se crea la imagen informativa.

Para la audiencia europea, todo está claro: Ucrania lucha por su territorio y se enfrenta a unos militantes sin conciencia ni honor. Lo mismo ocurrió en la primavera y el verano de 2014, cuando las aeronaves ucranianas golpearon Donetsk y Lugansk, Snezhnoe y Gorlovka y muchas localidades más. Era imposible explicar a los conocidos extranjeros que era el Ejército Ucraniano el que atacaba a los civiles que no aceptaban el golpe de Estado. Todos creían lo que les decían los periodistas de la BBC y la CNN, porque no había otra alternativa. Puede que siga sin haberla.
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
47.355
Reputación
440.823
el parlamento europeo ha aprobado hoy una escandalosa resolución antirrusa el 29 de abril titulada "Para Rusia, el caso de Navalny, la acumulación de fuerza militar en la frontera con Ucrania y la implicación rusa en la república checa".

Los eurodiputados piden que se bloquee la construcción del gasoducto principal ruso Nord Stream 2, que se detenga inmediatamente el mercado ruso de gas y petróleo, que se suspendan los proyectos de Rosatom y que se sancione a los oligarcas rusos y a sus familiares..

la resolución pide a los países de la UE que desarrollen una estrategia global para contener a Rusia y que actúen en este sentido, en coordinación con los Estados Unidos..



 

bk001

Madmaxista
Desde
22 Ago 2008
Mensajes
3.830
Reputación
8.391
Lugar
Torres gemelas 10-S
¿Cuál es el objetivo de recibir gas de Rusia via Lituania si al fin y al cabo también pasa por Bielorrusia?
Parece pensado en mandar gas caro usano desde Polonia ,en vez de gas barato ruso desde Bielorrusia.

Salvo por la otorgaría, que desconozco , no parece que tenga mucho sentido.
 
Última edición:

Iskra

Madmaxista
Desde
19 Ago 2014
Mensajes
2.177
Reputación
17.575
La portavoz del portavoz de Kolomoisky y de la calle Aviakonstructor Igor Sikorsky St, 4, Kyiv, Ucrania, 04112.
Vaya trabajito...tiene que ser difícil manejar tanto nivel de marionetismo.
===================================
Los símbolos y el respeto a los antepasados están muy bien (sobre todo si sirven para unir, claro), pero también es importante dar trabajo a la gente.

Se erigirá en Donetsk un monumento a su famoso coterráneo el corresponsal de la Gran Guerra Patria Yevgeny Jaldei

En la capital de la República Popular de Donetsk, van a erigir un monumento a su famoso coterráneo, el fotógrafo soviético, el fotoperiodista de guerra Yevgeni Ananievich Jaldei, el autor de la legendaria foto durante la Gran Guerra Patria «El estandarte de la victoria sobre el Reichstag» (1945).
Se erigirá en Donetsk un monumento a su famoso coterráneo el corresponsal de la Gran Guerra Patria Yevgeny Khaldey

(YevgeniAnanievich Jaldei en el Desfile de la Victoria en 1945 en la Plaza Roja de Moscú con un espectacular fondo)
El monumento está en proceso de fabricación; lo están haciendo los maestros de la Planta Metalúrgica de Donetsk. Se procesará, limpiará y aplicará químicamente a mano.
La escultura tomó 320 kilogramos de bronce. La figura de 195 centímetros de altura se instalará en el campus cerca de la Universidad Técnica de Donetsk sin pedestal. Está previsto ponerlo en escena y presentarlo en un futuro próximo.
Jaldei será retratado con una túnica, en su pecho tiene el «arma» de los fotógrafos de esa guerra: la cámara «Leika». En sus manos sostiene una instantánea del estandarte de la victoria.
El mundo entero conoce el trabajo del corresponsal de guerra. La vida de Yevhen Jaldei comenzó con acontecimientos trágicos: cuando solo tenía un año, durante el pogromo judío de los nacionalistas ucranianos en marzo de 1918, su madre y su abuelo fueron asesinados y él mismo recibió una herida de bala en el pecho.
Evgeni Jaldei comenzó a involucrarse en la fotografía desde muy joven. Tomó su primera foto con una cámara casera a la edad de 13 años, la cual hizo con una lente de las gafas de su abuela y una caja. A los 22, se convirtió en reportero gráfico de “foto crónica de TASS” y se fue a la guerra. Con su legendaria «Leika», pasó por todo desde Murmansk hasta Berlín.
Durante los juicios de Nuremberg, las fotografías del corresponsal de guerra sirvieron como prueba de las atrocidades de los nazis.
En el 2017, el sello en honor al centenario del fotógrafo se publicó en Donetsk.
 
Última edición:

Iskra

Madmaxista
Desde
19 Ago 2014
Mensajes
2.177
Reputación
17.575
Sasha, espabila y dales caña, que Navalny está muy solo...
Hay nueve personas acusadas de planear el golpe de Estado en Bielorrusia.

El Comité de Seguridad del Estado de la República de Bielorrusia ha acusado a nueve personas de planear un intento de golpe de Estado, dijo la agencia de noticias bielorrusa BelTA citando al portavoz del Comité de Seguridad del Estado, Andrey Yarosh.
Hay nueve personas acusadas de planear el golpe de Estado en Bielorrusia

Las nueve personas son Alexander Feduta, Yuri Zenkovich, Grigory Kostusev, Olga Golubovich, Dmitry Schchigelsky, Alexander Perepechko, Pavel Kulazhenko, Vitaly Makarenko e Igor Makar. Las primeras cuatro personas de la lista se encuentran bajo custodia en el centro de detención del Comité de Seguridad del Estado de Bielorrusia.