Guerra en Ucrania_XIV

urraetxea

Himbersor
Desde
16 Dic 2020
Mensajes
1.808
Reputación
2.522
Borrell como todos los funcionarios del regimen es un absoluto inutil

Lavrov le chorreo en la cara cuando fue a Moscu

ningun politico Español sabe nada de geopolitica ni de geoestrategia (ningun militar tampoco), , ya que esa cuestion es tabu, una vez en la OTAN esta pohibido hablar de eso asi que no hace falta saber nada

lo peor es que como no hay ninguna vision estrategica ni planificacion, si se lia podemos estar muriendonos de hambre en 15 dias, a ninguno le habra ocurrido ni aprovisionar el pais de alimentos y combustinle, total el "libre mercacdo" lo provee todo, como las mascarillas el año pasado
Si empieza una guerra, los almacenes los incauta el gobierno y las gasolineras se militarizan... todos a pie o en bicicleta !!!... ;)
 

Dr88

Forocochero
Desde
29 Ene 2020
Mensajes
87
Reputación
502
Una pregunta que lanzo. Si los ucranianos tienen la intención de lanzar una ofensiva en Crimea, como he leído en algunos sitios, ¿A qué estaban/están esperando? ¿A que la OTAN les apoye? ¿A que Rusia coloque todas sus piezas? Más bien sigo viendo mucho ruido, pero nada serio, de momento. Si es que están intentando conseguir el apoyo de la OTAN (una y otra vez están pidiendo su ingreso) es que puede ir en serio el asunto, el apoyo de EEUU ya lo tienen, pero no forma directa, Ucrania para EEUU es solo un cebo. Y si están esperando a que Rusia se prepare para una respuesta o intentar adivinar sus posibles reacciones (apuesto por esta opción), es que precisamente quieren eso, una respuesta rusa. Ya sabemos todos cómo se vendería esa respuesta...y para que fines serviría. No hay más que ver que el simple hecho de que Rusia posicione su ejército en la frontera de SU PAIS, ya se está usando en su contra...De todos modos, Crimea ya está perdida para los ucranianos, EEUU lo sabe, y también sabe que cualquier acción en Crimea, por pequeña que sea, conlleva una respuesta rusa...es decir, una respuesta muy fácil de conseguir, simplemente a través de un país que no es miembro de la OTAN, sobre un suelo que no reconocen oficialmente como ruso, y sin matar a ningún soldado ruso, pues de esta manera la respuesta de Rusia sería más calculada, sin llegar a una confrontación abierta (o eso es lo que creen), porque los ucranianos sin apoyos, no tardarían ni un día en abandonar. Pero...claro, el problema está en subestimar la respuesta rusa...En ambos bandos, puede haber errores de cálculo. He puesto el ejemplo de una provocación en Crimea, pero podría haber otro tipo de provocaciones.
 
Última edición:

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
46.771
Reputación
437.090

Washington está malinterpretando a Rusia por cuenta y riesgo del mundo


(Trad. DeepL)
06/04/2021

por Paul Craig Roberts - publicado con permiso


El 31 de agosto de 2018, escribí:

"Así que las preguntas para Andrei Martyanov, The Saker, y para Putin y el gobierno ruso son: ¿Durante cuánto tiempo funciona poner la otra mejilla? ¿Pones la otra mejilla tanto tiempo como para permitir que tu oponente neutralice tu ventaja en una confrontación? ¿Pones la otra mejilla tanto tiempo que pierdes el apoyo de la población patriótica por no defender el honor del país? ¿Pones la otra mejilla tanto tiempo que al final te ves obligado a la guerra o a la sumisión? ¿Pones la otra mejilla tanto tiempo que el resultado es una guerra nuclear?

"Creo que Martyanov y The Saker están de acuerdo en que mi pregunta es válida. Ambos subrayan en sus escritos, muy informativos, que los historiadores de la corte tergiversan las guerras en interés de los vencedores. Reflexionemos un momento sobre esto. Tanto Napoleón como Hitler estuvieron en su apogeo, su éxito no fue mitigado por ninguna derrota militar. Luego marcharon a Rusia y fueron totalmente destruidos. ¿Por qué lo hicieron? Lo hicieron porque su éxito les había dado una enorme arrogancia y creencia en su "excepcionalismo", la peligrosa palabra que resume la creencia de Washington en su hegemonía.

"Los neoconsevadores sionistas que gobiernan en Washington son capaces de cometer el mismo error que cometieron Napoleón y Hitler. Creen en "el fin de la historia", que el colapso soviético significa que la historia ha elegido a Estados Unidos como modelo para el futuro. Su arrogancia supera en realidad a la de Napoleón y Hitler.

"Cuando nos enfrentamos a una fuerza tan ilusionada e ideológica, ¿funciona poner la otra mejilla o fomenta más provocaciones?

"Esta es la pregunta que tiene ante sí el gobierno ruso". https://www.paulcraigroberts.org/2018/08/31/can-war-be-avoided-and-the-planet-saved/

Andrei Martyanov respondió el 4 de septiembre de 2018: https://www.unz.com/article/russia-as-a-cat/ Argumentó que Washington es consciente de que su poder militar es limitado y no correrá el riesgo de aniquilación nuclear.


El 5 de abril de 2021, the Saker llegó a un acuerdo con mi punto: “Rusia no puede ni retrocederá más, no declarará dócilmente que Donbass o Crimea pertenecen al régimen nazi de Kiev. Rusia está lista, es capaz y está dispuesta a luchar contra las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN si es necesario, incluso mediante el uso de armas nucleares tácticas e incluso estratégicas ". https://thesaker.is/what-will-the-empire-do-to-support-the-ukronazis-open-thread-4/

Como yo, the Saker concluye que la arrogancia de Washington significa que "el mayor peligro en este momento es que los políticos occidentales están malinterpretando por completo no solo a Putin, sino a toda Rusia".

Martyanov cree que la garantía de Washington a Ucrania es una tentación en una taza de té, ya que Washington no se arriesgará realmente a enfrentarse a Rusia militarmente.https://smoothiex12.blogspot.com

Me pregunto si Martyanov le está dando demasiado crédito a Washington por su capacidad de concienciación. Si Washington estuviera leyendo la situación correctamente, ¿habría dado el Secretario de Defensa de Estados Unidos una garantía a Ucrania contra la intervención rusa si Ucrania, ahora mejor armada por Washington, renueva su asalto a Donbass? Washington quiere un conflicto entre Rusia y Ucrania, y el propósito de dar la garantía es producir un conflicto.

Puede que Martyanov tenga razón en que Ucrania es demasiado cautelosa para confiar en la garantía, y que Washington no la respaldaría. Pero la escalada puede tener su propio impulso. La publicitada garantía podría dar lugar a que elementos extremos empujaran al presidente ucraniano a una acción temeraria. Los neoconservadores y los intervencionistas liberales podrían insistir en que la palabra y la reputación de Washington están en juego y exigir que Biden acuda en ayuda de Ucrania. Estoy de acuerdo con Martyanov en que sería una guerra basada en una tontería, pero estas cosas ocurren.

Yo sólo planteo preguntas. Saker y Martyanov están mejor informados sobre estos asuntos que yo. No obstante, creo que el riesgo es alto y que el pueblo estadounidense se va a arrepentir mucho de haber permitido que el complejo militar/seguridad utilice a los demócratas de pacotilla para impedir que el presidente Trump normalizara las relaciones con Rusia.
 

urraetxea

Himbersor
Desde
16 Dic 2020
Mensajes
1.808
Reputación
2.522

Fauna iberica

Himbersor
Desde
13 Jul 2019
Mensajes
2.565
Reputación
7.709


Con Moscú concentrando sus tropas en la frontera oriental de Ucrania y en Crimea, Kiev tiene pocas posibilidades de mantenerse firme si el enfrentamiento se deteriora

y se convierte en una confrontación militar. Sin embargo, hay razones para creer que ninguna de las partes tiene la intención de desatar una guerra.

Después de seis años de una tregua incómoda y a veces violenta, el espectro de una nueva guerra se cierne sobre las relaciones entre Rusia y Ucrania. En represalia por la reciente ofensiva de Kiev contra los medios y políticos prorrusos, Moscú está organizando un despliegue militar a gran escala y ostentoso a lo largo de la frontera con Ucrania. La situación es especialmente volátil en Donbass, donde el alto al fuego entre el ejército ucraniano y los territorios separatistas patrocinados por Moscú se ha derrumbado efectivamente. Ambas partes se acusan mutuamente de provocaciones e intercambian disparos regularmente, y las bajas aumentan tanto entre el personal militar como entre la población civil.

En medio de esta sombría realidad, los dos países afirman que están haciendo todo lo posible para evitar un anillo de guerra vacío. Sin embargo, sus protestas pueden no ser del todo falsas. Aunque tanto Kiev como Moscú están ansiosos por cosechar los beneficios de la repentina escalada, una evaluación racional de los riesgos potenciales debería garantizar que se detengan antes de una confrontación militar en toda regla.

Las tensiones comenzaron a aumentar hace un par de meses, cuando la creciente frustración de Kiev con la intransigencia de Moscú en las conversaciones de Donbass se superpuso con el debilitamiento de la posición del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en casa. Al carecer de experiencia política y diplomática previa, Zelensky inicialmente esperaba que su buena voluntad y franqueza fueran suficientes para resolver el sangriento conflicto en Donbass. Sus triunfos electorales sin precedentes en 2019 se basaron en gran medida en su sincera promesa de llevar la paz a Ucrania.

En realidad, sin embargo, el proceso de negociación resultó mucho más difícil. El Kremlin acordó reunirse con Zelensky a mitad de camino sobre ciertos temas, como imponer un alto al fuego duradero en Donbass y establecer un canal de comunicación directo entre los subjefes de las administraciones presidenciales. Pero se negó a enmendar los acuerdos de Minsk destinados a resolver el conflicto e insistió en la plena implementación de sus puntos políticos. Para Zelensky, esto no fue un comienzo: las principales concesiones a Rusia requeridas por los acuerdos de Minsk seguramente provocarían una reacción violenta en la oposición nacionalista ucraniana, lo que podría haberle costado la presidencia.

El magro progreso en el asentamiento de Donbass generó desilusión en la sociedad ucraniana, agravada aún más por los problemas económicos del país. Zelensky se vio obligado a aumentar las tarifas de los servicios públicos para cumplir con los requisitos del Fondo Monetario Internacional (FMI), mientras que la pandemia desangraba las pequeñas empresas de Ucrania. La incapacidad de las autoridades ucranianas para asegurar suficientes golpes al coronavirus y comenzar a vacunar a la población en masa asestó un golpe final a la popularidad de Zelensky. A principios de 2021, se ubicaba solo unos puntos por delante de sus principales oponentes en las encuestas de opinión, mientras que su partido, "Sirviente del Pueblo", había caído al segundo lugar.

Todavía quedan unos tres años antes de que Zelensky se presente a la reelección, pero eso significa poco en el mundo fluido de la política ucraniana. Conocida por su oportunismo, la clase política ucraniana está dispuesta a cambiar sus lealtades tan pronto como el control del poder por parte del líder flaquea. La caída en el apoyo público a Zelensky provocó inmediatamente conversaciones sobre elecciones anticipadas, mientras que los líderes de los partidos de oposición se alinearon para ofrecer sus servicios como socios de la coalición y posibles primeros ministros. Zelensky estaba en peligro de ser marginado y olvidado apenas dos años después de su presidencia.

El líder ucraniano se defendió. Con la pandemia y los requisitos del FMI dejándolo con poco margen de maniobra en el frente económico, Zelensky optó por reforzar su legitimidad movilizando apoyo en Occidente. En febrero, cerró varios medios de comunicación prorrusos e impuso sanciones al notorio oligarca Viktor Medvedchuk, que se cree que es amigo personal del presidente ruso Vladímir Putin. La medida permitió a Zelensky flanquear a la oposición nacionalista en casa y apostar por un papel en la contención de Rusia en el exterior.

Pronto siguieron otros pasos audaces. Zelensky se distanció de los oligarcas de Ucrania a través de arrestos de alto perfil y nuevas investigaciones, reafirmando su determinación de llevar a cabo reformas pro-occidentales. Se anunció la formación de la “Plataforma de Crimea”, que se supone debe mantener la atención internacional sobre el destino de la península. El presidente ucraniano también presentó la nueva estrategia de seguridad del país, que reitera la aspiración de unirse a la OTAN y pone el foco principal en contrarrestar la agresión rusa. Además, Ucrania ha endurecido su postura en las conversaciones de Donbass, esforzándose por subrayar que está llevando a cabo negociaciones con Rusia, no con las repúblicas separatistas.

Este aluvión de órdenes y decretos ha producido resultados mixtos. Zelensky ha mejorado sus credenciales patrióticas en casa, pero una proporción significativa de nacionalistas ucranianos todavía lo considera demasiado conciliador, al punto que están organizando feroces protestas callejeras contra él. Su cruzada anti-oligarcas se basa en fundamentos legales inestables y corre el riesgo de socavar aún más el estado de derecho en el país. El radicalismo antirruso recién descubierto del presidente ha llamado la atención de Occidente sobre Ucrania y ha asegurado que la primera llamada telefónica de Zelensky con el nuevo presidente estadounidense Joe Biden ocurriera más temprano que tarde. Pero también lo ha llevado a una concentración militar rusa masiva a lo largo de la frontera. El apoyo de los líderes occidentales a Ucrania es vocal, pero en gran medida retórico.

Hay pocas dudas de que Moscú anticipó el cambio de Zelensky del establecimiento de la paz al enfrentamiento. A fines del año pasado, ya no había muchas esperanzas en el Kremlin de que el inconformista presidente ucraniano pudiera efectivamente implementar los acuerdos de Minsk. Moscú también esperaba que la llegada de Biden a la Casa Blanca con su agenda de contención de Rusia daría como resultado una postura más asertiva por parte de Kiev. En consecuencia, el Kremlin estaba bien preparado para subir la apuesta militar en respuesta a los intentos de Zelensky de impulsar su posición nacional e internacional jugando la carta anti-rusa.

Con Moscú concentrando sus tropas en la frontera oriental de Ucrania y en Crimea, Kiev tiene pocas posibilidades de mantenerse firme si el enfrentamiento se deteriora y se convierte en una confrontación militar. Sin embargo, hay razones para creer que ninguna de las partes tiene la intención de desatar una guerra. Desde el punto de vista de Ucrania, una ofensiva en Donbass probablemente le daría a Rusia un pretexto para intervenir en la región: los funcionarios rusos han declarado repetidamente la disposición del país para proteger las repúblicas autoproclamadas. Las pérdidas consiguientes arruinarían el ya limitado apoyo público de Zelensky, mientras que la pronta asistencia a Ucrania por parte de Occidente no está garantizada de ninguna manera.

Para Rusia, los beneficios de ir a la guerra con Ucrania también son dudosos. Desafiando las expectativas del Kremlin, el estado ucraniano no se derrumbó cuando se enfrentó a una situación mucho más grave en 2014. Es incluso menos probable que lo haga ahora. Además, las encuestas de opinión pública muestran claramente que la sociedad rusa se ha cansado del aventurerismo en política exterior y no dará la bienvenida a una nueva incursión militar en Ucrania en vísperas de las elecciones parlamentarias previstas para septiembre.

Además, la idea de capturar un puente terrestre para conectar Crimea con Rusia continental está obsoleta. Desde 2014, Moscú ha invertido miles de millones de dólares en varios proyectos de infraestructura que van desde ferrocarriles hasta redes eléctricas para satisfacer las necesidades de la península sin conexión terrestre. Crimea todavía sufre escasez de agua, pero eso ha sido un problema durante años y difícilmente justifica una guerra para resolverlo.

A los líderes de las repúblicas separatistas les encantaría ampliar sus fronteras. La llamada “restauración de la integridad territorial” de Donbass (es decir, las fronteras administrativas anteriores a 2014) sigue siendo una parte importante de su retórica y podría impulsar la economía local. Pero están demasiado controlados por Moscú como para volverse deshonestos, mientras que sus preocupaciones son demasiado parroquiales para afectar los cálculos del Kremlin. Es muy inverosímil que el liderazgo ruso se arriesgue a completar su gran proyecto, el oleoducto Nord Stream 2, por el bien de un aumento de popularidad cuestionable en casa, y mucho menos en las repúblicas de Donbass.

Por lo tanto, el propósito del actual fortalecimiento militar se limita a demostrar a Kiev y Washington que Rusia está preparada para responder con fuerza a cualquier intento militar de cambiar el status quo en Donbass. La ostentación con la que se mueven las tropas confirma que Rusia está haciendo ruido de sables en lugar de contemplar una guerra relámpago.

Sin embargo, la ausencia de motivos racionales para una guerra no impide que la crisis se salga de control accidentalmente. La atmósfera tensa y las bajas sufridas por ambas partes aumentan la posibilidad de que un paso en falso o una acción deshonesta a nivel local pueda arrastrar a los dos países a un nuevo enfrentamiento militar.
La falta de moderación podría invalidar todos los cálculos racionales: una vez desatadas, las guerras brindan amplias razones para seguir luchando.
 

Dr88

Forocochero
Desde
29 Ene 2020
Mensajes
87
Reputación
502
Eso es el resumen de este conflicto
Bueno Ucrania también tiene sus intereses económicos. Siguiendo con el Nord Stream 2, su puesta en marcha supondría una pérdida para Ucrania de un 3%-4% de su PIB. Cualquier evento que retrase o incluso paralice el proyecto es beneficioso para ellos, porque parte del gas ruso que pasaría por el Báltico seguiría pasando por Ucrania... Además Rusia, salvo catástrofe no cerraría el grifo, tienen que vender gas a Europa...EEUU ha llegado a decir que el proyecto no es beneficioso para Europa, que nos haría más dependientes de Rusia y esta ganaría aún más peso para influir en Europa. Estamos hablando de conectar a uno de los mayores productores mundiales de gas (Rusia) con uno de los mayores importadores (Alemania), y EEUU tiene exceso de gas para vender... Esto también tiene mucho que ver en lo que está pasando o así lo entiendo yo.
 

Divad

Madmaxista
Desde
15 Dic 2010
Mensajes
11.870
Reputación
14.976
Putin está esperando a que sea oficial la entrada de Ucrania en la OTAN y así poder decir: bien! ahora vamos a repartir pepinos a todos los países que ya va siendo hora de reducir la población mundial......

En Asia 3/4 parte de lo mismo, en China se va a tomar por culo la presa 3 gargantas matando casi 3/4 parte de la población china + los que morirán por hambruna.... La India entrará en guerra con Pakistán y China se sumará para acelerar el exterminio...

Misiles intercontinentales caerán sobre EEUU.

Brasil, México y África serán forzados a la vacunación y así caerán como moscas...

Así reducen el 90% de la Humanidad... Georgia Guidestones - Wikipedia, la enciclopedia libre

Vengo del futuro y esta película se la saben muchos.... meparto: