Guerra en Ucrania XIV

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
Con el propósito de tomar el poder y enriquecerse




Con el propósito de tomar el poder y enriquecerse


25/07/2020

Artículo Original: Andrey Manchuk


El político y empresario David Zhvania pertenece a la clase veterana de políticos ucranianos y hace tiempo que conoce sus patéticos y oscuros secretos. Procedente de una familia georgiana de clase alta, amigo de la infancia de Badri Patarkatsishvili, llegó a Ucrania en los años noventa, pero mantuvo sus buenas relaciones con la patria. Cuando era necesario, se apoyaba en la ayuda de sus compatriotas.

A principios de los salvajes años noventa, David Zhvania fue una de las figuras clave del equipo de Viktor Yuschenko y participó activamente en el Maidan “naranja”. El antiguo socio de los negocios de Patarkatsishvili y oligarca fugitivo ruso, Boris Berezovsky, transfirió en 2004 decenas de millones de dólares en las cuentas de empresas consideradas cercanas a Zhvania y Alexander Tretiakov para apoyar la lucha por la democracia ucraniana. Sin embargo, los empresarios negaron haber recibido ese dinero. Poco después, Boris y Badri abandonaron prematuramente este inmoral mundo.

El presidente Yuschenko agradeció a Zhvania su trabajo de forma un tanto frugal, dándole la resonante pero inútil posición de ministro de Situaciones de Emergencia y Protección de la Población de las Consecuencias del Desastre de Chernóbil. David Zhvania se lo tomó como un insulto personal y ya en 2008, en una aparición en directo en el programa “Libertad de expresión” acusó a la esposa del presidente, Ekaterina-Clair Chumachenko de infringir la ley ucraniana que prohibía la doble nacionalidad. Después afirmó que el envenenamiento de Yuschenko fue una mentira planificada directamente en su sede de campaña.

Tras esta sonada ruptura, Zhvania fue diputado del Partido de las Regiones. Sin embargo, abandonó el partido inmediatamente después de los enfrentamientos entre los nacionalistas y las fuerzas especiales en el centro de Kiev la noche del 29 al 30 de noviembre de 2013. Experimentado especialista en la política entre bastidores, fue considerado uno de los intermediarios entre los organizadores de Euromaidan y los vacilantes regionales, desestabilizando así al equipo de Viktor Yanukovich desde dentro. Por supuesto, todo esto se conoce como rumores no confirmados. Pero el hecho es que David Zhvania estaba bien familiarizado con los oligarcas que financiaban las acciones de Kiev y era conocedor de cómo se cocinaba lo que estaba ocurriendo esos días.

Esto es lo que da valor a sus recientes declaraciones. El exdiputado ha publicado un vídeo que contiene una confesión. Según Zhvania, Euromaidan estuvo controlado por un grupo criminal capitaneado por los líderes del Frente Nacional y el Bloque Poroshenko, que deliberadamente radicalizaron la situación para tomar el poder por la fuerza y rechazaron cualquier iniciativa de paz que se les ofreciera. También optaron por sobornar a oficiales extranjeros para lograr así el apoyo incondicional de Occidente.

“Fui miembro del grupo de crimen organizado que tomó el poder en 2014 sobre la ola de las protestas populares. Nosotros financiamos Maidan, avivamos el estado de ánimo de la protesta y los medios, bloqueamos las iniciativas de paz del Gobierno, realizamos negociaciones separadas con diputados del Partido de las Regiones y negociamos con embajadas extranjeras. El grupo incluía a Martinenko, Poroshenko, Turchinov, Yatseniuk, Klitschko. Cada uno aportaba algo al grupo. Turchinov, por ejemplo, trajo a Pashinsky y Parubiy. Era un grupo criminal que, desde el principio, participó en Maidan con el único propósito de tomar el poder y enriquecerse”, afirmó el político ucraniano.

Según David Zhvania, participó personalmente en el soborno de amigos europeos de la libertad ucraniana con la participación del futuro ministro de Asuntos Exteriores. “Klimkin y yo participamos directamente en la entrega de cinco millones de euros a través de la embajada de Ucrania en Alemania para un alto cargo europeo para garantizar el apoyo de la Unión Europea a Poroshenko como candidato a la presidencia de Ucrania. Estoy dispuesto a aclarar las circunstancias de todo ello a las autoridades”, afirmó Zhvania.

El político afirmó que Piotr Alexeevich llegó a la jefatura del Estado a consecuencia de un acuerdo entre oligarcas y con el compromiso de cuidar sus intereses, pero tampoco se olvidó de sus beneficios. “En el tiempo que ha estado en el poder, Poroshenko ha percibido alrededor de 3400 millones de dólares con la corrupción. Ese dinero ha ido a parar a paraísos fiscales”, afirmó Zhvania en el vídeo respondiendo a la pregunta de para qué se hizo el Maidan ucraniano.

Las confesiones de este conocido político ucraniano no son ninguna gran revelación para el país. Hace tiempo que se sabe que Euromaidan fue el resultado de la acción conjunta de la oligarquía, los “activistas” de extrema derecha y los intelectuales liberales que se oponían a Yanukovich y que tuvo el apoyo de Europa y Estados Unidos. Pero ahora uno de los organizadores directos de las “protestas populares” lo ha admitido, confirmando, por fin, lo que fue en realidad la supuesta “revolución”.

Los motivos para sus actos están bastante claros. A consecuencia del golpe, Zhvania se vio, igual que en el lejano año 2005, privado de un puesto en el liderazgo del nuevo Gobierno. Desde entonces, ha pasado al campo de oponentes de Poroshenko y, en abril de 2019, en vísperas de la segunda vuelta de las elecciones, presentó una demanda para impedir que Petro Alexeevich pudiera abandonar el país. “Estaba bajo fuerte presión de Poroshenko y su entorno, así como de Turchinov. Realmente tenían miedo de que se planeara una venganza y planeaban abandonar el país”, afirma Zhvania ahora. Es muy posible que también eso sea verdad.

Como sabemos, esos temores no se hicieron realidad. Volodymyr Zelensky continúa obedientemente con el curso nacionalista de su predecesor y no ha mostrado intención alguna de enviarle a prisión, más que nada porque Poroshenko se apoya en sus patrones occidentales. Es más, el expresidente abiertamente sueña con su venganza política y sus seguidores amenazan a las autoridades con un Maidan en otoño. Eso es exactamente lo que advierte ahora Zhvania, temiendo represalias y venganza de su vengativo enemigo.

Por el momento, en Bankova están callados y han ignorado estas declaraciones. No es sorprendente, al fin y al cabo Zelensky es también uno de los beneficiarios del golpe de Estado que se produjo hace seis años y depende completamente de la clase política que se formó en ese momento y que domina la vida en la Ucrania post-Maidan. Pero si Zhvania realmente testifica en un tribunal ucraniano o extranjero, será un paso importante hacia la búsqueda de la verdad sobre las causas reales del desastre que destruyó el país.
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
El quinto intento




El quinto intento


26/07/2020

Artículo Original: Andrey Manchuk


El 24 de julio, en Odessa, se produjo un nuevo intento de reflotar el carguero hundido Delfi, que desde hace más de medio año adorna la costa de una popular playa de la ciudad de nombre similar, Delfín, lo que ha dado pie a numerosos chistes de los humoristas locales.

El buque se hundió el 21 de noviembre del año pasado. Una violenta tormenta arrancó la mal colocada ancla y lo lanzó directamente contra el espigón, tras lo cual el Delfi se inclinó y se hundió. Fue posible salvar a la tripulación, pero el combustible comenzó a filtrarse del buque. Todo ello pese a que la compañía británica de la que es propiedad, Mister Drak, inicialmente afirmó que no había combustible, ya que no quería pagar las multas que implican estos casos.

Nadie tuvo prisa por reflotar el buque. El invierno llegó a Odessa y posteriormente la prolongada épica del coronavirus. No fue hasta mayo, cuando la población emergió de la cuarentena y volvió a la playa para compensar el tiempo pasado entre cuatro paredes, cuando se dieron cuenta de que había restos de petróleo en el agua. Su origen era el buque hundido. Y la concentración superaba en 16 veces las normas permitidas, por lo que la playa Delfín tuvo que cerrarse al baño.

Según la legislación, un buque peligroso para el medio ambiente debe ser retirado por el Estado, concretamente por el servicio técnico del puerto más cercano. Al fin y al cabo, el coste de tan enorme operación corre a cargo de los dueños del buque por medio de las acciones legales. Se estimaba que el trabajo para reflotar el Delfi costaría unos 24 millones de grivnas, pero ni las autoridades centrales ni las locales buscaron esos fondos durante mucho tiempo pese a que el vertido amenazaba toda la campaña turística de la ciudad costera más grande de Ucrania y Bankova no había tenido problemas para encontrar dinero para hacer películas patrióticas y promocionar actos ostentosos.

Pero también hay lugar para la ostentación en esta historia. La situación del carguero estuvo supervisada por la Oficina del Presidente con el apoyo del Fiscal General y el presidente Zelensky personalmente acudió a la playa cerrada para posar frente al buque hundido, amenazando a todos con severos castigos y exigiendo que el escandaloso buque fuera reflotado inmediatamente. Mientras tanto, las autoridades seguían intentando hacer caer el peso de la operación de rescate sobre los hombros de los dueños extranjeros, que claramente no estaban interesados en el tema.

El intento de reflotar el Delfi comenzó el 18 de julio, ocho meses después del accidente, gracias a la intervención de un conocido empresario de Odessa. Pero resultó que el servicio técnico del puerto de Odessa simplemente no tenía la capacidad para lidiar con este asunto, aunque no sea uno de los problemas de ingeniería imposibles de resolver en el siglo XXI. El carguero se encontraba sobre un banco, lo que había imposible acercar una grúa normal y simplemente no hay en el país material más avanzado, ya que un número importante de los buques de rescate hace tiempo que se vendió como chatarra junto a gran parte de los astilleros, vendidos por una miseria por los corruptos que la privatizaron.

Todo ello ha llevado a un completo bochorno: al intentar reflotar el hundido Delfi se rompió el cable que lo apoyaba, lo que obligó a realizar una operación de emergencia. Los dos intentos posteriores también fracasaron miserablemente. Y el 24 de julio, cuando los trabajadores del puerto volvieron a intentar reflotar el malogrado buque, se produjo otro vertido de combustible que contaminó un área de 7.500 metros cuadrados. Se intentó que el vertido no se extendiera a base de colocar material especial en la playa. Sin embargo, las vigas se hundieron y el vertido se extendió por la superficie.

¿Qué pasará a partir de ahora? Los equipos de rescate pretenden hacer otro intento -que ya será el cuarto o el quinto- de mover el carguero, que sigue vertiendo combustible en el mar. En caso de fracaso, pretenden pasar todo el fin de semana con ello, ya que la situación no puede prolongarse más.

Los residentes locales bromean con su ironía habitual: “siempre se puede ver cómo arde el fuego, cómo fluye el agua y cómo Zelensky soluciona el problema del Delfi”. Si el vertido no se detiene, Kiev tendrá que recurrir a las medidas extraordinarias a las que ya se han referido varios oficiales de alto rango.

“El ministro de Infraestructuras Krikliy ha hablado de la intención de declarar el accidente del malogrado buque catástrofe técnica. Un carguero oxidado de solo 1.600 toneladas es un desastre para este derrotado Estado. También pueden hacer una operación internacional de liquidadores, de comprar sarcófagos, como en Chernóbil, y pasar diez o quince años gastando millones de dólares”, escribió el conocido activista de Odessa Vyacheslav Azarov.

Pero todo esto no es tanto sobre el carguero sino sobre la propia Ucrania, donde los puentes se caen, las carreteras son impracticables y el agua hirviendo de las tuberías rotas estalla como un geiser en el centro de la capital, volcando los coches aparcados. Las degradadas estructuras estatales no pueden siquiera mantener la operatividad de las infraestructuras construidas en tiempos totalitarios, cuando en Ucrania se construían con éxito motores espaciales, enormes aviones y portaaviones y los problemas como la emergencia de un pequeño buque eran rutinariamente solventados en el menor tiempo posible. Ahora no hay orden ni siquiera en el zoo de Odessa, donde hoy han huido dos babuinos, con su líder Zhorik a la cabeza.

La historia del buque Delfi ilustra el completo fracaso del Gobierno ucraniano y del parasitario sistema en general, ese que aún se mantiene en pie sobre las ruinas de lo que construyeron los hace tiempo desaparecidos sovok. Todos pueden ver que el país está roto, en apuros, envenenado por las personas que han causado esta catástrofe. Todavía no está claro cómo el país puede ser reflotado.
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
Una vida en la que solo queda morir




Una vida en la que solo queda morir


27/07/2020

Artículo Original: Egor Voronov


Seis años. ¿Cuántas veces se ha repetido esa frase este año en Gorlovka? ¿Cuántas veces más tendremos que hacerlo? Cada uno de los que vivíamos aquí en 2014 tenemos un principio, pero no todos tienen un final. El 21 de julio, a las 23:30, la artillería ucraniana bombardeó Gorlovka por primera vez. En el territorio de Michurinsky, doce proyectiles del Ejército Ucraniano impactaron contra la prisión número 57. Tres civiles resultaron heridos. Fueron las primeras bombas, la primera sangre derramada, la primera línea del frente.

La localidad de la antigua mina 6/7, situada cerca de esa prisión, sigue estando bajo las bombas. Hoy, la representación de la RPD en el Centro de Control y Coordinación Conjunto ha informado: “Por la mañana, las tropas ucranianas lanzaron un ataque con mortero contra la localidad de Gorlovka de la mina 6/7 (20 proyectiles). A consecuencia de ello, secciones del tercer salto de la canalización del agua de la planta de bombeo del canal Seversky Donets-Donbass han sufrido daños. Debido a esos daños, hay una gran fuga de 65.000 metros cúbicos de agua potable por hora. En esos momentos, la planta ha paralizado el trabajo y el suministro de agua potable en el territorio de la República se lleva a cabo desde las líneas secundarias de la reserva Verjnekalmius, con un volumen de 15.000 metros cúbicos, por lo que el suministro se ha reducido a menos del 50%. Por la configuración del canal Seversky Donets-Donbass, el incidente cerca del tercer salto del canal son las más peligrosas para el suministro de agua de la República Popular de Donetsk. En el futuro cercano, la planta de filtración de agua de Donetsk tendrá que parar y el suministro de agua en la República se reducirá. La reanudación de las operaciones de la planta de Donetsk será posible tras la reparación de la tubería dañada”.

Por la mañana, en Zaitsevo, se han producido tres nuevos impactos directos en edificios residenciales. Al amanecer, los artilleros ucranianos han disparado doce proyectiles de 82mm contra Shirokaya Balka. Han pasado exactamente seis años desde la primera vez. Desde los primeros heridos, que, resultaron no ser solo heridos. El servicio de prensa del servicio de fronteras de Ucrania informó el 22 de julio de 2014: “Un agente de servicio recibió una herida de metralla en la cabeza y en la pierna izquierda y dos presos recibieron numerosas heridas de metralla. Los presos fueron hospitalizados en instituciones médicas de Gorlovka, donde recibieron tratamiento médico. Otros dos presos recibieron heridas incompatibles con la vida. La explosión causó daños parciales en el edificio: quedaron dañadas las ventanas, el tejado y equipamiento, cinco metros de valla y la torre de vigilancia. El agente en el puesto de observación de la torre de vigilancia no resultó herido. La administración de la prisión número 57 está tomando medidas para reforzar la seguridad de la institución (se han creado nuevos puestos de vigilancia y se están realizando reparaciones). Actualmente, la prisión cuenta con alimentos y agua corriente. Los presos cuentan con la asistencia psicológica necesaria”.

Y los ataques continuaron. Quedaban seis días para el domingo sangriento y las tropas ucranianas intentaban avanzar sobre Dzerzhisnk, que se encuentra cerca de la prisión de Michurinsky, al noroeste de Gorlovka. En aquel momento, la defensa de esas líneas estaba a cargo del grupo de combate de la guarnición de Gorlovka bajo el liderazgo de Botsman. Aquí murieron también los primeros milicianos (todavía no había Fuerzas Armadas sino milicia popular de la RPD) en una batalla cercana a nuestra ciudad.

Los hechos más trágicos que tuvieron lugar en la zona de Gorlovka se produjeron el 27 de julio. Pero el asalto a la ciudad comenzó aquí, en la mina 6/7, un lugar en el que el 80% de los residentes en Gorlovka probablemente no ha estado nunca y que ni siquiera conocían. Ahora todos lo conocen. Saben que su calle principal es la calle de la Paz, pero no hay paz en esa localidad. Conocen el edificio de la antigua escuela número 75, donde hace seis años se refugiaron los civiles de la localidad. En enero y febrero de este año, se produjo allí otro golpe directo. El refugio quedó inservible. Los representantes del grupo humanitario Ángel informaron el 5 de febrero de este año: “El fuego ha estado dirigido contra la vieja escuela, que ahora es un refugio. Algunos de los impactos han sido en el refugio, han destruido el tejado donde vivía una mujer cuya casa fue destruida. Por suerte, justo antes de que comenzara el ataque, había salido a la tienda”.

Todo eso es parte de la historia. Cada día, los ataques pasan a ser parte de nuestra historia. Una historia que nadie quiere ver como propia. La tierra sigue absorbiendo nuestra sangre. Año tras año, se le asigna la calificación de “zona de conflicto”. Ucrania dice que tenemos una guerra. Pero si llevan seis años bombardeando nuestras zonas civiles, ¿qué tipo de guerra tiene Ucrania? “Salí de casa hoy y las balas me pasaban por encima de la cabeza”, me ha dicho hoy un residente de Michurino, junto a la línea del frente de la mina 6/7. Esta no es una vida normal. En estos seis años, los niños han crecido y se preparan para empezar el colegio. ¿Y nosotros? Estamos acostumbrados. Desde el primer día. No, no se equivoquen, no es valentía. Es la vida, una en la que solo nos queda morir. Gracias por no olvidaros de nosotros y por escribir. ¿Pero cómo vivir y cómo vivir ahora?
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
European Somalia: 30th Attempt To Impose 'Complete' Ceasefire In Eastern Ukraine And Why It Is Doomed To Failure

Somalia europea: trigésimo intento de imponer un alto el fuego 'completo' en el este de Ucrania y por qué está condenado al fracaso


(Trad. Google)
27/07/2020

El 27 de julio, otro "alto el fuego completo y completo" entre las tropas del régimen de Kiev y las fuerzas de autodefensa de las Repúblicas de Donetsk y Lugansk (LPR y DPR) comenzó en el este de Ucrania.

Se convirtió en el último intento de un alto el fuego completo en el problemático este de Ucrania. Los 29 cese al fuego anteriores colapsaron debido a dos factores principales:
  • la incapacidad del régimen de Kiev para controlar varios grupos radicales, los neonazis, que están desplegados en primera línea con el LPR y el DPR;
  • la falta de voluntad del régimen de Kiev para apoyar una solución política del conflicto con el DPR y el LPR porque utiliza el conflicto en el este de Ucrania (que llama falsamente 'la guerra con Rusia') para lograr sus propios objetivos políticos y financieros, incluida la justificación de vender la soberanía del país a las estructuras euroatlánticas, la censura masiva y el terror político contra los partidos de oposición, los medios y los activistas dentro de Ucrania.
La capacidad de las fuerzas pro-Kiev para participar en los cese del fuego se puede ver claramente en el reciente incidente cerca de la aldea de Zaitsevo . El 14 de julio, una unidad de sabotaje y reconocimiento del ejército ucraniano violó el régimen de alto el fuego que ingresaba a la "zona gris" y preparaba un ataque contra las posiciones de las fuerzas de la RPD. Sin embargo, la operación falló y al menos 2 miembros de las fuerzas pro-Kiev (incluido un ciudadano de Estonia) murieron y otro recibió heridas. Después de esto, los medios de comunicación ucranianos lanzaron una campaña de propaganda acusando a la RPD de violar el alto el fuego y a Rusia de "otro acto de agresión".

El régimen de Kiev, esta vez representado por el comediante presidente Volodymyr Zelenski, pretende que esta vez la situación será diferente. El 26 de julio, Zelensky sostuvo una conversación telefónica con el presidente ruso Vladimir Putin discutiendo las perspectivas del alto el fuego.
"Los líderes acordaron la necesidad de una implementación urgente de medidas adicionales para apoyar el régimen de alto el fuego en Donbass" , anunció la oficina de Zelenskiy después de la conversación .
El Presidente de Ucrania destacó la necesidad de nuevos pasos prácticos en el tema de la liberación de ciudadanos ucranianos detenidos en los territorios temporalmente ocupados de Donbas y Crimea, así como en la Federación de Rusia.
Las partes también discutieron la Ley sobre el Procedimiento Especial para el Autonomía Local en Ciertos Distritos de las Regiones de Donetsk y Lugansk, que está siendo considerada por el subgrupo político TCG, y la Ley de Descentralización , que establece enmiendas a la Constitución de Ucrania. . "
A su vez, el líder ruso expresó su preocupación por un proyecto de ley reciente aprobado por el parlamento ucraniano (Verkhovna Rada), que excluyó a la región de Donbass de las elecciones regionales en 2020 diciendo que socava los acuerdos de Minsk y pone en peligro las perspectivas de asentamiento.
“La parte rusa subrayó la necesidad de priorizar la implementación de las decisiones tomadas por los líderes del formato de Normandía, incluidas las que siguieron a la cumbre de diciembre de 2019 en París.
Vladimir Putin señaló que la resolución de Verkhovna Rada del 15 de julio sobre las elecciones locales de 2020 contradice los acuerdos de Minsk y amenaza las perspectivas de asentamiento. También expresó su grave preocupación en vista de las recientes observaciones de los altos funcionarios de Ucrania sobre la inaceptabilidad de algunas de las disposiciones del Paquete de medidas y la necesidad de reconsiderarlas. El presidente de Rusia señaló especialmente que la posición que Vladimir Zelensky reiteró durante su conversación telefónica, a saber, que no puede haber alternativas a los acuerdos de Minsk, debe encontrar su afirmación en las acciones prácticas tomadas por las autoridades en Kiev ", dijo el Kremlin.
Los comentarios de la parte rusa, que sigue siendo el principal defensor de la DPR y la LPR y la única fuerza que se opone directamente a un intento del régimen de Kiev y sus patrocinadores de la OTAN de lanzar un nuevo avance a gran escala en el este de Ucrania, que en caso de El éxito militar conducirá inevitablemente a la limpieza étnica de la población rusa allí.

Una abrumadora mayoría de las personas en el este de Ucrania son rusos étnicos, hablan ruso como idioma principal o se autoidentifican como personas de habla rusa. Desde el mismo momento, cuando el actual régimen político en Kiev llegó al poder en 2014, las personas de habla rusa y los rusos étnicos fueron descalificados como enemigos del estado y 'subhumanos' que deben ser neutralizados o incluso asesinados para permitir que Ucrania se vaya. hacia adelante en su 'camino europeo'. No sorprende que este enfoque condujera inmediatamente a una rebelión que se convirtió en una resistencia armada en la región de Donbass. Crimea evadió el baño de sangre gracias a la participación de las fuerzas rusas y la secesión de la región a Rusia.

En 2020, las ideas de limpieza étnica de la población de habla rusa en la región de Donbass y Crimea siguen siendo poderosas en la corriente política ucraniana y entre varios grupos radicales y partidos políticos que reciben apoyo financiero y administrativo directo del régimen actual y tienen acceso a armas a través de canales ilegales de comercio de armas desde la zona de conflicto. El proceso político y las reformas constitucionales necesarias para reducir la situación en el este y otorgar una autonomía al DPR y al LPR enfrentan una fuerte resistencia en todos los niveles del sistema de gobernanza.

Los radicales atacan a periodistas independientes, blogueros, activistas políticos, políticos e incluso personas que visitan "iglesias equivocadas". El 23 de julio, la casa de Vitaly Shabunin, jefe del Centro de Acción Anticorrupción sin fines de lucro, fue incendiada. El Centro dijo que creía que el incendio fue "un intento de asesinato" dirigido a Shabunin y su familia. El incidente ocurrió en el pueblo de Gnidyn, a las afueras de Kiev.

Shabunin acusó al presidente Volodymyr Zelensky de no hacer nada para evitar tales ataques.
"Hasta ahora no ha hecho nada al respecto", dijo. “La gente está siendo mutilada y asesinada. Y nadie es responsable de esto ”.
El 13 de julio, miembros del partido político "Cuerpo Nacional" (creado sobre la base del grupo neonazi "Batallón Azov") atacaron una casa del jefe del opositor Partido Shariy en Jarkov. Según el jefe del grupo, Anatoly Shariy, los atacantes estaban armados con armas de fuego e hirieron al menos a 2 personas.

Según Shariy, el 24 de junio, miembros del "Cuerpo Nacional" atacaron y golpearon a un activista del Partido Shariy en la misma ciudad, Nikita Rojenko. Después del ataque, el hombre estaba en condiciones críticas.

El 26 de julio, radicales ucranianos y partidarios de la Iglesia Ortodoxa 'independiente' de Ucrania respaldada por el gobierno confiscaron iglesias de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana canónica (Patriarcado de Moscú) en las aldeas de Novojivotove , Zabolotsy en la Región de Volyn. De hecho, la policía y las autoridades locales apoyan la confiscación de las iglesias canónicas del Patriarcado de Moscú cuando el país viola la libertad de fe del pueblo.

La minoría agresiva de los radicales religiosos y políticos, incluidos los partidarios abiertos de la ideología de estilo neo-Nazy, con la ayuda del gobierno aterrorizan a la población pacífica. Al mismo tiempo, los partidos políticos y las organizaciones de pseudo-iglesias creadas para apoyar este terror reciben dinero y apoyo de Kiev y sus patrocinadores occidentales.

En esta situación, el comentario del presidente Putin sobre la necesidad de "acciones prácticas" por parte de Kiev para implementar el alto el fuego y los acuerdos de Minsk demuestra que Moscú no se hace ilusiones sobre el actual régimen ucraniano. Al mismo tiempo, el trabajo sobre la Ley del procedimiento especial para el autogobierno local en ciertos distritos de las regiones de Donetsk y Lugansk mencionado por la administración de Zelensky puede ser una señal de algún progreso inesperado en este campo.
Además, el 26 de julio, Ucrania confirmó oficialmente que estaba discutiendo las normas del documento con Rusia. Moscú podría estar interesado en este tema solo en el contexto de la autonomía de Donbass. Por lo tanto, es teóricamente posible que la versión final de las enmiendas a la Constitución mencione el estado especial de la región. Junto con el hecho de que Ucrania declaró medidas adicionales de alto el fuego, algo que Kiev ha estado evitando diligentemente durante varios meses, la situación se está volviendo interesante.

Durante los últimos meses, altos funcionarios ucranianos criticaron regularmente los acuerdos de Minsk, propusieron retirarse de ellos o revisarlos para cumplir con la visión de la situación del régimen actual. El núcleo de las contradicciones sobre el acuerdo de Minsk es simple. Kiev busca obtener el control sobre la frontera con Rusia y todo el territorio de la DPR y la LPR antes de la implementación de la parte política de Minsk (que es lo primero en el acuerdo). En la práctica, esto significará la rendición del DPR y LPR a las fuerzas pro-Kiev, la 'neutralización' de la resistencia DPR y LPR por la fuerza (probablemente con la ayuda directa de la OTAN) y asesinatos en masa y terror de la población local por parte de pro Radicales de Kiev.

El DPR, LPR y la población de los republicanos separatistas aparentemente no están interesados en este escenario. Rusia, para lo cual el avance de las fuerzas de Kiev en el este de Ucrania significará millones de refugiados y una catástrofe humanitaria en la propia frontera, tampoco puede permitir esto.


En cuanto a los partidarios europeos de Kiev, parece que tampoco están contentos con los intentos de los gobiernos de Poroshenko y Zelensky de especular sobre el escenario de escalada para obtener fondos y apoyo político adicionales de la Unión Europea. Esto es especialmente claro en las acciones de los líderes de los principales estados europeos como Francia y Alemania. Mientras tanto, la burocracia europea afiliada al establecimiento de Washington juega en la mano de los "instigadores de guerra" ucranianos. Estas fuerzas no están interesadas en la solución del conflicto en Europa del Este porque lo usan como un punto de presión en sus esfuerzos por reprimir la resistencia de los principales estados europeos en medio del desmoronamiento de los globalistas.

Estas contradicciones en la motivación de los partidarios del régimen de Kiev en el centro de las señales contradictorias enviadas por la administración Zelensky y el Parlamento ucraniano. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la influencia de los Estados Unidos, especialmente su parte neoliberal de la élite, es especialmente fuerte en Ucrania. Por lo tanto, las acciones de paz de Alemania, Francia y Rusia enfrentan una fuerte resistencia local e internacional.

Zalensky y su equipo ya demostraron que no planean cumplir realmente sus promesas sobre la necesidad de poner fin al conflicto en el este con medidas pacíficas. Incluso si la administración de Zelensky introduce tímidamente enmiendas a la Constitución de Ucrania que permiten la escalada política del conflicto en Donbass, la ley probablemente enfrentará una reacción violenta en el Parlamento dominado por los nacionalistas y protestas de los radicales. Es muy poco probable que la administración presidencial tenga voluntad y pueda superar esta resistencia. En cambio, probablemente usará esto para justificar el sabotaje adicional de los acuerdos de Minsk.

Por lo tanto, la administración de Zelensky tendrá la oportunidad de tratar de complacer a sus patrocinadores europeos y estadounidenses:
  • En negociaciones con Alemania y Francia, el equipo de Zelensky alegará que no pudo impulsar el acuerdo político debido a una "fuerte resistencia popular" en el Parlamento y en las calles;
  • En las negociaciones con el establecimiento de Washington, insistirá en que saboteó el acuerdo para apoyar los intereses de Estados Unidos en la región.
En cuanto a Rusia, Kiev continuará llorando por la 'agresión rusa' que ataca simultáneamente áreas civiles en la región de Donbass y preselecciona a personas en el área controlada por el gobierno debido a sus puntos de vista políticos o religiosos 'equivocados'. Hay pocas o casi ninguna posibilidad de resolver el conflicto en el este de Ucrania, siempre y cuando el régimen político creado en el país después del golpe de estado de 2014 permanezca en el poder. Zelensky, que se hizo pasar por un pacificador durante su campaña presidencial, parecía ser solo Poroshenko 2.0.Si el curso actual de desarrollo de Ucrania como estado no cambia en los próximos años, el país estará condenado a seguir siendo la versión de Somalia de Europa del Este. De hecho, puede parecer que hay más posibilidades de que Somalia logre estabilidad y seguridad permanentes en su territorio que Ucrania bajo el liderazgo del régimen actual.
 

Zhukov

Mariscal
Desde
17 Feb 2009
Mensajes
8.578
Zanx
49.162
Lo único que permite tener algo de esperanza es que en la rada de Kiev ya han demostrado su intención de abandonar los acuerdos de paz, al convocar elecciones locales sin contar con Donbass, y que las existencias de munición de Ucrania están próximas a agotarse tras tantos años de guerra de posiciones. He leído que un conocido periodista nacionalista ucraniano, Yuri Butusov, denunciaba una escasez catastrófica de bombas de mortero pesado de 120mm. Es una señal que había estado esperando desde hace tiempo y confirma indirectamente la intensidad de la lucha y el agotamiento de los recursos para proseguir la guerra.

He encontrado la fuente donde se habla de la escasez de munición, que confirma que todos estos años de "tregua" se ha vivido una auténtica guerra, aunque sea de baja intensidad, y que no queda mucho

Саботаж на государственном уровне, или как ВСУ вести войну без боеприпасов? | Насправдi
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
Nueva tregua indefinida




Nueva tregua indefinida


28/07/2020

Artículo Original: Colonel Cassad


Como preludio a la última “tregua indefinida” [que sustituye a la tregua indefinida de julio de hace un año-Ed], que tiene un 100% de posibilidades de ser infringida y no llevar a ningún cambio sustancial en la guerra de trincheras de la línea del frente, Kiev continúa con sus imaginativas historias sobre que los puntos de los acuerdos de Minsk deben ser revisados, deben ser descifrados para ver si se pueden comprender, para ver qué se puede cumplir y qué no.

No es ningún secreto que Ucrania y Estados Unidos tienen su propia lectura de los acuerdos de Minsk, una que, traducida al ruso, quiere decir la capitulación de Rusia en Ucrania con la rendición incondicional de Donbass. Como esa rendición no va a producirse, y tampoco una invasión rusa de Ucrania, Zelensky se ha quedado solo con sus promesas sobre el final de la guerra en Donbass. 2019 acabó. Pasó la primera mitad de 2020. Las promesas han quedado en el aire y ante las elecciones locales, en las que se espera un serio retroceso de “Servidor del Pueblo”, un desastre para el propio Zelensky y para el partido en general.

Para contrarrestar las tendencias negativas, que presagian un futuro incierto al “nuevo equipo”, se han organizado numerosos espectáculos, como todo lo que rodeó al ataque terrorista de Lutsk, y también la simulación de gran actividad en relación con las negociaciones sobre Donbass.

Como la Federación Rusa no quiere revisar los acuerdos y sugiere a Kiev que negocie con Pasechnik y Pushilin, la administración de Zelensky, como ya hiciera la de Poroshenko, se dedica a hacer declaraciones vacías que recuerdan que Ucrania no va a cumplir ningún acuerdo y que es necesario “renegociarlo”, o mejor aún, trasladar la discusión al formato Normandía, en el que no están representadas de ninguna manera la RPD y la RPL, idea que, como es razonable, Moscú rechaza. El hecho es que, tras las elecciones locales en Ucrania, se aproximará también la otra fecha límite planteada por Zelensky, que en el pasado ha afirmado oficialmente que los acuerdos de Minsk solo son válidos hasta finales de 2020. Pero el año avanza y no hay grandes progresos. Mientras tanto, su popularidad decae.

Sin embargo, si Ucrania se retira de los acuerdos de Minsk, eso facilitaría el trabajo a aquellos círculos del establishment europeo que abogan por levantar las sanciones contra Rusia, organizadas fundamentalmente por los norteamericanos y que están suponiendo pérdidas tanto para las empresas europeas como para las rusas. Así que, pese a las declaraciones que dicen que Ucrania no quiere y no tiene intención de implementar los acuerdos de Minsk, no va a retirarse de ellos, ya que eso le daría a Rusia una carta más para jugar al juego de los lobistas europeos.

Aun así, tienen que mostrar algo a sus votantes, que cada vez se hacen más la pregunta: “Zelya, ¿qué estás haciendo? ¿Eres Goloborodko o no?”. Por lo tanto, aparece una nueva “tregua indefinida”, que será presentada como “el fruto del trabajo de la administración Zelensky” y cuando sea infringida, como es tradición, y vuelvan a recoger cuerpos de Donbass, culparán de las infracciones a la RPD, la RPD y Rusia, que “no quiere paz”. La trama no es nueva sino que está directamente copiada de la etapa de Poroshenko y ahora la aplica Ermak con la nueva composición de la delegación ucraniana en el Grupo de Contacto de Minsk.

Si no hay progresos en Donbass en 2020, Zelensky tendrá que prorrogar los acuerdos de Minsk (y renunciar así a sus propias fechas límite y promesas de garantizar la paz) o darle la vuelta a la tortilla y culpar a Rusia y las Repúblicas Populares acusándolas de hacer fracasar los acuerdos de Minsk, lo que significa que Zelensky tendría que justificar su fracaso a la hora de conseguir la paz alegando que “Rusia quiere guerra con Ucrania”. En ese caso, Zelensky dirá que lo ha intentado, pero que las circunstancias lo han hecho imposible. Y mientras en Europa puede que no todos estuvieran contentos, en Estados Unidos apoyarán su camino, ya que preserva la situación de conflicto controlado en Donbass, una circunstancia que causa daños económicos a la UE y a Rusia a costa de Ucrania y su población. Tanto el Departamento de Estado como el Pentágono culparán a Rusia y la RPD/RPL por la incapacidad de cumplir con los acuerdos de Minsk. Ese es el camino que Ucrania seguirá en 2020, esperando, no si hay algún avance en los formatos de Minsk y Normandía, sino el resultado de las elecciones de Estados Unidos, que pueden determinar el destino de Poroshenko (si gana Trump) o hacer más importante a Ucrania a ojos de una administración Demócrata como la que instigó la guerra civil en Ucrania en 2013-2014.

Quienes no estén satisfechos con el curso de los acontecimientos serán acusados por la “prensa patriótica” y, si es necesario, apaleados por los Nazis, fuerzas de choque que el entorno de Zelensky está dispuesto a utilizar, ya que se ha dado cuenta de los beneficios que acarrea utilizarlos para domar a los oponentes políticos. Así que ahora ni los Nazis, que sienten el apoyo del Gobierno, dudan en amenazar a quienes intentan recordar que Zelensky llegó al poder prometiendo paz. Los intentos de organizar algo más serio que discusiones de internet han dado lugar a una serie de ataques contra los “traidores a Ucrania”, arbitrariamente señalados por las actuales autoridades ucranianas y los domados neonazis. La paradoja es que cuanto más caiga la popularidad de Zelensky y “Servidor del Pueblo”, más necesarios serán los domados Nazis para luchar contra los oponentes políticos. Pero, si los Nazis continúan integrándose en el aparato del Estado, ¿qué tipo de solución diplomática sobre el destino de Donbass se puede esperar? Mientras el nazismo siga floreciendo en Ucrania, no habrá paz en Donbass. Eso es todo lo que tiene que descifrar cada ciudadano ucraniano.
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
En la frontera




En la frontera


29/07/2020


Pese al temor de que la epidemia de coronavirus pudiera suponer para el ya de por sí golpeado sistema sanitario de Donbass, acosado por la guerra, una presión que no pudiera soportar, la situación en las Repúblicas Populares se ha mantenido aparentemente estable. El cierre de la frontera ucraniana y de la frontera rusa ha permitido contener la expansión de la pandemia y las noticias alarmistas de Ucrania se han limitado a advertir del problema que Donbass podría suponer para Ucrania. Sin embargo, no ha habido en estos meses noticias sobre grandes números de muertos, hospitales sobrepasados o una epidemia incontrolada, tampoco de la prensa ucraniana, siempre dispuesta a exagerar cualquier situación adversa en las Repúblicas Populares.

Con el objetivo de controlar la pandemia, que aún provoca casos positivos prácticamente a diario a ambos lados de la línea del frente, las Repúblicas Populares han mantenido ciertas medidas de control, especialmente ahora que la frontera a través de la línea de separación vuelve a estar abierta. Pese a la falta de medios y las evidentes limitaciones, las Repúblicas Populares tratan de mantener la situación bajo control.


Artículo Original: Yulia Andrienko / Komsomolskaya Pravda

El mes pasado, el puesto de control de Elenovka, en la frontera con Ucrania, volvió a operar para permitir el paso al territorio de la RPD. La población llega cada cuatro días según unas listas previamente acordadas. Así, el 20 de julio llegó otro grupo de personas y a partir de ahí, llegarán otros grupos el 24, 28, etc. La sede del “Movimiento Seguro” acepta las peticiones de paso si se da alguno de los siguientes supuestos: tratamiento o enfermedad de un familiar cercano o necesidad de cuidarlo, así como registro de residente en la RPD.

Se notifica de antemano a todos los visitantes la necesidad de ingresar en una de las instituciones médicas de la RPD. La estancia dura catorce días para todas las llegadas desde Ucrania. Se coloca a estas personas en habitaciones de cuatro personas, por lo que si una está contagiada, es prácticamente inevitable que todas se contagien. Pero los recursos no son ilimitados. Eso sí, la estancia en los sanatorios y las tres comidas al día son gratis.

Los viajeros tienen prohibidas las visitas y también salir del aislamiento, así que hablé con los protagonistas por teléfono. Se trata de personas que llegaron a la RPD la semana pasada después de esperar meses para hacerlo.

“Estamos muy agradecidos a los doctores. Hacen todo lo que pueden. Nos han tratado con mucha amabilidad. Sábanas nuevas y habitaciones cómodas. En Jartsisk, donde estamos, no hay agua caliente y la fría sale con muy poca presión. La situación es así desde hace treinta años. Eso no es culpa de los médicos, pero las enfermeras han encontrado una forma: calientan el agua en cubos. La comida, para ser sinceros, era bastante frugal al principio: sopa y gachas. Pero la administración de Jartsisk intervino y ahora las raciones son el doble, tienen verduras, carne y huevos. Las gente se molestó porque les habían quitado los pasaportes, pero después del revuelo en las redes sociales, nos devolvieron los documentos el tercer día”, cuenta uno de los primeros llegados, Sergey Moskalenko. “En general, ya somos todos como familia, hemos intercambiado números de teléfono y seguiremos en contacto tras la cuarentena.

Pronto serán sometidos a pruebas de coronavirus, también sin coste, y tras catorce días y la prueba negativa podrán volver a sus familias. Pero para estas personas, lo más importante es que ya están en casa. Muchos aún tienen familiares en Ucrania, pero no quieren pensar en cómo volver a visitarlos.

“Otra cuestión es si nuestra República se pude permitir el lujo de dar de comer y alojar a todas esas personas durante dos semanas. Todo es gratis. Y nuestro presupuesto es muy bajo. Por no hablar del trabajo que supone para los médicos. ¿Por qué no se puede sustituir por aislamiento obligatorio en casa con grandes multas y control? Si se infringe, que la multa sea la deportación. Eso será suficiente. Nuestra gente es disciplinada y cumplen el toque de queda. Y sería bueno para el presupuesto y para limitar la presión sobre los hospitales, que ahora se han convertido en residencias”, añade el residente de Donetsk Viktor Fedorov. “Además, no es ningún secreto cómo los ciudadanos que tienen dinero van de Ucrania a la RPD. Lo hacen a través de Rusia y entonces no tienen que observar la cuarentena. Incluso en la RPL, que es nuestra hermana, no hay cuarentena. ¿O es que allí hay otro coronavirus?”

Komsomolskaya Pravda ha trasladado todas esas legítimas preguntas al diputado Alexander Kofman, que junto a la diputada Anastasia Selianova pudo visitar a las personas ingresadas en el hospital de Jartsisk para analizar las condiciones y mejorar el menú.

“Siempre va a haber personas que no están contentas. Es una medida obligatoria y todos han sido notificados de antemano. La comida no es una delicia, pero es normal. El hospital está bien cuidado y las habitaciones son cómodas. La República suministra todo ello sin coste”, respondió Kofman. “Estamos haciendo todo lo que podemos por nuestra población. Y sobre quienes viajan de Ucrania a la RPD a través de Rusia, está claro que no podemos controlar todos los casos. Pero esas preguntas pueden llevar a que quienes lleguen de Rusia también tengan que pasar la cuarentena. En cuanto a la cuarentena y la posibilidad de sustituirla por autoaislamiento, diré una cosa: teniendo en cuenta que, en términos porcentuales, la situación epidemiológica es peor en Ucrania que en Rusia, se han tomado esas medias. En Ucrania, la situación es peor y, por desgracia, tengo que admitir que no hay tanta confianza en los ciudadanos que cruzan la frontera ucraniana. Infringían el régimen de autoaislamiento, exponiendo a otros ciudadanos de la RPD al riesgo de la infección, por eso se han tomado medidas”.
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
Síntoma de un problema más grave




Síntoma de un problema más grave


30/07/2020

Artículo Original: Andrey Manchuk


El 21 de julio, los ucranianos siguieron a lo largo del día lo que ocurría en la ciudad de Lutsk, región de Volinia, donde un drama criminal se retransmitió en directo por las redes. Los pasajeros de un autobús urbano, entre los que había una mujer embarazada y un niño, fueron tomados como rehenes y retenidos durante once horas por un hombre armado que periódicamente disparaba con su ametralladora hacia las ventanas de los edificios colindantes o contra los drones de la policía. No les permitió comer, no les permitió siquiera salir para ir al baño y el sospechoso, con antecedentes penales, planteó sus demandas a las autoridades y se negó a negociar con ellas. Amenazó además con detonar una bomba escondida en algún lugar de la ciudad.

Esta historia ha hecho surgir muchas preguntas: los motivos del terrorista de Lutsk no están claros y da la impresión de tener problemas mentales y una alocada mezcla de ideas y puntos de vista. Tampoco está claro si actuó solo o si tenía algún apoyo o algún cómplice, porque la policía recibió varios avisos de bomba en Kiev y otras partes del país. Muchos ven en la saga de los rehenes una ingeniosa jugada de las autoridades ucranianas y lo consideran una producción escenificada. O ven en ella las últimas maquinaciones del maléfico Kremlin, sin el cual no se puede hacer prácticamente nada en Ucrania.

Por suerte, el asunto no acabó en tragedia sino en algo parecido a una farsa teatral que recordó a todos a un guion de la serie de televisión Black Mirror. El terrorista liberó a los rehenes y se entregó a la policía, aunque lo hizo solo después de que Volodymyr Zelensky cumpliera una de sus exigencias y promocionara públicamente un viejo documental sobre el tema de la protección de los animales. El presidente quedó como un hombre de paja, al fin y al cabo, el vídeo fue una humillación para él y la situación en Lutsk demostró la profunda crisis en la que se encuentra Ucrania, donde el impotente Gobierno se enfrenta a una sociedad seriamente enferma, acostumbrada ya a la anarquía criminal.

La operación especial para liberar a los rehenes fue dirigida personalmente por el todopoderoso ministro del Interior Avakov y en ella participaron las mejores fuerzas policiales y las fuerzas especiales. Pero los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado de Ucrania, que han informado tantas veces de sus grandes victorias imaginarias contra las hordas de enemigos imaginarios, no estaban preparadas para lidiar con un terrorista de verdad, sin superpoderes especiales ni experiencia de combate. Los brillantes éxitos en el campo de la autopromoción no ayudaron a compensar el profesionalismo perdido hace tanto tiempo. Las fuerzas de seguridad, a las que se ha inyectado grandes cantidades de dinero y se ha dado grandes poderes, es utilizada habitualmente para detener a personas inocentes y acusarlas de haber escrito posts en las redes sociales para ganar así extras y condecoraciones. Sin embargo, la captura de Lutsk requería acciones reales para proteger a los ucranianos y, en lugar de eso, el país vio solo confusa pasividad.

Es evidente que el Gobierno no es capaz de lidiar con el constante aumento del crimen. Las regiones del país se han inundado de armas que llegan de la zona ATO y se han llenado de personas sin trabajo que han traído de la guerra un hábito de usar la violencia impunemente. Sin embargo, no solo los “veteranos” poseen armas y granadas, que a día de hoy pueden ser adquiridas también por otros ucranianos inmersos en el odio o en la desesperación. Muchas de estas personas se vuelven locas, decepcionadas con el pathos de los eslóganes patrióticos, porque, de repente, se dan cuenta de que no tienen forma alguna de ganarse la vida ni perspectivas de futuro. Generalmente acaban en las filas de los radicales de ultraderecha o en las bandas criminales y representan un verdadero peligro para la sociedad, que constantemente oye hablar de tiroteos y explosiones en las noticias.

En paralelo a lo ocurrido en Lutsk, otro exmiembro de ATO amenazó con explotar una granada en una tienda situada en la región de Zaporozhie. Antes había informado a la policía del inminente ataque. Y recientemente, en Berdyansk, otro “veterano” comenzó a disparar desde su casa contra un parque infantil en el que había niños jugando, tras lo cual se encontró todo un arsenal en su apartamento: una ametralladora, una pistola Beret, miles de rondas de munición, granadas e incluso proyectiles. Hay numerosos casos similares y es evidente que no se trata de ninguna trama conspiratoria ni ningún plan cuidadosamente preparado. Las autoridades ucranianas pueden escenificar cualquier cosa, como ya se vio con la escenificación del falso intento de asesinato de un periodista. Pero lo más probable es que no haya ningún secreto detrás del ataque de Lutsk sino el resultado lógico del caos y el terror que se han convertido en la norma en la Ucrania post-Maidan.

“Después de todo lo que ha ocurrido en Ucrania en los últimos años, comenzando con Euromaidan, los ataques terroristas como el de Lutsk deberían ser algo esperado. Hay una gran cantidad de armas incontroladas y una sociedad agresiva a la que los políticos nacionalistas y la prensa han inyectado un odio que no puede producir otra cosa que actos como este. Toda esta banda estuvo durante años liderada por Poroshenko y compañía y lograron elevar el grado de odio en la sociedad, dividiéndola, con la descomunización y el odio y finalmente se hizo algo prohibitivo. Los efectos no solo están en la zona de la operación antiterrorista o alrededor de esa zona sino en la política en general y en los ataques terroristas “del día a día”. Por supuesto, hay impunidad. El ministro del Interior Arsen Avakov podría hablar mucho sobre su actitud de “comprender y perdonar” hacia los terroristas con los que comparte ideología entre los veteranos y nacionalistas. Recordemos la historia de la bomba en el puente de Kiev. Pero Avakov está muy ocupado. Ahora está haciendo propaganda, vuela a Lutsk para hacer acto de presencia ante las cámaras. Mientras tanto, sus subordinados hacen el trabajo de identificar preventivamente a personajes como el terrorista de Lutsk, con tendencia a la agresión y con armas en la mano. Este terrorista ya había sido juzgado en dos ocasiones por crímenes violentos y debería haber estado bajo supervisión. Una sociedad enferma, radicalizada y agresiva con un Ministerio del Interior destartalado generará más y más malas personas si no comenzamos urgentemente a sanar la conciencia pública y restablecer el sistema de orden público”, escribió el exdiputado Evgeny Filindash.

Por desgracia, ningún médico es capaz de poner un tratamiento, ni con una medicina ni con una operación. Mientras tanto, el incidente de Lutsk es tremendamente simbólico. Al fin y al cabo, toda Ucrania se ha convertido en un autobús gigante, tomado por terroristas armados que no van a dejar salir a la población para que hagan su vida libremente. Y esto ya no es una farsa, es una verdadera tragedia que está lejos de su desenlace.
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
“Patriotas de Ucrania” intentan volver a casa




“Patriotas de Ucrania” intentan volver a casa


31/07/2020

Artículo Original: Colonel Cassad


Desde 2014, las filas de los agresores ucranianos han contado con soldados de pasaporte ruso. Algunos de ellos fueron a Ucrania en busca de experiencia de combate, para poder después organizar un Euromaidan en Rusia. Para otros, la guerra civil en Ucrania fue una tentación para conseguir dinero fácil o una forma de huir de causas penales en Rusia. Uno de estos rusos es Julia Tolopa, natural de Stávropol y francotiradora del batallón Aidar, que consiguió un pasaporte ucraniano. Tolopa se casó con otro soldado y ahora se gana la vida en el negocio de ayudar a los exmiembros de “ATO”. Pero tuvo suerte. Otros “patriotas de Ucrania” procedentes de Rusia han conocido la sabiduría del antiguo dicho que afirma que “Roma no paga a traidores”. El régimen de Kiev abrió sus puertas a quienes quisieron luchar en la operación antiterrorista y después los dejaron en la calle sin forma de ganarse la vida y sin ayuda del Estado.

El neonazi Alexander Valov escapó a Ucrania de una causa penal por hooliganismo y extremismo en 2014. Valov propagaba ideas de la separación de la región de Murmansk de Rusia, se oponía a la celebración del Día de la Victoria, incitaba al odio a la población del Cáucaso y Asia Central y provocaba conflictos con los cuerpos de seguridad y minorías. Valov mostró en Ucrania su tarjeta militar, en la que se indicaba que es sargento en la reserva del Ejército Ruso y su especialidad era la inteligencia. Fue acogido en la formación neonazi Azov (prohibida en Rusia) y fue enviado a la operación antiterrorista. En enero de 2015, como parte del batallón Azov, Valov realizó “labores de combate para distraer a las tropas rusas de Mariupol”.

En otras palabras, se dedicó a destruir las infraestructuras y a la población civil en la localidad de Shirokino, hechos por los que recibió una medalla de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Valov fue relevado a causa de numerosas lesiones en la cabeza y fue enviado a la retaguardia. Sin embargo, las esperanzas de este disidente de que Ucrania reconociera sus méritos militares desaparecieron rápidamente. No solo le fue negada la nacionalidad ucraniana, sino también el estatus preferente de combatiente. Según la legislación ucraniana, solo los miembros de las Fuerzas Armadas de Ucrania, la Guardia Nacional y otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que posean la nacionalidad ucraniana pueden recibir ese estatus.

Según Valov, la oficina del presidente Poroshenko le negó la nacionalidad en nueve ocasiones. Sin nacionalidad ucraniana, sin buen manejo de la lengua oficial y con numerosas conmociones cerebrales, Valov estaba condenado a la calle. Se convirtió en un sintecho en Kiev. Le salvó del hambre en la calle su amiga Yulia, con quien se fue a vivir. El matrimonio con Yulia dio a Valov la posibilidad de registrarse en Ucrania. Sin embargo, el aspirante a ucraniano Valov era un ciudadano ruso que había servicio en el Ejército Ruso, por lo que podía ser un espía. Cuando Valov y Yulia intentaron registrarse en el registro civil, sus datos personales fueron enviados al SBU. En poco tiempo, Valov se enteró de que Rusia le había puesto en búsqueda y captura.

Bajo la influencia de la propaganda ucraniana, Valov vivía atemorizado pensando que podía ser secuestrado o asesinado por los “saboteadores rusos”. Valov también tenía miedo de que el SBU le entregara a Rusia. En junio de 2019, Valov y su novia decidieron pedir asilo en Austria. Para ello, compraron un billete a Montenegro con la intención de volar después a Viena y pedir asilo político allí. Pero la huida de Valov fracasó en el aeropuerto de Kiev, donde simplemente le impidieron subir al avión. Al no disponer de nacionalidad ucraniana, el servicio migratorio de Ucrania le concedió un documento de viaje de una entrada para viajar a Montenegro y Austria. Pero las autoridades ucranianas o se olvidaron o no coordinaron con los documentos de viaje de Valov con Montenegro y Austria. En otras palabras, le dieron un trozo de papel absolutamente inútil.

Valov decidió huir a Austria siguiendo la ruta de los trabajadores migrantes ilegales del oeste de Ucrania. Viajó en tren a Transcarpatia, después atravesó los Cárpatos en dos días y llegó andando a Eslovaquia. La emigración de Valov acabó cuando le paró la policía en la autopista de Eslovaquia e intentó pedir asilo en una mezcla de ruso y el eslovaco que había aprendido con un libro de frases. El sospechoso “refugiado” fue esposado y trasladado a un centro de detención temporal de la ciudad de Podgoroda (a 230km de Uzhgorod). Allí le dieron de comer con el dinero que le habían requisado durante el arresto, unos cinco euros. En el interrogatorio, Valov afirmó que era ruso y estaba perseguido por las autoridades rusas, por lo que vivía temporalmente en Ucrania, pero quería pedir asilo en Austria. Y lo que le respondieron: “No queremos rusos que nos den Novichok en Eslovaquia”. El tribunal de Eslovaquia calificó a Valov de inmigrante ilegal, le impuso una prohibición de entrar en la Unión Europea en cinco años y lo devolvió a Ucrania. Valov pasó varios días detenido en Ucrania en condiciones infrahumanas. El tribunal de Ucrania le consideró culpable de cruzar ilegalmente la frontera ucraniana y le impuso una multa de 3.400 grivnas.

El intento de conseguir asilo en Austria privó al soldado de ATO Valov de la oportunidad de ir a Polonia a trabajar, como hacen tantos ucranianos. Empezó a temer que sería abatido al cruzar la frontera. En Ucrania hay crisis económica y el exmiembro de Azov se quejaba del trabajo de baja cualificación. Valov no tenía derecho a una pensión por haber participado en la operación antiterrorista. Odia al presiente Zelensky casi tanto como odiaba a Petro Poroshenko. El presidente prometió muchas veces que los “defensores de Ucrania” extranjeros recibirían un pasaporte ucraniano según un procedimiento simplificado. Pero, sin un marco legal definido, las palabras de Zelensky solo podían ser una recomendación. El Parlamento ha tratado una propuesta de ley que simplifica la obtención de la ciudadanía ucraniana para los soldados de ATO extranjeros durante toda la sesión de verano. Pero no ha habido resultados. La sesión de verano del Parlamento terminó el 17 de julio. “Si no se vuelve a votar el texto (y hay un 90% de posibilidades de ello), las promesas de Zelensky para que los voluntarios obtengan la ciudadanía por la vía simplificada se convertirá en una calabaza como la carroza de Cenicienta”, escribió Valov.

El soldado de ATO sigue pensando que Ucrania se salvará con una nueva “revolución de la dignidad”, que llevará al poder a los “verdaderos patriotas de Ucrania”. Valov considera a Zelensky, Poroshenko e incluso a Yulia Timoshenko “amigos de Putin” que interfieren en la vida de Ucrania. “Al vivir en Ucrania, me parece que nunca me he marchado de la Federación Rusa”, afirmó el neonazi en Facebook. Y a causa de su nacionalidad rusa, su novia Yulia ha tenido problemas continuos: a menudo es acusada de ser “espía rusa”.

El destino del residente de Novocherkask Sergey Loshkarev es muy similar al del residente en Múrmansk Valov. En Rostov, Loshkarev fue una vez un activista medioambiental en las filas de la organización “Vigilancia ecológica del Cáucaso Norte” y opositor a las olimpiadas de Sochi. Entonces, el ecologista Loshkarev se hizo cosaco. Cambió su nombre a Azhinov y creó un canal de YouTube “Sergey Bologvardets”, en el que promocionaba las ideas del criminal Nazi Piotr Krasnov. En enero de 2014, Loshkarev-Azhinov fue a Kiev a Euromaidan. Tras volver a Rusia, se unió al Praviy Sektor y llamó a su líder, Dmitro Yarosh, a organizar una “revolución de la dignidad” en el sur de Rusia. Loshkarev fue condenado por hacer llamamientos al terrorismo y posesión ilegal de armas.

Su pasado “ecologista” impidió que cumpliera toda su sentencia: sus antiguos compañeros se acordaron de él, le calificaron de preso político e iniciaron una campaña a su favor. Tras ser puesto en libertad bajo fianza en 2015, huyó a Ucrania. Sus intentos de ganar dinero con su propaganda pseudo-cosaca y antirrusa en YouTube fracasó. Ya hay suficientes propagandistas en Ucrania. Además, Loshkarev nunca aprendió la lengua ucraniana. La mezcla del acento de Rostov con palabras ucranianas en la que Loshkarev se dirige a su audiencia ucraniana causa carcajadas tanto entre los ucranianos como entre los rusos. Para los ucranianos, la forma de hablar de Loshkarev no es más que una mezcla entre el ruso y el ucraniano que hablaba el primer ministro Mikola Azarov, que es una figura odiada por los militantes del Praviy Sektor y otros nacionalistas, por lo que las comparaciones no son buena señal para Loshkarev. Y sus conexiones con el Praviy Sektor y su actividad en internet alienaron a los ucranianos sanos. La consecuencia es que Loshkarev se condenó a un destino miserable. Sin conocimiento del idioma, sin ciudadanía ucraniana y con un pasado en el Praviy Sektor, no todos le contratarían para fregar platos en un café. Loshkarev-Azhinov ruega ahora a las autoridades rusas que le permitan volver a su patria para empezar una nueva vida. Este es el texto de su petición, publicado en primavera:

“No traicioné a la patria por dinero, solo por mi propia estupidez. Simplemente inhalé mucho humo en Maidan. Ucrania no me ha dado nada. No me ha querido dar siquiera un estúpido pasaporte de refugiado para que pueda conseguir un trabajo limpiando baños. Trabajar como temporero el resto de mi vida, esas son mis treinta monedas de plata de Judas. Me odio. ¿Por qué me metí en este Maidan, los cosacos y la política? Estoy dispuesto a admitir mi culpa por los vídeos de apoyo a Ucrania en 2014 y arrepentirme de su producción. Dadme garantías de que no habrá represalias y volveré a Rusia. Estoy cansado de esta vida. Prometo que no diré ni escribiré nada más sobre el Gobierno ruso o la política en general”.

EADaily


Les ha costado un tiempo darse cuenta, aunque parecería que el ejemplo del destino del actor Pashinin estaba ante sus ojos. Y para el hombre que huyó de Ucrania como si fuera Arkady Babchenko, también parece un presagio de su futuro. Por no hablar de los asesinados Voronenkov y Sheremet [asesinados ambos por el nacionalismo ucraniano-Ed].
 

Harman

Rojo
Desde
1 Jul 2014
Mensajes
41.713
Zanx
401.522
Debate sobre el debate




Debate sobre el debate


01/08/2020


Casi seis años después de la firma de los primeros acuerdos de Minsk y cinco años y medio después de Minsk-2, que debía parar las hostilidades para pasar a una fase de negociación política, Donbass continúa en un estado de guerra eterna que se traduce en una sin fin lucha de trincheras y una economía que no puede recuperarse sin una solución política a la vista. En ese contexto, en el que el sufrimiento de la población, sometida a una situación de economía de guerra, parece una preocupación secundaria, continúa una batalla diplomática más centrada en los formatos de negociación que en la negociación en sí.

Un ejemplo de ello se ha producido esta semana, cuando se ha hablado extensamente de la salida de Leonid Kuchma, segundo presidente de Ucrania tras la independencia y firmante de los acuerdos de Minsk, del Grupo de Contacto, cuyo trabajo continúa bloqueado. El sustituto de Kuchma será Leonid Kravchuk, primer presidente de la Ucrania independiente y que no se ha distinguido en estos años por presentar propuesta constructiva alguna sobre Donbass.

El debate sobre los formatos de negociación no se ha limitado al Grupo de Contacto, sino que se extiende a los otros muchos formatos que se han creado a lo largo de los años y que no han conseguido grandes resultados. Todo ello sin cuestionar en ningún momento que los acuerdos de Minsk, que prevén la vuelta de Donbass a Ucrania en unas condiciones que jamás se han concretado realmente, y sin tener en cuenta la opinión de la población de la zona.


Artículo Original: Vzglyad

En una carta del jefe adjunto de la Administración Presidencial de Rusia, Dmitry Kozak, a los demás participantes en el Cuarteto de Normandía no hay ninguna propuesta de Rusia de retirarse de las negociaciones para la resolución del conflicto en Donbass. Así lo ha desvelado una fuente cercana a las negociaciones.

“Kozak envió una carta a sus colegas del formato Normandía. Habla de lo poco efectivo del proceso de negociación en el formato de los asesores políticos, pero la carga no contiene ninguna propuesta para que Rusia se retire de las negociaciones. Al contrario, Rusia ha propuesto constantemente una serie de medidas concretas para mejorar la efectividad del proceso de negociación para implementar los acuerdos de Minsk y resolver el conflicto en el este de Ucrania”, afirmó la fuente a TASS.

Antes, en referencia a la carta de Kozak, Strana había informado de que el jefe adjunto de la Administración Presidencial rusa había propuesto abandonar el formato de reuniones entre los asesores de los jefes de Estado. Según esa fuente, Kozak había calificado de inefectivo ese formato y había apuntado que el alto el fuego se había concretado sin participación de Francia y Alemania sino basado en las propuestas rusas.

Hay que destacar que la información fue enviada a Strana por parte de una fuente en la Oficina del Presidente de Ucrania. En el citado documento, Kozak supuestamente también calificaba de inútil el documento que se está preparando en el formato Normandía. “Garantizo que no pretendo continuar participando en esto indefinidamente, este eterno espectáculo es una imitación de actividad para solucionar el conflicto”, afirma la carta según el medio. Kozak también sugiere recortar la labor de los asesores de los líderes del formato Normandía a un papel únicamente limitado al apoyo técnico para las cumbres de los jefes de Estado y de Gobierno”. Strana afirma también que “Kozak anunció que Rusia no pretende seguir participando en el formato de negociaciones con el jefe de la Oficina del Presidente de Ucrania, Dmitry Ermak”.

Antes, Moscú había apelado a Kiev a cumplir sus obligaciones según los acuerdos de Minsk.

El lunes pasado, el viceprimer ministro de Ucrania, jefe adjunto de la delegación de Kiev en el Grupo de Contacto, Alexey Reznikov, expresó su opinión de que los acuerdos de Minsk deben ser “modernizados”. El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, afirmó también que es inaceptable incluir el estatus especial para Donbass en la Constitución.

Más adelante, Denis Kazansky, representante de Ucrania en el Grupo de Contacto, calificó los acuerdos de Minsk de “prácticamente irrealizables”. Kazansky insistió en que sin los acuerdos de Minsk “no hay acuerdos sobre la situación en Donbass”. “Eso nos libera y podemos pasar otra vez a la fase caliente de la guerra hasta que se firme Minsk-3”, afirmó el representante, que añadió también que los acuerdos deben cambiarse.

El Kremlin, por su parte, ha insistido en que si Kiev rechaza los acuerdos de Minsk, privará al proceso de resolución de la situación en el sudeste de Ucrania de un formato de negociación. El Kremlin advierte de las consecuencias que acarrearía el rechazo de Kiev a los acuerdos de Minsk.