⚡ Guerra en Siria XLVII - Epílogo/2

r o n a n o i r

Himbersor
Desde
26 Mar 2020
Mensajes
370
Reputación
3.252
OT o no tanto, nada se puede disociar en el mundo del derrumbe globalizado.

Mientras -hoy- se celebra el triste aniversario de la matanza crematoria en la Casas de los Sindicatos de Odessa, las autoridades banderistas Ucranianas no hacen NADA por investigar, siquiera detener a algún hijo de perra cremador. No en vano, occidente y la OTAN se desvelan sin ambages como continuadores no ya de la Wehrmacht sino de los cobardes retaguardieros Einsatzgruppen que provocaban masacres similares. Así, la Unión Soviética acumiló en la balanaza de sangre millones de muertos, muchos de ellos civiles. En retaguardia. Venid y mirad. La salvajada permitida y olvidada por el tribunal que juzgó a Milosevic (muerto en extrañas circunstancias) o a Ratko Mladic no mueve un dedo oenejero-onusino por poner coto a esto. Sobre Srebrenica se podría reescribir la historia donde sobra un cero por la derecha y del papel previo del criminal follacabras Nasser Oric en las aldeas Serbias colindantes, albacea alemana en la apuesta de Köhl por explotar Yugoslavia. En Croacia fue Franjo Tuđman y el venerable viejecito Alija Izetbegović, asesino de cara senil y afable en Herzeg-Bosnia donde los alemanes epataron-utilizaron a la perfeccion a los Ustachas en Croacia como martillos y la 23ª División de Montaña SS Handscha, 'muslim', Bosnios.

En posguerra, la OTAN acogió centenares, miles de de acerados combatientes alemanes sedientos de venganza, buenos profesionales. Todavía los esgrime, vehiculando su apoyo al nazismo Ukro. No en vano, los objetivos del nazismo mutado en Europeismo de opereta y dictablanda (de momento, que ahora empieza la fiesta dictodigital) son a nivel geopolítico, exactos: la expansión al este mientras se abandona al suroeste previamente engañado y esquilmado desde fuera y con colaboracionistas internos como Isidoro, el emérito o Ánsar. Ya entrado el buenista siglo XXI, la conquista negrera de OpenArms, camufló en acogetismo una perspectiva de la neo-contratación de remeros-esclavos y baratos previamente nimetizados de refugees, lo cual retroalimenta un círculo de engaño miserable, candoroso y acogedor con otro miserable de maquiladora mismamente en el mar de plástico de Almería. Y si no, para ir llenando de argumentos a Gates, Greta y demás adalidades de la calculada quintacolumnización calenta-mienta y envenenadora que lleva a una Francia -por delante- a estar hasta los cojones mientras la penetración en Canarias es obscena a la espera de los contenedores con AK-47. Y no todos son amigos de Marine Le-Pen. Para nada: la gente, la que no urnea a nadie (47% de abstención en el plebiscito Catalán de meses atrás) empieza en Francia a estar hasta los cojones de urneros e impunes de parque, tirón, violación o profanación, retroalimentados con los urneros . Si no, no funciona.

На одессита завели дело за коммунистическую символику

Si traducen la prensa anterior, verán que por llevar simbología soviética se detiene -hoy- en Ucrania mientras se espabila la nazi dentro y se la espolea por la OTAN. Aquel grupo de repúblicas que no peleaban sino que compartían el agua el pan, la sal y la defensa y la defensa de valores que son delito en la nazi Ucrania, manita rota de la OTAN en decadencia pero peligrosa como rottweiler herido.

Gloria eterna a los mártires de la Casa de los Sindicatos de Odessa, 03/04/2014.

Edito, en relación al post inferior de MikeHoare: el pueblo Sirio es consciente de quien le ha agredido, utilizando qué calaña, dotada con qué medios y desde qué lugares. Desde esa perspectiva, la reelección de quien ha galvanizado la resistencia del pueblo ante la barbarie surte efecto. Ningún pueblo sufre una agresión salvaje y mantiene a un 'dictador' porque en Siria jamás ha habido una guerra civil, pese al ABC o el País o la SER o la Cope o Fedeguico. Como de putas habla La Tacones, bueno está occidente para otorgarse medallas anticorrupción o mayorías con 47% de abstenciones, reveladoras del hastío sistémico intramuros. Y sobre todo, para implantar 'su' modelo 'democrático', oenejero y multicolor, estos últimos, últimos emulsionantes-retardadores de la quiebra quebrada, enfermada, 'enferma' y en plano inclinado, para implantar a martillazos a quienes no le han pedido nada de eso. Porque no comparten historia, tradiciones culturales, religión y son -en muchos casos-, herederos de la sangruienta descolonización, que fue la globalización metroplolitana inversa en el s. XX -particularmente británica- que sembró de sangre el mundo y que dejó a sus testaferros del petróleo en todo oriente medio. Todos han caído. Por algo será. Tampoco se salva Francia ni el bombero oportunista del agente naranja USANo, ni en menor medida el puñetero emérito que vendió al Sahara donde -dicen- que acabará Puigdemont en las filas del Ejército Real Marroquí, M-16 en mano contra el Polisario que pide -esta vez con convicción y razones- la independencia, en esas carambolas histriónicas del destino, como invitado por el sátrapa de Rabat. Vivir para casi <mejor>, ni ver.
 
Última edición:

mendi lerendi

Madmaxista
Desde
28 Ago 2007
Mensajes
502
Reputación
1.911
Biden no se larga sino que privatiza la Guerra de Afganistán y el tráfico de heroína
Redacción25 de abril de 2021

El gobierno de Biden ha anunciado la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán para el 11 de septiembre de 2021, simbólicamente, exactamente dos décadas después de los históricos atentados del 11-S en Nueva York y Washington. Sin embargo, el Pentágono y la Casa Blanca guardan silencio sobre una de las principales razones por las que los poderes que controlan Washington han permanecido en Afganistán desde la falsa caza de un antiguo trabajador contratado por la CIA llamado Osama bin Laden.
Lo que está claro es que el gobierno estadounidense no está siendo comunicativo con sus planes para Afganistán y la llamada retirada. La fecha del 1 de mayo previamente acordada en relación con el 11 de septiembre no tiene claramente nada que ver con una salida más elegante después de una guerra de dos décadas que ha costado al contribuyente estadounidense más de 2 billones de dólares.
Los neoconservadores del equipo de Biden están considerando una presencia militar estadounidense “privatizada”. Según un informe de Jeremy Kuzmarov, “más de 18.000 contratistas del Pentágono permanecen en Afganistán, frente a los 2.500 efectivos oficiales. Joe Biden retirará este pequeño grupo de tropas mientras deja atrás a las fuerzas especiales, mercenarios y oficiales de inteligencia estadounidenses, privatizando y reduciendo el alcance de la guerra, pero no poniéndole fin”. Ya hay siete contratistas militares privados en Afganistán por cada soldado estadounidense.
El recurso a los contratistas militares privados permite al Pentágono y a las agencias de inteligencia de Estados Unidos evitar una seria supervisión por parte del Congreso. Suelen ser veteranos de las Fuerzas Especiales que ganan mucho más como guardias de seguridad privados o mercenarios. Su trabajo está simplemente clasificado, por lo que no hay prácticamente ninguna responsabilidad. El New York Times informa que Washington “probablemente dependerá de una oscura combinación de fuerzas de operaciones especiales clandestinas, contratistas del Pentágono y agentes de inteligencia encubiertos” para llevar a cabo sus operaciones en Afganistán.
El actual gobierno afgano dirigido por Ashraf Ghani, al igual que el de Hamid Karzai, es una creación de Estados Unidos. Ghani seguirá siendo el representante de Washington en Kabul. Su ejército está financiado por Estados Unidos con un coste de unos 4.000 millones de dólares al año.
Lo que falta en el debate público sobre la presencia de las tropas afganas es el gorila de 800 libras en la habitación: las drogas, específicamente la heroína.
Algunos de los mercenarios improvisados no están haciendo cosas bonitas. DynCorp es uno de los mayores contratistas que existen. Hasta 2019 DynCorp había conseguido más de 7.000 millones de dólares en contratos gubernamentales para entrenar al ejército afgano y gestionar bases militares en Afganistán. Una de las tareas más destacadas de DynCorp y otros mercenarios estadounidenses en Afganistán ha sido la de “supervisar” la destrucción de los campos de adormidera afganos que suministran alrededor del 93 por ciento de la heroína del mundo. Sin embargo, el opio y su distribución mundial ha sido una prerrogativa de la CIA y del ejército estadounidense, que garantizan un transporte aéreo seguro a través de las bases aéreas de Kirguistán y Afganistán hacia los mercados occidentales de heroína. DynCorp tiene poco que mostrar por esta erradicación de la droga, ¿o estaba haciendo algo más?
La CIA, los muyahidines y el opio afgano
Cuando Estados Unidos ocupó Afganistán por primera vez, con la excusa de la venganza por el papel de los talibanes en la ayuda a Osama Bin Laden para llevar a cabo los atentados del 11-S, la política antiopio de los talibanes había reducido las cosechas a casi cero. En octubre de 2001, justo antes de la invasión estadounidense, la ONU reconoció que los talibanes habían reducido la producción de opio en Afganistán de 3.300 toneladas en 2000 a 185 toneladas en 2001. Según el economista e historiador canadiense Michel Chossudovsky, “inmediatamente después de la invasión de octubre de 2001, se restablecieron los mercados de opio. Los precios del opio se dispararon. A principios de 2002, el precio interno del opio en Afganistán (en dólares/kg) era casi 10 veces superior al de 2000. La invasión anglo-estadounidense de Afganistán ha conseguido restablecer el tráfico de drogas. The Guardian informó de que en 2007 “Afganistán tenía más tierras dedicadas al cultivo de drogas que Colombia, Bolivia y Perú juntos”. Esto ocurrió seis años después del inicio de la ocupación militar estadounidense.
A los pocos años de la ocupación estadounidense bajo el mandato de Karzai, el cultivo de opio alcanzó niveles récord. Uno de los mayores señores de la guerra del opio de Afganistán en aquella época era el hermano de Karzai. En 2009 el New York Times, citando a funcionarios estadounidenses no identificados, escribió que “Ahmed Wali Karzai, el hermano del presidente afgano y presunto participante en el floreciente comercio ilegal de opio del país, ha estado recibiendo pagos regulares de la Agencia Central de Inteligencia durante la mayor parte de los últimos ocho años”. En 2011 Ahmed Karzai fue asesinado a tiros en su casa de Helmland por uno de sus guardaespaldas. Helmland es la mayor provincia productora de opio de Afganistán. Si Helmland fuera un país, sería el mayor productor de opio del mundo. ¿Fue un accidente que la CIA pagara dinero a Karzai durante al menos ocho años, o la Compañía tenía un interés en los asuntos de Karzai?
Aunque Washington y la CIA han negado que apoyen el enorme comercio de opio afgano, el historial de la CIA desde la guerra de Vietnam con los señores de la droga sugiere lo contrario. Como documentó Alfred W. McCoy durante la época de la guerra de Vietnam en su innovador libro “The Politics of Heroin in Southeast Asia”, la CIA estaba muy involucrada en el comercio de opio con las tribus Hmong de Laos. Afirmaron que era necesario para igualar su apoyo. Más tarde se descubrió que la CIA y Estados Unidos estaban implicados en el envío secreto de opio desde el Triángulo de Oro.
Durante la guerra de los muyahidines financiada por Estados Unidos contra el Ejército Rojo soviético en Afganistán en la década de 1980, la CIA supuestamente hizo la vista gorda ante Osama Bin Laden y los miles de “árabes afganos” que reclutó. Señores de la guerra afganos como Gulbuddin Hekmatyar se enriquecían con los servicios de inteligencia ISI de Pakistán gracias a los enormes beneficios del tráfico de drogas. Imaginar que la CIA, y los ejércitos mercenarios privados como DynCorp, estrechamente vinculados a la agencia, están ahora involucrados en la mayor fuente de opio y heroína del mundo no requiere un gran salto de fe.
En 2018, Alfred McCoy escribió una acusación condenatoria contra la guerra de Estados Unidos en Afganistán. Preguntó: “¿Cómo pudo la única superpotencia del mundo luchar continuamente durante más de 16 años -desplegando más de 100.000 tropas en el momento álgido del conflicto, sacrificando las vidas de casi 2.300 soldados, gastando más de un billón de dólares en sus operaciones militares, produciendo un récord de 100.000 millones de dólares más en “La presencia de Estados Unidos en Afganistán ha sido un factor importante en el desarrollo de la economía del país”. Respondió que la presencia estadounidense no tenía nada que ver con la construcción de la nación o la democracia. Se trataba de la heroína:
“A lo largo de sus tres décadas en Afganistán, las operaciones militares de Washington sólo han tenido éxito cuando han encajado razonablemente en el comercio ilícito de opio en Asia Central”, acusó. “Su producción de opio pasó de unas 180 toneladas en 2001 a más de 3.000 toneladas anuales tras la invasión, y a más de 8.000 en 2007″.
En 2017 la producción de opio alcanzó la cifra récord de 9.000 toneladas. Tras más de 16 años de ocupación militar estadounidense. Hay una historia muy sucia y criminal en alguna parte y la CIA y los contratistas militares privados relacionados como DynCorp parecen estar en medio de ella. Tal vez esa sea la verdadera razón por la que Washington se niega a abandonar honestamente Afganistán. Como señala Pepe Escobar, en contra de la versión de los medios de comunicación occidentales de que los talibanes controlan el comercio de opio en Afganistán, “esta no es una operación de los talibanes afganos”. Las preguntas clave -nunca planteadas por los círculos atlantistas- son quién compra las cosechas de opio, las refina en heroína, controla las rutas de exportación y luego las vende con enormes beneficios… “Señala con el dedo a la OTAN, señalando que los ciudadanos rusos son “daños colaterales” del tráfico de heroína afgana tanto como los estadounidenses. “El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso está supervisando cómo se importan ilegalmente toneladas de productos químicos a Afganistán desde, entre otros, “Italia, Francia y los Países Bajos”, y cómo Estados Unidos y la OTAN no hacen absolutamente nada para contener el flujo de heroína”.
Las operaciones de Estados Unidos en Afganistán, el mayor productor de opio del mundo, están lejos de terminar. Sólo está cambiando de forma.
F. William Engdahl The Politics of Heroin and the Afghan US Pullout | New Eastern Outlook

 

mendi lerendi

Madmaxista
Desde
28 Ago 2007
Mensajes
502
Reputación
1.911

Una unidad ultrasecreta de las fuerzas especiales de Israel denominada Shayetet 13 ‎‎(13ª Flotilla) viene realizando, desde hace 3 años, operaciones de sabotaje contra barcos civiles ‎iraníes con destino a Siria. En esas operaciones secretas de sabotaje Israel utiliza principalmente ‎minas que se adhieren al casco de los barcos atacados, pero también ha recurrido al arma nuclear táctica utilizada ‎en 2020 contra el puerto de Beirut, la capital libanesa. ‎


Supuestamente, el objetivo inicial de estos ataques marítimos israelíes contra barcos civiles iraníes ‎era impedir que Irán hiciera llegar armamento pesado al Hezbollah libanés enviándolo a través ‎de Siria. Pero actualmente se trata de impedir que Irán abastezca a Siria con el combustible que ‎necesita la población siria. ‎


Al parecer, las pérdidas que Irán ha sufrido en esos ataques marítimos israelíes se acercan a los ‎‎1 000 millones de dólares y, desde hace 2 meses, Irán ha comenzado a responder con ataques ‎contra barcos israelíes en el Golfo Pérsico. ‎


Sin embargo, ninguno de los dos contrincantes menciona públicamente esta guerra naval, a pesar ‎de que ya se cuentan como mínimo un total de más de 20 barcos averiados o hundidos. ‎La prensa internacional tampoco ha reportado una marea negra registrada frente a las costas ‎de Siria a causa de un derrame de petróleo provocado por un ataque israelí. ‎


Al comentar el sabotaje contra un buque-cisterna iraní frente al litoral de Eritrea, el 6 de abril ‎de 2021, el general Benny Ganz, ministro de Defensa de Israel, declaró:


«Esta ofensiva no es suficiente. Debemos realizar misiones ofensivas y lo haremos lo mejor ‎posible.»‎


Por supuesto, nadie parece preguntarse por qué la posibilidad de que los sirios tengan gasolina ‎para sus autos tendría que verse como una “amenaza” para la seguridad de Israel. ‎


NOTAS


Para más detalles, ver:‎


“Israel Hits Syria-Bound Iranian Oil”, por Godon Lubold, Benoit Faucon y Felicia Scwartz, ‎‎Wall Street Journal, 12 de marzo de 2021.

«La bataille navale s’intensifie entre Israël et l’Iran», Marc Henry, Le Figaro, 8 de abril de 2021.

“La guerra clandestina entre Irán e Israel se traslada a alta mar”, Lluís Miquel Hurtado, ‎‎El Mundo, 8 de abril de 2021.
 

mendi lerendi

Madmaxista
Desde
28 Ago 2007
Mensajes
502
Reputación
1.911
Se reorganiza el Medio Oriente

por Thierry Meyssan

Divididos, no por voluntad propia sino por las potencias que colonizaron la región, ‎los países del Medio Oriente están reorganizándose según su propia lógica. ‎Por supuesto, las nuevas alianzas son aún frágiles, pero las potencias occidentales ‎tendrán que acostumbrarse a ellas.‎

Red Voltaire | París (Francia) | 27 de abril de 2021





El 11 de febrero de 2021, Arabia Saudita, Bahrein, Chipre, Emiratos Árabes Unidos y Grecia ‎participan en el Foro de la Fraternidad, organizado en Grecia. Egipto estaba invitado para ‎representar la Liga Árabe‎ y Francia asistió como representante de la Unión Europea. ‎Israel no tardó en seguir los pasos. ‎
Lo que hace difícil la comprensión del Medio Oriente es que en esa región se mueven una ‎multitud de actores, los cuales siguen lógicas diferentes y, según las circunstancias, establecen ‎alianzas o las rompen. A veces creemos conocer políticamente esa región, creemos saber ‎quiénes son nuestros amigos y quiénes nuestros enemigos, pero acabamos dándonos cuenta ‎de que, al cabo de pocos años, el paisaje ha cambiado radicalmente, y viendo como algunos de ‎nuestros antiguos amigos se han convertido en enemigos mientras que otros de nuestros viejos ‎amigos ahora quisieran vernos muertos. ‎
Eso es lo que está sucediendo ahora y, en pocos meses, todo habrá cambiado en esa región. ‎
‎1) Primero tenemos que entender que algunos protagonistas, que antes vivían en regiones ‎desérticas, se han visto obligados por las circunstancias a organizarse en tribus. Su supervivencia ‎misma dependía de su obediencia al jefe, para ellos la democracia no significa nada y sus ‎reacciones son comunitaristas. En ese caso están, por ejemplo, muchas tribus sauditas ‎y yemenitas, sunnitas de Irak descendientes de las anteriores y tribus kurdas, comunidades ‎israelíes y libanesas y tribus libias. Con excepción de los israelíes, esas poblaciones han sido ‎las principales víctimas del proyecto militar de Estados Unidos –la estrategia Rumsfeld/Cebrowski ‎de destrucción de las estructuras mismas de los Estados en los países del Medio Oriente ‎ [1]‎–, no han entendido lo que estaba ‎en juego en sus países y ahora se ven huérfanas de un Estado sólido y capaz de defenderlos. ‎
‎2) Una segunda categoría de actores se mueve por interés personal. Lo único que les interesa es ‎llenarse los bolsillos y no sienten empatía absolutamente por nadie. Esa categoría se adapta a ‎cualquier situación política y siempre logra estar del lado del vencedor. De ella procede ‎el contingente de aliados incondicionales de todos los imperialistas que han dominado la región ‎‎–el imperio otomano, el imperio británico, el imperialismo francés y, actualmente, el imperialismo ‎estadounidense. ‎
‎3) La tercera categoría de actores es la que actúa en defensa de su Nación. Actúa con el mismo ‎coraje que las poblaciones tribales, pero es capaz de tener una visión más amplia de las cosas. Esa ‎es la categoría de actores que, a lo largo de milenios, creó la noción de Ciudad y después el ‎concepto mismo de Estado. En ella están los sirios, que fueron el primer pueblo que formó ‎lo que hoy llamamos Estado y que hoy están dando sus vidas por conservar el suyo. ‎
Visto desde Occidente, generalmente se piensan que esos diferentes actores luchan por un ideal, ‎por el liberalismo o el comunismo, por la unidad árabe o la unidad islámica, etc. Pero, en la ‎práctica, esa visión de las cosas siempre resulta falsa. Por ejemplo, casi todos los comunistas ‎yemenitas han acabado convirtiéndose en miembros de al-Qaeda. ‎
Lo peor de todo es que en Occidente se juzga a esos actores como si fuesen incapaces de estar ‎al nivel de los occidentales. En realidad, es al revés: los occidentales, que viven en paz desde ‎hace al menos tres cuartos de siglo, han perdido el contacto con ciertas realidades simples. ‎El mundo está lleno de peligros y las alianzas son necesarias para sobrevivir. En Occidente ‎optamos por unirnos a un grupo (que puede ser nacional, como en otras latitudes sería tribal) o ‎por deslizarnos solos entre nuestros enemigos, dejando atrás a nuestros amigos y nuestra familia. ‎Por supuesto, las ideologías existen pero sólo van a tenerse en cuenta cuando el actor ya ha ‎definido su posición en relación con las 3 categorías antes mencionadas. ‎
Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el paisaje político del Medio Oriente se había ‎mantenido como en estado de coagulación alrededor de varias crisis:
la expulsión de los palestinos de sus tierras (desde 1948);
el debilitamiento del imperio británico y del imperio francés ante Estados Unidos y la URSS ‎‎(durante la crisis del canal de Suez, en 1956);
la vigilancia y cuasi control del petróleo del Golfo Pérsico por parte de Estados Unidos ‎‎(a partir de la administración Carter, en 1979);
la desaparición de la URSS y la hegemonía de Estados Unidos (desde la Operación “Tormenta ‎del Desierto”, en 1991);
la estrategia Rumsfeld/Cebrowski (a partir de 2001); y
el resurgimiento de Rusia (en 2015). ‎
Todos los demás acontecimientos políticos y militares, incluyendo la Revolución iraní y las ‎llamadas «primaveras árabes», son sólo epifenómenos de esa trama. Ninguno de ellos provocó ‎el surgimiento de nuevas alianzas. Todos, por el contrario, fortalecieron las alianzas que ya ‎existían para tratar en vano de garantizar la victoria a algún actor. ‎
El ahora ex presidente estadounidense Donald Trump, quien se había fijado como única meta en ‎el Medio Oriente la de cerrar la «guerra sin fin» concebida por el binomio Rumsfeld/Cebrowski, ‎no tuvo tiempo de completar esa tarea. Pero logró que el Pentágono dejara de utilizar a los ‎yihadistas como mercenarios al servicio de sus objetivos –aunque el Departamento de Defensa ‎de la administración Biden está volviendo a hacerlo. Lo principal es que Trump “pateó ‎el tablero” al cuestionar la causa palestina. ‎
A pesar de todo lo que se dijo y se escribió en su momento, el objetivo de Trump no era ‎favorecer a Israel sino hacer que se reconocieran una serie de realidades: los palestinos ‎han perdido una tras otra 5 guerras contra Israel. Durante todo ese tiempo, han tratado, por ‎dos veces, de instalarse en otros lugares y de conquistar nuevas tierras por la fuerza –Jordania ‎y Líbano. Y acabaron firmando un acuerdo con Israel (en Oslo). Ante esas realidades, ¿cómo ‎puede hablarse todavía de sus derechos inalienables, si ellos mismos no los han respetado? ‎
Estemos o no de acuerdo con ese razonamiento, lo cierto es que muchos lo comparten en ‎el mundo árabe, aunque nadie lo confiese. Todos hemos podido comprobar que las potencias ‎que defienden la causa palestina en sus discursos no hacen absolutamente nada por ella, que ‎sólo es una posición política adoptada para mantener las cosas como están y sacar de ello el ‎mayor provecho posible. El hecho es que Trump logró que Emiratos Árabes Unidos y Bahrein ‎firmaran con Israel los Acuerdos de Abraham. Los enemigos de ayer aceptaron hacer la paz. ‎Contrariamente a lo que todos creen, eso no es más fácil para Israel que para sus interlocutores ‎árabes ya que la paz obliga Israel a dejar de ser un Estado colonial heredado del imperio británico ‎y a convertirse en una nación como las demás, llamada a vivir en armonía y entendimiento con ‎su entorno. ‎
Esos cambios, si finalmente continúan, han de exigir tiempo. Pero Emiratos Árabes Unidos ‎e Israel, por un lado, y por el otro Arabia Saudita e Irán se plantean ahora una nueva ‎interrogante: ¿Tendrán todos que prepararse para un nuevo peligro? Ese peligro sería el ‎expansionismo de Turquía y Qatar. ‎
Eso es lo que ha llevado Emiratos Árabes Unidos e Israel a establecer una alianza con Grecia ‎y Chipre, mientras que Arabia Saudita e Irán han iniciado conversaciones secretas. Egipto –‎representante de la Liga Árabe‎, de la que son miembros algunos de los países mencionados– ‎y Francia –representante de la Unión Europea, a la cual pertenecen Grecia y Chipre– ‎participaron en una reunión preparatoria, denominada Forum Philia (Foro de la Fraternidad) y ‎realizada en Atenas, la capital griega. Esa brusca modificación de las alianzas va desarrollándose ‎dentro de la mayor discreción posible, pero ya está en marcha. ‎
El hecho más importante es la alianza militar entre Grecia e Israel, por un lado, y, por el otro, ‎entre Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. Aunque aún se desconocen muchos de ‎los acuerdos, sí se sabe que las fuerzas armadas de Israel entrenarán la fuerza aérea de Grecia, ‎a cambio de 1 650 millones de dólares, mientras que Grecia enviará misiles antiaéreos Patriot a ‎Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos podría ceder a Grecia algunos de sus aviones de guerra. ‎
Las relaciones entre Israel y Emiratos Árabes Unidos se concretaron desde que se abrió en ‎Abu Dabi una supuesta “representación” israelí ante una dependencia de la ONU. Esa oficina ‎israelí funcionó extraoficialmente como embajada de Israel en Emiratos Árabes Unidos. ‎En cuanto a las relaciones entre Israel y Arabia Saudita, ya existían desde que ambos países ‎iniciaron conversaciones secretas, en 2014-2015. ‎
Por otro lado, las negociaciones entre Arabia Saudita e Irán demuestran una vez más que la ‎oposición entre sunnitas y chiitas es totalmente artificial. Basta recordar que en 1992, lejos de ‎detestarse, ambos países luchaban juntos –bajo las órdenes de Estados Unidos–, a favor de la ‎Bosnia-Herzegovina musulmana, contra la Serbia ortodoxa. ‎

Thierry Meyssan
 

mendi lerendi

Madmaxista
Desde
28 Ago 2007
Mensajes
502
Reputación
1.911
Turquía pudiera estar otra vez en ‎el colimador del Pentágono‎

Red Voltaire | 28 de abril de 2021

as autoridades turcas detuvieron –el 26 de abril de 2021– 532 personas supuestamente ‎vinculadas con la organización del predicador Fetullah Gulen, ex aliado de Erdogan y presunto ‎organizador –con ayuda de la CIA estadounidense– del intento de asesinato de 2016 contra el hoy ‎presidente turco. Gulen vive actualmente en Estados Unidos como refugiado. ‎


Desde 2016, al fracasar el intento de asesinato contra el presidente Erdogan, unas 80 000 ‎personas han sido encarceladas en Turquía y siguen aún en espera de juicio, mientras que más ‎de 150 000 funcionarios fueron destituidos.‎


Después de aquellos hechos, Turquía se acercó a Rusia, a pesar de que ambos países han sido ‎históricamente adversarios. Últimamente, Ankara incluso compró el más moderno sistema ruso de ‎misiles antiaéreos, teniendo en cuenta que elementos de la fuerza aérea turca participaron en el ‎intento de asesinato contra el presidente Erdogan. El gobierno turco negocia actualmente ‎con Moscú la compra de un segundo lote de misiles tierra-aire S-400.‎


Sin embargo, aunque el propio presidente Erdogan es visto como un adversario de ‎Estados Unidos, Turquía –país miembro de la OTAN– sigue siendo un aliado de Washington y ‎ha desplegado tropas en Chipre, Irak, Siria, Libia, Azerbaiyán y Ucrania. ‎


Esta contradicción se ve resaltada hoy por la nueva alianza antiturca fraguada entre Arabia ‎Saudita, Bahrein, Chipre, Emiratos Árabes Unidos, Grecia e Israel, a la que podría unirse Irán. ‎


A raíz de la reciente declaración del presidente Joe Biden reconociendo el genocidio perpetrado ‎contra los armenios, ahora parece que Ankara ha invitado las fuerzas estadounidenses de ‎la OTAN a retirarse de Turquía, aunque no se ha fijado oficialmente un calendario para esa retirada. ‎


En definitiva, la cuestión de la destrucción de Turquía, que el Pentágono se planteó desde 2001, ‎en el marco de la estrategia de «guerra sin fin» enunciada por el tándem ‎Rumsfeld/Cebrowski ‎ [1]‎, parece estar otra vez sobre la mesa en Washington. ‎
 

Incorrezto

Bladerunnerista.
Desde
1 Feb 2016
Mensajes
26.402
Reputación
56.094
Lugar
En tierra quebrada.

Sir Torpedo

Será en Octubre
Desde
26 Jun 2009
Mensajes
19.441
Reputación
58.151
Biden no se larga sino que privatiza la Guerra de Afganistán y el tráfico de heroína
Redacción25 de abril de 2021

El gobierno de Biden ha anunciado la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán para el 11 de septiembre de 2021, simbólicamente, exactamente dos décadas después de los históricos atentados del 11-S en Nueva York y Washington. Sin embargo, el Pentágono y la Casa Blanca guardan silencio sobre una de las principales razones por las que los poderes que controlan Washington han permanecido en Afganistán desde la falsa caza de un antiguo trabajador contratado por la CIA llamado Osama bin Laden.
Lo que está claro es que el gobierno estadounidense no está siendo comunicativo con sus planes para Afganistán y la llamada retirada. La fecha del 1 de mayo previamente acordada en relación con el 11 de septiembre no tiene claramente nada que ver con una salida más elegante después de una guerra de dos décadas que ha costado al contribuyente estadounidense más de 2 billones de dólares.
Los neoconservadores del equipo de Biden están considerando una presencia militar estadounidense “privatizada”. Según un informe de Jeremy Kuzmarov, “más de 18.000 contratistas del Pentágono permanecen en Afganistán, frente a los 2.500 efectivos oficiales. Joe Biden retirará este pequeño grupo de tropas mientras deja atrás a las fuerzas especiales, mercenarios y oficiales de inteligencia estadounidenses, privatizando y reduciendo el alcance de la guerra, pero no poniéndole fin”. Ya hay siete contratistas militares privados en Afganistán por cada soldado estadounidense.
El recurso a los contratistas militares privados permite al Pentágono y a las agencias de inteligencia de Estados Unidos evitar una seria supervisión por parte del Congreso. Suelen ser veteranos de las Fuerzas Especiales que ganan mucho más como guardias de seguridad privados o mercenarios. Su trabajo está simplemente clasificado, por lo que no hay prácticamente ninguna responsabilidad. El New York Times informa que Washington “probablemente dependerá de una oscura combinación de fuerzas de operaciones especiales clandestinas, contratistas del Pentágono y agentes de inteligencia encubiertos” para llevar a cabo sus operaciones en Afganistán.
El actual gobierno afgano dirigido por Ashraf Ghani, al igual que el de Hamid Karzai, es una creación de Estados Unidos. Ghani seguirá siendo el representante de Washington en Kabul. Su ejército está financiado por Estados Unidos con un coste de unos 4.000 millones de dólares al año.
Lo que falta en el debate público sobre la presencia de las tropas afganas es el gorila de 800 libras en la habitación: las drogas, específicamente la heroína.
Algunos de los mercenarios improvisados no están haciendo cosas bonitas. DynCorp es uno de los mayores contratistas que existen. Hasta 2019 DynCorp había conseguido más de 7.000 millones de dólares en contratos gubernamentales para entrenar al ejército afgano y gestionar bases militares en Afganistán. Una de las tareas más destacadas de DynCorp y otros mercenarios estadounidenses en Afganistán ha sido la de “supervisar” la destrucción de los campos de adormidera afganos que suministran alrededor del 93 por ciento de la heroína del mundo. Sin embargo, el opio y su distribución mundial ha sido una prerrogativa de la CIA y del ejército estadounidense, que garantizan un transporte aéreo seguro a través de las bases aéreas de Kirguistán y Afganistán hacia los mercados occidentales de heroína. DynCorp tiene poco que mostrar por esta erradicación de la droga, ¿o estaba haciendo algo más?
La CIA, los muyahidines y el opio afgano
Cuando Estados Unidos ocupó Afganistán por primera vez, con la excusa de la venganza por el papel de los talibanes en la ayuda a Osama Bin Laden para llevar a cabo los atentados del 11-S, la política antiopio de los talibanes había reducido las cosechas a casi cero. En octubre de 2001, justo antes de la invasión estadounidense, la ONU reconoció que los talibanes habían reducido la producción de opio en Afganistán de 3.300 toneladas en 2000 a 185 toneladas en 2001. Según el economista e historiador canadiense Michel Chossudovsky, “inmediatamente después de la invasión de octubre de 2001, se restablecieron los mercados de opio. Los precios del opio se dispararon. A principios de 2002, el precio interno del opio en Afganistán (en dólares/kg) era casi 10 veces superior al de 2000. La invasión anglo-estadounidense de Afganistán ha conseguido restablecer el tráfico de drogas. The Guardian informó de que en 2007 “Afganistán tenía más tierras dedicadas al cultivo de drogas que Colombia, Bolivia y Perú juntos”. Esto ocurrió seis años después del inicio de la ocupación militar estadounidense.
A los pocos años de la ocupación estadounidense bajo el mandato de Karzai, el cultivo de opio alcanzó niveles récord. Uno de los mayores señores de la guerra del opio de Afganistán en aquella época era el hermano de Karzai. En 2009 el New York Times, citando a funcionarios estadounidenses no identificados, escribió que “Ahmed Wali Karzai, el hermano del presidente afgano y presunto participante en el floreciente comercio ilegal de opio del país, ha estado recibiendo pagos regulares de la Agencia Central de Inteligencia durante la mayor parte de los últimos ocho años”. En 2011 Ahmed Karzai fue asesinado a tiros en su casa de Helmland por uno de sus guardaespaldas. Helmland es la mayor provincia productora de opio de Afganistán. Si Helmland fuera un país, sería el mayor productor de opio del mundo. ¿Fue un accidente que la CIA pagara dinero a Karzai durante al menos ocho años, o la Compañía tenía un interés en los asuntos de Karzai?
Aunque Washington y la CIA han negado que apoyen el enorme comercio de opio afgano, el historial de la CIA desde la guerra de Vietnam con los señores de la droga sugiere lo contrario. Como documentó Alfred W. McCoy durante la época de la guerra de Vietnam en su innovador libro “The Politics of Heroin in Southeast Asia”, la CIA estaba muy involucrada en el comercio de opio con las tribus Hmong de Laos. Afirmaron que era necesario para igualar su apoyo. Más tarde se descubrió que la CIA y Estados Unidos estaban implicados en el envío secreto de opio desde el Triángulo de Oro.
Durante la guerra de los muyahidines financiada por Estados Unidos contra el Ejército Rojo soviético en Afganistán en la década de 1980, la CIA supuestamente hizo la vista gorda ante Osama Bin Laden y los miles de “árabes afganos” que reclutó. Señores de la guerra afganos como Gulbuddin Hekmatyar se enriquecían con los servicios de inteligencia ISI de Pakistán gracias a los enormes beneficios del tráfico de drogas. Imaginar que la CIA, y los ejércitos mercenarios privados como DynCorp, estrechamente vinculados a la agencia, están ahora involucrados en la mayor fuente de opio y heroína del mundo no requiere un gran salto de fe.
En 2018, Alfred McCoy escribió una acusación condenatoria contra la guerra de Estados Unidos en Afganistán. Preguntó: “¿Cómo pudo la única superpotencia del mundo luchar continuamente durante más de 16 años -desplegando más de 100.000 tropas en el momento álgido del conflicto, sacrificando las vidas de casi 2.300 soldados, gastando más de un billón de dólares en sus operaciones militares, produciendo un récord de 100.000 millones de dólares más en “La presencia de Estados Unidos en Afganistán ha sido un factor importante en el desarrollo de la economía del país”. Respondió que la presencia estadounidense no tenía nada que ver con la construcción de la nación o la democracia. Se trataba de la heroína:
“A lo largo de sus tres décadas en Afganistán, las operaciones militares de Washington sólo han tenido éxito cuando han encajado razonablemente en el comercio ilícito de opio en Asia Central”, acusó. “Su producción de opio pasó de unas 180 toneladas en 2001 a más de 3.000 toneladas anuales tras la invasión, y a más de 8.000 en 2007″.
En 2017 la producción de opio alcanzó la cifra récord de 9.000 toneladas. Tras más de 16 años de ocupación militar estadounidense. Hay una historia muy sucia y criminal en alguna parte y la CIA y los contratistas militares privados relacionados como DynCorp parecen estar en medio de ella. Tal vez esa sea la verdadera razón por la que Washington se niega a abandonar honestamente Afganistán. Como señala Pepe Escobar, en contra de la versión de los medios de comunicación occidentales de que los talibanes controlan el comercio de opio en Afganistán, “esta no es una operación de los talibanes afganos”. Las preguntas clave -nunca planteadas por los círculos atlantistas- son quién compra las cosechas de opio, las refina en heroína, controla las rutas de exportación y luego las vende con enormes beneficios… “Señala con el dedo a la OTAN, señalando que los ciudadanos rusos son “daños colaterales” del tráfico de heroína afgana tanto como los estadounidenses. “El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso está supervisando cómo se importan ilegalmente toneladas de productos químicos a Afganistán desde, entre otros, “Italia, Francia y los Países Bajos”, y cómo Estados Unidos y la OTAN no hacen absolutamente nada para contener el flujo de heroína”.
Las operaciones de Estados Unidos en Afganistán, el mayor productor de opio del mundo, están lejos de terminar. Sólo está cambiando de forma.
F. William Engdahl The Politics of Heroin and the Afghan US Pullout | New Eastern Outlook

Con permiso,que el artículo es bueno, ¡es una derrota! la privatización es solo el último intento por mantener algo de control sobre el área.
Los mercenarios más aún más carnecañonable que los marines, solo es cuestión de tiempo que los echen a ostias de allí.

Me gustaría recordar que durante la guerra de Vietnam los que controlaban la producción de opio viet fueron los antigüos colonizadores franceses de mano de su servicio de inteligencia que estuvo en guerra con la CIA hasta que los echaron a ostias, es lo que tienen las drogas, solo aman a quien tiene las armas y las ganas para defenderlas.

Por eso sé que los van a echar, fentanilo a parte.
 

Sir Torpedo

Será en Octubre
Desde
26 Jun 2009
Mensajes
19.441
Reputación
58.151
Turquía pudiera estar otra vez en ‎el colimador del Pentágono‎

Red Voltaire | 28 de abril de 2021

as autoridades turcas detuvieron –el 26 de abril de 2021– 532 personas supuestamente ‎vinculadas con la organización del predicador Fetullah Gulen, ex aliado de Erdogan y presunto ‎organizador –con ayuda de la CIA estadounidense– del intento de asesinato de 2016 contra el hoy ‎presidente turco. Gulen vive actualmente en Estados Unidos como refugiado. ‎


Desde 2016, al fracasar el intento de asesinato contra el presidente Erdogan, unas 80 000 ‎personas han sido encarceladas en Turquía y siguen aún en espera de juicio, mientras que más ‎de 150 000 funcionarios fueron destituidos.‎


Después de aquellos hechos, Turquía se acercó a Rusia, a pesar de que ambos países han sido ‎históricamente adversarios. Últimamente, Ankara incluso compró el más moderno sistema ruso de ‎misiles antiaéreos, teniendo en cuenta que elementos de la fuerza aérea turca participaron en el ‎intento de asesinato contra el presidente Erdogan. El gobierno turco negocia actualmente ‎con Moscú la compra de un segundo lote de misiles tierra-aire S-400.‎


Sin embargo, aunque el propio presidente Erdogan es visto como un adversario de ‎Estados Unidos, Turquía –país miembro de la OTAN– sigue siendo un aliado de Washington y ‎ha desplegado tropas en Chipre, Irak, Siria, Libia, Azerbaiyán y Ucrania. ‎


Esta contradicción se ve resaltada hoy por la nueva alianza antiturca fraguada entre Arabia ‎Saudita, Bahrein, Chipre, Emiratos Árabes Unidos, Grecia e Israel, a la que podría unirse Irán. ‎


A raíz de la reciente declaración del presidente Joe Biden reconociendo el genocidio perpetrado ‎contra los armenios, ahora parece que Ankara ha invitado las fuerzas estadounidenses de ‎la OTAN a retirarse de Turquía, aunque no se ha fijado oficialmente un calendario para esa retirada. ‎


En definitiva, la cuestión de la destrucción de Turquía, que el Pentágono se planteó desde 2001, ‎en el marco de la estrategia de «guerra sin fin» enunciada por el tándem ‎Rumsfeld/Cebrowski ‎ [1]‎, parece estar otra vez sobre la mesa en Washington. ‎
Les deseo suerte, lo hacen con 20 años de retraso en todos los sentidos.
 

Sir Torpedo

Será en Octubre
Desde
26 Jun 2009
Mensajes
19.441
Reputación
58.151
Si hay alguien en este mundo que sabe mantener el orden a ostias ese es Erdo, si la policia no mes suficiente dispone de todo un ejercito de follacabras que destrozarán lo que haga falta para mantener el status quo.