Gerión - El Sacrifício del Toro

Divad

Madmaxista
Registrado
15 Dic 2010
Mensajes
11.727
Puntuación de reacción
14.617
Hola, me he decidido a registrarme y contar mi historia en este foro, a pesar de no tener asimilado aún todo lo que estoy viviendo y experimentando a mi alrededor.

Empezó todo con una llamada telefónica de Enric, un antiguo compañero de estudios de ESADE pidiendo una cita para vernos en el edificio de la fundació Joan Miró de Barcelona.

-Estás seguro de esto? Seguro que quieres hacerlo? Me preguntaba mientras recorríamos la sala octogonal contemplando los nuevos cuadros de la colección cedidos por la familia.

Ocell, dona, estrella.. (Pájaro, mujer, estrella)... Dona i ocell, Miró siempre resumía en pocos trazos lo esencial..Ocell, dona, estrella...siempre los mismos símbolos...

Conozco bien el edifício, es obra del famoso arquitecto catalán Josep Lluís Sert exiliado a los Estados Unidos durante el franquismo.

Sert era un gran amigo de Miró y sobrino del gran muralista Josep Maria Sert, pintor que también hizo fortuna lejos de su Cataluña natal donde gran parte de su obra artística fue promovida por la elite financiera de Europa y América.

Me fascinan todas estas historias de gentes de aquí que llegaron a triunfar en el extranjero, ya que toda mi corta y hasta ahora meteórica carrera ha estado orientada a llegar hasta esa élite.

Parecía que finalmente había llegado mi momento gracias a Enric, o mejor dicho, gracias al mecenaje de su padre y sus amigos.

La fundació Miró se encuentra situada en la montaña de Montjuic ("El monte de los judíos" en catalán medieval) y conociendo a mi viejo amigo deduje que no había concertado nuestra cita en ese emplazamiento por casualidad, supongo también que por ese motivo Enric me había citado justamente en la galería de la sala octogonal del edificio.
Enric se preocupó de advertirme bien:
- Es un rito muy antiguo y no puedes abandonar a la mitad.
- Te conozco bien y he intercedido para que solo hagas de observador esta vez.
- Tú estarás en el jurado, solo tendrás que mirar...

Por supuesto, acepté; estoy dispuesto a hacer lo que sea.
[youtube]ZQ-au1PBDMQ[/youtube]

PAU CASALS | PAU CASALS discurso en la ONU



"Cellist Pablo Casals kisses first lady Jacqueline Kennedy's hand after a concert given in the White House in November 1961.*— Robert Knudsen/The White House"



La historia del logotipo de â€la Caixa†de Joan Miró

El arquitecto Josep Lluís Sert


El toro en el Mitraísmo.

Interpretaciones

Franz Cumont, autor de un estudio clásico sobre la religión de Mitra, interpreta esta imagen a la luz de la mitología irania. Vincula la imagen con textos que se refieren al sacrificio de un toro por Ahrimán, el dios del mal; de los sangrientos restos del toro nacerían después todos los seres. Según la hipótesis de Cumont, Ahrimán sería después sustituido por Mitra en el relato mítico, y en esta forma habría llegado al Mediterráneo oriental.

David Ulansey lanzó una explicación radicalmente diferente de la imagen de Mitra Tauróctonos, basada en el simbolismo astrológico. Según su teoría, la imagen del Tauróctonos es la representación de Mitra como un dios tan poderoso que es capaz de transformar el orden mismo del Universo. El toro sería el símbolo de la constelación de Tauro. En los comienzos de la astrología, en Mesopotamia, entre el 4000 y el 2000 adC, el Sol estaba en Tauro durante el equinoccio de primavera. Debido a la precesión de los equinoccios el Sol está en el equinoccio de primavera en una constelación diferente cada 2.160 años, aproximadamente, por lo que pasó a estar en Aries hacia el año 2000 adC, marcando el final de la era astrológica de Tauro.

El sacrificio del toro por Mitra simbolizaría este cambio, causado, según los creyentes, por la omnipotencia de su dios. Esto estaría en consonancia con los animales que figuran en las imágenes de Mitra Tauróctonos: el perro, la serpiente, el cuervo, el escorpión, el león, la copa y el toro se interpretan como las constelaciones de Canis Minor, Hydra, Corvus, Escorpio, Leo, Acuario y Tauro, todas ellas en el ecuador celeste durante la era de Tauro. La hipótesis explicaría también la profusión de imágenes zodiacales en la iconografía mitraica. La precesión de los equinoccios fue descubierta y estudiada por el astrónomo Hiparco de Nicea en el siglo II adC.

Otra interpretación considera que el sacrificio del toro representa la liberación de la energía de la Naturaleza. La serpiente, como en el símbolo del Ouroboros, sería una alusión al ciclo de la vida; el perro representaría a la Humanidad, alimentándose simbólicamente del sacrificio, y el escorpión podría ser el símbolo de la victoria de la muerte. Los dos compañeros de Mitra, que portan teas y se llaman Cautes y Cautópates representarían respectivamente la salida y la puesta del sol.

Para los fieles, el sacrificio del toro tenía sin duda un carácter salvífico, y la participación en los misterios garantizaba la inmortalidad.
Fuente: Mitraísmo. Artículo de la Enciclopedia.

Puedes completar la información leyendo más sobre los diferentes Ritos en la masonería.

Las diversas masonerias: Sus ritos
 

SpeedyGonzalez

Buscando ríos de agua viva
Registrado
18 Sep 2013
Mensajes
16.818
Puntuación de reacción
11.489
Ubicación
en Babia (afortunadamente)
por si ayuda.

de los vigilantes.

coat of arms:
un platillos anudando 12 en jerarquia.





In 1939, Escrivá published The Way, a collection of 999 maxims concerning spirituality for people involved in secular affairs.[34] In the 1940s, Opus Dei found an early critic in the Jesuit Superior General Wlodimir Ledóchowski, who told the Vatican that he considered Opus Dei "very dangerous for the Church in Spain," citing its "secretive character" and calling it "a form of Christian Masonry."[35]

In 1947, a year after Escrivá moved the organization's headquarters to Rome, Opus Dei received a decree of praise and approval from Pope Pius XII, making it an institute of "pontifical right", i.e. under the direct governance of the Pope.[7] In 1950, Pius XII granted definitive approval to Opus Dei, thereby allowing married people to join the organisation, and secular clergy to be admitted to the Priestly Society of the Holy Cross.[7]

como cambian las cosas.
 

cklaudius

Madmaxista
Registrado
24 Sep 2010
Mensajes
183
Puntuación de reacción
441
Crisaor , ya se terminó el mundial o quedan noticias?
 

cklaudius

Madmaxista
Registrado
24 Sep 2010
Mensajes
183
Puntuación de reacción
441
"Comparezco hoy ante Las Cortes Generales para pronunciar el juramento previsto en nuestra Constitución y ser proclamado Rey de España. Cumplido ese deber constitucional, quiero expresar el reconocimiento y el respeto de la Corona a estas Cámaras, depositarias de la soberanía nacional. Y permítanme que me dirija a sus señorías y desde aquí, en un día como hoy, al conjunto de los españoles.

Inicio mi reinado con una profunda emoción por el honor que supone asumir la Corona, consciente de la responsabilidad que comporta y con la mayor esperanza en el futuro de España.

Una nación forjada a lo largo de siglos de Historia por el trabajo compartido de millones de personas de todos los lugares de nuestro territorio y sin cuya participación no puede entenderse el curso de la Humanidad.

Una gran nación, Señorías, en la que creo, a la que quiero y a la que admiro; y a cuyo destino me he sentido unido toda mi vida, como Príncipe Heredero y -hoy ya- como Rey de España.

Ante sus Señorías y ante todos los españoles -también con una gran emoción- quiero rendir un homenaje de gratitud y respeto hacia mi padre, el Rey Juan Carlos I. Un reinado excepcional pasa hoy a formar parte de nuestra historia con un legado político extraordinario. Hace casi 40 años, desde esta tribuna, mi padre manifestó que quería ser Rey de todos los españoles. Y lo ha sido. Apeló a los valores defendidos por mi abuelo el Conde Barcelona y nos convocó a un gran proyecto de concordia nacional que ha dado lugar a los mejores años de nuestra historia contemporánea.

En la persona del Rey Juan Carlos rendimos hoy el agradecimiento que merece una generación de ciudadanos que abrió camino a la democracia, al entendimiento entre los españoles y a su convivencia en libertad. Esa generación, bajo su liderazgo y con el impulso protagonista del pueblo español, construyó los cimientos de un edificio político que logró superar diferencias que parecían insalvables, conseguir la reconciliación de los españoles, reconocer a España en su pluralidad y recuperar para nuestra Nación su lugar en el mundo.

Y me permitirán también, Señorías, que agradezca a mi madre, la Reina Sofía, toda una vida de trabajo impecable al servicio de los españoles. Su dedicación y lealtad al Rey Juan Carlos, su dignidad y sentido de la responsabilidad, son un ejemplo que merece un emocionado tributo de gratitud que hoy -como hijo y como Rey- quiero dedicarle. Juntos, los Reyes Juan Carlos y Sofía, desde hace más de 50 años, se han entregado a España. Espero que podamos seguir contando muchos años con su apoyo, su experiencia y su cariño.

A lo largo de mi vida como Príncipe de Asturias, de Girona y de Viana, mi fidelidad a la Constitución ha sido permanente, como irrenunciable ha sido -y es- mi compromiso con los valores en los que descansa nuestra convivencia democrática. Así fui educado desde niño en mi familia, al igual que por mis maestros y profesores. A todos ellos les debo mucho y se lo agradezco ahora y siempre. Y en esos mismos valores de libertad, de responsabilidad, de solidaridad y de tolerancia, la Reina y yo educamos a nuestras hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

Señoras y Señores Diputados y Senadores,

Hoy puedo afirmar ante estas Cámaras -y lo celebro- que comienza el reinado de un Rey constitucional. Un Rey que accede a la primera magistratura del Estado de acuerdo con una Constitución que fue refrendada por los españoles y que es nuestra norma suprema desde hace ya más de 35 años.

Un Rey que debe atenerse al ejercicio de las funciones que constitucionalmente le han sido encomendadas y, por ello, ser símbolo de la unidad y permanencia del Estado, asumir su más alta representación y arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones.

Un Rey, en fin, que ha de respetar también el principio de separación de poderes y, por tanto, cumplir las leyes aprobadas por las Cortes Generales, colaborar con el Gobierno de la Nación -a quien corresponde la dirección de la política nacional- y respetar en todo momento la independencia del Poder Judicial.

No tengan dudas, Señorías, de que sabré hacer honor al juramento que acabo de pronunciar; y de que, en el desempeño de mis responsabilidades, encontrarán en mí a un Jefe del Estado leal y dispuesto a escuchar, a comprender, a advertir y a aconsejar; y también a defender siempre los intereses generales.

Y permítanme añadir, que a la celebración de este acto de tanta trascendencia histórica, pero también de normalidad constitucional, se une mi convicción personal de que la Monarquía Parlamentaria puede y debe seguir prestando un servicio fundamental a España.

La independencia de la Corona, su neutralidad política y su vocación integradora ante las diferentes opciones ideológicas, le permiten contribuir a la estabilidad de nuestro sistema político, facilitar el equilibrio con los demás órganos constitucionales y territoriales, favorecer el ordenado funcionamiento del Estado y ser cauce para la cohesión entre los españoles. Todos ellos, valores políticos esenciales para la convivencia, para la organización y desarrollo de nuestra vida colectiva.

Pero las exigencias de la Corona no se agotan en el cumplimiento de sus funciones constitucionales. He sido consciente, desde siempre, de que la Monarquía Parlamentaria debe estar abierta y comprometida con la sociedad a la que sirve; ha de ser una fiel y leal intérprete de las aspiraciones y esperanzas de los ciudadanos, y debe compartir -y sentir como propios- sus éxitos y sus fracasos.

La Corona debe buscar la cercanía con los ciudadanos, saber ganarse continuamente su aprecio, su respeto y su confianza; y para ello, velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social. Porque, sólo de esa manera, se hará acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones. Hoy, más que nunca, los ciudadanos demandan con toda razón que los principios morales y éticos inspiren -y la ejemplaridad presida- nuestra vida pública. Y el Rey, a la cabeza del Estado, tiene que ser no sólo un referente sino también un servidor de esa justa y legítima exigencia de los ciudadanos.

Éstas son, Señorías, mis convicciones sobre la Corona que, desde hoy, encarno: una Monarquía renovada para un tiempo nuevo. Y afronto mi tarea con energía, con ilusión y con el espíritu abierto y renovador que inspira a los hombres y mujeres de mi generación.

Señoras y Señores Diputados y Senadores,

Hoy es un día en el que, si tuviéramos que mirar hacia el pasado, me gustaría que lo hiciéramos sin nostalgia, pero con un gran respeto hacia nuestra historia; con espíritu de superación de lo que nos ha separado o dividido; para así recordar y celebrar todo lo que nos une y nos da fuerza y solidez hacia el futuro.

En esa mirada deben estar siempre presentes, con un inmenso respeto también, todos aquellos que, víctimas de la violencia terrorista, perdieron su vida o sufrieron por defender nuestra libertad. Su recuerdo permanecerá en nuestra memoria y en nuestro corazón. Y la victoria del Estado de Derecho, junto a nuestro mayor afecto, será el mejor reconocimiento a la dignidad que merecen.

Y mirando a nuestra situación actual, Señorías, quiero también transmitir mi cercanía y solidaridad a todos aquellos ciudadanos a los que el rigor de la crisis económica ha golpeado duramente hasta verse heridos en su dignidad como personas. Tenemos con ellos el deber moral de trabajar para revertir esta situación y el deber ciudadano de ofrecer protección a las personas y a las familias más vulnerables. Y tenemos también la obligación de transmitir un mensaje de esperanza -especialmente a los más jóvenes- de que la solución de sus problemas y en particular la obtención de un empleo, sea una prioridad para la sociedad y para el Estado. Sé que todas sus Señorías comparten estas preocupaciones y estos objetivos.

Pero sobre todo, Señorías, hoy es un día en el que me gustaría que miráramos hacia adelante, hacia el futuro; hacia la España renovada que debemos seguir construyendo todos juntos al comenzar este nuevo reinado.

A lo largo de estos últimos años -y no sin dificultades- hemos convivido en democracia, superando finalmente tiempos de tragedia, de silencio y oscuridad. Preservar los principios e ideales en los que se ha basado esa convivencia y a los que me he referido antes, no sólo es un acto de justicia con las generaciones que nos han precedido, sino una fuente de inspiración y ejemplo en todo momento para nuestra vida pública. Y garantizar la convivencia en paz y en libertad de los españoles es y será siempre una responsabilidad ineludible de todos los poderes públicos.

Los hombres y mujeres de mi generación somos herederos de ese gran éxito colectivo admirado por todo el mundo y del que nos sentimos tan orgullosos. A nosotros nos corresponde saber transmitirlo a las generaciones más jóvenes.

Pero también es un deber que tenemos con ellas -y con nosotros mismos-, mejorar ese valioso legado, y acrecentar el patrimonio colectivo de libertades y derechos que tanto nos ha costado conseguir. Porque todo tiempo político tiene sus propios retos; porque toda obra política -como toda obra humana- es siempre una tarea inacabada.

Los españoles y especialmente los hombres y mujeres de mi generación, Señorías, aspiramos a revitalizar nuestras instituciones, a reafirmar, en nuestras acciones, la primacía de los intereses generales y a fortalecer nuestra cultura democrática.

Aspiramos a una España en la que se puedan alcanzar acuerdos entre las fuerzas políticas sobre las materias y en los momentos en que así lo aconseje el interés general.

Queremos que los ciudadanos y sus preocupaciones sean el eje de la acción política, pues son ellos quienes con su esfuerzo, trabajo y sacrificio engrandecen nuestro Estado y dan sentido a las instituciones que lo integran.

Deseamos una España en la que los ciudadanos recuperen y mantengan la confianza en sus instituciones y una sociedad basada en el civismo y en la tolerancia, en la honestidad y en el rigor, siempre con una mentalidad abierta y constructiva y con un espíritu solidario.

Y deseamos, en fin, una España en la que no se rompan nunca los puentes del entendimiento, que es uno de los principios inspiradores de nuestro espíritu constitucional.

En ese marco de esperanza quiero reafirmar, como Rey, mi fe en la unidad de España, de la que la Corona es símbolo. Unidad que no es uniformidad, Señorías, desde que en 1978 la Constitución reconoció nuestra diversidad como una característica que define nuestra propia identidad, al proclamar su voluntad de proteger a todos los pueblos de España, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones. Una diversidad que nace de nuestra historia, nos engrandece y nos debe fortalecer.

En España han convivido históricamente tradiciones y culturas diversas con las que de continuo se han enriquecido todos sus pueblos. Y esa suma, esa interrelación entre culturas y tradiciones tiene su mejor expresión en el concierto de las lenguas. Junto al castellano, lengua oficial del Estado, las otras lenguas de España forman un patrimonio común que, tal y como establece la Constitución, debe ser objeto de especial respeto y protección; pues las lenguas constituyen las vías naturales de acceso al conocimiento de los pueblos y son a la vez los puentes para el diálogo de todos los españoles. Así lo han considerado y reclamado escritores tan señeros como Antonio Machado, Espriu, Aresti o Castelao.

En esa España, unida y diversa, basada en la igualdad de los españoles, en la solidaridad entre sus pueblos y en el respeto a la ley, cabemos todos; caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben las distintas formas de sentirse español. Porque los sentimientos, más aún en los tiempos de la construcción europea, no deben nunca enfrentar, dividir o excluir, sino comprender y respetar, convivir y compartir.

Y esa convivencia, la debemos revitalizar cada día, con el ejercicio individual y colectivo del respeto mutuo y el aprecio por los logros recíprocos. Debemos hacerlo con el afecto sincero, con la amistad y los vínculos de hermandad y fraternidad que son indispensables para alimentar las ilusiones colectivas.

Trabajemos todos juntos, Señorías, cada uno con su propia personalidad y enriqueciendo la colectiva; hagámoslo con lealtad, en torno a los nuevos objetivos comunes que nos plantea el siglo XXI. Porque una nación no es sólo su historia, es también un proyecto integrador, sentido y compartido por todos, que mire hacia el futuro.

Un nuevo siglo, Señorías, que ha nacido bajo el signo del cambio y la transformación y que nos sitúa en una realidad bien distinta de la del siglo XX.

Todos somos conscientes de que estamos asistiendo a profundas transformaciones en nuestras vidas que nos alejan de la forma tradicional de ver el mundo y de situarnos en él. Y que, al tiempo que dan lugar a inquietud, incertidumbre o temor en los ciudadanos, abren también nuevas oportunidades de progreso.

Afrontar todos estos retos y dar respuestas a los nuevos desafíos que afectan a nuestra convivencia, requiere el concurso de todos: de los poderes públicos, a los que corresponde liderar y definir nuestros grandes objetivos nacionales; pero también de los ciudadanos, de su impulso, su convicción y su participación activa.

Es una tarea que demanda un profundo cambio de muchas mentalidades y actitudes y, por supuesto, gran determinación y valentía, visión y responsabilidad.

Nuestra Historia nos enseña que los grandes avances de España se han producido cuando hemos evolucionado y nos hemos adaptado a la realidad de cada tiempo; cuando hemos renunciado al conformismo o a la resignación y hemos sido capaces de levantar la vista y mirar más allá -y por encima- de nosotros mismos; cuando hemos sido capaces de compartir una visión renovada de nuestros intereses y objetivos comunes.

El bienestar de nuestros ciudadanos -hombres y mujeres-, Señorías, nos exige situar a España en el siglo XXI, en el nuevo mundo que emerge aceleradamente; en el siglo del conocimiento, la cultura y la educación.

Tenemos ante nosotros el gran desafío de impulsar las nuevas tecnologías, la ciencia y la investigación, que son hoy las verdaderas energías creadoras de riqueza; el desafío de promover y fomentar la innovación, la capacidad creativa y la iniciativa emprendedora como actitudes necesarias para el desarrollo y el crecimiento.

Todo ello es, a mi juicio, imprescindible para asegurar el progreso y la modernización de España y nos ayudará, sin duda, a ganar la batalla por la creación de empleo, que constituye hoy la principal preocupación de los españoles.

El siglo XXI, el siglo también del medio ambiente, deberá ser aquel en el que los valores humanísticos y éticos que necesitamos recuperar y mantener, contribuyan a eliminar las discriminaciones, afiancen el papel de la mujer y promuevan aún más la paz y la cooperación internacional.

Señorías, me gustaría referirme ahora a ese ámbito de las relaciones internacionales, en el que España ocupa una posición privilegiada por su lugar en la geografía y en la historia del mundo.

De la misma manera que Europa fue una aspiración de España en el pasado, hoy España es Europa y nuestro deber es ayudar a construir una Europa fuerte, unida y solidaria, que preserve la cohesión social, afirme su posición en el mundo y consolide su liderazgo en los valores democráticos que compartimos. Nos interesa, porque también nos fortalecerá hacia dentro. Europa no es un proyecto de política exterior, es uno de los principales proyectos para el Reino de España, para el Estado y para la sociedad.

Con los países iberoamericanos nos unen la historia y lazos muy intensos de afecto y hermandad. En las últimas décadas, también nos unen intereses económicos crecientes y visiones cada vez más cercanas sobre lo global. Pero, sobre todo, nos une nuestra lengua y nuestra cultura compartidas. Un activo de un inmenso valor que debemos potenciar con determinación y generosidad.

Y finalmente, nuestros vínculos antiguos de cultura y de sensibilidad próximos con el Mediterráneo, Oriente Medio y los países árabes, nos ofrecen una capacidad de interlocución privilegiada, basada en el respeto y la voluntad de cooperar en tantos ámbitos de interés mutuo e internacional, en una zona de tanta relevancia estratégica, política y económica.

En un mundo cada vez más globalizado, en el que están emergiendo nuevos actores relevantes, junto a nuevos riesgos y retos, sólo cabe asumir una presencia cada vez más potente y activa en la defensa de los derechos de nuestros ciudadanos y en la promoción de nuestros intereses, con la voluntad de participar e influir más en los grandes asuntos de la agenda global y sobre todo en el marco de las NN.UU.

Señoras y Señores Diputados y Senadores,

Con mis palabras de hoy, he querido cumplir con el deber que siento de transmitir a sus señorías y al pueblo español, sincera y honestamente, mis sentimientos, convicciones y compromisos sobre la España con la que me identifico, la que quiero y a la que aspiro; y también sobre la Monarquía Parlamentaria en la que creo: como dije antes y quiero repetir ahora, una monarquía renovada para un tiempo nuevo.

Y al terminar mi mensaje quiero agradecer a los españoles el apoyo y el cariño que en tantas ocasiones he recibido. Mi esperanza en nuestro futuro se basa en mi fe en la sociedad española; una sociedad madura y vital, responsable y solidaria, que está demostrando una gran entereza y un espíritu de superación que merecen el mayor reconocimiento.

Señorías, tenemos un gran País; Somos una gran Nación, creamos y confiemos en ella.

Decía Cervantes en boca de Don Quijote: "no es un hombre más que otro si no hace más que otro".

Yo me siento orgulloso de los españoles y nada me honraría más que, con mi trabajo y esfuerzo de cada día, los españoles pudieran sentirse orgullosos de su nuevo Rey.

Muchas gracias. Moltes gràcies. Eskerrik asko. Moitas grazas".


Discurso de proclamaci?n del Rey Felipe VI | Espa?a | EL MUNDO
 

SpeedyGonzalez

Buscando ríos de agua viva
Registrado
18 Sep 2013
Mensajes
16.818
Puntuación de reacción
11.489
Ubicación
en Babia (afortunadamente)
el asunto ha estado muy claro en el besamanos, pero no encuentro el video.

si lo encontrais ponedlo ylo comento.

---------- Post added 20-jun-2014 at 00:36 ----------

Mishpatim
52. No comer del toro apedreado que fue degollado

---------- Post added 20-jun-2014 at 00:38 ----------

y mas curioso

68. No dar préstamo con usura
 

SpeedyGonzalez

Buscando ríos de agua viva
Registrado
18 Sep 2013
Mensajes
16.818
Puntuación de reacción
11.489
Ubicación
en Babia (afortunadamente)
Como novedad en el año de 2014, el domingo 22 de junio durante la procesión del Corpus Christi, esta cofradía sera una de las 20 que instalaran altares a lo largo del recorrido, en este caso, en la plaza mayor.

---------- Post added 20-jun-2014 at 13:10 ----------

http://www.preciosisimasangre.com/images/Noticias/credencial2.jpg
 

Arzairus

Madmaxista
Registrado
10 Dic 2012
Mensajes
2.992
Puntuación de reacción
8.473
Joder q buen hilo, cojo sitio pa leerlo con tranquilidad y a ver si puedo aportar algo
 

SpeedyGonzalez

Buscando ríos de agua viva
Registrado
18 Sep 2013
Mensajes
16.818
Puntuación de reacción
11.489
Ubicación
en Babia (afortunadamente)


Esta noticia ha causado una gran alegría, orgullo y satisfacción en todos los hermanos cofrades en general, y en la Junta de Gobierno en particular. Con la obtención de este título se pone fin a diez intensos y, a la vez, satisfactorios años de trabajo diplomático con la Casa Real.
....
Este título da derecho a la Cofradía, aparte de incorporar a su nombre el término REAL, a usar en sus emblemas e insignias la Corona Real y a invitar a los actos institucionales a cualquier miembro de la Casa Real.


---------- Post added 20-jun-2014 at 17:47 ----------

representando

[YOUTUBE]Uh-2w0o9Qgc[/YOUTUBE]

pasate el microfono, PASATELO!!
 

SpeedyGonzalez

Buscando ríos de agua viva
Registrado
18 Sep 2013
Mensajes
16.818
Puntuación de reacción
11.489
Ubicación
en Babia (afortunadamente)
la pista creo que tiene que ver con las primeras tropas desplegadas por franco que dieron lugar al golpe de estado.

no lo tengo muy claro.
 

Fromthecave

Madmaxista
Registrado
13 May 2013
Mensajes
503
Puntuación de reacción
1.164
Felipe VI contará con escudo y guión propios en los que destaca la recuperación del rojo carmesí

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -


Felipe VI contará con escudo real y guión real propios desde el mismo momento de su proclamación como nuevo Rey de España, en los que destacará la recuperación del tradicional fondo rojo carmesí de la monarquía española.

La primera vez que se verá ondear el guión de Felipe VI será este jueves a las 9:30 horas en el Palacio de la Zarzuela, cuando Don Juan Carlos imponga el Fajín de Capitán General a su hijo, el Rey de España, Felipe VI, justo antes de que éste salga hacia el Congreso de los Diputados donde tendrá lugar su proclamación como monarca por las Cortes Generales.

El escudo, el guión y el estandarte de las armas del rey Juan Carlos I están definidos por el Real Decreto de 1977 sobre Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos.

El escudo de don Juan Carlos incluye los cuarteles de Castilla, León, Navarra y Aragón; la flor de Granada; el escusón con las flores de lis de la Casa Borbón; la corona real de España; el Toisón de Oro; la cruz de Borgoña roja; y el yugo y las flechas de los Reyes Católicos.

El Príncipe Felipe cuenta con armas propias reguladas por el Real Decreto 284/2001, de 16 de marzo, por el que se crean Su Guión y Su Estandarte y Casa Real ha trabajado sobre él para crear las nuevas armas de Felipe VI.


En este nuevo escudo del Príncipe Felipe ya habían sido eliminados ciertos elementos como son el yugo y las flechas de los Reyes Católicos y la cruz de Borgoña roja, al ser todos ellos ornamentos personalizados en la figura del Rey Juan Carlos.

Por el contrario, permanecen invariables elementos comunes como el cuartelado en cruz de Castilla, León, Aragón y Navarra, más Granada en la punta y el escusón de azur con tres flores de lis de oro, bordura de gules, que es de Borbón, al ser las armas de España.

En el que será el nuevo escudo de Felipe VI la Corona de Príncipe --cuatro diademas de las que sólo se ven tres, las dos de los lados y la frontal-- será sustituida previsiblemente por la real --ocho diademas, de las que se ven cino-- y que refleja la naturaleza del Estado.

Permanecerá el Toisón de Oro como privativo de la Monarquía española y desaparecerá el lambel de azur de tres pies, una pieza azul con tres pendientes situada en la zona alta del escudo denominada jefe, que hace referencia a la condición de heredero.

Felipe VI deberá igualmente decidir ahora qué ornamentos exteriores coloca en el escudo como 'guiño' a su identidad y que vendrán a sustituir el yugo y las flechas de Castilla y la cruz de Borgoña roja.

Cambiará igualmente el guión, la bandera, de la que desaparecerá el color azul claro relacionado con la bandera de Asturias para dar paso al tradicional rojo carmesí de la monarquía española que hace referencia al color rojo de la sangre. Igualmente, el estandarte seguirá el mismo modelo que la bandera.

La regulación del empleo de estas armas reales deberá ser regulada mediante Real Decreto y su entrada en vigor requerirá la publicación en el Boletín Oficial de Estado.




_______________

Este fin de semana, F1 en Red Bull ring...






¿El toro cruzando el anillo de Orión?

El anillo de Bernard alrededor de Orión






El anillo de Barnard alrededor de Orión | Imagen astronomía diaria - Observatorio


¿Porqué el cinturón de Orión está rodeado por una burbuja? Aunque resplandece como una nebulosa de emisión, el origen de esta burbuja conocida como Anillo de Barnard aún se desconoce. Las hipótesis que existen dicen que, por ejemplo, podría ser el viento de las estrellas más brillantes de Orión o las supernovas de estrellas que murieron hace mucho. El anillo de Barnard es demasiado débil como para poder verlo a simple vista. La nebulosa la descubrió en 1895 E. E. Barnard, a base de filmaciones con exposición de larga duración. En el centro de la imagen pueden verse las tres estrellas más brillantes del cinturón de Orión, dos de las cuales son muy azules. Justo a la derecha de la estrella más baja del cinturón de Orión hay un pequeño hueco en la nebulosa de emisión: vista con más aumentos descubrimos que es la Nebulosa de la Cabeza de Caballo. A la derecha de las estrellas del cinturón tenemos la brillante, famosa y fotogénica Nebulosa de Orión.

:ouch:
 
Última edición:

Arzairus

Madmaxista
Registrado
10 Dic 2012
Mensajes
2.992
Puntuación de reacción
8.473
Parece ser una cruz de malta, lo mismo q llevaba el rey en gigante
 

cklaudius

Madmaxista
Registrado
24 Sep 2010
Mensajes
183
Puntuación de reacción
441
El conflicto iraquí, resucitado en estos días por el avance de las huestes islamistas radicales en zonas clave del Estado árabe, ha disparado el precio del petróleo a niveles inéditos en un año. La crisis ha recordado a los países importadores de crudo —desarrollados o emergentes— que aún dependen en exceso de una zona tan inestable como Oriente Próximo. El viejo orden petrolero, el encarnado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el que marca el paso de la oferta y la demanda desde la crisis de 1973, aún sacude la economía mundial a pesar de la apuesta por las energías renovables, la moda de los coches híbridos o las técnicas de explotación alternativas como el mentado fracking (fracturación hidráulica). Y es que las alternativas aún son caras, están verdes o carecen muchas veces de una voluntad política firme que las respalde; por lo que todavía queda al menos un decenio en el que los Estados importadores de crudo seguirán a merced de los conflictos en los países de Oriente Próximo, del Magreb, de África e incluso del este de Europa, como sucede ahora con Rusia, uno de los mayores suministradores de energía de la UE.

Si el impacto de la crisis de Irak no es mayor en los países desarrollados es porque la actividad económica aún es débil y no requiere ingentes cantidades de energía para mantenerse. Pero en cuanto la recuperación se afiance, las preocupaciones por los posibles cortes de suministro y la escalada de precios pesarán como una losa sobre las naciones desarrolladas y emergentes. El impacto no será, sin embargo, igual para todos: Estados Unidos y el resto de las Américas avanzan o tienen proyectos concretos para lograr una mayor independencia energética. China, por su parte, está apostando fuerte por alianzas con las potencias petrolíferas de Asia Central para rebajar sus importaciones de los países árabes. Todo apunta a que a medio plazo será la Unión Europea la peor preparada para soportar los cimbronazos del mercado petrolero.

A lo largo de los últimos años, la distribución de la producción entre los países de la OPEP se ha visto afectada por los conflictos internos de sus miembros. En Libia, los daños a las infraestructuras petroleras y la toma de los puertos estratégicos por parte de los grupos rebeldes que se oponen al frágil Ejecutivo de Trípoli han lastrado la capacidad productiva y casi anulado la exportación de crudo. En Nigeria, la violencia comunitaria, añadida al robo diario de petróleo, que desde hace seis meses alcanza de media los 100.000 barriles, han restado fiabilidad al país como proveedor. Irán, pese a haber reconducido su relación con las potencias occidentales, aún está tocado por las sanciones internacionales. Así que el peso de garantizar la oferta de la OPEP ha estado sobre todo recayendo en los hombros de los países del golfo Pérsico, que tampoco son inmunes a factores de inestabilidad como el terrorismo o la violencia sectaria.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait han aumentado su porción del mercado a expensas del resto de los miembros del cartel. Ha sido posible gracias al sistema de cuotas flexibles que rige en la organización, que produce alrededor de 30 millones de barriles diarios. Los saudíes, primeros productores mundiales de crudo, han conseguido ajustar bastante la extracción a la demanda del mercado y controlar los precios. En los días previos a la última reunión de la OPEP en su sede de Viena, el pasado 3 y 4 de junio, el ministro de Petróleo saudí, Alí al Naimi, se mostraba tranquilo sobre la marcha del mercado: “La oferta es buena, la demanda es buena, el precio es bueno”, declaró el veterano político.






Pero el escenario se ha modificado solo una semana más tarde. En la noche entre el pasado 9 y 10 de junio, los milicianos del grupo yihadista suní Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) tomaron Mosul, la segunda ciudad iraquí, en la provincia norteña de Kirkuk. Irak volvió a sumarse a la lista de miembros de la OPEP afectados por los conflictos armados y la inestabilidad política, y a ser la principal causa de una nueva crisis petrolera originada en la región.

En los últimos años, Irak había ido recuperando su potencial como una de las principales fuentes de crudo del planeta y las empresas habían puesto sus ojos en el país árabe aun a pesar de la retirada de las tropas de EE UU. El pasado mes de febrero, la producción diaria tocó los 3,6 millones de barriles, la cifra más alta en los últimos 35 años. Y aunque aún es pronto para saber el alcance del nuevo conflicto en Irak, el mercado ha reaccionado con un aumento del crudo brent —de referencia para Europa—. El barril se ha disparado a 115 dólares, siete por encima de la cotización media del último año. Además, las previsiones de Wall Street para el resto del año son al alza.

Aunque hay análisis, como el de la consultora londinense Business Monitor International (BMI), que indican que aún no hay una “amenaza inmediata sobre la región meridional de mayoría chií, que alberga el grueso de la producción del país”, otros informes, como el del banco estadounidense Morgan Stanley, subrayan que la crisis iraquí amenaza con “cambiar la psicología de los mercados petroleros, haciendo peligrar el crecimiento de la oferta y anulando la tranquilidad relativa a los precios del crudo, sobre todo a medio plazo”. Para el próximo lustro, según las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía, alrededor del 60% del crecimiento de la producción de la OPEP dependerá de la oferta de Irak, que garantiza cerca del 4% de la producción mundial.


El barril ha subido siete dólares por encima de precio medio de 12 meses

“Hay un riesgo potencial grande en lo que está pasando en Irak, pero es demasiado pronto para entender su magnitud”, explica James Cockayne, director de la publicación especializada Middle East Economic Survey (MEES), con sede en Nicosia. “Uno de los motivos por los que había tanta tranquilidad es que se preveía que la producción iraquí llegase hasta los cuatro millones de barriles diarios a finales de año. Era una previsión optimista, pero no imposible. Ahora nadie espera que ocurra. Las autoridades saudíes, sin embargo, sostienen que pueden incrementar su producción diaria en un millón de barriles. Y tienen bastantes reservas para hacerlo”.

Pero las expectativas sobre el futuro de la producción mundial no se agotan en Riad. En los últimos 10 años, la producción de petróleo en EE UU ha aumentado hasta los 10 millones de barriles diarios. Según los datos del informe anual de British Petroleum, solo entre 2012 y 2013 el país norteamericano ha registrado un incremento del 13,5%. Se trata del mayor aumento a escala mundial, que ha elevado la cuota de producción global de EE UU hasta el 10,8%.

Durante la presentación del documento, la semana pasada, el economista jefe de la empresa, Christof Rühl, ha declarado que el incremento de la producción de EE UU ha compensado la pérdida de casi tres millones de barriles al día desde el inicio de la primavera árabe en 2011.

John Scrimgeour, director del Instituto de Energía de la Universidad de Aberdeen, capital petrolera de Escocia, especifica que este aumento no es casual, sino que “se enmarca en una precisa estrategia de EE UU, que ha aprovechado la coyuntura internacional en el ámbito energético”. Cockayne, del MEES, comparte esta visión, que corrobora con datos: “Hace 10 años, EE UU importaba alrededor de un 67% de su petróleo vía mar y dependía muchísimo de los países del golfo Pérsico, lo cual explica sin duda la guerra de Irak en 2003. Hoy este porcentaje se ha reducido al 20%. No sólo ha consolidado su capacidad de producción, sino también la de Canadá y México [que podría aumentar cuando se ultime la reforma energética], que han adquirido peso como proveedores de EE UU”. El analista insiste en que “Oriente Próximo ha perdido peso [desde el punto de vista petrolero] en Washington. Ahora sus principales clientes son China, Japón, India y Corea de Sur. Si se intensifica la inestabilidad en esa región, Pekín tiene mucho más que perder que EE UU”.


La UE va por detrás de EE UU y China en la diversificación de los proveedores

El gran paso de Washington hacia una mayor independencia energética —o al menos hacia una dependencia de proveedores más fiables— no ha tenido un desarrollo paralelo al otro lado del Atlántico. La Unión Europea produce poco menos de 1,5 millones de barriles diarios, el 1,7% del total mundial, según BP. La dependencia de Oriente Próximo y de Rusia, que conjuntamente le suministran ocho millones de barriles al día, es aún muy importante.

El repunte del precio del petróleo por las razones de casi siempre (un conflicto geoestratégico en Oriente Próximo) y la pujanza de los recursos no convencionales en Estados Unidos no hacen sino resaltar las dificultades que afronta la UE.

Embarcada en la política de recorte de emisiones contaminantes —15 países europeos firmantes del protocolo de Kioto las han rebajado ya un 12%, más de lo previsto para 2020—, la apuesta energética de buena parte de la UE en los últimos años ha descansado en el despliegue de las renovables, incentivado con dinero público, y en el gas natural, como alternativa más eficiente y menos contaminante que el carbón.

Pero la apuesta verde ha tenido resultados paradójicos. La repercusión de los incentivos públicos de las renovables a la factura eléctrica ha subido el precio de la luz —la Agencia Internacional de la Energía estima que será cuatro veces más cara que en EE UU en las próximas dos décadas—, a cambio de una incidencia menor en la evolución global de emisiones, que siguen aumentando, por el desigual compromiso de los países emergentes, con China a la cabeza, y de EE UU, más rezagado.

Más llamativo es el impacto indirecto del fracking estadounidense en la UE. No solo el precio del gas es ahora más caro en Europa que en EE UU (casi tres veces más), sino que el mercado europeo se ha visto inundado con el carbón de importación que EE UU ya no necesita. La consecuencia es que muchas plantas de carbón europeas vuelven a generar electricidad a buen ritmo, mientras hibernan las relucientes centrales de ciclo combinado a partir de gas. Es decir, que el futuro inmediato es más contaminante de lo que se preveía.

La industria europea no deja de lamentar la diferencia en costes energéticos con la norteamericana, ahora que la recuperación de los países occidentales se juega en el mercado exterior. Y presiona para que Europa también ponga en explotación sus recursos no convencionales (el gas y el petróleo de pizarra) mediante las técnicas de fractura hidráulica. Pero el fracking, además de profundizar en el uso de energía contaminante, genera sus propios riesgos medioambientales. Y la respuesta al dilema ha sido desigual: Polonia o Reino Unido lo apuestan todo; Irlanda, Francia o Bulgaria han prohibido el fracking. España es el tercer país que más permisos de exploración ha concedido, pero varias comunidades rechazan el inicio de la actividad.

Mientras Europa toma una decisión —la inversión en renovables también mengua en varios países—, la dependencia no hace otra cosa que crecer. Y la competición por los recursos energéticos es feroz. “El petróleo se vende en un mercado global y Rusia está buscando nuevas salidas para sus productos: la demanda asiática crecerá más que la europea a medio plazo”, explica Christopher Haines, analista de BMI.

El papel de Oriente Próximo como proveedor clave de Europa parece destinado a cobrar todavía más fuerza, aunque Rusia no dejará de incidir en los equilibrios energéticos del Viejo Continente: “Europa seguirá dependiendo de Rusia y la OPEP. Cuando la situación en Libia no era tan complicada, por ejemplo, Italia importaba ingentes cantidades desde allí. Es un caso paradigmático: las refinerías europeas pertenecen a compañías privadas, que compran a quien les venda a mejor precio. Si el polo productivo está cerca, la transacción es más barata. Más le vale a Europa mantener activas sus relaciones con Oriente Próximo”, sentencia Cockayne.

El aumento de la demanda en Asia ve como gran protagonista a China. El sediento gigante asiático, primer importador de energía del mundo, invierte a través de sus grandes petroleras públicas, desvinculadas de los lazos que atan a las compañías privadas. Sinopec, una de ellas, adquirió en mayo por 3.100 millones de dólares (2.276 millones de euros) el 33% de los intereses petroleros que la compañía estadounidense Apache poseía en Egipto; PetroChina, por su parte, tiene prevista la adquisición de las acciones de ExxonMobil en el yacimiento iraquí de West Qurna 1. “Pekín está siendo muy agresivo en dos vertientes. Intenta asegurarse un abastecimiento energético que tiene que proceder de fuera de su territorio. Pero además sus compañías buscan ganancias comerciales: Sinopec ha comprado el 49% de Talisman Energy, una importante empresa aquí en Reino Unido”, explica Scrimgeour, de la Universidad de Aberdeen.

Pese a la crisis que lo azota, Oriente Próximo se presenta todavía como una alternativa imprescindible en el panorama energético mundial. Simon Wardell, analista de la consultora estadounidense IHS Energy, prevé que “Occidente no conseguirá pronto su independencia energética, por lo menos por lo que tiene que ver con el petróleo. Los productores de Oriente Próximo son todavía necesarios, pero a lo largo de la última década la subida de los precios ha alentado la búsqueda de una mayor eficiencia enrgética y las inversiones en fuentes alternativas. El petróleo ha perdido importancia, pero el mundo industrializado está lejos de ser energéticamente independiente”.


El viejo orden petrolero se impone | Economía | EL PAÃS
 

Enrika

Madmaxista
Registrado
8 Mar 2013
Mensajes
976
Puntuación de reacción
3.479
¿Qué es ese broche con la bandera de Argentina que lleva la reina?
Es el lazo de la Gran Cruz de la Orden de Carlos III.

El Rey lleva el Toisón de Oro, la banda de Carlos III y cuatro grandes cruces

Felipe VI luce sobre su uniforme militar el día de su proclamación la venera de la Orden del Toisón de Oro, la banda del Collar de Carlos III, la Gran Cruz de Carlos III y las del Mérito Militar, Naval y Aeronáutico.

Por su parte, en el vestido de la Reina Letizia se puede ver el lazo de la Gran Cruz de la Orden de Carlos III.

Don Felipe viste uniforme de gran etiqueta del Ejército de Tierra, de color azul, sobre el que luce el fajín de capitán general que le ha impuesto don Juan Carlos esta mañana en el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela.
El Gobierno concede a Letizia Ortiz la Cruz de la Orden de Carlos III | Actualidad | EL PAÃS

21 mayo 2004
El Consejo de Ministros ha concedido hoy a Letizia Ortiz, en la víspera de su boda con el Príncipe Felipe, la Gran Cruz de la Orden de Carlos III. En la misma reunión, María Teresa Fernández de la Vega ha presentado un informe sobre los preparativos del enlace real que se celebrará mañana en la Catedral de la Almudena.
Proclamaci?n De Felipe VI - El lazo de la Orden de Carlos III, la m?s alta distinci?n honor?fica en Espa?a - ABC.es

En el día de la proclamación como Rey de España de su Don Felipe, Doña Letizia ha lucido sobre el abrigo de Felipe Varela blanco roto, un pequeño lazo azul celeste y blanco con una minúscula medalla como único adorno. Se trata de la más alta distinción honorifica, el Lazo de la Gran Cruz de la Orden de Carlos III, en vez de la banda que suele utilizarse con los vestidos largos.

Con ocasión de su matrimonio con Don Felipe en mayo de 2004, como ya sucedió con la Reina Sofía, Doña Letizia se convirtió en Dama de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, establecida por el monarca de este nombre en 1771. El monarca quiso dejar para la posteridad un público y permanente testimonio de su profunda gratitud porque, tras cinco años de matrimonio, aun no había conseguido tener ningún varón hasta que, el 19 de septiembre de 1771, nació el Infante Don Carlos y su padre creó la Orden de Caballería a la que tituló de «Carlos III» y la puso bajo el patrocinio de la Virgen María en su misterio de de la Inmaculada Concepcion de que era muy devoto desde niño.

El fundador se declaró jefe y soberano de esta orden y estableció que todos los Reyes de España y sus sucesores debían serlo en el futuro. Un real decreto de 1983 extiende la posibilidad de concesión a las damas españolas y extranjeras en las categorías de Banda del collar o Banda y Lazo de Dama pero sus insignias tienen unas dimensiones más reducidas.



 
  Es duro pedir pero más duro es robar
Por favor, permite que se muestren anuncios en burbuja.info y contribuirás a su supervivencia.