Cañonero

Himbersor
Desde
14 May 2018
Mensajes
192
Zanx
2.535
Ubicación
BCN
Hablamos con cuatro jóvenes que obtuvieron más de un nueve en esta prueba
Anabel Moreno está tan orgullosa del 9,7 que sacó en la Selectividad de 2012 y de su matrícula de honor de Bachillerato que lo ha incorporado a su perfil de LinkedIn. “La verdad es que me lo curré, así que creo que podría valorarse como positivo a la hora de buscar trabajo, que alguien haga tanto esfuerzo para conseguir una nota dice mucho de esa persona”, dice la joven que hoy tiene 24 años y es graduada en Traducción e Interpretación por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.
Unos 300.000 alumnos de toda España se enfrentan estos días a la EvAU (Evaluación para el Acceso a la Universidad), conocida comúnmente como Selectividad. Pronto se conocerán los resultados y aquellos alumnos con las mejores notas recibirán la atención de los medios de comunicación. En Vernehemos querido saber qué fue de algunos de los mejores en la prueba hace unos años. Como Moreno, que recuerda que “tampoco es algo determinante para el resto de tu vida”.
Alejandro Fuentes, un arquitecto que se topó con la realidad tras la Selectividad

Alejandro Fuentes sacó un 9,39 en 2010 / Cortesía de A. Fuentes
“La carrera fue un golpe de realidad, vienes del examen de Selectividad pensando que todo es pan comido y no es así. Recuerdo aquellas navidades, tres meses después de empezar, no estaba seguro de si continuar o no”, cuenta Alejandro Fuentes, de 26 años.
Casi no recuerda el examen de Selectividad, han pasado ya nueve años desde entonces. Este joven jienense obtuvo un 9,39 en 2010, que le valió para entrar en Arquitectura, en la Universidad de Granada. “Siempre lo tuve claro, sabía que necesitaba una nota alta y fui a por ello. Cuando me matriculé, en secretaría me dijeron que por mi expediente había entrado el primero”. Por delante le quedaban cuatro años de grado y uno más del máster obligatorio para habilitarse como arquitecto profesional.
Con esfuerzo y algún que otro sacrificio, terminó la carrera y el máster. “Decidí tomármelo con calma y permitirme unas vacaciones mientras preparaba mi portafolio. En arquitectura no sucede como en otras profesiones que a lo mejor te vale solo con el currículum, aquí tienes que enseñar los trabajos que has ido haciendo a lo largo de la carrera”.
Fuentes se considera afortunado porque seis meses más tarde, a mediados de 2017, consiguió un trabajo como arquitecto junior en el estudio Arquitectural Matter, también en Granada, que aún hoy desempeña. “He pensado muchas veces sobre mi elección después de Selectividad. Aunque me gusta mucho mi profesión, la verdad es que la remuneración y las oportunidades de trabajo no son tan altas como en otras”.
Anabel Moreno, una traductora e intérprete que ya se ha enfrentado a la precariedad laboral

Anabel Moreno, mejor expediente de Selectividad del 2012 / Albert García
Anabel Moreno, de 24 años, acabó la carrera de Traducción e Interpretación hace tres años y, al contrario que la mayoría de sus compañeros que comenzaron un máster, decidió ver “qué se cocía en el mundo laboral”. “Empecé en un trabajo en el aeropuerto que me apasionaba, pero con unas condiciones laborales que rozaban la ilegalidad. Después estuve en un bufete de abogados traduciendo documentos y tratando con clientes internacionales".
“Vivía en un piso compartido, pero con lo que me pagaban no era suficiente, así que mis padres me ayudaban”, dice la joven, que actualmente trabaja para la productora de espectáculos de terror de su hermano y de su cuñada, en Barcelona. “Aquí hago un poco de todo y ya sí puedo mantenerme por mí misma”.
Si pudiera volver a aquel mes de junio de 2012, cree que acabaría escogiendo lo mismo, aunque tendría en cuenta otros aspectos. “Sí que lo miraría con otros ojos porque creo que hay una cierta obsesión por acceder a la universidad, mientras que las formaciones superiores están muy mal vistas. Yo cada vez estoy más a favor de este tipo enseñanzas que, aunque no sean universitarias, enseñan muchas cosas que no se enseñan en una facultad”.
Ella aún recuerda el revuelo que se montó en los medios de comunicación. “De la noche a la mañana, me encontré con que todo el mundo tenía interés por mí y me sorprendió mucho porque lo único que había hecho yo había sido estudiar, como siempre”, cuenta.
Con una nota tan alta, podía entrar en la carrera que quisiese, pero Moreno, a la que siempre le habían gustado las Letras, decidió estudiar el grado de Traducción e Interpretación en la Universidad Pompeu Fabra. “Empiezas la carrera y eres uno más”. Pero añade: “La verdad es que me lo curré, así que creo que podría valorarse como positivo a la hora de buscar trabajo, que alguien haga tanto esfuerzo para conseguir una nota dice mucho de esa persona”.

Alicia Jurado obtuvo 9,9 en 2013 / Cortesía de A. Jurado
Alicia Jurado, una biotecnóloga en búsqueda de su primer trabajo
Un año después, en 2013, Alicia Jurado, 23 años, se examinó de Selectividad, quedándose a una décima de alcanzar la perfección. Aquel 9,9 le valió para entrar en la carrera de Biotecnología, en la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla), pero “para poco más”. “Cuando entras en la carrera te das cuenta de que todo es mucho más difícil, lo que has estudiado los últimos años no te vale para mucho, te tienes que poner las pilas si quieres aprobar y mantener unas notas medianamente altas”.
Jurado acabó la carrera con una nota media de 8 a pesar de haberle dedicado todo el tiempo a sus estudios. “No pude ni siquiera compaginarlo con un trabajo, requería de mucho esfuerzo, si no entendías algo, si una asignatura o un tema era muy difícil, te tenías que buscar la vida por otro lado. Ya no era como el instituto, donde yo entendía todo, me lo estudiaba y ya está”, cuenta la joven sevillana que hace un año decidió comenzar un máster en Análisis Biológico y Diagnóstico de Laboratorio en la Universidad de Granada.
“Cuando terminas la carrera, te das cuenta de que hay un montón de campos de aplicación y que necesitas especializarte, yo estaba un poco perdida, pero escogí este máster que al final me ha encantado y ya sé por dónde quiero ir”, recuerda. Ahora comienza el periodo de prácticas del máster y después empezará a buscar trabajo. “Todavía no me he enfrentado a la búsqueda, pero pinta un poco complicado”, añade.
Como el resto de entrevistados, ha dudado de la elección que tomó tras hacer la Selectividad. “Es muy difícil, eres muy joven y tienes apenas dos semanas para hacer la matrícula y tomar una decisión tan importante para tu vida”.

Juan Ramón Gómez: un 10 en 2013 / Kike Para
Juan Ramón Gómez, un físico-matemático que ahora coquetea con la Filosofía
Con un 13,9, los profesores de Juan Ramón Gómez, 24 años, le animaron a que recurriese. Finalmente le subieron la nota y alcanzó la perfección: 14 sobre 14, o lo que es lo mismo, un 10. En 2013, tras este logro, el joven extremeño, de Quintana de la Serena, se trasladó a Madrid para cursar el doble grado de Matemáticas y Física en la Universidad Complutense.
Atrás quedaba la nota de Selectividad y empezaba una carrera en la que “todo era diferente”. “La gente sigue esperando ese nivel de ti, como que esa nota te va a marcar para siempre, pero no es así ni mucho menos. El nivel de dificultad es más alto y te requiere más tiempo de estudio, si quieres mantener esa excelencia, tienes que hacer un sacrificio bastante grande”, explica, “aunque yo intenté compaginarlo, sin obsesionarme, y no renunciar a mi vida social”.
El último año de la carrera empezó a trabajar como profesor en una academia de preparación para estudios de ingeniería, un empleo que aún hoy mantiene mientras estudia el grado de Filosofía en la UNED. “Acabé el año pasado la carrera, pero me parecía muy precipitado comenzar un máster, que se supone que es el siguiente paso”, cuenta. “Escogí Filosofía porque me gusta y me apetecía estudiar algo así, salirme de las ciencias puras y darle otro enfoque a lo que estoy haciendo”.
En septiembre empezará un máster en Matemáticas Avanzadas, también en la Universidad Complutense de Madrid. “Y después mi intención es seguir por la vía de la investigación, supongo que haré un doctorado. Pero voy paso a paso y viendo un poco cómo está la situación, dónde puede haber más oportunidades, aunque todo parece bastante complicado tal y cómo está la investigación ahora en España”.


Pues que quereis que os diga. ¿ No parece que les haya ido muy bien no? eso demuestra la poca correlación existente entre estudios y dinero.
 

pulgui

Himbersor
Desde
19 Oct 2018
Mensajes
1.002
Zanx
1.395
cierto mejor una oposicion y mas oportunidades.
Me estoy acordando de un antiguo amigo mío que hizo derecho y sacó más de veinte matrículas de honor en la carrera.

Cuando terminó se presentó a oposiciones de agente tributario, que por aquel entonces sólo exigían el certificado de escolaridad.

Yo le pregunté que porqué no se presentaba a juez, o a fiscal y me rspondio:

-Verás, Pulgui. la gente que se saca esas oposiciones se las sacan más cerca de los cuarenta que de los treinta y yo lo que quiero es vivir.

Como curiosidad os diré que se sacó las oposiciones a la primera y que lo mandaron a XXXXX y el primer día de trabajo le mandaron a notificar el embargo al club de fútbol de la ciudad.

Las pasó putas porque se convirtió en el tío más "popular" de la ciudad. Tuvo que comprarse un silbato para perros y tomar lecciones de defensa personal.

Años después me decía que si pudiera echar todo atrás que no hubiera estudiado la carrera y que se hubiera preparado la oposición para sacársela con 18 años.

-La carrera no me da de comer me ha dado jamás, la oposición sí -me decía.

Os diré que yo saqué una nota altísima en selectividad, fui el que sacó la nota más alta de matemáticas aquel año y hoy en día a mis 44 años estoy al borde la indigencia.
 

Sputnik

Madmaxista
Desde
15 Sep 2011
Mensajes
4.810
Zanx
9.110
Me estoy acordando de un antiguo amigo mío que hizo derecho y sacó más de veinte matrículas de honor en la carrera.

Cuando terminó se presentó a oposiciones de agente tributario, que por aquel entonces sólo exigían el certificado de escolaridad.

Yo le pregunté que porqué no se presentaba a juez, o a fiscal y me rspondio:

-Verás, Pulgui. la gente que se saca esas oposiciones se las sacan más cerca de los cuarenta que de los treinta y yo lo que quiero es vivir.

Como curiosidad os diré que se sacó las oposiciones a la primera y que lo mandaron a XXXXX y el primer día de trabajo le mandaron a notificar el embargo al club de fútbol de la ciudad.

Las pasó putas porque se convirtió en el tío más "popular" de la ciudad. Tuvo que comprarse un silbato para perros y tomar lecciones de defensa personal.

Años después me decía que si pudiera echar todo atrás que no hubiera estudiado la carrera y que se hubiera preparado la oposición para sacársela con 18 años.

-La carrera no me da de comer me ha dado jamás, la oposición sí -me decía.

Os diré que yo saqué una nota altísima en selectividad, fui el que sacó la nota más alta de matemáticas aquel año y hoy en día a mis 44 años estoy al borde la indigencia.

Animo no decaigas
 

Honkytonk Man

Madmaxista
Desde
3 Jun 2010
Mensajes
12.929
Zanx
40.132
Todos ninis o aspirantes al cuentajenismo o a ser futuros funcivagos. Ni uno quiere emprender nada. Y el de 10 estudiando Ninilosofía jajajaja...

En Estados Unidos, ese pollo de 10/10, con Física y Matemáticas acabadas, ya estaría en Silicon Valley dirigiendo una start up en la que algún business angel hubiese puesto un par de kilos a fondo perdido. Sin embargo, aquí en España, quiere dedicarse a la investigación, o sea, a nininear en un puesto de funcivago universitario.

Lo de este país es tremendo.
 

pocholito

Madmaxista
Desde
3 Jun 2015
Mensajes
5.040
Zanx
6.193
Con arquitectura te comes los mocos la mayoria hay excepciones y menos mal que no estudiaron ingenieria de caminos canales y puertos mas mocos se hubieran comido.
 

Rescatador

Madmaxista
Desde
31 Oct 2012
Mensajes
7.797
Zanx
10.645
Si las mujeres hubiesen tratado de aprender a ser amas de casa y encontrar un buen marido para casarse y formar una familia, ahora estarían más felices y satisfechas en vez de perder sus mejores años y fertilidad aprendiendo cosas inútiles en la Universidad.
Longa noite de pedra: Encuesta de fecundidad de España 2018 (I)
Número medio de hijos por mujer y nivel educativo. A mayor nivel educativo, menos hijos.