Mercados: Frankopan. "Europa y España no tienen ninguna estrategia; China, sí"

Desde
23 Jun 2019
Mensajes
2.023
Zanx
5.571
Una camarilla de burócratas llamados cuyo profeta es Milton Friedman y sus acólitos los de la Escuela de Chicago.meparto:meparto:
Milton friedman: funcionario

Javier Milei: funcionario

Juan Ramón Rallo: funcionario.

Y es que esto nunca falla: cualquier "neoliberal", que carga contra los funcionarios, y dice que casi hay que meterlos en campos de concentración, al final viven del Estado.

Como no han tenido que sufrir en sus carnes las "bondades" del liberalismo (como querer ir a trabajar y encontrarte que tu trabajo lo ocupa un nigeriano, o que tu empresa cierre porque ha venido una multinacional extranjera y ya no puedes competir con sus precios), entonces pontifican, diciendo que la ley de la selva es lo mejor de lo mejor (lo cabrones han vivido siempre entre los algodones del Estado).
 

necromancer

Madmaxista
Desde
13 Ene 2015
Mensajes
16.688
Zanx
21.365
Milton friedman: funcionario

Javier Milei: funcionario

Juan Ramón Rallo: funcionario.

Y es que esto nunca falla: cualquier "neoliberal", que carga contra los funcionarios, y dice que casi hay que meterlos en campos de concentración, al final viven del Estado.

Como no han tenido que sufrir en sus carnes las "bondades" del liberalismo (como querer ir a trabajar y encontrarte que tu trabajo lo ocupa un nigeriano, o que tu empresa cierre porque ha venido una multinacional extranjera y ya no puedes competir con sus precios), entonces pontifican, diciendo que la ley de la selva es lo mejor de lo mejor (lo cabrones han vivido siempre entre los algodones del Estado).
Milton Friedman no era funcionario, era profesor en una universidad privada.

Del argentino ni idea si es funci, y Rallo no creo que tenga plaza.

En cualquier caso tu reflexión es muy acertada, aunque luego tienes a mucha gente de derechas que también va de liberal, gente que tiene posibles y buena red de contactos que tampoco van a tener problemas para conseguir curro bien pagado hasta la tumba.

El liberalismo no es el neoliberalismo/neoconservadurismo que se nos ha vendido por parte de la derecha para intentar engañar al personal. Gente como Stuart Mill y Rawls fliparían con los postulados de muchos autoproclamados liberales, que no son ni más ni menos que gente de derechas de toda la vida.

Al neoliberalismo le quedan dos telediarios, pues cada día está más cuestionado, y la gente está despertando al ver que no es capaz de garantizar más bienestar para las nuevas generaciones que para las anteriores.
 

Votante=Gilipollas

Madmaxista
Desde
1 Jun 2012
Mensajes
22.097
Zanx
35.966
Pero pedazo de ignorante, hasta 1918 Europa era un continente de parias, que llegó a su paroxismo con la Guerra Mundial, donde las élites capitalistas, para resolver sus contenciosos coloniales, llevaron a los pueblos parias a la guerra. Es con la reacción anti-capitalista cuando se produce el crecimiento económico y Europa se convierte en primer mundo. La Rusia zarista se convierte con Stalin y los planes quinqueanles en una superpotencia espacial, Hitler convierte a Alemania en una superpotencia industrial, el new Deal de Roosevelt convierte a EEUU en la superpotencia que es hoy, la Europa del Bienestar crece a niveles altísimos, la España de Franco no hace más que crecer.

Es con los iluminados como Ronald Reagan cuando comienza el colapso de Occidente, cuando se cae el muro de Berlín y las élites capitalistas le pierden el miedo a los rojos, y se aplica el liberalismo que desindustrializa occidente, y lo llena de moronegros como ejército de reserva laboral para hundir los salarios.

Esas ideas luminosas que proponéis los ignorantes, son llevar la ley de la selva al plano económico; para eso ya tenemos el tercer mundo, sin servicios sociales, sin planificación económica y sin Estado, a eso nos lleváis, panda de empobrecedores. La realidad es más compleja que reducirlo todo a que no haya Estado y de repente la economía sube.
Exactamente, el liberalismo es el cáncer de la economía.
 

Guanovirus

Himbersor
Desde
14 Ago 2017
Mensajes
1.531
Zanx
4.395
Tengo entendido que el primer libro es muy bueno y el segundo un truño cagado a prisa y corriendo para sacarle pasta al rebufo del primero.
 

Froco

Himbersor
Desde
10 Abr 2018
Mensajes
472
Zanx
686
En un libre mercado, el ejército de parados es infinito, si no quieres trabajar por este sueldo de mierda, contrato a este moronegro. ¿por qué crees que Aznar abrió la puerta a los moronegros? presionado por la patronal. Si te quieres morir de hambre, allá tú, siempre habrá quien haga tu trabajo.

En un libre mercado, si un empresario quiere ofrecer condiciones dignas, sus productos o servicios serán, por lo general, más caros, así que menos atractivos, y prevalecerán los empresarios que paguen menos.

Para eso está el Estado, para imponer un pacto social donde trabajadores y capitalistas cooperen para un mismo fin, ambos cediendo de sus intereses.

Lo que tú dices es que no haya Estado, que las cosas se rijan por la ley de la jungla.

¿sabes que en la jungla de 10 sobreviven 1? ¿te crees de ese 1? no lo eres, porque te darías cuenta de las gansadas que estás diciendo.
A pocos moronegros has contratado tu.
 

Guillotin

Madmaxista
Desde
30 Ago 2008
Mensajes
10.796
Zanx
14.231
A cambio de euros, títulos universitarios a tutiplén para chinos que no hablan español

La comunidad china crece rápidamente en las aulas. Sucede entre fuertes críticas de alumnos y docentes por la inadaptación de la universidad a una nueva realidad que causa muchos problemas








Alumnos chinos en la cafetería de la Facultad de Comercio y Turismo de la Universidad Complutense. (MGR)




Estudiantes asiáticos, en la Universidad Autónoma de Barcelona. (J. Pareto / UAB)
A ver, todo esto debe ser consecuencia de que en China ya saben que si vas para presidenciable en un pais de habla Hispana te exigen el obligatorio plagio del doctorado.
De lo que todavia parece que no se han enterado, si quieres ser presidenciable, es que tambien es imprescindible que nunca aparezcas por el aula.
 

sirpask

Será en Octubre
Desde
16 Oct 2009
Mensajes
37.455
Zanx
66.888
Europa + Rusia o nos van a dar por culo entre los dos.

Lo llevo diciendo muchos años.
Es una salida muy interesante.
Pero para ello toda Europa deberia ya renar hacia la misma dirección, pero el globalismo de Soros la ha partido.

Hace 15 años, habia mas unión entre los europeos (como ciudadanos) que hoy.
 

Hermigio Irigoyen Paletti

Doctor-Presidente del Estado Oriental del Paraná
Desde
15 Jul 2011
Mensajes
49.229
Zanx
92.391
Ubicación
Católico, Partido Negrigualdo
Una camarilla de burócratas cuyo profeta es Milton Friedman y sus acólitos los de la Escuela de Chicago.meparto:meparto:
Milton friedman es un monetarista hijo de puta, lee mi firma.

Yo soy liberal austriaco, supongo que no sabes lo.que es, pero no tienen nada que ver con los friedmanitas.
 

SatanClaus

Madmaxista
Desde
15 Feb 2010
Mensajes
982
Zanx
4.802
...

Por otro lado, hecho de que en españa no suba el Salario Medio es porque hay un 14% de paro producido porque el mercado laboral esta tremendamente intervenido por el Estado, que quiere eliminar los minijobs, los contratos de becarios y un montón de contratos que nos vienen bien a la gente joven para sacarnos unos ahorrillos, además de penalizar el despido; con la excusa de que protegen al trabajador (cuando lo que hacen estas políticas es condenar al paro a la gente joven). Si se desregulase el mercado laboral, el paro comenzaría a bajar porque sería mas fácil contratar (porque el despido sería barato y el empresario no tendría una prima de riesgo al contratar), el trabajo empezaría a ser valorado, subirían los sueldos, y al subir, los empresarios tratarían de sustituir mano de obra por equipo capital (o deslocalizarse a otros países mas baratos), es decir, por MAQUINAS, que nos ayudan a producir cada vez mas alimentos y otros bienes de consumo haciéndolos mas baratos y accesibles para toda la población. Al mecanizarse la economía, subiría la productividad de cada trabajador y los salarios, porque los trabajadores pasarían de fabricar zapatos a fabricar máquinas que hacen zapatos (por poner un ejemplo), multiplicando por 1000 su productividad.

...
Paletti Pasha
Madmaxista
Desde 15 Jul 2011

A ver que me aclare: 8,5 años después de haberte registrado en este foro nos vienes diciendo que eres un joven al que le vienen muy bien los minijobs y contratos de becario para sacarse unos ahorrillos, ¿no?

Pues si en todo este tiempo tu ideario neoliberal no te ha servido para algo más que eso, lo estás vendiendo fatal. Para estar así más te valdría haber aprendido algo de los chinos.
 

Taliván Hortográfico

is watching you.
Desde
21 Dic 2008
Mensajes
14.604
Zanx
40.952
No aporta nada nuevo, pero por darle vida al hilo...


Competencia (im)perfecta
EVA VALLE

La estrategia de China: la nueva ruta de la seda

El impresionante ascenso de China no ha sido algo casual. Ha respondido a una política consciente y cuidadosamente diseñada por sus autoridades casi sin llamar la atención


Foto: El presidente chino, Xi Jinping, en un acto en Pekín. (Reuters)


El presidente chino, Xi Jinping, en un acto en Pekín. (Reuters)

El aumento del peso y de la influencia de China en la economía global en los últimos 30 años es algo incuestionable. Su ritmo de crecimiento, a tasas próximas o superiores al 10% en gran parte de ese periodo, ha llevado su economía a pasar de representar el 4% del PIB mundial en 2001, el año de su entrada en la OMC, al actual 15,8%, situándose, así, muy cerca de las dos principales áreas occidentales, Estados Unidos y la Unión Europea, que han perdido peso de forma importante. Así, en el mismo periodo, el PIB de Estados Unidos ha pasado de suponer el 31,7% del PIB mundial al 23,9%, y el de la Unión Europa, del 27% al 21,9%. El resto del mundo, en su conjunto, se ha mantenido estable o ha aumentado ligeramente.

El impresionante ascenso de China no ha sido algo casual. Ha respondido a una política consciente y cuidadosamente diseñada por sus autoridades que, hasta hace relativamente poco tiempo, han conseguido llevar a cabo sin alarmar en exceso. Sin embargo, el cada vez mayor peso de China, su influencia creciente y su capacidad —e intención declarada— de convertirse en una potencia tecnológica mundial empiezan a preocupar en Occidente.



Efectivamente, China lleva años abriendo gradualmente su economía al exterior y tejiendo una densa red de alianzas y relaciones comerciales con todo el mundo y, en especial, con los países de su región. Gracias a ello y también, fundamentalmente, a una mano de obra barata, hoy, China es pieza fundamental de las llamadas cadenas globales de valor. Es decir, de la fragmentación internacional de la producción de los bienes industriales que hace que los países se especialicen en fases concretas de los procesos productivos. Ello requiere importar bienes intermedios o componentes para poder exportar bienes intermedios o finales, una vez se les ha aportado valor adicional. La vinculación del comercio internacional y la producción industrial es, por tanto, indudable.

Y es en ese contexto en el que cobra sentido la estrategia de las autoridades chinas de ampliar sus mercados de productos intermedios y finales, de aumentar su acceso a recursos de todo tipo, entre ellos, energía o minerales, y de avanzar en la cadena de valor, produciendo, y exportando, productos de más valor añadido y contenido tecnológico —que, de forma creciente, empieza a ser propio y no únicamente adquirido—.

Una pieza esencial dentro de esa estrategia es la iniciativa de la franja y la ruta, también conocida como la nueva ruta de la seda, que lanzó el presidente Xi Jinping en 2013.

Con el objetivo de mejorar la conectividad y la cooperación en ámbitos como las infraestructuras, el comercio, la inversión o el intercambio de personas entre los participantes en la misma, China pretende crear vínculos reforzados con sus socios comerciales y aprovechar así las ventajas que le otorgaría un mercado potencial con un tamaño y escala no comparables al europeo o al norteamericano. Un mercado en el que vender sus productos, del que obtener 'inputs' y bienes intermedios para sus procesos productivos y al que, quizá, deslocalizar parte de su industria, la más contaminante, y mejorar así la calidad del aire de sus ciudades, algo que la población china demanda de forma creciente.

La iniciativa está centrada, fundamentalmente, en la construcción de infraestructuras: puertos, vías ferroviarias, aeropuertos, infraestructuras energéticas, tanto de redes como de plantas de generación, o parques industriales. Y ello, a lo largo de dos tipos de rutas: una terrestre, con seis corredores que parten de China y llegan a lugares tan dispares como el sudeste asiático, Pakistán, Europa, India, Asia Central o Rusia; y una marítima, conectando con puntos tan alejados como, por ejemplo, Panamá, Etiopía, Nueva Zelanda, Marruecos o Indonesia.

En este sentido, la iniciativa contribuye a superar el cuello de botella que la carencia de infraestructuras supone para el comercio y la prosperidad futura de la región. En 2017, el Banco Asiático de Desarrollo cuantificó esta carencia en 26 billones de dólares. Y aunque las cifras en torno al tamaño de la iniciativa son muy confusas y su rango excesivamente amplio, ya que carecen de precisión temporal y geográfica, su tamaño no es despreciable. Según los cálculos del Banco Mundial, teniendo en cuenta proyectos ya realizados, proyectos en ejecución y proyectos futuros, con algún tipo de respaldo oficial, las inversiones previstas por la iniciativa, en unos 70 países, alcanzarían un volumen de unos 575.000 millones de dólares hasta el año 2030.

A medio y largo plazo, la reducción del tiempo de transporte derivado de la mejora de las infraestructuras aumentará el comercio y la inversión en los países participantes, pero también a nivel global. Según el Banco Mundial, el aumento del volumen global de exportaciones en 2030, si se materializan todas las inversiones previstas, será de entre un 1,7% y un 6,3%, y de entre un 4,1% y un 7,1% el del comercio entre las economías participantes en la iniciativa. El efecto será mayor cuanto más se potencien las cadenas globales y regionales de valor, porque ello generará una mayor especialización de los países, lo que, a su vez, potencia los intercambios.

Del incremento del comercio se beneficiarán todas las economías participantes, aunque con importantes diferencias. Serán las economías del sur y del este de Asia y del Pacífico las que más aumenten sus exportaciones al resto del mundo. Y será el este de Asia y el Pacífico, gracias fundamentalmente a China, la única zona que aumentará tanto sus exportaciones como sus importaciones con todas las demás zonas geográficas en las que puede dividirse la iniciativa.

Pero, además, para China, la masiva construcción de infraestructuras prevista tendrá un efecto positivo ya a corto plazo: le permitirá dar salida a su exceso de capacidad, por ejemplo, en sectores como el acero o el aluminio y dar actividad a sus grandes empresas públicas sobredimensionadas para las necesidades del mercado chino.

La iniciativa, sin embargo, no está exenta de críticas. La principal de ellas es su falta de transparencia, que afecta, por ejemplo, al número, tamaño, relevancia y análisis de los proyectos o de los riesgos asociados a los mismos. Pero también afecta al papel de las empresas estatales chinas, de su Gobierno y al origen, cuantía y condiciones de la financiación necesaria para la construcción, que, en su mayor parte, procede de los bancos estatales o de desarrollo chinos.

Y es que la iniciativa tiene lugar en un contexto de aumento del endeudamiento de muchos de los países en los que deben ser construidas las infraestructuras, emergentes y de rentas bajas; en muchas ocasiones, el tamaño de los proyectos es excesivo en relación con el PIB de los países en que estos se construyen; el 'rating' soberano de los destinatarios de la financiación es, en muchos casos, pobre o inexistente, y se desconoce cuál es el reparto del riesgo entre prestamista y prestatario, así como las condiciones y cuantía de la misma. Todo ello hace que la iniciativa plantee dudas sobre su efecto en la sostenibilidad fiscal de los países beneficiarios, en el volumen de deuda que con ellos está asumiendo China y en las consecuencias que ello puede tener incluso desde un punto de vista geoestratégico.

La iniciativa de la franja y de la ruta se ve complementada por otra, la llamada Made in China 2025, que está concebida para colocar China en el liderazgo tecnológico mundial, de forma que pueda avanzar en la cadena de valor de sus exportaciones y deslocalizar a los países de la iniciativa las de menor valor añadido.

En definitiva, la iniciativa de la franja y de la ruta es, sin duda, la más ambiciosa lanzada por China en su estrategia de apertura y, además, es el marco de referencia de sus relaciones económicas con más de la mitad de los países del mundo. Sin embargo, esta iniciativa, al igual que ocurre con la primera fase del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, nos aleja un poco más de las reglas del multilateralismo que nos dimos al acabar la Segunda Guerra Mundial, y nos acerca más a un esquema de zonas de influencia cuyas implicaciones aún están por ver.

La estrategia de China: la nueva ruta de la seda