Estoy en Madrid, el cielo ha cogido un tono anaranjado y son las 3 de la mañana