España va mal porque Franco dejó demasiados rojos sueltos