Es el ir a votar un ritual más de tantos?

LMLights

Himbersor
Desde
2 Nov 2016
Mensajes
347
Reputación
512
Hace como 10 años fui a ver que se cocía,buscaban gente para su difusión,gestion de redes sociales,repartir propaganda en la calle...eramos 10 - 15 personas,no volví mas.

Estoy de acuerdo con lo que dices,quieren que participes y aceptes el juego para que siga todo igual pero lo dejo para algun yonki de las urnas que no esta de acuerdo con ningun partido pero el mono de 4 años sin votar no lo aguante.
Gratis?

Normal que no volvieras, pero es que nunca debíste entrar.
 

awana sea

Cuñado nija
Desde
12 May 2020
Mensajes
77
Reputación
202
Gratis?

Normal que no volvieras, pero es que nunca debíste entrar.
No llegué a entrar ,solo fui a ver que era ese movimiento,expusimos cada uno las razones por las que nos parecia que había que echar a los politicos fuera ,fuimos a cenar y a casa.

No se pagaba nada,eramos todos nuevos y todo era nuevo por tanto había que colaborar aun que sea aportando folios.
 

PA\BE

Himbersor
Desde
1 Jul 2020
Mensajes
1.025
Reputación
4.368
Me refiero al hecho de tocar físicamente una papeleta, pasar por un número definido de personas sentadas observándonos y colocándonos en un sitio concreto…todo muy ceremonial, con intercambio físico, casi es obligado pensar que estamos entregando nuestra alma o algún ente nos está absorbiendo energía. Que otros actos ya más de fe como el bautizo o la comunión son rituales ni cotiza.
El voto es la representación simbólica del espermatozoide (individuo) y la urna el útero, esto es evidente.
Estaríamos ante un ritual de apareamiento. La campaña electoral es el cortejo, la movilización equivale a la excitación sexual.

R087a4390b67e3c6f6c621ddd27798ba4.jpg


Los votantes se agrupan por ideologías, lo que equivaldría a una simiente colectiva o semen, de un macho en concreto, el partido político.
Esta claro que se compite por introducir mayor cantidad del material genético contenido en el voto.
Si se pudiese extraer los votos del rival, se haría, como sucede en el reino animal.

Ustedes mismos pueden ir desvelando el resto: voto nulo (infértil) pero también voto en blanco (adopción) incluso la abstención (renuncia).
El voto femenino es tan reciente por su falta de lógica en esta mecánica: la fórmula ideal es que el hombre introduzca el voto mientras una mujer facilita esta acción descubriendo la apertura de la urna.

Sea como sea, la democracia es la virtualización de algo similar a un gangbang, donde la nación es el óvulo a fecundar.
Nótese lo trascendental del voto emigrante en un futuro.

Rbda425ed5f36135dcd777b54ff21079e.jpg


Resumiendo, sea quien sea finalmente el padre, el fruto de todo ello será un hijo de puta, esto es, el gobierno.
 

little demon

Pompero
Desde
17 Abr 2021
Mensajes
713
Reputación
417
El voto es la representación simbólica del espermatozoide (individuo) y la urna el útero, esto es evidente.
Estaríamos ante un ritual de apareamiento. La campaña electoral es el cortejo, la movilización equivale a la excitación sexual.

Ver archivo adjunto 649583

Los votantes se agrupan por ideologías, lo que equivaldría a una simiente colectiva o semen, de un macho en concreto, el partido político.
Esta claro que se compite por introducir mayor cantidad del material genético contenido en el voto.
Si se pudiese extraer los votos del rival, se haría, como sucede en el reino animal.

Ustedes mismos pueden ir desvelando el resto: voto nulo (infértil) pero también voto en blanco (adopción) incluso la abstención (renuncia).
El voto femenino es tan reciente por su falta de lógica en esta mecánica: la fórmula ideal es que el hombre introduzca el voto mientras una mujer facilita esta acción descubriendo la apertura de la urna.

Sea como sea, la democracia es la virtualización de algo similar a un gangbang, donde la nación es el óvulo a fecundar.
Nótese lo trascendental del voto emigrante en un futuro.

Ver archivo adjunto 649722

Resumiendo, sea quien sea finalmente el padre, el fruto de todo ello será un hijo de puta, esto es, el gobierno.
XD
 

Harrymorgan

Madmaxista
Desde
5 Feb 2019
Mensajes
4.989
Reputación
14.896
Respuesta corta: SÍ

Respuesta larga:



Todas las religiones tienen sus mitos y sus ritos. En esto la religión hollycapitalista no es diferente. Uno de los mitos y de los ritos principales del hollycapitalismo es la democracia. Todo lo que vamos a decir sobre la democracia se puede aplicar también a las nociones de Estado de derecho y de legalidad, pero nos centraremos en la democracia por que esta tiene una dimensión ritual particularmente importante, y que es al mismo tiempo marcadamente popular.

El mito de la democracia consiste en creer que esta existe como tal, que el pueblo es soberano, que su voto decide algo o tiene alguna influencia en el Estado y en el gobierno. Cualquiera que conozca suficientemente cómo funciona el poder sabe que esto es una falacia, esto es, que la democracia es un mito. En el hollycapitalismo, si el pueblo influye en algo en la manera en que funciona el sistema, en cómo se gobierna, en su statu quo, es en un grado muy pequeño a través de los mecanismos democráticos. Y en todo caso estos forman parte de un mecanismo mucho más complejo. Más bien habría que decir que hoy el sistema obtiene nuestro consentimiento a través de toda una serie de dispositivos, que van desde nuestras cuentas bancarias y nuestras tarjeras de crédito hasta las páginas web que visitamos, que si algo decide hoy el fiel hollycapitalista es, como dice Slavoj Žižek, si prefiere Coca Cola o Pepsi Cola.

La democracia es pura mitología. Pero al mismo tiempo es un ritual, en particular las elecciones y los referéndums. El BREXIT y la ola de referéndums que vamos a ver en Europa en lo sucesivo, como la que venimos viendo de soberanismos varios, es parte de esta farsa, de esta mitología, de este mecanismo de canalización de indignación.

Las elecciones y los referéndums son rituales en la medida en que son la otra cara de la moneda del mito, los actos reales en los que el mito, la ficción, se hace efectiva. Votar hoy en la religión hollycapitalista supone implícitamente creer en el mito, aceptarlo. Es como seguirle la corriente a un loco o a un borracho. Lo único que se consigue es que este crea que no es un loco o no está borracho, pero no sacar al enajenado o al alienado de su estado. De la misma manera, votar hoy contribuye a que nada cambie.

En cierto modo el mito de la democracia coincide con el mito del contrato social, que forma parte de todo este parque de atracciones. Que existe verdaderamente un contrato social es también un mito. Acudir a las urnas es aceptar que esta ficción de académicos es algo real, es como firmar el contrato. Aunque, como decimos, la mecánica que está en el trasfondo de la llamada democracia y de las elecciones llamadas democráticas es más profunda que la de los contratos, y no puede entenderse en todo su alcance al margen de su religiosidad. De hecho se puede afirmar que las elecciones son un acto mágico que convierte en real una ficción. Y un acto propiciatorio, como lo eran los rituales de la fertilidad de la tierra que creían propiciar las lluvias y el crecimiento de los cultivos. El acto mágico que son las elecciones propicia que todo siga igual, que el régimen de poder-religión hollycapitalista siga siendo igual de criminal, corrupto, injusto, obsceno, hipócrita, cínico e inmoral.

Esto no quiere decir que no valoremos todo este aparataje de mitología y de ritualística, que de hecho es la herencia decadente de milenios de civilización. Gracias a todo esto las cosas, en el mejor de los casos, siguen igual de mal, o empeoran progresivamente, lo cual es siempre preferible al caos y la guerra. Gracias a este y a otros muchos mitos es como las sociedades, mejor o peor, funcionan.

Acudir a votar es por lo tanto como dar estatus de realidad a la ficción del contrato social, como firmarlo. Pero en el caso del contrato social hollycapitalista, este es impuesto unilateralmente por el poder, cuenta con innumerables páginas de letra pequeña y lenguaje esotérico, además de numerosas páginas en blanco que el votante también debe firmar. En otras palabras, el fiel hollycapitalista que acude al ritual electoral da el visto bueno a la autoridad para que esta utilice su poder como considere oportuno, sin dar explicaciones, a menudo de manera encubierta y en la mayoría de los casos perjudicando a la mayor parte de la ciudadanía y beneficiando a la minoría que ostenta el poder real en la sombra.

El ritual electoral es por lo tanto una pieza fundamental del mito de la democracia y del régimen de poder-religión hollycapitalista, en la medida en que convierte la ficción en realidad, al mismo tiempo que supone su acto su legitimación. A su vez, le proporciona al poder un sondeo real del grado de eficacia de todo el mecanismo, de hasta qué punto el pueblo cree en el mito y participa con mayor o menor entusiasmo en el ritual. Le regala al poder información de primera mano para que este comprenda las crisis de legitimidad del sistema, de manera que, en caso de que estas amenacen el statu quo, se puedan implementar mecanismos de recuperación mediante nuevas fórmulas políticas.

El mito y sobre todo el ritual llamados democráticos funcionan, como en el resto de regímenes de poder-religión, como mecanismos de transferencia de energías libidinoso-agresivas, esto es, de escenificación y atribución de roles morales tales como "moderado" y "radical", "inocente" y "culpable", "bueno" y "malo", etc. Estos procesos de transferencia libidinoso-agresiva operan en ambos sentidos, son catárticos y anárticos, esto es, basados en la catarsis y en la anarsis.

La democracia, el Estado de derecho, la legalidad, etc., funcionan como mitos porque el régimen hollycapitalista es infinitamente más complejo y más perverso de lo que parece. Los mecanismos de poder son hoy mucho más drásticos, violentos, obscenos, corruptos, criminales, impunes, inmorales, etc., de lo que la mayoría de la población piensa, de lo que estaría dispuesta a asumir, de lo que incluso es capaz de imaginar. Si los fieles hollycapitalistas supiesen cómo funcionan verdaderamente las pretendidas democracias en las que viven se produciría inmediatamente una revolución, un estallido social, un colapso de todo el sistema. De la misma manera que si supiesen cómo funciona el dinero fiduciario, así como tantos otros temas que la propaganda del sistema se encarga de ocultar y de manipular a diario. Así, como sucede de una manera u otra en todos los regímenes de poder-religión, las llamadas democracias funcionan como cortinas de humo, como grandes puestas en escena que ocultan la obscenidad del poder. De hecho, en el caso del hollycapitalismo, se puede afirmar con todo rigor que la democracia es lo más parecido a una película o a un serial hollywoodense, con la particularidad de que la democracia es continua y que renueva los personajes cada cuatro años, teniendo los votantes la opción de tomar parte hasta cierto punto en esta renovación de los roles principales de la serie.

La democracia es un mito porque las elecciones no cambian nada significativo en el statu quo y en el caso de que pudiesen hacerlo son manipuladas para que no suceda. Utilizando los votos por correo, los electores que no votan, los programas informáticos de recuento, u otros métodos fraudulentos.

Por definición en el escenario de la democracia solo aparecen aquellos temas que no afectan al estado de poder real (Rajoy, Iglesias, Sánchez, Rivera: ¡farsantes!). Toda la maquinaria del sistema —los medios, las encuestas, las campañas, las leyes electorales y de financiación de los partidos, los mecanismos de financiación ilegal, la impunidad, el control político de la justicia— garantiza que siempre gobiernen partidos controlados por el poder real en la sombra. De esta manera cualquier cambio sustancial que no beneficie al poder queda excluido de partida. Esto supone que, si se quiere comprender de verdad cómo funciona el poder hoy, deben estudiarse precisamente aquellos temas que los medios hollycapitalistas ocultan, manipulan y demonizan, y en particular todo lo que queda englobado dentro de la noción de democracia.

En caso de crisis democrática y de legitimidad del sistema, que en definitiva se reduce a una crisis del mito y del ritual democráticos, el sistema apoya partidos de corte más populista o más radical que amortigüen estas crisis de manera que todo siga igual. Para ello estos partidos de nuevo cuño deben recuperar los movimientos de base auténticos que los constituyen, pero al mismo tiempo sus cúpulas deben estar controladas e infiltradas por el poder real. De esta manera estos partidos aparentemente "radicales", "antisistema", "ultras", amortiguan estas crisis. Funcionan como los pasatiempos de los periódicos: mantienen a los sectores más criticos con el sistema esperanzados o entretenidos con asuntos políticos superficiales que no afectan al poder real y a menudo lo benefician. Mantienen a sus seguidores alejados de los temas que verdaderamente supondrían una transformación del sistema.

Es el caso de movimientos que se agrupan alrededor de nociones como la democracia real o participativa, que de hecho son controlados por grandes fundaciones globalistas en la medida en que, de manera encubierta, contribuyen a socavar la soberanía de los Estados y con ello a la implementación de derecho del Nuevo Orden Mundial orwelliano. Que estos movimientos que luchan por la democracia real, participativa, asamblearia, etc., puedan cambiar algo en el statu quo es otro mito derivado del mito principal de la democracia (Guía para desenmascarar a las falsas izquierdas).

Se suele decir que la democracia es la dictadura de las mayorías sobre las minorías. Pero esto no es exacto. En realidad la supuesta democracia hollycapitalista encubre la dictadura de una minoría muy poderosa sobre todo el resto. Pero para ello esta minoría más poderosa establece una alianza estratégica y provisional con las mayorías, de manera que la peor parte se la lleve la minoría menos poderosa. Esta mecánica opera tanto a escala estatal como supraestatal o imperial. Así, a escala imperial, los Estados más poderosos dictan las políticas que los menos poderosos deben asumir, dictados que son disfrazados como decisiones políticas soberanas de los Estados sometidos. Al final, esta cadena llega hasta los países, las clases, los colectivos, etc., que son víctimas de la violencia imperial explícita, de las desestabilizaciones, de los golpes de Estado, de las desapariciones, de la tortura, de los atentados terroristas, de la guerra. En este sentido decíamos que el régimen hollycapitalista, como el resto de regímenes de poder-religión, se basa en mecanismos de transferencia de deseo, amenaza, goce, y por encima de todo, violencia. El hollycapitalismo es también un régimen sacrificial. La violencia que las elecciones democráticas canalizan es en última instancia la misma violencia que preside las lapidaciones tribales. Es la misma violencia pero sublimada. De esta violencia sublimada se alimenta la particular religiosidad de la mitología y del ritual democrático.

El mito y el rito de la democracia están ahí para ocultar todo esto. Pero al mismo tiempo para que todo esto funcione, para ser el vehículo de estas transferencias libidinoso-agresivas. En este sentido se puede decir que la verdadera representatividad política es la que hace posible estas transferencias, la que opera como cortina de humo, la que deja fuera de escena lo obsceno del poder. Este es el papel fundamental de la supuesta democracia, de las elecciones y de los referéndums. Pero solo como parte de un mecanismo mucho más vasto, que en el hollycapitalismo lo integran los medios de comunicación, las redes sociales, el consumo, y en general la dimensión hollywoodense que atraviesa todo el sistema de producción y reproducción, mercantil y social. La democracia y los procesos de elección democráticos son solo una parte de este complejo. De ahí que la tendencia es a que cada vez estén más imbricados con ellos, y en particular con la producción de crisis y eventos sintéticos, como atentados terroristas de bandera falsa, que contribuyen a la mitología y al ritual electoral y democrático. Es lo que vimos en el 11M en España y seguiremos viendo en lo sucesivo en todo Occidente.

Por último hay que decir que la religiosidad de la democracia en general, y de movimientos como la democracia real o participativa, se deriva en parte del hecho de que incorporan una dimensión utópica, que es tanto más efectiva cuanto más inalcanzable. Esto otorga a todos estos movimientos idealistas su particular encanto, su carácter romántico y entrañable. Pero es también lo que mantiene alejado de ellos a los verdaderos intelectuales y a los ciudadanos verdaderamente comprometidos, que no son tan fácilmente manipulables por el poder.
 

Rossi

Es decir, matar estrellas
Desde
2 Ene 2019
Mensajes
1.291
Reputación
3.429
Sí que tiene su vertiente de acto psicomágico, los políticos lavan sus conciencias para las fechorías que nos perpetran, al considerarse legitimados para hacerlo. Lo que no sé si absteniéndose está uno libre de culpa en ese aspecto, ya que la abstención no deja de ser una posición política, en base a rechazar el sistema o los partidos en liza, y es posible que un abstencionista votara si se dieran condiciones más propicias para él.

También lo veo como un espectáculo similar a los grandes eventos deportivos. Por su formato sería como una carrera ciclista, con varios equipos compitiendo por el gran premio y luego otros buscando las metas volantes y los premios menores.Todo el mundo está pendiente y se sigue apasionadamente como un mundial de fútbol o aquellos tours de induráin, por seguir con la comparación. Aunque ahora está todo más politizado, antes era común ver los días de elecciones a gente discutiendo con vehemencia de política, aunque luego el resto del año sudara del tema.

En definitiva, como diría aquel jesuita loco, un día para que los arcontes se pongan pifos. Tiene su vertiente religioso-mágica y su vertiente espectáculo-deportiva.
 

Campestre

Himbersor
Desde
25 Abr 2020
Mensajes
536
Reputación
1.234
Lugar
El monte
Es legitimar el sistema. No sé si Trevijano tiene 100% razón, pero no votar considero que es el primer paso. Votando legitimas todo. Aunque la tentación lógica es votar para dar visibilidad al partido que más crees que te representa, realmente no cambiarás nada votando, lo único que ocurrirá es que aceptarás las reglas (y a mí el sistema que hay montado no me gusta).

Por otro lado, lo que no hay no es democracia. A lo mejor una democracia no es lo mejor, pero me gustaría que lo que haya se llame por su nombre.
 

Hielo/Fuego

La Fuerza de tu Cuerpo El Deseo en tu Corazón
Desde
4 Dic 2011
Mensajes
4.721
Reputación
10.320
Lugar
Mi Vida Sueño Alma
Es legitimar el sistema. No sé si Trevijano tiene 100% razón, pero no votar considero que es el primer paso. Votando legitimas todo. Aunque la tentación lógica es votar para dar visibilidad al partido que más crees que te representa, realmente no cambiarás nada votando, lo único que ocurrirá es que aceptarás las reglas (y a mí el sistema que hay montado no me gusta).

Por otro lado, lo que no hay no es democracia. A lo mejor una democracia no es lo mejor, pero me gustaría que lo que haya se llame por su nombre.
democracia no tenemos,es todo una farsa.Tenemos un sistema donde el voto de un español depende de donde sea,vale más o menos,que partidos ganen más escaños con menores votos porque en la provincia tal se vota,eso nunca será democracia.Eso es lo primero que habría que cambiar,la igualdad de los votos
 

Campestre

Himbersor
Desde
25 Abr 2020
Mensajes
536
Reputación
1.234
Lugar
El monte
democracia no tenemos,es todo una farsa.Tenemos un sistema donde el voto de un español depende de donde sea,vale más o menos,que partidos ganen más escaños con menores votos porque en la provincia tal se vota,eso nunca será democracia.Eso es lo primero que habría que cambiar,la igualdad de los votos
No solo eso. No tienes capacidad de controlar lo que hacen los políticos, así que, para qué quieres votar entonces?
Y votamos a quienes quieren que votemos. Los partidos que no salen en la tele, son invisibles, y la información sobre los partidos visibles la controlan los medios, así que la gente vota lo que el poder quiera en cada momento.
 

Hielo/Fuego

La Fuerza de tu Cuerpo El Deseo en tu Corazón
Desde
4 Dic 2011
Mensajes
4.721
Reputación
10.320
Lugar
Mi Vida Sueño Alma
No solo eso. No tienes capacidad de controlar lo que hacen los políticos, así que, para qué quieres votar entonces?
Y votamos a quienes quieren que votemos. Los partidos que no salen en la tele, son invisibles, y la información sobre los partidos visibles la controlan los medios, así que la gente vota lo que el poder quiere.
Pues sí ,forera,todo mal.Estaría bien que hubiera digamos ,votaciones de control,cada 6 meses o cada año, para que la gente, si los políticos no han cumplido,pudieran "expulsarlos" , como si fuera una moción de censura pero hecha por el pueblo.
Luego lo de las listas electorales, a lo mejor te gusta uno de un partido y ese te gustaría darle poder,pero tu voto va para el partido en conjunto y no te gustan la mayoría de sus componentes.
Lo de los pactos también, si voto a un partido no quiero pactos con otros partidos de ideas que no me gustan,por mucho que digan que es necesario porque si no,no se puede gobernar¿entonces para qué voto?
Todo está hecho un asco :(
 

Campestre

Himbersor
Desde
25 Abr 2020
Mensajes
536
Reputación
1.234
Lugar
El monte
Pues sí ,forera,todo mal.Estaría bien que hubiera digamos ,votaciones de control,cada 6 meses o cada año, para que la gente, si los políticos no han cumplido,pudieran "expulsarlos" , como si fuera una moción de censura pero hecha por el pueblo.
Luego lo de las listas electorales, a lo mejor te gusta uno de un partido y ese te gustaría darle poder,pero tu voto va para el partido en conjunto y no te gustan la mayoría de sus componentes.
Lo de los pactos también, si voto a un partido no quiero pactos con otros partidos de ideas que no me gustan,por mucho que digan que es necesario porque si no,no se puede gobernar¿entonces para qué voto?
Todo está hecho un asco :(
¿Y estaría la gente en su conjunto preparada para valorar si esos políticos lo hicieron bien o no?

Puede que a corto plazo parezca que lo hicieron mal, pero tomaron una decisión o estrategia necesaria a medio o largo plazo...

Si saben que cualquier actuación será medida por la gente, los políticos acabarían adoptando medidas populares pero quizás cortoplacistas.

En fin, saber qué forma política es la mejor, eso me queda grande... solo sé que lo de ahora es decadencia pura...
 

Campestre

Himbersor
Desde
25 Abr 2020
Mensajes
536
Reputación
1.234
Lugar
El monte
¿Y estaría la gente en su conjunto preparada para valorar si esos políticos lo hicieron bien o no?

Puede que a corto plazo parezca que lo hicieron mal, pero tomaron una decisión o estrategia necesaria a medio o largo plazo...

Si saben que cualquier actuación será medida por la gente, los políticos acabarían adoptando medidas populares pero quizás cortoplacistas.

En fin, saber qué forma política es la mejor, eso me queda grande... solo sé que lo de ahora es decadencia pura...
No obstante personalmente, me decantaría por una buena dictadura... un dictador patriota que mirase por los españoles, y no sintiese amenazado su puesto, y en caso de amenaza aplastase al enemigo.
No me importaría ceder libertades (que ahora tampoco las tengo), a cambio de orden y que las cosas funcionaran bien.

Si un dictador se vuelve déspota, siempre se le puede cortar la cabeza y que se ponga otro. Pero claro hoy eso no se lleva (ni los dictadores, ni la violencia para defendernos, somos buenistas).
 

Hielo/Fuego

La Fuerza de tu Cuerpo El Deseo en tu Corazón
Desde
4 Dic 2011
Mensajes
4.721
Reputación
10.320
Lugar
Mi Vida Sueño Alma
¿Y estaría la gente en su conjunto preparada para valorar si esos políticos lo hicieron bien o no?

Puede que a corto plazo parezca que lo hicieron mal, pero tomaron una decisión o estrategia necesaria a medio o largo plazo...

Si saben que cualquier actuación será medida por la gente, los políticos acabarían adoptando medidas populares pero quizás cortoplacistas.

En fin, saber qué forma política es la mejor, eso me queda grande... solo sé que lo de ahora es decadencia pura...
¿Y estaría la gente en su conjunto preparada para valorar si esos políticos lo hicieron bien o no?

muy buena pregunta,forera,tendriamos que confiar en el buen criterio del pueblopensando:
como dice el refrán "un pueblo tiene siempre el gobierno que se merece".Actualmente parece que el pueblo elige muy muy mal.
Si pudiera elegir por mi parte,eligiria un gobierno que algunos griegos(no me acuerdo quienes eran) consideraban el adecuado.
Seria un grupo de ancianos que hubieran demostrado en su vida conducta intachable,sin corrupción y siempre priorizando
las necesidades del pueblo a las suyas.Un grupo es para que no hubiera uno solo con poder con peligro de ser un tirano
Sé que suena muy utópico pero algunos griegos antiguos así lo creían posible
 

little demon

Pompero
Desde
17 Abr 2021
Mensajes
713
Reputación
417
¿Y estaría la gente en su conjunto preparada para valorar si esos políticos lo hicieron bien o no?

Puede que a corto plazo parezca que lo hicieron mal, pero tomaron una decisión o estrategia necesaria a medio o largo plazo...

Si saben que cualquier actuación será medida por la gente, los políticos acabarían adoptando medidas populares pero quizás cortoplacistas.

En fin, saber qué forma política es la mejor, eso me queda grande... solo sé que lo de ahora es decadencia pura...
La mayoría pide vacunas, no hace falta decir más.
 

Campestre

Himbersor
Desde
25 Abr 2020
Mensajes
536
Reputación
1.234
Lugar
El monte
¿Y estaría la gente en su conjunto preparada para valorar si esos políticos lo hicieron bien o no?

muy buena pregunta,forera,tendriamos que confiar en el buen criterio del pueblopensando:
como dice el refrán "un pueblo tiene siempre el gobierno que se merece".Actualmente parece que el pueblo elige muy muy mal.
Si pudiera elegir por mi parte,eligiria un gobierno que algunos griegos(no me acuerdo quienes eran) consideraban el adecuado.
Seria un grupo de ancianos que hubieran demostrado en su vida conducta intachable,sin corrupción y siempre priorizando
las necesidades del pueblo a las suyas.Un grupo es para que no hubiera uno solo con poder con peligro de ser un tirano
Sé que suena muy utópico pero algunos griegos antiguos así lo creían posible
¿Y fue teorización de los griegos o lo llevaron a la práctica?

Los jueces también deberían ser personas así. Tiene sentido, cuando yo no sé qué decisiones tomar siempre pregunto a personas que considero sabias y rectas, y me influye mucho su opinión.