En las últimas 6 semanas en España hay un exceso de muertos de Vacunados de 8.000 personas y creciendo el ritmo

ULTRAPACO

Patriota
Desde
24 Jun 2016
Mensajes
43.856
Reputación
145.383
Seria interesante saber cual es la vacuna que mas "triunfa" pero sospecho que si quitamos que se mueren de viejos per se

la que gana es ASTRA...
 

belenus

Madmaxista
Desde
11 Sep 2017
Mensajes
5.273
Reputación
30.269
⭕ Según la base de datos de la web EUDRAVIGILANCE (Agencia Europea del Medicamento), hasta el 4 de septiembre de 2021 y en su zona de estudio, les han sido comunicados 901.534 CASOS INDIVIDUALES DE INFORMES DE PRESUNTAS REACCIONES ADVERSAS TRAS LA ADMINISTRACIÓN DE LAS “VACUNAS” COVID, de los cuales corresponden:

401.500 CASOS a la “vacuna” de PFIZER

367.124 CASOS a la “vacuna” de ASTRAZENECA

107.060 CASOS a la “vacuna” de MODERNA

25.850 CASOS a la “vacuna” de JANSEN

Teniendo en cuenta que se comunican un pequeño porcentaje de los efectos adversos acontecidos, LA CIFRA REAL DEBE SER TERRIBLE

Se pueden encontrar los datos en:
https://www.adrreports.eu/es/search_subst.html#
Búsqueda: COVID19

NOTA: La Agencia Europea del Medicamento no hace público el número de informes de presuntas reacciones adversas tras la administración de las “vacunas” Covid con resultado de muerte


EL CONTRAFUERTE
 

AYN RANDiano2

Será en Octubre
Desde
14 May 2010
Mensajes
88.151
Reputación
471.916

belenus

Madmaxista
Desde
11 Sep 2017
Mensajes
5.273
Reputación
30.269
Las Comunidades Autónomas se blindan eliminando las vacunas COVID de las historias clínicas de las personas inoculadas



Apesar de ser una exigencia legal, la inoculación de las vacunas autorizadas por la Agencia Española del Medicamento contra el llamado COVID-19 no aparecen en las historias clínicas de aquellas personas que han recibido alguna de sus dosis, ni tampoco aparecen en el calendario de vacunación. Cualquier efecto secundario posterior quedará disociado de su inoculación, y será tratado como una patología ajena al fármaco.

El artículo 3 de la Ley 41/2002 reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, instituye la historia clínica como «todo dato, cualquiera que sea su forma, clase o tipo, que permite adquirir o ampliar conocimientos sobre el estado físico y la salud de una persona, o la forma de preservarla, cuidarla, mejorarla o recuperarla.»

En dicha norma, en su Capítulo V, establece las obligaciones de la administración sanitaria de registrar en el historial clínico de los usuarios del servicio de salud, «todos aquellos datos que, bajo criterio médico, permitan el conocimiento veraz y actualizado del estado de salud», pero curiosamente, del historial clínico de las Comunidades Autónomas ha desaparecido un dato relevante: el de las personas que se han vacunado con alguno de los fármacos autorizados para el coronavirus.

Tampoco en las bases de datos del Sistema Nacional de Salud, a pesar de lo anunciado por el gobierno.

Se trata de una operación que puede comprobar cualquier persona en posesión de su firma o DNI electrónico que haya sido vacunado.

El Ministerio de Sanidad, que emite el llamado «Certificado COVID» que pretende ser un «salvoconducto» de acceso a estadios, aviones u hoteles, no recoge sin embargo la vacunación, como dato médico relevante, en las bases de datos del Sistema Nacional de Salud.

Puede comprobarse en esta web. En ella se accede al historial en manos del Ministerio, y a su vez al de cada Comunidad Autónoma.

En palabras de la ley, la historia clínica es un instrumento destinado fundamentalmente a garantizar una asistencia adecuada al paciente. Los profesionales asistenciales del centro que realizan el diagnóstico o el tratamiento del paciente tienen acceso a la historia clínica de éste como instrumento fundamental para su adecuada asistencia.

La trascendencia de que no exista rastro de la vacunación COVID en las historias clínicas es de excepcional relevancia, porque de existir reacciones adversas a la misma, éstas estarán siempre completamente disociadas de la inoculación, a no ser que exista una especial pericia del personal médico que atienda a la persona afectada.

Como consecuencia de esto, son decenas de miles los casos de patologías que pasan inadvertidas como un efecto secundario, lo cual permite a la Administración salir indemne en la mayoría de las incidencias. Porque como publicamos anteriormente, la «vacunación es una prioridad» para el Estado, pero parece que nadie quiere hacerse cargo si la cosa sale mal.
 

belenus

Madmaxista
Desde
11 Sep 2017
Mensajes
5.273
Reputación
30.269
Sentido común y biología contradicen a Big Pharma. Dosis extras sólo sirven para alimentar beneficio. Si una dosis contra un virus NO identificado en enfermos es absurda, más dosis NO tiene sentido. Ir contra la salud, biología y derechos básicos, verifica un criminal negocio.

IMG_20210911_005339_851.jpg
 

Ejquelosfajsistassonellos

No noj ban ha henzerrar porke noj iriamoj al wanoh
Desde
19 May 2011
Mensajes
49.728
Reputación
141.140
Lugar
Ciudad del Millón de Camiones de la Basura
Las Comunidades Autónomas se blindan eliminando las vacunas COVID de las historias clínicas de las personas inoculadas



Apesar de ser una exigencia legal, la inoculación de las vacunas autorizadas por la Agencia Española del Medicamento contra el llamado COVID-19 no aparecen en las historias clínicas de aquellas personas que han recibido alguna de sus dosis, ni tampoco aparecen en el calendario de vacunación. Cualquier efecto secundario posterior quedará disociado de su inoculación, y será tratado como una patología ajena al fármaco.

El artículo 3 de la Ley 41/2002 reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, instituye la historia clínica como «todo dato, cualquiera que sea su forma, clase o tipo, que permite adquirir o ampliar conocimientos sobre el estado físico y la salud de una persona, o la forma de preservarla, cuidarla, mejorarla o recuperarla.»

En dicha norma, en su Capítulo V, establece las obligaciones de la administración sanitaria de registrar en el historial clínico de los usuarios del servicio de salud, «todos aquellos datos que, bajo criterio médico, permitan el conocimiento veraz y actualizado del estado de salud», pero curiosamente, del historial clínico de las Comunidades Autónomas ha desaparecido un dato relevante: el de las personas que se han vacunado con alguno de los fármacos autorizados para el coronavirus.

Tampoco en las bases de datos del Sistema Nacional de Salud, a pesar de lo anunciado por el gobierno.

Se trata de una operación que puede comprobar cualquier persona en posesión de su firma o DNI electrónico que haya sido vacunado.

El Ministerio de Sanidad, que emite el llamado «Certificado COVID» que pretende ser un «salvoconducto» de acceso a estadios, aviones u hoteles, no recoge sin embargo la vacunación, como dato médico relevante, en las bases de datos del Sistema Nacional de Salud.

Puede comprobarse en esta web. En ella se accede al historial en manos del Ministerio, y a su vez al de cada Comunidad Autónoma.

En palabras de la ley, la historia clínica es un instrumento destinado fundamentalmente a garantizar una asistencia adecuada al paciente. Los profesionales asistenciales del centro que realizan el diagnóstico o el tratamiento del paciente tienen acceso a la historia clínica de éste como instrumento fundamental para su adecuada asistencia.

La trascendencia de que no exista rastro de la vacunación COVID en las historias clínicas es de excepcional relevancia, porque de existir reacciones adversas a la misma, éstas estarán siempre completamente disociadas de la inoculación, a no ser que exista una especial pericia del personal médico que atienda a la persona afectada.

Como consecuencia de esto, son decenas de miles los casos de patologías que pasan inadvertidas como un efecto secundario, lo cual permite a la Administración salir indemne en la mayoría de las incidencias. Porque como publicamos anteriormente, la «vacunación es una prioridad» para el Estado, pero parece que nadie quiere hacerse cargo si la cosa sale mal.
Hay alguna otra fuente¿?

Si esto es así es una de las noticias mas importantes de los ultimos tiempos
 

Napalm

Señor, llévame pronto.
Desde
14 Abr 2009
Mensajes
1.732
Reputación
5.000
AVISO;

Si ud. ha llegado a esta página a través de un buscador tras información del Covid, no tome nada en serio de lo que lea en este hilo.

Burbuja.info antes era un foro donde se discutían temas económicos e inmobiliarios.

Ahora ha sido secuestrado por conspiranoicos y antivacunas que han encontrado en este espacio virtual un sitio donde dar rienda suelta a sus locuras.

AVISADO ESTA.
 

notorius.burbujo

Madmaxista
Desde
17 Ago 2017
Mensajes
6.907
Reputación
18.520
Las Comunidades Autónomas se blindan eliminando las vacunas COVID de las historias clínicas de las personas inoculadas



Apesar de ser una exigencia legal, la inoculación de las vacunas autorizadas por la Agencia Española del Medicamento contra el llamado COVID-19 no aparecen en las historias clínicas de aquellas personas que han recibido alguna de sus dosis, ni tampoco aparecen en el calendario de vacunación. Cualquier efecto secundario posterior quedará disociado de su inoculación, y será tratado como una patología ajena al fármaco.

El artículo 3 de la Ley 41/2002 reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, instituye la historia clínica como «todo dato, cualquiera que sea su forma, clase o tipo, que permite adquirir o ampliar conocimientos sobre el estado físico y la salud de una persona, o la forma de preservarla, cuidarla, mejorarla o recuperarla.»

En dicha norma, en su Capítulo V, establece las obligaciones de la administración sanitaria de registrar en el historial clínico de los usuarios del servicio de salud, «todos aquellos datos que, bajo criterio médico, permitan el conocimiento veraz y actualizado del estado de salud», pero curiosamente, del historial clínico de las Comunidades Autónomas ha desaparecido un dato relevante: el de las personas que se han vacunado con alguno de los fármacos autorizados para el coronavirus.

Tampoco en las bases de datos del Sistema Nacional de Salud, a pesar de lo anunciado por el gobierno.

Se trata de una operación que puede comprobar cualquier persona en posesión de su firma o DNI electrónico que haya sido vacunado.

El Ministerio de Sanidad, que emite el llamado «Certificado COVID» que pretende ser un «salvoconducto» de acceso a estadios, aviones u hoteles, no recoge sin embargo la vacunación, como dato médico relevante, en las bases de datos del Sistema Nacional de Salud.

Puede comprobarse en esta web. En ella se accede al historial en manos del Ministerio, y a su vez al de cada Comunidad Autónoma.

En palabras de la ley, la historia clínica es un instrumento destinado fundamentalmente a garantizar una asistencia adecuada al paciente. Los profesionales asistenciales del centro que realizan el diagnóstico o el tratamiento del paciente tienen acceso a la historia clínica de éste como instrumento fundamental para su adecuada asistencia.

La trascendencia de que no exista rastro de la vacunación COVID en las historias clínicas es de excepcional relevancia, porque de existir reacciones adversas a la misma, éstas estarán siempre completamente disociadas de la inoculación, a no ser que exista una especial pericia del personal médico que atienda a la persona afectada.

Como consecuencia de esto, son decenas de miles los casos de patologías que pasan inadvertidas como un efecto secundario, lo cual permite a la Administración salir indemne en la mayoría de las incidencias. Porque como publicamos anteriormente, la «vacunación es una prioridad» para el Estado, pero parece que nadie quiere hacerse cargo si la cosa sale mal.
Esto sabia que iba a suceder, lo daba por echo.

Al final, los vacunados han ido por su propio pie, y nadie es el responsable. La vacunacion NUNCA EXISTIO, a usted le llamo un desconocido y se inyecto un tratamiento desconocido de forma voluntaria. Reclame a esos señores si los encuentra.

Es alucinante. A ver si les ponen la tercera y la cuarta, veras que risas.