*Tema mítico* : EL PAÍS, 2 de junio 1976 - Kissinger "Hay que consumar una impecable labor de ingeniería social en E

Victor Chanov

Madmaxista
Desde
19 Abr 2017
Mensajes
9.978
Zanx
18.251
Ubicación
España
La amistad con Estados Unidos | Edición impresa | EL PAÍS

Repugnante y apestoso artículo, pongo en negrita las "afirmaciones" más vomitivas:

"Mañana inicia el Rey su visita oficial a Estados Unidos. Como algunos órganos de información han repetido hasta la saciedad se trata de una ocasión histórica que servirá para acreditar la figura del monarca y relanzar las relaciones bilaterales.Estas relaciones no siempre han sido fáciles y probablemente tampoco serán en el futuro. Pero la mera hipótesis de que puedan ser relanzadas o dotadas de nuevas sustancias permite cierto optimismo.

En cualquier caso tanto los españoles como los estadounidenses deben tener bien claro que España es uno de los mejores amigos de los Estados Unidos. En términos económicos esa amistad es evaluable: 1.600 millones de dólares anuales de déficit comercial para España.

Sucede además que los Estados Unidos han tratado a España en los últimos años como se trata a un país adolescente, todavía no integrado en la civilización occidental y no enteramente responsable. A una sociedad con estas características un tanto imaginarias le venía muy bien la mano dura, la disciplina implacable y el régimen autoritario. Y, claro, esa mano dura debía contar, según nuestros amigos de Washington con todo apoyo necesario y los que se oponían a su gestión o criticaba algunos aspectos de la misma, eran seres desdeñables, equivocados, o simplemente elementos subversivos que convenía tenía buen recaudo. Así pues, el desdén norteamericano por oposición democrática se convirtió muy pronto, en estas y en otras tierras en un severo mentís a la pretendida vocación de los Estados Unidos para salvaguardar la democracia frente al totalitarismo.

El recientemente firmado Tratado de Madrid que es por ahora la piedra de toque de nuestras relaciones, pretende conducir a España hacia la OTAN al articular nuestra cooperación mutua «con los arreglos de seguridad del área del Atlántico Norte". Pero una España plenamente democrática y soberana no puede aceptar esta salida como la única posible. Todas las opciones deben ser analizadas y, a ser posible, escogidas democraticamente: no alineación, integración en el Mercado Común (que no es lo mismo que la OTAN), compromiso de seguridad con otros países europeos, conquista de un poder nuclear, etc.

El señor Kissinger cree, al igual que algunos de nuestros políticos reformistas, que para traer la democracia a España precisa solamente consumar una impecable labor de ingeniero social. El secretario de Estado americano está seguro de que podrá colocar la pieza España en su tablero internacional como un antídoto contra el famoso dominó mediterraneo, tan ingenioso como elemental. Las apreciaciones del señor Kissinger sobre el ritmo que hay que imbuirle al proceso de democratización español (poco a poco, pasito a pasito) reflejan la misma desconfianza sobre la capacidad española de autogobernarse que la repetida ignorancia sobre los alegatos y derechos de la española de que hicieron gala en anteriores administraciones. Si de verdad se pretende relanzar las relaciones entre nuestro dos países, hay que renovar los puntos de partida. Dejar a un lado las docilidades, sumisiones y complejos de inferioridad que durante casi cuarenta años España tuvo que asumir con no poca amargura. Olvidarse de las arrogancias, ingenuidades, autoritarismos y desplantes que los Estados Unidos han impuesto como si fuera el apéndice natural de su sistema de dominio. Nadie pretende ahora inventarse un nuevo camino o improvisar una nueva independencia. Lo que se quiere y se espera es que nuestra interdependencia se base en la cooperacion y en amistad, no en la ley de la selva, o en la inferioridad manifiesta de unas instituciones que hasta ahora eran impresentables ante la comunidad internacional. España pretende que el Gobierno de Washington entienda de una vez por todas que el pasado está enterrado y el futuro no le va a permitir los pingües negocios o las ventajas de otras épocas, máxime cuando estas ventajas y estos negocios no cuentan ni con el apoyo ni con la simpatía de nuestro pueblo.

Nadie mejor que el Rey don Juan Carlos para demostrar con palabras y hechos, la justicia de nuestras esperanzas y el realismo de nuestras exigencias. Ningún momento mejor que presente para concretar ambas cosas. Todavía estamos -España y los estadounidenses- a tiempo"

La prensa norteamericana, favorable al proceso democratizador | Edición impresa | EL PAÍS

"España y su papel en la historia americana es el título del suplemento extraordinario publicado por el New York Times del domingo. Se trata de un trabajo preparado por el escritor y periodista Stanley Ross, gran conocedor de la temática hispánica, en colaboración con el cónsul general de España en Nueva York, Alberto López Herce. El extraordinario, que incluye sendos artículos sobre la cultura y la civilización hispánica en Norteamérica, la contribución de España a la revolución americana, las relaciones comerciales, culturales y humanas entre los dos países, se abre con un mensaje de don Juan Carlos.

«En esta fecha feliz -dice el monarca-, para la gran nación americana quiero dedicar un saludo especialmente afectuoso a sus veinte millones de ciudadanos que pregonan en lengua castellana el origen español de sus mayores, cuyo trabajo y cuyas vidas contribuyeron al engrandecimiento de los Estados Unidos.» ¿Quién es el rey de España? ¿Qué opinan los norteamericanos de este ilustre visitante? El pasado fin de semana, las grandes cadenas de televisión estadounidenses presentaron una serie de reportajes sobre la Casa Real y la situación política de nuestro país. «Los monarcas españoles quieren ser guías para el futuro; no símbolos del pasado», estima el enviado especial de la CBS, que sorprende a don Juan Carlos durante una entrevista con líderes de la oposición.

En otro comentario desde la capital española, un periodista norteamericano afirma rotundamente que el Rey es un demócrata convencido y que sus relaciones con el presidente Arias, representante de la derecha franquista, son muy tirantes. «Juan Carlos quiere deshacerse de Arias y abrir la vía a los liberales y los centristas», dice el comentarista de la CBS quien añade que el monarca espera contar con el apoyo de los militares jóvenes y de todas las fuerzas políticas del país, para llevar a cabo con éxito la reforma democrática.

La democracia es necesaria y posible, declara el titular de Asuntos Exteriores, José María de Areilza, en el suplemento del New York Times. «Estoy convencido de que la monarquía es capaz de instaurar progresivamente el sistema democrático en España», señala el conde de Motrico.

Durante su visita a los Estados Unidos, los reyes se entrevistarán con el presidente Ford y el secretario de Estado Kissinger, con él vicepresidente Nelson Rockefeller y su hermano David, presidente de la Chase Manhattan Bank, con los miembros del Instituto Hispánico de Nueva York y los representantes de las grandes empresas afiliada a la Cámara de Comercio Española en los Estados Unidos. Don Juan Carlos celebrará una entrevista privada con el secretario general de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim, con el que hablará del Sahara y de otros temas de interés común.

El miércoles, Su Majestad almorzará con los presidentes del Senado y de la Cámara de los Representantes; también tomarán parte en el acto el vicepresidente y el secretario de Estado Kissinger, así como, el Jefe de Estado Mayor de los tres ejércitos y otros miembros de la Administración.

Hace unos días, se rumoreaba en Nueva York que Su Majestad podría entrevistarse con el presidente de la gran central sindical, señor Meany. Resulta sumamente difícil confirmar esta información. Lo que sí sabemos es que la Delegación Sindical norteamericana en la Conferencia, Internacional del Trabajo se dedicara a criticar, en las próximas semanas, los sistemas sindicales y español. Al parecer, los dos tienen el mismo fallo: están controlados por las autoridades y «debilitan la estructura tripartita de la OIT». Pero éste ya es otro cantar"

Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1976
 

mcd

Madmaxista
Desde
13 Nov 2007
Mensajes
8.699
Zanx
7.043
ahora a ver quien es el guapo que saca al elefante del armario, encima los cambios geopoliticos y macroeconomicos exigen que sea pronto y absolutamente
 

element

Madmaxista
Desde
14 Jun 2010
Mensajes
2.104
Zanx
4.608
Kissinger es del pueblo elegido y España un enemigo historico de los suyos.
 

El Lieitor

Madmaxista
Desde
26 Jun 2010
Mensajes
12.685
Zanx
18.133
Ubicación
Galicias
Que bien nos iría con los brutos y barbaros cosacos y no con las ratas estas que nos odian a muerte.

Judíos y moros o eslavos.

Creo que es obvio a quien hay que elegir.
 

amcxxl

Madmaxista
Desde
7 Sep 2014
Mensajes
7.654
Zanx
16.748
Ubicación
CCCP
Mira los que prácticamente dinamitaron a Carrero Blanco con su silencio cuando dejaron estallar una bomba casi en sus narices. Y aquí los franquistas y juancarlistas del foro lamiéncoles el ojal.

Carrero no quería a España en la OTAN , quería una política exterior propia lo que incluia la bomba atómica.
Le paso lo que le paso, al dia siguiente de la visita de Kissinger en 1973 y a escasos metros de la embajada de USA en Madrid

Suarez tampoco quería entrar en la NATO, asi que se lo quitaron de en medio
El único logro reseñable se su sucesor, el vago e inútil de Calvo Sotelo, fue incluir a España en la NATO
 

Victor Chanov

Madmaxista
Desde
19 Abr 2017
Mensajes
9.978
Zanx
18.251
Ubicación
España
1982, nueva visita de Kissinger a España, invitado con ocasión del mundial de fútbol:

Kissinger se entrevistó con Felipe González y Fraga. | Edición impresa | EL PAÍS

Sabemos que Kissinger se reunió con Leopoldo Calvo Sotelo, Marcelino Oreja, Antonio Garrigues Walker, Felipe González y Manuel Fraga... Pasó dos semanas en España, reuniéndose con diferentes "líderes políticos", y de aquellas audiencias sacó la famosa conclusión de que por lo general, en España las élites eran mucho peores que la gente normal