El amor nace del perdón

atasco

Madmaxista
Desde
23 Sep 2018
Mensajes
8.655
Zanx
4.152
El odio te destruye. Anula lo que eres. Tu tendencia cómo ser humano siempre es hacer el bien y crear, vive sin perdonar y te traicionarás a ti mismo.
El odio es mas fuerte siempre detestaras a la persona mas que amarl, es mas facil odiarr que amar
y no se puede refrendar ese odido pero el amor lo refrenas y lo dejas de lado mientras que al odio lo mantienes y aumenta o algo asi raro


No tengo muchas dea sobre el tema pero he dicho lo primero que me ha venido

No se si tiene sentido alguno
 

Ad Libitum

Madmaxista
Desde
2 May 2014
Mensajes
22.106
Zanx
17.638
Deberías escribir un libro de autoayuda. Tus reflexiones son mejores que el 95% de lo que he leído.
He subido una conferencia de Jodorosky. El mismo habla de estas cosas.

Y hay misas todos los días.

Ya lo he dicho alguna vez, el cristianismo es algo a lo que aferrarse cuando pierdes pie.
 

OYeah

Madmaxista
Desde
16 Nov 2017
Mensajes
11.062
Zanx
13.140
Que minipolla, no?

Rajulin, no te perdono lo pedante y coñazo que eres. Y peligroso, además.
 

Jevitronka

Madmaxista
Desde
29 Jul 2019
Mensajes
15.249
Zanx
13.043
¿Y qué piensas hacer? ¿Asesinarlos? ¿Dejar de amar? ¿Suicidarte?

El mundo es una guerra constante y quizá esto último es el deseo de quien te agrede.

No amar te impide agradecer lo bueno que posees tú y los demás. Pero sobretodo tú.
Pasar de ellos completamente. Ni amor, ni odio: indiferencia
 

Ad Libitum

Madmaxista
Desde
2 May 2014
Mensajes
22.106
Zanx
17.638
Pasar de ellos completamente. Ni amor, ni odio: indiferencia
Perdonar es ser indiferente en realidad.

Imaginate que tu padre es un hijo de puta bastado, que te hace la puñeta porque es un maltratador y no sabe hacer otra cosa.

Para ser indiferente a su maldad tienes que perdonarlo y quizá viendo que no sirve hacerte daño, deje de hacerlo.

Perdonar no te hace débil, todo lo contrario.

Y es un acto de amor de uno hacia si.

¿Porqué? Porque la tendencia moral de un espiritu libre es siempre la de actuar bien hacia los otros.
 
Última edición:

Talosgüevos

Madmaxista
Desde
4 Nov 2016
Mensajes
12.635
Zanx
13.424
En el amor NO PUEDE HABER PERDÓN, si te traicionan y perdonas estás dando a entender QUE PUEDEN SEGUIR TRAICIONÁNDOTE, el que perdona es porque es un MIERDAS que no tiene cojones para empezar de nuevo o quedarse solo, se perdona por COBARDÍA.


Tierra de nadie, lo demás es tierra conquistada.
 

kaikus

Himbersor
Desde
18 Dic 2016
Mensajes
3.817
Zanx
4.749
El amor es muy bonito,pero te hace ver la realidad distorsionada...

PD-Todos tenemos derecho a el,es un sentimiento de apego,de clan,lo importante es ser ecuanime y consecuente en la vida...
 

Ad Libitum

Madmaxista
Desde
2 May 2014
Mensajes
22.106
Zanx
17.638
En el amor NO PUEDE HABER PERDÓN, si te traicionan y perdonas estás dando a entender QUE PUEDEN SEGUIR TRAICIONÁNDOTE, el que perdona es porque es un MIERDAS que no tiene cojones para empezar de nuevo o quedarse solo, se perdona por COBARDÍA.


Tierra de nadie, lo demás es tierra conquistada.
¿Tu nunca te has traicionado a ti mismo?
 

Ad Libitum

Madmaxista
Desde
2 May 2014
Mensajes
22.106
Zanx
17.638
El amor es muy bonito,pero te hace ver la realidad distorsionada...

PD-Todos tenemos derecho a el,es un sentimiento de apego,de clan,lo importante es ser ecuanime y consecuente en la vida...
La realidad no existe, es simplemente una convención y no te haces una idea de lo importante que es entender eso para sobrevivir.
 

BGA

Madmaxista
Desde
16 May 2013
Mensajes
7.903
Zanx
14.726
Los imperativos morales cristianos pueden ponerse en marcha a través de la Fe como un modo de soltar amarras a una aventura fascinante. No es solo cuestión de obligación sino que conlleva un conocimiento propio y de los demás. Dicho así, amar por obligación sin más, suena caprichoso; como una prueba ante la vida eterna. Pero en Dios, que es Amor, no hay nada caprichoso y todo tiene su razón de ser. Parafraseando a Julian Marias sobre España, el catolicismo es seguramente la religión más inteligible, cosa que no ha de extrañar habiendo sido España un país católico y que por suerte no ha dejado de serlo en su aspecto funcional...

El perdón no es un fin sino un principio. Perdonar es como cruzar una puerta con temor cuando ese perdón se presenta como un imperativo que según nuestra conciencia previa supone un sacrificio de dudosa recompensa. Pero como todo en el Catolicismo tiene su razón de ser, el perdón es un medio que al mismo tiempo que pone a prueba la salud de nuestra alma, acabará alimentando al alma pero también a las entendederas.

Todos sabemos que mantenernos pertinaces en nuestra ideas como si fueran verdades inalterables, nos cierran la adquisición de matices o de otras verdades que pudieran parecernos contrarias a las que estamos defendiendo. La apertura prudente ante los peligros como ante nuestra capacidad de absorberlo todo evitando empachos desquiciantes, es el camino por el que maduramos al tiempo que envejecemos...

¿Qué propone el perdón como fruto casi inmediato?. Que veamos los acontecimientos que nos llevan al rencor desde un óptica distinta, para empezar que nadie es perfecto y que nuestras imperfecciones son la causa de que suframos y hagamos sufrir. De algún modo, es posible encontrar en cada uno de nosotros un aspecto noble que fuera avasallado por las circunstancias y es en ese punto en que podemos verlo y apreciarlo al tiempo que padecemos los efectos de nuestra imperfección, que estamos desdoblando la realidad del momento viendo las partes del conflicto por separado. Es aquí que podemos empezar a razonar las cosas dejando atrás la sinrazón de la ira y el odio. Ser capaces de substraernos a esas pasiones que de ningún modo hacen feliz a nadie, nos ponen en la racionalidad del perdón.

Si lo piensan un poco es posible que comprendan que la soberbia que parece ayudarnos a sobrevivir en un mundo de soberbios, no es más que la expresión de una esclavitud que atesora lo que tiene no como el principio de algo sino por temor a perderlo. Y en ese atesorar están en infeliz coyunda el terror al ridículo, a la crítica con independencia de su intención y en definitiva a mostrarnos desnudos ante nosotros mismos y los demás. Creer en el perdón implica necesariamente que esa parte noble que todos tenemos se empieza a hacer cargo de nuestra vida, pues quien comprende a quien le hizo daño y es capaz de perdonarlo pensando en sus debilidades y circunstancias, aprende así mismo a verse ligero de corazas y servidumbres personales que nos ahogan y amordazan.

Ya ven lo mucho que puede dar de sí la comprensión de esos imperativos y la vida apasionante que prometen también en esta vida.