Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
Los franquistas FUSILARON en Ferrol al último gobernador civil REPUBLICANO, FRANCISCO PÉREZ CARBALLO, al comandante MANUEL QUESADA, y al capitán GONZALO TEJERO el 25 de Julio de 1936

Francisco Pérez Carballo nació en Madrid, en 1911. Estudió en el instituto madrileño Cardenal Cisneros. Licenciado en Derecho y Filosofía y Letras, durante su etapa universitaria fue dirigente de la FUE y miembro de la Asociación Internacional de Estudiantes, así como militante de las juventudes de Izquierda Republicana. Frecuentó también el Ateneo de Madrid. Trabajó en la cátedra de Derecho Romano de la Universidad de Madrid, obteniendo por oposición, una plaza de oficial letrado en el Congreso de los Diputados.

Con la victoria del Frente Popular en febrero 1936, fue nombrado Gobernador Civil de La Coruña el 10 de abril de 1936, al parecer por su amistad con Santiago Casares Quiroga. Con el golpe de Estado que dio lugar a la Guerra Civil se opuso a los sublevados. Pérez Carballo, que hacía pocas semanas había tomado posesión del cargo, se reunió con el alcalde de La Coruña y posteriormente fusilado, Alfredo Suárez Ferrín y con representantes de todas las organizaciones del Frente Popular para tratar de adoptar una estrategia defensiva común frente a la amenaza golpista. Por su parte, el general Caridad Pita, continuaba con sus rondas de vigilancia y en una de ellas se presentó a la una de la madrugada en el edificio de Capitanía. No percibió nada anormal, pero encontró en las dependencias del Estado Mayor al comandante Gutiérrez Soto y al capitán Castro Caruncho, que habían decidido pasar allí la noche.

El 20 de julio de 1936 Carballo ordenó atrincherar la sede el gobierno civil y amparado apenas por una pequeña compañía de Guardias de Asalto y voluntarios, lo defendieron durante más de 3 horas, apoyado por el Comandante de Estado Mayor y jefe de Seguridad y Asalto en la jefatura de La Coruña Manuel Quesada del Pino, cuyas fuerzas se habían dividido. Quesada del Pino dirigió junto al Gobernador, la defensa de los escasos baluartes que se oponían a los sublevados. Avanzada la tarde del lunes 20 de julio de 1936, nada pudieron hacer ante el bombardeo de una batería de artillería que destruyó parte del edificio a cañonazos. Un proyectil entró directamente en el despacho de Carballo, tras lo cual, cesó toda resistencia, y a las 18,30 se izó bandera blanca, el gobernador y los demás defensores, se entregaron a los sublevados y el comandante Quesada del Pino fue detenido por soldados del Regimiento de Zamora 8. Pérez Carballo fue detenido por los rebeldes y llevado al cuartel de Atocha y de ahí, a la cárcel de la torre. Igualmente detenido el capitán de Asalto Gonzalo Tejero, que había hecho frente a la sublevación participando y organizando la defensa, y dirigiendo la resistencia desde la sede del gobierno civil.

A Francisco Pérez Carballo le formaron consejo de guerra y condenaron a pena de muerte. Al día siguiente 25 de Julio le colocaron delante del piquete de guardias de asalto y lo fusilaron en el castillo de San Felipe de Ferrol. A su lado, fueron también pasados por las armas el comandante Manuel Quesada, y el capitán Gonzalo Tejero, que habían organizado la defensa y dirigido la resistencia de la sede del gobierno civil.

Juana Capdevielle, esposa de Carballo, intelectual, conferenciante y bibliotecaria , fue rapidamente arrestada. Su cadáver apareció el 18 de agosto de 1936, en los alrededores en una cuneta de la carretera del municipio de Rábade (Lugo). Había sido tiroteada hasta la muerte después de ser violada y torturada. Sus asesinos no se apiadaron de su avanzado estado de gestación. En unos pocos días a Juana Capdevielle, licenciada en Filosofía y Letras y funcionaria de la Universidad Central, le arrancarían la casa, la libertad, la vida del marido, la vida del feto que llevaba en sus entrañas y, finalmente, la suya propia.

Francisco Pérez Carballo, militante de Izquierda Republicana, gobernador civil de A Coruña y Juana Capdevielle, intelectual independiente, fueron víctimas, entre otros muchos hombres y mujeres, pertenecientes a una generación sacrificada por sustentar la idea Republicana. Se han convertido, al reflejarse en los canales donde fluye la dialéctica entre memoria e historia, en retratos intensos de demócratas avanzados a su época. Símbolos que portaban y expresaban una noción de ciudadanía en su actividad política y social, y víctimas que recordar, reivindicar y, finalmente, dignificar debidamente.

La lógica compleja y selectiva de la memoria y el olvido, no siempre está subordinada a componentes ideológicos estrictos. A diferencia de lo sucedido hasta la transición y aun hasta comienzos de este siglo, es ahora el recuerdo de la bibliotecaria madrileña la que nos conduce al de su marido, perfecto cómplice intelectual y afectivo, para entablar una relación de la que surge también una memoria poliédrica, en permanente evolución como las distintas piezas de la identidad que alumbraría.
 

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
La represión franquista se heredaba: "Se ensañó con quienes quedaban, las mujeres y los niños"

MEMORIA HISTÓRICA+
José Castiello, padre de Eugenia, a sus diez años era el único niño en el campo de concentración de Arnao: "Soñó con el campo y con la guerra toda la vida"
Le llevaron a él y a sus hermanas, a pesar de que las mujeres eran minoría en los campos, por ser familias de guerrilleros republicanos que luego fueron fusilados
"Que se hable de la represión y sufrimiento de estas mujeres que se quedaron sin hijos, sin padres, sin marido, sin hermanos, y sin nada"


Por Belén Remacha10 abr 201921:23

La historia de represión de los Castiello es como la de muchas familias españolas pero también diferente a otras. Lo es porque el padre de Eugenia, José María, era, a sus 10 años, el único niño del campo de concentración franquista de Arnao (Asturias). Le habían enviado ahí desde su pueblo, Peón, después de haberle dejado solo al cuidado de un abuelo enfermo. Había estado solo porque meses antes, en 1939, su madre y hermanas habían ingresado ya en Arnao.

A todos les estaban castigando y torturando por no confesar dónde estaban sus hermanos, dos guerrilleros republicanos que huyeron al monte cuando, acabada la Guerra, la Guardia Civil fue a buscarles a su casa. No confesaban dónde estaban porque aunque hubieran estado dispuestos no podían, ya que no lo sabían: un modo típico de los guerrilleros para preservar la seguridad de las familias era no contarles dónde se escondían. En el campo permanecieron hasta 1942.


Otro motivo por el que su historia tampoco es habitual es porque José María escribió un libro sobre la experiencia de su familia, Los Castiello, la lucha por la libertad –que se convirtió incluso en documental–. Lo publicó unos cinco años antes de participar en la investigación del periodista Carlos Hernández sobre los 300 campos de concentración de Franco. Primero un ejemplar para cada miembro de la familia, luego, tras la insistencia de un amigo, una tirada de cien que se agotaron el mismo día de la presentación, en Oviedo.

Desde hace pocos años es Eugenia la que se encarga de reimprimir las ediciones que se venden en librerías de Asturias. A su padre su estado de salud ya no se lo permite. Ahora ella insiste "en que se hable de la represión y sufrimiento de estas mujeres que se quedaron sin hijos, sin padres, sin marido, sin hermanos, y sin nada. Se ensañaron con ellas y con los niños, los que se quedaron, para hacer sufrir a los huidos y que cantasen. Una vez sacaron a mis tías a rastras de casa y les pegaron tal paliza que se les quedaron los hilos de la ropa incrustados en la piel. Mi abuela les suplicó que pararan pero no lo hicieron hasta que se desmayaron".

"Nadie está preparado para vivir algo así de niño"
Son historias que Eugenia lleva oyendo desde la adolescencia: "Mi padre estuvo muchos años sin querer hablar. Tuvo unas secuelas tremendas y muchos años después tuvo que recibir tratamiento. Nadie está preparado para vivir algo así de niño. Ellos simplemente eran madre, hermanas y hermano de guerrillero, no estaban implicados en nada. Cuando yo ya me hice mayor empecé a oír en casa eso de que mejor no me significase ni llamase mucho la atención. Seguía habiendo miedo, sobre todo cuando vivía Franco pero también luego. Así me fui enterando de todo lo que había pasado".

Sobre el papel, los campos de concentración estaban destinados solo a hombres. "En la mentalidad machista y falsamente paternalista de los dirigentes franquistas, las mujeres no encajaban en los campos de concentración", explicaba Carlos Hernández. Las mujeres durante la guerra y el franquismo solían ser sometidas a idénticas torturas en cárceles, pero hubo excepciones como los grupos de Cabra (Córdoba), y también en Arnao. "A mis tías las pusieron a recoger grijo. Los hombres, con ese material, construyeron una ferretera". Luego, tal y como cuenta José Castiello, las reubicaron en la enfermería para oficiales y la cocina.

En el libro de José Castiello, escrito 75 años después de entrar al campo, hay una detallada descripción de Arnao: a la derecha, un barracón de madera estancia de los soldados; a la izquierda, un edificio destinado a los oficiales. Ya dentro, en línea recta, el primer barracón para hombres. Le separaba del de mujeres por unas alambradas. Los primeros meses, también le separaban a él, niño de 10 años, de su madre y hermanas mayores.

También relata un preciso recuerdo de la rutina de entonces, un crío rodeado de presos comunes: cada mañana recogían la colchoneta, barrían su espacio y se aseaban superficialmente, "ya que en el barracón se carecía de agua corriente". A continuación, formaban filas hasta el lugar donde se izaba la bandera y, mano en alto, cantaban el Cara al Sol y vivas a Franco. Después, por desayuno se les daba "una especie de café y un bollo de pan, todo de la peor calidad". Para comida y cena, "masa caldosa de garbanzos, lentejas alubias, arroz o patatas. Aparecía enseguida el hambre".

Tenía un único plato y cuchara que tenía que servir para todo, incluso para su propia limpieza personal. Los prisioneros capturaban ranas de un riachuelo que corría desde un pozo y las comían asadas. De lejos, observaban a los campesinos: "Cualquier persona que veíamos faenar nos producía cierta nostalgia de libertad". El oficial jefe, no recuerda si de nombre Félix o Víctor, "con rudeza me dijo que debería cumplir las normas disciplinarias como cualquier adulto". Era además "implacable a la hora de reclutar a los detenidos para el trabajo". Recordaba con especial dolor a un compañero anciano y enfermo que falleció por la falta de atención.

Vigilados hasta los 50
Tiempo después, a José María le juntaron con su madre y hermanas, "y aquella ya fue la época menos mala". En 1942 les dieron la libertad definitiva, pero "no les dejaron en paz", continúa narrando Eugenia. Podían irse con la condición del destierro, es decir, no podían volver a Peón. Eligieron Valladolid porque otra hija ya estaba desterrada ahí. Años después volvieron a Asturias para instalarse en Oviedo.

Sus dos tíos ya nunca volvieron a casa y fueron asesinados junto a otro compañero en 1948 en la playa de La Franca después de que les delataran, "aguantaron tanto gracias a que la gente les ayudaban. Queda el consuelo de que serían buenas personas, si tantos les protegieron".

Mientras, las mujeres y los niños siguieron haciendo un papel clave: de enlaces. "Si una mujer iba a lavar, dejaba en una piedra escondido un papelín que les decía dónde ir a buscar armas, comida, avisar de que les estaban persiguiendo o si alguien se iba a unir… un niño, si estaba jugando con la pelota, igual. A los hombres les tenían más controlados y ellas se arriesgaban así".

Hasta que asesinaron a sus tíos, mientras vivían en Valladolid el régimen les había seguido acosando para descubrir dónde estaban. Después, como pasó con otros entornos de represaliados a los que incluso vetaron de empleos, siguió la vigilancia durante unos años, "cuando vieron que, por la cuenta que les traía, nadie se metía ya en temas políticos, les dejan por fin en paz. Eran los 50". "La familia sufrió todo esto pero es que la gente se vuelve triste, recuerda… mi padre soñó con su tiempo en el campo y con la guerra y posguerra toda la vida".
 

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
La invisible censura franquista que sigue viva en los libros que lees

MEMORIA HISTÓRICA+
Muchas de las traducciones de los clásicos de la literatura actualmente en circulación son aún las versiones aprobadas por los censores
La tarea más urgente es sensibilizar a los lectores y al sector cultural respecto a los efectos a largo plazo de la censura


Por Jordi Cornellà-Detrell23 abr 201919:51

Hace 80 años que terminó la guerra civil, un conflicto que sigue generando debate y opiniones encontradas. No hay duda de que, décadas después de la muerte del general Franco, la dictadura continúa proyectando una larga sombra sobre la sociedad española. Los aspectos del pasado aún sin resolver abarcan desde la existencia de cientos de fosas comunes todavía sin exhumar a la frecuente publicación de libros que fueron censurados durante la dictadura.

En efecto, pocos lectores son conscientes del hecho de que uno de los legados más importantes del franquismo es el impacto continuado de los libros expurgados hace décadas por los censores, tanto en España como en el mundo hispanohablante en general. Estos textos manipulados incluyen, por ejemplo, a autores como Ira Levin, George Orwell, Ian Fleming, Muriel Spark, Ernest Hemingway, James M. Cain, Bill S. Ballinger, Henry Miller y James Baldwin.


Los textos censurados
Muchas de las traducciones de los clásicos de la literatura actualmente en circulación son aún las versiones aprobadas por los censores, con frecuencia sin el conocimiento de los editores ni de los lectores. Este hecho supone un ataque a la libertad de expresión y debería abordarse de manera urgente, particularmente ahora que Vox amenaza con derogar la Ley de la Memoria Histórica.

Entre 1936 y 1966, cualquier libro que se quisiera publicar era inspeccionado por los censores del régimen, que decidían si el texto se prohibía en su totalidad o podía publicarse con cortes. En 1966 la consulta se convirtió en voluntaria, pero las autoridades podían retirar de la circulación cualquier libro considerado inaceptable, lo que estimuló la autocensura de autores, editores y traductores.

El régimen reguló de manera estricta la publicación, traducción y circulación de textos con el fin de reforzar un conjunto de valores morales, sociales y religiosos conservadores, promover la uniformidad ideológica y cultural y manipular la historia, especialmente la memoria de la guerra civil.

Niños leyendo durante la guerra civil. BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA | CC BY-NC-SA
El resultado es que, casi 45 años después del fin del régimen, se siguen editando libros manipulados por la dictadura. Asimismo, las bibliotecas públicas continúan albergando miles de volúmenes expurgados y promoviendo su lectura. La censura, por lo tanto, todavía juega un papel en la vida cultural y no puede considerarse un simple episodio histórico que no tiene relevancia en el presente.

La semilla del diablo de Ira Levin, por ejemplo, se encuentra disponible en más de 20 ediciones distintas (versión electrónica incluida) a las que les faltan dos largos pasajes. Según los censores, estos fragmentos glorificaban a Satán y eran poco respetuosos con los valores religiosos. Ve y dilo en la montaña de James Baldwin sufrió varios cortes que incluyen referencias a la contracepción y detalles sobre la vida sexual de los protagonistas. Según el censor, el texto contenía “ya expresiones obscenas, ya descripciones pornográficas, y, en algún caso, incluso irreverencias”. Paradójicamente, la publicación de esta novela expurgada contó con el patrocinio de la UNESCO.

En algunos casos, como en La Marca de George Orwell y Operación trueno de Ian Fleming, la versión censurada se ha publicado nuevamente a pesar de que ya existía una traducción completa.

La consolidación de la democracia no puso fin a la producción, circulación y lectura de obras censuradas en España. Estos libros con frecuencia fueron importados a Hispanoamérica, y por lo tanto la censura franquista tuvo también repercusiones al otro lado del Atlántico.

Por qué la censura no ha terminado
Es evidente que el país aún no ha sido capaz de hacer frente y superar su traumática historia reciente. La Ley de la Memoria Histórica de 2007 supuso un gran paso adelante que permitió reexaminar el pasado e inició un debate sobre las consecuencias de la represión franquista. Esta ley condenó la dictadura e instauró compensaciones para las víctimas. Desde un punto de vista cultural, la ley promovió la retirada de estatuas y símbolos públicos que enaltecían la dictadura, pero sin hacer referencia a otros productos culturales como los libros.

El llamado pacto del olvido facilitó la transición hacia la democracia, pero entre otras muchas consecuencias impidió que se desarrollaran estrategias sistemáticas para prevenir la publicación y lectura de obras censuradas. De hecho, muchos textos han sido restaurados o traducidos de nuevo, pero estos esfuerzos muchas veces han pasado desapercibidos.

La censura sigue viva, y la circulación de textos expurgados podría incluso aumentar en el futuro. El uso de las nuevas tecnologías y el hecho de que muchos textos de los años 30 y 40 empiecen a pasar al dominio público (y por tanto estén libres de derechos), hace que sea fácil reeditar versiones digitales o en papel de los clásicos. Los censores nunca imaginaron que su labor quedaría plasmada en Kindles y tabletas.

En este sentido, la censura es uno de los legados más persistentes e invisibles del régimen franquista. Su efecto en España y otros países hispanohablantes es incalculable, ya que distorsionó las opiniones de centenares de escritores respecto a la guerra civil o temas sociales como el control de la natalidad, los roles de genero y la homosexualidad, por poner algunos ejemplos.

Venta de libros en Zaragoza, 1938. BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA, CC BY-NC-SA
The Conversation


La cuestión es cómo hacer frente a este complejo legado, particularmente ahora que Vox ha sugerido derogar la ley de la Memoria Histórica bajo el pretexto que manipula el pasado.

La tarea más urgente es sensibilizar a los lectores y al sector cultural respecto a los efectos a largo plazo de la censura. Esto requeriría el apoyo decidido del gobierno y el compromiso de instituciones públicas y privadas, desde archivos, bibliotecas y publicaciones culturales a traductores, escritores y editoriales.

Las nuevas tecnologías que amenazan con dar nueva vida a la censura podrían servir también para contrarrestar sus efectos. Una base de datos pública de textos restaurados, por ejemplo, podría ser una herramienta muy eficaz para dar a conocer nuevas versiones de textos y asegurar su presencia en librerías y bibliotecas.

El impacto de la dictadura franquista en la memoria social e histórica de España ha recibido una atención creciente desde principios de siglo, pero el proceso de reconciliación con el pasado está lejos de haberse completado. El pacto del olvido ha resultado en una falta de reflexión sobre ciertos aspectos clave del patrimonio cultural. Los cambios sociales y culturales son lentos, y el país no se librará de la sombra arraigada de la censura franquista hasta que este tema sea abordado de manera pública y decidida. Ahora que la presión en contra de revisitar el pasado está aumentado, no hay tiempo que perder.
 

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
La historia del piloto que fue descuartizado y lanzado sobre Madrid en 1936
Primo Gibelli resultó abatido por la aviación franquista durante el asedio de las tropas nacionales sobre la capital
Por
José Antequera
-
07/05/2019
1



El 15 de noviembre de 1936 las tropas franquistas se encontraban a las puertas de Madrid. En la Ciudad Universitaria, la XI Brigada Internacional luchaba cuerpo a cuerpo con los nacionales. Mientras tanto, la aviación fascista lanzaba bombas de 100 y 500 kilos –algunas de ellas incendiarias– sobre todo el área metropolitana. Se peleaba en cada palmo de terreno, en cada casa. La urbe ardía por los cuatro costados. A última hora del día, inmensas llamaradas iluminaban la noche en un espectáculo terrorífico. El Hospital San Carlos tenía que ser evacuado ante el peligro de que pudiera saltar por los aires.
En esas horas dramáticas para el país se escribieron historias, unas heroicas, otras espeluznantes. Como la batalla que se libraba en el aire. Veinte Junckersalemanes escoltados por cazas sobrevolaban Madrid constantemente, lanzando su lluvia de fuego rabioso. La aviación republicana, inferior en número y en modernidad de sus aparatos, trataba de hacerle frente. En uno de los combates aéreos, uno de los pilotos de nacionalidad soviética fue derribado, cayó prisionero y terminó siendo ejecutado y descuartizado. Su cuerpo fue metido en una caja de embalaje y lanzado sobre Madrid en un acto de crueldad extrema, según cuenta Manuel Tuñón de Lara en su volumen La Guerra Civil (1936-1939).
La historia, de una brutalidad humana difícilmente imaginable y digerible, fue recogida por el periodista Mijaíl Koltzov y reproducida por numerosos escritores. Otros historiadores como Salas Larrazábalconsideran que esta historia fue una “patraña”, un invento de la propaganda roja para excitar al pueblo. Koltzov recogió la noticia en su diario, concretamente en el del día 15, como también lo hizo Hidalgo Cisneros, jefe de la Aviación Republicana. La prensa, como el diario Ahora en su edición del 17, se hizo eco del macabro suceso.

También el periódico La Voz cubría la historia: “Durante el combate que se libró el sábado último sobre Madrid, uno de los aviadores republicanos tuvo que lanzarse al espacio en su paracaídas, y fue a caer dentro de las filas fascistas. A pesar de la orden dada por nuestra Junta de Defensaen el sentido de que se respeten las vidas de los aviadores enemigos que caigan en nuestro poder, los fascistas responden a esta noble actitud nuestra con actos que hasta ahora no se han realizado en ninguna guerra. Anteayer, desde uno de los Capronis que voló sobre Madrid, fue lanzada una caja con una etiqueta de Valladolid, suspendida de un paracaídas. Los milicianos que la vieron caer se apresuraron a recogerla y, una vez abierta, se comprobó que contenía el cuerpo descuartizado de un hombre. En el depósito de cadáveres se efectuó la identificación. Eran los restos de nuestro aviador, horriblemente mutilado (…) Cuando se conoció en Madrid este hecho de los facciosos se produjo enorme indignación en el vecindario, y la protesta justísima de la gente honrada era compartida hasta por los más tibios madrileños, que están soportando estos días los inhumanos bombardeos de barrios populares, donde son inmolados niños y mujeres. Se han sacado fotografías del cuerpo despedazado del valiente aviador para que sirva de testimonio de la crueldad fascista en el extranjero. El hecho parece inaceptable, y su condenación brota con el sólo hecho de exponerlos”.

También el general soviético Prokofiev(destinado en España) relata el caso en su obra Bajo la bandera de la España republicana e incluso dio el nombre del piloto que fue vilmente torturado y descuartizado. Al parecer se trataba de Primo Gibelli, un aviador soviético de origen italiano que vivía en la URSS desde 1921. Las versiones sobre lo que le ocurrió al malogrado Gibelli son contradictorias. Según Prokofiev, el piloto fue alcanzado en las cercanías de Pinto y tuvo que lanzarse en paracaídas. Koltzov e Hidalgo aseguran que fue derribado cuando volaba hacia Segovia. “Nos limitamos a dar los elementos del debate, que no por versar sobre tema trágico deja de ser episódico”, argumenta Tuñón de Lara.

¿Fueron habituales estas prácticas de la aviación fascista que tenían sin duda como objetivo aterrorizar a la población civil y mermar su moral o el triste episodio de Gibelli fue tan solo una sórdida anécdota, como advierte el historiador? No hay datos al respecto. Hasta donde se sabe, el cuerpo mutilado del piloto fue mostrado a los periodistas y las fotografías enviadas a los rotativos nacionales e internacionales que cubrieron el suceso. Los editoriales cargaron las tintas ante las atrocidades franquistas, como sucedió en agosto del 36 con la masacre de Badajoz. A su vez, el general golpista Queipo de Llano desmintió el episodio en sus célebres intervenciones radiofónicas, pese a que las fotos resultaban incontestables.

Nada se sabe de lo que fue del cadáver del malogrado Gibelli. Se cree que sus restos pudieron terminar en el Cementerio Civil del Este, quizá en el de Fuencarral, donde eran enterrados los caídos de las Brigadas Internacionales.

Mientras tanto, en Madrid corría la sangre, se desplomaban las casas bajo las bombas, morían los combatientes y asimismo los niños y las mujeres, relata Tuñón de Lara. Los aviones I-15 e I-16 soviéticos desembarcados en Cartagena eran la única esperanza que le quedaba al pueblo de Madrid. Cuando los veían aparecer en los cielos, muchos vecinos, ya sin miedo, salían a la calle gritando: “¡Son los nuestros, son los nuestros!” Pronto bautizaron a esos aviones amigos como chatos y moscas en una muestra más del ingenio de los madrileños. El Ejército de Franco sabía que la guerra propagandística era crucial para desmoralizar al enemigo. Lanzar los cuerpos destrozados de los pilotos rojos sobre el cielo de Madrid, provocando el horror de miles de personas, podía ser una baza importante para aterrorizar a la población. Madrid resistió más allá de lo que cabía esperar. Hasta el dictador se sorprendió de la capacidad de aguante de su gente y de aquellos pilotos soviéticos que dieron su vida por defender la ciudad y la democracia.
 

klopec

Himbersor
Desde
23 Feb 2015
Mensajes
2.512
Zanx
7.507
Ubicación
Demócrata sin complejos
La historia del piloto que fue descuartizado y lanzado sobre Madrid en 1936

La historia, de una brutalidad humana difícilmente imaginable y digerible, fue recogida por el periodista Mijaíl Koltzov y reproducida por numerosos escritores. Otros historiadores como Salas Larrazábal consideran que esta historia fue una “patraña”, un invento de la propaganda roja para excitar al pueblo. Koltzov recogió la noticia en su diario, concretamente en el del día 15, como también lo hizo Hidalgo Cisneros, jefe de la Aviación Republicana. La prensa, como el diario Ahora en su edición del 17, se hizo eco del macabro suceso.
Otra patrala del espía Koltsov, embustero profesional al que Stalin le dió su propia medicina ...

"Durante 70 años, miles de personas quisieron saber por qué Mijaíl Koltsov, el periodista más prestigioso de la Unión Soviética en los años treinta, y al que Stalin envió a España, acabó siendo apresado, enjuiciado y fusilado al volver a Moscú.

Todas las crónicas que fue enviando Kolstov al periódico Pravda, fueron editadas en forma de libro, que recibió el título Diario de la Guerra de España (Madrid, Editorial Akal).

Leer este libro es muy importante porque en sus páginas queda claro que Mijaíl Kolstov fue el mentor intelectual de los fusilamientos masivos de miles de personas del bando nacional en Paracuellos de Jarama en Noviembre de 1936. Kolstov tenía una gran influencia en los dirigentes del Partido Comunista porque sabían que era el enviado que Stalin deseaba tener para estar informado de lo que ocurría en España. En su diario, Kolstov se ocupa de los presos nacionales hasta en cinco ocasiones (Pp. 55, 125, 181-182, 191-192, 206-207). Después de la matanza, no vuelve a hablar de esta tragedia."


André Marty ( el "carnicero de Albacete" ) escribió a Stalin:

«En otras ocasiones, camarada Stalin, ya llamé su atención sobre las actividades de Kolstov, que quedan fuera de la prerrogativa de su corresponsal pero le han sido usurpadas arbitrariamente por él. Su interferencia en cuestiones militares utilizando su posición de representante de Moscú merece condena. Sin embargo, ahora me gustaría llamar su atención sobre circunstancias más serias que espero que usted, camarada Stalin, también considere cercanas a la traición».

Las circunstancias eran las que más podía irritar a Stalin: 1) amistad con André Malraux, simpatizante trotskista, y 2) que la amante de Kolstov era una espía al servicio de Alemania, y que muchos fracasos de los enfrentamientos militares (con el fascismo) fueron consecuencia de sus actividades de espionaje. (Pp. 325-326)

https://www.ibercampus.es/humor-ironico-del-destino-en-politica-el-caso-de-mijail-koltsov-26474.htm
 

klopec

Himbersor
Desde
23 Feb 2015
Mensajes
2.512
Zanx
7.507
Ubicación
Demócrata sin complejos
La represión franquista se heredaba: "Se ensañó con quienes quedaban, las mujeres y los niños"

Sobre el papel, los campos de concentración estaban destinados solo a hombres. "En la mentalidad machista y falsamente paternalista de los dirigentes franquistas, las mujeres no encajaban en los campos de concentración", explicaba Carlos Hernández.
Otro claro ejemplo de imbecilidades sobre la "memoria histérica". Hoy en dia hay cárceles de hombres y de mujeres. ¿ Es mentalidad machista y paternalista ?. Menudas gilipolleces.
 

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
"Los republicanos fueron los primeros que lucharon contra el fascismo en Europa. Estamos en deuda con ellos"

El sindicalista noruego es integrante de Elogit, la mayor confederación sindical noruega de electricistas, que ha ayudado a financiar a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) varias exhumaciones de fosas comunes de la Guerra Civil. Se encuentra en España junto a una delegación de jóvenes sindicalistas, para asistir a la exhumación de la maestra Genara Fernández, financiada por el organismo y llevada a cabo este fin de semana en el cementerio de León.

Es de mirada esquiva y a veces se siente incómodo cuando le preguntan por datos personales. Fuma moderado, "lo normal -dice riendo- en un país donde un paquete de tabaco roza los 12 euros". Se conoce todos los rincones del centro de Oslo y le seguimos a paso apurado hasta la planta 34 de un edificio que ahora es una conocida cadena hotelera norteamericana. Allí trabajó como ascensorista hasta 1990, año en el que asumió tareas del sindicato central de Elogit en Noruega. Nació en un pequeño pueblo al norte, cerca del círculo polar ártico, pero vive desde hace 30 años en Oslo. Lleva desde 1975 afiliado a una agrupación que reúne hoy a más de 38.000 afiliados.

Pero cuando Henning Solhaug habla de las consecuencias del neoliberalismo y de su amenaza creciente en Europa en desmedro de los derechos de los trabajadores, se apasiona. “El fascismo y el neoliberalismo han matado y siguen matando a mucha gente en el mundo. Nuestro deber es mostrarle a los jóvenes las consecuencias del fascismo, saber de cerca qué hizo el fascismo y cómo hubo gente en el pasado que luchó contra su expansión en toda Europa. Esta es una forma de aprender lo que es el fascismo, porque el fascismo no es gente rara con ideas exóticas. Es la violencia de grandes compañías del capital financiero, de los terratenientes para conservar sus poderes, está en muchos lugares y debemos aprender a detectarlo”.

A Solhaug le impactó tanto la lucha de los republicanos en la Guerra Civil Española y los testimonios de noruegos que vinieron a luchar en las Brigadas Internacionales (700 noruegos en las Brigadas Internacionales defendiendo la Segunda República), que pensó junto a sus compañeros en cómo lograr que las consecuencias del fascismo en España fueran conocidas por los jóvenes actuales de una manera viva. De esto y del impacto emocional que le causó el saber que más de 114.000 personas siguen enterradas en las cunetas y siendo buscadas por sus familiares, nació la colaboración de la Confederación Sindical Noruega de electricistas y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), una labor que se traduce en una aportación económica y que comenzó hace seis años.

“Contacté con la gente de la ARMH en 2013, cuando viajamos con el Comité Ejecutivo de mi sindicato a España a conocer cómo la crisis económica había afectado a los sindicatos. Y nos encontramos con esto, con el drama de las exhumaciones y dijimos, tenemos que hacer algo al respecto, queremos ayudar a la gente a buscar a sus seres queridos”. La respuesta no se hizo esperar y tras una conversación del Comité de Ayuda Popular, un órgano dentro del sindicato fundado en 1930 y desde el que se promueven proyectos con Palestina y Latinoamérica, se aprobó en 2014 la colaboración de 100.000 coronas noruegas (unos 11.000 euros) para ayudar a financiar la primera exhumación: la de Perfecto de Dios, hermano del último guerrillero antifranquista gallego Camilo de Dios, cuya historia fue narrada posteriormente en un documental.

Una vergüenza para todos

Camilo de Dios estaba en la cárcel cuando su hermano Perfecto fue enterrado cerca del cementerio en Chacherrero (Ávila) y su madre encarcelada y condenada a 13 años. Tuvieron que pasar 74 años para que en julio de 2014, los restos de Perfecto fueran exhumados y se hiciera justicia a todos los integrantes de una familia que había conocido el horror de la guerra. 74 años y el aporte económico extranjero. Algo que para el sindicalista noruego sigue siendo inexplicable.
“El estado español debe cumplir con sus deberes. Es verdad que las asociaciones de memoria y nosotros no podemos depender de ellos para hacer el trabajo de defensa de los derechos humanos, pero este trabajo es urgente porque hay familiares a quienes les queda poco tiempo de vida y que siguen buscando a sus seres queridos. Para mí esto es una verdadera vergüenza. No sólo para por el gobierno español, también para nosotros, porque los republicanos españoles lucharon por la democracia de toda Europa, defendían la democracia, estamos en deuda con ellos”, sostiene Solhaug.

"Nos encontramos con esto, con el drama de las exhumaciones y dijimos, tenemos que hacer algo al respecto"

Pese a su impresión, el sindicalista noruego se confiesa optimista, porque reconoce ciertos avances en memoria histórica desde su primera visita a España, aunque invita a no bajar la guardia. “Creo que hay un pequeño cambio. Ahora se ven más libros, más películas, más asociaciones preocupadas del tema, hasta el gobierno socialista ha hecho un guiño con el tema de quitar a Franco del Valle de los Caídos. Vamos a ver qué va a ocurrir en los próximos años. Creo que hay más posibilidades con el gobierno socialista. Soy más optimista ahora, pero no se cómo lo ven los españoles”.

Es optimista y no se desalienta. Por eso ha viajado este fin de semana con veinte jóvenes sindicalistas noruegos hasta el cementerio de León, para presenciar los trabajos de exhumación de los restos de Genara Fernández García, la maestra de Cirujales fusilada en Puente Castro en 1941 por tirar unos pasquines antifranquistas en San Marcelo. Si familia, que se puso en contacto con la ARMH para iniciar el proceso, quiere recuperar los restos de la llamada “Pasionaria de Omaña”, para trasladarlos al pueblo de Cirujales (León) después de practicar las pruebas de ADN.

Sindicatos en Noruega

A la par con su interés por el caso español, a Solhaug le preocupa la pérdida de derechos de los sindicatos en su país, con el actual gobierno de la primera ministra Erna Solberg del Partido Conservador. El trabajo temporal que ha entrado a la escena noruega después de liberalizarse en 2014, y la pérdida de los derechos de los jubilados, son dos amenazas que han quitado fuerza a las agrupaciones sindicales actuales.

“En toda Europa los sindicatos se han debilitado. En Noruega no tanto como en otros países de Europa, porque en los países nórdicos los sindicatos han sido fuertes si los comparas con el resto de Europa, pero igualmente en los últimos años hemos perdido una filiación de un 5%. Con la marginalización de los trabajadores, el trabajo temporal debilita mucho a los sindicatos. La derecha ha abierto la puerta para el trabajo temporal, ataca al estado de bienestar”, señala Solhaug.
 

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
La triste suerte de las cigarreras de Cádiz, REPUBLICANAS, dignas y valientes, ASESINADAS por criminales franquistas en 1936


Las cigarreras de Cádiz word press
El golpe de estado del 18 de julio de 1936 triunfó en Cádiz capital prácticamente sin Guerra Civil. En plaza de Toros, Puertas de Tierra, playas de la Caleta, Victoria y Puntales se asesinaron mediante bandos de guerra a unos 1.500 Republicanos. Esta espiral criminal alcanzó a muchas mujeres trabajadoras que fueron violadas, humilladas, reprimidas, asesinadas por sus ideas, por ser hermanas, madres o compañeras de republicanos. En Cádiz los gremios de cigarreras y sirvientas eran los sectores más numerosos de empleo femenino.

Micaela de Castro Bedoya tenía 62 años era viuda, obrera, tabaquera, vivía con sus 2 hijas, un nieto y un yerno. Destacada y veterana militante de la Federación Tabaquera Española, muy cercana al PCE, participaba activamente en luchas sindicales. En 1918 viajó a Madrid a defender frente a organismos del gobierno y la administración, los derechos laborales de sus compañeras cigarreras. Para los fascistas no había duda, y ferozmente se cebaron con ella. Fue encarcelada en la prisión de Cádiz el 4 de septiembre de 1936, y el día 6 fue sacada para ser conducida a la prisión de El Puerto de Santa María. Pero nunca llegó, fue asesinada en el trayecto y arrojado su cadáver en lugar desconocido.

Amparo García Cano (24 años), Antonia Cabañas Casanas (32 años y 3 hijos) y Francisca Torres Fernández (20 años), eran cigarreras y sindicalistas de la CNT, las 3 rosas de Tabacalera cortadas de raíz en un aciago episodio. Fieles a la República, autodidactas, feministas, Amparo se había destacado en diversas ocasiones interviniendo en mítines y llevando una bandera republicana en una manifestación de cigarreras que cruzó la ciudad hasta la plaza de San Antonio. Un compromiso social que les llevó a la muerte. Amparo fue detenida por orden del nuevo alcalde fascista Eduardo Aranda, e interrogada por el instructor golpista Tomás Sevillano. Negó las acusaciones de agitadora, lo que corroboraron varios testigos, pero Vicente González, primer jefe de la Guardia Civil, la acusó de destacar por sus ideas avanzadas, y perturbadora del orden.

El 20 de octubre de 1936, Amparo, Antonia y Francisca fueron violentamente sacadas de sus casas, pasaron por Comisaría y prisión, y ese mismo día, fueron llevadas en camiones al paredón de la plaza de toros y fusiladas. Sus cadáveres, encontrados en los alrededores de la plaza, fueron enterradas al día siguiente en el cementerio de San José. Pero los familiares de Francisca Torres no fueron avisados, y tuvo la mayor desgracia de quedar sepultada en una desconocida fosa común. Sus restos siguen desaparecidos.
 

fredesvindo

Madmaxista
Desde
9 Ago 2014
Mensajes
12.898
Zanx
14.083
Dolores Ibarruri (Pasionaria): La comunista responsable de miles de asesinatos durante la Guerra Civil


Pasionaria-carrillo
Ibarruri fue, junto a Santiago Carrillo, una de las figuras clave en la persecución, tortura y asesinato de cientos de miles de españoles durante la fraticida y desgraciada guerra civil española. Miembro del Partido Comunista desde su fundación, la Pasionaria es una de las figuras más controvertidas de la Guerra Civil: mientras unos la consideran la heroína de la contienda, para otros es una mujer cruel y sin escrúpulos.
Magacine Chicas Hoy / Cabe recordar que fue la mano de Stalin en España, que como todo el mundo sabe era un demócrata de toda la vida. Pasionaria también era “demócrata”: por eso luchó durante la guerra civil para instaurar la dictadura del proletariado en España bajo el manto de Moscú.


Uno de los ejemplos clarificadores de su tolerancia y fe democrática, vió la luz en el parlamento cuando, tras un discurso de Calvo Sotelo, la demócrata Dolores le gritó: “Este es tu último discurso”. Y así fue. Efectivamente, como es bien sabido, Calvo Sotelo fue asesinado el 13 de julio de 1936 por policías de la república de un tiro en una furgoneta policial (ya en la sesión del 15/4/36 cuando el comunista Díaz amenazó a Calvo Sotelo de que no iba a morir con los zapatos puestos, ella siguiendo la macabra amenaza afirmó que “si os molesta le quitaremos los zapatos y le pondremos las botas”).
Leer más: – De tal palo (Pablo Iglesias II) tal astilla (Santiago Carrillo el “verdugo” de Paracuellos)
Su carrera fue lenta, condicionada por el carácter minúsculo y sectario del comunismo español. Después del empujón inicial del marido, su padrino político fue José Bullejos. Por él entró en el Comité Central en 1929, pero en 1932, la troika Bullejos-Adame-Trilla cayó por pretender cierta autonomía con respecto a Moscú.
Dolores Ibárruri, tras un amago de respaldo, traicionó a Bullejos y lo injurió ritualmente. Nunca más se rebeló en serio contra la URSS. Así sobrevivió en la dirección del PCE hasta su muerte en el año 1989, pocos meses antes de la caída del Muro.

Pasionaria fue publicista eficaz y mitinera notable dentro del género tremendista, pero la II República tenía oradores formidables y en las Cortes a las que llegó en febrero del 36 el nivel parlamentario de los comunistas era bajísimo.
Aunque no había muchas mujeres dedicadas a la política, La Pasionaria era superada en prestigio y popularidad dentro de la izquierda por Victoria Kent, Margarita Nelken o Federica Montseny.
En Madrid
Es en la ciudad de Madrid donde comienzan las detenciones, En el primer encarcelamiento la acusan de ocultar a un camarada comunista huido de la Guardia Civil. En 1932, la detienen por “insultar al Gobierno” en un mitin político. Tras recuperar la libertad, Pasionaria viaja a la Unión Soviética por primera vez como delegada al XIII pleno de la Komintern. Es su presentación en la sociedad comunista internacional. Allí conoce a Stalin, al que deja impresionado con su oratoria y descubre Moscú, “a ciudad más maravillosa de la tierra”.
Leer más: – Carmena fue candidata del Partido Comunista junto a Santiago Carrillo
Ya de vuelta en casa, la situación se endurece cada vez más. Si en un principio el Partido Comunista, siguiendo la batuta de Moscú, considera a la República como burguesa, el intento de golpe de Sanjurjo en 1932 cambiaría su análisis político ante lo que consideraba una amenaza involucionista. Mediante la Unión de Mujeres Antifascistas, la Pasionaria se involucra directamente en las luchas obreras como la revuelta de los mineros de Asturias de 1934.
En junio de 1936, ya como diputada por Asturias, la Pasionaria pronuncia uno de sus discursos más sonados en el Parlamento. Denuncia la preparación del golpe de Estado, “y si hay generalitos reaccionarios que, en un momento determinado, azuzados por elementos como el señor Calvo Sotelo, pueden levantarse contra el Estado, hay también soldados del pueblo que saben meterles en cintura”. Este discurso está considerado por muchos como la orden tácita de asesinar a Calvo Sotelo.

En la primavera del año 1936 la dirigente comunista hace campaña por la amnistía de los presos, defiende la revolución en ardientes mítines y se implica personalmente en huelgas y encierros, siempre al lado de los obreros, Santiago Carrillo escribe: “En esa época, en el partido, ella era el gran tributo que movilizaba a las multitudes, porque poseía una voz que se te agarraba a la garganta y extraordinarias dotes de orador; poseía sobre todo intuición política”.
 

klopec

Himbersor
Desde
23 Feb 2015
Mensajes
2.512
Zanx
7.507
Ubicación
Demócrata sin complejos
La triste suerte de las cigarreras de Cádiz, REPUBLICANAS, dignas y valientes, ASESINADAS por criminales franquistas en 1936

El golpe de estado del 18 de julio de 1936 triunfó en Cádiz capital prácticamente sin Guerra Civil. En plaza de Toros, Puertas de Tierra, playas de la Caleta, Victoria y Puntales se asesinaron mediante bandos de guerra a unos 1.500 Republicanos. Esta espiral criminal alcanzó a muchas mujeres trabajadoras que fueron violadas, humilladas, reprimidas, asesinadas por sus ideas, por ser hermanas, madres o compañeras de republicanos. En Cádiz los gremios de cigarreras y sirvientas eran los sectores más numerosos de empleo femenino.

Menos cuentos y dramas y más hechos y realidades. A los embusteros le aterroriza la verdad y la verdad es la que hay ...

Sin noticias de los represaliados

"Aunque no sean del todo negativos, los resultados son peores de lo que esperábamos" Las personas que realizaron la obra no confiaron en el subsuelo y cimentaron hasta el fondo de la fosa"Sí se han conservado los enterramientos en dos calles entre cuarteladas. Los trabajos comenzaron hace cinco meses y culminan el 31 de julio."

"Los resultados, hasta ahora, han sido "peores de lo esperado". La fosa norte ha sido parcialmente localizada, ya que está "muy dañada por una obra que se realizó en el año 79", pero no se han encontrado indicios de violencia en ninguno de los más de 100 cadáveres exhumados por ahora en los dos sondeos ( de unos 3x3x2,10 metros de dimensión ) realizados en el área de estudio ( de unos 400 metros cuadrados )."

Los familiares se miran y hacen preguntas. El sol pica, se caen las postillas, quizás esperaban más, pero hay voluntad. "Yo soy partidario de que hasta que la fosa no se vacíe siempre existe una posibilidad. Quizás no demos con los 200 pero a lo mejor damos con 5, y 5 que al menos son. Seguimos excavando", abre la ventana, Gener.


https://www.diariodecadiz.es/cadiz/noticias-represaliados_0_1255374664.html
 

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
RAFAEL DE VEGA BARRERA, prominente cirujano, REPUBLICANO, FUSILADO por agentes franquistas en la tapia del cementerio de Lugo en 1936
Don Rafael de Vega Barrera 2 word press
Don Rafael de Vega Barrera, considerado el mejor cirujano de Galicia, aseguraba que “Los pobres y desposeídos tienen derecho a la asistencia médica, porque el derecho a la salud es de todas las personas y ellos lo necesitan más”. En 1930 inauguró como director el nuevo Hospital de Santa María, donde los enfermos “de beneficencia” recibían tratamiento semejante a los que tenían la posibilidad de pagar. También llevaba el servicio de radiología, colaboraba en revistas médicas de toda España, y destacaba por su ingente labor formativa en el extranjero. Casado con Doña Teresa Fernández Crespo, tuvo 5 hijos. Proclamó la llegada del régimen republicano izando la bandera de la II República desde el balcón del ayuntamiento. En las elecciones constituyentes, dos meses después, fue elegido diputado.
Tras el levantamiento militar, figuras singulares de la izquierda y el republicanismo fueron los primeros objetivos de grupos falangistas que aterrorizaron Lugo. El doctor De Vega fue detenido y encarcelado, siendo humillado y maltratado durante 3 meses. En prisión tuvo que operar a un militar que se había disparado accidentalmente. No aprovechó aquella oportunidad para escapar porque, razonó, “sería admitir una culpabilidad que no existía”. Además, por temor bastante fundado de represalias contra su familia, que ya había sido amenazada.
Tras un juicio sumarísimo plagado de irregularidades y testimonios falsos, don Rafael Vega Barrera, junto al alcalde de la ciudad, Francisco Lamas, el gobernador civil don Ramón García Núñez, el practicante don Perfecto Abelairas, don José Ramos y don Ángel Pérez López, fueron considerados culpables de un delito de “traición” (ninguno era militar), y por colaborar con el “movimiento antipatriótico denominado Frente Popular”. La sentencia añadía, con abundantes errores ortográficos y gramaticales, que “Rafael de Vega era persona de ideas avanzadas y revolucionarias con gran influencia entre las masas”. Los asesinatos fueron perpetrados contra los muros del cementerio de la ciudad, lugar especialmente visible y propicio para aterrorizar al conjunto de la población.
Su desaparición, para Lugo y la región, fue una pérdida irreparable. El sanatorio privado del Dr. Vega, todos sus bienes personales y su finca de la calle Montero Ríos fueron incautados por el Nuevo Régimen. A su mujer e hijos se les impuso una multa de un millón y medio de pesetas. La antigua residencia del Dr. Vega fue repetidamente tiroteada y saqueada en presencia de la mujer e hijos. Los falangistas se apropiaron de material quirúrgico de gran valor y del vehículo particular de la familia. El impacto de este asesinato pasó de padres a hijos. Su familia padeció todo tipo de carencias y vejaciones, quedó marcada, destrozada, humillada, perseguida durante los 40 años que duró la dictadura.
 

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
Rosario Bustos Prados, memoria de La Desbandá
BLOG - Foro de la Memoria - María Andrade -Viernes, 31 de Mayo de 2019
14
Con casi cien años y una salud muy delicada, el impresionante testimonio de esta mujer, grabado por la Asociación 14 de Abril Costa, representa la memoria viva de uno de los mayores horrores vividos durante la Guerra Civil, la huida por la carretera entre Málaga y Almería, y la dura represión franquista posterior sufrida por ella y su familia.
Rosario y su hermano Federico, en Francia, donde él estuvo exiliado.

CEDIDA POR LA FAMILIA
Rosario y su hermano Federico, en Francia, donde él estuvo exiliado.
La noche del 9 de febrero de 1937, cuando huyó con su familia desde Salobreña, llovía. Caminaron, con lo puesto, sin comida, entre ráfagas de tiros de ametralladoras y también cañones lanzados desde el mar. La primera noche en Torrenueva. Las siguientes en Calahonda, La Mamola y La Rábita. "No descansamos". Y siguieron caminando por una carretera "llena de criaturas".
Así arranca su testimonio Rosario Bustos Prados, una mujer centenaria, nacida en Molvízar en 1919, que contó su dramática experiencia a la asociación memorialista 14 de Abril Costa, en una conversación que representa la memoria viva de quienes atravesaron aquella carretera de la muerte en 'La Desbandá'. Sobrevivió a la matanza, pero ella y su familia, señalada por su afinidad política con los socialistas, sufrirían después la terrible represión de la dictadura.
Golpes, condenas, cárcel y muerte que no ha olvidado. "La de tumbos que he dado y lo que he sufrido", exclama a menudo al narrar, con su lúcida memoria, lo vivido.
rosariobustos_2018.jpg


Rosario Bustos, durante su entrevista con la Asociación 14 de Abril Costa.
Cuando habla de los cañones recuerda los cruceros Canarias y Cervera, y los aviones que disparaban contra las miles de personas, indefensas, que huían de las tropas franquistas. De la misma manera que recuerda también que fue destruido el puente sobre el Guadalfeo, un río que "se llevó" a muchas personas. Y que debieron cruzarlo por un puente improvisado.
Rosario y su familia llegaron a Almería. "Nos recibieron con bombas", afirma explicando que se cobijaron en el cine del Paseo del Príncipe. Las bombas que lanzaron esa noche los aviones tiraron la mitad del edificio. Con las cañas de un campo de maíz construirían unas chabolas. "Almería era una calamidad", afirma.
En esa huida la familia se dividió. Un hermano, Federico, a Valencia. Había hecho 'la mili' en Paterna. Otro a Guadix. Ella con su madre. Todo ello con el acuerdo de reunirse. La familia completa no lo volvería a hacer. Cuenta Rosario que con su madre intentaron viajar a Valencia, pero las bombas lo impidieron. Marcharon a Guadix, donde encontraron cobijo "en un piso ajado por las bombas".
La difícil experiencia de la huida y la dispersión familiar no sería el único sufrimiento de Rosario. Después vendría su detención, juicio y condena a muerte. El encarcelamiento de sus hermanos, a uno de los cuales no volvió a ver. Y una vida muy dura que incluyó salir de Andalucía para trabajar en Mallorca.

Al terminar la guerra y regresar a la Costa, llegaría su detención. Primero arrestada en Molvízar; después trasladada a Motril, donde pasó varios meses -recibiendo a menudo bofetadas y golpes- antes de acabar en Granada.

Con otras 400 mujeres fue llevada a juicio. Condenas a 12, 20 y 30 años...Y la suya: "A mí me condenaron a muerte", explica asegurando que las monjas que las custodiaban "se llevaron las manos a la cabeza". Ella era la más joven de todas.

"Estuve cuatro años con la pena de muerte colgada a mis espaldas".

rosario_bustos_portada_ok.jpg


Rosario Bustos Prados.
Pero una de las monjas, con la ayuda de una joven catequista, cambió su destino. "Me dijo: No te asustes, que no te va a pasar nada, no te van a subir al camión". Y Rosario Bustos Prados acabó en un reformatorio. En la Casa Asilo de la Santísima Trinidad. De allí saldría finalmente, tras pasar por otro tribunal, esta vez de Menores, bajo la tutela de su hermana mayor.

'Una roja en el pueblo'

De regreso a Molvízar, recuerda que muchos chiquillos iban a verla. "Una roja. Un roja en el pueblo". En sus recuerdos también, con nombres y apellidos, hombres y mujeres represaliados en la Costa. "Fue una barbaridad", afirma con lamento.

Y entre esos represaliados, tres de sus cuatro hermanos, cuyo destino agranda el sufrimiento de Rosario al contar las penalidades sufridas por su familia.

Federico, el que partió a Valencia, terminó en Francia, donde -con la ocupación alemana- acabó en un campo de concentración. Salió enfermo pesando 30 kilos. Y siguió su vida en Francia. "Allí está enterrado", afirma Rosario.

Otro hermano, Antonio, fue condenado y enviado a Guadix. "Nos dijeron que murió mientras estaba encarcelado. Yo creo que lo fusilaron".

El "chico", Joaquín- también condenado, fue enviado a Cádiz, "a hacer carreteras y caminos". En un grave accidente de tráfico en el que murieron muchos de esos obreros -condenados por el régimen franquista y utilizados como mano de obra- perdió la visión de un ojo. "Cuando ya no servía para nada lo mandaron para Salobreña".
Liberada de la reclusión, Rosario comenzó a trabajar "en una casa" en Granada. De allí a Mallorca, donde permaneció cerca de 16 años.

"La de tumbos que he dado y lo que he sufrido".

Este es un espacio para el recuerdo y homenaje de las víctimas del franquismo. Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.

En colaboración con las asociaciones memorialistas de Granada.

Este reportaje se ha elaborado a partir de la entrevista que la Asociación 14 de Abril Costa hizo a Rosario Bustos Prados el año pasado. También ha colaborado una sobrina, María Dolores Flores, que ha cedido las fotografías.
 

klopec

Himbersor
Desde
23 Feb 2015
Mensajes
2.512
Zanx
7.507
Ubicación
Demócrata sin complejos
Camilo de Dios estaba en la cárcel cuando su hermano Perfecto fue enterrado cerca del cementerio en Chacherrero (Ávila) y su madre encarcelada y condenada a 13 años. Tuvieron que pasar 74 años para que en julio de 2014, los restos de Perfecto fueran exhumados y se hiciera justicia a todos los integrantes de una familia que había conocido el horror de la guerra. 74 años y el aporte económico extranjero. Algo que para el sindicalista noruego sigue siendo inexplicable.
Lo habitual. Guerrilleros ( combatientes ) armados luchando por la revolución marxista caídos en combate. Se disfraza como "inocente víctima de la represión" obviando a cuantas personas se cargaron previamente o cuántos robos o estragos cometieron. Es siempre la misma historia.

Madre e hijo partían hacia Madrid disfrazados de segadores, ajenos a las penalidades de Camilo en prisión. Los acompañaban otros dos guerrilleros, Manuel Rodríguez y Juan Sorga, cuando la Guardia Civil los interceptó en el pueblo abulense. Sorga pudo haber llegado a Francia, el destino final que pretendían alcanzar los fugados; a Rodríguez le dieron garrote tras detenerlo días más tarde; y Perfecto fue cosido a balazos allí mismo.
 

klopec

Himbersor
Desde
23 Feb 2015
Mensajes
2.512
Zanx
7.507
Ubicación
Demócrata sin complejos
Rosario Bustos Prados, memoria de La Desbandá
Con casi cien años y una salud muy delicada, el impresionante testimonio de esta mujer, grabado por la Asociación 14 de Abril Costa, representa la memoria viva de uno de los mayores horrores vividos durante la Guerra Civil, la huida por la carretera entre Málaga y Almería, y la dura represión franquista posterior sufrida por ella y su familia.

CEDIDA POR LA FAMILIA
Rosario y su hermano Federico, en Francia, donde él estuvo exiliado.
La noche del 9 de febrero de 1937, cuando huyó con su familia desde Salobreña, llovía. Caminaron, con lo puesto, sin comida, entre ráfagas de tiros de ametralladoras y también cañones lanzados desde el mar. La primera noche en Torrenueva. Las siguientes en Calahonda, La Mamola y La Rábita. "No descansamos". Y siguieron caminando por una carretera "llena de criaturas".
Así arranca su testimonio Rosario Bustos Prados, una mujer centenaria, nacida en Molvízar en 1919, que contó su dramática experiencia a la asociación memorialista 14 de Abril Costa, en una conversación que representa la memoria viva de quienes atravesaron aquella carretera de la muerte en 'La Desbandá'. Sobrevivió a la matanza, pero ella y su familia, señalada por su afinidad política con los socialistas, sufrirían después la terrible represión de la dictadura.

Lo lamento mucho por la señora pero lo que dice es mentira. De Salobreña a Carchuna - Castell hay sólo unos kilómetros. Y ahí comenzaba el territorio republicano que no se modificó en toda la guerra. LUEGO ÉSTA SEÑORA NO HIZO LA "DESBANDÁ".

No hay ni un sólo testimonio en que Bethune - Size hagan referencia a ataques una vez en territorio republicano.

Además podría informarnos de los que fusilaron en Salobreña los defensores de la " democracia" o enviaron a Nerja a que lo hicieran.

DEJAD DE UTILIZAR A PERSONAS MAYORES PARA MONTAR LAS PATRAÑAS ...



"La toma de Málaga por el ejército sublevado el 8 de febrero de 1.937 va a precipitar su salida. El alto mando del ejército republicano ordena que la Sexta Brigada Mixta y la XIII Internacional partan inmediatamente con destino al frente de Andalucía. Los internacionales se dirigieron hacía la vertiente meridional de Sierra Nevada para defender la línea Trevélez, Ferreiola, Portugos y Pitres, mientras que la Sexta Brigada del comandante Gallo marchó presta dirección Almería.

El 10 de febrero la Sexta Brigada alcanza la capital almeriense. Ese mismo día, la vanguardia del ejército nacionalista, compuesta por destacamentos italianos al mando del general Roatta, había entrado en la ciudad de Motril.

La misión que se le encomienda a la Sexta es la de partir de inmediato por la carretera de la costa para taponar el avance de los rebeldes. Jugaron un importante papel la columna «Octubre» mandada por Adriano Romero y al escuadrón «Lina Odena», mandado por Miguel Oliveros, que acudieron desde Vélez de Benaudalla, donde se hallaban, y tomaron posiciones en las alturasque dominan la carretera de Motril. Desde allí organizaron la resistencia hostilizando a los rebeldes para dar tiempo a la llegada de las tropas del comandante Gallo"
 
Última edición:

Malditos Bastardos

Madmaxista
Desde
5 Sep 2010
Mensajes
18.624
Zanx
26.957
ATROCIDADES franquistas contra los presos REPUBLICANOS del Campo de CONCENTRACIÓN de Castuera (Badajoz)
Campo de concentración de Castuera 2 word press
Los franquistas establecieron un campo de concentración en la población extremeña de Castuera, donde requetés, legionarios, y sobre todo guardias civiles y falangistas eliminaron selectivamente a dirigentes obreros, políticos y sindicales significados con la República. La violencia continuada tenía un mismo objetivo, el asesinato de los Republicanos más prominentes y la generación durante mucho tiempo de un miedo que cercenó la disidencia. La construcción del campo fue realizada por los prisioneros sometidos a rígidas normas, transportaron los materiales, levantaron barracones, construyeron nidos de ametralladoras, excavaron zanjas, erigieron alambradas, todo ello con escasas y rudimentarias herramientas. Dependiendo de las fechas, en el campo hubo entre 5.000 y 15.000 concentrados.
En los barracones se hacinaban entre 60 y 70 prisioneros como sardinas en lata. No había ningún mobiliario, ni sillas, catres, jergones de paja. Dormían en el suelo de tierra, acostados unos sobre otros, con pocas mantas. La alimentación insuficiente, una sola toma diaria, un rancho frío de escaso pan negro y una sardina, rara vez un puñado de garbanzos, o cuando ni siquiera comían, escasa también el agua. “..teníamos tanta hambre que un día entramos en zona de cocinas…nos molieron a palos, mataron a un pobre muchacho, que comía en el suelo, de un garrotazo en la nuca..”. La subalimentación crónica supuso incluso la muerte.
Las condiciones higiénicas eran terribles, el hacinamiento, la imposibilidad de asearse, ropa harapienta, obligación de realizar por las noches las necesidades dentro del barracón. La insalubridad y extenuación provocaron la extensión de enfermedades, cuadros de estreñimiento y diarrea crónica, la aparición de pulgas, piojos, ratas y con ellos el tifus, la sarna, brotes de viruela.
Los falangistas ejercieron violencia, vejaciones, malos tratos, asesinatos sistemáticos o discrecionales, humillaciones y brutales palizas durante todo el período de funcionamiento del campo. Era muy frecuente el chantaje sexual a las familiares de los prisioneros: “..con las mujeres, pobrecitas, abusaban de ellas, los guardias les decían yo te saco a tu marido, sí…los falangistas entraban con la garrotilla trillando a palos..los sargentos se divertían pegando, nos tiraban con los palos de los picos…Al alcalde de Puebla de Alcocer dijeron que no lo mataban, pero le rompieron la médula…a un prisionero lo mató un centinela, el pobrecito vio llegar por la carretera de Castuera a su madre, saltó por la ventana y un centinela le pegó el tiro..”. El criminal protagonismo de los falangistas solo se comprende en un ámbito bajo jurisdicción castrense, con el consentimiento e incluso la incitación de las autoridades militares.
El clima de terror, violencia y arbitrariedad existente en el campo, da cuenta de los métodos envilecedores y brutales de sus represores. Las sacas se realizaban sin constancia oficial y casi siempre por la noche. Se elaboraban las listas de los que se debía “eliminar”, posteriormente los falangistas pasaban por los barracones “sacando” a los elegidos, lo hacían 3 noches a la semana, los prisioneros elegidos eran trasladados a diferentes zonas cercanas, entre ellas el cementerio de Castuera, donde eran asesinados y enterrados en fosas comunes, como a José González Bravo, último alcalde republicano de Zafra, de lo que se jactaron sus verdugos
“..fueron muchos los prisioneros a por los que iban los falangistas, vi cómo del barracón de al lado sacaban y los fusilaban…los falangistas de Castuera buscaban a individuos conocidos, se presentaban en las puertas de los barracones, alumbrándose con linternas, se los llevaban y ya no volvíamos a saber de ellos…de mi barracón se llevaron a 5 en una sola noche…los que fusilaban eran falangistas…íbamos a arreglar unos caminos que iban para Castuera, veíamos las zanjas hechas, y al día siguiente cuando íbamos por allí a arreglar eso, ya veíamos un trozo grande que lo habían tapado..”.
Otra técnica de “eliminación” masiva fue la cuerda india, grupos de prisioneros atados unos a otros con sogas por la cintura en largas filas, eran empujados a culatazos a las bocas de las minas próximas, donde eran arrojados arrastrándose entre sí: “..en medio de terribles sufrimientos, los presos recibían desde lo alto bombas de mano y ráfagas de metralla que acababan con sus vidas…sentíamos los lamentos de los compañeros al caer, era horrible…tras las explosiones, todo quedaba en silencio..”.
De modo paralelo y fundida con la represión falangista, se desarrolló por las autoridades militares una represión “legal”, auspiciada por los propios mandos, los consejos de guerra. De forma menos estridente, pero más regular fueron eliminados numerosos prisioneros. Los izquierdistas más destacados fueron ejecutados de forma abrumadora en farsas militares judiciales. Esta “negra noche”, que se dio por igual en toda España, se tornaba doblemente terrible en los espacios cerrados de las zonas rurales como Extremadura, donde el control persistente de la Guardia Civil, el alcalde, el terrateniente, el párroco de turno, los falangistas, los propios convecinos, unas veces por temor, otras por convicción y otras por interés, condujo a un vacío social que rayaba el racismo ideológico.
La Asociación Memorial Campo de Concentración de Castuera (Amecadec) ha publicado un listado con los nombres de al menos 266 personas víctimas de los franquistas, y que figura en el monumento memorialconstruido en el cementerio de la localidad.