¿DE DÓNDE VIENEN? >>> Testigo directo de un OVNI

LinceBoreal

< ... >
Desde
2 Ago 2023
Mensajes
114
Reputación
1.245
Hace un par de días fui a cenar a casa de un amigo que hacía tiempo que no veía. Se irá el mes que viene a vivir a Estados Unidos y como creo que no le veré nunca más, era la ocasión para despedirse.

Como le expliqué que yo también dejaré España y me iré a vivir por Asia, se alegró de que los dos dejáramos esta cosa de país y dijo que había que celebrarlo, que iba a por una botella de whisky de las buenas que tenía en la bodega.

Como tardaba (vive en una casa en el campo y la bodega la tiene en una especie de cobertizo anexo a la casa), puse la tv y por defecto, salió el último canal puesto. Era de estos típicos canales que sólo dan documentales.
Estaban hablando de OVNIS y me quedé mirando un rato hasta que llegara.


Llegó con la botella de whisky y antes de dejarme hablar me dijo "espera espera..." mirando a la tele con interés. Y se quedó unos minutos así, pero añadió: "ahora te cuento...".

Cuando terminó la parte que le interesaba, se quedó callado, le cambió un poco la cara y me dijo: "te voy a contar algo, pero no sé si me creerás...". Al segundo pensé lo obvio: que había experimentado algo de lo que había visto en la tv.


Y así es. Pero antes de explicar su testimonio, estoy casi 100% seguro que no me mintió. Le cambió la cara cuando me lo explicaba y parecía que se mimetizaba con aquel momento; y no es el típico amigo que necesita inventarse cosas para sentirse importante o valorado. De hecho, siempre ha sido de los que les gusta pasar desapercibido y le rezuma bastante la gente en general.


Me contó que esto sucedió unas semanas antes del confinamiento por la esa época en el 2020 de la que yo le hablo en uno de los paseos habituales que suele hacer de noche por el campo.

Un día de esos, subiendo a una zona donde se pueden ver parte de las vistas del Montseny, le pareció ver una luz mientras miraba al horizonte pensando en sus cosas. No le dio importancia, pero a los pocos segundos la volvió a ver. Pero desapareció de nuevo, aunque cree que se fue por detrás de una montaña; era de noche y desde aquella distancia no podía distinguir bien.

Se extrañó mucho y allí se quedó durante un rato para ver qué sucedía. Y sí, es de los que quería grabarlo. Sacó el móvil y mientras esperaba por si aparecía aquella cosa, probó de ajustar la cámara a ver si se veía algo de noche: las montañas, las luces de los pueblos,... Pero no sirvió de nada. No se apreciaba nada (de hecho, me enseñó un vídeo de prueba que tenía de aquél día y no se ve nada excepto oscuridad y algunos puntos de luz a lo lejos, que eran los pueblos).

Su espera valió la pena porque efectivamente volvió aquella luz pero... ahora estaba más cerca, en la ladera de una montaña de al lado suyo. Pudo verlo mejor y me la describe como el típico platillo volante de los que se habla tanto.

En este momento de la historia, mi amigo me insiste mucho y me jura que lo que cuenta es verdad, que aunque suene tópico y sea la típica historia del platillo volante, insiste en que fue verdad. Me lo transmite con tanta convicción que decido creerle. Total, da igual si le creo o no... no cambia nada en mi vida.

En aquel momento que tenía esa "nave" cerca de la montaña, escuchó un ruido metálico y me lo describe poniendo el ejemplo de como si alguien rallara algo punzante en una plancha de metal. No era un ruido muy fuerte pero sí lo suficientemente agudo para molestar los oídos.

Él seguía mirando aquella cosa, y cuando más la veía, más se "adentraba" su mente en eso, como si se concentrara mucho. Se sentía abducido mentalmente y llegó a experimentar una especie de sinestesia que no supo describir muy bien: veía en su mente colores asociados a sabores que aparecían en su boca.

Aquella experiencia le pareció durar unos minutos pero fue mucho más.

De golpe, aquel platillo volador desapareció, pero intuyó la dirección de su huida porque dejó un remanente de luz y ese ruido metálico acompañaba su marcha.

La experiencia mental que estaba viviendo también desapareció, pero más poco a poco; le costó unos minutos volver en sí.

Me cuenta que en ese momento se quedó allí en shock y pudo haber estado más de una hora, sentado en una roca, pensando en lo que acababa de pasar.
Pero al mirar el reloj y ver que habían pasado horas, puso el piloto automático y volvió a su casa, aunque cabizbajo, sin mirar arriba en ningún momento y continuando con su trabajo mental de esclarecer lo sucedido.


Aprovechando el confinamiento y el teletrabajo, lo dedicó a investigar por internet este tipo de sucesos, pero le confundió más que otra cosa. Todo está lleno de vendehúmos y aunque algunos testimonios son parecidos al suyo, son sólo eso: testimonios. Podrían estar mintiendo o no y tampoco tenía la manera de contactar con ellos.
No encontró nada relevante, pero también se desinteresaba por el tema porque sentía que era algo de lo que nunca podría saber la verdad. Sintió que aquello era demasiado grande para ser comprendido.


Y esa es su historia, pero lo que más le intriga (y a mí también) es saber de dónde vienen. Porque da igual que sean humanos o no, no los hemos visto. Lo único que hemos visto son esas cosas voladoras.


¿Dónde aterrizan? ¿A dónde van o de dónde vienen? ¿Qué son esas experiencias?

¿Qué creéis?



PD: El whisky era un Dalmore 12 años... y valió la pena... qué pedazo whisky, muy bueno. Me lo apunto para comprarlo.
 
wave-alien-alien.gif
 
Yo también he visto cosas en el cielo. Si todos los ovnis que se ven, fueran parecidos, te diría que son humanos del futuro que vienen de turismo o a cambiar cosas del presente para alterar el futuro…
Pero viendo que hay tantos tipos distintos de ovnis; quiero pensar que son seres de otros planetas, galaxias…quien sabe.
El universo es tan grande, habrá de todo…
Un saludo y cuidaos…
 
Hace un par de días fui a cenar a casa de un amigo que hacía tiempo que no veía. Se irá el mes que viene a vivir a Estados Unidos y como creo que no le veré nunca más, era la ocasión para despedirse.

Como le expliqué que yo también dejaré España y me iré a vivir por Asia, se alegró de que los dos dejáramos esta cosa de país y dijo que había que celebrarlo, que iba a por una botella de whisky de las buenas que tenía en la bodega.

Como tardaba (vive en una casa en el campo y la bodega la tiene en una especie de cobertizo anexo a la casa), puse la tv y por defecto, salió el último canal puesto. Era de estos típicos canales que sólo dan documentales.
Estaban hablando de OVNIS y me quedé mirando un rato hasta que llegara.


Llegó con la botella de whisky y antes de dejarme hablar me dijo "espera espera..." mirando a la tele con interés. Y se quedó unos minutos así, pero añadió: "ahora te cuento...".

Cuando terminó la parte que le interesaba, se quedó callado, le cambió un poco la cara y me dijo: "te voy a contar algo, pero no sé si me creerás...". Al segundo pensé lo obvio: que había experimentado algo de lo que había visto en la tv.


Y así es. Pero antes de explicar su testimonio, estoy casi 100% seguro que no me mintió. Le cambió la cara cuando me lo explicaba y parecía que se mimetizaba con aquel momento; y no es el típico amigo que necesita inventarse cosas para sentirse importante o valorado. De hecho, siempre ha sido de los que les gusta pasar desapercibido y le rezuma bastante la gente en general.


Me contó que esto sucedió unas semanas antes del confinamiento por la esa época en el 2020 de la que yo le hablo en uno de los paseos habituales que suele hacer de noche por el campo.

Un día de esos, subiendo a una zona donde se pueden ver parte de las vistas del Montseny, le pareció ver una luz mientras miraba al horizonte pensando en sus cosas. No le dio importancia, pero a los pocos segundos la volvió a ver. Pero desapareció de nuevo, aunque cree que se fue por detrás de una montaña; era de noche y desde aquella distancia no podía distinguir bien.

Se extrañó mucho y allí se quedó durante un rato para ver qué sucedía. Y sí, es de los que quería grabarlo. Sacó el móvil y mientras esperaba por si aparecía aquella cosa, probó de ajustar la cámara a ver si se veía algo de noche: las montañas, las luces de los pueblos,... Pero no sirvió de nada. No se apreciaba nada (de hecho, me enseñó un vídeo de prueba que tenía de aquél día y no se ve nada excepto oscuridad y algunos puntos de luz a lo lejos, que eran los pueblos).

Su espera valió la pena porque efectivamente volvió aquella luz pero... ahora estaba más cerca, en la ladera de una montaña de al lado suyo. Pudo verlo mejor y me la describe como el típico platillo volante de los que se habla tanto.

En este momento de la historia, mi amigo me insiste mucho y me jura que lo que cuenta es verdad, que aunque suene tópico y sea la típica historia del platillo volante, insiste en que fue verdad. Me lo transmite con tanta convicción que decido creerle. Total, da igual si le creo o no... no cambia nada en mi vida.

En aquel momento que tenía esa "nave" cerca de la montaña, escuchó un ruido metálico y me lo describe poniendo el ejemplo de como si alguien rallara algo punzante en una plancha de metal. No era un ruido muy fuerte pero sí lo suficientemente agudo para molestar los oídos.

Él seguía mirando aquella cosa, y cuando más la veía, más se "adentraba" su mente en eso, como si se concentrara mucho. Se sentía abducido mentalmente y llegó a experimentar una especie de sinestesia que no supo describir muy bien: veía en su mente colores asociados a sabores que aparecían en su boca.

Aquella experiencia le pareció durar unos minutos pero fue mucho más.

De golpe, aquel platillo volador desapareció, pero intuyó la dirección de su huida porque dejó un remanente de luz y ese ruido metálico acompañaba su marcha.

La experiencia mental que estaba viviendo también desapareció, pero más poco a poco; le costó unos minutos volver en sí.

Me cuenta que en ese momento se quedó allí en shock y pudo haber estado más de una hora, sentado en una roca, pensando en lo que acababa de pasar.
Pero al mirar el reloj y ver que habían pasado horas, puso el piloto automático y volvió a su casa, aunque cabizbajo, sin mirar arriba en ningún momento y continuando con su trabajo mental de esclarecer lo sucedido.


Aprovechando el confinamiento y el teletrabajo, lo dedicó a investigar por internet este tipo de sucesos, pero le confundió más que otra cosa. Todo está lleno de vendehúmos y aunque algunos testimonios son parecidos al suyo, son sólo eso: testimonios. Podrían estar mintiendo o no y tampoco tenía la manera de contactar con ellos.
No encontró nada relevante, pero también se desinteresaba por el tema porque sentía que era algo de lo que nunca podría saber la verdad. Sintió que aquello era demasiado grande para ser comprendido.


Y esa es su historia, pero lo que más le intriga (y a mí también) es saber de dónde vienen. Porque da igual que sean humanos o no, no los hemos visto. Lo único que hemos visto son esas cosas voladoras.


¿Dónde aterrizan? ¿A dónde van o de dónde vienen? ¿Qué son esas experiencias?

¿Qué creéis?



PD: El whisky era un Dalmore 12 años... y valió la pena... qué pedazo whisky, muy bueno. Me lo apunto para comprarlo.
Paseaba por la zona del montnegre corredor?
 
Y las fotos?

bahhh da igual... Seguro que tendría una resolución de cosa y no se vería nada. roto2
 
Extraterrestres, o ultraterrestres.

Que se trate de un fenómeno adaptativo (que parece condicionado por el observador, en cada época se experimenta de acuerdo a su base cultural) tiene implicaciones más ominosas que la mera visita de seres "tecnológicos".

Ello podría poner en entredicho la propia comprensión de la realidad física tal y como la conocemos.

Que lástima que no dejarla el aparato grabando audio,
 
Menudas historias os montais los heterocuriosos para daros por ojo ciego …
 
No no, vive en pleno Montseny, justo en mitad del Montseny.

¿En el Montnegre también hay avistamientos ovni?
lo preguntaba porque decias que te conto que veia las vistas del montseny y me cuadraba la zona.
ovnis yo no e visto, pero si gente rara vestida de neցro haciendo masosatanadas.
alguno dice que si a tenido algun experiencia por el montnegre pero poca credibilidad le doy yo
 
Volver