Coronatimo: Covid-19 y la técnica del golpe de Estado