Consumos "reales" de automóviles.

lcn

Cuñado nija
Desde
25 Ene 2021
Mensajes
71
Reputación
171
No es por nada , pero esa precision del calculo del consumo en carretera , es impresionante X,XX
 

EQUALITARIUM

Forero Paco Demier
Desde
13 Mar 2021
Mensajes
26
Reputación
8
Los coches sobretodo si van pintados con pinturanroja consumen demasiado mucho mas de lo que dicen las tablas
 

PalaDientes

Madmaxista
Desde
15 Jun 2014
Mensajes
8
Reputación
4
Opel Astra G 2.0 Dti 100 cv. del 2004. 514000 km.
Consumos entre 5,7 y 6,1 a los 100 km.
Eso sí, la conducción es bastante relajada. Casi siempre por carreteras comarcales por la zona central de Asturias, con desniveles, pero controlando el acelerador.
 

Un pecador más

Himbersor
Desde
29 Dic 2020
Mensajes
807
Reputación
1.223
Lugar
Chozas de Canales (La Sagra)
Mi primer coche fue un Seat 850 Especial. No pasaba de noventa y le temblaba hasta la madre que lo parió.



Luego tuve un Seat 1430, herencia de un hermano mayor: cuatro veces me lo intentaron robar los gitanos. El 1430 era, esencialmente, el coche ancestral de los gitanos: un coche al que Lorca hubiera dedicado alguna copla homoerótica.



Una vez, parado en un semáforo, un calé se me acercó a la ventanilla y me dijo "caray, payo, la de pibas que habrás acojonado con este cochazo". Tenía un antiguo casete de cartuchos en donde escuchaba la única cinta que tenía, una cinta de los Panchos, que espero no volver a oír en mi vida.

Progresé y me compré un Citröen Visa, que era un poco tetrapléjico y le vibraba hasta el alma que no tenía. pero corría como un demonio, y lo ponía a 160 como si nada.

Luego me compré un Audi 100 de segunda mano, lo puse a doscientos y me pegué un tortazo contra un árbol, y no me pasó nada. O eso creo.



Como no lo tenía a todo riesgo, me tuve que conformar con un Ford Fiesta feo y sucio, que olía a axila de albañil y, por supuesto, a ducados.

Volví a progresar y me compré un Peugeot 205, probablemente el coche de la transición española a la democracia. El 205, quien lo iba a decir, resultó ser un coche unamuniano, pues simbolizó la europeización de España.




Hace ya años que tengo mi querida c-15...

Algunas veces, cuando conduzco por las carreteras de La Sagra -porque estas cosas sólo pasan en esas carreteras- me encuentro con algún seat 1500 negro, con tapicería roja, conducido por algún notario recién resucitado.



Imagínense ustedes, un Martes, a las tres de la madrugada en la carretera bacheada que va de Chozas de Canales a Camarena, abandonada de Dios y del gobierno, de cualquier gobierno, vas y te encuentras de repente con un Gordini, y dentro un señor cura, un cura con sotana y birrete, fumando un Lark Extralargo, con gafas de cabaretera, y conduciendo un Gordini impecable, nuevo, reluciente. Cosas del diablo.



La ciencia de los coches está en el corazón humano. Los coches representan la utopía del que cree que existe un lugar distinto del que está y al cual puede fugarse en una noche de primavera, cargado de ginebra, lleno de ilusión, con un billete premiado de la Once en el bolsillo, poniendo el coche a 180 en una recta que, de repente, está torcida, y al final te espera un chopo de dos metros de ancho, y una muerte como cualquier otra.