Con "La Bola de Cristal" empezó la debacle de España

¿Te gustaba "La Bola de Cristal"?...Por?

  • Si

    Votos: 96 51,6%
  • No

    Votos: 76 40,9%
  • Me llevó a la progresidad

    Votos: 14 7,5%

  • Total de votantes
    186

Cold

Madmaxista
Desde
30 Jul 2010
Mensajes
4.786
Reputación
6.961
Ninyo de los 80, a mi jamas me gusto esa estetica cutre-punk-gothica. El mensaje, si lo habia, tampoco lo entendia. Era un programa cutre a mas no poder, salido de la factoria progre de la Movida madrilenya. Creo recordar que la veia por el episodio de la Familia Monster. Aparte, me gustaban los dibujos animados "Willy fogg", "Titin", las series americanas "Corrupcion en Miami", "Magunm", "Cancion Triste de Hill Street"....
¿Echaban Tintin en dibujos animados? Primera noticia que tengo.
 

McLovin

Madmaxista
Desde
27 Ene 2011
Mensajes
12.511
Reputación
41.463
Lugar
Con tu puta madre, en un castillo
Joer ahora que lo has dicho yo era niño en los 80 y a mi el programa ese del planeta imaginario me daba una mezcla de un poco de miedo y mal rollo. Nunca lo he hablado con nadie pero me pasaba y no sabía racionalmente porqué.

Totalmente cierto. El planeta imaginario era demasiado onírico y surrealista para un niño pequeño. Era absurdo, abstracto, creaba un ambiente asfixiante, surrealista y sin sentido. Más que miedo era mal rollo, daba muy mal rollo, era una cosa rara, como tener un sueño extraño y surrealista que no da miedo pero si mal rollo. Desde la música, absolutamente abstracta, asfixiante e inquietante, hasta esos decorados vacíos y blancos extraños...todo muy raro. Era una puta mierda que al final no lo veías. No recuerdo si se emitió al mismo tiempo, antes o después que la bola de cristal, pero mientras que de esta solo tengo buenos recuerdos, la bazofia de el planeta imaginario se la podrían haber ahorrado.
 

Calahan

Madmaxista
Desde
11 Jun 2015
Mensajes
1.339
Reputación
777
Y aquí un fragmento de una entrevista al charnego rojazo donde defiende la puta mierda esa, de la cual no he escuchado jamás a ningún niño de mi generación hablar bien de ella, por mucho que se empeñe su creador.
Se viene ladrillo.

Por cierto @MAESE PELMA si te lo lees verás que este bodrio 100% catalán, fue el germen de la bola de cristal. Así que ya sabes el origen...
Rectificar es de sabios.



¿Cómo surgió Planeta imaginario?

En Televisión Española, a los recién llegados a cualquiera de las áreas en el reparto de programas les tocaba bregar con lo que no quería nadie. Un día me dieron a realizar un magacín infantil con el formato ya cerrado. Tenía un profesor que presentaba y comentaba unos libros infantiles, alguien que cantaba una canción a poder ser infantil y algún otro relleno. A mí siempre me encargaban las mierdas. Quise quitármelo de encima, pero el que llevaba todo esto, que ahora dirige Saber y ganar, Sergi Schaaff, un gran maestro, me dijo que daba igual, que hiciera lo que quisiera con el programa. Y lo hice.

Sin presión, como los programas infantiles no importaban a nadie, decidí convertirlo en un proyecto personal y disfrutarlo. Ya había dirigido un espectáculo infantil, Jocs, que se había representado en las campañas de La Caixa a les Escoles varias temporadas y con una gran aceptación.

Mi planteamiento partió de que ni en lo teatral, ni en lo social, ni en lo personal acepto la categorización de privilegios. A partir de cierta edad, un niño es una persona con obligaciones y derechos igual que sus padres o maestros, aunque estén, naturalmente, condicionados por su momento y situación. Los menús de los restaurantes que por norma condenan a macarrones a los niños me parecen tan censurables como los programas infantiles que los privan de los grandes logros del arte universal.

El Cómo están ustedes de aquel entonces me parecía un muy buen programa infantil, pero, como nosotros estábamos en una televisión periférica que a nadie le importaba, vi que tenía la oportunidad de investigar lenguajes nuevos y tratar a la audiencia infantil con la consideración que en mi opinión se merecía.

Ocurría que, en TVE, los presupuestos externos estaban muy poco dotados, pero los equipos del personal de televisión eran un lujo imposible de mantener para cualquier productora privada. El programa se llamaría Planeta Imaginari, y de entrada decidimos prescindir de los códigos infantiles convencionales. Descartamos el realismo, los colores planos, los decorados y vestuarios realistas. Los libros los presentaba un mago erudito y divertido, el protagonista, Flipp, se trató con una cierta androginia y trabajamos sobre una estructura en red más que lineal; situaciones cortas y unidas conceptualmente. El color, el papel, el agua, René Magritte… lo minúsculo o lo grande, Picasso

El Planeta fue un programa pensado desde la ambición y la humildad en todos los aspectos. No teníamos presupuesto para hacer los trece decorados del trimestre que estaba programado, pero deseando tener un espacio para cada programa encontré la solución en la recién estrenada Superman. Fascinado por las figuras de hielo de la casa que tenía el superhéroe en el Polo Norte, decidimos construir centenares de alargados cubos y otras figuras de madera para renovar el espacio en todos los capítulos solo con cambiarlos de posición y pintarlos de otro color.

Hicimos un programa, dos y, en el tercero, las larvadas resistencias se organizaron para cambiar la línea, se plantó el personal. Creían que lo que hacíamos no iba a ningún lado. En una televisión privada se hubieran salido con la suya, pero en la pública la autoridad del realizador es una categoría. Yo estaba ya editando y, salvo alguna sombra fácilmente subsanable, lo grabado superaba mis más optimistas previsiones. Les transmití mi convicción de estar en el buen camino y con el visionado de los dos capítulos acabados los convencí por fin a todos y empezó la andadura del programa.

El gran acierto del Planeta imaginario, aparte de la idea, era que se sustentaba todo en material de la sociedad civil. Cataluña en aquel tiempo tenía una sociedad civil riquísima. Por ejemplo, en los capítulos dedicados al concepto del papel, encontramos a un señor jubilado que hacía papiroflexia y que, para nuestra sorpresa, se carteaba con el emperador del Japón, que por lo visto también era aficionado. Se introdujo en el guion y aquel buen hombre aparecía haciendo animales con su técnica y para los chavales fue un encanto.

En otro episodio aparecían unos bonsáis cuidados por un jardinero que tenía los mejores ejemplares del país. O el maquinista de la Renfe retirado que en su casa de Gerona se había construido una maqueta de trenes con un recorrido de ochenta metros cuadrados. Todo eso lo metíamos en un escaso minuto. Era buenísimo.

Sin contar los bailarines, cantantes, actores, marionetistas, dibujantes de cómic que colaboraron con nosotros. La Cubana, Comediants, Juanjo Puigcorbé, Pepe Rubianes, y una infinidad de artistas y grupos que empezaban. También estaba La Fura, a los que entonces no contrataba nadie. Yo los llamé, y me montaban cada cristo en el plató que… Un día se enterraron en arena con tubos para poder respirar, y los grabamos haciendo como que nacían sus manos, como si fueran plantas. O un programa sobre los colores, que se pusieron grandes globos rellenos de colores, se tiraban con una cuerda, chocaban, y al caer el contenido abajo se creaba un cirio de colores, con la pintura cayendo sobre los objetos… te quedabas fascinado.

Los grupos de marionetas nos mostraban los diferentes materiales y cuentos que representaban, y de mutuo acuerdo se reestructuraban sus números y personajes para el capítulo en concreto. Lo hacían con marionetas originales en todos los capítulos, algo que ningún productor hubiera podido pagar ni disponer. Teníamos grupos de música de jazz con bailarines, orquestas sinfónicas, divas, deportistas, hadas y diablos bailando y cantando músicas clásicas o populares en situaciones surrealistas. Recuerdo que en uno de los primeros programas, Alaska, y su doble en marioneta, era la bruja del relato en un cuento. El Planeta fue un programa exquisito y popular, que solo fue posible por las impagables participaciones de los grupos, artistas y personalidades que habían en aquel momento en la sociedad que nos rodeaba, y que abrió la puerta a otros magníficos programas como fue La bola de cristal, que lo siguió pero con un presupuesto que era diez veces el nuestro. Nosotros estábamos al día de todo, pero desde la humildad.

Y funcionó.

Para sorpresa de todos, aquella ambiciosa modestia empezó a funcionar y a tener una audiencia de la hostia. Hasta se enteraron en Madrid y me enviaron a un certamen de la Unión Europea de Radiodifusión, en Suiza. Los congresos acostumbran a ser lugares aburridos, con visionados, debates y salidas nocturnas en grupo para comer quesos, pero de repente me encontré con un personaje comedor y bebedor, con una risa que invitaba a saludarlo, y eso hice. Fue un gran acierto. Resultó ser un productor de la TV suiza, comunista y millonario, que se había construido un refugio atómico junto a su casa con una bodega hasta arriba de grandes vinos.

Me invitó a su verlo y nos emborrachamos allí dentro. Me pidió ver mi programa, le gustó y dijo: «¡Esto tienen que verlo fuera de concurso!». Así fue como se proyectó, me dieron no sé qué premio y en Madrid, definitivamente, se enteraron de lo que era el Planeta. Nos pidieron que lo doblásemos del catalán y, solo por eso, nos multiplicaron por cinco el presupuesto. Porque, cuando yo les dije en Suiza con cuánto dinero hacía cada programa, me preguntaron: «¿Pero son francos?”». Y yo: «No, no, pesetas». No se lo podían creer. Cuando lo pasaron a emisión nacional y subió el dinero, quise hacer evolucionar el programa hacia algo más serio, pero me dijo Sergi: «Lo que funciona no se toca». Cosa que es verdad.

Me acuerdo del episodio de un viaje a través de la obra de René Magritte.

El director de teatro, lo quieras o no, debe tener una cultura plástica. A mí al menos me ha gustado siempre. El componente surrealista de Magritte es muy divertido. Es imagen-relato, casi hay una historia dentro de cada cuadro. Eso era mucho más televisivo que poner una gran obra. Todo esto iba saliendo… Pero con el que nos dieron el premio fue con el de Miró. Qué locura. Cuando nos juntábamos, no nos poníamos ningún tipo de freno… Aquí se nos ocurrió poner que Miró estaba pintando en Mallorca y se le escapaba un color y tenía que salir detrás de él hasta Barcelona. Era el azul, y por donde iba lo iba coloreando todo de azul. Cubrimos con una sábana un perfil de la ciudad, con su Sagrada Familia, que era perfectamente reconocible, pero no hacía el gasto del detalle, y el color lo iba pintando todo. La gracia es que para que la mancha se moviera, debajo había unos tíos con un imán. Era cutre de cojones, pero muy divertido, y funcionaba porque los chavales pactaban. Los críos tienen más capacidad de pacto que los adultos.

Siempre he tenido esa duda. A mí me maravillaba el Planeta imaginario, hacía ese pacto, pero tiempo después comprobé que los que eran un par de años mayores que yo lo detestaban. He tenido la impresión de que solo lo disfrutamos aquellos a los que nos pilló siendo niños de una edad concreta.

Si tenías cinco o seis años, los que eran un par de años más mayores que tú ya estaban construidos. Ese era su problema. La educación es una construcción. Pero años después hubo clubes muy activos del Planeta imaginario y una empresa que cogió el nombre y montó espectáculos teatrales. Me enteré por internet, no lo sabía.

También recuerdo escenas duras, no te sé decir exactamente, pero alguna marioneta a la que se le prendía fuego o algo así, detalles que a un niño lo dejaban tocado.

Mi empeño de eliminar cualquier paternalismo convivía con el propósito de ser muy cuidadosos en los límites de los relatos. Esto coincidió también con otro debate que hubo de las televisiones europeas sobre el niño, la televisión y la violencia al que me enviaron como ponente. Un debate interesantísimo, con unas conclusiones que aquí ni siquiera se leyeron.

En aquellos años, con el fenómeno Superman, hubo numerosos accidentes de niños que creían poder volar con cualquier trapo a la espalda; era niños menores incapaces de distinguir la realidad de la ficción. El gran problema de la televisión en estos temas es que por reducido que sea el número de espectadores con perfil de riesgo, en audiencias millonarias pueden representar miles de personas. A diferencia del libro, el móvil, el cine o el teatro, la televisión llega a los hogares sin llamarla.

¿Y la banda sonora de Isao Tomita?

No fue cosa mía tampoco. Las decisiones eran mías, pero en el equipo había uno, Maristain, con el que hablaba de música, cambiaba discos… así llegamos. Hablamos, escuchamos… no apareció de repente alguien diciendo: «Hay que poner la de cabecera a Debussy pasado por Isao Tomita». No, se llegó a eso. Y luego el planeta que salía, los tornillos volando y demás eran cosas compradas en lo que hoy sería el todo a cien, pero la música era tan buena que lo aguantaba todo.

Lo importante era la actitud. ¿Cómo sería un programa infantil si no hubiera habido antes programas infantiles? Eso nos preguntamos. Cómo tratar al chaval, porque había una cultura ahí. Si rompías con el canon y partías del vacío, estabas mucho más limpio como para equivocarte, pero tampoco suponía borrar todo. Recogíamos grandes tradiciones, hacíamos homenajes clarísimos, a Georges Méliès, por ejemplo, pero siempre tratando al chaval como si no fuera diferente. Si algo no lo entendía, pues vale. Pero nunca le minusvaloramos. No hubo paternalismo, jamás. En El Planeta Imaginario decidí tratar al público infantil con exigencia y respeto.
Y queda claro que hay programas demasiado buenos como éste para los borregos.
 
Desde
18 May 2021
Mensajes
351
Reputación
1.522
Pero es que sóis espagnoles.
Por la gracia de Dios.

No. El planrt imaginario hacía volar la imaginación. Era teatral y sublime.
En tu imaginación tal vez. Dejando a un lado el hecho de que un niño, como cualquiera, quiere que lo entretengan y no que le den la puta paliza, el problema de Planeta Imaginario es que era muy de la pedagogía de la época.

Un niño no necesita que nadie le dé un paseo por Magritte. El niño lo descubre solo, si tiene un mínimo de curiosidad intelectual. Y si no, se ve el último Madrit-Barça. La arrogancia de todos los pedagogos es la de los sacerdotes: creen que son irreemplazables como intermediarios entre Dios (o la cultura) y el creyente (o el niño). El Planeta Imaginario era lo mismo que las ediciones abreviadas para niños o el Quijote "actualizado" por Trapiello. Pero más coñazo aún.
 
Última edición:

Calahan

Madmaxista
Desde
11 Jun 2015
Mensajes
1.339
Reputación
777
La música creo que es de Tomita, osea que bien. Pero si, planeta imginario era un truño infumable con una proto-Lazi ahí sentando cátedra y demostrando lo molt avanzadísimos que son los catalanes vs los palurdos españoles.

La bola de cristal era cojonuda. Incluso creo ponían pelis de serie Z de esas de Corman y tal. Nos dejó a todos traumatizados. y la serie de la pandilla, kiko veneno... mucha tela el programa ese.
XD no tenéis nivel.
 

Calahan

Madmaxista
Desde
11 Jun 2015
Mensajes
1.339
Reputación
777
Por la gracia de Dios.



En tu imaginación tal vez. Dejando a un lado el hecho de que un niño, como cualquiera, quiere que lo entretengan y no que le den la puta paliza, el problema de Planeta Imaginario es que era muy de la pedagogía de la época.

Un niño no necesita que nadie le dé un paseo por Magritte. El niño lo descubre solo, si tiene un mínimo de curiosidad intelectual. Y si no, se ve el último Madrit-Barça. La arrogancia de todos los pedagogos es la de los sacerdotes: creen que son irremplazables como intermediarios entre Dios (o la cultura) y el creyente (o el niño). El Planeta Imaginario era lo mismo que las ediciones abreviadas para niños o el Quijote "actualizado" por Trapiello. Pero más coñazo aún.
No. Era simplemente imaginación. Algo que la televisión destruye.
 

duf28

Madmaxista
Desde
5 Dic 2013
Mensajes
322
Reputación
933
Y aquí un fragmento de una entrevista al charnego rojazo donde defiende la puta mierda esa, de la cual no he escuchado jamás a ningún niño de mi generación hablar bien de ella, por mucho que se empeñe su creador.
Se viene ladrillo.

Por cierto @MAESE PELMA si te lo lees verás que este bodrio 100% catalán, fue el germen de la bola de cristal. Así que ya sabes el origen...
Rectificar es de sabios.



¿Cómo surgió Planeta imaginario?

En Televisión Española, a los recién llegados a cualquiera de las áreas en el reparto de programas les tocaba bregar con lo que no quería nadie. Un día me dieron a realizar un magacín infantil con el formato ya cerrado. Tenía un profesor que presentaba y comentaba unos libros infantiles, alguien que cantaba una canción a poder ser infantil y algún otro relleno. A mí siempre me encargaban las mierdas. Quise quitármelo de encima, pero el que llevaba todo esto, que ahora dirige Saber y ganar, Sergi Schaaff, un gran maestro, me dijo que daba igual, que hiciera lo que quisiera con el programa. Y lo hice.

Sin presión, como los programas infantiles no importaban a nadie, decidí convertirlo en un proyecto personal y disfrutarlo. Ya había dirigido un espectáculo infantil, Jocs, que se había representado en las campañas de La Caixa a les Escoles varias temporadas y con una gran aceptación.

Mi planteamiento partió de que ni en lo teatral, ni en lo social, ni en lo personal acepto la categorización de privilegios. A partir de cierta edad, un niño es una persona con obligaciones y derechos igual que sus padres o maestros, aunque estén, naturalmente, condicionados por su momento y situación. Los menús de los restaurantes que por norma condenan a macarrones a los niños me parecen tan censurables como los programas infantiles que los privan de los grandes logros del arte universal.

El Cómo están ustedes de aquel entonces me parecía un muy buen programa infantil, pero, como nosotros estábamos en una televisión periférica que a nadie le importaba, vi que tenía la oportunidad de investigar lenguajes nuevos y tratar a la audiencia infantil con la consideración que en mi opinión se merecía.

Ocurría que, en TVE, los presupuestos externos estaban muy poco dotados, pero los equipos del personal de televisión eran un lujo imposible de mantener para cualquier productora privada. El programa se llamaría Planeta Imaginari, y de entrada decidimos prescindir de los códigos infantiles convencionales. Descartamos el realismo, los colores planos, los decorados y vestuarios realistas. Los libros los presentaba un mago erudito y divertido, el protagonista, Flipp, se trató con una cierta androginia y trabajamos sobre una estructura en red más que lineal; situaciones cortas y unidas conceptualmente. El color, el papel, el agua, René Magritte… lo minúsculo o lo grande, Picasso

El Planeta fue un programa pensado desde la ambición y la humildad en todos los aspectos. No teníamos presupuesto para hacer los trece decorados del trimestre que estaba programado, pero deseando tener un espacio para cada programa encontré la solución en la recién estrenada Superman. Fascinado por las figuras de hielo de la casa que tenía el superhéroe en el Polo Norte, decidimos construir centenares de alargados cubos y otras figuras de madera para renovar el espacio en todos los capítulos solo con cambiarlos de posición y pintarlos de otro color.

Hicimos un programa, dos y, en el tercero, las larvadas resistencias se organizaron para cambiar la línea, se plantó el personal. Creían que lo que hacíamos no iba a ningún lado. En una televisión privada se hubieran salido con la suya, pero en la pública la autoridad del realizador es una categoría. Yo estaba ya editando y, salvo alguna sombra fácilmente subsanable, lo grabado superaba mis más optimistas previsiones. Les transmití mi convicción de estar en el buen camino y con el visionado de los dos capítulos acabados los convencí por fin a todos y empezó la andadura del programa.

El gran acierto del Planeta imaginario, aparte de la idea, era que se sustentaba todo en material de la sociedad civil. Cataluña en aquel tiempo tenía una sociedad civil riquísima. Por ejemplo, en los capítulos dedicados al concepto del papel, encontramos a un señor jubilado que hacía papiroflexia y que, para nuestra sorpresa, se carteaba con el emperador del Japón, que por lo visto también era aficionado. Se introdujo en el guion y aquel buen hombre aparecía haciendo animales con su técnica y para los chavales fue un encanto.

En otro episodio aparecían unos bonsáis cuidados por un jardinero que tenía los mejores ejemplares del país. O el maquinista de la Renfe retirado que en su casa de Gerona se había construido una maqueta de trenes con un recorrido de ochenta metros cuadrados. Todo eso lo metíamos en un escaso minuto. Era buenísimo.

Sin contar los bailarines, cantantes, actores, marionetistas, dibujantes de cómic que colaboraron con nosotros. La Cubana, Comediants, Juanjo Puigcorbé, Pepe Rubianes, y una infinidad de artistas y grupos que empezaban. También estaba La Fura, a los que entonces no contrataba nadie. Yo los llamé, y me montaban cada cristo en el plató que… Un día se enterraron en arena con tubos para poder respirar, y los grabamos haciendo como que nacían sus manos, como si fueran plantas. O un programa sobre los colores, que se pusieron grandes globos rellenos de colores, se tiraban con una cuerda, chocaban, y al caer el contenido abajo se creaba un cirio de colores, con la pintura cayendo sobre los objetos… te quedabas fascinado.

Los grupos de marionetas nos mostraban los diferentes materiales y cuentos que representaban, y de mutuo acuerdo se reestructuraban sus números y personajes para el capítulo en concreto. Lo hacían con marionetas originales en todos los capítulos, algo que ningún productor hubiera podido pagar ni disponer. Teníamos grupos de música de jazz con bailarines, orquestas sinfónicas, divas, deportistas, hadas y diablos bailando y cantando músicas clásicas o populares en situaciones surrealistas. Recuerdo que en uno de los primeros programas, Alaska, y su doble en marioneta, era la bruja del relato en un cuento. El Planeta fue un programa exquisito y popular, que solo fue posible por las impagables participaciones de los grupos, artistas y personalidades que habían en aquel momento en la sociedad que nos rodeaba, y que abrió la puerta a otros magníficos programas como fue La bola de cristal, que lo siguió pero con un presupuesto que era diez veces el nuestro. Nosotros estábamos al día de todo, pero desde la humildad.

Y funcionó.

Para sorpresa de todos, aquella ambiciosa modestia empezó a funcionar y a tener una audiencia de la hostia. Hasta se enteraron en Madrid y me enviaron a un certamen de la Unión Europea de Radiodifusión, en Suiza. Los congresos acostumbran a ser lugares aburridos, con visionados, debates y salidas nocturnas en grupo para comer quesos, pero de repente me encontré con un personaje comedor y bebedor, con una risa que invitaba a saludarlo, y eso hice. Fue un gran acierto. Resultó ser un productor de la TV suiza, comunista y millonario, que se había construido un refugio atómico junto a su casa con una bodega hasta arriba de grandes vinos.

Me invitó a su verlo y nos emborrachamos allí dentro. Me pidió ver mi programa, le gustó y dijo: «¡Esto tienen que verlo fuera de concurso!». Así fue como se proyectó, me dieron no sé qué premio y en Madrid, definitivamente, se enteraron de lo que era el Planeta. Nos pidieron que lo doblásemos del catalán y, solo por eso, nos multiplicaron por cinco el presupuesto. Porque, cuando yo les dije en Suiza con cuánto dinero hacía cada programa, me preguntaron: «¿Pero son francos?”». Y yo: «No, no, pesetas». No se lo podían creer. Cuando lo pasaron a emisión nacional y subió el dinero, quise hacer evolucionar el programa hacia algo más serio, pero me dijo Sergi: «Lo que funciona no se toca». Cosa que es verdad.

Me acuerdo del episodio de un viaje a través de la obra de René Magritte.

El director de teatro, lo quieras o no, debe tener una cultura plástica. A mí al menos me ha gustado siempre. El componente surrealista de Magritte es muy divertido. Es imagen-relato, casi hay una historia dentro de cada cuadro. Eso era mucho más televisivo que poner una gran obra. Todo esto iba saliendo… Pero con el que nos dieron el premio fue con el de Miró. Qué locura. Cuando nos juntábamos, no nos poníamos ningún tipo de freno… Aquí se nos ocurrió poner que Miró estaba pintando en Mallorca y se le escapaba un color y tenía que salir detrás de él hasta Barcelona. Era el azul, y por donde iba lo iba coloreando todo de azul. Cubrimos con una sábana un perfil de la ciudad, con su Sagrada Familia, que era perfectamente reconocible, pero no hacía el gasto del detalle, y el color lo iba pintando todo. La gracia es que para que la mancha se moviera, debajo había unos tíos con un imán. Era cutre de cojones, pero muy divertido, y funcionaba porque los chavales pactaban. Los críos tienen más capacidad de pacto que los adultos.

Siempre he tenido esa duda. A mí me maravillaba el Planeta imaginario, hacía ese pacto, pero tiempo después comprobé que los que eran un par de años mayores que yo lo detestaban. He tenido la impresión de que solo lo disfrutamos aquellos a los que nos pilló siendo niños de una edad concreta.

Si tenías cinco o seis años, los que eran un par de años más mayores que tú ya estaban construidos. Ese era su problema. La educación es una construcción. Pero años después hubo clubes muy activos del Planeta imaginario y una empresa que cogió el nombre y montó espectáculos teatrales. Me enteré por internet, no lo sabía.

También recuerdo escenas duras, no te sé decir exactamente, pero alguna marioneta a la que se le prendía fuego o algo así, detalles que a un niño lo dejaban tocado.

Mi empeño de eliminar cualquier paternalismo convivía con el propósito de ser muy cuidadosos en los límites de los relatos. Esto coincidió también con otro debate que hubo de las televisiones europeas sobre el niño, la televisión y la violencia al que me enviaron como ponente. Un debate interesantísimo, con unas conclusiones que aquí ni siquiera se leyeron.

En aquellos años, con el fenómeno Superman, hubo numerosos accidentes de niños que creían poder volar con cualquier trapo a la espalda; era niños menores incapaces de distinguir la realidad de la ficción. El gran problema de la televisión en estos temas es que por reducido que sea el número de espectadores con perfil de riesgo, en audiencias millonarias pueden representar miles de personas. A diferencia del libro, el móvil, el cine o el teatro, la televisión llega a los hogares sin llamarla.

¿Y la banda sonora de Isao Tomita?

No fue cosa mía tampoco. Las decisiones eran mías, pero en el equipo había uno, Maristain, con el que hablaba de música, cambiaba discos… así llegamos. Hablamos, escuchamos… no apareció de repente alguien diciendo: «Hay que poner la de cabecera a Debussy pasado por Isao Tomita». No, se llegó a eso. Y luego el planeta que salía, los tornillos volando y demás eran cosas compradas en lo que hoy sería el todo a cien, pero la música era tan buena que lo aguantaba todo.

Lo importante era la actitud. ¿Cómo sería un programa infantil si no hubiera habido antes programas infantiles? Eso nos preguntamos. Cómo tratar al chaval, porque había una cultura ahí. Si rompías con el canon y partías del vacío, estabas mucho más limpio como para equivocarte, pero tampoco suponía borrar todo. Recogíamos grandes tradiciones, hacíamos homenajes clarísimos, a Georges Méliès, por ejemplo, pero siempre tratando al chaval como si no fuera diferente. Si algo no lo entendía, pues vale. Pero nunca le minusvaloramos. No hubo paternalismo, jamás. En El Planeta Imaginario decidí tratar al público infantil con exigencia y respeto.
Pues eso, en resumen: una puta mierda. Todos los de mi generación nos acordamos de la bola de cristal. Ninguno, con añoranza, melancolía, o cariño.

La masonada desde desde territorio catalán, donde tienen los cuarteles generales, deconstruyendo la sociedad española desde hace 40 años...
 
Desde
18 May 2021
Mensajes
351
Reputación
1.522
Algo que la televisión destruye.
No te digo que no. Pero el Planeta Imaginario era televisión.

El problema es que ni siquiera cumplía su propósito declarado. Barrio Sésamo era igualmente un programa educativo (o Érase una vez el hombre o el cuerpo humano) pero había entendido la norma de la Ilustración: enseñar entreteniendo. No matar al niño de aburrimiento y sopor. De hecho, el creador reconoce que los niños odiaban el programa. ¿Cuántos millones de chavales andaban equivocados entonces?

El problema de ése y otro tipo de programas era su puta arrogancia. Eran "demasiado buenos" para el vulgo, para la canalla. Algo muy ochentero, por cierto. Todos se creían que estaban descubriendo el Mediterráneo. La movida madrileña era la misma mierda arrogante.
 

Charo afgana

Himbersor
Desde
23 Ago 2021
Mensajes
196
Reputación
752
Lugar
Afganistán
"Planeta Imaginario" daba mal rollo y aburría,
ningún niño lo veía y la mayoría opinaba que era un coñazo,

ahora vienen los hipsters a decir que les parecía maravilloso y que somos unos borregos,

estos son los mismos que se hacen pajas con la basura de la película "Roma" para parecer inteligentes.
 

Luftwuaje

Madmaxista
Desde
11 May 2020
Mensajes
7.896
Reputación
18.417
Lugar
Noord.
Eran "demasiado buenos" para el vulgo
Esto es exactamente lo que dice el tiparraco este:


hay programas demasiado buenos como éste para los borregos.
Obviamente los subnormales del resto de España que disfrutábamos con " Érase una vez..." " Tres dos uno contacto" o los dibujos animados de Ulises 31, por nombrar algo, no éramos más que borregos carentes de todo tipo de sentimiento artístico e imaginación.
Había que ser un cigoto de protohombre del nordeste, también conocidos actualmente como separratillas o lazis, para tener suficientemente desarrollado el intelecto a tan tiernas edades y poder apreciar el sentido de tan avanzada obra que generosamente compartía con nosotros el charnego comunistoide ese.

"Planeta Imaginario" daba mal rollo y aburría,
ningún niño lo veía y la mayoría opinaba que era un coñazo,

ahora vienen los hipsters a decir que les parecía maravilloso y que somos unos borregos,

estos son los mismos que se hacen pajas con la basura de la película "Roma" para parecer inteligentes.
No son hipsters, es un lazi gilipollas que viene a defenderlo por el único hecho de que era una katalufada apestosa.
Si hubiera sido producido en Bejar o Ponferrada ni miraría para ello.
Pero amigo, la producción patria que no se la mienten...


* Un lazi apestoso tildando al resto de borregos...el chiste se cuenta solo.
 

LoQueNoCuentan

Madmaxista
Desde
15 Abr 2012
Mensajes
28.369
Reputación
22.778
A mí me gustaban los elektroduendes, la verdad que su visión de la historia es más realista a la estúpida historia oficial.



-Conservamos a los obreros por nostalgia juas -

 

RankXerox

Cyberpunk
Desde
17 Nov 2011
Mensajes
115
Reputación
371
En la bola echaban una serie de esas checoslovaca, Arabela creo que se llamaba. Tal vez fué la primera vez que veía algo producido "detrás del telón de acero".

 

McLovin

Madmaxista
Desde
27 Ene 2011
Mensajes
12.511
Reputación
41.463
Lugar
Con tu puta madre, en un castillo
Lolo Rico
Con once años se esforzaba por entender Psicopatología de la vida cotidiana de Sigmund Freud y El capital de Marx, libros que formaban parte de la biblioteca familiar.
Cambiando el rumbo de su vida militó en el
Partido Comunista.
Como creadora y directora se inició en 1981, con el espacio La cometa blanca, en el que se emitían sketches, animación propia y actuaciones en directo. Ya en 1984, para la mañana de los sábados, crea el famoso programa La bola de cristal, presentado por Alaska. Se trataba de un programa de marcado estilo innovador que recogió parte de las modas e ideas de la movida madrileña de entonces.


Lolo Rico: “Soy comunista radical”
En este programa convergieron allá por 1984 un proyecto de renovación estética (“La movida”) y el último rescoldo de la izquierda postfranquista. Un cruce de caminos que dio como resultado un programa infantil inteligente, lleno de creatividad y de talento, además de políticamente incorrecto y comunista, para más señas.
Santiago Alba declaró que “los cuatro guionistas del programa seguimos siendo comunistas” y manifestó su repulsión a la política del gobierno: “vivimos bajo la dictadura del Partido Popular”


Que si hombre, que eso ya lo sabemos y además es que tienes razón. Me acuerdo de uno de los electroduendes (no sé cual) diciendo "viva el mal, viva el capital"... no veas el poder adoctrinador que podría tener en un niño de 5, 6 o 7 años ese programa...NULO. A mi se me quedó grabado para bien mucho más el "si no quieres ser como ellos, lee" que la chorrada del comunismo. De hecho soy un fervoroso anticomunista. ¿Pero en esa época sabes cual era la diferencia? Había gente de izquierdas y comunistas, pero no había progres repugnantes como ahora. Los de esa época se llamaban así mismo progres, pero no eran como los progres mojigatos de ahora. Tu a un comunista de es época le hablabas de invasión musulmana via refugiados o lenguaje inclusivo y te metía un puñetazo. Esa es la diferencia. No los justifico porque como he dicho soy un fervoroso anticomunista, pero seríamos muy obtusos si hicíesemos una lectura de aquella época desde el punto de vista actual, 40 años más tarde. A la historia hay que juzgarla teniendo en cuenta las circunstancias de su época, no las circunstancias de 40 años más tarde.