"Como empresa nos obligaban a tener todo en catalán"

Da Grappla Reloaded

Madmaxista
Desde
19 May 2012
Mensajes
28.265
Reputación
56.180
Pues na, una buena conversación que tuve con un directivo suizo forradísimo sobre el tema catalán. El tipo ha estado seis años en Barcelona y nos conoce de puta madre.

Esto es algo que me pasó este último fin de semana, está ya puesto en otros sitios. Me apetece compartirlo aquí también.



Esto es un aeropuerto de Europa central y nos han cancelado un vuelo hacia otro aeropuerto de Europa central. Unas palabras con la compañía aérea, nos colocan en el siguiente vuelo, nos dan un vale para comer en algún sitio dentro del aeropuerto. OK.

Pasar el control de seguridad, sentarse a almorzar y pensar en qué emplear todo el tiempo que queda hasta despegar. Volver a la ciudad está descartado, introduce un factor suerte/mala-suerte que no estamos dispuestos a meter en la historia de ese día. Vamos a dar una vuelta por el aeropuerto y cuando nos confirmen la puerta de embarque, nos sentamos cerca y a dejar que pasen las horas.

Ahí estaba un ejemplar de The Economist en papel, con el asunto catalán en portada, preguntándose cómo se podía salvar España, descansando sobre la maleta de un señor bien vestido. Un cincuentón de estos que muestran que tienen categoría simplemente con un saber estar en cualquier sitio, sin estridencias, ni aspavientos y algún que otro detalle como un reloj caro pero no ostentoso. Era de esa gente que sabes que pertenece a los que dirigen este mundo y que jamás lo haría con un Rolex en la muñeca.






La curiosidad estaba ahí. Saber qué pensaban los de The Economist sobre Cataluña. Conociendo el dirigismo que practican los del semanario británico sobre las clases altas y aspirantes que se molestan en leerlo, sabía que no me iba a gustar.

La curiosidad + todas las horas por pasar aún. Tiramos de inglés, idioma que estoy empezando a odiar pese a manejarme decentemente, es un arma de doble filo que me permite moverme por aquí sin problemas y manejar muchísima información. Al mismo tiempo su dominio y extensión es un síntoma globalista. Quien se maneja en él con modos angloamericanos, malo…ha vivido en el corazón de la bestia o algo parecido. No importa…

A partir de aquí las negritas son mías



- ¿Perdone señor, podría dejarme la revista?

- Por supuesto.

- Gracias



El artículo es del día 5 ya, está plagado de lugares comunes. Policía rompecráneos, dejar votar (integrismo democrático) riesgo en el país vasco, daño económico para España…Luego la cosa mejora y se dice claramente que nadie que haya visitado Barcelona puede dar crédito a que Cataluña estuviera oprimida, Puigdemont iluso y engañabobos, autoengaños, etc. La cosa cambia y vuelve a decirnos que tenemos tres opciones con el separatismo; negociar, aplastarlo o plegarnos a él. Es cierto y no hace falta ser un gran estratega, cualquier Maquiavelo del cash converters es capaz de verlo así.

Finalmente, el tonillo condescendiente de los hijos del liberalismo…Decirnos que David Cameron hizo muy bien con el caso escocés aceptando el referendum pero consiguiendo que se votara en contra y que Rajoy debería de hacer igual porque, “mediante el uso de la fuerza Rajoy no evita la ruptura de España, sólo la postpone”.

Se la devuelvo y le doy las gracias. La cosa parecía que se quedaba ahí, pero no lo hizo.



- ¿Sois españoles?

- Sí

- ¿Qué os parece lo que dicen sobre Cataluña?

- Tienen razón en algunas cosas pero en otras la están cagando comparándolo con Escocia y con un tonillo condescendiente.

- ¿Y qué pensáis vosotros del tema?

- Que es un problema que no se resuelve en dos días. Que se haga lo que se haga va a seguir ahí. No parece haber una solución buena.



Voy un poco por lo que ya he dicho en otros sitios página antes. Que sigue habiendo, pase lo que pase, al menos un par de millones de independentistas. El dueño de la revista es los que te escuchan atentamente...¿ya he dicho que es un tipo con clase? Cuando acabo, pone una mirada de estas de quiene está acostumbrado a hablar con autoridad.



- ¿Queréis oir lo que pienso yo?

- ¡Claro! - vaya que si había ganas

- Pienso que no importa que el país sea pequeño o grande. El gobierno siempre es grande y un gobierno grande siempre cuesta mucho a los bolsillos de la gente que paga. Y eso eres tú y tú y yo. Soy suizo y aunque sea un país pequeño, tiene un gobierno demasiado grande. Pudiendo elegir, me quedaría con un gobierno grande pero con un país grande, no con un gobierno grande y un país pequeño. Esto es avaricia de los políticos y de los que los manejan para llenarse los bolsillos.

- Es la impresión que da.

- He vivido seis años en Cataluña, en Barcelona, dirigiendo una multinacional allí.- ahora se entiende que diga Cataluña y no Catalonia. Castellano y no Spanish.

- Ajá…

- El peor error que han cometido los catalanes, es la imposición del catalán. Cuando me enteré de que en las universidades el catalán era impuesto inmediatamente pensé que estaban perdiendo estudiantes, que no iban a atraer a los más inteligentes. La gente que supiera español se iría a Madrid o Valencia o Sevilla pero no a Barcelona. Era increíble pero era verdad.

- Son quejas que se llevan oyendo tiempo pero no se hace nada. Van a peor. ¿Puedo preguntar qué empresa era?

- Sí, era la (nos dice el nombre que no pondremos aquí) Hacíamos software y la generalitat o el ayuntamiento de barcelona nos decían que teníamos que ponerlo todo en catalán. No entendíamos por qué, si ya en castellano se entendía perfectamente. Al final preferíamos centrarnos en hacer las cosas para el resto de España y a Cataluña, “fuck you!”.

- Es muy absurdo, la cuestión identitaria está fuera de control. Con el sistema parecido al federal, las autonomías, tienen policía propia, de todo menos un ejército…

- Tampoco controlan la cuestión de los impuestos.

- Ah, bueno, no.

- Los directivos de grandes empresas funcionan con stock options. Al poco de llegar a Barcelona nos dimos cuenta de que nos sangraban a impuestos antes de haber cobrado nada. En una reunión con gente de la generalitat se lo dijimos, que por qué no tocaban los impuestos para atraer a los directivos. Sin directivos no hay empresas y sin empresas no hay riqueza. “Ah, pues no se nos había ocurrido” dijeron. Al poco nos contaron que la autonomía no tenía capacidad para modificar eso. No sólo no se les había ocurrido sino que encima no sabían lo que podían hacer y lo que no. Eran increíblemente ignorantes. En Suiza, país muy muy pequeño, un cantón si puede modificar su sistema de impuestos. Pero nadie se quiere separar.

- Ustedes en Suiza saben una cosa o dos de los referendums. En Cataluña aunque nos quieran vender que es una cuestión democrática, es la primera vez que votan un referendum de algo. Nunca han votado antes. No votaron imponer el catalán. No votaron tener una policía o una televisión propia.

- Lo más absurdo es lo de imponer el catalán porque sí, en lugar de dar opciones. Es muy estúpido. Hay más cosas. Nuestra empresa al final necesitaba tener dos centros de toma de decisiones, una en Madrid para toda España y otra en Barcelona para Cataluña. Era así, hacía falta gente dedicada simplemente a como funcionaba Cataluña. Es lo que dije antes. Es dinero para los bolsillos de los que no pagan impuestos.



La conversación se salió de Cataluña. Seguimos hablando de qué le había parecido el país en donde estábamos y otros más de Europa Central y oriental. Estuvo rajando de Hungría, parece que Orbán mete a su gente en los puestos clave. En Polonia dice que igual y que la UE tenía que intervenir. Pensé por un momento que nos sacaría el tema de los refugiados y que al final sería un libertarian-cuck cuya patria es el dinero…No lo hizo. Alabó a Polonia y a los polacos, poniéndolos como estilo alemán para lo bueno igual que a los checos, poniendo a parir a los húngaros por su espíritu propenso a la corrupción estilo italiano pero sin talento para nada más. También tuvo un gesto de asentimiento acerca de la solidez y el orden bielorruso. Sobre Rusia, gigante, fuerte, enormes posibilidades y gente muy inteligente. Si los políticos no lo joden…

Cuando habló de los checos como muy germanos laboralmente, le decimos que sí pero que son flexibles también. Piensa que es cierto, pero que a diferencia de España donde todo es flexibilidad, en República Checa las cosas siempre se entregan a tiempo.

Como punto fuerte de España, informalidad en los plazos pero una enorme capacidad de improvisación y de saber estar y saber gestionar lo personal. “En seis años en España jamás conseguí enfadarme. La gente era demasiado agradable y al final todo se resolvía”.

Ahí estaba otra de las claves, hablaba de españoles con ese rasgo dominante. Sea cierta o no su percepción, que en gran parte lo es, lo hizo sin distinguir entre catalanes y no catalanes. Que desde fuera nos ven igual, vaya. Será porque somos lo mismo.

Llaman a embarcar para el vuelo que va a Ginebra. Nos despedimos de él con un apretón de manos y le deseamos un feliz vuelo.

Corro a sacar la libreta y el bolígrafo, haciendo esfuerzos por recordar con detalle lo que acabamos de oir, rebuscando en la memoria próxima hasta el último detalle. Algo se nos habrá escapado, lo esencial está aquí. Que desde fuera, y también habiendo vivido dentro, lo tienen claro igual que nosotros. Que Cataluña es España. Y que toda esta mierda aunque no lo parezca, es buena a medio-largo plazo.

Que somos españoles. Improvisemos, al final lo resolvemos todo.
 
Última edición:

Linthor

Madmaxista
Desde
19 Dic 2012
Mensajes
38.224
Reputación
92.948
Improvisaré un comentario, hay que saber estar a las duras y a las maduras. :)
Un placer leerle nuevamente.
 

Cuak Cuak

Pato foril
Desde
27 Mar 2010
Mensajes
23.497
Reputación
62.741
Buen artículo de política-ficción. Parece real y todo.
 

Blogan

Madmaxista
Desde
17 Jul 2013
Mensajes
2.855
Reputación
4.744
Yo el mejor profesor de matemáticas que he tenido en la universidad, era ruso.
Al tío le podías poner el churro que querías en la pizarra, que siempre hacia el mismo gesto. Primero lo miraba atentamente, después se volvía, miraba al suelo... se quedaba en silencio... se daba la vuelta y empezaba a escribir como un loco sin mirar atrás, mientras te contaba los motivos de lo que iba haciendo con una claridad que a muchos profesores ya les gustaría.

Apenas sabia español y daba clases magistrales. Nos contó que en principio quiso mudarse a Barcelona, pero que por el Catalán tuvo que cambiar de idea.
Un ejemplo de lo que poner barreras supone.