Comerdoritos, no debía de quereros, y sin embargo...