Carta de un amigo sobre la sociedad rural popular tradicional: “Un modo de vivir, de pensar, de sent

Alex Cosma

Madmaxista
Desde
26 Dic 2013
Mensajes
11.707
Reputación
18.171
Carta de un amigo sobre la sociedad rural popular tradicional: “Un modo de vivir, de pensar, de sentir, de ser”

Hola, Félix
Te envío estas palabras, no para deleites nostálgicos, pues añorar tanto el pasado puede conducirnos a pegarnos un tiro; tampoco para presumir de "otro mundo" que conocí, los restos de un cadáver: el mundo rural tradicional; tampoco para ser crítico... La finalidad de este escrito, es agradecer una labor, la suya. Un hombre valiente, que se enfrenta a ese "monstruo multicéfalo", que pone orden, que dice la verdad, y que da la cara. No pretendo decirte nada que no sepa usted.

Para mí, usted es el único intelectual de este "país" , poco valorado, calumniado, ridiculizado,... es decir, lo que impera hoy; está siendo lapidado con sambenitos, las etiquetas de siempre, fabricadas en "laboratorios", con una finalidad, hacer de este mundo lo que hoy es. Personas que han leído o escuchado sus reflexiones, quedan perplejas porque causa cortocircuito mental, ya que se dan cuenta de la programación que sufren.

Hace mucho tiempo, se diseñó un mecanismo de pensamiento que se alimenta de lo ilógico, es imparable, y si intentas limpiar, te ensucias. Aquí le entrego mi experiencia personal y mis reflexiones. Espero sea de su agrado.
Mi nombre es Sergio, nací en 1978 en una aldea (Concejo de Cangas de Narcea, Asturias) a los lugareños se nos conoce como "cabreiros"; nací en casa, soy el pequeño de 6 hermanos (5 chicas y yo, claro).

En aquella casa, cuando nací, estaban mis abuelos paternos, mi madre, mi padre, la hermana que me precede, la tía Teresa, el tío Gerardo, las vacas, los cerdos, las gallinas, el gallo, alguna cabra ,un burro, la huerta, el hórreo, el carro… y yo.

No había luz eléctrica, fue a mediados de los años 80 cuando mi padre instaló un generador para tres bombillas, claro, a gasolina; el camino no estaba asfaltado; no había letrero a la entrada-salida del pueblo; no había nevera; lavadora; televisión; contenedor amarillo para el plástico, verde para el vidrio, azul para el cartón... la prensa diaria, las noticias diarias, eran el contacto pleno con el medio, así como el diálogo con los demás; las puertas estaban siempre abiertas: los forasteros eran bien recibidos.

Mi padre abandonó la mina al poco de entrar a trabajar, y ganaba bien, fue picador, y se dedicó desde entonces a losar tejados por toda la comarca comía en las casas donde trabajaba, era una buena costumbre convidar al que trabajaba en una obra a comer con los de la casa.
También realizaba labores en casa (cuidar el ganado, segar, huerta, miel, podar...). Respecto a la miel, teníamos colmenas en casa (truébanos), troncos ahuecados, de roble o castaño, con una tapa de cerezo.

¿Natural? ¿Ecológico? Qué sinvergüenzas, después de robar y asesinar lo de "antes", obsoleto y desfasado, ahora lo venden, con las etiquetas de los mercaderes (lo natural; ecológico; receta de la abuela;…). La huerta al museo, y a la mesa las semillas de Monsanto. También los "cortinos", colmenares cercados por un muro de piedra, en el monte. En la siguiente fotografía se aprecian los de mi padre, que ya han muerto.

Mi madre hacía lo mismo que el resto de mujeres, las cuales ocupaban un “lugar” especial en esa vida comunitaria, pero sobre todo cuidar (educación basada en el Amor) a sus hijos y a los "viejos", para ella era un deber moral y un orgullo. Cuidó a sus suegros y a sus padres, sin pensiones, que sólo uno de ellos dispuso; repito que para ella fue un orgullo, un deber. A día de hoy, se lamenta de no poder haber culminado el cuidado de sus padres, pues enfermó de una trombosis y problemas de corazón, que hoy marcan su etapa final: está muy mal.

Hoy, para crear empleo, existen geriátricos, guarderías,... hemos delegado nuestras funciones, deberes... ¡¡para crear empleo!! -sic- Experimenté la muerte de mis abuelos paternos en casa, hoy es impensable. Decía el faraón, en el Antiguo Egipto, que morir de viejo, y no por motivos de enfermedad, era la "finalidad" y unos de los secretos de la vida, pues guarda la experiencia de la vida vivida; de ahí las ocas, que "buscan" el Sol, el ocaso; casilla 63... ¿Dónde están; cómo viven, los últimos días nuestros mayores?

Creo, que si llegamos a la casilla 63, el que llegue, la soledad nos esperará abierta de piernas… no voy a discutir la buena intención de esos trabajadores, pero: trabajan por dinero; y al salir del trabajo, me imagino que tendrán vida y desearán “desconectar”.

Mis hermanas comenzaron a marcharse a una edad muy temprana (16-18 años), ya sabe, a buscar un "mejor" futuro. Se marchaban a localidades cercanas en las que ya había triunfado el progreso, el bienestar, el placer,… el dinero, para servir en una casa o trabajar en un supermercado. La mayoría terminaron casándose con mineros ¡¡caramba!! ese era el "mejor" futuro, el dinero, la comodidad, el bienestar... A mi padre no le gustaba eso, comenzó a beber, a comportarse de manera "rara"..., allá por 1970, aproximadamente. Seducir, corromper y dividir, eso fue lo que hicieron, y ese fue el camino que siguió la juventud… que seguí yo.

Recuerdo ir con mi madre y alguna vecina al lavadero, el balde de la ropa sobre la cabeza, yo cogido de la mano; allí lavaban la ropa, las tripas para embutir los chorizos y morcillas del samartino,... mientras charlaban; algunas veces no coincidíamos con nadie en la fuente-lavadero, y ella cantaba mientras lavaba (siempre con la sonrisa en la cara), o me contaba cosas sobre el monte, sobre sucesos pasados,... Recuerdo cómo sembraban el centeno "al viento", a finales de abril, viento que "fecunda" la Tierra; como lo mayaban; y después íbamos en burro al molino que pertenecía a cuatro familias; allí lo molíamos.

Mi madre amasaba cada 15 días, en casa (cada una tenía un "forno", horno), colocaba unas tablas para las hogazas. Recuerdo el olor, el sabor del pan de centeno, los brazos de mi madre, sus mejillas coloradas, la sonrisa eterna,... LAS GANAS DE VIVIR, el desparpajo, el espíritu, que es el principio vivificador. Mujer integral, pues GOZABA de la vida, el espíritu, el alma y el cuerpo encerraban una UNIDAD.

También hacía "manteiga" (manteca) en el "odre", un recipiente de piel de cabra en el que se agita la nata de la leche una vez hervida. Recuerdo la lluvia, la música que producía, al caer sobre las losas de pizarra del tejado, vibraciones, energías, frecuencias que hoy los "modernos" reproducen en CD para "meditar" -sic-

Ahora me doy cuenta de las cosas: allí tenían mucho tiempo para pensar, reflexionar,…y eso al orden establecido ¡¡no le gusta!!
Recuerdo ir a cambiar el agua a los prados, con la "batedera"; ir con las vacas a los prados; a la braña. Mi padre hacía panderos cuadrados con piel de cabra cuyo proceso de fabricación guarda una que nunca había percibido..., también danzaba. "La Danza de los Palos", danza guerrera que se repite en numerosos lugares de la geografía ibérica. Mi madre tocaba el pandero y cantaba.
Recuerdo la recogida de castañas, en las "curripas", cercos de piedra de un metro de altura donde se "abren" y maduran; después celebrábamos el "magüestu": se asaban las castañas en un tambor fabricado el herrero (ferreiru).

La castaña era un pilar en nuestra alimentación; cocidas, asadas con leche y miel,.. Con 4 años, caí del burro dentro de una curripa, me llené el cuerpo de espinos. Recuerdo los días de octubre aquel cielo rojizo, aquellas manzanas "caídas", como yo. En Reyes, mi madre me metía castañas en los zapatos, la verdad, es que cuando relato esto, mi generación, queda perpleja, pero es lógico. Me siento un privilegiado, puedo contarlo, y es difícil de creer. Mis amigos me preguntan “¿Pero cómo no teníais luz, en plenos años 80?” Pues no, no había. El alumbrado llegó a principios de los años 90, concretamente en 1994. Unos lo abrazan, otros se burlan; pues, que rían, que rían...
Recuerdo segar la hierba en junio, 10-12 días, a guadaña, a forcada, l´engazu,..., hasta que uno de mis cuñados se empecinó en una segadora de gasolina, mi padre se enfadaba, pero tragaba...el progreso, amigo, llegaba el progreso como un tsunami, moldeando TODO: psicológica y físicamente. Era una labor de familia y vecinos (padres, tíos, algún vecino, suegros, consuegros, primos, cuñados,...) se madrugaba mucho, los niños íbamos subidos en el carro tirado por vacas; allí los mayores cuidaban de nosotros, aprendíamos, nos fundíamos con el entorno, jugábamos "creando", con palos, cuerdas,..., en el río,...o con juegos tradicionales que se pierden en el tiempo.

Al medio día, llegaban las mujeres con las cestas de la comida en la cabeza; se seguía trabajando y se regresaba a última hora; recuerdo "pisar la hierba en el pajar" (parreiru); el traqueteo del carro; la alegría, el buen humor,...; el cielo que se dejaba ver entre los árboles, cuando regresábamos; el olor de la hierba; las manos de mi padre; las camisas desabrochadas; una paja en la boca ... ¿nostalgia? sí, claro, es inevitable. Una cosa es imaginarlo y otra EXPERIMENTARLO.

Dinero, poco, la verdad; más del 90% era de casa, autóctono; claro, hoy decir eso implica la artimaña: “eres un nacionalista”, “atrasado”, “narcisista”,... Cuando mis hermanas mayores venían, traían comida del supermercado y mi padre se enfadaba, refunfuñaba y no hablaba. Bebía más y más. Todo seguía su curso hacia la destrucción, para esfumarse en el tiempo.

Respecto a la fiesta, diré que "L´Antroido" es la que más me marcó. El Carnaval duraba tres días (así lo recuerdo yo) y el Martes de Carnaval, nos pintaban la cara con el hollín de la cocina y salíamos con los cencerros y velas; un hombre aparecía "disfrazado" con un saco roto, una "careta" y unos cuernos de "cabrón"; se cenaba el último "botillo" de la matanza. A veces, íbamos a pasar la noche en burro a casa de mis abuelos maternos; íbamos en burro, por el monte, el camino que sigue pasando la fuente.
Recuerdo ir a la fuente, a dar un paseo en esas noches de verano: recuerdo ese "silencio"; las luciérnagas guiándonos el camino; el olor; el sonido del manantial mientras nos acercábamos; el cielo estrellado (es impresionante); ...

Mi madre suele relatar, entre risas su boda, cómo fue, y cuando leí "Naturaleza, Ruralidad y Civilización" me emocioné muchísimo. Se casaron -ceremonia- en el pueblo de mi madre, y fueron en burro al de mi padre, a través del monte. Los mozos, construyeron arcos decorados de flores (Verbena y Rosas) con palos de avellano; a la vez que les acompañaba un pandero, una flauta y un tamboril, a modo de “procesión”.

En casa de mis abuelos, la mía donde nací, degustaron cordero guisado, embutido del samartino, queso de cabra, y un cabrito a la
estaca (me imagino que habría más cosas, ya que todos aportaban), también vino de casa y sidra. Mi padre danzó, y mi abuelo cantaba como nunca; mi madre tocó el pandero, una muñeira.

Había un hombre, Francisco de Felipón, que tocaba la xipla (flauta), el tambor, el pandero,... era un fenómeno. A una de mis hermanas la enseñó a tocar la flauta, pero abandonó las clases para marcharse. Ese hombre estuvo cuatro años escondido en el monte, después de la guerra; durante la guerra estuvo en el pajar. También participó en Octubre de 1934. Hay un CD que sacaron unos grupos de corales de Piloña, en el que recopilan los cantares de aquella fallida gesta, y aparecen iniciando las canciones los "viejos", a capella, y por supuesto aparece Francisco recitando:
"...cuando en octubre por toda España, se oyó la voz de revolución; Asturias brava, salió a la calle, con energía y gran valor; Asturias brava, salió a la calle, con energía y gran valor..."

Como puede ver (usted lo explica mejor en su libro), la lengua, la poseía el pueblo, era la idiosincrasia de esa cultura no institucionalizada, en manos de "iluminados". Palabras gallegas, el eonaviego, astur-leonés, astur-gallego,... una mezcla riquísima que ellos poseían. Cada uno sabía a qué "lugar" pertenecía; la transmisión era oral (contar cuentos a los niños era algo necesario de primer orden); ellos convivían en armonía con el medio (cosmos) fundiéndose con él. Monte cerrado y espeso, los sonidos, los animales, lo que ellos interpretaban en su interior.

Hoy, los gps, móviles, carteles,... nos dicen qué tenemos que ver, pensar, sentir,... nos sitúan en el espacio y en el tiempo, atrofiando y mutilando la espiritualidad. El conocimiento se concibe de esta manera: antes miraban al cielo y predecían el tiempo; el vuelo de ciertas aves… ahora, sacamos el “androide” y éste nos sitúa, nos dice qué tiempo va a hacer, qué tenemos que vestir,… ¡¡no problem!! Ya no hay que pensar, tampoco equivocarse,…
De esa institucionalización, hay quienes adoptan la palabra "patriota" para sobrevivir en este mundo globalizado. Partidos políticos pro-Estado; Estado de Bienestar; euro; UE;... ya sabe, lo de siempre. Quieren unificar el "asturianu" para hacer un "oficial", es decir, un refrito con intereses políticos que sólo benefician al Statu Quo; incluso ya existe un diccionario de la Real Academia de la Lengua Asturiana . ¿Qué es lo "oficial"; quién lo dice; por qué;...?

Bueno, mi padre murió en 2002; yo abandoné la universidad en 2002, algo dentro de mí, me decía que no, que ese no era mi lugar. Creo, y es así, que seguí estudiando y fui a la universidad de ingenieros, no porque saliese de mi como vocación, sino porque a mi familia le encantaba: ...fíjate, de un pueblucho de mala muerte y va a ser ingeniero. Qué ejemplo..." afirmaban unos; y a mis padres les emocionaba mucho que estudiase, que tuviese una carrera,... que ganase dinero, y que aunque la pared fuese blanca, como yo había estudiado, podía decir que era negra. Le repito que la teoría del progreso, la propaganda anti-rural, las versiones oficiales...cuajaron en el seno de mi familia, creo que como en el resto de familias: HEMOS SIDO ENGAÑADOS, Y NOS HEMOS DEJADO ENGAÑAR. Nos robaron todo y ahora nos lo quieren vender.

Llegaban forasteros, por ejemplo gitanos, y todos eran bien recibidos, todos. No había esa opinión pública fabricada para el odio, y que sirve a los intereses de quien nos domina. Recuerdo a mi madre ordeñar la vaca para dar leche a na gitana que tenía un güaje pequeñín; en lugar de dárselo al niño, se lo bebía ella. Mi madre le decía por qué se lo bebía si lo pidió para el niño. Ella, la gitana, decía: "por la pipa le va", haciendo referencia a sus pechos, lo que nos alimenta. Ahora son las multinacionales, las papillas Nestlé, las que recomienda el médico "público", las que crean hábitos, las que “saben” cómo alimentar a un niño... Yo comí papas de centeno; castañas con leche, y estoy aquí.

Hoy necesitamos manuales para cuidar de nuestros hijos, y afortunadamente no son máquinas. Delegamos todas y cada una de las funciones en otros, ¿Pero cómo hemos podido caer tan bajo?

En fin, recalcando sus magistrales aserciones: UN MODO DE VIVIR, DE PENSAR, DE SENTIR, DE SER. Una cosa es imaginarlo, otra es EXPERIMENTARLO, VIVIRLO, y tener el alma impregnada para poder contarlo. El Mundo Rural Tradicional, descanse en paz.
¿Cómo llegué hasta aquí, hasta estas reflexiones? Pues hasta aquí, todo lo había comprendido MAL.

Bueno, en 1994, de Villablino (Laciana), fuimos a la ciudad donde ahora vivo, tras la destrucción de la familia, causas que no le voy a explicar porque son más propias de la prensa rosa. Aún recuerdo los filandones en Sosas de Laciana y en Rabanal de Arriba; allí asistía durante tres años a la matanza del gocho; comíamos sopas de ajo en los cuencos de madera, con cucharas de madera; jugaba a las cartas, al parchís, a la Oca; se reunían para charlar sobre cuestiones que ellos determinaban; hoy los debates los decide el Poder (fútbol, recortes, prensa rosa,…), es decir, el ser humano era el CENTRO de todo eso... Es un valle precioso, con su lengua el "Patsuezu", es maravilloso; hoy ya en "ruinas" tanto desde la manifestación humana, ecológica (explotaciones mineras a cielo abierto, Victorino Alonso), no queda prácticamente nada. La mina, el trabajo asalariado, las prejubilaciones,...han destrozado ese valle, esa tierra, esa manifestación.

¿Para qué sirve la trascendencia, esa belleza, esa sublimidad,...? Para nada, puesto que hoy si no es útil, no es verdad. La Ciencia es especulativa, sirve a la dominación, a ganar dinero,... nada más. Sirve para aumentar el control y mejorarlo: una dictadura científica. Naranjas en agosto, uvas en mayo, piña tropical,... antes, siempre era lo autóctono, y ahora si no tenemos setas chinas... ¡Puf! no podemos vivir. Entonces, si dices esto, "atrasado"; "pueblerino"; "narcisista"; "racista";... nos llamarán blanco y negro a la vez. Perdóneles, Félix, no saben lo que hacen, ni a quienes sirven. La secularización, o proyecto UNI-forme (todo es igual), comenzó con el Estado Español; la UE es el siguiente estadio, y finalmente, el Gobierno Mundial. ¿Conspiración? No, un Poder que se proyecta a lo largo de los últimos siglos, con una ESTRATEGIA, un plan: controlar este mundo. Dominar al ser humano, antes desde afuera, ahora ya lo está INTERIORMENTE. Su diseño, ya es obra.

Tras unas calificaciones académicas brillantes, llegué a la universidad. Ya había sido "construido", desde afuera: paradigmas, creencias, versiones oficiales, teoría del progreso, marxismo, progresismo, anti-religión, medioambientalismo... bueno, digamos, un "chico normal". Incluso estuve en la fiesta del PCE 2006, Casa de Campo (Madrid), y sólo había merchandasing, alcohol, nostalgia de la URSS, Che-Guevarismo,... y bla, bla, bla, ... allí estaba hasta Coca-Cola, con los kalimotxos; la música rock (cultura pop), los porros; la "crítica", la "revolución": su revolución. Bueno, algo no me encajaba, pero seguía el curso marcado, pensaba que "será así".
En octubre de 2008, leí un cartel en el barrio, pequeñito y me llamó la atención. El título de la conferencia rezaba así: "De la Globalización al Nuevo Orden Mundial. El 11-S, la mayor mentira jamás contada".
En la conferencia no había ni 30 personas y... pasó lo que pasó: TODO, TODO, TODO SE DERRUMBÓ DENTRO DE MÍ, TODO. No me lo podía creer, algo dentro de mí brotó con mucha fuerza, ¿será la conciencia, el despertar?
Lo pasé muy mal, tanto que caí en depresión, y pedí a la que hoy es mi mujer, que me dejase unos meses para pensar, y así fue. De aquella soledad, nació una estrategia.

¿Ser ermitaño? No, tontería, pues hay que ser realista y no egoísta; necesito a los demás, a los que quiero. Aislarse es una "falsa libertad" y pienso que realizar el “Sí-Mismo”, también se puede estando con los demás. Podría marcharme, cultivar la tierra, vivir en soledad,... podría hacer eso y más, pero eso mi corazón, mi conciencia no lo ve.


Continuar leyendo
 
Última edición:

Alex Cosma

Madmaxista
Desde
26 Dic 2013
Mensajes
11.707
Reputación
18.171
cateto, hijnorante y orgulloso
Ilustrado, engreído y prepotente (y bocazas que no tiene nada que decir y, aún así, lo dice).

Antes, sin tecnología, y sobre todo en el medio rural (que es donde vivía el 90% de la población) todo adulto tenía un 80% de los conocimientos y las destrezas que necesitaba para su subsistencia; el otro 20% lo conseguía de sus semejantes mediante relaciones horizontales.

Con la hipertecnología, la hiperespecialización y con el 90% viviendo en ciudades, los humanos del siglo XXI SÍ SON completamente IGNORANTES e inútiles para lograr su subsistencia y dependen totalmente de estructuras verticales creadas por expertos.

La modernidad ha creado INFRAHUMANOS.

Recordad el aforismo, "si debo, puedo", justo el contrario de ese otro en el que se basa la modernidad tecnófila y cientifista: "si puedo, debo".

Sí, los científicos y técnicos que nos hacen la vida tan cómoda, basan su quehacer diario en que, como tienen los medios para inventar algo (como pueden hacerlo) pues lo llevan a cabo (deben hacerlo). Y los consumidores de tales inventos, como pueden comprarlos, los compran... independientemente de si los necesitan realmente o no; ni que decir tiene que menos aún piensan en si dichos inventos elevan o rebajan la condición humana. ¿Quién necesita un exprimidor de limones? NADIE. Ciertamente un exprimidor no degrada mucho la condición humana, tan sólo nos evita un par de movimientos y algún utensilio... pero eso ya reduce, por poco que sea, las destrezas humanas... las cuales se van atrofiando por falta de uso... Ahora empecemos a sumar todas las comodidades de las que disponemos, infinitas, casi... ¿Cuántas destrezas y capacidades humanas estamos perdiendo?

No estoy en contra de la ciencia y la tecnología, tan solo digo que no existe nada absolutamente bueno que no tenga contraparte negativa... ni siquiera el AMOR... porque si somos adictos y dependientes del amor (igual que lo somos de las comodidades) eso no puede ser nada bueno...

Si elegimos COMODIDAD, perfecto, elijámosla, pero debemos saber y aceptar que eso tiene su contraparte... y a más comodidad, más grave es su contraparte. Es así, no hay más.

Y también viene bien recordar que un placer no es tal si no podemos prescindir de él, en cuyo caso se convierte en una atadura, una dependencia, una esclavitud.
 
Desde
9 Jun 2016
Mensajes
650
Reputación
826
Lugar
Google maps
Ilustrado, engreído y prepotente (y bocazas que no tiene nada que decir y, aún así, lo dice).

Antes, sin tecnología, y sobre todo en el medio rural (que es donde vivía el 90% de la población) todo adulto tenía un 80% de los conocimientos y las destrezas que necesitaba para su subsistencia; el otro 20% lo conseguía de sus semejantes mediante relaciones horizontales.

Con la hipertecnología, la hiperespecialización y con el 90% viviendo en ciudades, los humanos del siglo XXI SÍ SON completamente IGNORANTES e inútiles para lograr su subsistencia y dependen totalmente de estructuras verticales creadas por expertos.

La modernidad ha creado INFRAHUMANOS.

Recordad el aforismo, "si debo, puedo", justo el contrario de ese otro en el que se basa la modernidad tecnófila y cientifista: "si puedo, debo".

Sí, los científicos y técnicos que nos hacen la vida tan cómoda, basan su quehacer diario en que, como tienen los medios para inventar algo (como pueden hacerlo) pues lo llevan a cabo (deben hacerlo). Y los consumidores de tales inventos, como pueden comprarlos, los compran... independientemente de si los necesitan realmente o no; ni que decir tiene que menos aún piensan en si dichos inventos elevan o rebajan la condición humana. ¿Quién necesita un exprimidor de limones? NADIE. Ciertamente un exprimidor no degrada mucho la condición humana, tan sólo nos evita un par de movimientos y algún utensilio... pero eso ya reduce, por poco que sea, las destrezas humanas... las cuales se van atrofiando por falta de uso... Ahora empecemos a sumar todas las comodidades de las que disponemos, infinitas, casi... ¿Cuántas destrezas y capacidades humanas estamos perdiendo?

No estoy en contra de la ciencia y la tecnología, tan solo digo que no existe nada absolutamente bueno que no tenga contraparte negativa... ni siquiera el AMOR... porque si somos adictos y dependientes del amor (igual que lo somos de las comodidades) eso no puede ser nada bueno...

Si elegimos COMODIDAD, perfecto, elijámosla, pero debemos saber y aceptar que eso tiene su contraparte... y a más comodidad, más grave es su contraparte. Es así, no hay más.

Y también viene bien recordar que un placer no es tal si no podemos prescindir de él, en cuyo caso se convierte en una atadura, una dependencia, una esclavitud.
vamos, el paleto de toda la vida
 

luismarple

Será en Octubre
Desde
1 Sep 2008
Mensajes
41.713
Reputación
102.059
Lugar
En un pueblo italiano al pie de las montañas
Sociedades ultracerradas donde se vivía del cotilleo, de repetir las mismas historias y de sacar punta a lo mismo porque nunca pasaba nada. Había gente que arrastraba un mote por algo que hizo un día su bisabuelo. El tedio era brutal, todos los putos días lo mismo con la misma puta gente. Por no hablar de la dureza del trabajo y la vida en general.

Era una vida tan cojonuda que el 90% en cuanto pudo salió cagando leches para no volver.
 
Desde
9 Jun 2016
Mensajes
650
Reputación
826
Lugar
Google maps
Sociedades ultracerradas donde se vivía del cotilleo, de repetir las mismas historias y de sacar punta a lo mismo porque nunca pasaba nada. Había gente que arrastraba un mote por algo que hizo un día su bisabuelo. El tedio era brutal, todos los putos días lo mismo con la misma puta gente. Por no hablar de la dureza del trabajo y la vida en general.

Era una vida tan cojonuda que el 90% en cuanto pudo salió cagando leches para no volver.
se te olvida decir que se pasaban todo el tiempo que podían borrachos para escapar de semejante paraíso
 

luismarple

Será en Octubre
Desde
1 Sep 2008
Mensajes
41.713
Reputación
102.059
Lugar
En un pueblo italiano al pie de las montañas
se te olvida decir que se pasaban todo el tiempo que podían borrachos para escapar de semejante paraíso
El bar era la vía de escape del hombre, y tejer y cotillear era la de las mujeres. Joder, pero si ir a misa era una actividad considerada agradable porque rompía la rutina! no me jodas!

---------- Post added 31-ago-2017 at 00:35 ----------

Yo recuerdo en mi tierna infancia en los 70, que en vacaciones nos íbamos de Bilbao al pueblo de mi padre en la castilla profunda y era como viajar en el tiempo. Hasta los niños del pueblo (alguno había) eran más brutos.
 

qbit

Sith qbitiano
Desde
23 Ene 2008
Mensajes
20.694
Reputación
37.638
Lugar
Madridlandia
Eso sí que es un ladrillo. No he podido terminarlo, y no será porque no he leído ladrillos.

Los amish no se han modernizado.
 

jurbu

Madmaxista
Desde
6 May 2009
Mensajes
4.892
Reputación
15.190
El bar era la vía de escape del hombre, y tejer y cotillear era la de las mujeres. Joder, pero si ir a misa era una actividad considerada agradable porque rompía la rutina! no me jodas!

---------- Post added 31-ago-2017 at 00:35 ----------

Yo recuerdo en mi tierna infancia en los 70, que en vacaciones nos íbamos de Bilbao al pueblo de mi padre en la castilla profunda y era como viajar en el tiempo. Hasta los niños del pueblo (alguno había) eran más brutos.
El barniz de modernidad disimula mucho pero es externo y falso. Dentro hay una persona y quizá eran más felices las que tenían aquellos valores y aquellos contactos.

Los habitantes de entonces de cualquier aldea de la zona pueden vivir en una promoción/colmena de cualquier barrio de nuestras ciudades.

Ahora son anónimos e individualistas, colocados en estanterías para que sea más barato proporcionarles sus comodidades/ Servicios sociales. Intentan recrear los lazos y valores perdidos a través de los likes de las redes sociales, apoyando causas virtuales al otro lado del planeta y ayudando a sus vecinos “desconocidos” con un kilo de alimento, no perecedero, depositado en el aséptico container que coloca el supermercado de turno, atendido por voluntarios, también “desconocidos”.


Tienes razón en los 70 solamente quedaban en los pueblos de la "Castilla profunda" los hijos de los “brutos” que no emigraron. Tu padre parece que no era de ese gremio.
 

Alex Cosma

Madmaxista
Desde
26 Dic 2013
Mensajes
11.707
Reputación
18.171
Esas sociedades rurales que criticáis (y que sólo conocéis de oídas) son ya tardías, cuando el mundo rural, en efecto, ya estaba bastante destruido-envilecido por la modernidad.

Pero esa carta habla de un pueblo de montaña, y en esos lugares la modernidad tardó más en llegar, y por tanto, la gente mantuvo más tiempo unas formas de vida y de CONVIVENCIA sanas... que anteriormente se extendían a la mayor parte de pueblos y aldeas del llano también... no así en las villas y feudos reales, con toda su corte y lacayos a su servicio... (donde reinaba la corrupción, sobre todo la moral, la peor de todas, ahora, en el siglo XXI, reinante en toda la sociedades modernas y urbanas al completo)

Expliquemos esto un poco (ya que en las escuelas y universidades se oculta o se niega o se manipula, no se enseña la VERDAD).

Casi todas las sociedades del pasado fueron regímenes tiránicos, pero en la caída de cada uno de ellos se abrieron oportunidades (para la gente de a pie) de crear sociedades netamente más libres.

En lo que nos concierne, a la caída del imperio romano se dio en la península ibérica una sociedad de dos poderes que convivían: el poder de la corona-Iglesia (limitado) y el poder de los pueblos libres autogobernados en concejo abierto, pueblo en armas (milicias concejiles), con derecho consuetudinario y bienes comunales. Todo lo que cuentan los libros de historia es sobre la corona, la iglesia y los que estaban a su servicio, ocultando el poder real (verdadero) de dichos concejos abiertos, o directamente negándolo (la oscura edad media y bla bla bla).

Existía la propiedad privada, pero sólo la conseguida con el esfuerzo propio, al no existir ni esclavitud ni trabajo asalariado, y dicha propiedad era la casa y huerto familiares. Todo aquel que quería tener más, lo tenía, pero, lo dicho, con su esfuerzo y el de todo aquel que quisiera ayudar, ya fuera por reciprocidad o de forma desinteresada.

Esa forma de existencia, ese poder del pueblo soberano, convivió, por desgracia, con otra forma de poder mencionada, la corona... y colaboró con ésta en la expulsión de los musulmanes, al ser éstos enemigo común. Lástima que después de su expulsión los pueblos libres no dieran por finalizada su colaboración con la corona, y, muy al contrario, cansados de tanta lucha durante siglos (cansancio entendible) cometieron el error (también entendible, pero error que a la postre significó el principio del fin para los pueblos libres) de dejar las armas y delegar su defensa en las mesnadas reales, y además pagando un canon por ello. Craso error que nos ha llevado hasta nuestros días...

Ellos al menos lucharon, y durante siglos, por su LIBERTAD, mientras que el urbanita de la modernidad se dedica a criticarlos por borrachos y cotillas...

Ese es el sujeto de la modernidad: engreído, prepotente, pusilánime, cobarde, dócil con los de arriba y tirano con sus iguales, amoral, hedonista, nihilista, henchido de autocomplacencia y de no-saberes, IGNORANTE DE FACTO.

Lecturas recomendadas:

Tiempo, historia y sublimidad en el románico rural

Naturaleza, ruralidad y civilización
 
Última edición:

Teniente_Dan

Madmaxista
Desde
11 Ago 2010
Mensajes
11.867
Reputación
24.326
Pues a mi según me contaron mis familiares, vivir en el pueblo era una mierda: currar hasta caer rendido por una miseria, y además mal rollo entre los pueblerinos.

Por algo todo el que pudo se largó a la capital, no?
 

Alex Cosma

Madmaxista
Desde
26 Dic 2013
Mensajes
11.707
Reputación
18.171
Tus familiares no conocieron el mundo rural tradicional; a partir sobre todo de la famosa (y nociva) constitución de 1812 el proceso de destrucción de la sociedad rural se fue acelerando (precisamente porque esas gentes eran, al contrario de las que vivían en ciudades, LIBRES). Y la gente fue huyendo hacia las ciudades porque les estaban robando sus formas de vida (bienes comunales), y aculturándoles introduciendo ideas endófobicas y de autoodio con la prensa, luego la radio, luego la educación obligatoria ESTATAL y luego el cine, y luego la televisión... y ahora internet... todo ello HERRAMIENTAS DE DOMINACIÓN Y ADOCTRINAMIENTO (más allá de la parte positiva que puedan tener).

Por cierto, el mundo rural tradicional tenía en torno a 200 días de fiestas (pero esto se oculta con el concepto de que cualquier tiempo pasado fue peor -progresismo- y tomando como referencia al campesino del franquismo que sí trabajaba de sol a sol por lo ya comentado: destrucción intencionada de sus formas de vida y de su cultura, monetización de su existencia, mecanización y bancarización -préstamos-, etc.). Y todo ello para nutrir a las ciudades, verdaderas aniquiladoras de TODO LO HUMANO.
 
Última edición: