Basket retro

Fatty

Madmaxista
Registrado
24 Ene 2011
Mensajes
3.845
Puntuación de reacción
8.591
Ubicación
Planta 12 del Westin St Francis
Malone tambien se quedo fuera del equipo del 84 y Chuck Person igual, Knight se llevo a dos paquetes como Steve Alford, promesa del basket de Indiana por entonces, y John Koncak alias John Contract
 

Rusty_Chicken

Adhuc Stantes
Registrado
11 Jun 2007
Mensajes
4.348
Puntuación de reacción
11.077
Isiah Thomas era un auténtico malo de película, bastante hijodeputa según cuentan pero inteligente como nadie en la NBA y la mano derecha del añorado Chuck Daly. El dos contra uno que le hicieron a Michael Jordan en las finales de la conferencia Este en 1989 y 1990 (Jordan Rules) fue hermosamente maquiavélico: Maikel se iba de Dumars o del propio Thomas para acabar recibiendo la tarascada de la bestia parda de Rodman. Qué tiempos
 

cebollo

Será en Octubre
Registrado
28 Ago 2010
Mensajes
11.580
Puntuación de reacción
60.958
La selección yanqui del 84, siendo muy buena es para coger al entrenador y freirle a collejas.
Llevó de ala-pivots a Perkins y Tisdale que eran buenos pero dejó fuera a Malone y Barkley que eran mejores. Los pivots suplentes de Ewing eran dos paquetes blancos (Koncak y Kleine).

Eso sí, estaba Jordan.
 

Cuak Cuak

Pato foril
Registrado
27 Mar 2010
Mensajes
23.529
Puntuación de reacción
62.751
Míticos los concursos de mates del All Stars con esos piques entre Jordan y Wilkins. Y los de triples que siempre ganaba Larry Bird.
 

das kind

Excelentísimo gurú... etc.
Registrado
24 Mar 2010
Mensajes
8.872
Puntuación de reacción
20.441
Ubicación
Por aquí me ando
La selección yanqui del 84, siendo muy buena es para coger al entrenador y freirle a collejas.
Llevó de ala-pivots a Perkins y Tisdale que eran buenos pero dejó fuera a Malone y Barkley que eran mejores. Los pivots suplentes de Ewing eran dos paquetes blancos (Koncak y Kleine).

Eso sí, estaba Jordan.
La verdad es que lo de Koncak era tremendo: jugador sobrevalorado donde los hubiera, se ganó justamente el apelativo de Kontract, efectivamente.

Y después había obreros de esto como Rambis, que hacía pocas cosas aparte de defender y darse de tortas hasta con su madre debajo de la canasta, pero eso lo hacía bien.
 

cebollo

Será en Octubre
Registrado
28 Ago 2010
Mensajes
11.580
Puntuación de reacción
60.958
Cebollo, no encuentro su hilo sobre Divac.
En Amistoso diálogo entre hombres y mujeres. Se llama Mamá Divac.

Wilkins fue un matador brutal. En sus duelos con Jordan, Jordan tenía la ventaja de su aura y su mito.

Mi center favorito es Olajuwon.

A Koncak, Andrés Montes le llamaba "El Petrolero" porque se lo llevaba crudo.
 

Cuak Cuak

Pato foril
Registrado
27 Mar 2010
Mensajes
23.529
Puntuación de reacción
62.751
¿Os acordáis de Manute Bol? Aquí junto a Muggsy Bogues, el jugador más bajito de la NBA (1,60 m, mucho más enano que Spud Webb).

 

Rusty_Chicken

Adhuc Stantes
Registrado
11 Jun 2007
Mensajes
4.348
Puntuación de reacción
11.077
Míticos los concursos de mates del All Stars con esos piques entre Jordan y Wilkins. Y los de triples que siempre ganaba Larry Bird.
Ya que sale el tema, uno de mis partidos preferidos es el All Stars de 1990 en Florida que aún debo tener en VHS por alguna parte. Sí, ya sé que es una pachanga sin ninguna tensión defensiva ni interés táctico pero es que dudo que nunca se haya juntado tanto talento puro en una cancha de baloncesto.
 

Fatty

Madmaxista
Registrado
24 Ene 2011
Mensajes
3.845
Puntuación de reacción
8.591
Ubicación
Planta 12 del Westin St Francis
Cuando éramos reyes

En estos últimos días de octubre se cumplen veinte años de un fenómeno que no me perdonaría olvidar. Un fenómeno cuyo alcance, para la generación de que formo parte, la primera de la pequeña pantalla, no es posible describir en su totalidad.

En lo sustancial, se cumplen veinte años de la emisión periódica de baloncesto NBA en España. En lo público, se cumplen veinte años de un fenómeno sociológico esencialmente juvenil que durante un tiempo elevó al baloncesto a las cotas de popularidad más altas jamás alcanzadas en nuestro país. En lo personal, se cumplen veinte años de algo que cambió mi vida para siempre. Es más, me alegra saber que una parte de mí sigue allí, en el cálido sofá de madrugada, con el alma encendida y la insobornable mirada de un muchacho que cada viernes noche sentía estar Cerca de las Estrellas.


Seguramente a los más jóvenes no les diga mucho este título que parece remontar a una gala del Moreno. Lo aclaro entonces. Cerca de la Estrellas fue el primer programa de televisión en España de contenido NBA. Los primeros escarceos de la cadena nacional con aquel mundo perdido databan de cuatro años atrás, emitiendo en el Estadio 2 de los tiernos Viza y Prats, de aspecto marxista como todo presentador de entonces, el último partido de las Finales de 1983, el decisivo séptimo de 1984, otros dos de las series en 1985 y hasta cuatro al año siguiente. Eran diferidos de hasta un mes. Pero su contenido lo perdonaba todo.

Hasta el nacimiento del programa, o mejor, hasta 1987, los partidos NBA emitidos en España podían contarse con los dedos y éramos muy afortunados si de pronto una fast movie que rara vez colaba la cadena como relleno nos cogía desprevenidos delante del televisor. Eran unos pocos segundos. Pero suficientes para instalarse en la memoria eterna del alma impresionable. Éramos testigos entonces de un baloncesto irreal como mil veces superior a cuanto hubiéramos conocido o imaginado.

El nacimiento de Cerca de las Estrellas (14/XI/1987) no fue algo casual. El baloncesto en España atravesaba momentos de imprevista efervescencia. La plata de Nantes y sobre todo la de Los Angeles despertaron la nueva conciencia que el Mundobasket de nuestro país mantuvo alerta. Nombres como Sabonis, Petrovic, Oscar o Galis rivalizaban con la fama de cualquier otro futbolista en el mundo. Fernando Martín hizo realidad algo que el deporte español ni había soñado posible y un domingo de junio de 1987 España entera se hizo griega en un partido, posiblemente el mejor en la historia de Europa, que causó verdaderos estragos entre los muchos que entregábamos la suerte del examen a su víspera. Poco después un combinado NBA aterrizaba en España entre gran expectación mientras las radios vociferaban sin pudor las canastas y la prensa pujaba por lanzar la mejor revista al mercado. El compacto oleaje atropelló incluso al fútbol, que expiaba sus pecados atravesando un serio periodo de incertidumbre. Todo corría a favor. Cuando por el mes de mayo Luis Enciso sugirió a Ramón Trecet la idea original junto a la máquina de café de la sexta planta del Ente, el destino estaba escrito porque el presente se empeñaba en demostrar que Baloncesto y Opio podían ser también la misma cosa. Y no pasó mucho tiempo para poder comprobarlo. La audiencia de la final de la Recopa de 1989 entre Snaidero y Real Madrid ridiculizaría a cualquiera de las retransmisiones deportivas más vistas en nuestro país hoy día.

Cerca de las Estrellas ha pasado a la historia como un programa de culto que no es posible comprender sino en un contexto mayor, solidario y muy favorable, a cuya realidad contribuyó como quizá ningún otro producto de la época. Su poderosa irrupción terminó por representar todo un fenómeno social en una época en que la TV apuraba su edad de los dos botones. El tiempo demostró que Cerca de las Estrellas no era únicamente un programa. Era el último episodio de una prolongada serie de dibujos animados a lo largo de la década que define a toda una generación, la última capaz de asombrarse ante la pequeña pantalla y trasladar apasionadamente su contenido a la calle. Para no pocos jóvenes, esos que hace unos veranos superaron la treintena, Cerca de las Estrellas significó el paso entre el último esplendor de la niñez y el despertar de una juventud condenada a esfumarse. La militante adhesión hacia aquel programa consiguió trascender las fronteras de la caja tonta haciéndose visibles sus consecuencias en infinidad de lugares de recreo a lo largo y ancho de la piel de toro. El fenómeno conocido como Cerca de las Estrellas llegó a invadir nuestro tiempo de recreo con la misma poderosa atracción que no mucho después usurparía el sexo ajeno y su infame laberinto urbano. Como centro de gravedad es difícil concebir algo igual.

Mi particular ruta del bakalao comenzaba en la noche del viernes y continuaba a la mañana, calzándome apresuradamente las zapatillas, la muñequera, el balón, y un aluvión de entusiasmo que me hacía correr y correr para llegar cuanto antes allí donde los demás habían seguido mi mismo ritual para desatar el fragor en comunión. Jugando, el tiempo se detenía, no había dolor y la guerra era la cosa más maravillosa del mundo. Nos movía a todos la ardiente ilusión de que cada uno de nuestros gestos y cestas emulara a los dioses de la noche. Si durante el programa nos sentíamos cerca de las estrellas, al día siguiente éramos las estrellas mismas. Detenerse era una herejía que solo la obligada cita con el mantel hacía posible. Por la tarde el ritual proseguía con la reserva intacta, hasta que la luz se apagaba del todo y sentías, ya muy tarde bajo las mantas, la quemazón de los pies y las manos, y un cuerpo de verdad agotado.

El domingo todo podía repetirse con igual felicidad. Y el lunes, de regreso a clase, competíamos por que nuestra carpeta, un objeto hasta entonces hostil y vacío, fuera la más deslumbrante, la más colorida, la que mejor colección de fotos luciera. Era nuestro carné de identidad y así dejamos de esconderla en la mochila como señal de que aguárdabamos inquietos la llegada de otro viernes, mientras a diario, en el recreo, las porterías seguían cediendo al inmenso poder de los aros.

Qué grandes jugadores fuimos todos. Los mejores de nuestra vida, cuando la vida no parecía encerrar más misterio. No conozco a nadie de mi generación -y digo bien, a nadie- que no haya experimentado, de algún modo, la intensa realidad de aquellos hechos a cuyo abrigo llegamos a sentir el auténtico sentido vital de nuestro juego. A tal punto fue así que tengo la sensación de que todo aquello sucedió en otra vida, sin duda la mejor que he conocido.

Veinte años. Todo ha cambiado mucho. Demasiado. Declarar hoy devoción por aquel otro baloncesto no es la mejor forma de ganarse amistad. Lo que un día fue hoy ya no es. Pero puede serlo momentáneamente y por eso voy a terminar con una invitación.

Con motivo de este aniversario tan especial el programa de radio Basketaldia ofrece la oportunidad de quedar a solas con Ramón Trecet. En la noche del 9 de noviembre quien escribe tendrá el inmenso placer de abrir en canal al principal culpable de aquellos años dorados. Por ello invito a toda una generación a remontar veinte años atrás, detener el tiempo y tratar de recobrar, siquiera por un rato, el calor y sentido perdidos.

"Todos los que amamos el baloncesto, a partir de este momento, vamos a empezar a disfrutar como enanos por cosas que hacen personas que hacen cosas que nosotros nunca haremos. Por eso los admiramos tanto" (Ramón Trecet, Cerca de las Estrellas, 6 de febrero de 1988).
El punto G - Blogs ACB.COM
 

cebollo

Será en Octubre
Registrado
28 Ago 2010
Mensajes
11.580
Puntuación de reacción
60.958
Bogues jugó el Mundial 86, en un equipo en el que estaban David Robinson y Seikaly.

Era un especialista defensivo, un ladrón de balones. Es difícil botar con un defensor tan enano. Desquició a Petrovic que botaba muy alto. Salvando las distancias, es lo que hace ahora Draper.
 

Fatty

Madmaxista
Registrado
24 Ene 2011
Mensajes
3.845
Puntuación de reacción
8.591
Ubicación
Planta 12 del Westin St Francis
El concurso de Chicago 88 lo debia de haber ganado Wilkins, fue un tongazo total. Discusion bizantina tuvimos los chavales del barrio entre los pro Jordan y los que le aborreciamos. :Baile:
 
Última edición:

cebollo

Será en Octubre
Registrado
28 Ago 2010
Mensajes
11.580
Puntuación de reacción
60.958
En el All Star del 87 le hicieron un homenaje/despedida a Julius Erving. Pusieron un video con sus mejores jugadas y me quedé flipado. Lo vi mil veces hasta que me cargué la cinta VHS. Eran como 20 canastones y, de fondo, una canción de Whitney Houston.
 
  Es duro pedir pero más duro es robar
Por favor, permite que se muestren anuncios en burbuja.info y contribuirás a su supervivencia.