Noticia: Almería: Una veinteañera prostituía a su hermana y amigas menores a cambio de dinero y regalos (móviles, tablets, etc). Se incluía coprofilia y BDSM

Vlad_Empalador

Será en Octubre
Desde
24 Ene 2009
Mensajes
40.496
Reputación
92.507
Lugar
En el bunker
"Hay un trabajo con un cliente. Son 50 euros": El mensaje que destapó la red de prostitución de menores de Almería
  • PABLO D. ALMOGUERA
Lunes, 1 marzo 2021 - 18:31
Ver 1 comentario
La red era dirigida por una veinteañera que prostituyó a su hermana y captó a otros cuatro menores en su entorno. "No pueden decir que no sabían qué edad tenían, porque algunas de ellas, hoy en día, aún tiene rostro de niña", comentan sobre los clientes fuentes de la investigación

Un policía local y un legionario, entre los 10 detenidos por prostitución infantil en Almería
"Hay un trabajo con un cliente. Son 50 euros". Esta es la recreación del inquietante y revelador mensaje que puso en marcha la investigación de la Guardia Civil que ha logrado destapar una red de prostitución de menores en Almería. Un caso en el que los agentes se han enfrentado a situaciones muy turbias, que se salda por ahora con una decena de detenidos y cuyo desarrollo se ha visto truncado por la falta de colaboración de algunas compañías tecnológicas.
En la cúspide de esta sórdida trama se situaba una veinteañera, que "no estudiaba ni trabajaba", criada en el seno de una "familia normal". "Clase trabajadora", resumen fuentes de la investigación, "de esas que no atienden a todos los caprichos, pero que trabajan para cubrir las necesidades de todos los componentes".
Una joven acusada de prostituir a su hermana pequeña a cambio de un puñado de euros, pero que se descompuso y, por recomendación de su defensa, desentrañó las claves de la red cuando se vio frente a los agentes de la unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Almería.
La madama, tras iniciar a su familiar, captó en su entorno a otras tres menores y un adolescente, a los que inicialmente ofrecía a través de páginas web, redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. No pedía mucho dinero, pero se quedaba con el porcentaje mayoritario. Era el precio por gestionar las citas, trasladar a las víctimas y negociar las tarifas.
"Su radio de acción era toda la provincia almeriense. Cuando era necesario, llevaba a los menores hasta los municipios en los que se encontraba el cliente. Una vez allí, los contactos sexuales se producían en casas, fincas, coches particulares...", afirman las fuentes consultadas, que explican que se han documentado encuentros desde al menos 2019 y que hubo alguna víctima que empezó a ser prostituida con 13 años de edad.
El coste del servicio normal solía ser bajo, sobre todo por lo cotizadas que están las menores en los ambientes más siniestros, pero se elevaba notablemente cuando el cliente quería "algo especial". "Parafilias como el sadomasoquismo y la coprofilia. Cosas con las que no nos hemos topado en investigaciones en las que todos los protagonistas eran adultos", comenta con cierto asqueo una de las fuentes, que explica que, a pesar del bombardeo informativo que reciben los más pequeños, las víctimas "no fueron conscientes de la gravedad de lo que estaban haciendo hasta que no intervenimos".
Habían "normalizado" esas prácticas aberrantes como mecanismo para obtener dinero y regalos. Vendían sus cuerpos por lucir un móvil de última generación o vestir ropa de marca. Esa fue la cruda realidad a la que se enfrentaron los agentes.
LA AGENDA DEL MÓVIL
La "agenda digital" del smartphone de la precoz madama fue la piedra de Rosetta del caso. La clave para llegar hasta los miembros más activos de su clientela, formada por individuos de "todo extracto social y cultural", que en ocasiones llegaban a requerir los servicios de las menores "hasta tres veces por semana" y que sabían perfectamente que se estaban acostando con adolescentes.
"No pueden decir que desconocían que edad tenían, porque algunas de ellas, hoy en día, aún tiene rostro de niña", comentan las fuentes consultadas, que recuerdan que uno de los acusados "incluso se llevó a merendar a una de las chicas tras recogerla en el punto fijado" con la proxeneta.
La investigación se vio entorpecida por los cambios de teléfonos de los distintos protagonistas -algunos de los cuales pudo ser recuperado y abrir nuevas líneas de trabajo-, el anonimato de las redes sociales y la falta de memoria de las víctimas. "Decían que había pasado mucho tiempo y que sólo recordaban detalles".
"El color de una puerta, un nombre de pila, un turismo o la huella borrosa de una calle", los investigadores del Equipo Mujer Menor (Emume) y sus compañeros en la unidad de Policía Judicial intentaron tirar del hilo de cada uno de los rastros que iban surgiendo para identificar a todos los implicados posibles.
Un trabajo silencioso, concienzudo, casi artesanal, para desenredar la madeja de un caso duro y complicado. De los que requieren estómago cuando hay que encarar a unos padres y explicarles el infierno en el que se ha adentrado su hija. "Fueron momentos muy difíciles, porque nadie está preparado para escuchar algo así", explican las citadas fuentes, que advirtieron de la difícil situación de la familia con dos hijas implicadas e interpretando roles antagónicos: la joven proxeneta y su primera víctima.
PSICÓLOGOS
En este contexto era obligatoria la intervención del Servicio de Atención a Víctimas en Andalucía (SAVA), cuyos psicólogos y otros expertos trabajan con las menores y sus familiares para tratar de restañar las posibles secuelas una vez han sido conscientes de la terrible experiencia por la que han pasado.
La investigación que desembocó en la operación 'Terciaria' arrancó en junio de 2020, después de que los padres de una de las menores descubriesen que tenía una tableta que ellos no le habían comprado y sobre cuya procedencia no daba una versión creíble. Ambos progenitores, intranquilos, revisaron las conversaciones de WhatsApp de su hija y allí encontraron el mensaje que desataría todas las alarmas: "Hay un trabajo con un cliente. Son 50 euros". Un ofrecimiento realizado por la joven proxeneta y que rápidamente pusieron en contacto de la Guardia Civil.
Una vez aseguradas las cinco víctimas, los agentes reventaron una primera fase del caso y, hace aproximadamente medio año, detuvieron a la veinteañera y a los dos clientes más activos. Los tres ingresaron en prisión preventiva, aunque pasados tres meses abandonaron la penitenciaria.
Las indagaciones posteriores se saldaron con siete arrestados más, entre los que se encuentran un policía local de Adra (Almería) y un cabo de la Legión, y que en la actualidad se encuentran en libertad con cargos.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han manifestado que la causa indaga en presuntos delitos de favorecimiento de la prostitución, agresión sexual y abusos sexuales y los investigados tienen, como medidas cautelares, la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes y la prohibición de acercamiento o comunicación con las víctimas.
La instrucción del caso está acabada y se ha trasladado a la Fiscalía para que presente informe de transformación a procedimiento de sumario. No obstante, fuentes cercanas al caso consultadas por este periódico han mostrado su convencimiento de que sigue habiendo material de investigación y han mostrado su malestar por la escasa colaboración que han encontrado en compañías con sedes en el extranjero -como WhatsApp o Skype- que "ni se han dignado en contestar peticiones de información" que ayudarían a identificar a más clientes. Los agentes confían en sortear estos obstáculos y poder retomar las pesquisas más pronto que tarde.
 

PELMA MÁSTER

Tu forero de acción favorito.
Desde
4 Jun 2020
Mensajes
9.782
Reputación
24.110
si saben que bajándose las bragas consiguen cosas no son víctimas de nada salvo de una sociedad que ha banalizado el sexo hasta estos extremos.

a mí el rollito este de que fueron a follar arrastradas por los pelos, viendo lo que hacía la Arandina con 14 que tragaba más semen que una profesional, yo no me lo creo.
 

sebososabroso

El que núnca duerme y todo lo ve.
Desde
21 Abr 2009
Mensajes
23.140
Reputación
28.184
Lugar
sebosolandia
Este tipo de noticias hace que pierda la esperanza para el ser humano:

1-Los padres: No se dan cuenta que las niñas visten pijo, que tienen móvil caro y tal? Que viven en otra casa? Aún habrá gente que los defienda, a mi me parecen lo peor.

2-La madame: Un ser abyecto, ya sabe con la edad lo que se cuece, joder liando a la hermana, y a las amigas, sin reparos, llevando el coche, los clientes le preguntaban cosas, le contaban lo que quería, menuda hija de puta.

3-Las niñas: Menudas niñas, me quieres decir que con trece años no sabía las cosas que se hacían? Yo veo a las niñas de trece zorrear como la primera en los bancos al lado de mi casa, claro esta que vienen de hogares de mierda, pero lo saben.

4-Los clientes: Por mi los fusilaba, gentuza, hijos de mil putas y encima siendo alguno agente de la ley, muertos mejor que vivos.
 

Santirey

Cuñado nija
Desde
15 Ene 2021
Mensajes
275
Reputación
492
De lo leido entiendo que nadie las prostituia sino que lo hacían por que les daba la gana. Lo que hay que hacer es cambiar la ley del menor y a las putas de 15, como a los delincuentes de 15 tratarlos como adultos, que en estos tiempos ya saben bien lo que hacen, y bien que se aprovechan de la mierda de leyes que tenemos.
 

Octubrista

Madmaxista
Desde
24 Dic 2018
Mensajes
6.691
Reputación
36.388
Recuerdo haber visto en un canal brítánico un documental, y debate, en el que se hablaba del porcentaje alto de estudiantes británicas que se prostituían.

Una experta, decía que muchas empezaban siendo menores y que habían detectado que se disparaba la oferta coincidendo con el lanzamiento de smartphones de gama alta (se referían al iPhone).

Es decir, las estudiantes, querían un capricho, y hacían lo que hacían para poder comprárselo.

Después hablaban a cámara oculta varias estudiantes, y que empezaron para pagarse unos caprichos, luego para pasar unas vacaciones en España (literal), ropa, viajar... y alguna llegó a decir, "pagar mis estudios", pero la mayoría iban de sobradas, no de necesitadas.

Una cosa es no tener madurez (que puede ser el caso de la noticia) y que la exploten y engañen, y otro tema es que sepan "lo que yo valgo", y no precísamente trabajando 50 horas semanales en un hamburguesería.
 

amcxxl

Madmaxista
Desde
7 Sep 2014
Mensajes
14.381
Reputación
39.573
Lugar
CCCP
3-Las niñas: Menudas niñas, me quieres decir que con trece años no sabía las cosas que se hacían? Yo veo a las niñas de trece zorrear como la primera en los bancos al lado de mi casa, claro esta que vienen de hogares de mierda, pero lo saben.

eran mujeres empoderadas y liberadas que hacian con su cuerpo lo que querian jijjiji

es lo que les estan enseñando a las tias desde el parvulario, no se a que tanto escandalo
 
Última edición:

Capitán Misterio

Himbersor
Desde
14 Abr 2020
Mensajes
967
Reputación
2.296
Lugar
Fuera de la Matrix
Joder, se me revuelve el estómago pensando en el padre de la "madama" que prostituía A SU PROPIA HERMANA.

¿Qué clase de valores y educación tiene una persona de 20ytantos años para prostituir a su propia hermana con cuarentones y cincuentones degenerados?

¿Qué coño les han enseñado en casa? ¿Cómo es posible que los padres no se enterasen de nada?
 

zapatitos

Madmaxista
Desde
25 Sep 2011
Mensajes
38.703
Reputación
63.068
De lo leido entiendo que nadie las prostituia sino que lo hacían por que les daba la gana. Lo que hay que hacer es cambiar la ley del menor y a las putas de 15, como a los delincuentes de 15 tratarlos como adultos, que en estos tiempos ya saben bien lo que hacen, y bien que se aprovechan de la mierda de leyes que tenemos.

Pero si un menor es adulto para lo penal también lo debe de ser para los derechos, es lo ecuánime.

Saludos.
 

CANCERVERO

Madmaxista
Desde
12 Nov 2014
Mensajes
16.234
Reputación
16.881
Lugar
debajo de un puente desde ayer
"Hay un trabajo con un cliente. Son 50 euros": El mensaje que destapó la red de prostitución de menores de Almería
  • PABLO D. ALMOGUERA
Lunes, 1 marzo 2021 - 18:31
Ver 1 comentario
La red era dirigida por una veinteañera que prostituyó a su hermana y captó a otros cuatro menores en su entorno. "No pueden decir que no sabían qué edad tenían, porque algunas de ellas, hoy en día, aún tiene rostro de niña", comentan sobre los clientes fuentes de la investigación

Un policía local y un legionario, entre los 10 detenidos por prostitución infantil en Almería
"Hay un trabajo con un cliente. Son 50 euros". Esta es la recreación del inquietante y revelador mensaje que puso en marcha la investigación de la Guardia Civil que ha logrado destapar una red de prostitución de menores en Almería. Un caso en el que los agentes se han enfrentado a situaciones muy turbias, que se salda por ahora con una decena de detenidos y cuyo desarrollo se ha visto truncado por la falta de colaboración de algunas compañías tecnológicas.
En la cúspide de esta sórdida trama se situaba una veinteañera, que "no estudiaba ni trabajaba", criada en el seno de una "familia normal". "Clase trabajadora", resumen fuentes de la investigación, "de esas que no atienden a todos los caprichos, pero que trabajan para cubrir las necesidades de todos los componentes".
Una joven acusada de prostituir a su hermana pequeña a cambio de un puñado de euros, pero que se descompuso y, por recomendación de su defensa, desentrañó las claves de la red cuando se vio frente a los agentes de la unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Almería.
La madama, tras iniciar a su familiar, captó en su entorno a otras tres menores y un adolescente, a los que inicialmente ofrecía a través de páginas web, redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. No pedía mucho dinero, pero se quedaba con el porcentaje mayoritario. Era el precio por gestionar las citas, trasladar a las víctimas y negociar las tarifas.
"Su radio de acción era toda la provincia almeriense. Cuando era necesario, llevaba a los menores hasta los municipios en los que se encontraba el cliente. Una vez allí, los contactos sexuales se producían en casas, fincas, coches particulares...", afirman las fuentes consultadas, que explican que se han documentado encuentros desde al menos 2019 y que hubo alguna víctima que empezó a ser prostituida con 13 años de edad.
El coste del servicio normal solía ser bajo, sobre todo por lo cotizadas que están las menores en los ambientes más siniestros, pero se elevaba notablemente cuando el cliente quería "algo especial". "Parafilias como el sadomasoquismo y la coprofilia. Cosas con las que no nos hemos topado en investigaciones en las que todos los protagonistas eran adultos", comenta con cierto asqueo una de las fuentes, que explica que, a pesar del bombardeo informativo que reciben los más pequeños, las víctimas "no fueron conscientes de la gravedad de lo que estaban haciendo hasta que no intervenimos".
Habían "normalizado" esas prácticas aberrantes como mecanismo para obtener dinero y regalos. Vendían sus cuerpos por lucir un móvil de última generación o vestir ropa de marca. Esa fue la cruda realidad a la que se enfrentaron los agentes.
LA AGENDA DEL MÓVIL
La "agenda digital" del smartphone de la precoz madama fue la piedra de Rosetta del caso. La clave para llegar hasta los miembros más activos de su clientela, formada por individuos de "todo extracto social y cultural", que en ocasiones llegaban a requerir los servicios de las menores "hasta tres veces por semana" y que sabían perfectamente que se estaban acostando con adolescentes.
"No pueden decir que desconocían que edad tenían, porque algunas de ellas, hoy en día, aún tiene rostro de niña", comentan las fuentes consultadas, que recuerdan que uno de los acusados "incluso se llevó a merendar a una de las chicas tras recogerla en el punto fijado" con la proxeneta.
La investigación se vio entorpecida por los cambios de teléfonos de los distintos protagonistas -algunos de los cuales pudo ser recuperado y abrir nuevas líneas de trabajo-, el anonimato de las redes sociales y la falta de memoria de las víctimas. "Decían que había pasado mucho tiempo y que sólo recordaban detalles".
"El color de una puerta, un nombre de pila, un turismo o la huella borrosa de una calle", los investigadores del Equipo Mujer Menor (Emume) y sus compañeros en la unidad de Policía Judicial intentaron tirar del hilo de cada uno de los rastros que iban surgiendo para identificar a todos los implicados posibles.
Un trabajo silencioso, concienzudo, casi artesanal, para desenredar la madeja de un caso duro y complicado. De los que requieren estómago cuando hay que encarar a unos padres y explicarles el infierno en el que se ha adentrado su hija. "Fueron momentos muy difíciles, porque nadie está preparado para escuchar algo así", explican las citadas fuentes, que advirtieron de la difícil situación de la familia con dos hijas implicadas e interpretando roles antagónicos: la joven proxeneta y su primera víctima.
PSICÓLOGOS
En este contexto era obligatoria la intervención del Servicio de Atención a Víctimas en Andalucía (SAVA), cuyos psicólogos y otros expertos trabajan con las menores y sus familiares para tratar de restañar las posibles secuelas una vez han sido conscientes de la terrible experiencia por la que han pasado.
La investigación que desembocó en la operación 'Terciaria' arrancó en junio de 2020, después de que los padres de una de las menores descubriesen que tenía una tableta que ellos no le habían comprado y sobre cuya procedencia no daba una versión creíble. Ambos progenitores, intranquilos, revisaron las conversaciones de WhatsApp de su hija y allí encontraron el mensaje que desataría todas las alarmas: "Hay un trabajo con un cliente. Son 50 euros". Un ofrecimiento realizado por la joven proxeneta y que rápidamente pusieron en contacto de la Guardia Civil.
Una vez aseguradas las cinco víctimas, los agentes reventaron una primera fase del caso y, hace aproximadamente medio año, detuvieron a la veinteañera y a los dos clientes más activos. Los tres ingresaron en prisión preventiva, aunque pasados tres meses abandonaron la penitenciaria.
Las indagaciones posteriores se saldaron con siete arrestados más, entre los que se encuentran un policía local de Adra (Almería) y un cabo de la Legión, y que en la actualidad se encuentran en libertad con cargos.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han manifestado que la causa indaga en presuntos delitos de favorecimiento de la prostitución, agresión sexual y abusos sexuales y los investigados tienen, como medidas cautelares, la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes y la prohibición de acercamiento o comunicación con las víctimas.
La instrucción del caso está acabada y se ha trasladado a la Fiscalía para que presente informe de transformación a procedimiento de sumario. No obstante, fuentes cercanas al caso consultadas por este periódico han mostrado su convencimiento de que sigue habiendo material de investigación y han mostrado su malestar por la escasa colaboración que han encontrado en compañías con sedes en el extranjero -como WhatsApp o Skype- que "ni se han dignado en contestar peticiones de información" que ayudarían a identificar a más clientes. Los agentes confían en sortear estos obstáculos y poder retomar las pesquisas más pronto que tarde.
Si no hay un Cabezudo, un Diputado Vasco, varios Jueces, muchaaa... muchaaaa Policia, una Fiscala y otros, no me interesa.......
 

Lady_A

Himbersor
Desde
28 Ene 2021
Mensajes
758
Reputación
883
No se si lo dice la noticia, a la mayor la habían prostituido con 14 años, y digo LA porque un cerebro no esta formado a esa edad a nivel de impulsos y menos en un hogar destrozado. Su hogar era un destrozo que parece que habia abusos o algo raro que no han querido decir, entre los padres, intuyo que el resto igual.

¿Si tus padres no son padres, si la educación que recibes y el mensaje que te llega es pésimo cuan libre eres para elegir realmente con 14 años? Yo lo dejo ahi.

Solo digo que un adulto SI tiene su cerebro formado. SI conoce pros y contra, y SI acude sabiendo todo. Un menor no.

Eso de que una chica se prostituye libremente cuando tu hogar es una mierda, tu familia es una mierda, los mensajes son una mierda y tu hermana tambien fue prostituida, son muy fáciles de decir. Lo cierto es que esas niñas necesitan terapia y un hogar mejor, y ellos correctivo porque ellos si tienen un empleo, si tienen un hogar y sobretodo y mas importante, si tienen UNA EDAD,

Estáis normalizando el abuso de menores.

¿Las chicas son responsables?. Puede pero la prostitución no es ilegal, el abuso de menores si, y mucho.
 
Última edición: